♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Página 36 de 38. Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Dom Ago 13, 2017 4:57 am


Beginning

Lo primero que vio fue el rostro de una mujer. Estaba a escasos metros de distancia y lo observaba fijamente. Un par de ojos verdes, dos luceros en medio de una tez blanquecina como la nieve. Su cabello era rubio platinado y caía con gracia detrás de sus hombros, en forma de ondas. Por su contextura debía ser una mujer joven. Destacaba, además de su belleza natural, un traje blanco y azul de elegantes detalles y finos acabados.


Pero lo que más le extrañaba a Aiden era que la mujer no despegaba la vista de sus ojos, y su rostro estaba tan sorprendido como el suyo. Su rostro... Pronto al clérigo se le heló la sangre al tocarse la mejilla, pues vio a la mujer frente a sí haciendo lo mismo, como un espejo. Sus labios se entreabrieron al darse cuenta que aquella no era una mujer mirándolo, sino su reflejo. El reflejo de su propia persona en un espejo en medio de lo que parecían ser unas ruinas antiguas, que proyectaban a través de su techo roto tenues rayos de sol. Se miró las manos, eran finas y enguantadas. Pasmada, la joven extendió el brazo hacia el espejo, y tanto ella como su reflejo unieron las yemas de sus dedos. Su mente comenzó a hacer decenas, cientos de conjeturas, que de pronto se vieron acalladas por una voz que la llamaba a la distancia.

¿¿??: Eithne! Eithne!

Eithne: (Eithne... Ese debe ser mi nombre)


La joven mira con sorpresa acercarse al recién llegado. Se trataba de un varón, probablemente de una edad similar a la suya. Su cabello también era rubio claro y sus ojos verdes. Llevaba un traje similar al de ella, blanco, azul y dorado. Una capa colgaba de sus hombros y una espada al cinto. Aquel joven, de alguna u otra forma, era cercano a ella, pensó Aiden, observando fijamente al recién llegado.


¿¿??: Te encuentras bien? Estás aún más pálida que de costumbre. Andando, el capitán nos está esperando afuera

Eithne: (Capitán?) V-Voy enseguida...

¿¿??: Eso espero
-dijo el joven, girándose y rascándose la nuca, mirándola de reojo mientras comenzaba a moverse hacia la salida-. Pero enserio, estás rara hermanita, sabes bien que este no es el mejor momento precisamente para ponerse "raros"

Hermanita... Entonces ese joven era su hermano. Pero no era Spencer, ni mucho menos Charlotte... Ni él Aiden, en primer lugar. ¿Dónde estaba? ¿Por qué estaba dentro del cuerpo de otra persona? ¿Acaso murió en algún momento de la ilusión y hubo un problema en el proceso de la resurrección? Demasiadas preguntas que el clérigo no quería verbalizar para no parecer una demente. Pasar desapercibido, por lo pronto, era la mejor opción... Y saber como regresar cuanto antes a Mehruntosh, su objetivo central. Impulsado por este deseo, antes de que su hermano cruzara el umbral, la joven alzó la voz en busca de respuestas, intentando parecer lo más centrada posible.

Eithne: Hermano! -ve que el joven se detiene y la mira-. Esto... Estamos en Bynquisterr?


¿¿??: Bynquisterr? Qué es eso?

Eithne:
-el corazón se le detiene unos segundos, la sangre se le hiela y siente una gota de sudor bajar por su espalda-. Cómo que... D-Dónde estamos?

¿¿??: A qué te refieres con dónde estamos? Al norte de la región de Bolgester, en Brennevin, obviamente. Hump, realmente estás rara hoy


Mientras su hermano se perdía en el exterior, la joven se quedó en silencio. Su respiración era agitada y las dudas no paraban de llegar una tras otra. Aiden había tenido la suerte de, como héroe legendario, recorrer los cuatro rincones de Brennevin. Conocía cada ruta, había estado en cada ciudad importante, hablado con gente de todas las culturas. Se sabía como la palma de la mano los dominios, sus fronteras y límites. Y Bolgester no era algo que tuviera en la memoria. No obstante, el rubio se lo había dicho como si nada, como si siempre hubiera existido una región con ese nombre en algún lugar de Brennevin. Mucho más acongojada de lo que aparentaba en el exterior, Eithne comenzó a caminar por primera vez.


Eithne: (La dulce sensación de un cuerpo sano... Al menos esto no está tan mal)

Desde su cambio de cuerpos con Yura, Aiden no sentía lo que era caminar sin sentir mil dolores y hemorragias en su cuerpo. La sensación era dulce, emocionante y hasta cierto punto nostálgica. Las ruinas a su alrededor parecían viejas, de civilizaciones que, nuevamente, nunca había visto rastro alguno. El que era conocido como el héroe de Brennevin era un completo novel en aquel extraño lugar, en aquel extraño cuerpo y sobre todo en aquella extraña dimensión. La idea de un mundo paralelo, de un Brennevin similar al suyo pero con ciertas diferencias, al cual había ido a parar por un error en el proceso de resurrección de la Diosa (inducido, quizás, por la influencia del Diablo) cobraba cada vez más fuerza a medida que Eithne salía y se encontraba con un páramo verde. Había cierta neblina, por lo que lo único que pudo ver fue a su propio hermano, que la esperaba.

¿¿??: Aquí estás

Eithne: Lo siento... Hermano
-qué raro era volver a decir esa palabra sin que hubiera una pelea de por medio-. Entonces, nos vamos?

¿¿??: Sí, debemos partir ahora


The Old Chosen Ones

Una voz se hizo presente, mas no era la de su hermano. Era más grave, más imponente, y al girarse, Aiden descubrió a su poseedor. Se trataba de un hombre alto, de armadura negra azabache y una melena roja que se movía con el viento. Su capa era larga y desgastada, había vivido mejores tiempos, al igual que su espada, que cargaba sin funda alguna. El hombre los miraba a ambos. Eithne apenas le llegaba al hombro, por lo que para mirarlo debía levantar la vista. El hombre pasó por entre los dos, clavando la espada en el suelo y mirando a una dirección determinada. Sus rasgos eran finos pero maltratados, identificando a un hombre con experiencia. Aiden se quedó varios segundos sólo observando esa ancha espalda y esas mechas color sangre.


Eithne: -Se sonroja, pero rápidamente mueve la cabeza de un lado a otro-. (Qué pasa contigo Aiden, qué clase de reacción biológica es esa!?)

¿¿??: Capitán, te estábamos esperando

Eithne: (Capitán... Entonces este es el "capitán". ¿Pero capitán de qué?)

¿¿??: Irónico que lo digas, Caleb, pues fui yo quien te mandó a buscar a tu hermana porque tardaba demasiado en primer lugar

Eithne: (Caleb, ese es su nombre!)

Caleb: Sí, sí, lo sé
-el joven parece recordar algo-. Que por cierto, creí que Elena estaba contigo

¿¿??: Lo estaba, sí. Fue a buscar algunas hierbas para preparar medicinas para el viaje. Será más largo de lo que pensábamos en un principio...


Caleb y el hombre al que llamaba capitán conversaban como si se conocieran hace ya tiempo. Eithne, no obstante, se mantenía en silencio, asintiendo a veces para no parecer demasiado perdida. Aunque realmente lo estaba. Buscaba por todas partes algún enlace, lo que sea, cualquier cosa que uniera esa realidad con la suya, pero hasta ahora lo único que tenía era "Brennevin". No tardó en aparecer la mujer de quien hablaban, que en realidad era una menor rubia, de ojos grandes y azules, llevaba un traje de clérigo, un báculo en una mano y en la otra una cesta de la que sobresalían varias flores y hiervas. El capitán y especialmente Caleb la recibieron de buen grado.


Elena: Disculpeen! -junta las manos en señal de disculpa-. De verdad pensé que sería fácil, pero gran parte del territorio ya estaba podrido, me costó mucho conseguir esto, y aun así creo que es poco, no sé si sea suficiente

Caleb: Te preocupas demasiado, Elena. Eres demasiado buena para este grupo

Elena: L-Lo soy? Usted lo cree, capitán?

¿¿??: Basta con eso de capitán, les he dicho miles de veces que me llamen por mi nombre, Dalgren

Eithne: (Elena... Y Dalgren. Estas personas parecen ser buenos amigos de Eithne)

Dalgren: Ahora que estamos todos, es momento de partir.

Caleb: Es una verdadera molestia que dividieran al grupo en dos

Dalgren:
-asiente-. Lo es, pero he conseguido contactarme con Maotelus, al parecer ya consiguió reunirse con la otra mitad del grupo. También los acompaña Alasdair, así que deberían estar bien

Elena: Entonces sólo debemos ir hacia el norte, donde quedamos de encontrarnos, no?

Dalgren: Así es, la batalla final está cada vez más cerca. Esos demonios... Pagarán por todo lo que han hecho. Esa es nuestra misión como los elegidos de la diosa Rem



El primer impacto. Poco a poco Aiden comenzó a entender dónde estaba, o al menos, en qué situación estaba. Aquel no era un grupo común y corriente, por el contrario, las personas que tenía frente a sí eran nada más y nada menos que los elegidos de la diosa Rem. Otros elegidos. Y el hombre que los lideraba, aquel en quien todos depositaban su confianza era Dalgren, el "capitán" de esos elegidos. Su misión, no obstante, no tenía que ver con alguna especie de inquisición, sino de algo que él conocía perfectamente: Demonios, ni más ni menos. Se maldijo a sí mismo haber puesto tan poca atención a las clases de historia, pues de ese modo al menos sabría si estaba en una dimensión alterna o en alguna especie de salto o retroceso temporal. Para su suerte, la respuesta le llegó de forma indirecta.

Elena: -Caminando junto al grupo-. Pero... ¿Realmente lo lograremos? Con el nacimiento del Rey de los Demonios... Realmente estamos preparados para enfrentarnos a un ser tan poderoso?

Caleb: Claro que lo estamos!
-dice el joven intentando animar a su compañera-. Somos los elegidos, no lo olvides! Tenemos la bendición de la diosa de nuestro lado, con eso, ningún demonio puede maldecirnos como le ha pasado a todos quienes se han atrevido a enfrentárselos

Eithne: (La llegada del rey demonio... No puede ser, entonces es eso)



No se tienen datos exactos del momento en que aparecieron los demonios en Brennevin. Se estima que fue hace 600 o 700 años, en una época de la que apenas y quedaron registros. La leyenda dice que el primero de todos ellos, quien se alzó como su líder, fue llamado el "Rey Demonio", una entidad tan poderosa que sólo la diosa Rem era capaz de rivalizar con él. Después de eso, todo se vuelve difuso e inexacto, pero al menos, Aiden había descubierto parte del misterio: No era otra realidad, se encontraba en su mundo después de todo, pero hace muchos, muchos años. Le gente que lo rodeaba eran los "antiguos elegidos", quienes, cientos de años después, tendrían su relevo en el grupo actual de elegidos (sin contar a unos cuantos próceres, como Elizabeth o... Tecese). Por qué estaba allí, quién era Eithne, hacia dónde se dirigían y quienes componían el resto de las personas del grupo que se habían separado eran cosas que escapaban de su conocimiento.

Caleb: Cómo odio los pantanos al sur de Bolgester, hasta cierto punto me alegra por fin salir de este lugar...

Elena: Pero aun queda un largo trecho para salir de Bolgester. Además, nuestra situación es mucho mejor que la de los demás, que fueron a parar a las heladas tierras de Øystæin

Caleb: Te imaginas, en Øystæin? Nos mataría el frío en vez de los demonios

Eithne: De casualidad... Øystæin queda hacia el este?
-pregunta la joven, siguiendo con sus pesquisas-.


Elena: Mm-hm, gran parte del este de Brennevin está lleno de nieve y hielo, con temperaturas muy, muuuy heladas. Es raro que lo preguntes, normalmente eres tú la que más sabe de ese tipo de cosas

Eithne: S-Sí, es sólo que... Los estaba probando! Jaja...

Elena:
-cuchicheando con Caleb-. Tu hermana está bien?

Caleb: No lo sé, desde que llegamos a esas ruinas ha estado algo extraña. Quizás tiene fiebre

Eithne: No, de verdad, estoy completamente sano!... Sana

Caleb: Ah sí? Porque yo veo que tu mechón está especialmente deprimido hoy
-dice el rubio usando su dedo para jugar con el mechón que sobresalía del cabello de la joven-.

Ethna: -sonrojándose-. B-Basta!

Elena: Capiii!
-la niña se acerca a Dalgren, quien caminaba un poco más adelante del trio-. Los hermanitos Cross están peleando de nuevo!

Eithne: !!!!

Dalgren: Pues eso es una buena señal, los Cross tienen eso de pelearse en la sangre


Brothers

Ahí estaba. El enlace. Todo este tiempo estuvo allí, en su propia sangre. No había sido puesto en un cuerpo al azar en un momento al azar de la historia. Estaba dentro de una persona con la que compartía linaje, un familiar, podía ser incluso su tataratatarabuela. ¿Realmente podía creerlo? La noticia la sorprendió de tal modo que Eithne se acercó al líder y lo sostuvo del brazo, mirándolo con rostro de súplica y sorpresa. Debía saberlo, debía asegurarse de que no había escuchado mal.

Eithne: Dalgren... Qué fue lo que dijiste?

Dalgren: Eh? Nada especial realmente, sólo que tu familia lleva el combate en los genes. ¿Qué ocurre? ¿Acaso olvidaste eso también, Eithne Cross?


Eithne: (Entonces sí...)
-no cabía duda, ahí estaba, el mismo apellido, en un cuerpo diferente. El grupo continuó conversando, pero Aiden ya no les prestaba atención. Estaba envuelto en sus propios pensamientos-.

"Se los dije, está realmente extraña"

"¿Deberíamos llevarla a un sanador?"

"No, seguro se le pasa. Además se supone que tú eres nuestro sanador!"

"No será que simplemente se está haciendo la desentendida para que el capi la noticee?"

"Ya basta, ustedes dos! Tenemos un largo trecho aun por recorrer"


...


Desde que llegó esperaba encontrar alguna conexión con su mundo, algo que le dijera que no se había vuelto loco. Todo era demasiado real como para ser una entramada ilusión ficticia creada por El Diablo, por lo que de alguna forma lo que sus ojos veían ahora tuvo que haber pasado en algún momento de la historia. Lo que no esperaba, es que la identidad con que aparecería en aquella visión sería de nada más y nada menos que una de sus antepasados. Ella, y no su hermano. Pero lo que realmente intranquilizaba a Aiden es que ni el nombre de Eithne ni el nombre de Caleb aparecían en los registros de la familia. Decenas, cientos de nombres habían sido parte de la historia de la prestigiosa familia Cross. Muchos, incluso, databan desde hace más de mil años. No obstante, nunca en su vida había leído o escuchado el nombre de esos dos hermanos.


La historia, por algún motivo, se los había tragado. A ellos, y a sus compañeros, a esos "antiguos elegidos" de los que ahora él era parte.







Continuará

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1268
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Mar Ago 15, 2017 5:20 pm

The time has come



"Bueno, ¿que esperamos?"

Eso era lo que pensaban ambos, el saboteador y el guerrero. Sin embargo el de lentes tenía una preocupación todavía. Seguramente el parlamento no sería tan sencillo de destruir... La misma mujer con quien trataron lo había dicho "Ni el saboteador de Deneb podía lograr esto". Karee por su parte se veía bastante confiado mientras introducía explosivo tras explosivo en su saco. En sus ojos había no solo familiaridad con el acto sino un cierto anticipo. Mirar sus ojos era notar que estaba haciendo cálculos en su mente. Cuando Yura hizo contacto visual, notó que su mente estaba ausente, no por alguna emoción, si no por algo que le era difícil entender a alguien como él.

Karee repasaba en su mente los posibles escenarios y planeaba acorde a éstos. En su mente visualizaba una ruta de escape, una ruta de respaldo, que hacer en caso de ser rodeado, que hacer en caso de emergencia, para él era un trabajo más, pero que no podía permitirse "Retirarse e intentar de nuevo". Aún así, estaba tratando esta misión como cualquier misión que hubiera tenido hasta hoy: con cuidadosa planificación y premeditación sobre sus opciones. Yura notó el foco de su compañero, pero aún no podía si no sentirse nervioso. Zeke quizá lo sintiera también, pero no lo mostraba. En cambio, Karee era el único que uno podía estar seguro se encontraba relajado.
Karee:
No pregunté la fuerza exacta de la explosión... Tal vez tengamos que probarlo antes...

Zeke:
Neta?

Karee:
Aunque eso llamaría mucho la atención... supongo que tendré que tratarlo como si fuera una explosión débil.

Yura:
¿Débil? ¿no harán falta más entonces?

Karee:
No he entrado nunca al parlamento, pero por el estilo general de la arquitectura, puedo estar seguro que es poco probable que tenga un techo con bóveda, así que solo basta encontrar los puntos débiles. Es fácil encontrarlos. Gracias a los Spirits, tengo la opción de usar Ransenshuriken para deshacerme de algo que haga falta, pero habrá que explorar primero.

Zeke:
Va... ¿y cuando los fuegos artificiales?

Karee:
Bueno, eso lo veremos sobre la marcha. Estoy seguro que habrá algunos guardias, habrá que incapacitarlos y sacarlos antes de poner los explosivos. Si hay problemas, contaré con ustedes dos para encargarse. ¿Entendido?

Zeke:
¿Solo incapacitarlos?

Karee:
Están haciendo su trabajo. No tienen porqué morir en la explosión. Matar es el último recurso, ¿entendido?

Yura:
...


Aún inseguro, Yura no tuvo otra que aceptar estos términos. Estaba claro que el saboteador sabía lo que hacía. En sus palabras sonaba seguridad, y para él, nativo de Denebrys que había escuchado sobre sus trabajos, era fácil imaginar que una misión como ésta sería justo su tipo. Asintió resignado, pero determinado y apoyando la noción de la reducción en letalidad, sabía que estando con Zeke no había mucho de que preocuparse. Si llegasen a encontrar seguridad, él era más que suficiente para hacerse cargo. Y con las capacidades de infiltrador de Karee no había de que preocuparse. De hecho, en cierto modo, sentía que no iba a aportar mucho, pero si Karee mismo le dijo que viniera... bueno, esa mirada de seguridad le hacía creer que tal vez estuviese planeando algo.

Una vez recogidos los explosivos, se dirigieron al parlamento acompañados de varios miembros de la legión.

Road to Gran Soren

Finalmente, delante suyo la estructura que representaba el gobierno actual de la región. Karee realizó un silbido e inmediatamente comenzó a evaluar la estructura. Definitivamente la arquitectura Bynquisterence era bonita, había visto dos estilos que no eran muy comúnes donde vivía, El Barroco y el Roco eran fuertes en la región, mientras que él estaba más acostumbrado a arquitecturas simples. Hasta cierto punto, le parecía una lástima tener que destruir esa bonita estructura, hasta que miró a su alrededor y se percató que no era más sorprendente que otros edificios de la ciudad. Ciertamente había escuchado del estilo barroco y para su suerte, el estilo era bueno, pero no era con el que se hacían castillos. Era un palacio, no castillo, eso le hacía el trabajo mucho más fácil.
Karee:
Muy bien, hora de entrar.

Yura:
¿Así sin más?

Karee:
¿Prefieres que les avisemos?

Yura:
...


Karee:
Además, no vamos así como así. Te pedí que vinieras por una razón. Se me ocurrió tan pronto te ví.

Yura:
... No me gusta donde va esto.

Karee:
Sé que tienes un spirit que nos puede ayudar... una técnica... ¿spinning throw? Quiero que me arrojes al techo, yo entraré y me desharé de los guardias más inmediatos para abrirles la puerta.

Yura:
¿Estás loco? Esa cosa te deja aturdido, Y Seguramente mareado. Sin mencionar que si fallo y golpeas la estructura-.

Karee:
No vas a fallar.

Yura:
¿...? Aja ¿y la seguridad es por...?

Karee:
Eres uno de nosotros. Y si fallas y muero solo tendré que ir al templo. No perdemos nada... bueno, aparte de yo un skill.


Era difícil no darse cuenta ahora. Su interacción con el ladrón había sido mínima, pero estaba claro que desde Deneb y su última interacción, el ladrón había cambiado. Lo recordaba cuando se apartaba del grupo en Amagi, cuando en Valaflam intentaba ocuparse de las cosas a su manera... era difícil imaginar a Karee pedir ayuda en ese entonces, verle tener tanta fe en él era a la vez extraño, espeluznante y conmovedor. ¿Era este el verdadero Karee?
Yura miró el parlamento, hacia el alto techo... ¿era siquiera posible que Karee alcanzara el techo? Ni siquiera sabía si podía arrojarlo tan lejos, o tan alto... Pero...
Zeke:
Vamos, Yura, solo es tener confianza.


Karee:
No lo pienses tanto, solo calcula en tu mente. No pienses si vas a fallar, piensa en cómo lo vas a lograr.

No es que le faltase confianza, es que simplemente le parecía ilógico que fuese a lograr tal acto. Había límites de lo que era posible y lo que no, y la actitud de sus compañeros parecía emocional, no racional, en este momento que exigía pensar antes de actuar... pero no, su mirada, Karee estaba seguro. El saboteador mismo tenía en mente ya un plan y él estaba involucrado. Karee tenía razón, tenía que confiar en él así como Karee confió en él. Yura decidió hacer caso, eliminó de su mente los pensamientos lógicos, en cambio, dejando paso a solo los calculos mentales... se puso de pie y alzó la mano. Karee sin dudar se la tomó y le mostró una sonrisa confiada.

Yura:
Te recomiendo tomarte un momento cuando aterrices antes de moverte, o de lo contrario te puedes caer.

Karee:
Lo tendré en cuenta. Estén preparados, no debería tomar más de 15 minutos. 20 si la cosa se complica demasiado.

Zeke:
Si, si, tu adelante.

Karee:
... ¿Listo, Yura?

Yura:
Eso te pregunto yo a tí...

Karee:
*Asciente* Los legionarios y ustedes entrarán cuando abra la puerta. Arrójame.


Sin perder un segundo más, Yura hizo como instruído. Concentró su Prana y comenzó a girar, Karee sostenido en sus manos, quien por un segundo parecía perder esa seguridad que hace poco parecía tan firme. Zeke miraba un tanto humorísticamente la escena, pues si no fuera algo serio, seguramente estaría riendo a carcajadas de la imagen frente a sus ojos. Cuando la fuerza centrífuga llegó a su máximo, Yura soltó a Karee, dejándole volar hacia el parlamento. Por un momento, la trayectoria parecía correcta, pero entonces fue obvio que no llegaría, faltaban unos metros...
Yura:
Diablos...

Karee:
¡EIJI!

Por un momento el monje creyó haber fallado, pero al darse cuenta en el ladrón en el aire, éste parecía controlar no solo su dirección, si no que tan lejos llegaría. Cuando quedó claro que no llegaría, su prana se concentró un segundo y su cuerpo fue impulsado hacia adelante por el poder de una de sus Skills más viejas, si no que la más antigua que aún contiene su repertorio: La Translocalización.
Karee:
¡Khh...!


Casi... Karee sostuvo el borde con fuerza y se impulsó hacia arriba, dejando su cuerpo descansar,
estaba aturdido, y tal como Yura advirtió, Mareado... sentía que demasiada sangre se le había ido de la cabeza a los pies, y por un segundo está seguro que perdió la consciencia, pero para su suerte, se recuperó lo suficientemente rápido para reaccionar. Escuchó voces debajo suyo, en el edificio. Pero él siguió recostado en el tejado.
Guardia:
¿Escuchaste algo? Sono como un nombre... o algo.

