⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Página 32 de 34. Precedente  1 ... 17 ... 31, 32, 33, 34  Siguiente

Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Dom Mayo 20, 2018 5:22 pm

El miembro 'Caco' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de Rika' :

Resultados : 2, 5

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Kida el Dom Mayo 20, 2018 9:20 pm



Caminaba por los majestuosos pasillos hechos con piedra y sangre, madera y sudor. Este castillo mostraba la majestuosidad que el templo en ruinas carecía. ¿Ironía, o poesía? No estaba seguro cual de las dos era. ¿Cuando se construyó este castillo? ¿Fue antes o después de la destrucción del templo? La respuesta yacía en ello. Y sin embargo, estaba seguro que la intención era igual sin importar qué. El castillo era a su vez un manifiesto y un epitafio, donde la inquisición dejaba claro que su poder había derrotado a la diosa.

Cada muro había sido construído con cuidado, planeado por meses, quizá años por arquitectos y cementado por trabajadores a lo largo de lo que asumía fueron años de trabajo. Y ahora, en una sola noche, este castillo estaba cayendo en pedazos. Los humanos una vez más demostraban su poder como la fuerza destructora de mundos. Y aún no era suficiente. Aún hacían falta enemigos por derrotar para alcanzar la verdadera victoria. No sería fácil. Finalmente llegó al final de los escalones, una puerta de metal y madera ahora lo separaba de la fuente de una voz.

Ruumi:
Terminó el descanso. Estén atentos, cuando Aiden de la orden debemos subir. ¿Entendido?


Esa voz demandante y actitud militarista, aún cuando solo aproximadamente uno de los que había en la habitación estaba siquiera cercano a ser milicia le dio la información necesaria para saber de quién se trataba. Se preparó acorde con un suspiro antes de empujar las pesadas puertas y entrar a la habitación. Comenzó a contar a los presentes. Tres cazadoras. Las había visto en la mansión... las primas de Brunilda. Eileen, Erina y Marie. Su padre, Logarius también estaba allí. Del otro lado, una mujer de cabello rojo y con armadura. No recordaba su nombre. A su lado, el hechicero que había estado con los elegidos desde el inicio: Salem. Y en el centro, frente a las escaleras para subir a las Summoning Chambers, Ruumi, la Samurai.

Los ojos de los presentes se giraron a él desde el momento que abrió la puerta. Cada quien con distintas reacciones, sin embargo, la mayoría solo un poco confundidos o ignorándolo una vez vieron quien se suponía que era. La única reacción de notar fue la de la Samurai, que inmediatamente frunció el ceño y se dirigió hacia él. Nunca había conversado con ella, y aún así, la conocía a la perfección. Notó la forma que sus brazos se movían al caminar, un paso redoblado casi militar, pero un movimiento tenso. Su mano sostenía su lanza, pero la estaba apretando demasiado. Y su rostro, aunque molesto a vista de otros, notó que tenía tristeza y preocupación en él.

Sí... el conocimiento que este hombre tenía de ella era sorprendente. Pero no siempre es de ayuda saber tales cosas. También sabía que cada uno de estos movimientos significaba que estaba molesta. Y claro, sabía exactamente porqué era.


Ruumi:
¡¿Puedes dejar de hacer eso?! ¡Ya tenemos suficiente con el instinto suicida de esos dos imbéciles, no sigas su estúpido ejemplo! ¿Donde estabas?

No pudo evitar soltar una ligera risa para sí mismo. Su violenta reacción ante meramente le brindaba un placentero deja-vú sobre alguien más. Tal vez solo eran los sentimientos del anfitrión que le impulsaban a pensar de esta forma sobre ella. Y claro, esta reacción hizo molestar aún más a la mujer, quien obviamente estaba intentando contenerse frente al resto, aún si no estaban prestandoles atención.

Ruumi:
¿Crees que es gracioso?

Karee?:
No. Tuve un Deja-vú eso es todo. Fui forzado a regresar al castillo desde el templo.

Ruumi:
Entonces es verdad... ¡moriste otra vez!

Karee?:
Yo no.

Ruumi:
Ah, entonces el spirit que perdiste. ¿Quien fue esta vez, eh? ¿Que skill perdiste?

Karee?:
Era un niño molesto. Es mucho más agradable sin él.


La Samurai calló. Su molestia rápidamente cambió a confusión. Claro, era algo mutuo el entendimiento del otro. Seguramente habría notado algo diferente. Y así fue. Comenzó a dudar si con quien hablaba era realmente quien parecía ser. La capucha sobre su cabeza era algo raro, pero no era la primera vez que lo veía usarla. Lo hacía sobre todo cuando se infiltraba o cuando quería taparse el sol. Pero en la noche, era raro estando en presencia de aliados. Y su forma de hablar era diferente también. Sin mencionar que Karee nunca hablaba de sus Spirits así. Lo entendía de Aiden, o Lycoris, que tenían spirits mucho más activos, pero ella ni siquiera podía recordar quienes eran los spirits que le brindaron sus skills más básicas que obtuvo antes de unirse al grupo.

Ruumi:
... ¿Te golpeaste en la cabeza o algo?

Karee?:
Un simple golpe no me mandaría al templo, ¿o sí?.

Ruumi:
¿Puedes por favor responder con seriedad?

Karee?:
Pero te ves mejor cuando estás confundida a cuando estás molesta.


Siempre había sido, internamente, un placer culpable suyo juguetear con las personas. Las reacciones que obtenía siempre eran entretenidas. Recordó su pasado, cuando un comentario como ese le hizo recibir un puñetazo de su compañera en la ordalía del hechicero. Y algo le decía que esta situación no sería muy diferente. La Samurai dio un paso hacia atrás y apuntó su lanza hacia él tras el comentario. Decidió no moverse, en cambio levantó los brazos ligeramente, como para mostrar que no era una amenaza.

Ruumi:
¡Suficiente! ¿Que diablos te pasa?

Karee?:
Dejaré que sea él quien lo explique.

Ruumi:
¿Él?

Karee?:
Pero no puede ser ahora... Sigue en estado inconsciente.

Ruumi:
¿¡De que demonios hablas!?

Karee?:
No mencioné demonios- UFF.


Finalmente, sus jugarretas dieron el resultado que pensó que llegaría. La otra punta de la lanza golpeó con fuerza su estómago. Sintió el aire salir de su cuerpo y cayó al suelo con una ligera risa. Extrañaba esto. Estar tanto tiempo confinado a alguien que se tomaba las cosas tan en serio todo el tiempo estaba empezando a aburrirlo. Se puso de pie mientras ella lo miraba aún molesta. Había tenido su diversión. Merecía una respuesta, al menos por aguantar tanto como lo hizo.

Ruumi:
Quiero una respuesta clara, "Karee". ¿De que hablas?

Karee?:
No puedo explicarlo con exactitud... no en palabras que entenderías.

Ruumi:
Intenta.

Karee?:
... Cuando un alma pierde voluntad, un espíritu en su interior puede intentar apoderarse de esta consciencia... la voluntad más fuerte es la que mantiene control. Y actualmente, las opciones eran yo, o aquel lunático.

Ruumi:
... ¿Karee?

Karee?:
*Niega con la cabeza* Soy Karee... pero a la vez, otra cosa...

Entonces, mostró su verdadero rostro. Sobre el cuerpo de Karee, una ligera capa de prana se formó. Una silueta, transparente, como un fantasma sobre su cuerpo... esta figura era la de un hombre encapuchado, un brazo abominable. Esta figura perduró unos momentos, antes de volver al cuerpo. Un Oversoul de unos momentos...


Ruumi:
... ¿Quien eres...? ¿Que le pasó a Karee?

Geoffrey:
Por ahora, solo debes saber que está bien, pero agotado. La muerte no es algo que pueda uno simplemente visitar y volver sin consecuencias. Sobre quien soy... por ahora, respondo ante el nombre de Karee. Pero mi nombre, previo a esto, era Geoffrey Librom.

Había sido el maestro de tantas personas... nunca desde adentro. Tal vez no él en particular, pero el Librom del mundo que vino antes que este. Y el que vino antes de ese. Y el anterior. Y el otro... Librom siempre era el maestro para aquel que salvaría el mundo de Magusar. Pero esta vez era distinto. No había un Magusar que derrotar. Y este aprendiz aún tenía demasiado que aprender. Solo esperaba poder impartir lo necesario antes de que alguna estupidez lo llevara a la muerte una vez más.

La Samurai retrocedió, confundida y con una pizca de miedo en sus ojos. Tal vez también había tristeza y enojo, pero estos en menor medida. Bajó su lanza. No estaba segura si le estaba mintiendo o cómo debería actuar. Seguía molesta con él, pero esto rápidamente cambió a preocupación... Una extraña discusión en su mente estaba desbaratando su mundo. No sabía si debía alegrarse por la justicia poética que era que aquel que recientemente le había causado tantas penurias estuviera en este estado o si debía buscar una forma de ayudarlo. Sentimientos conflictivos, pero ambos verdaderos.


Ruumi:
... Odio este asalto, odio este día, odio a Karee, a Abraxas y a Brunilda. Y ojalá nos caiga un meteorito a todos.

Geoffrey:
Lo dices de broma, pero...

Entonces, el techo se abre y un meteorito entra a la habitación. Nadie resulta herido, pero la atención de todos es inmediatamente recuperada. Un cierto aire de ansiedad recorrió la habitación. ¿Deberían subir para ver lo que pasa? El instinto de algunos era ese, pero el de los sensatos, como Logarius, era esperar un poco más. Los refuerzos no debían gastarse aún.

Ruumi:
... uhm... Librom, Asumo que no serás un problema.

Geoffrey:
Haré lo que se requiera de mí. Soy yo quien controla este cuerpo, pero la conciencia central aún controla mis intenciones. No te preocupes por eso... Ruumi.

Ruumi:
*Suspiro pesado* (Por favor que esto termine pronto...) Prepárate para combatir. Debemos estar listos por si Aiden nos llama.

Le dio la espalda y se retiró. Geoffrey había atestiguado antes la actitud de esta mujer a través de los ojos de Karee, pero era su primera vez interactuando así con ella. Su agresividad le recordaba a su compañera de la ordalía, pero su actitud de alguna forma le recordaba más bien a la caperucita roja que le dio tantos problemas... y por otro lado, era algo completamente nuevo. Al parecer, se planeaban mover en oleadas. Una estrategia interesante. Desgastar al enemigo. Por suerte, el intento del ladrón previo debío haber agotado al espíritu en el lugar. Antes de desvanecerse, pudo "Sentirlo". Ese poder que desató lo había agotado de alguna forma...

Geoffrey:
*Mirando su mano* Al menos algo lograste...

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Motionero novato
Motionero novato

Faura yerwe murfan anw sol ciel.
Faura sonwe murfan anw sol ciel ee.
Hymmnos oz faura pomb na omnis, den accrroad
Sos yor, yanje revm, na endia revm, yehah revm…

Mensajes : 426
Fecha de inscripción : 06/07/2015
Edad : 20

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por StrifeEH el Lun Mayo 21, 2018 8:24 pm

Mientras la horda de murciélagos comenzaban a rodear al grupo de elegidos, Aiden comenzaba a materializar su Artorias Shield para prepararse ante cualquier ataque, los ponzoñosos mamíferos voladores cada vez comenzaban a revolotear mas cerca del grupo acercándolos los unos a los otros, no solo estaban rodeados sino ademas estaban lentamente cortando el terreno de movimiento para poder contraatacar.


Alexander:  Aiden, Rosita, necesito que me apoyen para lo que estoy apunto de hacer, mientras si logramos hacer que el enemigo se concentre en los otros podremos tomarlo desprevenido. 

Lazarus: Detrás de usted señor Alexander.

Aiden: ¡Apoyaremos en lo que podamos! 


Apuntando al suelo el pistolero empieza a cargar una cantidad potente de Prana en sus pistolas para posteriormente dispararlo contra el suelo, los clérigos dándose cuenta de la intención del pistolero usaron simultáneamente tu Vol Luminato y su Dazzling Light para producir una explosión lumínica, la cual de manera efectiva mato a muchos de los murciélagos que los rodeaban los cuales comenzaron a caer y formar pequeñas piscinas de sangre.

Aiden: ¡Artorias Great Shiel! 


Usando su escudo el gran estratega empezó a correr rápidamente en dirección contraria al resto del grupo, siguiendo sus pasos muy de cerca estaba el clérigo y el pistolero quienes rápidamente derribaban a los murciélagos que se acercaban por detrás del mismo, una vez pudieron tomar un poco de terreno entre ellos los otros benditos y Dracula se dispusieron a atacar juntos.

Alexander:  ¡Judgement! 


Tratando de golpear la masa principal de murciélagos el pistolero usa sus ataques de luz para tratar de derribar a la horda, pero sus tiros son interceptados por varios murciélagos los cuales se meten de frente para recibir los impactos ellos mismos.

Lazarus: Son demasiados no podemos atacarlo con los murciélagos protegiéndolo.

Alexander:  Alguno de nosotros debe distraerlos, como si fuese una carnada. 

Aiden: ¿Y quien sera la carnada? 

Alexander:  Me alegra que te ofrecieras Maestro Aiden. 

Aiden: ¿Eh? 


Alexander:  ¡Atrapenlo! 

Al lanzar el líder del grupo hacia los murciélagos estos se lanzaron a el como si de moscas a la miel se tratasen, también ayudo que durante vuelo Aiden usara su Vol Luminato para eliminar a muchos de los murciélagos que los rodeaban y llamara la atención de muchos mas para abrirle una oportunidad al pistolero de atacar.



Alexander:  ¡Judgement! ¡Arrow of the Original Sin! 

Dracula: ¿Creen de verdad que no me doy cuenta de lo que tratan de hacer? Que me este concentrando con este payaso no significa que no pueda jugar con ustedes ¡Desaparece estorbo! ¡Dark Inferno!

Alexander: ¿¡NANI!? 



Última edición por StrifeEH el Mar Mayo 22, 2018 4:52 pm, editado 2 veces
avatar
StrifeEH
Saliendo del cascarón
Saliendo del cascarón

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Lun Mayo 21, 2018 8:24 pm

El miembro 'StrifeEH' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 6, 1

--------------------------------

#2 'Dado de Rika' :

#2 Resultados : 6, 5, 6, 5

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por StrifeEH el Lun Mayo 21, 2018 8:39 pm

> Ataque previo anulado para evitar una ráfaga de meteoritos.
____________________________________________________________________________________________________

???: Hmp... Vaya que se han metido en un lío esos infelices.



Era inevitable prestar atención a la extraordinaria batalla que se destaba en la parte alta de todo el castillo. Comenzando con una improvisada arena en la sección este del castillo donde un cuarto había sido completamente demolido y quedado al aire libre, la batalla se había extendido por practicamente toda la parte superior de la siniestra edificación legado de los Valdomero.

El ser alado cuya identidad, desde la perspectiva de los cazadores incautos, debía tratarse de una de las armas secretas del pilar, parecía contar con una gran cantidad de habilidades para llevar a la humanidad a su merced. Humanos y demonios por igual habían detenido su enfrentamiento por temor a ser los siguientes en la lista de tributos de Drácula. No era una tregua, solo una momentanea pausa ante la posibilidad de perecer ante un enemigo que ni siquiera estaban enfrentando. Además, si alguien era tan estúpido para iniciar un ataque en un momento así...


Graham: ¡Cuidado Marcus!

Marcus: ¡¡¡


Explotaba. A unos metros del ahora viscoso policía montado y de uno de los mejores cazadores con hacha de todos los tiempo, hacía acto de aparición el serio y misterioso pistolero con su enorme revolver aún humeando de su último disparo, al menos hasta que luego de una serie de sonidos de engranajes y dispositivos mecánicos moviendose y rozando entre sí, dicha arma de fuego se volviera solo un guantelete sumamente vistoso por su ostentoso color dorado.

Graham: Es usted Sir Kor. Pero creí haberlo visto entrar al castillo.

Kor: Solo Kor es suficiente. Y lo estaba, pero sentí que mi talento estaba siendo desperdiciado así que decidí retirarme... Aunque ciertamente se han metido en un problema ahora mismo ¿no?

Graham: Y que lo diga...

Marcus: Yo creo... que iré a ese campamento con Xavier a buscar una armadura de repuesto... enseguida vuelvo.

Con la partida del policía montado, el par de cazadores siguió observando el dantesco panorama, no sin antes enfocar su atención a vigilar que ningún otro demonio se atreviera a realizar un ataque pese a la presencia de ambos combatientes de élite entre los cazadores, si no es que de todo Bynquisterr en general. De cierto modo, su presencia hacía que el combate, a pesar de encontrarse pausado, siguiera a favor de las creaciones de Rem.  

