♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Página 35 de 35. Precedente  1 ... 19 ... 33, 34, 35

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Dom Jul 30, 2017 8:28 pm

La explosión fue tan grande que Aiden se tuvo que tapar los ojos para no quedar cegado. Si bien había pensado desde hace días en aquella técnica, era primera vez que la llevaba a la práctica, sorprendiéndose de la efectividad y eficacia del movimiento. Ahora volvía a reincorporarse, jadeando por el uso de prana, mientras la explosión se transformaba en una espesa nube de polvo y humo. El clérigo comenzó a retroceder lentamente, paso a paso, esperando llegar al final de la calle y echar a volar lo más rápido posible. Y entonces, la nube se disipó.

Nameless King

"El Diablo": Quién lo diría


Aiden: No puede ser...


Intacto. El traje sucio y roto en algunas zonas, además de un corte en la mejilla del cual caía lentamente un hilo de sangre negra, y poco más. El devastador ataque del estratega apenas y había rasguñado al Diablo, quien ni siquiera había cambiado su posición inicial. Con la lentitud de quien sabe que controla la situación, el demonio se seca la sangre con una de sus manos, viendo con sus propios ojos el guante blanco tiñéndose oscuro. Luego levanta la vista una vez más hacia el clérigo.

"El Diablo": Realmente te has sobrepuesto al "regalo" que te hizo el Rey. E incluso pareces haber entablado lazos con criaturas de incalculable poder. No esperaba menos de un Cross.

Aiden: (Cómo es posible... Realmente es invencible? No, no, tiene que haber una forma, piensa en algo Aiden)


"El Diablo": Ahora es mi turno
-En un flash, desaparece y reaparece frente a Aiden, dándole un rodillazo en la boca del abdomen y mandándolo a estrellarse contra un muro-.

Al impactar, el parchado siente no sólo salírsele todo el aire, sino también gotas de sangre. Todo había sido tan rápido, ni siquiera había alcanzado a escudarse. Reincorporándose con dificultad, Aiden trata de encontrar a su agresor con el byakugan, mas nuevamente, la técnica ocular parece ser inútil en el enviado del infierno. Tuvo que buscarlo a simple vista, encontrándolo al otro lado del callejón. Asustado, levanta el brazo y carga prana, listo para llamar a Ifrit en busca de ayuda.

"El Diablo": Detente ahí donde estás -nuevamente de golpe, el Diablo aparece esta vez detrás de Aiden, agarrándole la muñeca con tal fuerza que el clérigo siente crujir sus huesos-.


Aiden: Uaaaagghhh!!

"El Diablo": Sí... Ese es el dolor que estaba buscando. Sabes hace cuánto tiempo que nadie me hacía daño?
-aprieta con más fuerza, quebrándole por completo la muñeca. Posteriormente lo levanta con facilidad y lo lanza hacia el frente-.

Aiden: P-Phantom Knight! -en pleno vuelo, Aiden consigue llamar a su fiel caballero enlatado para atacar al Diablo, pero este con aterradora facilidad lo destruye en pedazos con sus nudillos antes de lanzarse nuevamente al ataque-.

"El Diablo": Cometiste un grave error al provocarme -Aparece justo donde iba a caer Aiden, para golpearlo nuevamente y lanzarlo aún más arriba, repitiendo el proceso en varias ocasiones en forma de zigzag- Después de todo lo que hice por ti!

Con un último golpe, El Diablo manda desde el cielo a estrellarse contra el suelo el ensangrentado cuerpo del peliblanco, quien a ese punto, debido a su maldita condición, a duras penas podía respirar. No sabía cuántos huesos se le habían roto, o cuánta sangre habría perdido, pero de una cosa estaba seguro: Ese oponente era definitivamente superior a él. En el suelo, se sintió sujetado una vez más por El Diablo, quien lo tenía agarrado del cuello de la túnica, acercándole el rostro hacia sí para quedar frente a frente.

"El Diablo": Anda, vuelve a decir que no me recuerdas. Atrévete a decir que has olvidado este rostro


Aiden: Púdrete...

"El Diablo": Dijiste algo?

Aiden: Pú... drete...


"El Diablo": ...