Guardia:
Será un gato. O una señora molesta. Sea cual sea el caso, mejor no involucrarnos. Ahora, como te decía[...].

Suspiró aliviado. Su mano subió hasta su rostro, se cubrió la cara por un momento mientras trataba de recuperarse de tal acrobacia. Lentamente estaba recuperando su destreza, por lo que se sentó allí. Miró desde este techo hacia la ciudad... era un punto de vista distinto, pero no necesariamente mejor que los demás techos. A lo lejos, el salón donde había sido el baile tan solo un día antes era visible. Más cerca, la torre de la casa Davar. Todavía más cerca, Yura y Zeke observando desde un lugar relativamente seguro. Karee realizó un saludo casual hacia su dirección, el que Zeke responde con un pulgar arriba y Yura solamente levantando la mano ligeramente.

Karee:
Muy bien... a trabajar.

Una vez sintió todas sus facultades regresar, se puso la capucha y subió la bufanda para cubrir su rostro completo, tras lo que se deslizó hacia abajo hasta colgar del techo una vez más, entonces se balanceó y saltó a una ventana. Estaba cerrada... Karee se sostuvo tan bien como pudo y comenzó a golpear la ventana con su dedo, tratando de llamar la atención de cualquiera esté del otro lado... tras unos segundos sin respuesta, se asomó por la ventana de al lado, y al no ver a nadie, tomó con su mano izquierda la daga en su cinto, introduciéndola con cuidado para intentar abrirla. No fueron más de diez segundos que la puerta se abrió y Karee devolvió el cuchillo a su funda, se balanceó una vez más y así se encontró dentro.

Era tan pomposo como lo imaginaba por dentro. Se preguntaba para que servían las habitaciones que había, pero no tenía realmente tiempo de cuestionarse, no ahora mismo. Estaba muy expuesto aquí, si pasaba un guardia, había que enfrentarlo directamente. Sus piernas comenzaron a desvanecerse como espejismos y el poder de Cottonmaid Wings lo llevó rápidamente al final del pasillo. Abrió lentamente la puerta, para encontrar detrás un guardia, para su suerte, mirando por la ventana. Caminando sigilosamente, Karee se acerca por detrás, su cuchillo apuntando a la garganta del guardia.

Karee:
Shhhh... el silencio es tu mejor herramienta ahora mismo para no morir. Y la segunda mejor, es responder.

Guardia:
Ghh... ¡S-Soy un profesional... no voy a-! *Siente el cuchillo lentamente deslizarse por su cuello* ¡*grito apagado*!... Está bien... ¿que quieres...?

Karee:
Números y de ser posible, detalles. ¿Cuántos guardias hay aquí esta noche?.

Guardia:
S-somos... alrededor de treinta solamente... la mayoría se tomó el día por el festival y... p-por favor no me mates, tengo que cuidar a mi madre y-

Karee:
Eso lo decides tu. Siguiente pregunta, ¿dónde están los que faltan?.

Guardia:
N-no estoy seguro pero- *Karee introduce ligeramente el cuchillo en un nervio sensible* ¡AGH! Dispersados, por toda la estructura, cinco en la entrada principal... el resto no sé, están por los pasillos y las demás entradas... Respondí, ¿puedes dejarme?

Karee:
Bien... pero necesito asegurarme que no interfieras. Cuando despiertes tendrás un ligero dolor de cabeza.

Karee aprieta su agarre del guardia por unos segundos y tras una pequeña respuesta del guardia para evitar esto, finalmente su cuerpo queda inerte. Karee le pone una mano en la nariz y se percata que está respirando como esperado. Entonces, lo coloca en el suelo junto a su arma, en una postura que parece estar dormido solamente. Entonces comienza a revisar sus bolsillos... en éstos encuentra una llave, no sabe para qué aún, pero decide llevarla consigo. Entonces se concentra, dejando su cuerpo absorber oscuridad por un momento... tratando de discernir las ubicaciones de los demás guardias... pero sin éxito.
Karee:
... (diablos, habrá que hacerlo a la vieja...)

Sus piernas se desvanecen una vez más. Con este poder, ciertamente espera poder hacer esto más rápido...

Zeke:
... ya me aburrí..

Yura:
penas han pasado cinco minutos, dijo que serían veinte máximo.

Zeke:
Lo mío no es esperar... ¿Y si rompo la puerta alv?

Yura:
No creo que sea buena idea, no sabemos cuantos guardias haya...

Zeke:
Los que haya, yo me los chingo. Nos puteamos a 3 pilares ya, ¿que son unos pinches guardias piteros?

Yura:
Bueno, si... Pero deberíamos esperar a Karee... Dijo que nos iba a abrir la puerta.

Zeke:
... pues ya está abierta.

Yura:
... Nani?


Entonces vio lo que su compañero anunció y, efectivamente, la puerta principal estaba a bierta, recargado sobre la puerta, una figura encapuchada que solo podía ser una persona. Zeke comienza a moverse, Yura aún un tanto confundido lo sigue hacia la puerta. Acercarse hizo que notara que había algunas personas en el suelo, portando uniformes de seguridad. Estaban completamente inconscientes, como si estuviesen dormidos. Y no parecía que hubiera sido con combate tampoco, pues no parecía que hubieran alcanzado sus armas. Cuando pasaron al lado del encapuchado, éste les dirigió la palabra.
Karee:
Tres aquí en la puerta, dos más adentro, otros dos más adentro. Deberíamos ponerlos en un lugar que un demonio no los encuentre y los coma. Escondidos, de preferencia. O de lo contrario, uno de ustedes tendrá que hacerles guardia.

Zeke:
... Ugh... ya, entiendo, pásame los dormidos, yo los llevo.

Karee:
Una vez tengamos donde ponerlos, usemos ese lugar para los que restan. No deberían quedar más de 23, pero preferiría que revisáramos para estar seguros. (Si tan solo tuviéramos vol lúmino...)

Yura:
Entendido.

Karee:
Recuerden, no letal y manos a la obra. Aprovecharé que estemos dentro para buscar las debilidades. Vamos.

Del suelo levantó el saco con los explosivos y comenzó a caminar junto a sus compañeros, detrás de él varios legionarios cargando consigo cajas con el explosivo. La zona del parlamento usualmente no veía demonios. Como es común, el dinero resolvió ese problema, casas de cazadores se dedicaban exclusivamente a vigilar esa zona. Irónicamente, éso es lo que más facilitó la entrada. Si hubiese demonios, posiblemente hubieran tenido que encargarse de ellos antes de intentar entrar. Pero aún así, sin demonios, Karee no parecía dispuesto a arriesgarlos. ¿Admirable o tonto? Una de las dos, tal vez las dos al mismo tiempo.

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 355
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Mar Ago 15, 2017 9:33 pm

El saboteador hacía de las suyas una vez más para infiltrarse a otra importante estructura que quizás ningún otro ladrón se hubiera animado a invadir aún bajo el peor de los juicios. Una vez más demostraba que cuando estropear cosas se trataban, no había imposibles (salvo sabotear a Renzo). Pero la misión no terminaba. Si así fuera, cualquier hijo de legionario podría hacer volar un parlamento. El sigilo, los reflejos, y un rápido pensamiento serían clave vital para llevar a cabo este trabajo, aunque algo de músculo no salía sobrando.
¿Podrían las defensas del parlamento impedir el elaborado plan de 3 elegidos apoyados por 2 grandes clanes que operan en la ciudad?

Stealth Dice: El próximo de los 3 elegidos involucrados que rolee como continua su misión en el parlamento, debe tirar el Stealth dice, que es un dado de Rika. Este determinará que tan silenciosos son.
-1,2: Sumamente silenciosos. Nadie se percata de su presencia.
-3,4: Moderadamente silenciosos, pero logran ser avistados. Deben tirar un Brawl dice y superar 5.
-5,6: El sigilo definitivamente no es lo suyo. Deben tirar un Brawl dice y superar 8.

Brawl Dice: Junto con el stealth dice, tirarán el Brawl Dice cuyos efectos solo aplicarán si el resultado del Stealth dice les exige usar este dado, el cual es de Celtic. Determinará que tan rápido noquean a un guardia antes de que haga escándalo o pida refuerzos.
-Resultado menor a Requerido: Sus golpecitos de nena no le hacen nada a los guardias. Estos logra empujarlos y buscar refuerzos.
-Resultado igual a Requerido: Noquean al guardia, pero el alboroto de la batalla ha puesto en alerta a quienes se encuentran en el parlamento.
-Resultado mayor a requerido pero menos de 12: Derriban al guardia. No podrá decir nada inconsciente
-12: se les pasa la mano y eliminan al guardia. Si esto se llega a saber, podría significar problemas en el futuro para su reputación

Statistics:
-Karee: -1 al stealth dice, -2 al Brawl dice.
-Zeke: +1 al Stealth dice, +2 al Brawl dice
-Yura: Sin bonos.

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2614
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 27
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Miér Ago 16, 2017 8:53 pm

Rue Dönnitz






*Rol ocurre en medio del de Karee




N-No quiero hacerlo, padre.

Los Dönnitz tenemos un compromiso con esta ciudad, mi niña, y ahora que cumples 6 años, deberás entrenarte para cumplirlo.

No seas una miedosa, Rue, la cresta no duele.


Su corazón latía con fuerzas y todos sus sentidos le gritaban que debía salirse de ese circulo brillante con varias líneas trazadas en complicadas formas. Pero sólo la voz de su familia le decía que debía quedarse allí, y su pequeña mente de niña sabía que era lo que tenía que hacer. Sus pequeñas piernas debajo del manto rojo temblaban cómo si hubiese sido capturada en las intrincadas formas debajo de ella. Las sombras de las paredes en la habitación desaparecían con el fulgor verdoso, consumidas con la magia que emanaba el circulo, con ese resplandor que se intensificaba. Sintió en su piel la carga de la energía a su alrededor, el entramado de repente ya no se sentía sólo en el suelo sino también se había levantado y ahora era algo palpable en el aire formando líneas casi imposibles en un plano tridimensional.

La niña observo con miedo su mano derecha. Sentía que algo la apretaba y se cerraba sobre ella. Unas líneas verdes se envolvían en su muñeca como el abrazo de una serpiente. Sus ojos reflejaban el intenso brillo verde de las runas.


Esa misma mano sostenía ahora una daga de su mango. De apenas un brazo de largo, la hoja era de plata y el mango purporeo estaba grabado con unas inscripciones. Rue podía ver sus ojos verdemar reflejados en la hoja. Un reloj estilo de torre acusaba a lo lejos el pasar de los minutos, y con un eco que se perdía en el vació marcaba una nueva hora. La mitad del vidrio del reloj reflejaba una tela carmesí, profunda cómo una mancha de sangre.

Las luces en la mansión de la casa Dönnitz iluminaban con gran intensidad todas las habitaciones. Los sirvientes iban de allá para acá, ignorando a la contemplativa joven. Su padre seguro hacía una ronda en la última noche del festival, buscando seguramente al elusivo hombre pollo mientras que su hermana debía estar disfrutando de odiar el festival en alguna parte.

Una vez más el inexorable ruido del reloj resono en la Casona Dönnitz. Rue le dio vuelta a la daga percibiendo una parte de la frase grabada: "Y las tinieblas, y la corrupción,...". La joven se dirigía a la salida.





Mysterious Guest


A veces es fácil olvidar lo que uno puede disfrutar de una noche en Bynquisterr. Muy de vez en cuando el frío que recorre los cabellos y piel esa una agradable sensación fresca que hace olvidar el olor a peste y demonio que suele predominar. El ruido del Tamesis es un rumor cercano. Las calles que recorro marcaban un claro paseo de luces que se extendía varios metros a lo lejos. Las sombras de los edificios estaban en el horizonte, y la bruma de la noche estaba disuelta gracias a los montones de luces que volaban en el aire.


Rue: ¿Cuando fue la última vez que encendí una de esas lamparas? ¿Hace 5, 6 años?

Por la lejanía las luces eran pequeñas bolas de fuego danzantes pero aún así tanto la calidez como los murmullos se sentían cercanos. Detrás de mi se escuchaban los pasos de las muchas personas que se dirigían hacía allá. Por una vez al año somos nosotros los humanos los que salimos en vez de los demonios.

Listo. Esto era todo el momento de nostalgia que me iba a permitir esta noche y satisfecha mi necesidad de despejar la mente contemplando la superficie del Tamesis era momento de partir. Tenía que encaminarme a otro lugar y pronto. La luna tenia la figura de una hoz y estaba escondida detrás de varias nubes.

Esto era todo el sosiego que necesitaba, tenía que...


Rue: !!!!

Sólo fue una repentina sensación incomoda a mis espaldas y el sosiego que encontré se esfumo cómo si hubieran echado una piedra al agua. Sentía a alguien parado a varios metros detrás, aunque percibía la aura de 3 figuras sólo que los murmullos nada silenciosos de uno de ellos eran los que predominaban sobre todo. No parecía darse cuenta que alcanzaba a escuchar la mayoría de lo que decía.

Oh, no, no podía ser quien creía que era. No tenía ganas de darme la vuelta.



Zeke: ¡Rue!

Rue: *Se da media vuelta con el entrecejo fruncido.* ...

Zeke: E-Estaba pasando por aquí nomas, y ayer te había dicho que nos íbamos a ver luego *Avanza hacia ella rascándose penosamente la nuca y con una sonrisa de disculpa. Atrás de él dos figuras se alejan entre los árboles.* Pero es que me hablaron y-

Rue: ¡HICIERON UN DESASTRE DEL BAILE!


!!! Mi voz salio con mayor fuerza de la que de verdad quería. Maldición, mis oídos se sienten que queman. Volteo a mi alrededor y afortunadamente no había muchas personas. El chico que buscaba a su padre me miraba con el gesto sorprendido y apenado. Quizá me había pasado con lo que dije, aunque era inexcusable lo que había pasado. Cruce mis brazos contrariada aparentando más enojo de lo que de verdad sentía.

Zeke: Sí... *Sus ojos igual se clavan sobre la superficie del río.* Lo siento.

Rue: *Cerrando los ojos.* Al menos nadie salio herido. *Uno de ellos se abre, viendo a Zeke recelosamente.* Mi padre se encargó de que nadie terminara afectado por lo que ustedes causaron.

Zeke: ¡Te juro que no fue nuestra culpa! Es... Difícil de explicar.

Rue: Uhmm...

El viento pasó cómo un fantasma en medio de nosotros dos, sacudiendo mis mechones de cabello y los de él mientras escuchaba cómo pronunciaba disculpas que para mí se escuchaban vacías. Tenia frío, de repente esa sensación me invadió. Los recuerdos del baile de máscaras, al menos los que no tenían nada que ver con una pelea se sentían lejanos, como si hubiesen ocurrido hace meses. Pero lo que contemple desde el balcón, las cosas que sucedieron en el jardín predominaba aún fuertemente...

Recordaba sus brazos sangrantes, una armadura negra de repente echa trizas... Una sensación inescapable de peligro. Y estuve a nada de tratar de intervenir... Suspire profundamente, relajando con ello mis brazos. Él me seguía viendo con un gesto de disculpa.



Rue: Ese tipo de conflictos era los que te había dicho evitaran... Ahh. *Se masajea las sienes.*

Zeke: *Apunta con ambos brazos a ella y luego al río.* ¡Si! ¡Ok! ¡Lo siento, ya entendí que lo arruinamos! ¡Ya me disculpe muchas veces!

Rue: Y después de todo eso, todos ustedes desaparecen de la escena cómo... Cómo... ¡Criminales!

Zeke: Hey, cuando escuchas el sonido de las patrullas más vale echar a correr.

Rue: ... ¡¿Qué clase de razonamiento es ese?!


Era del mismo río dónde venía el frío, o era de la noche o lo traía el mismo viento. No sé, de repente había bajado la temperatura de todo y sentía mi corazón avanzaba más lento. Me movía impulsivamente, pero cada movimiento dolía un poco. No me sentía como yo enteramente.

Zeke: Mira, yo sólo estaba de pasó. De hecho tenía algo que hacer ahorita con... Con respecto a mi Padre. T-Te había visto y quería pasar a saludar. El semblante que tenías ahorita no era muy diferente al de ayer y sólo quería pasar...

Rue: Estoy bien. Sólo miraba el río.

Zeke: Bueno...

Rue: Sólo...

Zeke: ¿Sólo...?

Rue: Promete que ya no se meterán en más problemas.

Zeke: ¿Mande? ¿Qué dijiste?


¿Qué fue lo que dije? Lo había dicho casi sin pensarlo. Me detuve un momento a contemplar la persona frente a mí. Había llegado hace días buscando a las personas más peligrosas de todo Bynquisterr. Llego acompañando a otras de las figuras más importantes de la historia moderna y la simple noticia de su regreso tenía un impacto incalculable. Desde entonces todo había dado vueltas, todo en la ciudad estaba patas arriba.

¿Qué no se daban cuenta que Bynquisterr estaba bien cómo estaba? ¿De que no necesitaba cambio alguno? Somos fuertes nosotros... Podemos proteger a las personas sin necesidad de ellos... Podemos protegerlas.


Rue: Dije que prometieran que ya no se meterían en más problemas...

Zeke: Este... Bueno...

Rue: O los Estigias volverán a aparecer.


Un susurro del viento se llevo las palabras de Rue, estremeciéndose por el mismo contenido de estas. Un silencio sepulcral invadió a los dos. Rue lo miraba con los ojos bastante cristalinos... Zeke, con la cabeza agachada hurgaba en su memoria, las palabras negándose a salir.

Zeke: ¿Estigias? Yura me había dicho que ellos... Eran de los Segadores de más alto rango...

Rue: De verdad no estaban conscientes del peligro que pasaron... Cuando ustedes desaparecieron del Salón, uno de ellos llego. Lord Ziul.


Zeke: *Traga saliva.* Oh.

Rue: ¿Sabes cuantos líderes de Oposición ha asesinado sin piedad? ¿Sabes cuantos opositores han caído por su magia? Demasiados.

Zeke: ¿Varios líderes...?

Rue: ¿Sabes cuantas personas han caído por las garras de Lord Ziul en su afán de defender la Inquisición? Y ese sólo es uno de ellos. Ni siquiera tienes idea de lo que se dice de los demás.

Zeke: E-Entiendo. Pero nosotros no tenemos nada que ver con-

Rue: Pudieron correr suerte ayer, por algún motivo su participación en el conflicto fue omitida y por ende Ziul ni se fijo. Pero no pueden contar con eso siempre.

Rue cerro los ojos y se dio media vuelta. El frío que sentía y la inquietud, siempre supo de dónde provenía. No tenía caso ocultarlo, cómo no tenía caso muchas otras cosas. Dio unos pasos más adelante dándole la espalda al espadachín. Era momento de irse.

Zeke muy confundido contemplo la espalda roja de ella, preocupado un poco por las palabras tan fatídicas y algo que seguramente tenía que advertir a sus compañeros. Pero no sólo era eso, era también por lo que él sabía y tenía ganas de advertir... Las palabras hacían falta.

La vio dar otros pasos, sintiéndose derrotado de ser incapaz de decir nada más.


Zeke: Espera... lo que dijiste sonó a que eran varios Estigias. ¿Cuantos son? ¿Quienes son?

Rue: ¿Los otros? Ja ¿Me pregunto quienes serán?



_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1365
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kusanagi Dark el Jue Ago 17, 2017 7:06 am

The Fabulous Attention Seeking Warrior: Alistair


~Serious~

Gracias a Aiden, Vincco y Alistair habían conseguido escapar exitosamente de quien se hacia llamar a si mismo "El Diablo" Sin embargo, este habia dejado un pequeño recordatorio en ambos haciendo aparecer de forma extremadamente dolorosa una marca en sus manos, las cuales ambos miraban conforme caminaban por los callejones de los barrios bajos de Mehruntosh...Aun lamentando el haber tenido que dejar atrás a su compañero.

¿Crees...Crees que el señor Aiden este bien...? —Pregunto un visiblemente preocupado Vincco, levantando la cabeza hacia Alistair—

Yo...No lo se.—Fue lo único que pudo responderle— En verdad espero que así sea...

Todo lo acontecido durante su encuentro con el diablo no dejaba de darle vueltas en la cabeza...La revelación de que en sus venas corría sangre de demonio así como las visiones que este le mostró al respecto...Todavía se negaba a creerlo...Mas sin embargo, no solo estaba esa técnica que vio en aquel pergamino que parecía solo reaccionar ante el. Sino que ademas, esa marca que habia aparecido en su mano le provocaba una sensación perturbadoramente familiar...

Por ahora solo nos queda esperar...—Suspira— Por cierto...Trata de no mencionarle a su madre lo que paso ¿De acuerdo? No quiero preocuparla...



Vincco simplemente asintió en silencio y, una vez que ambos llegaron finalmente a la residencia Cross, Alistair miro la puerta un tanto dudoso por unos segundos antes de tocarla, esperando algunos minutos hasta que la madre de Aiden fue a atenderla, sonriendo aliviada al abrir la puerta y encontrarse una vez mas con el joven rubio.

¡Oh, eres tu Al! No sabes el gusto que me da verte sano y salvo después de que Renzo y Aiden me contaran de la pelea en la que se involucraron...—Dijo preocupada— ¿Donde estuviste toda la noche?

Después me encontré con alguien y...Ambos pasamos la noche en otra parte.—Respondió con lo que era técnicamente cierto.— Lamento mucho haberla preocupado.

Esta bien...Lo importante es que estas bien.—Suspira para luego quedarsele viendo a Vincco— ¿Vincco...? ¿Eres tu...? Justo le preguntaba a Aiden por ti hace unos días. Me alegra verte de nuevo...Espero tu no te hayas metido en problemas anoche.

A mi también me alegra verla señora Cross...—Respondió Vincco al tiempo que trataba de recordar
lo ocurrido durante la noche anterior, pero todo estaba algo borroso— Y sobre anoche...Ni yo mismo estoy muy seguro de lo que estuve haciendo...


¿Renzo esta en casa...?—Pregunto Alistair.—

Así es. —Asiente mientras los lleva adentro.— Esta en su habitación aun reponiéndose de la pelea...Se veía realmente mal. Pero, probablemente ya este un poco mejor ahora.

Tal y como dijo la señora Cross, Renzo se encontraba acostado en su habitación tratando de recuperar sus fuerzas luego de haber tenido que abrir todas las puertas durante la pelea contra el ministerio la noche anterior. Una vista que el guerrero ya habia tenido la oportunidad de ver en el templo de Rem hace solo unos cuantos días...Y que no esperaba tener que volver a ver de nuevo tan pronto.

¿Renzo...? —Dijo Margaret tras abrir la puerta de su habitación—¿Como te sientes?


Supongo que mejor... —Respondió el Ex convicto.—

Es bueno saber eso. —Dice con alivio—Alistair esta de vuelta y preguntaba por ti.

Hey...—Entra también a la habitación.— Me alegra verte finalmente después de todo lo que paso anoche...

Lo mismo digo... —Asintió Renzo notando como el guerrero venia acompañado por el joven mago.— Y por lo que veo lograron encontrar finalmente a Vincco.

Por cierto Al... —La madre de Aiden lo mira un tanto preocupada—¿Has sabido algo de mi Aiden?
Salio esta mañana desde temprano pero aun no vuelve y ya es algo tarde...


Aiden...No creo que vuelva esta noche.—Dijo Alistair tratando de pensar como decircelo sin preocupara.— El...Se encontró con un viejo amigo hace poco y probablemente pase la noche en su casa.