Graham: ¡Como me desespera esto! ¡Debería estar ayudando al señor Renzo y al resto de los elegidos en tan importante encomienda! No quedarme aquí malgastando el tiempo mirando nada más.


Kor: Ve si es lo que gustas, pero por lo que veo has ayudado a varios a mantenerse con vida. Te aseguro que yo no movería ni un solo dedo para proteger a nadie aquí presente salvo a mí mismo.  

Graham: Me irritaría el comentario, pero ya me habían hablado de usted... Sin mencionar que el mismísimo Aiden Cross confía en que ayude a mantener a la mayor cantidad de cazadores a salvo. Supongo que seré paciente y esperaré mi momento.  

Kor: Suena bien... ¿Que hay de ti? Sí, ya se que has estado merodeando buen rato por aquí. ¿Pretendes hacer algo o solo te divierte el espectáculo?  

Inicialmente, las palabras del pistolero solo tuvieron como respuesta la confundida mirada de Graham al no saber a quien estaba dirigiéndole la palabra. No obstante, conforme el guerrero de hacha volteaba a todas las direcciones para tener una pista de con quien hablaba su aliado, al ignorar los sonidos que plagaban el campo de batalla como gritos, derrumbes, llamaradas y la sonora risa del villano causante de todo este caos, la onomatopeya de la letra "s" repitiendose en sucesión se hizo claramente presente. Venía del piso, su mirada descendió un poco para confirmar. Una serpiente, dos, de repente una docena y así hasta que eran demasiadas para contarlas. ¿Un rito migratorio de aquellos reptiles que no conocía? En cualquier otro contexto quizás, pero entre tantos demonios y seres malignos, temía que fuera obra de una entidad más inteligente. Sus sospechas no estaban equivocadas.    

???: Tssstssstsssstssss. No hay necesidad de hostilidad cazador. No soy una amenaza para ustedes si ustedes no son una amenaza para mí (Todas las serpientes se empiezan a aglomerar hasta formar una silueta humanoide que poco a poco toma forma).  


Graham: ¿Que clase de demonio es este? (Se pone en guardia).  

Kor: Demonio no. Una hechicera. Iré más lejos y supondré que una bruja. Me es fácil reconocer la escencia de los pantanos.  

???: Que grosero, especialmente viniendo de alguien que despide el mismo aroma.  

Kor: No puedo quitarlo.  

???: En cualquier caso, lo cierto es que yo solo venía buscando a un niño que se me perdió. Lo se, lo se, un lugar extraño para buscar, pero tiene la costumbre de hallarse en el lugar más problemático posible, por eso decidí empezar por aquí. Pero ciertamente esto se ha puesto interesante. No me molestaría conocer más a fondo a ese individuo de las alas. Sin duda alguien con una energía muy particular "Quizás hasta podría serle de interés a mi amo... pero sería riesgoso actuar sin instrucciones más detalladas".  

Kor: Bien. No te metas en nuestro camino y puedes mirar lo que gustes.  

???: No tienes que decirmelo.    

Con la inesperada llegada de la bruja, tanto demonios como cazadores no supieron exactamente como interpretar su aparición, pero como de momento todos tenían la mirada fija en el príncipe de las tinieblas, suponían que eso no importaba por lo pronto. Y hasta cierto punto era mejor contar con su presencia ya que ayudaba a repeler los proyectiles que el conde hacía llover sobre ellos. La combinación de poderes psíquicos, serpientes, hachazos y cartas mantenían a salvo a los cazadores que se mantuvieran cerca.  

Graham: Momento... ¿De donde vino la carta? (Se voltea).  

Spoiler:


Tecese: Hola.

________________________________________________________________________________________________

>De vuelta en el la pelea con Dracula.


Dracula: ¡Dark Inferno!

Alexander: ¡Nggggg!  


Pese a que haber ingresado al campo de batalla con dos clérigos le había dado la ventaja inicial al cazador Vygorense, bastó un pequeño descuido, una pizca de confianza extra a la usual para que el conde viera la oportunidad de realizar su ataque. Quizás si el resto de sus compañeros no hubiera estado ocupado lidiando con el enjambre de murcielagos o simplemente tomando un respiro por lo agotador que resultaba no solo esta, sino el acumulado de múltiples batallas, las cosas hubieran sido diferentes.  

Lazarus: ¡Señor Alexander! (Corre para auxiliarlo)

Aiden: ¡Cuidado Lazarus!  

Dracula: ¡Insensatos! La muerte habrá de llegar para cada uno de ustedes, lo menos que pueden hacer ¡Es esperar su turno!

Como si no hubiera suficientes noctámbulos polulando en el aire ya, de las manos del vampiro emergieron otra docena más, solo que los más recientemente conjuradas presentaban una particularidad que los hacía distinto al resto de sus hermanos. Estaban hechos únicamente de prana y sangre.  


Lazarus: Tsch... ¡Dazzling Light! (Nota que Dracula se cubre con su capa y los murcielagos simplemente lo rodean) ¡No puede ser! (Al contacto los murcielagos explotan) AAAAAAAGGGGG

Aiden: ¡Aguanta Lazarus! Lumino H... (Nota que una columna de luz aparece frente a él, de la cual solo emerge el brazo de Dracula el cual le da una bofetada que lo tumba al piso) Uggg...  

Dracula: Su intromisión será castigada a su debido tiempo. Primero me gustaría hacerme cargo de mis primeras presas... especialmente (Se da la vuelta para ver a Abraxas apuntandole con sus pistolas).

Abraxas: Emmm... ¿Esto es un asalto?

Mientras a Abraxas le llovían meteoritos en partes del cuerpo que ni siquiera sabía que ya tenía de vuelta, el pistolero comenzaba a colocarse de pie nuevamente, su visión demasiado borrosa como para enfocar un tiro efectivo en el oponente actual. Su hada le solicitaba que descansara un poco más luego de sus combates consecutivos contra Orobas y Sugam, pero este no estaba dispuesto a darse por vencido aún. Aunque en parte le parecía extraño. ¿Por que sentía tanta necesidad de seguir con la lucha? Es decir, sabía que era su deber para mantener la paz en Mehruntosh y su labor de cazador. Mas eso no explicaba esa sensación que tenía. Algo ¿Personal?  

Alexander: ¡Bah! Al carajo lo que sea, solo le haré un agujero en la frente...  


Poco hubiera esperado Alexander que su cometido se vería interrumpido por un androide compatriota de su dominio que había sido lanzado como proyectil contra su persona, ambos siendo derribados en el acto y quedando tirados en el suelo al lado de Renzo. Al menos el demonio tuvo la cortesía de rodar lo más que pudo a la derecha para dejar de aplastarlo, de modo a que ahora era turno de alguien más de entretener a Drácula, siendo los responsables Basilidian y Brunilda en lo que el resto se reponía.  

Abraxas: ¿Me recuerdas por que estás haciendo esto? Tu ni bendito estás.  

Alexander: Emm... ¿Estoy ebrio?  

Abraxas: Sería el motivo más congruente que he oído la verdad... (Trata de levantarse pero vuelve a tenderse sobre el piso). Tal vez deba hacerle como Karee y aceptar mi inevitable final huehuehue.  

Ponerse de pie era complicado, pero nuevamente algo dentro de él volvía a darle fuerzas. ¿Era Nyuh? ¿Era su satélite? ¿Era alguna magia extraña del universo de Ar Tonellico? De algún modo estaba seguro que no era ninguna de esas cosas. Escuchaba al monje peliblanco gritar con todas sus fuerzas, incluso lanzando uno que otro ataque demasiado predecible como para acertar. ¿Se contenía? Independientemente de eso, sus palabras, dolor y sentimientos, parecían reavivar algo dentro de él.  

Alexander: Y-ya basta... "Es suficiente padre" Este mundo no te pertenece... "Nosotros no pertenecemos a él tampoco. Y si estamos aquí..."   ¡Es para que cumplir un rol completamente distinto! (Un aura de energía comienza a rodearlo)


Aiden: ¡Ese prana! ¡Es muy similar al de Drácula!  

Renzo: ¡¿Que está pasando?! ¡¿También es obra tuya Faust?!  

Dracula: ?!!!!! "Esta sensaciòn... ¡¿Acaso es?!"


Una vez que la inestable aura de prana se controló, se podía ver que la figura de alexander había cambiado considerablemente. Para empezar, sus larga cabellera roja había sido reemplazada con rubios risos que daban un porte mucho más elegante, su tez se había vuelto pálida y su gabrdina había cambiado de color negro. Solo había una explicación para eso si es que no se trataba del legendario super cazadorìn fase 1.

Aiden: ... Alexander... Eso es un Oversoul sin duda.  

Nyuh: Alexander...

Alexander: Yep... pero parece ser que también soy alguien más.


Dracula: Je... Gusto en verte hijo mío. Ha sido un largo tiempo.  

Mientras que la reacción general era de sorpresa por ver a Alexander tener la capacidad de entrar en Oversoul (Algo que inclusive varios de los espiritistas aún no habían logrado), el asombro del señor de las tinieblas se debía a que conocía muy bien a dicho espíritu. Un hijo rebelde con el peso de dos linajes distintos. El deseo de la venganza reprimido por el último deseo de su madre, quien no guardó odio a los humanos aún cuando ellos fueron los responsables de su ejecución. Un hombre que había elegido el perdón antes que el rencor, pese a que sabía que jamás sería aceptado por ninguna de ambas especies y que la soledad era lo que le deparaba. Era nada más y nada menos que el hijo de Drácula, el Dhampir Alucard.  

Alexander: "Te seguiré el juego"  Esperaba que no tuvieramos que vernos nunca más. No puedo permitirte que permanezcas aquí padre.  

Dracula: Siempre has sido el aliado de los humanos. ¡¿Has olvidado acaso lo que le hicieron a tu madre?!

Alexander: ¡¿Crees tú que olvidaría algo así?! ¡NO! Pero tampoco busco venganza contra ellos.  

Dracula: Aún repitiendo las mismas incongruencias. Pero no importa. Ha llegado el momento de que te deshagas de ese débil lado humano. ¿Y que mejor que tomando control sobre ese huesped que has conseguido y unirte a mí en gobernar este mundo?  

Alexander: ¡DRACULA! En el nombre de mi madre y del hermano de este hombre llamado Renzo ¡Te derrotaré una vez más!  


Renzo: ¡Espera! (Corre hacia el Cazador vinculado con el Dhampir) No se si entendí bien, pero por lo que veo hiciste oversoul con un espíritu que es hijo de aquel que posee a mi hermano.  

Alexander: Lamento las molestias.  

Renzo: No tienes por que... Uno no elige a su familia y definitivamente no es fácil confrontarlos por un bien mayor... eso me queda muy claro. Pero mi hermano es una persona inocente y quiero recobrarlo a toda costa. Hasta ahora no he sido capaz de llegar a él... pero quizás tu si puedas llegar a tu padre y liberarlo... y quizás con esto (Le entrega su katana de madera), puedas llegar a ambos.  

El mitad vampiro asintió y tomó la espada. En cuanto la tocó, un lustre zafiro la cubrió por completo, una energía de origen demoníaco pero con una calidez que casi podía asemejarse a la luz. Sentía que aquel hombre le había depositado más confianza de la que debería y no quería defraudarlo, ni tampoco al hombre que portaba su espíritu ni a la pequeña hada que le recordaba mucho a sus propio familiar de la misma especie. Aunque argumentó que si se le pudiera prestar un escudo, sería mejor, ya que las armas de fuego no eran precisamente lo suyo.  

Abraxas: Ta bien, pero no me lo vayas a rayonear.

Alexander: Agradezco su confianza. Ahora permítanme hacerme cargo. Me aseguraré de mandar a mi padre de vuelta a donde pertenece.  



Ya fuese por respeto o exceso de confianza, el conde no hizo movimiento alguno hasta que "su hijo" terminara de colocarse su nuevo equipment. En ese momento, una lluvia de murciélagos descendió sobre el joven de tez pálida, quien solo corría confiado hacia los seres chupa sangre con el resto de los espiritistas nerviosos por su decisión. Cual sería su sorpresa al ver que dio una barrida pasando por debajo de ellos, luego rodó, dio un brinco, se desvaneció en el aire haciéndose neblina, y apareció justo a espaldas de Drácula asestandole una serie de estocadas en su espalda. Y si bien era una espada de madera, la energía que proyectaba Alucard le daba propiedades de filo a su arma.  

Dracula: Al parecer ese cuerpo no te quitó talento (Le dispara bolas de fuego).  

Alexander: Deja de hablar de ellos (Se cubre con su escudo) ¡Como si fueran herramientas! (Coloca su escudo sobre su espalda y toma uno de sus revolveres para dispararle)

Dracula: ¡Hahahahaha!

Como lo sospechaba, su padre se teletransportaría en el momento que hiciera su ataque. Sin embargo, como ya conocía la estrategia de su padre pues no ha cambiado drasticamente en como 800 años, ya tenía pensado usar el revolver solo como distracción, para, una vez que presintiera donde iba a aparecer, asestarle un corte directo al corazón, justo en cuanto acabó de materializarse.    


Dracula: ¡No! ¡No puede ser!

Alexander: Terminó padre... Conozco bien tu estilo de combate.  

Dracula: Ya veo... pero olvidaste algo... ¡Yo se que tu conoces mi estilo de combate!

(Adelantar OST al minuto 4:10)

Alexander: !!!!!!!!  

Dracula: ¡VEN AQUI HIJO! (Lo aprieta de los brazos usando los suyos y acerca sus colmillos a su cuello, asestándole una poderosa mordida)  

Alexander: ¡AAAAAAGGGG!  

Viendo que Alexander en Oversoul había sido superado, el resto de los espiritistas que ya habían tomado un respiro, se dispusieron en ir a ayudarlo, pero atacar al conde no resultó pues solo volvió a teletransportarse. La presencia de Alucard hacía lo posible por mantenerse presente, pero la maldición de Drácula ya había plagado el cuerpo en el que se encontraba. Una vez más, volvía a ser un demonio chupa sangre.  


Alexander: Tenemos que derrotar a Drácula... es la única manera de terminar con este maleficio.  

_______________________________________________________________________________________________

Dracula usa su 6 para recuperarse y causar Vamp En Alexander.
Dracula usa su 2 para activar Dark Void.
Dracula usa su 4 para activar Demonic Cleansing y descarta el 2.


Dracula:
Risk level: 5
Rol cuota: 3
avatar
StrifeEH
Saliendo del cascarón
Saliendo del cascarón

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Lun Mayo 21, 2018 8:39 pm

El miembro 'StrifeEH' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 2, 5

--------------------------------

#2 'Dado de Rika' :

#2 Resultados : 2, 4, 2, 6

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Kusanagi Dark el Mar Mayo 22, 2018 7:37 am

The Fabulous Attention Seeking Warrior: Alistair



Furia, Impotencia, Vergüenza y por sobre todo...Odio...No solo hacia el artista, sino también hacia si mismo. Esas eran las emociones que ahora mismo invadían a Alistair mientras trataba de luchar inútilmente en contra de los hilos de la marioneta cósmica que lo mantenían prisionero. Pero, sin importar cuanto se retorciera, los hilos de prana lo mantenían inmóvil en su lugar. Oprimiendo con mas fuerza su cuerpo y levantando su cabeza a la fuerza para obligarlo a observar cada segundo del vil y macabro "Arte" del Nightlord y del que no solo ahora formaba parte, sino que ademas habia provocado...

¡L-LYCO...L-LYCORIS! —Logra tirar de los hilos que se enredaban en su cuello y lo estangulaban lo suficiente como para gritar.—¡LYCORIS POR FAVOR REACCIONA! ¡NO PUEDES DEJAR QUE ESE BASTARDO SE SALGA CON LA SUYA!

Lamentablemente, sus desesperados aullidos no tenían el mas mínimo efecto en la joven, habia perdido completamente la voluntad de luchar. Y Joker, por su parte, ni siquiera se molestaba en hacer mofa de el, Simplemente lo ignoraba por completo. Ahora toda su atención estaba concentrada en finalizar su obra maestra por la que tanto tiempo habia esperado... Y Por mas que el quisiera que se tratara de una horrible pesadilla de la cual deseaba con todas sus fuerzas poder despertar, La realidad era otra. La realidad era que Lycoris estaba total y completamente a merced del retorcido artista quien hacia de su cuerpo su lienzo. Todo mientras que el no podía hacer absolutamente nada mas que desgañitarse con insultos y maldiciones.