Sin decir una palabra y sin una gota de clemencia, el enviado del infierno agarró a Aiden y comenzó a azotarlo contra el suelo una y otra vez, dejando marcas de sangre y el sonido de un cuerpo reventándose por dentro con cada azote. Al borde de la muere, desfigurado e indefenso, para este punto la mente del clérigo estaba más en el templo cercano a Ozden que en Mehruntosh.


El dolor no terminó cuando El Diablo acabó de azotarle, pues nuevamente fue levantado, esta vez de los cabellos.

"El Diablo": Tienes suerte, Cross, de que me tengan prohibido el asesinarte -lo deja caer al suelo, derrumbándose-. De hecho, si Él se enterara de lo que te hice, quizás incluso me llevaría una reprimenda. Pero déjame decirte que valió cada maldito segundo -patea el cuerpo inerte del elegido para dejarlo boca arriba, y de paso asegurarse de que aun respiraba-

A Hero's End

Estoy en pleno conocimiento de que ustedes, quienes fueron tocados por la mano de esa aberración a la que llaman Diosa, poseen el don de la resurrección -se acerca hasta agacharse a un lado de Aiden-. Podría matarte y regresarías como si nada en cuestión de segundos, no? Una habilidad condenadamente molesta, si me permites decirlo

La conversación se había transformado prácticamente en un monólogo. Aiden hacía el esfuerzo para hablar, pero entre que sus labios estaban deformados y que la sangre se le escurría de la boca apenas la abría, lo único que podía hacer era mirar con su ojo el rostro tranquilo y confiado de quien se hacía llamar El Diablo. En lo que parecían ser sus últimos momentos de vida, intentaba descifrar quién era ese sujeto, por qué insistía tanto en conocerlo, y por qué hablaba como si se hubieran visto en un pasado lejano. De dónde venía ese rencor... Ese interés casi obsesivo, eran cosas que escapaban de cualquier lógica. Su único consuelo es que a ese punto estaba seguro de que sus amigos y compañeros estaban a salvo.

"El Diablo": No obstante, y para tu pesar, en el Eohnomaos conocemos formas de anular ese regalo -a medida que hablaba, el ser acercaba más y más su mano al cuerpo del peliblanco-. Plight of the Damned


Con una perversa risa en el rostro y un movimiento que podría considerarse hasta elegante, el hombre clavó su mano en el pecho del clérigo, activando una de las habilidades más poderosas de aquellos en el alto mando de las fuerzas del inframundo. Una que parecía haber sido creada en respuesta a estos molestos elegidos con la facultad de revivir las veces que quisieran. Poco a poco Aiden comenzó a perder la consciencia, sintiendo cómo desde su pecho su cuerpo por completo comenzaba a apagarse. Por fuera, El Diablo observaba cómo las funciones básicas del clérigo terminaban, quedando en un estado de absoluta suspensión. Al sacar la mano del pecho, el héroe legendario era prácticamente un cadáver en vida.

Plight of the Damned: Introduciendo su mano dentro del cuerpo de un oponente objetivo, el usuario es capaz de inducirle un estado de ilusión permanente e infinita, dejándolo en estado de coma inducido representado por una gran marca negra en el pecho. El receptor de este ataque no podrá despertar hasta que el usuario lo desee, y la habilidad no terminará ni siquiera a través del proceso de resurrección.

"El Diablo": Dulces sueños, jovencito -se reincorpora, observando el cuerpo inerte de su adversario-. Vendré por ti en unos años, cuando estés listo para la misión a la que has sido encomendado

De golpe, el escenario dantesco había vuelto a la normalidad, y los cuerpos tanto de El Diablo como Aiden regresaban al Mehruntosh original. La diferencia es que sólo uno había salido vivo del encuentro. Cambiándose los guantes sucios por unos nuevos y relucientes que sacó de su chaqueta, el emisario del inframundo recogió su sombrero y comenzó a alejarse por las calles. El eco de sus pasos resonaba por las casas y edificios, también por los faroles que iluminaban el cielo. Era el eco de la tragedia. El eco de un héroe que había muerto.





Rain

Lo despertó el fuerte sonido de un relámpago en el cielo. Luego oyó la lluvia, que caía torrencialmente en lo que parecía ser un extenso páramo. Estaba oscuro, probablemente era de noche. Una noche de tormenta.