Ya veo...Solo espero que no se meta en ninguna otra pelea. —Suspia y camina hacia la puerta.—Los dejo por ahora chicos. Ire con Nicole a ver como sigue su amigo. El pobre estaba aun mas grave que Renzo...

Si tu estas aquí eso significa que Lycoris también se encuentra bien...¿Cierto? —Pregunto Renzo—

Así es...—Alistair asintió.— Ambos llegamos juntos esta misma tarde y los he estado buscando a todos desde entonces.

Me da gusto oír eso...Ahora. Ese "Amigo" con el que se encontró Aiden que mencionaste... —Pregunto una vez mas, pero esta vez con un poco mas de seriedad y preocupación en su voz.—

Es justo lo que estas pensando...—Respondió Alistair.— Y temo que esta vez se trata de un enemigo aun peor de lo que nos enfrentamos anoche.

No puedo ni imaginarlo considerando que fue prácticamente un milagro que salieramos victoriosos anoche —Dice sorprendido.—

Aun así...¡Yo tengo fe en el señor Aiden! Estoy seguro de que el estará bien... —Dijo Vincco negándose a perder la esperanza.—



Tienes razón... —Sonríe ligeramente.— El no se hubiera quedado atrás para que nosotros escapáramos si no tuviera un plan. Ademas...Ese sujeto no parecía querer matarlo...Mas bien...Estaba interesado en el de alguna forma...

Espero que así sea... —Fue lo único que pudo decir Renzo al respecto.—

Por cierto Renzo...Escuche a tu madre mencionar que tu hermana esta aquí ¿No es así? —Sonríe, poniendo su mano sobre su hombro.— Lamento no haber podido ayudarte como te lo prometí en el orneo de Deneb...Pero...Parece que Al final lograste salvarla por ti mismo.

Gracias Al...En serio. —Le Devuelve la sonrisa pero después se pone serio de nuevo— Pero...Sobre eso...Creo que hay algo que debo decirte...Anoche, después de que tu y Lycoris...Bueno...

Alistair no podía creer lo que escuchaba de boca de Renzo...Tenia que verlo con sus propios ojos por lo que de inmediato salio de la habitación y se dirigió directamente al cuarto de Spencer que el mismo habia estado ocupando hace un par de noches, abriendo de golpe la puerta y confirmando lo que el Ex-Convicto acababa de decirle...Pues justo en la cama que se encontraba frente a el Yacia un aun muy gravemente herido Walter...


Que...¿¡QUE HACE EL AQUI!? —Exclamo Alistair, sorprendiendo tanto a Nicole como a Margaret.—

¡Al por favor trata de calmarte! —Dijo Renzo siguiendo con dificultad al guerrero pues aun le costaba bastante moverse—

¿Calmarme...? ¿¡CALMARME!? —Se gira indignado hacia Renzo.— ¿¡Como esperas que me calme después de que que acabas de decirme que ustedes no solo decidieron salvar al responsable de haber hecho mi vida un infierno sino que ademas lo trajeron con ustedes!? ¡Aun después de lo que lo vieron hacerme anoche!

Se como debes sentirte... —Respondió Renzo— Pero...Nicole nos pidio que lo ayudaramos.
Y no podíamos solo simplemente dejarlo morir...


Al escuchar esas ultimas palabras de parte de Renzo Alistair no sabia que pensar...Hace poco menos de una hora el tuvo una pelea con Brunilda por la forma en la que ella mataba de forma tan innecesaria a todos sus oponentes...Haciéndolo darse cuenta de lo hipócrita que sonó hace solo unos segundos...Pero...¿Como no odiarlo...? ¿Como no odiar a Walter luego de todos eso años de abuso, luego de que el matara a Remi frente a sus propios ojos...? ¿Luego de lo que el y sus compañeros le hicieron a Lycoris...? No podía evitar sentirse indignado en esos momentos pues la situación actual le creaba un gran conflicto interno entre sus ideales como héroe y su propio odio hacia Walter los cuales no le era fácil reconciliar.

Aun así... —Aparta la mirada— ¿Era necesario traerlo aquí...? ¡Pudieron haberlo entregado a las autoridades!

Lo lamento...Pero estaba en condición critica. No habia tiempo y no tuvimos otra opcion... —Se disculpo Nicole— Walter fue el único de ellos que se preocupo por mi...Quería ayudarlo como el me ayudo a mi.


Ademas...La única razón por la que pudimos escapar de los segadores fue gracias a Spencer... —Agrego Renzo— Dijo que lo hizo por Aiden...Y supongo que para estar a mano Aiden decidió ayudar a Walter, después de todo, Spencer era quien mas preocupado se veía por el después de su pelea.

Créeme que la idea de encontrarte aquí tampoco es precisamente de mi agrado... —Esta vez fue el propio Walter quien hablo, finalmente recuperando el conocimiento.—

Walter... —Se desenfunda sus espadas y pone en guardia de inmediato casi por instinto—

¿Que...Acaso piensas pelear contra un hombre indefenso? —Rie con ironía.— Se como debes sentirte de ver a alguien que odias en un estado tan...Deplorable

Y-Yo... —Frunce el ceño bajando sus armas, dándose media vuelta y recogiendo sus pertenencias del cuarto...— ¡Ya he escuchado suficiente!

Alistair decide abandonar no solo la habitación...Sino la residencia Cross. Pues la idea de que alguien como Walter, a quien siempre habia visto como un monstruo que solo existía para atormentarlo y hacer de su vida una pesadilla aun pudiera albergar aunque fuese solo un poco de bondad en su corazón era demasiado contradictoria para el. Era algo que simplemente no podía aceptar...No por que eso fuera completamente contra sus creencias...Todo lo contrario, pues el mismo habia admitido que todos merecían una segunda oportunidad y nunca era tarde para cambiar de camino...Pero...Jamas se hubiera imaginado que alguien como Walter pudiera siquiera considerar esa opción...No tenia idea de como tomarlo o como reaccionar...¿Realmente podía perdonar a alguien como el aun después e todo lo que lo hizo sufrir? eso era algo con lo que no quería lidiar en ese momento...Sin mencionar que se sentía traicionado por sus propios compañeros aun a pesar de que el probablemente hubiese hecho lo mismo en su situación...


¡Al espera! —Grito Vincco corriendo detrás de el.— ¿Que te ocurre...? ¿Por que te fuiste?

No lo entenderías niño rata... —Dice aun enfadado.— Ni siquiera yo mismo lo entiendo...

Se un poco como te sientes...Aun recuerdo lo que el me hizo durante el torneo de Deneb. —Dijo el
pequeño mago— Pero...Ahora se veía diferente...Incluso hasta...Triste. Tal vez el este arrepentido.


¡Y eso es justamente lo que me molesta! —Grito el guerrero— Después de todo lo que me hizo pasar...¿Ahora se arrepiente? ¿¡Justo ahora!? ¿¡POR QUE!? ¡NO LO ENTIENDO!

Yo tampoco lo se... —Baja a mirada— Pero...Tal vez así puedas dejar todo lo que paso atrás...¿No?

Detesto admitirlo...Pero...No se si pueda...Todavía me duele y simplemente no puedo dejar de odiarlo. —Suspira con frustración— Y siento como si todos estuvieran ignorando todas las cosas horribles que hizo antes...Como si a nadie le importara todo lo que yo sufrí por culpa de el...

Entonces...¿No vas a volver? —Le pregunto Vincco obviamente preocupado por el—

Temo que no... —Responde suspirando con pesadez.— No quiero estar cerca de Walter y no puedo evitar sentirme molesto con Renzo y el resto por lo que paso...Creo que lo mejor es que pase la noche en otra parte.

En ese caso yo ire contigo. —Anuncio el pequeño.— No quiero que estés solo...

Como gustes... —Dijo con indiferencia mientras continuaba caminando.—

El primer pensamiento de Alistair fue pasar la noche con los Nightwings, pues el día anterior lo habían aceptado de vuelta...Sin embargo, lo mas seguro es que ellos estuvieran ocupados organizándose para el asalto el día de mañana y sentía como que ya le habia causado demasiadas molestias a Syldra por tener que ayudarlo a lidiar con sus problemas personales...Y esto era algo que, según el, tenia que resolver por si mismo por lo que en vez de dirigirse al gremio...Decidió volver al Dragon Danzarin...Y al parecer no fue el único que decidió hacerlo.


_________________
" Dazzling the stage! Ginga Bishounen! Tauburn!"

avatar
Kusanagi Dark
Motionero destacado
Motionero destacado

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Nube el Jue Ago 17, 2017 11:56 am

~ Exploring the City ~


La mision seguia, la tension en el area se mantenia puesto que un error podria hacer que la tarea se acabara en ese mismo lugar. El trio de tres seguia sus pasos por el lugar, tratando de no llamar la atención de los que se ubicaban ahi.
Con pasos un poco silenciosos seguian avanzando, pero uno de ellos, Zeke, de pasar a estar tranquilo, empezo a sentirse un poco nervioso. Quiza podria ser el hecho de que de los tres, posiblemente era el menos indicado para una mision asi de silenciosa.
Gotas frias de sudor bajaban por su frente, a las cuales rapidamente trataba de quitarse con su antebrazo.


Zeke: Se me hace raro que no nos hemos topado con nada peligroso todavia.* Mira hacia atrás* ¿No creen?

Karee: Solo hay que seguir con el plan y nada saldra mal. En el momento en el que veamos a alguien, hay que derribarlo lo mas eficiente posible.

Zeke: Como digas. *Voltea nuevamente hacia atras* Solo espero no hacer el ridiculo frente a él.

Sonidos de pasos muy tenues se escuchaban constantemente, pero de repente, una pausa indico que podria haber algo delante de ellos. Karee, siendo el que estaba mas adelantado, dio una señal de que alguien se podria estar acercando.
Alertando de forma inmediata al grupo, estos se detuvieron. Al parecer eran un par de guardias que se encontraban por un pasillo, platicando.


???: Your appointment with FEMA should be finalized within the week. I've already discussed the matter with the Senator.


Karee: Aprovechen que estan platicando para que pasen desapercibidos.

Siguiendo las ordenes de Karee, Zeke fue el primero en intentar pasar, tratando de no alertar a los guardias que yacian en el pasillo.

Zeke:




+1 a Stealth
+2 a Brawl

_________________
Zeke's Skills:
Weapon mastery (Giant Sword/Glaive).
-Blade Beam.
-Cross Slash.
-Berserk.
-Ravage.
-Hirensou.
-Warlock Blade.
-Zeke's Beam
-Megiddo Flame
-Friggid Moon
-Omnislash


Equipment:

-Cowboy Hat
-Mercenary Outfit


avatar
Nube
Spammer
Spammer

Mensajes : 719
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Jue Ago 17, 2017 11:56 am

El miembro 'Nube' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 5

--------------------------------

#2 'Dado de celtic' :

#2 Resultados : 12

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5243
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Jue Ago 17, 2017 7:53 pm

*El rol ocurre en medio de los sucesos del rol de Karee


Las hebras blancas pasaban en medio de sus dedos mientras la mano oscilaba de arriba hacia abajo. Le daba confort acariciar a la criatura para poder ignorar el hecho de que una vez más el destino decidió por él y ahora estaba encaminándose a lo que podría ser el equivalente de destruir el Castillo de Hielo si estuviera en Deneb. La mortecina luz se colaba por las nubes. Un grupo de figuras estaban apostados en las sombras que la hilera de edificios céntricos de la ciudad proyectaba.

Una hora después de pactar el acuerdo con Ixil Davar, los espiritistas y un pequeño conglomerado de Legionarios arribaron a un edificio que servía cómo almacén para la casa de los zapadores. Se escondían en los callejones, envueltos en la humedad y el olor a podredumbre esperando a que alguien les abriera la puerta del otro lado. En los brazos del de lentes reposaba Kitsune con las orejas gachas y sus ojos cerrados en forma de dos pequeños arcos. Su respiración cálida reparaba en el brazo de Yura.


Yura: Ya es muy noche para que Kitsune siga aquí fuera.

Zeke: ¿Mi padre vendrá?

Legionario: *Eran apenas unos 5 de ellos, habían aparecido cómo una sorpresiva neblina hacia minutos.* El líder menciono que se incluiría al grupo más adelante.

Legionario: Estaba esperando al resto. Necesitamos muchas manos para cargar con los explosivos.

Karee: *Ensimismado viendo el parlamento a lo lejos.*

Zeke: Oh, bueno... Ya veo.

Yura: ¿Alcanzaría a correr al Dragon Danzarin y regresar?

Sintió al pequeño zorro estremecerse un poco, Yura alzó la vista y vio cómo una capa de cenizas parecía brotar en dónde doblaba el callejón y de ahí aparecieron otros tres Legionarios más. Zeke los saludó mientras los otros Legionarios de Ankh simplemente se acercaron a ellos. La noticia de lo que fue el nuevo plan se estaba expandiendo entre sus filas.

Yura: Destruir el parlamento... Es necesario que tan pronto el asalto termine y el pilar caiga alguien establezca orden en la ciudad antes de que los demonios se puedan aprovechar del caos. *Descarga la mirada en las roídas capas y trajes de cuero de los legionarios. Apenas era la segunda vez que los veía y seguía sintiendo una inquietud con ellos.* ¿La ciudad los aceptara? ¿No será necesario al final que pierdan la mascara? *Siente cómo Kitsune se revuelve en sus brazos.* ¿Uhmm?

Kitsune: *Abre vagamente los ojos, y le echa una mirada a su amo sólo para comprobar dónde estaba. Sus ojos se veían cansados.*

Yura: Necesito llevarlo a un lugar seguro. No puedo dejarlo aquí. Eh... ¿Zeke? *Zeke se voltea hacia él.* Si no pasaremos por la guarida de los opositores necesito dejar a Kitsune en el Dragon Danzarín.

Zeke: Ah, sí... Sí, creo que no podríamos cargarlo todo el rato. Uhmm... ¿Y si mejor alguien lo lleva? ¿Qué tal... Eh ¡Tú! *Le llama a un legionario, quien con cierta parsimonia se acerca a él.* Este... Ocupamos llevar a este cachorro al Dragón Danzarín. ¿Crees podrías hacernos el favor? Pl0x.

Legionario: ... *Sus ojos brillantes y rojos inesperadamente mostraban un deje contrariado.*

Yura: *Arrugando la boca.* No estoy muy seguro de esto. Eh... Kitsune. *El cachorro despierta mientras siente cómo Yura lo va entregando.* Irás a descansar, volveré en seguida, no te preocupes.

Zeke: ¿Es necesario que le hables?

Legionario: ... *Sostiene al perro contra su pecho aún confundido.*

Yura: G-Gracias. Por favor cuídelo bien.


Apenado Yura se rascó la comisura de los labios y luego regalo una ultima caricia a su mascota. El legionario si tenía alguna protesta se la guardó para sí, aunque en sus ojos se vio la decepción de ser degradado a un mandadero por el hijo de su Jefe. Cual fuera el suspiro que procedió a esto, fue ahogado con el chasquido de algo abriéndose y luego la cabeza de un hombre asomándose por una puerta e indicándole a los presentes a que entraran antes asegurándose que no hubiere nadie más-

Yura sintió cómo era jalado de nuevo hacia un nuevo destino. Pero contrario a las otras veces, esta vez se asió fuertemente y avanzó en pos a dónde era llevado. Era lo que tenía que hacer. La primera parte del renacer de Mehruntosh comenzaba...





Legión de Ankh





In the Flame



Las estrellas se alineaban en el firmamento cómo sólo podían hacerlo una vez al año. Cómo solo iban a poder escribir lo que estaba por pasar una vez en el tiempo.

Sus capaz dejaban rastros de ceniza por dónde pasaban. Su avance era una bruma reptante en las desoladas calles de la ciudad, en las sombras que quedaban a los alrededores de dónde toda la luz se concentraba esa noche. Las huestes de Ankh se congregaron en su mayoría, aunque bien algunos decidieron pasar esa única tranquila noche con sus familias.

Esa noche ellos eran los portadores de la llama. Darían libertad con la flama.

Un cuadro de luz fue abriéndose a lo lejos en la pared. Un joven de la casa Davar abría las puertas del oscuro almacén, la luz de la luna entró por la puerta iluminando grandes bultos estribados en el suelo, cubiertos de una tela vieja y amarillenta que ocultaba su contenido. Con la frente perlada el jovén les indico que se acercaran a los Espiritistas y Opositores. De un movimiento corrío la tela y revelo cientos de paquetes de explosivos.

Xavier comandaba a los Legionarios. La frente le daba comezón gracias al pelo plateado falso que contenía el casco. Con mucha suerte, ese día sería la última vez que tendría que esconderse detrás de esa máscara.

Acurrucada en la oscuridad del almacén, en una esquina escondida a la vista de todos la jovén Malcus escuchaba cómo iban cargando los Opositores los explosivos en bolsas que ellos mismos cargaban. Trémula, casi febril su mirada. Sentía su corazón en la palma de la mano, la cual se dirigía al mango de una de sus espadas hasta que... Suspiro, dejo caer la mano y con ese suspiro sintió cómo todo un peso se descargaba por su boca.

El manto liquido oscuro del río reflejaba cómo un espejo la figura del Parlamento. Ondulante, quebrada, brillante. Sobre uno de los puentes caminaba Karee al frente, seguido de Zeke a su derecha y Yura manteniendosé cerca de ellos. Un pequeño grupo de legionarios los seguía. Lejos de ellos, en el cause del río a cientos de metros de la celebración una embarcación llevaba a varios hombres y cajas con explosivos. El resto de los Opositores tomo un atajo por el río para llegar sin ser vistos al Parlamento aparte de facilitar el transporte de la carga. Karius estaba de pie sujetado en la proa.

Desde la ventana de su gran torre, Ixil Davar contemplaba con nerviosismo la torre del reloj del edificio del Parlamento, sus cabellos plateados iluminados por el brillo, sola. Tenía su pulgar en el labio, masticando la uña nerviosamente.

Franquearon la orilla que colindaba con el Parlamento. Desde su posición en el barco pudieron ver algunas luces a través de las ventanas del edificio. A lo lejos, en la entrada había unas cuantas figuras esperándolos. Los espiritistas ya habían entrado primero. Uno por uno, fueron poniendose de pie los legionarios.


Los ojos de Xavier estaban concentrados en un momento hacia mucho años. Casi 5. Una figura harapienta envuelta en una manta roja había llegado a las orillas de Mehruntosh.

Años atrás, un hombre recibió el cobijo de los Opositores para tratar las incontables heridas que su cuerpo sufrió enfrentando a un demonio. El viejo capitán de capa azul

A muchos kilómetros, los cabellos rubios de un monje recibían por primera vez el gélido viento de la noche de Mehruntosh. Era el portador de la Justicia. A su lado el pálido clérigo y la aprendiz de monje, abandonaban las puertas de una vieja residencia y estaban listos para enfrentarse a lo que les deparara.

Rin Dönnitz iba con la cabeza gacha, pensando en su último encuentro. La mano derecha sobre su pecho, en el telón carmesí.





El parlamento, omnipresente a la vista de todos, siempre a un simple giro de cabeza de distancia para que pudieras apreciarlo. La noche en que las personas salen de su casa y se atreven a ver que hay más allá de la oscuridad, a encender una luz verán esta vez la más grande luz de todas. Lo van a ver todos.

Zeke, hijo, vienen tantas cosas. Te necesito fuerte. Te necesito preparado. Porque deberás estarlo.



_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1365
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Jue Ago 17, 2017 11:20 pm

Yura Attund






Clack.

Clack. Clack.

Un eco metalico infinito reverbero en la bóveda por encima dónde yacían los guardias. Ahí, apostando a tratar de cruzar lo más rápido que podía de un arco a otro pegado a la pared, las espadas de Zeke terminaron trabándose del mango con una de las estatuas en los pilares. Las 3 se salieron de su funda y cayeron al suelo chocando una y otra vez entre ellas y contra el suelo, ruido que en el silencio sepulcral del parlamento fue tan grave cómo si de repente el suelo se estaba resquebrajando.

Zeke quedo pasmado como una estatua con la mirada incredula de los dos guardias puestas en él. La estatua detrás de él bamboleándose peligrosamente... Hasta que cayo y se resquebrajo en mil pedazos, callando al menos el ruido de las espadas metálicas.

Zeke: ...

El candelabro se zafó y azoto contra el suelo.

Zeke: *Sudando intensamente.*


Guardia 1: ... No deberías estar aquí.

Guardia 2: ¡OPOSITORES!

False Knight


A la derecha dónde estaba clavado Zeke, una bruma se intensificaba en el fondo cubriendo la presencia de Karee y Yura quienes se apostaban contra la sombra para no ser vistos (El primero simplemente no queriendo mostrar aún la frustración mayusculas que sentía). Tras el grito tanto el monje cómo el espadachin giraron la cabeza, sintiendo cómo el resto de los Legionarios de Ankh arribaban.

Guardia 2: ¡Es la bruma de los Opositores! ¡Da la señal! ¡Da la señal!

Guardia 1: *Ve cómo la neblina se disipa y la figura de varios Legionarios aparece en el fondo del corredor.* ¡Ah, ah! *Trastabilla* ¡VOY! ¡Detenlos!

Zeke: ¡No!

Quizá por el propio miedo de los ojos rojos a la distancia y en la oscuridad el guardia no notó cuando Zeke presuroso trato de detener su avance. Las opciones del espadachin eran límitadas. Sólo se le ocurrió lanzarse al suelo y recoger la primera espada que pudiera. Tomo una, sintiendo el mango frío de ella y le grito al Guardia que estaba dando media vuelta que se detuviera, petición que fue ahogada por los mismos gritos del guardia de miedo.

Zeke: ¡Detente! ¡Blade Beam!

Yura: ¡Espera!

Trazando una oz en el aire el machete gigante arrojo una gran onda verde que cruzó la camara dónde estaban todos sacudiendo el aire. La energía verde brillaba intensamente. Reflejándose en los incrédulos ojos del guardia. Y cómo no iba a hacerlo, si era casi del mismo tamaño que él. Fue casi como partir una vela con un cuchillo caliente. Las tripas cayeron al suelo y una gran mancha bermellon salpico los azulejos y las botas de su compañero guardia. Mientras que el que quería dar la voz de alarma caía partido a la mitad.


Zeke: Sheeeeee- ¡Maldición!

Guardia 2: ¡Ahhhhhh!

Yura: !!!

El ruido de las botas en el pasillo se incremento a la vez que las muchas figuras andrajosas estaban más cercas. Yura corrío hacia Zeke a ponerse a su lado, después de todo, ya no podía haber sigilo después de eso. El guardia restante estaba pálido como el cadaver brillante de su compañero. Los Opositores torvos cruzaron el arco y se plantaron al lado de los espiritistas. El inquisidor tragó saliva y se pegó a la pared tras la puerta que resguardaba, dónde había una serie de escaleras que llevaba a otras partes.

Legión de Ankh:
Lamento la demora.

Legión de Ankh:
*Ve el sujeto desvaneciéndose.* Creo que se le pasó la mano.


Legión de Ankh:
...

Volvían a ser una única entidad homogénea. Zeke no podía distinguir cual de todos ellos era su padre (A cual de todos ellos tenía que pedir disculpas por haber arruinado tan pronto el sigilo). Aunque el que de verdad necesitaba una disculpa era Karee, quien se masajeaba las sienes tratando de negar lo que el espadachin había conseguido en unos cuantos segundos. Se concentraba en que varios Opositores cargaban con cajas o llevaban sacos a sus espaldas.