La sangre le hervía de la rabia, pero al mismo tiempo no podía evitar culparse por lo que estaba sucediendo. Una vez mas habia fallado en protegerla.Tenían la ventaja, podían vencerlo. Pero gracias a el, gracias a su error, las cosas habían terminado  de esta forma tan horrible. ¿Por que...? ¿Por que tuvo que besarla esa noche como un cobarde en lugar de confesarle sus sentimientos de frente como ella habia hecho con Yura? Tal vez si lo hubiera hecho no estaría ahora presenciando cada segundo de aquel abominable acto hasta que la luz en los ojos de la cleriga se extinguió por completo.

¿No es hermosa? —Una sonrisa de auto satisfacción se dibujo en el agitado rostro del artista mientras este admiraba el resultado de su obra.— Es incluso mejor de lo que habia imaginado...

¿Por que...? ¿¡Por que Lycoris!? —Pregunto entre dientes una vez consumado el acto.— ¿Como pudiste hacerle esto?



No espero seas capaz de comprender a estas alturas. Esperaba que si te hacia observar entonces podrías entenderlo. Pero por desgracia continuas siendo un ignorante...¿O tal vez no? —Respondió el Arlequín riendo mientas se reincorporaba tras los ataques que recibió de Lycoris y Geno, acomodando sus vestimentas antes de dirigir su mirada hacia el espiritista.— Es decir...¿Que te impulso a ti a hacer lo que hiciste, Al? ¿Fue Amor? ¿Una pasión interna? O...¿Un instinto?

Eso... —Baja la mirada avergonzado.— ¡ESO NO TIENE NADA QUE VER EN ESTO!

¿Por que estas tan molesto? ¿Es acaso por que tu querías ser el primero tal y como robaste su primer beso? ¿Querías resaltar como en todo lo que haces? —Sus labios se tuercen en una macabra y burlona sonrisa— ¿O es que acaso te ves reflejado en mi? ¿Eso te asusta? O ¿Sera que tal vez quieres explorarlo? Es una lastima...

¡NO INTENTES COMPARARME CONTIGO! —Grita indignado— ¡MALDITO MONSTRUO!

¿Estas seguro de eso? ¡Oh, solo mira esto Lycocchi! —Usa sus hilos para levantarla y tomarla del rostro— Realmente te gusta rodearte con la peor escoria...¿Pero sabes? ¡Así solo lo haces mas sencillo para nosotros!



¡NO LA TOQUES! —Vuelve a gritar con furia sacudiendo su cuerpo en un intento desesperado de soltarse de los hilos de Joker—

¿O si no que? —Pregunto Burlón— No puedes hacer nada para impedirlo. Y aunque así fuera, ya es tarde. Yo gane. Mi obra maestra ahora esta completa... ¡Y es todo gracias a ti! Cumpliste tu papel a la perfección como una buena marioneta. Pero ahora, temo que ya no tengo ningún uso para ti.

Esa risa...Esa maldita risa llena de arrogancia y soberbia mientras que sus manos seguían recorriendo descaradamente el cuerpo de Lycoris frente a el como si le perteneciera. No podía tolerarlo mas...Lo que habia hecho era algo imperdonable y tenia que hacerlo pagar. Pero ¿Como? Los hilos que lo aprisionaban no solo lo mantenían inmóvil, sino que ademas se tensaban cada vez mas al grado de que cortaban su cuerpo a a vez que lo obligaban retorcerse en ángulos y posturas inhumanas como parte de la tortura a la que el arlequín lo sometía sin importar cuanto tratara de resistirse.

El infierno al que habia presenciado a Lycoris ser sometida a manos de Joker volvía a invadir su mente. Así como su muerte a manos del demonio que habitaba en el interior de Spencer, o cuando recibió el Children of The Grave de Hwa. Y Todas ellas tenían algo en común...Fue completamente incapaz de detenerlas. Pudiendo solo mirar mientras que la persona mas importante para el sufría. Y recordando toda la impotencia, todo el odio y toda la furia que sintió en esos momentos y como ahora mismo volvían a invadirlo al verse incapaz de alcanzar su Master Sword que yacía atan solo centímetros de el.


Esa espada no te ayudara ahora —Dijo Joker tensando aun mas sus hilos y alejando aun mas la Master Sword de su alcance.— ..¿No te lo dije antes? La vida no es un cuento de hadas donde los heroes siempre ganan. Bah, tú no eres ningún héroe tampoco. ¿Y sabes por qué? Porque los héroes no existen. Solo existen los monstruos. Humanos y demonios, ambos son iguales de despreciables

Un dolor punzante aunque casi imperceptible fue lo que sintió en su nuca. Para él había sido más molesto que doloroso, como si algo insignificante como un mosquito lo distrajera. Se giró molesto para ver que lo había golpeado y entonces se dio cuenta de que había sido el muñeco disparando su brazo en un intento por proteger a su dueña a pesar de ser un lío de hilos.

Al parecer ese juguete inútil aun sigue intentando protegerte. Aunque debo reconocerle que esta haciendo un mejor trabajo que tu —Se gira burlón hacia Al para luego devolver su atención a la pelirroja— ¿No lo crees Lycocchi?

Al momento de girarse hacia ella, el arlequín logra alcanzar a ver por el rabillo del ojo lo que parece ser una especie de aura obscura que por un breve instante cubre el cuerpo de la cleriga antes de desaparecer casi de inmediato convirtiéndose en un pulso que se puede sentir extenderse por toda la galería como si fuesen ondas en la superficie el agua. Derribando cuadros, cuarteando paredes e incluso golpeando Al arlequín quien fue arrastrado hacia atrás por la onda cubriéndose de ella cruzando ambos brazos frente a el, para luego Levantar la cabeza y bajar los brazos confundido, fijando su mirada en Lycoris a quien de nueva cuenta puede ver tendida en el suelo como carente de alma. Y entonces, su boca se retuerce en una siniestra sonrisa acompañada de una risa.

¿Pero que es esto? ¿Acaso tratas de llamar mi atención, Lycocchi? Supongo que debo disculparme por haberte hecho sentir hecha a un lado. Pero, no tienes de que preocuparte... Usando uno de sus propios hilos, el artista se hace una herida en el dedo meñique y en el de la pelirroja. Causando que la sangre de ambos viajara por este hasta encontrarse y mezclare. Tornándolo completamente rojo.— Yo siempre voy a estar contigo. Ahora ambos estamos unidos por un lazo que jamas podrá separarnos...Nuestro propio hilo rojo del destino.



N-No...Esto no puede estar pasando. —Dice el espadachín para si mismo. Viendo a Joker tirar del hijo teñido de sangre para acercar a Lycoris a el, admirando una vez mas su obra antes de acariciar su boca sus labios. Pero, aunque la escena lo llenaba de rabia, ya ni siquiera podía forcejear. Sus fuerzas lo estaban abandonando y todo comenzaba a nublarse a su alrededor.— Por favor, Alguien ayúdenos...Karee...Ruumi...Zeke...Yura...Aiden...Quien sea. ¡Esto no puede terminar así...!

Pero sin importar cuanto Alistair intentara suplicar débilmente por la ayuda de alguien, nadie podría escucharlo...Nadie vendría en su auxilio y el en el fondo lo sabia. Cerro resignado los ojos y estos comenzaron a llenase de lagrimas, estaba llorando. Lloraba de rabia, frustración, tristeza y desesperación. Rabia por el inmenso odio que sentía en esos momentos hacia el arlequín. Tristeza por ver el estado físico y emocional en el que habia dejado a Lycoris. Frustración por no haber podido hacer nada para evitarlo y finalmente desesperación por su situación actual. Derrotado y humillado por el Nightlord...

No, no podía darse aun por vencido. No después de lo que ese malnacido le hizo a Lycoris. Tiene que pagar...Tiene que hacerlo pagar. Estaba mas que determinado a castigar al desgraciado aun si eso le costaba la vida. Ya lo habia hecho antes...Cuando se entrego a su ira en contra de Water y el resto del ministerio La noche que la vio morir ¿Que mas daba hacerlo de nuevo? Aun si fallaba, simplemente regresaría a la vida en las ruinas del templo listo para enfrentarlo las veces que fueran necesarias. Ya nada mas le importaba. Estaba totalmente cegado por la furia, el odio y la venganza y no pensaba en nada mas que liberarse de alguna forma de esos malditos hilos, para así poder abalanzarse sobre el como una bestia salvaje hasta acabar con su detestable existencia. Abrió sus ojos lanzando una mirada asesina hacia Joker e hizo rechinar su mandíbula, tensando cada musculo de su cuerpo...El cual poco a poco comenzaba a verse rodeado de flamas azuladas que a su vez se reflejaban en los ojos de Lycoris.



¿Pero que es esto? Esas llamas de color azul ¿Acaso...? —Al separar sus labios de los de Lycoris para admirar una vez mas sus mirada vacía, nota la figura de Alistair reflejada en en sus ojos. Estallando en una malévola y estridente carcajada.— Haha...Hahahahaha...-¡HAHAHAHAHHAHAHAHA! No puedo creerlo ¿Acaso esto es una broma? ¡Por que ni yo mismo podría haber dado un giro tan deliciosamente irónico a la trama! ¿Quien hubiera pensado que tu y yo compartiríamos la misma sangre? ¡Esto es perfecto! Mira bien Lycocchi, mira lo que tu supuesto amigo también te estuvo ocultando.

El arlequín se dio media vuelta y una vez mas tomo a su obra maestra por el mentón para dirigir su mirada hacia el espadachín. Quería asegurarse de que ella viera su rostro lleno de un odio que crecía a cada segundo al igual que que las flamas de color azul que lo rodeaban. Haciéndolo ver poco a poco menos como un humano y mas como un demonio. Todo mientras que, una vez mas, forcejeaba en contra de los hilos que lo habían mantenido prisionero todo este tiempo. Obligandolo a pasar de actor a espectador en la retorcida obra que el artista tan meticulosamente habia estado dirigiendo y que cada vez ejercían mas presión en su cuerpo conforme el trataba de resistirse. Hiriéndolo cada vez mas profundamente...Pero aun así el no se detenía, al contrario, logro incluso dar un paso hacia el frente.

Rie mientras puedas...Por que te juro que en tanto me quede aliento, no descansare hasta que te haya exterminado con mis propias manos. —Dice con desprecio avanzando otro paso. Sus ojos rojos se iluminaban con un brillo sobrenatural, en tanto que el fuego que lo rodeaba crece hasta convertirse en una violenta llamarada que incinera por completo los hilos de la marioneta cósmica.—


¿Aunque eso signifique convertirte en un demonio como yo...? —Sonríe entretenido.—

El cuerpo de Alistair estaba comenzando a cambiar dentro de las llamas, asemejándose mas al de un demonio. Su cabello se tornaba de color negro y blanco. De los dedos de su mano derecha brotaban afiladas garras de hueso en tanto que su brazo se cubría también de huesos que formaban una especie de armadura con púas a su alrededor. Y, finalmente, sus costillas se volvían visibles a través de su pecho como si se tratara de una especie de efecto de rayos X.

Este era el poder del espíritu de Dante que ahora moraba en su interior y que le permitía avivar la esencia demoníaca que se hallaba durmiente en lo mas profundo de sus ser y a la que tanto habia tratado de rechazar hasta que su desesperación lo hizo despertar finalmente su Devil Trigger de forma inconsciente. Sin embargo, tal y como Ronwe advirtió, no le seria fácil controlarlo la primera vez...Y en su estado actual tan inestable emocionalmente, su furia solo se vio amplificada. Por lo que, Una vez terminada su trasformación, Alistair toma con su mano el hilo rojo que lo conectaba a Lycoris y lo quema antes de saltar de entre las llamas que a su vez lo siguen, concentrándose a su alrededor mientras que el, con su brazo de hueso,intenta estrangular al arlequín. Pero este hábilmente usa sus hilos para columpiarse fuera de su alcance.




Creo que debo tomar eso como un si. —Rie entre dientes.— ¿No te da vergüenza siempre fingir ser algo que no eres solo para ser el centro de atención? Primero trataste de jugar al héroe para quedar bien ante Lycocchi. Y como eso no te funciono, ahora intentas jugar a ser un demonio.

Al diferencia de las veces anteriores, esta vez Alistair no responde a las burlas del arlequín. Estaba tan consumido por el odio y la ira que ignoraba por completo sus palabras. Su sangre demoníaca, así como a todas las emociones negativas que lo habían llevado a despertarla, lo habían convertido en un esclavo de sus instintos mas primordiales y que ahora nublaban por completo su juicio, reduciéndolo a poco mas que un animal salvaje que volvió a arremeter en contra del Nightlord, lanzando Energy Cutters imbuidos de aquellas llamas diestra y siniestra completamente desarmado. A pesar de que cada uno de ellos le costaría mucho mas prana  que si los hubiera usado a través de la Master Sword que dejo atrás, aun cuando esta era una ventaja invaluable contra el.

¿Que sucede?. —Pregunto irónicamente mientras reflejaba algunas de las cuchills de fuego azul con Makarakarn y neutralizaba otras al hacerlas chocar con sus Trick Cards.— ¿Acaso ese miserable rastro de sangre demoníaca fue demasiado para ti?

El arlequín no se mostraba impresionado en lo mas mínimo por la repentina transformación que sufrió el espadachín, así como del exponencial aumento de poder que experimento gracias a ella. Mas bien parecía divertirse jugando con el. Burlando sus embestidas como si se tratara de un toro de lidia y usando sus hilos de prana para azotarlo como si fueran látigos cual domador de leones. Haciéndolo enfurecer cada vez mas y mas al ver como ninguno de sus ataques era exitoso hasta que su frustración lo llevo gritar exasperado, expandiendo las llamas que lo rodeaban y expulsando una enorme cantidad de Prana que al combinarse dio como resultado una brusca explosion.  


A pesar de que Joker intento impulsarse lejos de la explosion con sus hilos, las flamas azules pronto cubrieron toda la galería reduciendo a cenizas los hilos que también mantenían prisioneros a Geno y Lycoris a su paso antes de terminar por alcanzarlo. Mandándolo a volar hasta estrellarse contra el techo y, antes siquiera de que cayera, puede ver como Alistair lo sigue saltando a toda velocidad hacia el, tomándolo por el rostro para azotar violentamente su cabeza contra el piso. Sin embargo, el Nightlord hace uso de sus hilos para evitar la caída de ambos y, enredándolos en la pierna de su adversario, logra quitárselo de encima al arrojarlo contra la pared.

Ciertamente debo reconocer el poder de tu minúscula esencia demoníaca es evidente. No esperaba menos de un descendiente de Alastor. —Aplaude con sarcasmo.— Pero ¿A que precio?

Joker señalo con su mirada a Lycoris. Quien también fue alcanzada por la explosion de hace un momento y ahora yacía  boca abajo en el suelo cubierta de quemaduras. Al rededor de ella ardían una gran cantidad de vigas y otros escombros que Geno destruyo disparando sus puños para evitar que cayeran sobre ella. Luego de haber usado también su propio cuerpo como un escudo para protegerla de la mayor parte de la explosion. Hecho que dejo horrorizado al espiritista.

L-Lycoris...—Al parecer ver el rostro de la persona mas importante en su vida habia conseguido hacerlo entrar en razon.—


El darse cuenta de en lo que se estaba convirtiendo lo hizo entrar en conflicto. ¿Al aceptar el poder obscuro de su sangre demoníaca estaba dándole a Joker la razón en que era igual a el? Su mente comenzó a llenarse de dudas en ese momento y el arlequín no dudo ni un segundo en aprovecharse de ello para cubrirlo por completo con sus hilos atrapándolo dentro de un capullo dentro del cual er triturado. Fue entonces cuando Alistair finalmente reacciono y recordó las palabras de Ronwe cuando este le hablo de su herencia demoníaca y como el era quien decidía como usar ese poder. Por lo que decide usarlo para proteger a Lycoris all acabar de una vez por todas con su atormentador. Liberándose del capullo al hacer arder las llamas de su Devil Trigger como un pilar a su alrededor.

¿Oh? Al parecer aun conservas un poco de humanidad. Pero estas muy equivocado si crees que solo por eso podrás controlar el poder de esas flamas. —Rie con soberbia y superioridad.—¿O acaso creíste que un simple humano podría usar el poder de las llamas azur de la destrucción de Alastor solo por que posee una mínima fracción de sangre demoníaca? Es solo cuestión de tiempo antes de que acaben por consumirte.

Lamentablemente, el poder que el Devil Trigger otorgaba a Alistair tenia un precio. Y ese era que simplemente no tenia suficiente sangre de demonio como para que su cuerpo pudiera soportar la transformación. Ya que no solo significaba un esfuerzo y desgaste de energía comparables a su God's Strenght, sino que ademas las flamas azules que lo envolvían estaban quemandolo constantemente.


Entonces... —Desenfunda su Damascus.— ¡Solo tengo que acabar contigo antes de que eso ocurra!