Aiden: Dónde estoy...

Pero no sentía frío ni se estaba mojando. Contrario a dos personas, dos siluetas que pudo ver a lo lejos, corriendo como podían en medio del aguacero. Jadeaban y se movían erráticamente. Una de ellas especialmente, llevaba el vientre abultado y parecía estar al borde del desmayo. Aiden los siguió con la mirada hasta verlos llegar a lo que parecía ser una pequeña cabaña. Los escuchó. Los reconoció.

Aiden: Esos son...

Frederick: Hace muchos años que no llovía así en Bynquisterr, esto es un verdadero diluvio
-decía el hombre, usando lo que parecía ser un manto para proteger como podía a la persona que tenía a su lado-.

Margareth: Amor... Me duele... No puedo más...

Los secretos de su pasado, finalmente saldrán a la luz.





Aiden ha quedado inutilizable por tiempo indefinido.

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1265
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Dom Jul 30, 2017 10:59 pm

"El Diablo": Dulces sueños, jovencito (se reincorpora, observando el cuerpo inerte de su adversario). Vendré por ti en unos años, cuando estés listo para la misión a la que has sido encomendado


Luze Sombra

Inaudito. Patético. Deprimente. Alguna de esas palabras o todas las anteriores debieron haber pasado por la cabeza del estratega de los elegidos de Rem conforme caía inevitablemente desde el peñazco de la realidad y se desplomaba más y más a un mundo de ilusiones creado por un ente con un poder más allá del que podía comprender. ¿Acaso esta batalla contra aquel individuo tan enigmático y peligroso podía haberse evitado? ¿O era su destino que tarde o temprano la vida volviera a ponerle otra pared cuando apenas y había aprendido a aceptar su incapacidad de saltar el otro muro que era la maldición que lo había dejado en el estado tan deplorable en el que ahora estaba?


Aiden: ...

Durante todo el combate se cuestionó seguramente ¿Y que si hubiera tenido su antigua fuerza? ¿Hubiera aniquilado a ese oponente facilmente? ¿Hubiera salido avante sobre ese enemigo así como lo ha hecho con todos los demás? ¿O acaso...? ¿Acaso tenía miedo de tener sus poderes de vuelta en ese momento por temor a descubrir que quizás y finalmente había conocido a un oponente que podría vencerlo aún sin ellos?

Seguro también pensó en sus viejos amigos de incontables aventuras, su familia que mantenía la esperanza de volver a ser unida pese a las fisuras que la habían separado, la dulce reina del país de los hielos dispuesta a poner su propio cuello en peligro con tal de apoyar la causa en la que su amado creía, sus nuevos compañeros elegidos que tenían el deber de acabar con la injusticia en el mundo y con los que había aprendido el como sobrellevar su nueva vida. Pero ahora, parecía que poco a poco todas esas memorias se comprimían en un negro vacío donde solo predominaban los lúgubres y amarillentos ojos de aquel que se hacía llamar el diablo.



No había muerto pero tampoco podía considerarsele que estuviera vivo. Un punto medio donde la bendición de la Diosa no podría rescatarlo y era más un vegetal que un ser humano. De cierto modo, igual a como se había manifestado su maldición la primera vez que se vió afectado por ella. Una vida de gloria, de triunfo, de placeres y lujos, todo se venía abajo con un simple deseo del más terrible de los demonios. Y ahora, cuando volvía a colocarse de pie, anteponerse a la adversidad y seguir adelante, caía de nuevo. ¿Ironía? ¿Destino? ¿Coincidencia? A los hambrientos ojos de demonios demasiado ignorantes para saber que aquella presa ya había sido marcada por un depredador más grande (El más grande de todos quizás), solo era un bulto de carne esperando a ser devorado.   

Demonio ignorante 88: kakakaka ¡K-karne!

Demonio ignorante 89: Kokokoko ¡K-komida!

Demonio ignorante 90: kekekeke ¡Ke pinche hambre!