Yura: *Ve cómo el Guardia se reincorpora, queriendo escapar.*

Zeke: *Rapidamente sus ojos pasan de los Opositores al guardia.* ¡No, espera!


Quizo contenerse esta vez, dio unos pasos adelante y de nuevo trazó la misma figura con la hoja de la espada. El ambiente disminuyo su temperatura, y de la hoja salio una luna hecha de hielo que viajo a gran velocidad. Se aseguro de apuntar a otro lugar que no fuera el guardia, y así fue, la energía gélida choco contra la alfombra en el suelo y estalló en una onda helada y de la cual decenas de agujas saltaron a clavarse en los pies del guardia.

Tras la puerta de madera que resguardaba, cuyo interior era difícil entrever por la oscuridad que predominaba, el guardia se perdió tras un grito como si hubiese caído a un abismo.

Zeke: *Se golpea la frente con ambas manos, incredulo.* Lo siento lo siento lo siento.

Legión de Ankh:
*Viendo a Karee.* ¿Por esa puerta?

Karee: ... Sí.

Las huestes opositoras se movieron cómo un un liquido, atravesando la puerta estrecha sin ninguna preocupación de que podría haber del otro lado. Yura fue el siguiente en pasar, con una esfera luminosa en la mano gracias a su Searchlight que sirvió como una lampara provisional. Tras pasar el umbral, notaron que había unos cuantos escaloncillos en el cual yacía el otro guardia con la cabeza en una posición antinatural. Seguramente había caído y se había roto el cuello. Los brillos manaban de su cabeza.

La ala a la que habían ingresado era profunda, con varios recuadros y estatuas de casi 2 metros de alto de senadores y políticos de Bynquisterr. Yura extendio su mano y la esfera brillante volo cruzando todo lo que podía, iluminando con su luz azul algunas cosas para que los presentes pudieran atisbar que había más adelante.


Yura: *Viendo el cadaver a su lado.* Tsk. ¿Ahora hacia dónde?

Karee: Tenemos que- ... *Alza el dedo.*

Yura: *Siente lo mismo.*

Zeke: ¿Qué pasá?

Legión de Ankh:
Se escuchan pasos.

En el fondo del corredor apareció el aura ominosa de varias lamparas acompañado del marchar de varios guardias que vestían cotas ligeras metálicas y de mallas del mismo material. Algunos portaban lanzas, otros espadas y sorpresivamente había unos cuantos con ballestas. Dieron la vuelta, y sus ojos acostumbrados a la oscuridad vislumbraron a los opositores y los espiritistas. Contrario a los primeros dos, estos no se inundaron de miedo.

Guardia: ¡Ustedes fantasmas! ¡¿Cómo se atreven a entrar aquí?!

Yura: ¡No son todos!


Detrás de ellos se escuchaba el repiqueteo del suelo en otro de los pasillos por los que habían pasado al igual que gritos de rabia. Pronto iban a estar rodeados de un lado y de otro. Zeke busco con la mirada a los legionarios y a Karee, preguntándose que procedía ahora. ¿Combatir con todos ellos? No se veían con la intención de dejar las cosas a medias, el fulgor de sus ojos indicaba un deseo de combatir hasta la muerte contra las tropas Opositoras. Las miradas de todos se cruzaron.

Legión de Ankh:
Luchamos.

Karee: *Se vista se clava a dónde creyó ver una puerta. Pasa al otro lado y recuerda haber visto otra por ahí.*

Yura: *Viendo a las tenues figuras de los guardias a la distancia. Algunos con ballestas se habían acuclillado y apuntaban hacia ellos.* Tanto Zeke cómo los Opositores no podrían pelear sin sus armas. Karee y yo... !!!

Su mente sintio cómo si todo se encogiera. El prana sense lo había alertado y su mente proceso el significado tan rápido que le causo un repentino pavor. Un solo virote de la ballesta fue disparado. La pieza métalica cimbro el aire y Yura lo percibio cómo si hubiese cimbrado todo a su alrededor. Sus ojos se clavaron en el virote, viendo el movimiento de este en cámara lenta. Karee lo vio, uno de los Legionarios tambien lo vio con sus ojos carmesí. Giraron el cuello en el lento movimiento de la flecha...


Una de las bolsas de explosivos.

Y se clavo. La bolsa termino rasgada en la parte de arriba. Revelando en el pequeño corte el paquete de explosivos. Unos centímetros más abajo y bien pudo clavarse en ellos.

Karee: ¡Protejan los explosivos de los disparos!

Legión de Ankh:
¡Cuidado!

Se escucho el chasquido de más ballestas. Yura siguió con el sentido del prana la trayectoria de las flechas y se anticipo a ellas poniéndose por delante. Concentro chi en sus puños y con ello trato de reflejar los proyectiles, aunque no por eso fue menos dificil. Otros legionarios magos dieron unos pasos adelante, los que no cargaban con nada y proyectaron cuidadosamente hechizos de fuego que golpearon los proyectiles y viajaron hasta los guardias.

Yura: ¡Karee, necesitan moverse ya! ¡Cualquier movimiento en falso y podemos explotar todos aquí!

Karee: Tsk. *Era verdad, vio que eran varias docenas de hombres los que estaban cargando material explosivo. Los pasos atrás de ellos sonaban más cerca.* Necesito que nos cubran.

Yura: ¡Quizá si servimos como señuelos!

Legión de Ankh:
Saboteador. Nosotros nos encargamos. Llévate a ellos.

Las capas de varios hombres ondearon en la oscuridad. Los que no cargaban con nada formaron filas tapando aquellos que llevaban bolsas y cajas, los cuales, de ello eran casi el doble o el triple que los que no llevaban nada. Zeke y Yura se pusieron entre el grupo y el grupo de guardias que estaban a muchos pies a lo lejos, previniendo sobre todo el disparo de alguna ballesta que importunadamente los haga volar a todos.

Karee: Tomaremos esa salida, cuando resuelvan todo nos siguen. ¡Traten de dejarlos inconscientes y llevenselos!

Zeke: ¡S-Si!

Yura: *Asiente mientras sus puños brillan dorados.*


Gracias a la formación, los legionarios se discurrieron tras una puerta lateral avanzando velozmente. Los que se quedaron corrieron junto con los espiritistas contra los guardias restantes. El brillo de las espadas sacaban chispas y brillaban de vez en cuando por ambas partes. Uno que otro hechizo saltaba e iluminaba el amplio corredor que empezaba a lucir más brillante.

Yura echaba la mirada de vez en cuando asegurándose que todos los que tenían explosivos más algunos hombres más habían corrido. La cantidad de hombres presentes disminuyo drasticamente, y fue reemplazada con algunos cuantos guardias más que habían arribado, siendo un poco más de la cuenta de lo que Karee originalmente contó.

Yura: *Golpea a un guardia.* Ya están fuera de peligro. Ahora sólo tenemos que encargarnos de estos.


_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1365
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Sáb Ago 19, 2017 5:42 am

Mission: Destroy

La sangre que manchó el suelo fue el mayor insulto a la ironía. En sus años como saboteador, cinco años, nunca había trabajado con nadie en sus misiones. La misión más similar, la demolición de la torre de Deneb, fue un trabajo de una noche entera, cargando explosivos comprados del mercado negro y con varias semanas de estudiar la estructura de la torre. Esta vez tenía que depender de alguien, y el resultado fue una disculpa y un riesgo a la misión entera. No solo a sus vidas, si no a la de todos los involucrados. Dos de las cuales ya habían pagado el precio de su lentitud al actuar. No podía hacer ya más nada, solo pensar rápido.



Yura:
¡Karee, necesitan moverse ya! ¡Cualquier movimiento en falso y podemos explotar todos aquí!

Había vidas en sus manos. Nadie lo había dicho directamente, pero en esta misión, él era quien estaba liderando. Vaya buen liderazgo había demostrado. Sus años de experiencia de poco servían al movilizar a más que solo sí mismo. En su desesperación, por un segundo, buscó respuestas. Congelado en su propia mente mientras racionalizaba la situación, permitiéndose pensar objetivamente y usando la técnica de la aguja para suprimir solo lo suficiente para permitirle concentrarse. Tres años de dura instrucción al lado de alguien resonaron en su mente. Una persona que en este momento, se intentaría inclinar a emular, al menos en capacidad de liderazgo...



Mente de Karee escribió:

Karee:
... Necesito que nos cubran.

Yura:
¡Quizá si servimos como señuelos!

Legión de Ankh:
Saboteador. Nosotros nos encargamos. Llévate a ellos.

Karee:
Tomaremos esa salida, cuando resuelvan todo nos siguen. ¡Traten de dejarlos inconscientes y llevenselos!

Zeke:
¡S-Si!

Yura:
*Asiente mientras sus puños brillan dorados.*


Seguido por los legionarios, Karee comenzó a moverse por las habitaciones, canalizando la técnica de la aguja para centrarse lo más posible. Los muros que cruzaba los veía como si el tiempo fluyese más lento, analizaba los detalles de la estructura, el techo con bóveda en particular le parecía molesto. Si iban a plantar los explosivos, tenía que ser en el primer piso y dejar que la estructura se derrumbara bajo su propio peso. Daba instrucciones conforme avanzaban, una bomba aquí, otra aquí. Avanzaba por los pasillos, seguido como por las sombras, que no cuestionaban un solo momento. Cuando se consideró lo suficientemente alejado del conflicto, se detuvo a realizar una pregunta.



Karee:
Esta bien, quiero números, ¿cuantos explosivos tenemos en total?

Legión de Ankh:
Aproximadamente cada persona carga 10 en la bolsa. Hemos colocado aproximadamente 4 cada uno.

Karee:
Perfecto.


Tener el número exacto le ayudó a decidir sobre la marcha una cosa. Tomó un explosivo y lo escondió bajo una de las mesas... una vez lo hizo, abrió la siguiente puerta y siguió corriendo, los legionarios detrás de él. Sobre la marcha, cada debilidad que notaba dejaba un explosivo, hasta que se quedó vacío. Entonces pidió a los legionarios colocar los suyos. El proceso iba sorprendentemente rápido. Pero su suerte no era infinita.



Guardia:
¡ALLÍ!

Karee:
Atrás, yo me encargo.


Tomando del cinto de un legionario una espada, Karee acelera su ceurpo hacia los guardias. Éstos inmediatamente inician a intentar suprimirlo, sin éxito. Karee levanta su espada, cortando los ligamentos del hombro del primer guardia e inutilizando su brazo, antes de realizar un salto hacia el muro y usar el impulso para alcanzar la espalda del segundo, incrustando el filo lo suficiente para causar dolor, pero no para matar. Inmediatamente se gira sostiene la pierna del guardia, derribándole, tras lo que le golpea la cabeza con la guardia de la espada. El primer guardia, sosteniendo su brazo inmóvil, apenas puede reaccionar cuando Karee está delante suyo, inmovilizándole al trepar su cuerpo, tras lo que con las piernas le aprieta el cuello lo suficiente para que tras unos segundos, caiga inconsciente.



Karee:
Tu, dame tus explosivos y acompaña a éste tipo de aquí, sáquen a estos dos de aquí.

No se requirió otra palabra. Karee le devolvió la espada al legionario y abrió la puerta a su izquierda. Detrás descansaba una habitación pomposamente adornada con oro, una máquina de escribir en el centro. Habían encontrado la sala del parlamento. Karee inmediatamente dirigió su atención al techo, e inmediatamente supo. Éste era el lugar. Dejó la bolsa de los explosivos en el suelo y comenzó a dar indicaciones.

Karee:
Necesitamos dos aquí, este pilar se ve fuerte. Otro por la silla de allá. Dénme tres, necesito subir al techo y ponerlos. Nos deben sobrar algunos todavía.

No lo quería admitir, nunca lo haría, pero la técnica de la aguja era un regalo irremplazable de su pasado. Analizaba la situación tan rápida y efectivamente que la legión podía hacer honor a su nombre, actuando como un solo cuerpo una vez dio las indicaciones. Mientras ellos escondían los explosivos, Karee usó la translocalización para subir al techo, aferrándose de los candelabros para colocar los dos explosivos que necesitaba en el techo. En menos de un minuto, esa sala era una trampa mortal. El ladrón bajó del techo y tan pronto el último explosivo estuvo asegurado, salieron de allí. El camino siguió tranquilo, aparte de otros tres guardias que Karee no tuvo problema pacificando, hasta que alcanzaron una escalera en espiral.



Karee:
Aquí estamos... Necesito números. ¿Cuantos quedan?

Legión de Ankh:
Más que suficientes. No hemos colocado tantos como previsto.

Karee:
Vamos a subir. Necesito un explosivo cada 30 escalones. Tú, dame dos y Andando.



Una vez más aprovechando la translocalización, el ladrón subió por la torre rápidamente, cargando consigo dos explosivos. Rápidamente al llegar al reloj revisó dos cosas: La velocidad de la maquinaria y la hora. Eran las 11:48.  Dos campanas colgaban del techo. Tal como Karee esperaba, el reloj funcionaba con maquinaria enorme y compleja. Pero justo lo que necesitaba: Engranajes pesados. Y con mucha fuerza. Miró hacia las escaleras, notó que los legionarios aún estaban subiendo y plantando los explosivos de acuerdo a sus indicaciones. Golpeó con su daga el cristal del reloj y miró hacia abajo... hacia las calles. Entonces golpeó otra vez, y abrió el agujero más. Se colgó un explosivo del cinturón y prosiguió.

Saltó hacia la manecilla de las horas, aferrándose de la cola únicamente y comenzó a empujar su cuerpo hacia arriba. Con ésto, subió hasta que sus piernas pudieron abrazar la manecilla. En ese momento, sintió la minutera moverse y perdió el balance por un momento, pero ésto era toda la confirmación que necesitaba. Arrancó un trozo de su camisa y con ésto, ató el explosivo a la manecilla. Midió el espacio entre ambas manecillas y al darse cuenta de lo estrecho que era, ladeó un poco el explosivo. Entonces impulsó su cuerpo de nuevo, realizando un salto hasta alcanzar la parte superior. Era el punto de vista más alto que jamás había estado... La ciudad se veía tan pequeña desde allí.




Escuchó el fuerte sonido de la minutera moverse una vez más... y supo que su breve momento de contemplación había terminado. Saltó sin temor, usando la translocalización en el momento justo para volver a entrar por el agujero que había hecho para entrar. Al hacerlo, vio a los legionarios esperando. Sin gastar otro momento, dio una última órden.



Karee:
Tú, coloca ese explosivo en ese engranaje. Tendremos diez minutos para alejarnos, ¿entendido?Quiero que en tres minutos encuentren a los que quedan, Yura, Zeke y los que se quedaron con ellos y los saquen de aquí. ¡Andando, cada segundo cuenta!

Comenzaron a bajar los escalones tan rápido pudieron, Karee con ellos. Inmediatamente al llegar al fondo, su brazo cambió de forma a una monstruosidad y su capucha se comenzó a manifestar de una forma distinta, mientras sincronizaba completamente con el espíritu de Geoffrey Librom para usar Cottonmaid Wings a lo mejor de su capacidad. Sin perder un segundo, comenzó a avanzar por los pasillos, rápidamente asegurando que todos los guardias estuvieran fuera y que los explosivos plantados tuvieran la distancia correcta para iniciar la reacción en cadena que buscaba.




Habitación por habitación, comenzó a asegurar que toda la estructura estuviese libre, La técnica de la aguja rodeando su cuerpo con inmensa oscuridad, mostrando el grado de precisión y concentración que el ladrón buscaba. En solo dos minutos había recorrido todo un piso de la estructura, en otros dos revisó el siguiente. Sentía su corazón luchando por salir de su cuerpo, estaba agitado, pero aún tenía que buscar. Otros tres minutos transcurrieron, faltaban dos para la explosión. Karee regresó al primer piso tan rápido pudo y buscó a Yura y Zeke, solo para no encontrar los rastros de su paradero. Aliviado, guardó su daga y comenzó a alejarse.


???:
Ugh...

Karee:
¡¿...?!


La voz provenía de un guardia herido, pero vivo. Karee se acercó y le tomó del brazo, levantándole y prácticamente arrastrándolo con él. El guardia miró por un momento al ladrón. Sabía que era un opositor. Estaba confundido, todavía más cuando escuchó la voz del ladrón gritarle desde lejos antes de sentir su mano sobre su brazo y su fuerza levantarlo. Sus palabras no tenían sentido, ¿por qué lo ayudaba? ¿Por qué había preocupación en ese grito?. No tenía ningún sentido... sus oídos aún zumbaban del reciente combate. Lo habían noqueado... tal vez si pudiera luchar aún, le habría atacado.



—¡No mueras! ¡Te sacaré de aquí! ¡Vamos!—

Karee hizo un esfuerzo por levantar al hombre, lo levantó y colocó sobre sus hombros, mientras hacía un esfuerzo por volver a convocar el poder de Cottonmaid Wings, una vez más. Se dirigió a la salida, e inmediatamente, se encontró con la legión y sus compañeros, quienes parecían estar regresando de algún lugar. Karee Bajó al soldado y con sudor en su frente, se dio media vuelta. Colocó el último explosivo, activó el detonador y regresó con yura. Con preocupación en sus ojos le tomó de los hombros, gritando en su rostro una pregunta.


Tchaikovsky Overture 1812 (finale)


—¿Queda alguien? ¡Yura! ¿Los sacaron a todos?—

—Sí, todos están fuera.—

Era raro -para todos- ver al ladrón, quien usualmente portaba una mirada segura y una imagen compuesta, mostrar cualquier tipo de emoción de esta forma. Su mirada, los ojos del ladrón... completa seguridad, no de que todo saldría bien, si no de que si faltaba alguien, regresaría. Un minuto restaba para la explosión. Karee volteó la mirada al parlamento por un segundo... su aura se envolvió, no de oscuridad, si no luz por un segundo, mientras buscaba cualquier rastro de vida en el lugar... finalmente, exhaló aliviado y se giró a su compañero.


Karee:
Bien... ¡Es hora del espectáculo!

Yura:
¿Cuantos explosivos usaron?

Karee:
Todos.

Yura:
Oh...




Algunos se cuestionaron si eran suficientes explosivos, otros, si fueron demasiados. Las palabras del ladrón resonaron en la mente de los presentes cuando anunció que iba a tratar los explosivos como si fuesen débiles, aún si tenía indicios para creer que eran fuertes. La legión retrocedió una calle y miraron el reloj mientras la manecilla se acercaba a las 12. Karee esperaba a ver su trabajo, como un actor a su presentación, o un director a su función. Los legionarios, en cambio, observaban como si jueces fueran.


Zeke:
Y... ¿estamos seguros que funcionará?

Karee:
He usado explosivos de ese estilo antes. Estoy seguro de dos cosas:
1: El mensaje de la legión quedará claro.
2: El mensaje será fuerte.

Resonará a kilómetros de distancia, la luz de la explosión será visible antes que el sonido llegue. De hecho, les recomendaría taparse los oídos. La explosión empezará abajo... y subirá hasta la parte superior. Solo activamos unos cuantos detonadores, el resto, reacción en cadena... justo cuando den las doce, el último explosivo detonará. Solo un par de segundos más....


Karee alzó la mano, contando con sus dedos los segundos restantes. Bajó el primer dedo de cinco, la atención de todos se dirigió al parlamento. Bajó el segundo dedo, la explosión empezó. Karee bajó la mano, sabiendo que nadie notaría que se equivocó por 3 segundos y simplemente observó con detenimiento, mientras el fuego envolvía la estructura, que escapaba de su trabajo.



La fecha quedó marcada... a las 12 de la madrugada, empezó el cambio en Bynquister.




Somewhere Else


Sangre manchaba su lanza, pero no era la de su adversario. Si así fuera, la sangre estaría en la punta y no en el cuerpo. También manchaba su rostro, pero no era de su enemigo, si no que brotaba de su boca y nariz. Hacía mucho tiempo no sentía temor. Temor por su vida, por fallar. Temor a no tener la fuerza de seguir adelante. Ese temor por primera vez era real en ella de esta forma tan inmediata. Escondida tras un árbol, esperaba que el demonio la dejase respirar por un momento. Pero éste momento no llegaba. Era el infierno total, justo como su adversario prometió. No sería una muerte rápida... Alcanzó la katana en su mano y temiendo lo que podría pasarle si era capturada, la alzó... pero no lo hizo. Y en ese momento, vio el suelo bajo sus pies oscurecer una vez más.


Ruumi:
¡¿PUEDES DARME UN MINUTO!?

Escapa del asalto una vez más, quedando de nuevo cara a cara con el demonio... el combate se ha extendido, la sangre samurai se mezcla con el sudor del agotador combate... la rueda del destino sigue girando, no se detiene por nadie. ¿Que desea para ella?.


Ruumi: -2
Atrocious: RL actual: 6 | Cuota: 3

Celtic escribió:
____________________________________________________________________________________________

Side Indicaciones: @Ruumi: Has encontrado a Attrocius, un peligroso demonio que ha deambulado ya cientos de años en aquel bosque pero por lo general pasa su tiempo durmiendo o mirando a los cazadores desde lejos sin sentirse atraído a combatirlos. No obstante, tu presencia ha logrado despertarle una furia e interés como ninguno que haya sentido en los últimos siglos y no está dispuesto a dejar que esa sensación se vaya. Tendrás que derrotarlo a menos que quieras intentar pedirle que te deje ir de algún otro modo, aunque lo más seguro es que no funcione o lo enojes aún más.

La batalla se llevará a cabo de la siguiente manera. Cada vez que ataques, tirarás un dado de Celtic por Attrocius, dependiendo los siguientes resultados será lo que suceda.
-Superas el Risk level pero la tirada de Attrocius supera tu tirada: Attrocius activa Poison Mist Form. Justo en cuanto logras dañarlo, el se convierte en neblina tóxica, causándote un daño equivalente al que tu le causaste. Attrocius no tirará su dado por 2 turnos seguidos si activa este efecto.
-No superas el Risk level y la tirada de Attrocius supera tu tirada: Attrocius usa Gnaw para llamar a un enjambre de insectos carnívoros que irán causando heridas que poco a poco causarán hemorragia, provocando 1 wound counter. A los 2 wound counters recibirás uno de penalización.
-Empate de tu tirada con la tirada de Attrocius: Attrocius usa sus agujas o pool of darkness para atraparte y acercarte a él, además de poder saborear algo de tu sangre. Attrocius puede volver a tirar su dado inmediatamente si este fuera a ser negado por el efecto de su poison mist form.




Attrocius: (Warlock) un demonio con muchos años de edad que si bien normalmente prefiere mantenerse al margen de combatir a los cazadores pues lo ve como algo burdo y sin sentido, algo en tu presencia ha logrado despertarle una furia como ninguna que hubiera sentido en varios siglos. Aunque la mayoría de los demonios presenta conductas anti sociales, Attrocius no tolera a otros de su especie tampoco, aniquilándolos cuando tiene la oportunidad si siente que invaden su espacio personal. Se dice que cada vez que aniquila a uno de su especie, una espina roja crece en su cuerpo.