El objetivo de Alistair estaba mas que claro. Tenia que seguir resistiendo el insoportable dolor de las flamas tanto como le fuera posible. Toda su determinación estaba ahora concentrada en derrotar al Arlequín para que nunca jamas pudiera volver a hacerle daño a nadie mas. Así que no pierde tiempo en usar Spellblade Fira para envolver su Katana en llamas y saltar hacia Joker dando un corte con esta el cual arrojo un gigantesco Energy Blade pues este se veía amplificado tanto por las llamas del Spellblade como las que lo rodeaban a el.

¡Oh por favor!. —Sonríe saltando por encima de la cuchilla de fuego colgándose del techo con sus hilos como si volara.—Eres aun mas predecible que cuando me atacabas cegado por tu ira.

Decidido a no perder la que podría ser su ultima oportunidad, y haciendo un esfuerzo casi sobrehumano para soportar las quemaduras, el espadachín salta con toda su fuerza hasta quedar justo encima de el, dejándose caer con ambas piernas sobre su espalda donde rápidamente le clavo su espada mientras ambos se precipitaban a toda velocidad al piso creando un crater al estrellarse y dentro del que se desato una enorme explosion en forma de un pilar de fuego azul.


_______________________________________________________________________________________
DT Activado: +3
Damascus Equipada: Reroll en empate.

Dados de Turno:

1: Alistair
2: Joker
3: Lycoris


Última edición por Kusanagi Dark el Miér Mayo 23, 2018 9:08 pm, editado 1 vez

_________________
" Dazzling the stage! Ginga Bishounen! Tauburn!"

avatar
Kusanagi Dark
VIP
VIP

Mensajes : 657
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 28

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Mar Mayo 22, 2018 7:37 am

El miembro 'Kusanagi Dark' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 6, 6

--------------------------------

#2 'Dado de celtic' :

#2 Resultados : 4

--------------------------------

#3 'Dado de celtic' :

#3 Resultados : 7

--------------------------------

#4 'Dado de celtic' :

#4 Resultados : 10

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Resh_69 el Mar Mayo 22, 2018 7:09 pm


La batalla contra Dracula se intensificaba tras cada momento que pasaba, pues ahora no solo eran los elegidos quienes peleaban contra el Señor de las Tinieblas sino también una persona que aquel poderoso ser conocía muy bien... Su hijo Alucard quien se manifestaba en este mundo haciendo uso del cuerpo de Alexander, sin embargo, la pelea contra aquel maligno ser estaba aun lejos de terminar.

Alexander: ¡Nunca creí que que mi padre fuera capaz de reencarnar en un mundo totalmente diferente! -Ataca con su espada al Nosferatu-

Dracula: ¡No importa si es un mundo distinto o un universo totalmente diferente, si la gente pide darme tributo yo siempre me manifestare para gobernar sobre aquellos que lo piden! -Bloquea los cortes de la espada- ¡La deidad de este mundo se ha olvidado de sus creaciones y les a dado la espalda!

Alexander: ¡Estas muy equivocado padre!




Dracula: ¿Lo estoy? -Unas poderosas llamas salen de su capa en dirección al Dhampir- ¿Entonces porque existo en este mundo? Cuando dios se olvida de sus súbditos y no responde a sus clamores yo tomo la responsabilidad de hacer el trabajo que esa desmirriada deidad no puede hacer. -Comienza a volar por los aires- ¡Darles la salvacion a los que idolatran mi nombre!

Abraxas: Para ser honestos, ese Dracula me parece mejor deidad que Rem hehehe.

Alexander: ¡Cuidado nos va atacar con su Demonic Cleansing! -Comienza a retroceder-

Desde los cielos se comenzaba a manifestar la energía destructiva del Conde, proyectiles que tomaban un color verdoso y una forma espiral. Los elegidos anteriormente ya habían sido testigos de esa habilidad por lo que con gran rapidez tomaron resguardo ante la magia del enemigo, sin embargo, aun había una persona que continuaba alentando a todos los presentes con su reconfortante voz y que a pesar de todo no dejaba de mostrar un gran estilo en esos fantásticos pasos de baile.

Aiden: ¡¿Que demonios hace Rene?! -Grita al ver como el cantante baila en medio del escenario-

Rene: Las criaturas nocturnas llaman y los muertos caminan en su mascarada ♫♩♫~ -Esquiva los ataques del vampiro con sus ardientes pasos de baile-

Abraxas: ¡Oye mi Dance Dance Revolutioner! -Le grita al Vygorense- ¿Crees que podrías curar a mi Basi?

Basilidian: ¡Pero yo estoy bien amo Abraxas!

Abraxas: Cállate chamaco y deja que te curen. Sere un ser despreciable pero hasta yo tengo gente a la que debo cuidar -Uno de sus ojos brilla con un gran fulgor-

Basilidian: ¡Esa bien tío Abraxas!

Rene: No hay escape de las mandíbulas del vampiro esta vez ♫♩♫~ -Libera su magia curativa hacia el demonio musculoso- ¡Noche espeluznante!






-Rene cura a Basilidian

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4943
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 27
Localización : Ensenalgas

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Mar Mayo 22, 2018 7:09 pm

El miembro 'Resh_69' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 3, 1

--------------------------------

#2 'Dado de Rika' :

#2 Resultados : 6, 5

--------------------------------

#3 'Dado de Rika' :

#3 Resultados : 5, 4

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Resh_69 el Mar Mayo 22, 2018 7:17 pm

Rene: ¡Así que déjame abrazarte fuerte! -Continua bailando y cantando en dirección de Basilidian mientras esquiva los ataques del conde-


-Rene trata otra vez de curar Basilidian mgju

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4943
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 27
Localización : Ensenalgas

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Mar Mayo 22, 2018 7:17 pm

El miembro 'Resh_69' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de Rika' :

Resultados : 4, 2

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Caco el Mar Mayo 22, 2018 9:41 pm


Aiden: Son almas...

Lazarus: Vienen de abajo
-dice mirando hacia la distancia, eran como pequeñas hormigas siendo fulminadas por la luz solar a través de una lupa-. Ese monstruo.

Para el par de clérigos era especialmente difícil defenderse de los rayos de energía que convocaba Drácula, pero más difícil era observar cómo esas personas, esos cazadores que habían puesto su fe en ellos y combatido con valor, ahora eran asesinados a sangre fría. Rápido, fugaz, frente a algo que no podían entender. Hubiera sido más digno caer ante un demonio, incluso ser aplastados por el castillo. Al menos, sabrían qué fue lo que les quitó la vida...


Aiden: -Con su byakugan podía observar las almas de las personas uniéndose al ataque de Drácula. Podía ver a detalle el sufrimiento, el prana de su cuerpo deshaciéndose y uniéndose al conde. Le hervía la sangre-. Tsch...

En esos momentos, el único que parecía atacar a Drácula era Alexander, quien siendo parcialmente controlado por Alucard podía combatir con mayor facilidad a su "padre". El resto luchaba por esquivar los ataques, izquierda, derecha, izquierda. Brunilda vio cómo el espíritu esquivaba un espadazo de parte de Alucard transportándose y lanzó un orbe de oscuridad hacia donde aparecería Drácula, pero justo antes de impactarlo su cuerpo se deshizo en decenas de murciélagos, que hubieran llegado hacia la joven si Basilidian no hubiera puesto su enorme espalda entre los bichos y el cuerpo de la bruja.

Abraxas: Bien hecho Basi -agarra a un murciélago con el ouroboros y lo usa como boleadora, golpeando a otros murciélagos, pero de golpe un rayo de energía se dispara contra su cuerpo. A duras penas consigue esquivarlo, viendo su hombro humeante-. Eso estuvo cerc--- -la mano de Drácula se materializa y le da un golpe en la máscara-. This is not fair.

Aiden: Esos quejidos... No puedo soportarlo
-se levanta-. ¿Lazarus, puedes proteger a Renzo unos momentos?

Lazarus: Procuraré que nada le ocurra

Renzo: ¿Qué estás...?

Aiden: Esa gente de abajo... No puede sufrir más



No sólo eran todos esos cazadores que los habían acompañado en el asalto, sino también gente valiosa la que se encontraba ahí abajo. Graham, Marcus, Clementia, y si el castillo seguía avanzando como lo estaba haciendo, la mera posibilidad de ver un escenario como ese en Mehruntosh le helaba la sangre. Aiden comenzó a avanzar hacia Drácula quien seguía luchando con relativa facilidad contra los espiritistas, pero, confiado, se detuvo al ver al parchado plantándole cara.

Aiden: ¡Detenlo!

Drácula: ¿Perdón?

Aiden: ¡Detén ese ataque! Tu combate es con nosotros, no con la gente de abajo.

Drácula: ¡Hahahahaha! ¿Osas darle órdenes al señor de la noche? Un sucio humano como tú...
-lanza una serie de vampiros de energía hacia Aiden-.

Aiden: Dije... -un aura de fuego lo rodea, seguido de una explosión del mismo elemento que incinera a todos los murciélagos que iban hacia él-. ¡Que te detengas!

Había una razón por la que el peliblanco parecía ser el más afectado por la terrible escena a los pies del castillo, y es que sabía que gran parte de esos cazadores habían terminado ahí porque él se los había pedido. El "héroe legendario" había solicitado la ayuda de todo Bynquisterr en esa misión, y ahora todos esos valientes lo pagaban con su vida. Sentía odio consigo mismo, pero más contra aquel que se denominaba el señor de las tinieblas. Rápidamente comenzó a disparar Vol Luminatios desde su mano, que Drácula esquivaba desapareciendo y apareciendo una y otra vez. Invocó luego un phantom knight que se lanzó con espada alzada hacia el espíritu, pero este de un solo golpe lo mandó contra el propio Aiden, mandándolo al suelo.

Drácula: Tu lengua filosa no se condice con tus habilidades, humano.


El hermano de Renzo se lanzó al ataque dispuesto a atravesarle la garganta al clérigo con sus garras, pero choca de lleno contra un escudo de prana. No tardó en deshacerse y reaparecer de nuevo al otro lado del escudo, pero para entonces ya no era Aiden, sino Alexander el que intentaba golpearlo con su escudo. El señor de la noche da un gran salto para esquivarlo, pero lo mismo hace Abraxas, utilizando su propio escudo que ahora llevaba Alexander para impulsarse y dispararle a quemarropa. Y la bala habría entrado, de no ser porque Drácula dejó salir de su cuerpo una ola de energía oscura que mandó a todos hacia atrás. A pesar de todos los esfuerzos, seguía intacto.

Drácula: No son más que insectos. ¿Cuál será la siguiente jugarreta? ¿Volverán a llevar el combate al cielo? ¿Mi condenado hijo intentará asesinarme como siempre? ¿Más ataques combinados?

Aiden: Esto.

Drácula: ¿Hmp?
-se gira y ve a Aiden levantándose. Algo extraño ocurría con su cuerpo-. Una nueva energía, ¿pero cuándo....?


Aiden: Las "jugarretas" que mencionas me dieron el tiempo suficiente para conseguirlo. La voluntad de proteger a los que me importan... (Gracias, Artorias)



Pronto el señor de la noche notó que algo había cambiado. No sólo era el cuerpo de Aiden el que parecía estar rodeado por un aura diferente, con la silueta de un caballero de armadura plateada. Era el campo de batalla. Los rayos de energía que tanto caos habían causado hasta ahora de golpe habían dejado de llegar al suelo, pues se deshacían al intentar salir del summoning chamber. Seguían estando al aire libre, ¿entonces cómo era posible?

Aiden: ¡Artorias Greatshield! -extiende ambos brazos y por fin Drácula notó qué ocurría. Era un escudo. Un gigantesco escudo de energía transparente y en forma de cúpula estaba aislando la habitación, evitando que los ataques de Drácula salieran de ella-. Para proteger al resto... ¡Lucharemos con todas nuestras fueras, Drácula!

Drácula: Infeliz...
-Extiende sus alas y se eleva al cielo-. ¡No eres más que un débil insecto! ¡MUERAN!

Tomando distancia, el espíritu volvió a invocar sus meteoros hacia el campo de batalla. Las enormes esferas de energía comenzaron a caer sobre el terreno obligando a los espiritistas nuevamente a tomar una posición defensiva. Aiden, Brunilda, Alexander y Abraxas atacaban a distancia destruyendo los meteoros, y los que no conseguían ser destruidos eran detenidos por la cúpula antes de que pudieran salir de la habitación e impactar a los cazadores.


Alexander intentó nuevamente atacar por la espalda con ayuda de su Mist Form, pero ni siquiera la enorme agilidad de Alucard era suficiente para que su "padre" esquivara el ataque moviéndose hacia un lado.


Drácula: Demasiado fácil... ¿Uh? -ve que está apunto de recibir un nuevo corte, obligándole a esquivarlo a la matrix. Mechones de cabello ahora en el aire le demuestran lo cerca que estuvo de perder la cabeza-. ¿¡Qué significa esto!?

El cazador en oversoul estaba de pie... En el aire. Gracias a eso había podido atacar con tanta facilidad. La pelea continuó, con Drácula esquivando los ataques mientras el dhampir se movía cada vez más rápido. Pronto a este se sumó Basilidian, quien corrió hacia Drácula subiendo por el aire como si hubieran escaleras invisibles, consiguiendo abrazar al conde por la espalda y obligándole a transformarse en murciélagos... Los cuales no podían moverse.

Aiden: Efectivamente, quizás no sea tan fuerte... -dice el clérigo, también parado en el aire-. Pero tengo amigos que sí lo son.ƒ

Atrapado. De alguna forma había terminado cayendo en la trampa de aquel clérigo que parecía que se iba a caer con un soplido. Pero ahora era diferente. Cubierto por la armadura de Artorias, espíritu que había llegado a él luego de sentir la necesidad absoluta de proteger, el clérigo había conseguido manipular su clásica técnica hasta llevarla a límites insospechados. Ya sea una cúpula, plataformas en el cielo o una cárcel. La defensa perfecta se había vuelto de pronto la trampa perfecta. Alrededor de Drácula hecho murciélagos, seis muros de Artorias en forma de cubo bloqueaban su paso. Pensó rápido, debía volver a rearmarse y salir de ahí en un has de luz... Pero los espiritistas ya estaban listos para atacar.


Alexander: ¡Black Hole Gun!

Abraxas: ¡Fire Arrow!

Brunilda: ¡Chaos Bind!

Aiden: ¡Vol Luminatio!


Los cuatro ataques impactaron directo a Drácula quien aún no conseguía rearmarse del todo. El cubo de golpe se iluminó de energía. Oscuridad, fuego, luz, una pequeña tormenta de prana concentrada en un área que no superaba el metro cuadrado. Una explosión oscura como la noche, luchando contra esos muros transparentes impertérritos ante la potencia de la combinación de hechizos, era imposible verificar si dentro se encontraba un debilitado señor de la noche o si, nuevamente, había conseguido escapar de la estrategia del clérigo...




>Aiden ataca con Vol Luminatio (+1 contra seres oscuros).

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1329
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 24
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Mar Mayo 22, 2018 9:41 pm

El miembro 'Caco' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 6, 3

--------------------------------

#2 'Dado de Rika' :

#2 Resultados : 2, 6, 4, 6

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Celtic el Miér Mayo 23, 2018 7:38 pm

Las cuatro devastadores técnicas habían finalmente colisionado entre sí en el mismo punto de encuentro conocido como Drácula y provocado un poderoso estallido debido a la inestabilidad que presentaba cada uno de los ataques para amalgamarse con el otro.  Así fue como la mirada de los presentes se posaba en el humo que se iba despejando gracias al hecho de encontrarse en el exterior, principalmente la del representante del caminante del abismo, quien veía con suspenso si su plan había tenido éxito. Esperaba no ver otra columna de luz ni un grupo de murciélagos que hubiese tomado el lugar del vampiro o ninguna otra sorpresa. Quería verlo a él, al causante de todo eso padeciendo las consecuencias de su crueldad, su atrevimiento y su ambición. Y tal y como lo quisó, así fue. O al menos hasta que se dignó a hablar.

Drácula:  Ugggh.... Díganme mortales... ¿Es eso lo mejor que tienen para ofrecer?


Aiden: !!!!


Drácula:  Eso imaginé.

Las tinieblas cubrieron por completo la improvisada celda del conde en el instante en el que manifestó una vez más su desmesurado prana proveniente de la dimensión del caos, agrietando paulatinamente el conjuro de Artorias que lo confinaba. No obstante, la concentración y esfuerzo del estratega de los elegidos demostraba ser suficiente para contener aquella amenaza.

Aiden: ¡Grrrr! ¡Olvídalo! No... ¡No me harás ceder!