Equipment:
-Shattered punisher armor.
-Shattered  punisher helmet.
Skills:
-Elemental beam (Darkness).
-Poison Mist Form (Castlevania): El usuario es capaz de convertirse en una neblina tóxica haciéndose inmune a la mayoría de los ataques y capaz de atravesar múltiples obstáculos. El mero contacto con otros seres vivos puede ser mortífero. El problema es que gasta una gran cantidad de prana mantenerla, provocando que sus usos sean limitados.
-Ngadhundi (Tree of Savior): El usuario invoca de las profundidades de una  lúgubre dimensión una estaca hecha de los huesos de lo que alguna vez fue un ente demoníaco. Al encajar esta estaca en un enemigo no solo causa un fuerte daño físico, sino también provoca el estatus de "decadencia" en el objetivo, debilitando su fuerza física y su resistencia a la magia.
-Gnaw (Dark souls): El usuario invoca un enjambre de insectos carnívoros para que devoren a la víctima, generalmente causando peligrosas hemorragias.
-Pool of Darkness (Hyrule Warriors): El usuario hace aparecer una charca de oscuridad que absorbe a todas las unidades enemigas. Dentro de esta charca pequeñas criaturas con tentáculos, dientes afilados y un solo ojo rojo hechas completamente de energía oscura emergen y atacan a aquellos que estén atrapados en pool of darkness. Finalmente la charca de oscuridad estalla arrojando lejos a todos los enemigos.
-Fallen Needles: Attrocius dispara las agujas de su cuerpo, las cuales siguen conectadas a él por sus propias vísceras. Cuando se clavan en un objetivo, se retraen para acercar a la víctima hacía él.


Risk level: 7 (Baja 1 cada vez que utilice uno de sus counters exitosamente).
Rol cuota: 5 (Cuando le quede uno de cuota puede convencérsele de retirarse).

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 355
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Sáb Ago 19, 2017 5:42 am

El miembro 'Kida' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de Rika' :

Resultados : 2, 4

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5243
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Sáb Ago 19, 2017 2:13 pm

Takanori Arisawa.

La bruma del cambio, lóbrega y fría,  se esparcía  por los alrededores del parlamento. En medio de ella, invisibles a todo ojo no entrenado para ver más allá del oscuro panorama nocturno, los soldados que movían los engranajes de la revolución se desplazaban, sus espadas de momento apagadas pero en cualquier momento se encenderían como una hoguera para anunciar la abolición del sistema podrido y corrupto que llevaba años oprimiendo a la buena gente de Mehruntosh, de Bynquisterr. Cuando ese reloj marcara las 12... todo se vendría abajo. Pero la pregunta era ¿Realmente eso beneficiaría a la oposición?


Desde una distancia segura, bajo el cobijo del manto noctívago, las capuchas carmesí de aquellos que protegían el sistema opresor contra el que se rebelaban los legionarios, se mantenían completamente quietas aún cuando el viento helado con la fresca escencia del támesis se paseaba por las calles esa madrugada. Miraban atentos los eventos desarrollandose en el parlamento, aguardando el momento de la verdad.

Segador VII: Fue tal y como dijo Lord Ziul.  

Segador IX: El informante no se equivocaba.  

Segador XX: ¿Esta seguro de proseguir? Aún estamos a tiempos de detenerlos.    

Ziul: Lo he estado pensando... Quizás el parlamento sí tenga que irse.    


El grupo de segadores que acompañaba al estigia, que oscilaba entre los 20 y 30 integrantes más los otros tantos que estaban dispersos aún por los alrededores, aún tenía la duda si el plan de su líder era el adecuado. Era sumamente arriesgado y de jugar mal sus cartas, permitirían que los legionarios tuvieran una gran ventaja. Pero si lo hacían bien, si aprovechaban la oportunidad adecuadamente, pronto ese grupo de entrometidos estaría caminando en hielo quebradizo.

Ziul: Nuesta influencia es fuerte en Mehruntosh y mis sobrinos son practicamente los pilares de esta región, cierto... Pero no tenemos un control absoluto sobre estas personas. Más de una ocasión nos ha salido caro salirnos con la nuestra por culpa de esos gordos nobles codiciosos y si quisieramos estar perdiendo el dinero, para eso está esa rata de Carlos Danzas, quien nos ha resultado de mucha más utilidad que cualquier individuo en ese parlamento.

Segador XVIII: ¿Pero entonces...?  

Ziul: Así es... Nosotros seremos quienes destruyan el parlamento. Nos hemos cansado de los abusos hacia la gente que todo este tiempo hemos tratado de detener con nuestras influencias. Pero con la llegada del héroe legendario, finalmente tuvimos la oportunidad de arrancar el mal desde la raíz.  

Segador XIII: ¿Pero creerán enserio que lo hicimos por eso?  

Ziul: Je... Cualquier persona en esta ciudad haría lo que fuera por adular a ese individuo o a una buena imitación del mismo. No dudarán que inclusive nosotros haríamos eso... Especialmente si no queremos sufrir un destino similar a (Aprieta el puño con fuerza)...Sólo déjenme las palabras a mí y en el peor de los casos, al mayor de mis sobrinos "Quizás no me perdonen por traicionar sus ideales de ese modo, pero si con eso me acerco más a cumplir la meta de mi viejo amigo Archibald, aceptaré cualquier castigo, aún la decepción de sus descendientes. "  

Segador III: Empiezan a moverse.  


Bajo la orden de no perderlos de vista, los segadores comenzaron a movilizarse alrededor de la estructura de la cual pronto solo quedarían pedazos, fuego y cenizas. Aquellos que causaron el movimiento quedarían rodeados en el mejor de los casos, o tendrían que huir antes de tener la oportunidad de alardear de su atentado. Mientras tanto, la armada de encapuchados con guadañas, admitiría que el inicio del cambio, venía por parte de ellos y que los legionarios no eran más que peones del sistema político que intentaban impedir la destrucción de aquel edificio, aquel símbolo de opresión.  

Ziul: "Desde luego que pueden intentar desmentirme... Muestrense frente a mí y me aseguraré que uno a uno caigan de una vez por todas. "    

Marcarían las 12...


El fuego se espariciría por cada corredor del parlamento, los vientos del cambio, abrazadores e inmisericordes arrasarían toda la estructura, la cual se vendría abajo. El estruendo de la revolución haría eco en gran parte de Mehruntosh y su eco se extendería por toda la región. Los escombros saldrían disparados en señal de que así también lo harían aquellos que usaban su posición para abusar de los debiles. Y cuando el fuego y el humo se disipen, y el alcance de la destrucción fuera visible...


Los segadores estarían allí para atribuirse aquel cambio. Aunque ¿Realmente puede llamarsele cambio si el poder solo pasa a las manos de alguien con las mismas intenciones?  

___________________________________________________________________________________________

INDICACIONES: Corran y resguarden sus vidas y la integridad de la legión a costa que este movimiento implique unicamente a la inquisición y sus planes para terminar de apoderarse de Bynquisterr completamente... o quedense, admitan sus planes y preparense para una batalla...


En caso de quedarse a pelear...

Into the dark night

En caso de quedarse a combatir, deben decidir si la legión les ayudará a combatir a las olas de segadores. De ser así, en cada rol que se enfrente a los segadores usando a la Legión, concluirá con la tirada de 2 dados de Celtic, uno para la legión y otro para los segadores. El número que caiga será el número de elementos que el bando correspondiente sustrajo del otro, es decir, la legión pudo haber matado 10 segadores al costo de 8 legionarios por decir un ejemplo. De este modo se irá estableciendo un sistema de que bando tiene mayor ventaja numérica que el otro, al que llamaremos outnumbered factor con el cual se determinará la diferencia respecto a que bando ha eliminado mayor cantidad de enemigos del otro.
Antes de tirar, deben especificar a que escuadrón de segadores están atacando.

Si los espiritistas u otros personajes más importantes como Xavier por ejemplo, deciden participar, entonces deberán superar el Risk level del batallón de segadores, el cual cuenta como un solo enemigo.



Batallón de segadores: La milicia principal de la nueva inquisiciòn bynquisterrence que se instauró con la llegada de los hijos de Archibald Gassernhal como pilares de la inquisición en la región. Con capuchas y yelmos que los despojan de prácticamente cualquier tipo de apariencia humana, armados con peligrosas guadañas, estos guerreros no solo son capaces de exterminar demonios, sino también anunciar la muerte a todo aquel que sea un estorbo en los planes de sus superiores. Tácticos, serenos e inmisericordes, los segadores son una de las milicias más terribles en las filas de la inquisición. Se componen de los siguientes escuadrones.

Vigilantes: Los más comunes y normalmente vistos. Cargan con sus guadañas y se enfocan en ataques directos con estas, usando algunas habilidades de espíritus para hacer sus ataques más letales. Usan melee skills así como algunos ataques elementales variados (principalmente oscuridad) para reforzar sus guadañas.




Sanadores: Los sanadores se enfocan, principalmente, en utilizar el hechizo "Float" en sus compañeros, para darles su presentación insignia de arribar amenazantemente a donde su presencia sea requerida, la figura de la muerte arribando desde los cielos a emitir la condena es un elemento psicológico que en muchas ocasiones ha bastado para marcar la diferencia en una batalla. Eso y que pueden recuperar a sus compañeros o causar debuffes en los enemigos.




Rompehuesos: Uno de los escuadrones menos vistos entre las filas de los segadores, pero aquellos que han visto alguno y sobrevivido, afirman que su llegada indica que la inquisición ha dado prioridad a la eliminación de la persona a la que estos salvajes están buscando. A diferencia de sus compañeros, no utilizan el miedo o el suspenso para causar pavor o duda en la víctima, prefieren un ataque violento y continuo que no de la oportunidad de saber si quiera que está pasando. No usan guadañas, sino enormes guantes con filosas garras (De metal o de energìa proyectada con los mismos guantes) que descuartizan la carne rápida pero dolorosamente.



Risk level: 7 (5 si los legionarios tienen el outnumber factor en 7 o mayor o 9 si los segadores tienen el outnumber factor en 7 o mayor).
Rol cuota: 8 (Puede disminuir en 1 por cada contra la legiòn independientemente quien tenga el resultado mayor).

-Si no han caido al menos 6 vigilantes, cada vez que un sbringer/NPC importante tire contra batallón de segadores y falle, un legionario será eliminado y se sumará 1 a la cuenta de eliminados de los segadores (Incrementando su outnumber factor).

-Si no han caído al menos 6 sanadores, al final de un rol de sbringer/NPC importante, se tirarán dos dados de Rika de los sanadores. Si la tirada de los sanadores es mayor a la de la persona que tiró, la cuota de los segadores se recupera en 1.

-Si no han caído al menos 6 rompehuesos, al final de un rol de Sbringer/NPC importante, si este causó daño a batallón de segadores, recibirá uno de penalización.


Última edición por Celtic el Dom Ago 20, 2017 12:33 am, editado 2 veces

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2614
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 27
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Sáb Ago 19, 2017 4:47 pm

Legión de Ankh





Never to Return



Y la vida del gran reloj se apagó con lo que fue su último eufórico clamor. Y los siglos ahí guardados, las voces y memorias ahí almacenadas, todo ello se barrio con el pasar de las llamas. Y el signo esfumado, hecho cenizas, era la cuna para que el cambio llegará. Viniese de dónde viniese.

El mismo Tamesis se sacudió con grandes olas gracias a la fuerza expansiva, algunos veleros recibieron los impacto de restos de concreto y de vidrio, otros se volcaron gracias a la marea creciente. Las llamas alcanzaron tamaños impresionantes, cómo si un nuevo sol hubiese nacido en el centro de la ciudad. El estruendo llego cómo surgido de los mismos centros de la tierra, sacudiendo ventanas y lamparas.

Los pobladores que se habían reunido a las orillas del río para celebrar se encogieron del susto de la primera explosión, para después acercarse con mórbida curiosidad el resto de la explosión. Una lengua de fuego se alzó sobre el cielo. El tiempo y la noche se habían detenido. De repente el cielo estaba en llamas, y gracias a las prominentes cantidades de humo que provenían de los restos de la torre de Westminster todas las estrellas y la luna desaparecieron y sólo dejaron un manto cobrizo.


Legión de Ankh:
¡Lo conseguimos!


¡Legión de Ankh!
¡Que esta rebelión quede bautizada con flamas!

Zeke: *Sentía el corazón latir en su garganta, quería pronunciar algo pero nada le salía. Estaba obnubilado.*

Karee: *Su semblante regio finalmente se relaja.*

Yura: *Tenía las manos en los oídos y sentía que todo vibraba. Finalmente sintió el abrazador calor de los restos quemados, era extraño, las llamas se sentían familiares para él.* Realmente lo consiguieron.

No había palabra para describir su sentir, empatizaba con las llamas que se levantaban frente a ellos, con la magnitud de lo que habían logrado el saboteador y el legionario. Los vitores cercanos sonaban en conjunto con el de la madera crujiendo por las llamas, al principio casi imperceptible gracias al zumbido en los oídos, luego se abría paso. Yura observaba a Zeke sacudiendo a Karee, a los legionarios saludarse y contemplar lo hecho. Un atisbo de sonrisa esbosaron sus labios.

Y entonces cayó un repentino frío.

Había captado algo a los alrededores. Algo peligroso, oscuro, cómo si hubiese salido del mismo cementerio. Y no sólo era uno. Se extendía. Los vítores se fueron callando, el humo se fue disipando y la marea se calmaba. Y los festejos se iban acallando por el súbito tamborileo de algo a lo lejos. La marcha de cientos de pasos.


Yura se volteo, lo mismo hicieron los legionarios. Xavier, escondido en su máscara guardo el aliento. De repente el crepitar de las llamas se había callado, imperceptible, ahogado bajo ese repiqueteo del movimiento que se avecinaba en las calles cerca de ellos.

Y un grito a lo lejos. Cómo si la misma muerte se hubiese presentado.

Estaban ahí, enfilados uno detrás del otro, una marea carmesí y dorada que contemplaba con fatuo semblante en las mascaras el edificio que antes representaba la dirección de Mehruntosh. Ahora eran cenizas. Docenas, quizás centenas de ellos, preparados, listos para la mayor caza de sus vidas.

El ojo cristalino de Yura temblaba con el panorama, cuando capto en el horizonte aún más figuras de pesadillas. Y entonces entendió la razón de los gritos a la lejanía, el sonido de puestos siendo abandonados y de gente corriendo. En el cielo arrebolado y negro figuras fantasmagóricas sobrevolaban por distintos edificios como hordas de insectos histéricos.


El segador salía por su cosecha.
"Y las tinieblas, y la corrupción, y la Muerte Roja lo dominaron todo."





Desde la ancha torre con forma de aguja, la líder de los Zapadores no había pegado el ojo en toda la noche. En su estudio la noche azul se tiño de anaranjado y desde el gran ventanal la vista era magnifica. Al ver la primera explosión, sintió una emoción pueril en su corazón. La destrucción fue escalando, destruyendo cada pilar y cada pared por su inexorable paso.

Desde su asiento de piel, vio la luz y segundos después llego el sacudir del cristal, escuchando el fragor cómo si hubiese sido encapsulado. Y aún así sonrío para sí. Esa curva bermellón que eran sus labios se quedo aún por varios minutos después de todo el suceso. Aún bajo ese cielo naranja.

Su figura se recortaba en el espacio de la ventana. Cuando varias figuras embozadas y flotantes se levantaron del otro lado.




_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1365
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Rikarudo el Sáb Ago 19, 2017 5:02 pm

[♪ BGM ♫]「 Beneath the Mask ~ Rain 」 [♭ BGM ♬]
Persona 5 OST



El día seguía tranquilo, al menos a los ojos de Renzo, quien continuaba reposando para quedar totalmente recuperado y poder pelear en el asalto, plan que se efectuaría al siguiente día. Poco sabría acerca de los acontecimientos de esa noche. Ya podía moverse sin tanto esfuerzo, pero su hermana le ordenaba a regañadientes, igual que Aria le obligaba a no forzarse hace algunas horas, antes de irse en busca de sus viejos amigos del guild.


Renzo: En serio ya estoy bien Nicole, puedo moverme y controlar mi flujo de prana.

Nicole: ¡Que no! Escuchaste lo que dijo la señorita Aria.

Renzo: Si, si… “descansar 8 horas más después de recuperar control de peana y extremidades”. ¡Pero eso es mucho tiempo! Y ya dormí lo suficiente.

Nicole: Pues tendrás que seguir así excepto para ir al baño. Y si se te ocurre escapar, bueno…

Renzo: Pero…

Nicole: ¿Recuerdas cuando éramos niños, esa vez que te peleaste con ese grupo de bravucones?


Renzo: Ahh, esos buenos para nada.

Nicole: Todo por que se robaron mi muñeca, esa que me hiciste con pedazos de tela.

Renzo: Se lo merecían, molestaban a todos los niños de la zona.

Nicole: Hehehe pero no los enfrentaste hasta que se metieron conmigo.

Renzo: Si, bueno… no iba a dejar que se llevaran algo por lo que me esforcé.

Nicole: O cuando nuestro padre me dejó sin comer por equivocarme en una tarea y tú me regalaste lo de ese día

Renzo: Ese bastardo… ¡tenias 6 años!


Nicole: Lo que quiero decir es que… desde siempre has estado ahí para mi y para Faust, lo digo por tu renuencia a recibir ayuda o a permitir que te cuiden.

Renzo: ….

Nicole: Dejar que te echen una mano no es malo ¿sabes? Así que deja de ser tan duro contigo mismo y permiteme cuidarte, como tú siempre lo has hecho conmigo y con Faust.


Margareth: Renzito, le vas a hacer caso a tu encantadora hermanita, ¿verdad?

Renzo: Yo…

Margareth: *una fuerte presión se siente de repente* ¿verdad?


Renzo: ¡S-s-si señora!

Nicole: *suelta una risa*

Margareth: Bueno, ahora que el muchachon entendió, ¿qué les parece unas galletas recién horneadas?

Nicole: Encantados señora, gracias.



El peliblanco asintió resignado, al menos podría comer de las deliciosas galletas Cross. Ciertamente no estaba acostumbrado a que cuidaran de él, en su infancia sus padres nunca tuvieron ni una pizca de amor o preocupación por su bienestar, solo tenían exigencias absurdas y daban la espalda si había un solo error. Tuvo que aprender a valerse por sí mismo, para cuidar a sus hermanos. Ahora se sentía extraño, al intercambiarse los papeles.

La noche pasaba tranquilamente, en la casa de los Cross seguían charlando los hermanos y la madre del clérigo. En otro lado de la ciudad otro grupo caminaba por las calles, discutiendo sobre los errores de un individuo.


[♪ BGM ♫]「 Betrayer 」 [♭ BGM ♬]
Persona 5 OST



???: Lo que hiciste no fue muy inteligente. A pesar de ser agentes de la Inquisición pudieron haberse metido en serios problemas.


Kaine: No estoy de ánimos para regaños Albrecht.

Albrecht: Pusieron en peligro nuestros planes, Spencer también requiere de una amonestación.

Kaine: Ya déjalo, esto no es problema alguno para los proyectos.

Albrecht: ¿Tampoco eso? *señala la katana rota*


Kaine: Tch… tendré que irla a reparar pronto.

Albrecht: Eso no es lo que me preocupa. Conoces la leyenda alrededor de esa espada.

Kaine: Heh, no son más que cuent-- ¡Nghh! *se agarra la cabeza y queda arrodillado por el dolor*

Albrecht: … ¿Estás seguro?

Kaine: … Es un pequeño dolor de cabeza, sabes, en esas celdas uno no puede conciliar bien el sueño, sólo tengo que descansar un par de horas.


Albrecht: Insisto en que esos “dolores de cabeza” no son normales, ¿estás seguro que no puedes recordar nada?

Kaine: Ya te lo dije, perdí el conocimiento de repente y desperté en esa celda con los otros, menos Walter.

Albrecht: … *recuerda ver al ente flotar en el aire desde lejos*

Albrecht: Deberías investigarlo de todas formas, tal vez el Profesor esté dispuesto a indagar en ello.

Kaine: Qué molesto eres. ¿El Profesor? Ahh no, no me someteré a ninguna prueba de ese lunático. Además escuché que está ocupado con los robots de un chamaco, o algo así.


Albretch: Además... tus heridas sanaron sumamente rápido, ¿o me vas a decir que eso no es extraño?

Kaine: Hmph... *levanta su mano y cierra su puño un par de veces* supongo que no soy tan fácil de matar.

Albrecht: Sí tú lo dices. En cuanto al otro tema…

Kaine: ¿lograste reestablecer la fusión?

Albrecht: Me tomó más tiempo del que estimaba, pero ya no habrán problemas al respecto, me encargué de que el espíritu tomara control total de Faust Guttuso.


Kaine: Bien, al menos una buena noticia en todo esto… *se soba la frente* tch… quizás deba tomarme un par de pastillas.

Albrecht: … también debo comentarte, el sujeto de prueba ya fue reinsertado en el castillo de Valdomero *de la nada cae un piano para aplastar a Albretch pero es partido a la mitad*


Kaine: Debes tener más cuidado al decir ese nombre.

Albrecht: Sólo es pura coincidencia, gracias por cierto Alyssa.

Alyssa: Por nada doctor Albrecht *la “enfermera” guarda sus escalpelos y vuelve a las sombras*


Kaine: Dependes mucho de esa enfermera.

Albrecht: Qué puedo decir, trabaja bien.

Kaine: Volviendo al tema, gracias por tu apoyo… me ayudará en mi venganza, haré pagar a Renzo esa humillación. Lo haré sufrir a él y a su hermano; o el experimento lo asesina, o él se mancha de sangre de su familia, o incluso se matan ambos, de cualquier forma, yo ganaré.

Albrecht: Tienes ideas retorcidas Kaine. Me agrada.

Kaine: ¿Me agrada? ¿Eso es todo? ¿No quieres vengarte de ese malnacido también?

Albrecht: Yo no pierdo el tiempo en esas cosas. Pero pese a que lo he superado, que el sea un elegido me obliga a idear maneras de detener su avance como integrante de la Inquisición.

Kaine: Eres aburrido.

Albrecht: Ya me lo han dicho, pero prefiero el adjetivo “centrado”. En fin, volvamos al Dragón Danzarín.




El dúo de inquisidores retomó su camino al hotel. Kaine sabía que algo andaba mal y el doctor lo sospechaba, pero decidió acompañarlo por el momento. El reloj sin detenerse acabó con la noche, dando paso a un nuevo día… el día decisivo para el plan de los elegidos, no sin antes de que aconteciera una reunión un tanto amarga con Al y Vincco, cuyo resultado fue que Alphonse abandonara el hogar Cross conflictuado.

[♪ BGM ♫]「 Beneath the Mask 」 [♭ BGM ♬]
Persona 5 OST


Al día siguiente, el peliblanco avanzaba por las calles, tratando de recordar donde se encontraba el taller de Frederick, distraído por lo sucedido ayer, se preguntaba si el rubio se encontraba bien; un gran letrero le refrescó la memoria, también la gran fila de personas que aún terminadas las festividades, volvía a ser larga. Dejando salir un suspiro por tener que esperar, Renzo se formó para esperar su turno. Pasados unos 15 minutos, por fin podía pedirle al padre de Aiden sus botas, si no es que las hizo polvo. Para su fortuna era algo mucho mejor.


Renzo: Que tal señor Frederick, vengo por las botas que dejé.


[color:082e=color=dimgray]Frederick: ¿Hm? Ohh, claro muchacho, enseguida te traigo tu espada.

Renzo: No es una espa… *le da la espalda* ahh, da igual.


Pasados un par de minutos, el herrero Cross trajo consigo unas relucientes botas, tan diferentes que el peliblanco no sabía si en efecto eran sus botas.

[color:082e=color=dimgray]Frederick: Aquí tienes, debo decir que es uno de mis mejores trabajos.

Renzo: Woah, lucen fenomenales, muchas gracias Sr. Frederick *saca el pago de su bolsa* tenga, por su trabajo.


El monje se equipó su flamante calzado y de inmediato se sentido más liviano por alguna razón. Al salir del establecimiento debía pensar en su siguiente movimiento.

Renzo: Aiden no regresó anoche, tampoco sé nada de los demás ni de Al, ¿debería regresar a su casa? ¿O investigar sus paraderos?



Decidió optar por lo segundo, todos debían estar listos para efectuar el asalto más tarde ese día, sin saber aún las consecuencias de los eventos de ayer. Sin embargo, la multitud se movía agitada hacia el centro de la ciudad, murmullos se escuchaban, "¿El parlamento qué?", "No puede ser...", "¡Aparecieron los segadores!"

Algo le decía a Renzo que los demás elegidos tal vez tuvieron algo que ver, su siguiente parada era clara, con suerte encontraría a alguien.




=============================

Item Obtained! escribió:
True Survivor Dinosaur Boots

Botas hechas a partir de una legendaria criatura que llevaba habitando Brennevin mucho antes que las primeras civilizaciones humanas y cuya verdadera resilencia ha sido descubierta por el fino y meticuloso trabajo de un herrero legendario que encontró las sustancias para devolver sus escamas a su prehistórica gloria. Trait: Llegase el usuario a recibir penalización, tiene derecho a tirar otra tirada. Por cada punto de diferencia que la nueva tirada supere el Risk level del enemigo, será la cantidad de puntos de penalización que vaya a evadir. De activarse correctamente este trait, no puede ser activado por el resto de la pelea.


_________________
...
Ninty ID: Ricke_Evans



Status FE: Bonded Souls (Arcadia)
Spoiler:
Ethan LV: 5



HP: 20
Str: 8
Spd: 13
Def: 5
Hit: 13



[-E-] Bronze Sword:
39/50
+4 Str
+10 Hit
+1 def

Iron Sword:
45/45
+6 Str
+8 Hit
+1 Def
-1 Spd


Wind Edge:
20/20
Nivel requerido: 5
+6 Str
+6 Hit
+1 Def
Rango: 1-2


Vulnerary x1

EXP: 70/120


M A L F O Y:


「 ¿Qué es la razón? La locura de todos 」
· Devil Survivor ·

「 ¿Qué es la locura? La razón de uno 」
avatar
Rikarudo
Hyper Motionero
Hyper Motionero

Mensajes : 1065
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 26
Localización : D.F.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Resh_69 el Dom Ago 20, 2017 3:24 am

The Beginning


En la distancia las llamas se alzaban sobre el firmamento oscuro iluminándolo como si de un gran espectáculo se tratara, los escombros volaban y el sonido de esta se hacía notar por toda la gran ciudad mientras que la columna de humo se volvía más y más alta, expandiéndose por toda la vastedad del cielo y cubriendo con ello la luz que la luna dejaba caer sobre Meruntosh. Muchos fueron testigos del momento en que aquel monumento a la corrupción fue destruido, observantes del acto que acontecía ante ellos pues de un momento a otro el estatus quo de esta ciudad había llegado a su fin...

Logarius:... -Observa a través de su ventana el panorama que ahora acontece frente a el-

Ellie: Parece ser que los engranes del destino ya comenzaron a moverse -Comienza a servirle el té al rubio- Amo Logarius.

Logarius: Así parece -Toma la taza de té y comienza a sorberle delicadamente- Después de todo tenía la certeza de que las cosas estaban por cambiar desde el momento en que supe que la hija de mi hermano vivía.

Ellie: Hablando de la Ama Brunilda -Camina lentamente hacia la ventana junto con Logarius- Ella no se encuentra en su cuarto, ni cercas de la casa... Al parecer se escapó durante la noche.

Logarius: Ya lo sé.

Ellie: Ya veo... ¿Entonces no le molesta?

Logarius: Para nada, después de todo -Acomoda la taza de té en la mesa cercana a el- yo fui el que le sugirió que siguiera su propio camino justo como lo hacía mi hermano en los tiempos en que vivía con nosotros...




Ellie: ¿Fue entonces su idea el que ella saliera sola por la noche? -Dice con un tono algo molesto-

Logarius: Vaya tenía mucho que no escuchaba ese tono de molestia en ti.

Ellie: Y-yo... Discúlpeme, no fue mi intención levantar mi tono de voz. Es solo que...

Logarius: ¿Te preocupa lo que le llegue a pasar a mi sobrina? -Sonríe levemente-

Ellie: Si...

Logarius: Entiendo tu preocupación, sobre todo si tomamos en cuenta que no solo hay terribles demonios merodeando las calles sino también los principales oponentes de los chicos elegidos por Rem... Los inquisidores. Pero no hay de que preocuparse, después de todo ella esta bendecida con el poder de la inmortalidad.

Ellie: Pero usted no... -Su tono se vuelve un poco más triste-

Logarius: Ah ya veo, también te preocupa eso... -Camina hacia la puerta del cuarto y la comienza a cerrar lentamente- Supongo que has estado preocupada desde el momento en que escuchaste que me pidieron que los ayudara contra el asalto final al castillo del pilar inquisidor.

Ellie: Sabe muy bien que si las cosas salen mal... Brunilda no va a ser la única huérfana en la familia Lovecraft.

Logarius:... -Camina lentamente hacia la ventana y se queda mirando hacia la distancia con una sonrisa en su rostro- Sonare como todo un nihilista pero a este punto de mi vida ya no me importa eso...

Ellie: ¡No diga eso Amo Logarius!




Logarius: No lo tomes a mal, es solo que simplemente siento que ya hice lo que tenía que hacer como persona... Tengo 3 adorables hijas que serán mi legado para el futuro de esta familia, conocí el amor con mi bella esposa Hylda y mantuve la base de nuestra familia tras la muerte de mi hermano... -Se voltea hacia la mucama con un semblante serio- Seria hipócrita de mi parte decir que no tuve una feliz vida aun cuando sufrí por la pérdida de mi hermano... Sin embargo, siento una gran responsabilidad en mis hombros hacia la gente de esta ciudad... Y solo ayudando a Brunilda y sus compañeros para acabar con la inquisición sé que podre saldar esta deuda que yace sobre mi... Aun que me cuesta la vida.




Ellie:... -Solo se queda en silencio mirando la mirada decidida del rubio mientras que un semblante triste se dibuja sobre el rostro de la sirvienta-

Logarius: No pongas esa cara Ellie -Se acerca y toca la mejilla de la pelirosa- De todas maneras, veras que todo saldrá bien -Le sonríe mientras limpia una pequeña lagrima del rostro de ella- Hay que ser siempre optimistas ¿No es así?

Ellie: Si...

Logarius: Ahora solo nos queda esperar.

La plática entre Logarius y Ellie continuo, sin embargo, aquellos diálogos que siguieron no eran más que simples recuentos de lo que había sucedido en los últimos días en Meruntosh, tratando de tomar de la mejor manera posible el tiempo que aún quedaba para llevar acabo el asalto hacia el castillo. Mientras tanto por el otro lado se encontraba la bruja y el pistolero viendo a través de sus ventanas como muy cercas de ellos las flamas de aquel gran parlamento se esparcían por todo el cielo, y como rápidamente el tumulto de gente comenzaba a reunirse alrededor de esta. Ciertamente una escena digna de una película.

Kor: Supongo que esto también es parte de sus planes ¿No? -Dice un tanto serio-




Brunilda: Así es, fue idea de mi compañero Karee... El joven de cabellos naranjas.

Kor: Si sé a quién te refieres -Sonríe por un momento al recordar cuando este se sacrifico por proteger a Elizabeth- quien lo hubiera dicho, sin embargo espero que estén preparados tus compañeros porque algo como esta va a poner en alerta máxima a los Segadores.

Brunilda: Me imagino... Esta será una larga noche -Se dirige hacia donde esta Aiden- y nuestro bello durmiente no parece que vaya a despertar muy pronto... -Le acaricia la mejilla al clérigo-

Kor:... -Carga su pistola- En cualquier caso, quédate alerta por si algo extraño pasa, y ya que estas cercas de él, encárgate por un rato de nuestro querido héroe legendario -Se sienta sobre la silla frente a la puerta del cuarto- Yo me quedare cuidando.

Brunilda: Entendido -Dice mientras se acomoda junto al peliblanco y le acomoda sus vendajes y ropas- Te miras tan lindo cuando estas así de indefenso, Aiden -Sonríe-




Kor:... Fingiré que no escuche eso.

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4838
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 26
Localización : República Socialista de México

http://bhagavata.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Lun Ago 21, 2017 12:03 am

Gramr



Su pecho se levantaba de arriba a abajo velozmente, el aire se escapaba de sus pulmones con tanta rapidez que duraban ahí unos cuantos momentos. Xavier disfrutaba del cansancio que sentía ¿Cuando fue la última vez que había luchado contra su hijo? Hacia más de media década, cuando Zeke alcanzaba apenas la adultez y atisbos de un gran espadachín se asomaban en su rebelde mirada. Dios... Hace más de media década, ya se sentía viejo.

En la quebrada a la que habían acudido a practicas el viento llegaba con un suave tacto, cargando el perfume que exhala el bosque oriundo de las montañas. Polvo y ceniza por todas partes, y el viejo Xavier desparramado en el suelo sonriendo cómo un niño mientras su hijo estaba del otro lado en el mismo estado. ¿Iba a admitir que perdió contra su hijo? Al menos le propino unos buenos golpes con esa hacha. Pero sonreía, sonreía al ver lo mucho que Zeke había crecido.


Xavier: ¡Luchaste bien! ¡Quizá cuando llegues a mi edad podrás superarme!

Zeke: ¡Te gane, pá! ¡Te gane! ¡Por primera vez!

Xavier: Ajá, sólo mírate *Trata de doblar el abdomen e incorporarse, pero le duele bastante y cae.* Ni puedes levantarte. Jajaja

Zeke: De acuerdo, de acuerdo *El sol encima de Xavier se tapa, a contraluz estaba Zeke extendiéndole la mano con una sonrisa.* Tú ganaste, viejo.

Xavier: Sí... *Le toma la mano y se reincorpora.*

Xavier se sacudio el polvo acumulado en la capa y en su barba, luego tomo su hacha que había quedado desparramada por ahí. La infinidad que se extendía frente a ellos le recordaba tanto a los años en que eran ellos dos únicamente buscando trabajos como mercenarios. Él enseñándole todo lo que había aprendido en sus tiempos de-

Zeke: Pá.

Xavier: ¿Por cuanto tiempo...?

Zeke: ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué desapareciste cómo si nada? Y esto... Un legionario ¿Cuando... Cómo?

Xavier: ...Fui por unos cigarrillos, Zeke. Una muy muy larga ida por- *Su hijo lo fulmina con la mirada. ¿De verdad se atrevía a bromear en ese momento?* Yo... No sé cómo decirtelo. Zeke... No sé cómo pedirte perdón a tu hermana y a ti pero... Necesito que confies en mí, pase lo que pase. Su llegada aquí viene en un momento critico, y es ahora dónde debemos mostrarnos todos unidos. Tenemos algo por hacer mayor que todos nosotros y te prometo que una vez acabado eso, podré contarte todo lo que quieres saber.

Zeke: *Patea una piedra.* Lo que dices... Al menos de verdad me hubiese gustado que al menos hubieras avisado que te irías.

Xavier: Lo sé... Dices palabrerías Xavier. Por Rem ¿De verdad eres un buen hombre?





Legión de Ankh





Wolves Among Sheep



Casi más de dos terceras partes de todos sus hombres. Todos ellos, todas esas vidas, todos esos hombres que confiaban en él y aún los que no lo hacían eran de todas maneras su responsabilidad, y todos ellos estaban rodeados. En una trampa. Reconocían el olor seco de la sangre en las armas de los segadores, mucha de esa sangre pertenecía a sus viejos compañeros, a ellos mismos. Ere ese asqueroso aroma al que temían cada noche... Y al que estaban unidos inexorablemente por el destino.

Legión de Ankh:
No es posible esto.

Legión de Ankh:
Una trampa ¡Nos tendieron una trampa!

Legión de Ankh:
¡Al diablo esto! ¡De todas maneras mañana nos enfrentaríamos a ellos! ¡Nos hacen un favor al venir a nosotros!


Los gritos entre ese nexo que tenían los legionarios gracias a la magia de sus magos y clérigos se escuchaba en la cabeza de Xavier cómo un enjambre en el interior de su cráneo. No tenía palabra alguna. Las expresiones de líder traidor, peleemos, debió ser ese gremio saltaban incesantemente. En medio de las llamas y el ejercito rojo frente a ellos y los compañeros moviéndose a sus alrededores, Xavier sentía lo que era estar en medio de esa bruma profunda que caracterizaba a las tropas de Ankh... En medio del ojo de la tormenta, en medio del conflicto...

Zeke: ¡Padre, son demasiados y estamos rodeados, tenemos que huir de aquí de alguna manera, entre mis compañeros y yo...! ¡Tenemos que salir vivos todos!

Xavier: ... Legión. *Su voz, serena, consigue sobreponerse al enjambre que eran las voces de los otros opositores.* A veces las únicas opciones que quedan son malas... Pero aún así tienes que decidir. Nos ataviamos de estos trajes porque queríamos ser un símbolo... Para la ciudad cómo para nosotros. Eramos fantasmas, las últimas fuerzas que quedaban de la ciudad. Pero ahora... Desde las cenizas encendimos de nuevo esa hoguera, diciéndole a todos "Aquí estamos". *Da unos pasos mientras toma de su cinto la gran espada la cual comienza a cubrirse de un fulgor naranja.* Peleamos por tanto tiempo en la oscuridad, en la negra neblina... ¡Pero trajimos ahora las llamas a la noche! ¡Es el momento de las personas, de todos aquellos que murieron, el momento de Mehruntosh! ¡El momento de renacer!


Su roída capa ondeo con la brisa del río y de las llamas. Ya no era Xavier. Bien las palabras pudieron venir de Karius, o un rogue, o un clerigo. Bajo ese casco de metal alargado y picudo, esas piezas de metal en hombros, brazos y rodillas, bajo esa peluca y esa careta podía estar cualquier otro. Eran una legión. Un mismo ser. Compartían los mismos sentimientos y los mismos ideales, no sólo todos habían captado el mensaje, sino que todos pronunciaron ese mensaje.

Repentinamente Yura sintió cómo el suelo se agitaba. Al rededor de él todos los hombres embozados en sus trajes de Legionarios emprendieron una parsimoniosa marcha hacia adelante. Del otro lado, los segadores apostados en el puente hacían lo mismo con algunos de ellos comenzando a ganar unos cuantos metros de altura, flotando. El ambiente había dado un giro. Ya no era miedo, este se había disipado con las llamas. Las figuras rojas avanzaban lentamente, midiéndose, saludándose despues de mucho tiempo de su último conflicto.

Yura sintió que a su lado Karee dio un paso adelante. Se mordía los labios, con una furia que ni el mismo podía darse cuenta. Los dos lo sentían extrañamente: Un ambiente turbio que traía los recuerdos, el sudor y la sangre desde hace años. Sentían el vetusto viento, la experiencia de todas las peleas que se enfrentaron ambos bandos, pareciera que pertenecían a esa guerra desde hace mucho.

Karee: No podemos perderlos a todos para el asalto de mañana...

Yura: Se ve que lo saben... Pero aún así avanzan el uno contra otro.

Los metales se llamaban el uno al otro. La marcha se volvía más trepidante. Las capas rojas volaban por ambos lados y el silencio fue rebanado con las espadas desenvainandose y el ruido de la bruma brotando bajo las botas legionarias. Y un solo clamor...

Legión de Ankh:
¡Es el momento de luchar!







Legión de Ankh:




Los hombres que se han levantado en armas contra la Inquisición de Bynquisterr. Tan cruenta lucha, y tan fuerte el yugo que se encuentra toda la sociedad bajo la inquisición los llevo a medidas cómo adoptar una sola imagen que los unificara y dificultara a los Inquisidores saber quienes eran. Así, tendrían la esperanza de vivir la mitad de su vida de forma normal. Se mueven cómo uno sólo, y luchan por proteger la llama de la vida de la ciudad. Revivirla desde las cenizas si es necesario.

Equip:
-Gran espada de Ankh:
Una gran espada que atipicamente esta emparejada con una daga. La daga se utiliza en la mano izquierda mientras la mano derecha carga con la espada una técnica única de la Legión de Ankh.
-Set de equipamento de la Legión de Ankh: Un equipo conformado por casco, guantes, armadura y pantalones.


Skills (Warrior): Es el bloque de la oposición expertos en el uso de las armas. Su destreza en la espada o en la arma que sea de su preferencia es superior al resto.
Ignition Break (Ragnarok Online): El arma equipada se calienta a un punto que queda de un color rojo vivo, generando una explosión que causara daño a los enemigos cercanos. Mientras más cerca del centro de la explosión, más daño es el recibido. El arma despues del ataque queda en vuelto en llamas por unos minutos.
Skills (Mage) Corresponden a los miembros de la oposición experto en las artes arcanas. Capaz en el uso de las armas, pero secretamente es más efectivo conjurando hechizos.
Magma Spear (Torchlight 2): El usuario canaliza una ráfaga de magma, atravesando contrincantes y encendiendolos en llamas. Su rango es de 10 metros.
Spiritual Chain (Tree of Savior): El usuario conecta a los miembros de su Party con una conexión espiritual que permite compartir los Buffs que reciban todos los miembros. Tiene un radio de efectividad de 20 metros y se interrumpe cada 5 minutos.
Skills (Cleric) Curanderos que han decidido tomar las armas y levantarse contra la oposición. No por ser clerigos carecen de habilidades en las armas. Todo lo contrario, al poder manejar espadas y tener habilidades de curación los vuelve unidades bastante poderosas.  
-Heal
-Auskuras (Tree of Savior):
El usuario invoca una llama mágica que permanece en el piso cual si se tratase de una hoguera. Cualquier unidad aliada que esté cerca de dicha hogera, irá recuperando vitalidad paulatinamente. Cualquier unidad enemiga que esté cerca de la hoguera verá disminuida su precisión de ataque, provocando que fallen más de lo usual. Aukuras dura alrededor de 2 o 3 minutos.
Skills (Rogue): La espada puede llegar a distraer a sus oponentes y pensar que es su arma principal. Muchos olvidan que los opositores tambien cargan con dagas con la cual hacen veloces ataques. Estos son expertos en el uso de esa arma.
-Unleash (Paragon):
-Deslizamiento Sombrio (Paragon): El usuario escoge a un enemigo y lo marca por 4 segundos, en este tiempo el usuario puede teletransportarse y realizar un ataque frontal. Si la habilidad se utiliza nuevamente al teletransportarse, se puede regresar a la posición original.[/b]
 


Xabriel Zallinger (Legión de Ankh):



Poniendo del lado el misterio que lo rodea, sus estrategias así cómo el gran temple que muestra, aunado a su experiencia le han hecho que cargara con el liderazgo de la Oposición. Pese a que muchas veces algunos de sus compañeros dudan de él, los resultados bajo su liderazgo han sido abundantes.

Equip:
-Gran espada de Ankh:
Una gran espada que atipicamente esta emparejada con una daga. La daga se utiliza en la mano izquierda mientras la mano derecha carga con la espada una técnica única de la Legión de Ankh.
-Deep Brigand Axe.
-Set de equipamento de la Legión de Ankh: Un equipo conformado por casco, guantes, armadura y pantalones.


Skills (Warrior):
Ignition Break (Ragnarok Online): El arma equipada se calienta a un punto que queda de un color rojo vivo, generando una explosión que causara daño a los enemigos cercanos. Mientras más cerca del centro de la explosión, más daño es el recibido. El arma despues del ataque queda en vuelto en llamas por unos minutos.
-Eternal Damnation (Soul Calibur): El usuario realiza un combo de golpes, que al conectar todos exitosamente permite encajar su hacha en el oponente y azotarlo contra el suelo. Para luego arrastrarlo por varios metros mientras llamas comienzan a envolver al objetivo.
-Eternal Devastation (Tales of): El usuario da un salto, usando su hacha para crear fuerza en el aire y girar sobre su propio eje para luego clavar la hacha en el piso, causando una gran onda de impacto
-Hell Fire (Paragon): El usuario clava su arma en el suelo, liberando una cruz de fuego de 5 metros de largo que parte del lugar dónde clavo la hoja.
-Decimate (Lol): El usuario realiza un veloz giro de 360° con su hacha extendida. Si son golpeados por el filo de la espada puede causar hemorragia por 30 segundos.  
-Unleash (Paragon): Al activarse, el usuario entra en un modo dónde sus ataques se vuelven más rápidos y su aspecto se ve difuminado, cómo si estuviera cubierto de una bruma. Dura un minuto.[/b]
 


Karius (Legión de Ankh):




El segundo hombre al mando de la Legión. Un jovén de grandes habilidades para el combate y que se ha ganado el respeto de todos sus compañeros por sus proezas en las batallas y pese a utilizar una espada de diferente talla a sus compañeros, ha sido de los más efectivos en las misiones dentro de la oposición.

Equip:
-Gran espada de Ankh:
Una gran espada que atipicamente esta emparejada con una daga. La daga se utiliza en la mano izquierda mientras la mano derecha carga con la espada una técnica única de la Legión de Ankh.
-Ringed Knight Straight Sword.
-Set de equipamento de la Legión de Ankh: Un equipo conformado por casco, guantes, armadura y pantalones.


Skills (Warrior):
Ignition Break (Ragnarok Online): El arma equipada se calienta a un punto que queda de un color rojo vivo, generando una explosión que causara daño a los enemigos cercanos. Mientras más cerca del centro de la explosión, más daño es el recibido. El arma despues del ataque queda en vuelto en llamas por unos minutos.
-Phasegate (Battleborn): El usuario apunta con su mano a un punto visible frente a él, marcando el sitio con una runa brillante dónde se teletransportara y ejecutara en el instante un giro con su espada extendida.
-Dead Spike (Blazblue): El usuario realiza un corte de abajo hacia arriba que libera energía oscura de su arma en forma de la cabeza de una bestia oscura, la cual repta hasta su oponente.
-Earthbind (Blazblue): El usuario golpea un proyectil que le fue arrojado creando un vórtice en el punto de colisión que aspira y niega todos los ataques a distancias subsiguientes. La esfera creada genera daño igual a lo absorbido y desaparece luego de 30 segundos o cuando el oponente lo toca.
-???

 






Primer dado Legión vs Segadores Skullcrusher

Segundo dado segadores.


Última edición por Lunar el Lun Ago 21, 2017 12:12 am, editado 1 vez

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1365
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Lun Ago 21, 2017 12:03 am

El miembro 'Lunar' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de celtic' :

#1 Resultados : 6

--------------------------------

#2 'Dado de celtic' :

#2 Resultados : 11

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5243
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Lun Ago 21, 2017 5:54 am


600 AD

Todo era nuevo para él. Caminando junto al grupo de los antiguos elegidos, pasaba por caminos olvidados, observaba edificaciones perdidas y comía extraños frutos cocinados por Elena, quien además de curandera era la cocinera del equipo. En realidad, las cosas habían mejorado poco a poco. Luego del shock que significó llegar a ese mundo, conocer a toda esa gente nueva y luego descubrir que estaba en el cuerpo de un antepasado, cada vez se acostumbraba más a ser Eithne en vez de Aiden. Su principal soporte era su hermano, con quien hablaba constantemente.


Eithne: Muy bien, te toca. ¿Verdad o reto? -preguntaba la rubia a un lado de su hermano. Un poco más adelante, Dalgren y Elena iban en silencio-.

Caleb: Verdad

Eithne: Cuéntame de mí

Caleb: Eh? Qué clase de pregunta es esa?