Drácula:  Humano idiota. No tengo que ser yo quien se manche las manos. Muchas personas ansían hacer mi voluntad. Por ejemplo...

Abraxas:  ¡Oh shiet! ¡Brunis no!

Brunilda: ¡Por mi señor Drácula!  


Tanto el Dhampiro como el Androide demoníaco sabían lo que iba a suceder ahora (Aunque por experiencias distintas), la manipulable voluntad de Brunilda estaba bajo el control de los designios del conde y era obvio que la usaría para atacar a aquel que lo restringía. Alucard no tardó en colocarse detrás de la Bruja para sujetarla con fuerza mientras que Abraxas le apuntaba con sus pistolas para disparar con lo que fuera que pudiera hacer en ese estado. Como un esqueleto flacucho que apareció a un lado suyo.  

Abraxas: Toma canaya (Le dispara al esqueleto y se hace pedazos) No son tan rudos.  

Aiden: Aggggg (Es golpeado por un conjuro eléctrico que lo paraliza momentaneamente) .

Abraxas: ¡Achis Achis los mariachis! ¡¿Que pasó aquí?!

Brunilda: No me digas que ya la olvidaste Abraxas. Tu que me conoces tan bien sabes que es uno de mis hechizos favoritos... (Una silueta fantasmagórica aparece a un lado de ella).  


Abraxas: Tenía rato sin visitarnos. Ohh bueno, supongo que tenemos tiempo para un baile.

Alucard: No quería lastimarte pero (comienza a apretar mucho más fuerte a la hechicera, sus brazos llegando al límite de su resistencia) si no deshaces ese hechizo perderás los brazos.  

Brunilda: No te temo en lo absoluto... Nggg... ¡Mi señor! ¡Mi señor! ¡Su hijo esta aprovechandose de su leal seguidora!

Alucard: What?!

Sin el poder del jefe DLC de Dark souls para detenerlo, el rey de las tinieblas era libre de tomar el control de la batalla, cosa que comenzó apareciendo al lado de su hijo rebelde a quien le asestó un tremendo puñetazo en el estómago. Como si eso no fuese suficiente, de su mano además emergieron una serie de llamas que impactaron a Alexander antes de que la fuerza del golpe lo mandara volando, su trayecto por el suelo siendo lo que apagó las llamas, no sin antes dejar restos del cazador por el piso.  

Alucard: Tsch... (Cae Aiden a un lado de él).  

Aiden: Maldición... ya lo teníamos... ¿Y ustedes pueden decirme por que no hicieron nada?


Basilidian: Era... ¿Tiempo de abrazos?

Rene: ¡Abrazos no balazos!

Abraxas: Huehuehue, no seas duro con el muchacho (Forcejeando para encajar su picahielos en el cuello de la Brunilda fantasma) Alcabo...Todo...Está...bajo...¡Control! ¡Ya déjate maldita sea!

Una vez que los ataques del conde neutralizaron momentaneamente al grupo de invasores, la bruja poseída retornaba al lado de su nuevo amo y señor, claramente mostrando señales de agotamiento por el combate. En vista que eso provocaría un desempeño superfluo a lo mucho, decidió que quizás tendría que intervenir un poco más de la cuenta.  

Drácula: Si de verdad quieres complacerme...

Brunilda: ¡Sí! ¡Más que cualquier otra cosa!  

Drácula: Otórgame el fragmento de mi alma que llevas en tu interior. Permíteme mostrarte como se debe utilizar el poder que posees.  

Brunilda: Claro... ¡Claro! ¡Mi poder! ¡USE MI PODER AMO!  

Drácula: ¡SOUL STEAL!  


Usando otra de sus peculiares habilidades que hasta ahora creía que no funcionaba en este mundo, Drácula era capaz de acceder al fragmento de su escencia en el interior del alma de la bruja. Quizás un fragmento demasiado pequeño para que la hechicera se diera cuenta a quien le pertenecía, pero no lo suficiente como para que el portador original no pudiera sacarle provecho. Es decir, el amo de la noche era capaz de indagar en las almas de las personas y en caso de tener un poder que le perteneciera, retomarlo (Temporalmente al menos).  

Abraxas: Creo que eso es malo...

Aiden: ¡Rápido! ¡Antes de que haga algo más peligroso!

Drácula: Es demasiado tarde para denerme ya. ¡Invoke skeletons!  

Cazadores, elegidos y chaos boyz se unieron en una nueva arremetida contra el señor de los vampiros y su hipnotizada asistente, pero para cuando estuvieron a punto de alcanzarlos, el agonizante gruñido de una criatura de ultratumba los detuvo en seco, provocando que se les helara la sangre. Si bien Brunilda era capaz de invocar escuadrones enteros de calacas chidas esqueletos que siguieran su voluntad, estos probaban ser facilmente eliminables y un contratiempo más que un desafío. Pero en manos de Drácula, esta habilidad le había dado un formidable aliado.  

Drácula: "Supongo que era demasiado poder traer de vuelta a Death... pero supongo el bastará" ¡A mí! ¡Bone Dragon!

Del portal al reino del caos que se había abierto, emergía una bizarra criatura que podría describirse facilmente como un simple montón de huesos (principalmente costillas) que se ensamblaban para formar una alargada serpiente que terminaba con un cráneo con forma de dragón. Nada de que preocuparse realmente. O al menos no lo hubiera sido de no ser por que los huesos y las cabezas no dejaban de salir. Dos, tres, cuatro, cinco y así sucesivamente. Una abominable criatura que solo podía ser concebida en una pesadilla. 


Drácula: Y adivinen a quien tiene en la mira.  

El acertijo del conde se respondió solo cuando cada una de las cabezas volteó a mirar al clérigo de batalla, un enfermizo serpenteo de todas esas vertebras girando y deslizandose para alcanzar a su presa, quien se vio obligado a conjurar una serie de escudos para defenderse de los primeros ataques, luego paralizar a otra momentaneamente en un campo que anulaba la energía cinética y finalmente intentar fulminar a cualquiera que estuviera lo suficientemente cerca con las esferas luminosas conjuradas con Vol Luminatio, solo para mirar con frustración como aparentemente no recibían daño en ningún otro lugar que no fuera la cabeza y esta nunca se quedaba quieta por mucho tiempo.

Drácula: Asegurate que nuestro nuevo amigo se encargue de ese estorbo mi doncella. Yo me encargo del resto (Alza sus brazos).  

Lazarus: ¡Cuidado! ¡Seguramente planea conjurar a sus murciélagos!

Drácula: Has puesto atención. Mas garantizo esta será una experiencia mucho más desagradable para ustedes.  

Tal y como el curandero había mencionado, el enjambre de roedores alados no se hizo esperar, pero con la particularidad que de las áxilas de Drácula, habían aparecido una serie de feroces canes creados a partir del poder de las tinieblas, su apetito tan voraz como el aura ígnea que les envolvía. Un espectral aullido fue todo el preludio que tuvieron las fuerzas del "bien" para prepararse ante la ofensiva de estos engendros.   


Basilidian: ¡Perritos! (Se le arrojan encima mordiéndole los pectorales) Aaaaaaahhhhhahahaha, hacen cosquillas, no, ¡No! ¡Hahahaha! (Comienza a rodar peligrosamente cerca de los bordes de la arena).

Alucard: ¡Sabuesos del infierno! ¡Retrocedan y vuelvan al pandemonio de donde salieron!

Con la mayoría de los combatientes ocupados con la nueva estrategia de Dracula, parecía que Aiden en cualquier momento caería presa del temible dragón de huesos. Por fortuna para él, la luz paralizante de Lazarus y el puño de fuego infernal de Renzo lograron que la atención de la criatura se enfocara en aquellos que impedían que llevara a cabo su labor. No obstante, eso no significaba que Aiden estuviera fuera de peligro todavía.  

Brunilda: Parece que tendré que hacerme cargo yo misma.  

Aiden: Ni yo ni Artorias queremos hacer esto... pero si vas a estar del lado del conde, por la razón que sea, no dudaré en defenderme. Hazlo bajo tu propio riesgo Brunilda.  


____________________________________________________________________________________________

Dracula usa su 2 para activar Dark Void.
Dracula usa su 4 para activar hellfire
Dracula usa su 6 para activar Batswarm (Con perros de las axilas incluidos).
Dracula usa su 6 para tomar control de Brunilda y atacar a Aiden (Por motivos de historia, también se quedo temporalmente con su skill de Invoke skeletons)


Dracula:
Risk level:
9
Rol cuota: 2

_________________
-The power to erradicate all sinners




avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2743
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 27
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Miér Mayo 23, 2018 7:38 pm

El miembro 'Celtic' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de Rika' :

Resultados : 1, 2

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Caco el Miér Mayo 23, 2018 11:20 pm


Aiden: Ni yo ni Artorias queremos hacer esto... pero si vas a estar del lado del conde, por la razón que sea, no dudaré en defenderme. Hazlo bajo tu propio riesgo Brunilda.

El cruel destino los hacía pelear a pesar de haberse vuelto aliados hace poco menos de una hora. Aiden vio con pesar cómo la bruja hacía aparecer su daga de huesos y se lanzaba al ataque, intentando cortar el clérigo mientras este le respondía creando escudos para bloquearla. La mujer cambió de táctica, tomando distancia y atacando con Fire Ball, cosa que el parchado detuvo fácilmente invocando la silueta de Undine y lanzando la misma cantidad de chorros de agua.

Aiden: ¡Despierta, Brunilda! No puedes dejar que un ser funesto como ese controle tu mente!

Brunilda: No te atrevas a llamar funesto a mi amo
-carga una gran cantidad de energía en su mano-. Chaos Bind.

Aiden: Vol Luminatio.



La esfera de energía negra impactó contra la esfera de energía sacra, contrarrestándose y produciéndose una explosión. De esta salió la pelinegra a toda velocidad nuevamente con su arma en mano, tan rápido que obligó al clérigo a atacar a corta distancia con su recién adquirido martillo. Las armas chocaban dejando salir chispas de luz y oscuridad por igual, aunque ni estas eran capaz de acallar la voz del clérigo intentando hacer entrar en razón a su compañera.

Aiden: Por favor... -esquiva un dagazo y bloquea con un escudo de energía una lluvia de bolas de fuego, para luego lanzar a su phantom knight que consigue darle un corte en el abdomen a su compañera-.

"No le hagas daño"


Aiden: (¿Uh?)

"Sácala de su abismo"


Aiden: (Artorias... Sí, tienes razón) -extiende ambos brazos y crea una barrera de escudos completa, protegiéndolo en 360 grados-. ¡Ya basta, Brunilda!

Brunilda: Los designios de mi amo...
-extiende su mano-. Debo cumplirlos.


De pronto, detrás de Aiden apareció la silueta de phantom Brunilda, materializándose dentro de su "campo de fuerza". Asustado, el parchado vio cómo el fantasma se disponía a atravesarle el cuello con su daga, obligando al elegido a reaccionar desesperadamente convocando el brazo de Ifrit por su espalda y agarrando el rostro de la proyección de la bruja, apretándole la cabeza con tal fuerza que se deshizo en prana. Aiden bajó los muros... Pero Brunilda no estaba.

Aiden: Dónde... -mira a su alrededor con su byakugan-. !!! ¡René!

René: ¿Eh?


Tan preocupado estaba el músico esquivando a los perros del señor de las tinieblas que no vio a la bruja aprovechando el pánico para acercarse a él y de un jalón sustraerle el objeto que hace minutos le había cedido: La espada de Artorias. Pero su objetivo no sería el músico, por supuesto que no, esas no fueron las órdenes de su amo. Giró la cabeza y se dirigió hacia donde estaba Aiden con su arma en mano, la cual manejaba con una maestría inusitada.

Aiden: Suficiente -extiende su brazo y hace aparecer la espada de Odin-.

Clérigo y maga se lanzaron al ataque el uno contra el otro blandiendo sus respectivas espadas. Debido al estado de oversoul de Aiden y al arma y la forma en que Brunilda se movía, un espectador podía ver cómo si Artorias estuviera peleando contra una sombra de sí mismo. La mujer lanzó un corte vertical que el clérigo bloqueó y contrarrestó atacando por el costado, obligando a la bruja a saltar hacia atrás y atacar de nuevo, produciéndose varios choques entre los dos improvisados espadachines.


Aiden: No quiero lastimarte...

Brunilda: Entonces sólo muere.


Lo cierto es que la bruja tenía las de ganar, pues su arma escalaba con inteligencia. La del clérigo por otro lado era una espada espiritual, que acabó cediendo ante la presión de la bruja. Con terror el peliblanco vio entonces la espada de su propio espíritu cayendo sobre su cuerpo. Un gran corte que recorrió desde su hombro hasta el abdomen. Brunilda se empapó en la sangre de su compañero mientras este, quizás por mero instinto, la agarró de la ropa antes de caer, quedando ambos en el suelo pero uno en mucho mejor estado que el otro.

Brunilda: Mi amo... Esta sangre es derramada por mi amo... -dice la joven reincorporándose, quedando con las piernas abiertas sobre el estratega-.

Aiden: Ugh...

El clérigo resintiendo el dolor ve a la bruja encima suyo levantando su espada una vez más, pero justo cuando su compañera iba a bajarla para atravesarle el cráneo con ella, el brazo espiritual del señor del fuego emergió a un lado de su invocador y golpeó la muñeca de la Lovecraft, provocando que el arma saliera volando varios metros y la recogiera René de paso. Desarmada y agotada, daba igual, la joven usó sus manos desnudas para tomar el cuello del peliblanco. Algunos veían con miedo la escena a la distancia, pero entre Drácula y el enorme Bone Dragon, resultaba demasiado difícil ir a ayudar. Además, en caso de hacerlo, ¿qué se suponía que debían hacer? ¿A quién ayudar? ¿Cómo sacar a la bruja de ahí sin herirla en el proceso?


Aiden: B...Brunilda...

Dijo el parchado mientras era ahorcado, usando sus propias manos para sujetar las de ella. Gracias a que la maga no era precisamente fuerte físicamente, conseguía forcejearle. Con todas sus fuerzas consiguió tomarla de las manos, izquierda con derecha, derecha con izquierda, los brazos de ambos temblaban.

Aiden: Hay algo que... Quería decirte... Desde hace tiempo...

Brunilda: ...


El clérigo elevó su abdomen, apenas unos centímetros, los suficientes para que su espalda dejara de estar contra el suelo y pudiera activar el poder del glifo tatuado en ella. Un brillo dorado cubrió sus manos, se trataba de Lumino Heal, habilidad curativa que además podía hacer daño sagrado, un tipo de energía especialmente efectivo contra la bruja, quien sintió sus fuerzas flaquear ante la energía sagrada. Un empujón más, un forcejeo más, y Aiden consiguió reincorporarse, sujetando el cuerpo de Brunilda con una mano, casi como si la estuviera abrazando, pero era ahora él el que estaba encima. Y entonces habló.


Aiden: Quería pedirte perdón.

Brunilda: ¿Q-Qué?
-dice la bruja, sintiendo cómo su cuerpo dejaba de arder. Aiden había desactivado su técnica a pesar de lo peligroso de la situación-.

Aiden: Quería pedirte perdón por... Todo lo que ocurrió entre nosotros.

Brunilda: Tsk...
-el rostro de la bruja estaba descompuesto, como si estuviera luchando internamente para volver en sí. Quizás eran sus compañeros, quienes ocupando toda la atención de Drácula, lo obligaban a disminuir la fuerza de su charm-.

Aiden: Lo lamento... Por cómo terminó nuestra relación.


Brunilda: Ah.... Aiden... -la joven por fin parece volver en sí, mirando el rostro de su compañero a apenas unos centímetros, cubierto por el casco de quien otrora era uno de sus espíritus más cercanos-.

Aiden: Yo... No quería que las cosas terminaran así. Pero es mi culpa. Es mi culpa por no recordar, por no ser lo suficientemente hombre para explicarte desde antes mi situación. Por dejarme controlar por un maldito ser que jugaba conmigo y mis propios sentimientos.


Aiden: ...
-sin dejar de sujetarla hacia sí, usa su otra mano para hurgar entre sus ropas, hasta sacar un pequeño papel blanco-. Esto...

Brunilda:
-Sus ojos se abren de golpe-. Eso es... Ese papel...

Aiden: Brunilda, nunca volveremos a ser amantes
-el papel en su mano comienza a encenderse. Aiden lo deja caer al suelo-. Pero podemos... No. Pero quiero ser tu amigo. Aunque tengamos nuestras diferencias... Quiero que tú también confíes en mí.