Eithne: Sólo quiero saber cuánto sabes de tu querida hermanita

Caleb: Oh, ya entiendo, estás probando nuestros lazos, qué astuta. Pues te llamas Eithne Cross... Eres mayor que yo por, un par de horas? Creo, la verdad no lo sé bien. Te gusta bailar aunque no que te vean hacerlo, y los bocadillos de zarzamora son tus favoritos. También te gustan los muñecos de felpa, al punto de que hasta hace unos años dormías con uno. Cómo se llamaba, Lord Pluff?

Eithne:
-Se sonroja-. E-Eso es todo?

Caleb: No te gustan los dulces, ni los climas fríos. Aunque irónicamente no eres buena para enfermarte... Dios, ahora que lo pienso, creo que jamás te he visto enferma. No tenías muchas amigas de pequeña y... Te preocupas mucho por tu cabello. También, desde que eres adolescente tienes un fuerte complejo con...


Eithne: Ya, es suficiente, tú ganas


No era la forma más efectiva, pero Aiden había utilizado estrategias como esa para saber más sobre sí misma sin parecer una demente de por medio. Además, gracias a eso descubrió que Caleb y Eithne mantenían una relación muy cercana. De hecho, eran mellizos, se criaron y crecieron juntos. Hasta cierto puto, envidió su relación y pensó un mundo paralelo en que él y sus hermanos podían tener ese mismo privilegio de poseer lazos estrechos y ser parte de un mismo grupo. Una utopía fraternal que el propio capitán se encargó de interrumpir.

Dalgren: Desde este punto estamos en territorio de demonios -exclama deteniéndose y mirando al horizonte. Un terreno escarpado se asomaba-. Y también nos hacen falta provisiones

Caleb: Una cama y agua caliente no me vendrían mal...

Elena: También estamos escasos de alimento, no podemos alimentarnos de frutos y hierbas medicinales para siempre

Eithne: Por qué no vamos a Mehruntosh? (Diablos Aiden, pensaste en voz alta)

Elena: Hablas de Mehrunes? Pero eso es apenas una aldea, no tiene más de 100 habitantes. Apenas podríamos conseguir provisiones

Caleb: Y ni se diga de una cama decente

Eithne: (Mehrunes? Era ese el nombre de la ciudad antes? Cielos, cómo pesan todos esos libros de historia que nunca leí)

Dalgren: Eithne podría tener razón


Eithne: La tengo?

Dalgren: Mehrunes es un pueblo pequeño, sí, pero es exactamente lo que necesitamos. En una ciudad más grande nos enfrentaríamos a posibles espías y soplones que vendieron su alma a los demonios. No obstante, los lugares pequeños pasan mucho más desapercibidos y puede que ni siquiera los demonios hayan puestos sus sucias narices por ahí todavía

Elena: Ooohhh, eso de hecho tiene sentido!

Dalgren: Andando entonces, tomaremos la ruta del bosque



Habiendo pasado el terreno montañoso, lo que se plantaba frente a ellos era un frondoso y singular bosque. Aiden se vio maravillado ante la enorme cantidad de flora y fauna que había. Flores enormes, árboles milenarios, criaturas de colores extravagantes. A ratos el grupo debía detenerse sólo porque la rubia se quedaba pasmada observando algún ejemplar nuevo. Pensaba en cuánto le gustaría que sus compañeros vieran lo que él veía. Seguro Lycoris estaría fascinada rodeada de tantas hierbas, al igual que Vincco. Ese recuerdo le permitió regresar en sí y retomar el rumbo, pues a fin de cuentas, debía conseguir de una u otra forma regresar a su propio mundo,
a su propio tiempo...


Mehrunwhat

Mehrunes era un pequeño pueblo, ubicado en un terreno agradable, lejos de la costa, con montañas y bosques a su alrededor. Era una de varias villas que se encontraban en la misma zona, y aquella era especialmente pacífica. A los ojos entrenados de Aiden, definitivamente esa zona correspondía en el futuro a la capital de Bynquisterr, Mehruntosh, ciudad que probablemente creció al unirse todos esos pueblos. Las casitas de la zona estaban hechas de adobe, paja y madera, y por las calles pasaba gente cargando paja o llevando animales principalmente de granja. El contraste con la enorme urbe que era "su" Mehruntosh resultaba brutal, y hasta cierto punto, muestra clara de lo implacable que era el paso del tiempo. Las flores, los árboles y los animales en el futuro serían edificaciones góticas, faroles y estatuas de sí mismo. Un panorama disgustante, pensó el clérigo, mientras caminaba por el pueblo.


Eithne: Disculpe... -dice la ojiverde a un hombre que llevaba un saco de madera al hombro-. Me puede decir qué año es?

Aldeano: Uh? Estamos a 100 años luego del primer milenio, obviamente

Eithne: (100 años luego del primer milenio... Entonces año 1.100) Ya veo, muchas gracias buen hombre


Aiden entregó su mejor sonrisa, alterando el corazón del aldeano al ver el gesto de una joven tan buen moza. Y es que habían muchas cosas que el clérigo aún hacía pensándose varón. Con sus compañeros, fueron recogiendo provisiones y consiguiendo información con respecto al movimiento de los demonios. Cualquier avistamiento, cualquier mancha extraña en el cielo, era una pista que les serviría para rastrear al enemigo. La joven Cross pensaba en lo difícil que la tenían estos elegidos en relación a los suyos, que prácticamente tenían a sus enemigos esperándolos ya sea en una fortaleza, prisión o castillo, sin moverse de sus asientos.

Dalgren: Entonces no ha visto nada?

Aldeana: Nada inusual señor, acá nos preocupamos de nuestros animales, no de esos "demonios" que usted menciona


Caleb: Realmente en este pueblo ni siquiera saben lo que es un...

Elena Demonio!

Caleb: Qué?

Elena: Un... Un demonio!


The Colossus

Una visión de pesadilla se hizo presente en el pequeño pueblo de Mehrunes, cuando en el horizonte apareció una enorme criatura acercándose a toda velocidad. Los elegidos de la diosa observaron con sorpresa como de hecho no era uno, sino decenas de seres infernales acercándose en manada a la villa. La mayoría eran bípedos y su cuerpo estaba recubierto de escamas y protuberancias extrañas. Las personas comenzaron a esconderse, el grito de las madres llamando a sus hijos, los animales que huían de los corrales y el pánico de lo desconocido, todo se descontroló en cuestión de segundos. Eithne, Caleb, Dalgren y Elena se prepararon para lo peor.

Caleb: Demonios, aquí...

Elena: Nos habrán estado siguiendo todo este tiempo?

Dalgren: Prepárense, llegarán en cuestión de segundos. No podemos dejar que entren al pueblo!


El capitán y el Cross prepararon sus espadas, mientras Elena desenfundaba su báculo. Eithne los siguió desde atrás hasta que llegaron a las afueras del pueblo, fungiendo de muralla viva contra los demonios que se acercaban a toda velocidad. A medida que lo hacían, Aiden fue consciente de que el término "enormes" se les quedaba pequeño, y es que esas criaturas por algún motivo eran realmente grandes, de decenas y decenas de metros de altura. Verdaderos titanes como nunca había visto en su vida como héroe legendario. ¿Realmente esa era la clase de enemigos que enfrentaba este grupo?


Eithne: -Quedándose pasmada, sólo ve como uno de los demonios titánicos intenta aplastarla con su puño, mas un oportuno Dalgren se interpone bloqueando la inmensa extremidad con su espada-.

Dalgren: Qué haces, Eithne?! Desenfunda tu arma, ahora!

Eithne: Y-Y-Yo...
-ve a Dalgren forcejeando, a tal nivel que consigue con su espada cortar los nudillos del demonio, para posteriormente saltar por su brazo y prepararse para atacar directo a la cabeza-. (Es cierto, no puedo quedarme atrás... Mi arma, necesito un arma, de dónde saco un arma?!) Gridharvolur...

No sabía lo que había dicho, si era otro idioma o alguna especie de hechizo. Simplemente las palabras habían llegado a su mente, como una acción divina que al externalizarla provocó un fuerte brillo en su mano y posteriormente la aparición de una gran báculo azul de punta dorada, un arma que parecía resonar directamente con sus genes. Sin saberlo, Aiden dentro del cuerpo de su antepasado se encontraba portando ahora una de las legendarias Regalias, armas milenarias unidas estréchamente a la familia Cross. Ahora, con Gridharvolur en mano, Eithne entraba a la pelea.


Eithne: (Es cierto, si este cuerpo es sano, entonces...)

Entonces su poder estaba desencadenado. Moviéndose con enorme rapidez, Eithne comenzó a luchar contra los demonios gigantes, utilizando su báculo en forma de lanza. No sabía si la Eithne de verdad peleaba de esa forma, pero era con la que se sentía más seguro. Y vaya que necesitaba estarlo, pues aquellas bestias del infierno poseían una descomunal fuerza y resistencia. Tanta, que ni siquiera Aiden en sus mejores momentos recordaba haber enfrentado a demonios así de fuertes.

Eithne: -Clava su báculo en la dura frente de un demonio, pero este en vez de morir la agarra con una de sus manos y la lanza contra el suelo, azotándola-. Aaggh! (Definitivamente, estas... Cosas son muy superiores a cualquier demonio de la actualidad... ¿Tendrá que ver con que su Rey se encuentra en su apogeo? A este paso... Llegarán al pueblo) -comienza a mirar a su alrededor, su mente de estratega creando un plan para evitar la destrucción masiva de la villa-. (Lo tengo!) Chicos! Debemos--

Dalgren: Rápido, guíen a los demonios a los bosques!


Dalgren no sólo era fuerte y carismático, también un estratega nato. Eithen no podía hacer sino sorprenderse ante la capacidad de semejante sujeto, que luchaba de igual a igual contra criaturas decenas de veces más grandes que él y al mismo tiempo era capaz de pensar en un plan lo suficientemente bueno para protegerlos a todos . Tal era la capacidad del líder de los viejos elegidos, y su equipo no tardó en hacerle caso y servir de carnada para guiar a los demonios a los frondosos bosques. Debido a su inmenso tamaño, los seres infernales poco a poco comenzaron a chocar contra los troncos, quedando atascados o dañándose severamente en el proceso.

Caleb: Perfecto, funciona! -Sonríe el Cross desde la rama de un árbol, viendo como la gran mayoría de los demonios comenzaban a entorpecer sus movimientos dentro del bosque-.


Eithne: No... No conseguimos atraer a todos! -exclama al ver a una docena de gigantes aun en busca de arrasar con Mehrunes-.

Elena: Déjenmelo a mí

The Powerful Ones

Elena había tomado una posición defensiva desde el comienzo de la pelea, curando a Caleb o a Dalgren cada vez que recibían daño de los demonios. No obstante, esa pequeña joven estaba muy lejos de ser una curandera pasiva, no por nada era la clérigo de los antiguos. Aiden miró con sorpresa como una cantidad obscena de prana comenzaba a recorrerla, mientras llevaba el báculo al cielo e invocaba a su propio Summon Spirit. Pero lo que apareció frente a sus ojos no fue un enorme macho cabrío, un pene gigante o una doncella acuática... Sino un anciano sentado en una silla.


Eithne: Pero qué chin...

Elena: Maxwell, necesito tu ayuda!

Maxwell: A la orden señorita


El summon spirit localizó a sus objetivos e hizo aparecer en el cielo una serie de sellos ininteligibles, cada uno de un color diferente. Acto seguido estos se iluminaron con potencia y dejaron salir una serie de meteoritos de energía, imbuídos en todos los elementos, mientras Maxwell exclamaba el nombre de su técnica, Elemental Meteorites. La destrucción fue tremenda, pues con cada meteoro que impactaba en el suelo estallaba también energías elementales, creando tornados, marejadas, terremotos o explosiones de fuego. Incluso la propia Mehrunes hubiera sido destruida por tal despliegue de poder, de no ser por Caleb, quien había llegado a la villa y escudado con un campo de prana lo suficientemente amplio para evitar cualquier daño colateral.


Elena: -Ve a todos los demonios que se acercaban a la ciudad volviéndose polvito oscuro-. Siiii, lo logramos!

Maxwell: Siempre que necesite ayuda, recuerde que cuenta con el Rey de los summon spirits a su servicio, señorita

Eithne: (Rey de los... Qué?!)

Dalgren: Aún no hemos terminado gente!
-exclama el líder, al parecer para nada sorprendido frente al despliegue de poder de la clériga-.

Caleb: Lo sé, lo sé -el Cross regresa a la zona del bosque en segundos, como si se hubiera transportado-.

Dalgren: Quedan quince demonios. Activen Dragon Fang, hermanos Cross! Acaben con la mayoría mientras evito que salgan del terreno!

Caleb: A la orden!

Eithne: D-Dragon qué?

Caleb: DRAGON FANG!


Confusión. Esa era la palabra para resumir el estado actual de la pobre Eithne, quien no sabía si los monstruos eran los demonios o aquellos tres elegidos de la Diosa que parecían luchar sin apenas sudar. Y como si no hubiera sido suficiente aún, el hermano menor de los Cross de pronto despierta el poder oculto de sus genes, aquella técnica que antiguamente era pasada de generación en generación por la familia: Dragon Fang. Un aura verdosa cubrió al rubio mientras sus niveles de prana crecieron estratosfericamente, acto seguido comenzó a moverse.


Acompañado de Dalgren, eran dos verdaderos rayos cortando todo a su paso. Los gigantes caían uno detrás de otro, y cualquier que se atraviese a intentar escapar, era fulminado por aquel que se proclamaba el Rey de todos los summon spirits. Todo esto mientras Eithne temblaba. Sus piernas flaqueaban y a duras penas podía mantener su arma entre las manos. Esos niveles de poder eran totalmente diferentes a los que él conocía... Sintió temor y verguenza, viéndose aislado e inútil.

Caleb: Eithne! -exclama el hermano, derrapando para terminar a un lado de la joven-. Estás bien? Por qué no usas Dragon Fang?

Eithne: E-Es que... (No sé cómo hacerlo) Sólo estoy algo nerviosa, es todo

Dalgren: No es momento para ponerse nerviosa
-resuena la voz del capitán. Ambos miran a todos lados, sin poder verlo, hsta que la figura del hombre aparece entre las dos mitades de un gigante recién cortado-. Es momento de acabar con estas alimañas

Dalgren y Caleb reunieron energía en sus espadas, uno prana oscuro y el otro prana de luz, para posteriormente realizar un ataque combinado en forma de cruz que terminó por hacer polvo a prácticamente todos los demonios que estaban en el bosque. Excepto uno, que aprovechó la distracción de los hombres para acercarse a Eithne, quien seguía temblando entre los árboles. Con rapidez la agarró con una de sus manos, como si fuera una muñeca de porcelana, una a la cual quería apretar hasta reventarla en un baño de sangre y órganos.

Eithne: AAAAAHHH! -siente su cuerpo crujir-. D-Detente...


Caleb: EITHNE, NO!
-al notar a su hermana en peligro intenta ir a ayudarla, mas sólo basta una mirada de Dalgren para mantenerlo en su posición-.

Dalgren: Ese demonio ya está muerto. Andando

Eithne: Aaaahhhhhhhhh DETENTE!!


Un grito bastó para que el cuerpo de Eithne liberara una cantidad tremenda de prana. Fue sólo un flash, una pequeña explosión, quizás un temblor. Todo ocurrió demasiado rápido, pero cuando Aiden abrió los ojos, no había ninguna mano apretándolo. De hecho, se encontraba en el suelo. Detrás suyo, Dalgren, Caleb y Elena comenzaban a regresar al pueblo. Y entonces lo vio, frente a sí, al titán demonio que amenazaba con aplastarla entre sus dedos segundos antes. Cosa que no iba a ocurrir más, pues de demonio apenas quedaba parte de su torso y su cabeza. El resto había sido obliterado no por una técnica, sino por el simple despertar momentáneo del prana de Eithne. Aturdida como estaba, la joven optó por alejarse de la escena mientras el demonio terminaba de hacerse polvo, y volver a su rey.


The meaning of the mission

No obstante, jamás se imaginó lo que se encontraría una vez ingresaran de nuevo a Mehrunes. En primer lugar, lo habían conseguido: El pueblo estaba completamente intacto. Ni una sola casa había sido destruida. Ni una sola gota de sangre se había derramado en los minutos que había durado el titánico combate. Pero una cosa había cambiado: Las sonrisas y saludos de los pueblerinos eran ahora rostros de furia e insultos. Aquellos que no eran lo suficientemente valientes, miraban desde detrás de su ventana, mientras que el resto, unidos en montonera, expresaban su odio sin dilación. Eithne miraba desconcertada cómo luego de arriesgar su vida lo que se encontraban eran insultos, escupitajos y odio.

"Váyanse de aquí! Váyanse de aquí antes de que los saquemos nosotros!"

"¿Enserio ustedes son lo mejor que tiene la Diosa Rem?"


Eithne: Por qué...

"Si realmente estuviera preocupada por nosotros, hubiera exterminado a los demonios desde un principio!"

"Desaparezcan, son una maldición para nuestro pueblo!"

Eithne: Qué diablos está...
-siente una roca impactando en su hombro. Al voltear, se encuentra con el hombre que anteriormente la había dicho la fecha-.

Aldeano: Dan asco, Brennevin no los necesita!

No sabía si por el dolor que había dejado la pedrada o por los insultos constantes, pero sus ojos de pronto estaban envueltos en lágrimas. Al ver esto, Caleb estuvo apunto de enfrentar a los aldeanos y darles su merecido, pero un impertérrito Dalgren lo sostuvo del hombro con fuerza, negando con la cabeza. Elena iba pegada al capitán, casi entre sus piernas, como queriendo esconderse de toda esa gente, todos esos rostros de furia. Finalmente, no pudieron dormir en Mehrunen ni en ninguno de los pueblos de la zona. Pronto, Eithne se encontró con una despreciable verdad: Aquellos elegidos no eran queridos por la mayoría. Y por su actuar, seguramente ese mismo recibimiento lo habían tenido que soportar decenas de veces antes. Injusticia era lo único en lo que podía pensar la Cross, mientras recorrían los caminos al norte de Bolgester en busca de un lugar seguro donde pasar la noche.

Between us and the campfire


Finalmente, lo que encontraron fue una cueva. Las lágrimas de Eithne ya se habían secado, pero el sentimiento seguía ardiéndole en el pecho. ¿Por qué ellos, de entre todos, tenían que pasar por todo eso? ¿Por qué quienes arriesgaban su vida sufrían el odio de las personas a quienes salvaban? En la actualidad, sus acciones siempre fueron recompensadas. La alegría de la gente de Amagi, Valaflam y Unukalhai era un bálsamo que les decía que estaban haciendo bien las cosas, una suerte de feedback, un impulso extra. Pero aquí nadie los felicitaba ni les daba apoyo. Durante todas esas horas, se había dado cuenta que sus únicos amigos eran ellos mismos, y supuestamente "la otra mitad del grupo", que mencionaban constantemente.

Eithne: ....

Dentro de la cueva, Caleb dormía a pata suelta, sin importarle nada. No muy lejos de él, acurrucada, Elena descansaba también en los brazos de Morfeo. El silencio sólo era cortado por algún animal nocturno a la lejanía o por las brazas de la fogata que, afuera de la cueva, calentaba el cuerpo de Eithne, quien a pesar de la hora se mantenía despierta. Sentada, observando el fuego y las estrellas, era con diferencia el momento de mayor paz que había tenido en todo el día. De pronto, siente pasos a su espalda, voltea asustada, pero rápidamente se tranquiliza al ver a Dalgren llegar y sentarse también alrededor de la fogata. Un silencio los envuelve a ambos. Un silencio triple.

Dalgren: Te encuentras bien? -habla finalmente el pelirrojo, desviando la mirada de la fogata para mirarla a ella-.

Eithne: Yo? -La joven se sobresalta un poco, lo mira por unos segundos pero luego vuelve los ojos al fuego-. Sí... Estoy bien, por qué?

Dalgren: Hoy te vi especialmente afectada

Eithne: ...



Lo estaba. Aunque no pensaba que fuera tan obvio. Aiden era un experto para ocultar sus verdaderos sentimientos, no por nada podía aguantar a diario su cuerpo enfermo y aparentar que nada pasaba. Pero viviendo las experiencias de Eithne se había dado cuenta de cosas que incluso a él lo sobrepasaban. Un mundo nuevo que no lo recibía como esperaba. No era sólo ella, sino que todos sus compañeros elegidos no eran bienvenidos. Se produjo un nuevo silencio, que el pelirrojo respetó hasta que finalmente la Cross habló

Eithne: Es... Muy difícil -dice por fin, levantando la vista. El brillo de la fogata iluminaba sus ojos verdes, llorosos-. Somos los elegidos, no? Somos... Somos la última esperanza de la humanidad y todo eso. Entonces por qué...?

Dalgren: Mejor no pienses en eso--

Eithne: Que no piense en eso?!
-Había levantado la voz, tanto, que volteó a la cueva con miedo de haber despertado a sus compañeros durmientes. Cuando se cercioró de que seguían durmiendo, volvió el rostro a Dalgren-. Estamos arriesgando nuestras vidas contra enemigos de poder incalculable. Prácticamente el mundo entero está sobre nuestros hombros. Pero es como... Como si nos odiaran

Dalgren: Algún día entenderán, Eithne
-al ver a la rubia deprimida, cambia su táctica-. La verdad, no te preguntaba si estabas bien sólo por lo que ocurrió con esos aldeanos


Eithne: No...?

Dalgren: Hoy, durante la pelea, vacilaste. Tú, una de las personas más confiables que conozco, te movías de forma errática y ni siquiera activaste tu Dragon Fang. No eres así

Eithne: (Diablos, este hombre es demasiado, a este paso realmente me descubrirá) Tú crees? Es sólo que... Estaba nerviosa, ya sabes, desde temprano que tengo la cabeza en otro mundo (En otro tiempo...)

Dalgren: Con que eso, no?


Había una extraña tensión entre ambos. Uno intentando descubrir la verdad del asunto y el otro escudándose para no ser descubierta(o). Quizás, pensaba Aiden, de haber sido contemporáneos habrían sido buenos amigos. O quizás rivales. Ese hombre representaba todo lo que le gustaría ser como un líder, meta que, observando ahora al capitán de los antiguos elegidos, se veía bastante lejana.

Dalgren: Tardaremos aun unos días en llegar a nuestro objetivo

Eithne: A dónde vamos exactamente?

Dalgren: Al norte, a reunirnos con el resto del grupo. Una vez estemos todos juntos, nos iremos de Brennevin... A ese lugar


Eithne: (Ese lugar...)
-Estuvo tentada de preguntar cuál era "ese lugar", mas se contuvo pues ahora más que nunca debía ocultar su condición-. El resto... Está bien?

Dalgren: Sí. Maotelus está en constante contacto conmigo. Al parecer por fin encontraron a Hansel y ahora se mueven a buen ritmo. Diosa, a este paso acabarán llegando antes que nosotros


Poco a poco el ambiente se fue tranquilizando, y ambos compartieron el calor de la fogata entre cortos períodos de conversación acompañados del silencio de la noche. Dalgren no era tan inocente como Caleb, por lo que sacarle información por medio de juegos o preguntas obtusas resultaba imposible. Quizás por eso, o quizás porque simplemente ambos estaban contentos con la atmósfera, a la larga dejaron de hablar y simplemente el sonido de las brazas y el viento los acompañó. Así fue durante varios minutos, hasta que Eithne volvió a hablar, más consigo misma que con su interlocutor.

Eithne: Rem...


Dalgren: Rem?