La joven que normalmente era excepcionalmente expresiva de pronto se había quedado en silencio. ¿Era que seguía aún bajo la influencia de Drácula? ¿Era que le habían llegado las palabras de su compañero? ¿Era que, al mirar a aquel ser espiritual que durante tanto tiempo la cobijó, sentía algo extraño en su corazón? Aiden, aún malherido por el tajo en su pecho, se levantó y ayudó a Brunilda a hacer lo propio. Estando ambos de pie y cuando el clérigo pensaba soltar la mano de la pelinegra, ella de pronto se abalanzó hacia él, abrazándolo con todas sus fuerzas. El antiguo héroe, titubeando un poco, también la rodeó con sus brazos. Su pecho era humedecido, no sabía si por sangre o lágrimas.

Brunilda: Artorias... -alcanza a suspirar la joven. Un suspiro, un quejido, apenas un nombre, pero que significaba tanto-.

Aiden: ... -Se queda en silencio, sintiendo el cuerpo de su compañera acurrucándose en su "armadura"-.

Drácula: Lo sabía. No esperaba nada de ti y aún así logras decepcionarme.

Algo los interrumpió. Brunilda de golpe se separó de Aiden, y ambos observaron la magnánima figura del conde frente a ellos. A su alrededor, algunos espiritistas seguían luchando contra el dragón de huesos, mientras el resto se encontraba en el suelo, agotados. Detrás de Drácula, decenas y decenas de meteoros estaban suspendidos en el aire. El clérigo y la bruja vieron cómo con un solo gesto del señor de la noche todos se dirigieron hacia ellos. Una lluvia de fuego y energía que podría fácilmente volver cenizas a ambos.

Aiden: -Se pone frente a Brunilda-. ¡ARTORIAS GREATSHIELD!


No era fácil mantener la cúpula y al mismo tiempo ese enorme escudo, pero debía intentarlo. Poniendo todo su prana y toda la energía que podía brindarle el espíritu de Artorias, Aiden comenzó a recibir la lluvia de meteoros con un escudo final, mientras Brunilda miraba con sorpresa la escena a apenas un metro de su compañero quien se estaba poniendo todo su pellejo en riesgo con el objetivo de protegerla.




>Aiden perdió el "Vale por una acostada por despecho".

>Aiden usa Artorias Greatshield para intentar bloquear el daño a Brunilda.

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1329
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 24
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Miér Mayo 23, 2018 11:20 pm

El miembro 'Caco' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de Rika' :

Resultados : 6, 6

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Nube el Jue Mayo 24, 2018 12:47 am

Despues de haber encontrado un sabrosongo l00t en la training room, ahora con su nueva capa y capote Zeke miro a su alrededor para ver si habia alguna otra salida para evitar ir a molestar a Lys y a Al salir de la habitacion y encontrarse con los demás quie estaba en el castillo.

Al caminar noto como poco a poco la capa que traia puesta dejaba como un afterimage de él. Se detuvo un momento y en un lapso de curiosidad hizo un backdash, viendo como avanzaba ligeramente mas rapido y dejando rastro de imagenes de él cada vez que lo hacia. Este detalle se le hizo "buena onda" y empezo a avanzar de estar forma a traves de la training room.

Zeke: Vaya, es divertido esto... Siento como si pudiera atravesar paredes romper las barreras de la realidad si le hechara muchas ganas!


Zeke: AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Avanzando a gran velocidad y aprovechando la bizarra tecnica que le otorgaba la capa, el espadachin salio por la puerta por la que vino y decidio que su capa lo guiara.




Zeke se dirige a Inner Quarters

_________________
Zeke's Skills:
Weapon mastery (Giant Sword/Glaive).
-Blade Beam.
-Cross Slash.
-Berserk.
-Ravage.
-Hirensou.
-Warlock Blade.
-Zeke's Beam
-Megiddo Flame
-Friggid Moon
-Omnislash


Equipment:

-Cowboy Hat
-Mercenary Outfit


avatar
Nube
Spammer
Spammer

Mensajes : 748
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Mystearica el Jue Mayo 24, 2018 6:18 pm





“¿Dónde estoy? Acaso… ¿morí?”

Un espacio negro se extendía hasta donde la vista de la clériga podía llegar. La línea del horizonte había desaparecido, unificando cielo y tierra en negrura absoluta. Se intentó reincorporar, pero sólo el intentar respirar le era difícil. Era como si se hubiese hundido en un mar de alquitrán, y sus pulmones intentaran respirar la espesura oscura que la rodeaba. Tosió varias veces en un intento por acostumbrarse.


“No… Ya recuerdo qué…”


Su mente había sido cruel en recordarle los eventos pasados, pero no le ayudaba en lo más mínimo a discernir dónde estaba o qué debía hacer. El silencio era absoluto. Ningún sonido o voz la acompañaba, acrecentando la soledad en la que la habían dejado. Desconectada de todo y todos. Era aterradoramente acogedor estar a solas con los sentimientos que le ebullían desde lo más profundo. Hirviendo, pero dulces, como almíbar caliente.


“¿Es eso lo que vas a hacer? ¿Quedarte sentada y aceptarlo todo, como siempre?”


De la negrura algo comenzó a materializarse frente a ella. La textura de la brea se fue torciendo y transformando hasta tomar finalmente una forma concreta. Una forma conocida para la clériga, que no se inmutó al verla. Era como si todo ese efímero tiempo a solas lo hubiese estado esperando. El único summon con el que jamás había podido conectar estaba frente a ella tan augusto e intimidante como lo recordaba.

¿Lo de siempre? ¿Qué era eso? ¿Aguantar? ¿Podía hacerlo ahora? No, la situación era ahora distinta. La habían torcido tanto, tanto tiempo, que finalmente había alcanzado su punto de quiebre. Un chasquido, un golpe seco. Y no había sido un quiebre limpio. Los pedazos eran tantos que era imposible volver a crear la misma forma que la había hecho “ella” tiempo atrás. Pero podía intentar volver a armarse. Con lo que quedara, claro.


Lycoris: Girtab. -su voz se oye firme pero ronca, ya que conllevaba un esfuerzo emitir sonido alguno- No. Esta vez no.


“Oho, ¿Puede ser entonces que lo sientes? Ese poder que siempre tuviste frente a tus narices, pero que tu titubeante debilidad había cegado.”





Lycoris rechinó sus dientes en respuesta. Sabía que su invocación la estaba poniendo a prueba por un motivo, y no era simplemente una burla. Pero así la sentía, y enfureció mas no con él, sino consigo misma. Las náuseas la volvieron a invadir en una  nueva oleada de ira, como incentivándola a dar la respuesta que tanto le pedía su espíritu. Le quemaba la garganta.


Lycoris: No voy a dudar más. Ya no.


La muchacha extendió una mano hacia él como intentando alcanzar algo invisible. Un concepto. Y la cerró, estando segura de que lo había atrapado y no lo dejaría salir ahora que lo había hecho. La sangre le quemaba en sus propias venas. Lo sentía. Sentía una furia despertar dentro de ella, llenando el agujero que le habían dejado. Rellenando los quiebres. El vacío desaparecía, vertiendo en él la quemazón de la sed. Era un fuego que la obligaba a actuar. Un combustible imperecedero.


“¿Es eso entonces? ¿Quieres mi ayuda ahora que has encontrado la motivación para moverte?”


Lycoris: No. No te voy a pedir tu fuerza. Simplemente...




Lycoris: La voy a tomar.












La dimensión ficticia en su mente se había desvanecido en un estallido donde la tiniebla había absorbido todo y entrado con violencia en su cuerpo. Se sentía devastadoramente revitalizante. Podía sentirlo, como avanzaba centímetro a centímetro como una horda enardecida, quemando su cuerpo pero a la vez otorgándole vida de nuevo. Era un fuego negro arrasador que le daba fuerzas para ponerse de pie nuevamente, le daba una razón, un motivo. Le daba fuerzas y la destruía. Era, sin dudas, una dicotomía deliciosa.

No solo la desbordó de sensaciones, sino que también la vistió para la batalla. La armadura que alguna vez había portado sin pena ni gloria ahora se veía más impecable que nunca. Tan oscura que no brillaba, sino que parecía absorber la luz que se atrevía a acercársele. Le cubrió el cuerpo escondiendo sus marcas y afilando sus curvas y ángulos, como protegiéndola de cualquier amenaza exterior. Como plantando bandera en su territorio. Finalmente, coronando la metamorfosis, su cabello perdió casi todo su color dejando un pálido lila, casi blanco, remanente.




Se había amalgamado con un éxito rotundo cuando, en su primer respiro, un vapor negro emanaba de su boca.



El espadachín que yacía en un cráter producto de su propio desenfreno no supo qué fue lo que lo golpeó. Las llamas azules que lo rodeaban lo hacían ver más que nunca como una saeta cuando fue arrojado contra un muro, que en el impacto, lo cubrió de sus escombros. Levantó la vista, atorado en el hueco, buscando cómo había sido que el demonio se había podido defender con tal contraataque, pero para su sorpresa alguien más ocupaba el lugar que él había tomado sólo instantes antes. Sus ojos tenían difícil el trabajo de enfocar la imagen luego de la contusión, pero cuando lo hicieron, sentimientos antagónicos lo invadieron.


Alistair: ¡L...Lycoris!


La ahora casi albina le devolvió una mirada carmesí tan brutal que sintió como el corazón se le hundía en el pecho.


Lycoris: Fuera de mi camino. Soy yo quien va a matarlo.


La armadura que cubría sus dedos parangonaba a las garras de una bestia, y rodeaba el cuello de su víctima con un vigor excesivo. Lo sentía palpitar en las yemas de sus dedos aunque éstas estuviesen protegidas por un grueso metal. Se asqueó de sentirlo tan cerca, reaccionando con un apretón más fuerte. Pero hiciera lo que hiciera, la sonrisa que le devolvía era imborrable. Y es que la clériga fallaba en reparar que todo lo que hacía era para el disfrute de aquel monstruo.


Joker: ¿Ah sí? En verdad me gustaría sentir eso. Ah… de sólo pensarl--

Lycoris: ¡AAAARGH!




No lo dejó seguir hablando. La mano que aprisionaba su cuello se había movido a su cabeza con la intención de hundirla aún más en el suelo. No quería oirlo. Ni hablar, ni reír, ni respirar. Quería desaparecerlo de la existencia de la manera más cruenta posible, porque otra cosa, según ella, no se merecía. Pero él, claro, tenía otros planes. Sus manos estuvieron libres para aprisionarla a ella con sus hilos, cerrándole la garganta, y quitarla de su posición de superioridad física sobre él. No que le desagradara la idea, claro.


Lycoris: U-UGHH… AAAAAAAAARGH -lleva sus manos a los hilos que le aprisionan el cuerpo con la intención de romperlos-

Joker: Y yo que pensé que habías alcanzado la perfección antes. Sin duda… no dejas de sorprenderme.

Lycoris: A-ah… AAH… ¡AAAAAAAAAAAAARGHHHHHHH!


La cólera no la dejaba articular ni una palabra entera, y aunada a la energía que recibía constantemente de su summon, hacían de su juicio un desastre. Pero donde carecía de conciencia, compensaba con fuerza bruta. Fuerza que, a diferencia de antes, la había ayudado a liberarse con facilidad. Porque no se permitiría caer dos veces en la misma jugarreta. No la volvería a tomar por tonta, ni se aprovecharía de ella. No. Era ella la que ahora tomaría riendas del asunto, con una furia arrasadora.




El sonido de sus tacones repiqueteaban en el deteriorado y escombroso suelo mientras ella le daba carrera al escurridizo enemigo. Estaba claro que él seguía jugando con ella, ya que la mantenía a una distancia lo suficientemente amplia para que sus golpes a penas y lo rozaran, y lo suficientemente cerca para que pudiese escuchar sus palabras. Sabía el efecto que tenían en ella, lo que lo emocionaba más a seguir.


Joker: ¡Sí! ¡Eso es! ¡Déjalo salir!

Lycoris: ¡CÁLLATE! ¡AAAAARGHHH!

Joker: ¿¡No te das cuenta, Lycocchi!? ¡Esta siempre fuiste tú! Esta explosión de colores… Esta pasión. Lo sé, ¡lo sé! -aprieta uno de sus puños, trayéndola aún más cerca- Te he visto, como nadie antes. Esto siempre ha estado dentro de ti.

Lycoris: ¡UAAAAAARGRHHHHH!

Joker: ¿No te das cuenta? Sólo un artista de calibre como el mío puede expulsar esto de ti. ¿¡No es fantástico, emocionante!? -le apretuja el otro puño con sus hilos, doblando su articulación hacia donde no debería- ¡Lo sabes! ¡LO SIENTES! ¡SIENTES QUE NO ESTABAS SATISFECHA! ¡ESTO NECESITABAS!

Lycoris: ¡...EARARGHHHHH!


Los gritos incomprensibles y los golpes erráticos eran la forma que su cuerpo encontraba para liberarla del prana crudo que caudalosamente la llenaba y desbordaba. El equilibrio era caótico, pero de alguna forma funcionaba. Si bien no era ni ordenada ni estratégica, sus constantes embates llegaban a destino. Mas, eran también contestados con contraataques de los que su armadura la protegía hasta donde podía cubrirla. Ella parecía no agotarse, siendo alimentada por una constante fuente de energía, pero su enemigo que claramente no se encontraba en las mismas condiciones, puso una pausa acrecentando la distancia entre ambos entre risotadas.


Lycoris: Ven… ¡ACÁ!





Alistair: ¡LYCORIS, NO!


Dos brazos llameantes cruzaron las axilas de la muchacha, deteniéndola en seco. Su compañero había avanzado hacia ella y la había detenido antes de que se abalanzara de nuevo contra el artista. No había sido tarea fácil, sin embargo. Lycoris se movía violentamente, forcejeando contra él. ¿Por qué? ¿Por qué la detenía? ¿Estaba en su contra? El estado de frenesí en el que se encontraba alimentaba su mente de la peor manera, y tachaba de enemigo a cualquiera en su camino. El guerrero no fue excepción.

Lycoris: ¡SUÉLTAME! ¡TE DIJE QUE NO TE INTERPUSIERAS!

Alistair: ¡No! ¡No te dejaré...! ¡No te dejaré cargar con eso!

Lycoris: ¡QUE ME SUELTES!


La furia dio lugar a una onda expansiva similar a la que había acontecido cuando había yacido inconsciente, pero ahora mucho más fuerte. Había dado rienda suelta a su prana aleado al de su espíritu, con resultados más devastadores. La onda retumbó en los confines de la sala, y hasta parecía tan fuerte como para quebrar la dimensión que los separaba del exterior, filtrándose fuera de la habitación. El de ahora cabello blanco y negro no pudo mantener su llave y, al flaquear su agarre, su compañera le atinó un punzante golpe con su codo. Tosió repetidas veces, buscando el aire que le había arrebatado en el impacto, en cuclillas.




Lycoris: Ya… te dije… fuera de mi camino. -lo mira tajante desde la altura- ¿Tengo que matarte a tí primero para que me dejes hacer lo que tengo que hacer?

Alistair: ¿L-Lycoris…? -su voz se cortaba quizá por la falta de aire, o por el pavor que le producía escucharla pronunciar esas palabras-

Lycoris: Aunque quizá sea suficiente con romperte un par de huesos para tenerte quieto.


El joven reculó, movido por la facilidad con la que dejaba su compañera salir esas palabras. Tuvo miedo de no poder reconocerla. No era sólo su apariencia, era su aura, su porte. No podía encontrarla en ningún lugar aunque hiciera el esfuerzo. ¿Dónde había ido? ¿Era ella realmente así? No, jamás iba a admitirlo. Era una mentira. Sentía su corazón acelerado por el terror latirle directamente en sus tímpanos. Este último, aunado a la carcajada del demonio, conformaban una estremecedora orquesta.


Joker: ¡HAHAHA! Qué momento tan dulce -se balancea sobre ellos parado imperceptiblemente sobre uno de sus hilos- Te agradezco, Al, por el espectáculo. Has sido la perfecta distracción.


El tiempo que los espiritistas habían perdido discutiendo había sido bien aprovechado por su astuto contrincante. Cuando ambos voltearon, el espacio alrededor de éste se apreciaba distinto, como distorsionado. Se retorcía, cual espejismo, y junto al aura que rodeaba la figura esbelta, no daba augurio de nada bueno para ellos. Era como ver a través de un oscuro prisma, que en vez de refractar la luz, se la comía.

De aquella distorsión se materializaron dos, tres, una docena de lienzos, colocándose simétricamente alineados al centro que delimitaba el demonio. Una espesa y negra pintura que asemejaba a brea chorreaba de éstos, dando la impresión que algo se quería escapar de allí. Una puerta al terror se abría en cada una, esperando con ansias cobrar a sus víctimas.