Eithne:
-se da cuenta que había pensado en voz alta. Sorprendida, no le queda otra que responder-. Estaba pensando, si podría ver a Rem (quizás ella podría decirme cómo regresar...)

Dalgren: Pasaremos pronto por uno de sus templos, si es lo que te preguntas

Eithne: (Entonces también utilizan los templos para comunicarse con ella)

Dalgren: Aunque teniendo a Maotelus podríamos llamarlo cuando quisiéramos. Es una pena que ese grandulón no terminara con nosotros

Eithne: (Cuando quisieran? Es eso posible?)


Si bien la diosa Rem no era precisamente una fuente de saber absoluto y muchas veces terminaba confundiendo más con sus respuestas, el poder hablar con ella y comunicarse a libertad sin duda era algo que le interesaba. Quizás le preguntaría al respecto una vez volviera al presente... Si es que volvía algún día. El miedo de quedarse atrapado para siempre como Eithne en una realidad pasada le producía escalofríos. Miró de reojo al hombre, quien ya no observaba el fuego, sino las estrellas. Mantuvo sus ojos fijos en él, observando sus ropas corroídas, su capa desgastada, su cabello largo. Estar con él le producía una extraña sensación de seguridad.

Eithne: Oye, Dalgren...


Dalgren: Hm?
-El hombre voltea hacia ella, ignorando que lo miraban desde hace ya un rato-.

Eithne: De dónde vienes?

Sí, corría el riesgo de que la Eithne original ya le hubiera hecho esa pregunta antes, pero estaba preparada para que la llamaran loca con tal de saber un poco más. Quizás, entendiendo mejor a ese hombre, podría entender mejor a ese grupo de elegidos a los que lideraba.




_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1268
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Lun Ago 21, 2017 10:48 pm



Antique Cowboy

Aunque el presente estuviera lleno de obstáculos y el futuro aguardara miles de misterios, el pasado de Brennevin no se quedaba atrás tampoco, puesto que aún eventos ocurridos aproximadamente hace 6 siglos, no habían sido tratados con el debido cuidado por la historia y pasar del tiempo, de modo que encerraba aún demasiadas interrogantes como para simplemente descartarlo y seguir adelante. Aunque es una expresión popular el decir "no vivas en el pasado", al joven de la casa cross 600 años después sería conocido como el héroe legendario le quedaban pocas opciones.

Dalgren: ¿Oh? ¿No se los había dicho ya la primera vez que nos presentamos formalmente?  

¿Que debía responder el clérigo que usurpaba el cuerpo de su propia tatara tatara, y quien sabe cuantos tataras más, abuela? ¿Que nuevamente lo había olvidado? Sería abusar demasiado del mismo recurso ¿Que no le puso atención aquella vez? Demasiado grosero para una figura tan imponente como lo era ese guerrero con coraza tono azabache. ¿Que debía responder? ¿No debía responder algo ya? Sentía que le había tomado ya una eternidad en contestar, pero para su fortuna, fue el mismo hombre de largos y sedosos cabellos rojizos quien continuó el diálogo.

Dalgren: Aunque puede y mi memoria también me esté traicionando. He pensado tanto solo en detener a ese nefasto monarca de las tinieblas que posiblemente no me haya dado el tiempo de compartir suficiente con ustedes (Se lleva una de sus manos a la barbilla y cierra sus ojos en señal de meditación). Sabes que al igual que tú y tu hermano, nací aquí en Bolgesterr, aunque yo en un pequeño poblado llamado Toshek, mucho más al suroeste de aquí.  

Eithne: Ya veo... "Así que los Cross de esta época también son originarios de lo que antes era Bynquisterr. Lo sospechaba, pero me alegro ya tener otra cosa segura".  

Dalgren: Hmp... (Mira fijamente la breve expresión de alivio en su compañera lo cual le parece algo peculiar, mas decide proseguir). Lo cierto es que fue una vida algo dura. Sin muchos recursos a disposición de mi familia en mi infancia, pero con el don de un cuerpo fuerte y ágil, no tardé en verme en la necesidad de tener que explotarlo.  

Eithne: ¿T-te refieres a...?  


Dalgren: Así es. Tener que adaptarlo para el combate y vender mis servicios al mejor postor.    

Eithne: J-justo eso fue lo que pensé que dirías...

El relato que prosiguió a continuación de la boca de Dalgren era uno que bien y pudiera venir de cualquiera de sus compañeros espiritistas en su respectiva época. Un joven que ante las carencias que brindaba la vida, tuvo que encontrar la manera de hacerse su camino por esta a través de sus propias facultades, haciendo todo lo que estuviera a su alcance. Su inexperiencia al principio le llevó a aceptar trabajos de la gente incorrecta, pero de terribles errores en los que decidió no ahondar, conoció la compasión, la empatía y la rectitud, pero al mismo tiempo la desconfianza, la amargura y la soledad.

Eithne: Dalgren...

Dalgren: Conforme mi nombre fue haciendose más conocido, eventualmente era buscado para misiones cada vez más y más peligrosas, las cuales terminaba aceptando supongo que por mi propio orgullo o por que no querían que las personas que verdaderamente necesitaban ayuda tuvieran razones para dudar de mí...


Recuerdo de Dalgren escribió:


Ahora que lo pienso, supongo vendría siendo una combinación de ambas.  


Más temprano que tarde, la monarquía que ostentaba las mejores tierras y estructuras de la región, Valdequin, comenzó también a brindarle misiones a Dalgren que definitivamente ninguno de sus hombres sería capaz de llevar a cabo. Y aún así, el joven guerrero había logrado superarlas todas, desde dar muerte a toda una manada de Behemots de las praderas obligándolos a emigrar a las áridas tierras el este, derrotar a las extrañas y hórridas criaturas que se aparecían en las tierras pantanosas o inclusive participar desde antes de que la Diosa Rem se lo pidiera, en la ejecución de varios demonios.  

Dalgren: No tengo ninguna duda que todo eso no fue para ponerme a prueba, sino para verme fracasar. Así son aquellos que están en el poder, temen que llegue alguien que pueda quitarselo, y entonces hacen lo que sea necesario para protegerlo aún olvidándose que es lo mejor para quienes les rodean o inclusive ellos mismos. Y por un momento estuve a punto de sentirme igual puesto que superé todos esos obstáculos, pero aunque ahora lo diga fácil, en esos momentos estaba seguro que mi vida terminaría allí mismo. Aún cuando me acostumbré a la sensación, siempre supe que había alguien o algo cuidando de mí, manteniendome seguro... como si mi destino aguardara algo más importante.    


Eithne: ¿Dirías que entonces todo por lo que pasaste te llevó a donde estás ahora?  

Dalgren: No sólo a mi. Todos nosotros, por distintos motivos, estamos aquí ahora tratando de proteger Brennevin. Puedes ser un fanático religioso como Maotellus, o quizás solo ayudar a gente que te acepte como eres en el caso de Hansel, pero todos estamos aquí por una razón. La mía es, aparte de pagarle a Rem las veces que ella cuidó de mí, es garantizar que las personas que sigan en este mundo después de nosotros, no tengan que temerle más a un mañana sombrío.  

Eithne: ...  

¿Como podía decírselo Aiden? ¿Como podía decirle que en el futuro el Rey demonio seguía aguardando pacientemente su regreso maldiciendo a todos aquellos que se volvieran una amenaza para él? Por un demonio, la única razón por la que el estaba allí era por que uno de sus vasallos lo había enviado a ese lugar. ¿Para eso lo había enviado el Diablo allí? ¿Para que viera que incluso personas tan fuertes como los elegidos del pasado no habían sido capaces de terminar con su amo? ¿Para que viera que su cruzada de vencer al Monarca de las tinieblas era inútil? Lo que no sabía Aiden en ese momento, es que la única razón por la que Dalgren actuaba en contra de su naturaleza silenciosa y reservada, es por que él notaba algo mal en su compañera e intentaba diversos medios para devolverla a la normalidad.  

Dalgren: ¿Aún tienes miedo verdad?  

Eithne: ¡¿Eh?! ¿Mande?  

Over the clouds.

Dalgren: Aquella vez... cuando nos dijeron de nuestra misión como elegidos, es cierto, todos tuvimos dudas. Pero aunque en ese momento no quise decir nada, vi que eras la más nerviosa de entre nosotros. ¿Temes fallar? ¿Temes a la muerte? ¿Temes que nos pase algo?    

Eithne: Desde luego que temo a todo eso pero... también...  

Dalgren: ¿Si...?  

Eithne: Y que si todo lo que hacemos... ¿fuera en vano? ¿Que demos todo de nosotros y el rey demonio siga allí?  


El antiguo elegido se levantó de su postrada posición. ¿Lo había hecho enojar? Su constante mirada adusta lo hacía dificil de leer. Se estaba acercando hacia él/ella. ¿Le daría algún tipo de reprimenda por dudar de su misión y de la voluntad de su Diosa? Esperó alguna especie de golpe, bofetada o una reprimenda verbal justo en su rostro... Pero no un suave roce de la mano del capitán sobre su hombro, y una profunda mirada directa a sus ojos llena de determinación.

Dalgren: Aún si lo fuera... ¿Te sentirías conforme no haciendo nada?    

Eithne: No es lo que quise...  

Dalgren: Todos estamos dando lo mejor de cada uno de nosotros en esto. Quizás como viste, la gente no lo aprecie, quizás solo tengamos el apoyo de unos cuantos... pero estoy seguro que nuestras acciones no quedarán en el olvido. Es cierto, nada nos garantiza tener éxito, pero algo cambiará mientras no nos echemos para atrás. No dudes.

Aiden en el cuerpo de Eithne percibió un extraño eco en las últimas palabras del capitán. No sonaba como a su voz. ¿Habrá sido su imaginación? Sin embargo, dado que aquel hombre que representaba el liderazgo de aquella antigua cruzada contra quien vendría siendo su mayor enemigo, aún seguía dándole ánimos, decidió dejarlo en que solo era cosa suya.  

Dalgren: Pronto habremos de reunirnos todos y ocuparemos que todos demos lo mejor.

Eithne: Comprendo... yo... lamento si he sido una carga el día de hoy.  

Dalgren: Ve a descansar. Yo continuaré vigilando. Si mañana te sigues sintiendo "nerviosa" tu y Caleb pudieran entrenar unos momentos antes de partir.

Eithne: Pero la misión...

Dalgren: Con que uno de nosotros no esté dando todo su potencial, entonces sí es posible que no cambiemos tanto como quisieramos. Si impedir eso solo nos costará un poco de tiempo y un sermón de Maotellus, me parece un precio justo.  


Por un momento el elegido de 600 años en el futuro se sintió un poco mal. No nuevamente por que sabía lo que pasaría en el futuro, sino por ostentar el lugar que le correspondía a su antepasado y ser el quien recibiera aquellas palabras de aliento y no ella. Aún así, de algún modo sentía que el también podía sacarles provecho, que estaba aprendiendo de alguien que había liderado a uno de los mejores equipos que hubiese existido en la historia de Brennevin. Pensó en el pequeño grupo que tenía en sus días de héroe legendario y también en su más reciente equipo de elegidos con quienes había vivido tantas cosas, inclusive situaciones cotidianas que escalaban tan rápidamente que no se imaginaba que ocurrieran con estos individuos. ¿Quizás ya que conozca al resto?  

Dalgren: Anda, ve a descansar de una vez "Con suerte ya hayas vuelto a la normalidad por la mañana"

"Eithne" asintió y deseo buenas noches a su capitán cuando este decidiera despertar a alguno de los otros y tener aunque sea un breve descanso, puesto que era algo que tenía bien merecido. Y así como Dalgren, los demás elegidos podrían tener historias y motivos distintos, sin mencionar que desconocía la suya propia. ¿La más nerviosa de entre los presentes? ¿Que era lo que en verdad sentía Eithne sin estar Aiden ocupando su consciencia? ¿Habría la posibilidad de que ella estuviera sintiendo lo que era ser un clérigo maldito con huesos de vidrio y piel de papel? Esperaba que no. Quizás al volver a abrir los ojos, estuviera de vuelta en Mehruntosh rodeado de su familia o amigos...




o quizás no...  




_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2614
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 27
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Mar Ago 22, 2017 10:48 pm

Legión de Ankh





Cryptwalker



El puente de Westminster, ese largo tramo que cruzaba el tamesis estaba atiborrado por ambos lados de soldados de ambos bandos y cada uno iba corriendo contra el otro. Esperaban la misma sacudida igual de potente que cuando las bombas explotaron, esperaban un fragor poderoso como el de un trueno. Pero la colisión se produjo con un abrumador silencio indiferente, porque la muerte siempre llega silenciosa y las batallas es un sitio favorito.

...


Legión de Ankh:
¡Unleash!


Segadores:
Float!


Una serie de lineas mágicas rojas se materializo entre las tropas legionarias formando un entramado de cientos de aristas que los conectaba a todos. Cuando uno se materializo en una neblina oscura de repente los conectados a él se materializaban igualmente en la misma bruma, formando una reacción en cadena que termino en una magnanima nube negra que barría como una tormenta del viento el suelo del puente.

Y la colisión comenzó. El tornado negro envolvió a los pocos segadores que habían quedado en el suelo y que no habían recibido el hechizo de float, mientras que estos que quedaron arriba revoloteaban cual enjambre y descendían con furiosa ahinco.

El restallar de las espadas y guadañas chocando reverbero en la noche y con ello los primeros gritos de agonía.


......

De la negra nube emergieron manos, y esta sostenía una larga hoja metálica y vieja. El legionario se movía envuelto en vaho, pero veloz, su espada se clavo en el torax de uno de los segadores y pese a que su armadura parecía formidable, la fuerza con la que golpeo llego a penetrar hasta llegar a la carne. Ni tiempo tuvo de sacar la espada del cuerpo de su oponente cuando alguien detrás del cadáver dio un gran salto con unas garras envueltas en energía y se las clavo en el hombro. El segundo arañazo fue directo a la garganta.

Dos rogues se lanzaron contra él atacando con sus largas dagas por ambos flancos, la velocidad de ellos era increíble y podían moverse entre los batallones de forma increíble. Apretado entre sus compañeros y enemigos y con el cadaver en sus manos, el Skullcrusher apenas pudo defenderse de unos cuantos golpes usando su mano y el cadaver como escudo, no noto el momento en que un cuchillo se clavo en su espalda. Dejo de moverse y uno de los dos rogues legionarios lo acabo clavando la daga en el cuello. Estaban por seguir contra el siguiente objetivo, cuando las piernas les dejaron de responder y se movían torpemente. Por encima de ellos dos figuras embozadas flotaban y tenían sus manos brillantes apuntando hacia ellos, lo que le dio la apertura perfecta para que un vigilante y un skullcrusher los hicieran sus presas con facilidad. La guadaña y las grandes garras se clavaron en el estomago de los legionarios, y luego fueron arrojados cual muñeca de trapo.


Inmediatamente el vigilante se midió en un combate contra un guerrero espadachin, y cuando el violento segador estaba por ayudarlo no noto que se encontraba rodeado de un halo negro producto de la habilidad de Deslizamiento Sombrío de uno de los legionarios. La bruma solo se materializo frente a él y el hombre dio unos tajos primero a los muslos para hacer que se arrodillara y con un último rebanarle el cuello. De repente se sintió ligero, que sus pies se separaban de las baldosas del suelo. El legionario se elevaba unos cuantos metros hacia arriba, dándole el breve momento de contemplar los charcos de sangre que había en todas partes, al que pronto se le unió el suyo cuando fue atravesado por una guadaña de un extremo a otro.

El soldado inquisidor se enorgulleció del aspecto que su arma había adquirido manchado ahora de la sangre de sus enemigos, pero la dicha le duro poco, cuando sintió que algo lo golpeaba en el pecho y en la cara. Asqueado, comprobó que eran las piernas cercenadas y brazos de un legionario que tuvo la desdicha de perecer ante las garras de energía de un skullcrusher. Le echo una mirada de desprecio al Skullcrusher, quien indiferente sólo se volvió a lanzar al frente esquivando los cuerpos que estribaban en el suelo.

Trataba de estar en un estado de concentración absoluta, ignorando los gritos de dolor que había a su alrededor concentrándose únicamente en los movimientos con su garra. Pero a veces esta concentración resulta sólo un escapismo para ignorar los peligros inminentes, el cuerpo negándose a sentir temor. Sólo estallo, una llamara a su lado lo golpeo y lo mando a volar a estrellarse contra un compañero, cayendo los dos al suelo. Alzó la vista confundido y sintiendo el calor de su capa quemándose, cuando llego un guerrero legionario con la espada al rojo vivo y la clavo atravesándolos a los dos como una brocheta.






Legionarios: -11

Segadores: -6

Primera tirada legionarios (A Healers), segunda tirada Segadores.

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1365
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Mar Ago 22, 2017 10:48 pm

El miembro 'Lunar' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de celtic' :

#1 Resultados : 7

--------------------------------

#2 'Dado de celtic' :

#2 Resultados : 8

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5243
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Vie Ago 25, 2017 10:15 pm

One and Only Hope


Por dentro, aún era inmaduro. Por dentro aún cabían ideales irrealistas. Dicen que detrás de cada cínico hay un idealista decepcionado. La realidad era que estaban en guerra. Y sus actos no eran más que la mecha del conflicto. Esa era una realidad que debía afrontar... y aún así... frente al conflicto, los gritos, el interminable flujo de sangre que manchaba el piso... aún así quería creer que podría resolverlo pacíficamente. No lo sabía. De hecho sabía que era imposible... el momento de negociar o de retirarse había pasado... pero aún así, una parte de él se rehusaba a aceptar ésto... si tuviera autoridad, ordenaría una retirada... se quedaría él solo a distraer al ejército y permitirles al resto escapar... pero no había ya manera de hacer eso. Solo entenderían el lenguaje de la espada.

Karee:
... ¿Todo tiene que terminar en sangre...?

Yura:
¿Que?

Se habían estado manteniendo al margen, o al menos, no reaccionaron junto al resto. Yura estaba alerta, se le notaba tenso por el ambiente, por el otro lado, el ladrón parecía decepcionado... de saber que antes de poder hacer nada, ya habían muerto varios. De saber que la sangre que se derramaba y el brillo que desprendían los cuerpos a unos metros no era si no consecuencia de sus actos. De su deseo de ver un Brennevin libre. ¿Era acaso tanto pedir que se hiciera sin sangre...? No podía si no ver delante suyo un choque sin sentido... qué hipócrita... ¿acaso creía que podía realizar un acto como éste sin una respuesta...? El ladrón desenfundó la daga tras su cinturón, temblando, no por miedo si no por ira...

Karee:
¿Sabías que nunca fui parte de los extremistas? Les hice un par de favores, pero siempre me aseguraba de trabajar solo, sin afiliación... ésto es el porqué.


Porque así, solo yo soy responsable de mis actos. Así solo yo debo ser castigado. Así, la sangre que se derrama es mía y mía solamente. Es por eso que no quería confiar en un grupo. Es por eso que siempre actuaba solo.

Yura observó mientras el ladrón daba un paso hacia adelante, apretando la daga en su mano, tomando con la otra mano su capa de Pteramaxus, listo para usarla. Sus palabras sonaban pesadas, llenas de ira y un cierto grado de tristeza. Zeke se había adelantado a asistir a la legión... pero ellos dos... ambos de Deneb, tal vez por eso Karee le hablaba con seguridad. O tal vez simplemente era porque Yura era fácil de hablar. Karee le miró una vez más, sus ojos denotando ira, seguridad... pero decepción. Yura no dijo una palabra, tal vez simplemente no salieron, o quizá solamente no supo que decir... porque Karee le dijo una última cosa antes de arremeter hacia los ejércitos.

Y si tengo que dar cada litro de mi sangre, cada gota de mi sudor y cada aliento para que esto termine... lo haré. Si muero me aseguraré de volver tan pronto sea posible para el asalto.


Gradus Vita

Pequeños ríos corrían por la calle, no de agua de lluvia ni de un desbocamiento del alcantarillado, si no de la sangre de los combatientes. Cada paso que se daba, se salpicaba un charco en el suelo. Tal vez si el humo y la combustión de la madera al lado del combate no fuera tan denso, el aroma sería inmediatamente repugnante. Las armas chocaban, gritos de dolor y euforia inundaban la atmósfera, creando una atmósfera intoxicante, terrible, bárbara y de pesadilla. Hombres que sonreían al acabar con la vida de otro, que gritaban eufóricamente, como riendo a la idea de morir en combate. Se habían reducido a bestias. Difícil creer que había risas entre los sonidos de la atmósfera...


No había ninguna gloria, no había ningún bien mayor. No solo estaban muriendo por decena las tropas de ambos bandos, si no que lo estaban haciendo con gusto, orgullo. Como si acabar una vida fuese algo bueno. El ladrón apenas entró a la batalla, sintió la inmensa oscuridad que la envolvía. Era fría, pero decidida y gentil, tal como el abrazo de la muerte... Antes de darse cuenta, el color de la sangre se empezó a confundir con el color del fuego, y el suelo con los uniformes, las almas que desprendían de sus cuerpos los legionarios con la ceniza ardiente que volaba hacia el firmamento. Las guadañas y espadas caían, los gritos y las risas con ellos. Hasta que apareció él.

Segador:
¡Muere!

La guadaña bajó, lista para degollar al legionario que yacía con el yelmo aplastado y dos de sus extremidades cortadas. Arrastrándose en el suelo como gusano, su pierna cercenada confundiéndose en el rojo charco sobre el que yacía. Se giró con su único brazo y miró la guadaña lista para darle el golpe de gracia, aceptando su fin, cuando una sombra se postró entre él y el ataque, la guadaña repelida y su filo cayendo a su lado, el arma del segador había sido cortada...


Segador:
¡Únetele entonces!

Caminó lentamente hacia atrás, dando una ominosa apariencia, pues su ausencia era reemplazada por otros dos segadores. Estaba claro que la superioridad numérica la tenían. Y el ladrón solo observaba, mientras se acercaban. Detrás de él, legionarios aparecen. Una corta pausa transcurre en este específico rincón del conflicto, mientras los dos bandos se miran. Sed de sangre, de bañarse en sus enemigos era lo que sentían los guerreros... pero el ladrón solo sentía una profunda tristeza, mientras se preguntaba a sí mismo cómo detendría el conflicto sin derramar más sangre... Aún rechazando la cruel realidad, la claridad con la que ésta exponía una respuesta que él ignoraba... No podía.
Kida escribió:
Tirada 1-2: Karee Vs Segadores. Karee Activa Essence Shift.
Tirada 3-4: Healers Legionarios.

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 355
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Vie Ago 25, 2017 10:15 pm

El miembro 'Kida' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 5, 4

--------------------------------

#2 'Dado de Rika' :

#2 Resultados : 6, 5

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5243
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Nube el Dom Ago 27, 2017 5:31 pm

Viendo la gran determinacion de Karee, Zeke no tuvo más que seguir con la pelea. Adentrandose en ella, vio como todavia habia varios segadores en una area cercana, a la cual se dirigio para poder ayudar en lo que pudiera.

_________________
Zeke's Skills:
Weapon mastery (Giant Sword/Glaive).
-Blade Beam.
-Cross Slash.
-Berserk.
-Ravage.
-Hirensou.
-Warlock Blade.
-Zeke's Beam
-Megiddo Flame
-Friggid Moon
-Omnislash


Equipment:

-Cowboy Hat
-Mercenary Outfit


avatar
Nube
Spammer
Spammer

Mensajes : 719
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Dom Ago 27, 2017 5:31 pm

El miembro 'Nube' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de Rika' :

Resultados : 6, 6

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5243
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 36 de 38. Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.