Y así lo hicieron. La pintura oleosa mutó en unos brazos que cual látigo se arrojaron contra los espiritistas. El muchacho, más espabilado, alcanzó a hacerle frente a un par, cortándolos de forma que perdiesen la consistencia y se vertieran sobre su ropa empapándolo de negro. Sin embargo, fue superado en número rápidamente, y las extremidades sobrevivientes lo aprisionaron como si fuese un juguete. La clériga optó por el ataque, y en vez de intentar quitárselos de encima corrió hacia ellos en un vano intento por destruir a la fuente. Quedó, finalmente, también atrapada en un mar de negrura, que se mimetizaba tan bien con su armadura que no se podía ver donde terminaba esta y comenzaban los brazos.


Joker: Es hora de cerrar el telón.







De golpe el apretujón que los mantenía prisioneros se intensificó y un espacio oscuro los rodeó, creando un infierno particular para cada uno de ellos. Sentían la presión doblegarlos. Sus articulaciones crujían y sus cuerpos se retorcían, pero lo peor era aquello que sufrían y que no se veía a simple vista. El primero en emitir un grito ahogado fue el espadachín en su propia burbuja. El aullido cayó en oídos sordos, sin embargo, siendo únicamente un preámbulo para el coro que haría con los alaridos de su compañera.

Lycoris solo atinó a agarrarse la cabeza con ambas manos, clavando sus propias garras en su piel. Pero ese dolor no era suficiente para distraerla del sufrimiento que era palpable en todo su ser. Todos sus sentidos habían sido gatillados de la peor manera. No podía cerrar sus ojos sin dejar de ver. Revivía sus peores miedos, aquella escena, como una película. Estaba obligada a verlo, ahora sí, una y otra vez.




Pero con verlo solamente no bastaba, porque los estímulos eran auditivos también. Los diálogos se colaban por sus orejas en un susurro, luego un grito. Le corroían los tímpanos, que sangraban ahora, el hilo rojo reptando por su cuello. Lo sentía en la piel, y la arañaba en un intento por ahuyentar esa sensación. Y lo sintió dentro, las náuseas ganándole la batalla, haciéndola toser bilis violentamente. Como en un intento de exorcizar todo aquello fuera de ella.

Y finalmente, todo aquello que sentía en oleadas cayó sobre ella en una explosión que alteró todos sus nervios, en un dolor que juraba nunca haber sentido antes. Ni cuando le habían extraído un espíritu arraigado, ni cuando había muerto. Nunca.



Para cuando el espectáculo final había culminado, ya no había llamas encendidas del lado de los aliados de Rem. Literalmente. El impacto había sido tal, que el Devil Trigger del espadachín se había detenido abruptamente, dejándolo de rodillas en el suelo. Parecía consciente, pero su pesadilla personal lo había dejado perdido en la realidad. Lo único que tenía en sus manos, que le servía de apoyo, era su Damascus, lejos de serle útil para otra cosa que no fuese soporte. Solo un sonido seco a un lado lo despertó de su trance.




Tac, tac, sonaban los tacones metálicos de la joven que se había puesto de pie junto a él y ahora arrastraba esas mismas extremidades por el suelo, porque levantarlas requería un esfuerzo que en su estado no podía hacer. Su nariz tenía un rastro escarlata que se perdía en su boca, producto del desborde que sufrió. Y seguía sufriendo, su cuerpo siendo aún hospedador de la imponencia del logos de la dominación.

Pero aguantaba. No se había dado a sí misma otra opción. No iba a dejar de moverse hasta no haberse desecho con sus propias manos de quien burlonamente le aplaudía. Especialmente cuando la tortura reciente no había hecho más que avivarle la llama de la vesania, su principal motivación.


Joker: Ah, Lycocchi. ¿Nada puede satisfacerte acaso?

Lycoris: ...Sólo arrancarte la vida con mis propias manos.

Joker: ¡Que así sea entonces! -le extiende la mano- Nuestra última pieza. A todo o nada.


La poca luz que aún existía en la habitación pareció desaparecer, devorada por la negrura que se elevaba desde el cuerpo del demonio. Sus ojos, ya destellantes con un carmesí inmenso, fueron la única fuente de iluminación, enfocados directamente en la única persona de pie frente a él. Pero no era lo que no se podía ver lo que aterraba, sino el traqueteo que se escuchaba: sonidos similares a los de huesos crujientes se expandieron desde su cuerpo, golpeando violentamente contra el contenedor que su piel formaba. La silueta era, aunque indistinta, lo suficientemente clara como para poder ver los lugares donde sus órganos peleaban contra su propio cuerpo.

Los compañeros quedaron paralizados por un momento. La figura del arlequín se agigantó envuelta en las lenguas de una llamarada negra, poco a poco tomando una forma que, aunque mimetizada con el escenario tras de él, acaparaba el espacio desde ahí al techo, empujando el aire hacia donde se encontraban. Las carcajadas habituales de Joker continuaron, esta vez más profundas y con un timbre tan bajo que parecía provenir del suelo.


Joker: Ya no más juegos. Ya no más demoras.




Sus palabras provenían de una sombra amorfa, donde el rostro apenas y se podía discernir de rasgos simples pero bien marcados. Las líneas de sus ojos rojos centelleantes, la ranura que tenía por boca. La presencia de aquel demonio era imposible de ignorar. Simplemente había acaparado cada rincón de la habitación. Se había hecho un huésped de todas sus sensaciones. Aquellas que la pelirroja aún podía sentir reptando por sobre sus poros.

Las mismas sombras la aprisionaron y la apretujaron como si estuviesen exprimiendo una fruta, donde cada gota era un precioso néctar que no podía ser desperdiciado. Forcejeó en su prisión etérea con un frenesí inusitado. Mas, la oscuridad que desbordó de ella fue lo que la terminó liberando, no sin antes caer estrepitosamente al suelo, rodando unos metros. Tosió sangre en cuclillas, quizá solo para sacar la ponzoña de aquel tacto de su sistema, bañando de ésta un filo que se encontraba abandonado por su dueño. Que ahora estaba a su lado, como un recordatorio.

Era cuestión de darle un nuevo dueño para que recuperara su utilidad.

Tomó el mango de la espada de Alistair con fuerza y la soltó casi de inmediato. Miró la palma de su mano que había tenido la suerte de sucumbir al poder de aquella arma. En toda la superficie de contacto, su armadura se había corroído. Un agujero quedaba únicamente, donde actuaba como ventana a su piel chamuscada. La espada la estaba rechazando sin titubear.

No tuvo tiempo de examinarse más, sin embargo. Las sombras del demonio estaban sobre ella nuevamente. Incansables embates a los que les hacía frente con su propia oscuridad la mantenían lo suficientemente ocupada. Oleada tras oleada las repelía, pero no alcanzaba a hacer más que eso. No podía achicar la distancia que los separaba. No podía atinar un golpe. La oscuridad que emanaban ambos se cancelaba, dejando atrás un amargo sentimiento de insatisfacción, a pesar de que podía sentirlo flaquear.




Tenía que tomarla. Hacerla suya.

Intentó de nuevo sujetar la espada, que ahora yacía unos metros más lejos y tuvo que alcanzar luego de unos minutos de lucha. El resultado no cambió, y ahora sin su armadura protegiendo su carne, esta se chamuscaba en un ardor insoportable. Estaba claro que no pretendía brindarle apoyo por las buenas, pero eso no importaba. No planeaba que estuviese de acuerdo.


A pesar de la punzante quemazón la blandió, y lo hizo con fuerza. Aquel dolor solo le echaba más leña al fuego de su ira. Su combustible, ahora, predilecto. Lo sintió vigorizar sus muslos, el resto de sus músculos, y se impulsó con un brío iracundo hacia la fuente de las tinieblas a las que le hacía frente. Dos, cuatro, diez, veinte cortes. Tinieblas que parecían hablar directamente a su cabeza. Tinieblas que comenzaban a retroceder.


Joker: Lycocchi, que ternura me das. ¿No te das cuenta acaso?

Lycoris: ¡AAARGGH, AHH… ARGH! -de abre paso con espada en mano, dando un brinco en el aire y cayendo como una guillotina sobre él-




Joker: Ya te lo he dicho repetidas veces. Yo no ganaba nada matándote.

Lycoris: ¡SILENCIO! ¡NADA DE LO QUE DIGAS ME DETENDRÁ!

Joker: Y a estas alturas no pretendo que lo hagas. Yo lo que quiero no es matarte. Si no cambiarte. Esa… es mi victoria.

Lycoris: ¡¡¡AAAAAAARGHHHH!!!




Joker: Mi obra maestra.


La furia era imparable. La clériga se abrió paso rompiendo barrera tras barrera, con una espada humeante, con sus manos en carne viva, con un escozor insoportable. Nada la detuvo. Cortó y destruyó a su paso. Se hizo dueña del pandemonio que ella creaba. Sintió las sombras ceder ante ella, y luego sintió algo más tangible. Más corpóreo. Sintió como la carne cedía a su filo robado. Y lo desechó justo después, tomando ahora con sus propias garras la labor de hacerlo trizas. El cuerpo de su presa abdicaba al poder ser sus embates y la bañaban del tibio líquido carmesí. Eran cruentos, sin piedad, destruían todo a su paso porque eso era lo que había hecho con ella. No le había dejado nada, y ella haría lo mismo con él. Esa era la lección que le había dejado marcada en la piel. No dejaría nada a su paso. Lo consumiría todo. Todo.

Todo.

Todo.













Joker: Lycocchi...

El arlequín estiró su brazo hacia la mejilla de ella. Su sonrisa, manchada por el color escarlata de su propia sangre, traicionaba el torbellino que revoloteaba en el pecho de la pelirroja. ¿Por qué lucía aún tan satisfecho? ¿Por qué, a pesar de tal violencia, es que era ella la que no podía deshacerse de esas preocupaciones? Sus manos habían cesado de destrozar el pecho del demonio, ahora trémulas por el contacto débil de su presa.

Los ojos de Joker relucieron por un segundo. Destellaron débilmente al encontrarse con los de Lycoris, pero incluso en su flaqueza él fue capaz de cautivar la atención de ella. Sorprendida, la chica lo miró, aún desbordante de la cólera que él había causado en su ser. Una cólera que se convertía en náuseas al ver el rostro gratificante. Ensangrentado. Moribundo. Pero dichoso de sí.


Joker: Gané, Lycocchi.


La risita del demonio quedó plasmada en su rostro tras pronunciar aquellas palabras. Un suspiro invisible escapó de entre sus labios en el momento en que su declaración llegó a las orejas de la chica. El cuerpo de su agresor quedó inerte y frío, como una roca que siempre había formado parte de la decoración de aquella dimensión. El mismo espacio alrededor de ellos, ya bastante distorsionado, comenzó a desvanecerse como la espuma en la superficie del agua. La magia de Joker ya no surtía efecto alguno.





Lycoris respiraba agitadamente cuando Joker dejó de reaccionar. Levantó las manos de entre las costillas del demonio y las observó detenidamente: las “garras” de su armadura estaban bañadas de la sangre de Joker, cayendo desde la punta como si acabara de pintar sus largas y afiladas uñas. Pequeños pedazos de carne se le habían incrustado entre el metal, mientras que otros más pequeños se le pegaron a la piel expuesta de sus manos. El olor a músculo, grasa y sangre se mezclaba al llegar a sus fosas nasales al punto que la chica se preguntaba si sólo él era capaz de despedir semejante aroma. ¿Acaso todos los seres vivientes expedían un olor similar?


Alistair: ¿L-Lycoris?


La voz del rubio logró llegar a ella ahora que el hechizo del demonio se había debilitado. La chica giró la cabeza en torno a él, sólo para encontrarse que el rostro de su compañero estaba pálido. Qué raro… nunca lo había notado con aquella tonalidad. Es más, podía ver, aún a la distancia, los pequeños movimientos de su torso cuando él respiraba. Su aliento era, inclusive, muy molesto. ¿Tenía que aspirar con tal fuerza? Tal vez era Girtab la que había acrecentado sus sentidos, y ahora se percataba de todo…

Lycoris bajó la mirada hacia el desorden de órganos que conformaban hasta hace poco a su agresor. Su torso había perdido toda clase de forma, pero su rostro seguía ahí. Incapaz de moverse, incapaz de replicarle, pero con el mismo gesto que mostraba siempre. Podía escuchar aún el eco de sus carcajadas retumbando en el interior de su cabeza, haciendo un eco del cual ella temía jamás podría deshacerse. Unas risas que, aún cuando las partículas de su cuerpo se estuvieran evaporando en los últimos destellos escarlatas, habían hecho residencia en lo más profundo de su consciencia.


Lycoris: Se acabó, Al.


Y, por primera vez en muchas horas, extasiada del placer de la adrenalina, sonrió.












Lycoris y Alistair se mueven a Inner Quarters

_________________

Do it for her:

avatar
Mystearica
Forero notable
Forero notable

Mensajes : 223
Fecha de inscripción : 10/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Resh_69 el Vie Mayo 25, 2018 12:42 am


La luz carmesí del celestial astro nocturno brillaba con una gran intensidad y los rayos lunares invadían cada recoveco del ahora derruido campo de batalla, el conde simplemente sonreía a la distancia mientras era bañado por la penumbra rojiza que el mismo había creado. Disfrutaba con gran placer todo el show que sus invitados le habían hecho llegar a sus aposentos, deleitado no solo con la presencia de su hijo o con el ofrecimiento de la hermosa dama quien no podía resistir los encantos de su caótica persona sino también con los enfrentamientos entre sus oponentes y él.

Drácula: ¡HAHAHAHAHAHAHA!

Brunilda: Maldito...

La risa del conde hacía eco en cada rincón del enorme castillo, con un tono espectral y espeluznante que enchinaba la piel a todo aquel que pudiera escucharla ya fuese amigo o enemigo del vampírico ser. Pero sobre todo lo sentían los elegidos que estaban presentes ante el Señor de las Tinieblas, entre ellos la bruja quien roía sus dientes ante la furia que la invadía pues ella no era más que un simple juguete que el Nosferatu podía usar a su antojo sin posibilidad de que ella pudiera evitarlo y eso, para la hechicera, era algo que le causaba un dantesco aborrecimiento.

Brunilda:... -Se comienza a levantar lentamente-

Aiden: ¡¿Te encuentras bien Brunilda?!

Brunilda: Cállate...

Aiden: ¿Huh? -Se sorprende por las palabras de su compañera-

Brunilda: Si quisiera tus disculpas yo misma te las hubiera pedido... -Voltea hacia el clérigo quien era separada de él por el escudo de Artorias- ¿Solo quieres sentirte bien contigo mismo, no es así? Yo no me arrepiento de lo que paso con nosotros de hecho te lo agradezco porque me ayudaste a saciar mis instintos en los momentos más difíciles de mi vida, pero no me vengas conque ahora eres una mejor persona solo porque ya no te controla un espíritu maligno.




Aiden: ¡Pero es verdad se trataba de una identidad llamada el diab-

Brunilda: No necesito tus excusas Aiden -Interrumpe a su compañero- Ya hiciste las cosas que querías conmigo y yo también ya las hice contigo ¿Quieres realmente disculparte ? Entonces simplemente olvida todo lo que paso entre nosotros.

Aiden:... ¿Entonces todo está bien? -Pregunta algo confundido-

Brunilda: Sigh~~~ -Deja salir un largo suspiro- Si Aiden, todo está bien entre nosotros... Mientras no intentes nada contra Abraxas. Supongo que podemos ser compañeros, pero no esperes que vaya ser amistosa contigo solo por eso.

Aiden: Bueno por algo se empieza -Sonríe levemente-

Drácula: ¡AHAHAHAHA! -Comienza aplaudir- ¡Incluso en estos difíciles momentos de la batalla encuentran el tiempo para charlar entre ustedes, los humanos ciertamente siempre son tan peculiares!




Brunilda: Tu también cállate... -Mira con un semblante de enojo en su rostro al conde- No sabes el odio que te tengo por tomar el control de mi cuerpo sin esfuerzo alguno, si hay algo que detesto mucho en mi vida es que alguien me diga que hacer en contra de mi voluntad.

Drácula: Frumoasa mea doamnă care strălucește cu lumina lunii -Le responde en un extraño idioma- La razón por la que eres tan blanco fácil para mi control es porque eres una adepta a la magia del caos -Sonríe y con ello muestra sus alargados dientes- Eres la sirviente perfecta para mi tanto en cuerpo y en alma.

Brunilda: Grrr... -Aprieta su puño en señal de enojo- Primera vez que me arrepiento de ser una adepta a la oscuridad...

Drácula: Estoy un poco decepcionado de tu desempeño pero si decides en este momento entregarte voluntariamente a mi persona y eliges volverte mi sirvienta por toda la eternidad te otorgare un poder más allá del que imaginas y despertare ese verdadero potencial del caos que llevas en tu interior -Aparece detrás de la bruja- ¿Qué me dices entonces? ¿Aceptas mi proposición? Incluso te permito que respondas sin mi intervención.




Brunilda:... -Se queda callada ante el trato del Nosferatu- ¿Mi verdadero potencial?

Todos: ¡Brunilda no le hagas caso!

El campo de batalla se llenaba cada vez mas de aquellos seres alados los cuales se movían en un frenesí desenfrenado por todo el espacio abierto de aquel lugar mientras que una jauría de lobos acechaba por las inmediaciones esperando ansiosos el momento para encajar sus mandíbulas sobre la carne de los desafortunados elegidos. La fuerte presencia mágica del conde se intensificaba cada vez más junto con el color escarlata de la luna, esperando una respuesta de la hechicera quien ahora mismo sentía la mano del vampiro reposando sobre su hombro y sus ojos fijados sobre su cuello en espera de la ansiada respuesta de la mujer.

Brunilda: Yo... -Sus ojos se tornan vacíos-




Dracula: ¿Si? -Empieza acercar sus colmillos al cuello de la maga-





Brunilda: ¡No acepto tu trato! -De su cuerpo sale una poderosa llamarada en forma de calavera-

Dracula: ¡¿Nani?!




El fuego engullo completamente el cuerpo de la pelinegra lo que provocó que el Señor de las Tinieblas retrocediera para evitar ser quemado por las poderosas llamas que salían del cuerpo de la bruja las cuales por poco y tomaban por sorpresa al vampírico ser. La temperatura de su cuerpo comenzaba a aumentar mientras las llamas se alzaban cada vez más, las flamas eran parecidas a las del conde, pero con la notable diferencia de que estas solo respondían a los designios de la hechicera por lo que no tardaron en salir disparadas varias bolas de fuego por todos lados y con ello quemando a los murciélagos que yacían invadiendo todo el lugar de la batalla.

Brunilda: ¡Fireball! -La columna de fuego se achica y cubre el cuerpo de la maga-

Drácula: Que decepción -Desaparece antes de que las flamas le peguen- Realmente eres un caso perdido ya que nadie rechaza la palabra de Vlad Tepes Drácula y vive para contarlo.

Brunilda: ¡Si voy a perder mi humanidad para obtener más poder lo hare para servirme a mí misma y no a los designios de alguien más! -Su cabello se vuelve totalmente blanco y sus iris toman una tonalidad rojiza- ¡FIRE MODE!




¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball!
¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball!
¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball!


Las llamas de la bruja danzaban arremolinadas por todos lados, transformadas en pájaros ardientes que se lanzaban con una furia vigorosa ante los enemigos de la hechicera. Impactándose de lleno con los incontables quirópteros que salían del cuerpo del Nosferatu y los cuales se prendían en incandescentes antorchas voladoras para finalmente terminar impactándose sobre el destruido piso del lugar.

Abraxas: ¡Esto es a lo que yo llamo una buena carne asada chingao! -Dispara su revolver hacia los lobos-

Aiden: ¡Esto es un buen momento para atacar! -Da la señal para liberar el camino hacia el conde-

Basilidian: ¡La señorita Brunilda hace bonitos cohetes! -Dice mientras aplaude por el ardiente show-

Alexander: ¡Hay que lidiar rápido con los lobos antes de que nos rodeen! -Toma su espada y escudo y se lanza al ataque-

Renzo: ¡Solo tengan cuidado por favor! -Responde con un tono seguro- ¡Aun puedo ayudar a mi hermano a salir de ese predicamento!

Rene: ¡Que buena onda este es el tipo de iluminación que quería! -Saca su vara con forma de calavera- ¡Siempre quise cantar algo más pesado y ardiente!

Brunilda: ¡Te aseguro que tu hermano estará bien... Pero con una u otra quemadura de primer grado!


¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball! ¡Fire ball!




Ráfaga tras ráfaga de ardientes aves de fuego salían volando del cuerpo de la hechicera para contrarrestar las oleadas de los quirópteros oscuros que el conde lanzaba en contra de todos los presentes quienes presenciaban una lluvia de fuego debido a los ataques calcinantes de la bruja y con ello abriéndose camino para atacar al vampiro.

Brunilda: ¡Si van a atacarlo háganlo ahora que tengo a todos sus murciélagos ocupados! -Dice con una sonrisa en su rostro- ¡ARDAN MALDITOS ARDAN!

Abraxas: ¡Mas fácil decirlo que hacerlo! -Grita mientras mantiene alejado a uno de los lobos axilares-

Alexander: ¡Que lo ataque el joven de cabellos rojos! -Apunta hacia Rene para luego seguir atacando a uno de los lobos- ¡A él le dieron una arma eficaz contra esta defensa que creo mi padre!

Brunilda: ¡Ya lo escuchaste Rene! -Incrementa la luminosidad de sus flamas- ¡Danos tu mejor show!

Rene:... -Se queda en silencio mientras que toma el bastón cadavérico y lo pone sobre su boca- ¡Escucha mi abrazadora voz montaña!




♫Blow the universe into nothingness♫
♫Nuclear warfare shall lay us to rest♫


La voz del clérigo comenzó a salir a todo pulmón desde su boca con un poderoso eco gutural con tal fuerza que la melodía comenzaba a distribuirse por todo el lugar de la pelea llenando cada rincón de aquel destruido lugar e incluso alcanzándose a escuchar levemente a las afueras de aquel enorme castillo. Mientras todos peleaban para contener lo mayor posible al temible ser, el pelirrojo vampirizado concentraba todo su prana musical sobre aquella perturbadora vara con forma de calaca chida calavera y cuyos ojos comenzaron a brillar con un fulgurante destello oscuro.


♫Fight fire with fire♫
♫Ending is near♫
♫Fight fire with fire♫
♫Bursting with fear♫


Brunilda: ¡ARDE ARDE ARDE ARDE! -Continúa atacando a los murciélagos-

Drácula: ¡ES INÚTIL NINGUNO DE USTEDES TIENE EL PODER PARA ATRAVESAR MI CAÓTICA DEFENSA!


♫Time is like a fuse, short and burning fast♫
♫Armageddon is here, like said in the past♫
♫Soon to fill our lungs the hot winds of death♫


Rene: ♫The gods are laughing, so take your last breath♫... -Termina de cantar y le sonríe a Drácula- ¡ESCUCHA MI CANCIÓN!






-Brunilda activa Firemode
-Rene ataca con un heal a Dracula usando el trait de su Evil Bone Wand



Trait escribió:

Toda habilidad realizada directamente por el usuario (Es decir, que no involucre invocaciones o elementos ajenos al usuario) que involucre curar hp de un aliado es modificada para que cause daño a un enemigo, basándose en el risk level de la habilidad y no en el del enemigo. Si el usuario cambia de arma en cualquier momento de la batalla, o usa una habilidad que no involucre el uso de Evil bone Wand, el enemigo recupera todo el daño causado por las habilidades que se utilizaron con el efecto de Evil Bone Wand. Evil Bone Wand no se puede utilizar para dar el golpe final a un adversario.


Última edición por Resh_69 el Vie Mayo 25, 2018 3:24 am, editado 8 veces

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4943
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 27
Localización : Ensenalgas

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Vie Mayo 25, 2018 12:42 am

El miembro 'Resh_69' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 4, 2

--------------------------------

#2 'Dado de Rika' :

#2 Resultados : 4, 3, 4, 4

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Celtic el Vie Mayo 25, 2018 1:42 pm

Rene: ¡DRÁCULA! ¡Escucha mi canción! ¡Y DICE!


La aparición de un nuevo artefacto en las manos del músico Vygorense se había vuelto el nuevo centro de atención de propios y extraños. Los adeptos de tanto la luz como la oscuridad, con sentimientos distintos al respecto, podían sentir una lúgubre vibra emanando de aquel objeto, similar a todas las cosas siniestras que habían percibido a lo largo de su travesía dentro del castillo. Y si bien no se comparaba a la presión que ejercía el amo de los vampiros, definitivamente contrastaba con la naturaleza alegre y despreocupada del cantante. ¿Acaso su nueva forma regalo del señor de la noche, le había permitido ganar un mejor mando sobre aquella siniestra energía? ¿O era quizás su misma libertad desenfrenada la que le impedía marcar un límite entre las fuerzas de la luz y la oscuridad?  

Dracula: UWAAAAAAGGGHH!!!

¡¡¡¡¡¡¡

Un grito, un estruendo, un resquebrajamiento en las fuerzas del caos y de repente... silencio. Un golpe directo había impactado en el conde, habían combatido fuego con fuego, pero en este caso, fueron tinieblas. Los murcielagos se desvanecían, el enorme dragón de huesos se agrietaba hasta hacerse polvo y los derrotados canes parecían aceptar su destino al volver voluntariamente a las axilas de su amo con la cola entre las patas. ¿Acaso ese nuevo ataque había sido demasiado para el monarca del reino del caos?  

Rene: ¡Ohhh! ¡De lujo! ¡Este microfono está de poca chancla!  

Alexander: De algún modo, ese artefacto logró golpear a mi padre con el mismísimo poder de las tinieblas sobre el cual se supone tiene control absoluto. Puedo solo imaginar que el shock fue aún más grande que el daño que sufrió.

Aiden: ¡Es nuestra oportunidad para acabar con él!

Renzo: ¡Espera Aiden! ... Me parece que me toca a mí.  


Ante la mirada seria del monje, el representante terrenal del caballero del abismo solo asintió, al igual que la mayoría de los allí presentes, quienes no querían meterse en  el camino de un tipo con poderes de dinosaurio un asunto más que nada familiar, salvo una persona que estaba casi tan involucrada en la situación como los propios hermanos Guttuso.  

Alexander: Te acompañaré... pero puedes tener esto de vuelta (Le entrega su katana de madera).  

Renzo: ... (Asiente).  

Era peculiar como aquellos dos individuos asumían el rol de hermano e hijo del mismo adversario que tenían de frente, pero era suficiente motivo para confiar el uno en el otro. Cada quien cargaba con un dolor distinto que el otro desconocía y sin embargo parecían entenderse con solo una mirada llena de determinación que los hizo conectarse aún si no eran ellos quienes estaban vinculados por un proceso de Oversoul. Caminaron, uno detrás del otro, hasta estar a solo unos cuantos metros de tan despreciable enemigo que tanta ruina había traído a Brennevin en su breve presencia en dicho mundo. Y sin embargo, ahora se veía simplemente derrotado.  


Renzo: Todo terminó Drácula. Libera a mi hermano.  

Alexander: Y vuelve a tu sueño eterno padre.  

Dracula: ... El mundo... no... el universo... Siempre ha buscado la manera de llamarme. Una y otra vez, he de volver para reinar la maldad en los corazones de los mortales. Los dioses, sin importar donde sea, siempre los hará imperfectos para verlos sufrir y padecer. Si no se unen a mí en mi rebelión contra esos seres, no merecen mi salvación.  

Alexander: No tienes el poder de juzgarlos ni el derecho de atribuírtelo. Acepta que la salvación que dices nace de tu propio egoísmo e incapacidad para sentir amor.    

Dracula: Tienes razón en una cosa hijo mío... no he utilizado suficiente poder para juzgarlos (Su cuerpo comienza a cubrirse de tinieblas y toda la arena comienza a temblar). ¡Pero eso está por cambiar! ¡TRÁNSMÍTEME PODER!


La penumbra desbordate del cuerpo de Drácula comenzaba a rodear toda la improvisada arena de batala. El mismo espacio que previamente había sido cubierto por Aiden con un domo protector para proteger a los inocentes de la batalla, ahora se convertía en una cúpula de tinieblas, no se podía ver donde empezaba el suelo y comenzaba el cielo, todo era tinieblas, todo era tormenta, todo era caos. Y en el centro de esa caótica realidad, su soberano.  


Aiden: ¡¿Que es esto?! Uggh... Siento que si no tuviera a Artorias conmigo no podía ni ponerme de pie.

Lazarus: Ugggh... (Se pone de rodillas) N-no me siento del todo bien...

Abraxas: Ayyy y yo me siento de Ma-ra-vi-lla. WOHOO.    

Alexander: Tsch... Mi padre ha transformado este espacio en un segmento del reino del caos. Estamos en sus dominios ahora...  

Dracula: ¡CONTEMPLEN MI VERDADERA FORMA Y DESESPEREN!

La enorme criatura diabólica que fungía como el trono del señor de la noche levantó sus dos enormes brazos y basto solo el movimiento de una de sus palmas para mandar volando a Basilidian como si fuera una mosca molesta, mientras que con la otra sujetó a la Bruja como si fuera una muñeca de trapo, azotandola contra el mismo entorno que aleatoriamente podía ser ligero como el aire o sólido como el concreto.  


Abraxas: Hmp... Estoy con mi chica en la dimensión del caos y de repente llega este cabrón en su trono monstruo gigante y le da una nalgada ¿Que hago? (Le cae un meteorito).    

Como había demostrado la padecencia de Abraxas, no solo era el enemigo en cuestión de lo que debían cuidarsel, el entorno en sí también era un despiadado enemigo. En cualquier momento podían aparecer meteoros, columnas de fuego, relámpagos, lobos, murciélagos, torrentes de sangre, es decir, una infinidad de calamidades con las que podía someter a sus enemigos.  

Rene: Creo que necesitas otra canci... (Un fulminante relámpago lo golpea instantaneamente, dejandolo tirado en el piso)  

Aiden: ¡René! (Ve que un torrente de sangre se aproxima sobre él) Tsch. ¡Artorias Greatshield)!

Dracula: No tiene caso.

Con su escudo encima de él para evitar cualquier ataque que descendiera sobre él, el clérigo con la armadura del caballero de Gwyn no estaba preparado para que la misma superficie donde se encontraba parado se transformara en una enorme boca demomíaca que encajo sus sólidos colmillos en su pierna, pedazos de armadura espiritual saliendo despedidos por el aire volviéndose destellos.    

Aiden: ¡¡¡AAAAAHHH!!!

Dracula: ¿Cuanto podrás resistir!


Alexander: ¡Drácula!  

Gracias a su experiencia combatiendo al enemigo en turno, el hijo del conde era más que el mejor calificado para enfrentar esta situación, encarando a las 3 cabezas que emergían de su trono con disparos, patadas y bloqueos de su escudo. Pero había un pequeño pero importante problema. En aquella ocasión, Alucard tenía acceso a todos sus poderes de Dhampir y equipment mucho más poderoso (Salvo que fuera el multiverso speedrunner), pero el cuerpo de Alexander contaba con limitantes que le impedían pelear con la misma capacidad de aquel entonces, por lo que también sucumbió antes una serie de llamaradas por parte del conde.  

Dracula: ¡ESTE ES PODER DE VERDAD! (Crea un enorme orbe de oscuridad y lo arroja contra Alucard).  

Renzo: ¡Basta! (Canaliza el poder bendito del lumino sharpness entregado por aiden con su propio ki interno) He tratado hasta el cansancio de traerte de vuelta Faust... ¡Pero si te vas a dejar dominar por la fuerza del caos! ¡Yo te traeré de vuelta con mi propia fuerza y la de mis amigos! ¡HA-DOU-KEN!


Dracula: ¡Hazlo si puedes! (La energía se fragmenta en 400 almas en pena que descienden sobre todos los presentes)

_________________________________________________________________________________________

Dracula usa su 4 para utilizar demonic cleansing y descarta sus demás dados para usarlo 4 veces.

_________________
-The power to erradicate all sinners




avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2743
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 27
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Zhadow el Vie Mayo 25, 2018 6:05 pm

Abraxas: Fuck, Renzo aun está herido, si lucha así seguro le toma un mes entero terminar la pelea huehueh

Lazarus: No en mi guardia




_____________________
Lazarus helea a Renzo
Cleansing del 1 al 4



_________________
[img][/img]
avatar
Zhadow
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 1755
Fecha de inscripción : 20/12/2010
Edad : 22
Localización : Spagonia

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Cuenta sin uso el Vie Mayo 25, 2018 6:05 pm

El miembro 'Zhadow' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 3, 6

--------------------------------

#2 'Dado de Rika' :

#2 Resultados : 2, 3

--------------------------------

#3 'Dado de Rika' :

#3 Resultados : 3, 5

--------------------------------

#4 'Dado de Rika' :

#4 Resultados : 4, 2

--------------------------------

#5 'Dado de Rika' :

#5 Resultados : 5, 3

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5656
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ⚔ SPIRIT BRINGERS: EL GRAN ASALTO A BEAGALLTACH (15/25) ⚔

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 32 de 34. Precedente  1 ... 17 ... 31, 32, 33, 34  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.