El trío de criaturas de afiladas garras y colmillos se arrojó contra el individuo que se encontraba allí tirado sin ánimos de defenderse, extrañando un poco la diversión de una presa que intentara aferrarse a cualquier tipo de instinto de supervivencia. Pese a que aquel mortal emanaba una sensación sumamente inquietante, cual si se tratara de otro demonio mucho más grande y hostil, al no ver a nadie cerca decidieron simplemente aprovechar la oportunidad esperando salir impunes del crimen de robarle la presa a alguien más. Despues de todo, llevaban varios días sin poder hacerse de una presa y no iban a desperdiciar esta. Crazo error.    

???: !Sabandijas!

En medio de su arrebato, aún en el aire, las 3 criaturas tan génericas e irrelevantes en el mundo de los demonios que ni merecedoras son de una descripción detallada de cada una o una imagen que aluda a su aspecto, fueron completamente detenidas por una fuerza invisible ajena a ellas, manifestada como una especie de resplandor azulado que les rodeaba.  


???: Desaparezcan.  

Incapaces de moverse, cada una fue despedazada por completo al son de un sonoro y atronador boom que escapaba de la dorada figura de una enorme arma de fuego. El rugir del cañón se estremecía y con ello otro de esos siervos del mundo demoníaco se convertía en una serie de desetellos rojinegros que se adentraban en lo más profundo de la tierra. Mientras que, el responsable de aquella purga, miraba indiferente su triunfo vacío contra enemigos que no valían su tiempo ni sus balas.    

???: Tsch... Era para que te los hubieras despachado tu mismo ¿No crees? Aunque... parece que tuviste un problema más grande no hace mucho.  


Sin decir más, el pistolero pelirrojo caminó hacia el débil y malherido clérigo, hincándose a su lado solo para sujetarlo y colocarlo sobre su hombro, siendo un esfuerzo sumamente insignificante dada la fuerza del individuo y el reducido peso del rescatado, siendo mucho más fácil de trasladar que la dama a la que había encontrado en una condición similar al parchado de cabellos blancos. Así lo mantuvo cargando durante unos cuantos minutos hasta llegar a una elegante residencia carente de casi todo tipo de iluminación, salvo algunas velas que alumbraban tenuemente algunos cuartos.

Kor: Para ser los "elegidos" de la Diosa Rem, pensaba que ya habrían hecho un mejor trabajo. Hmp, supongo que si no espero nada de ella no debería tampoco hacerlo con ustedes. Aún así... no me conviene que fracasen por lo pronto, sin su apoyo deshacerseme de esos canallas Valdomeros será un dolor de cabeza, y su deber es facilitarme ese trabajo. (Suspira) Suerte para ustedes que pueden revivir sin importar cuantas idioteces cometan.    

Pateando algunas puertas de aquella residencia que parecía conocer bastante bien, el encapotado subió al Cross hacia una habitación en un segundo piso de los 3 con los que contaba aquella enorme casa que era de entre las primeras que dividían el sector de menores recursos con uno más opulento. Lo echó sobre una cama esperando que eso bastara por lo pronto mientras iba a buscar algunos vendajes y quizás algo de alcohol para sanar sus heridas. Al pasar por la otra habitación en la que había dejado a la otra persona que había rescatado ese día, notó que esta estaba vacía.

Kor: ... Vacota ingrata... "Rayos, parece que nadie me dirá que demonios está pasando aún hasta que despierte el alfeñique".


La noche no tardaría en volverse madrugada y posteriormente día nuevamente. Un día más sin que el mandato de la inquisición a traves de las fuerzas de Lord Valdomero fuera detenido todavía. Y aunque el quisiera hacerse cargo por su cuenta, hasta el reconocía que sería poco sabio ir solo hasta ese lugar, era mejor si un grupo de ovejas siguiendo el camino de su pastora distraía a los lobos y luego el se encargaba de hacer lo suyo cuando los ojos no se centraran en su persona.

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2606
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 26
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Lun Jul 31, 2017 5:38 pm

Yura Attund





Expectations



La figura del Big Ben se recortaba en la última corona dorada del día, casi apagándose. Las nubes se juntaban en el cielo bañando de gris la arquitectura de la ciudad. La temperatura había bajado considerablemente y la humedad se sentía en el ambiente acompañado del olor que del Tamesis que era traído por el viento. Podía escucharse a lo lejos las exclamaciones jubilosas de la gente, el ruido de las carretas avanzando...

Cuando Lycoris advirtió el familiar rostro de Yura ya estaba a unas cuantas zancadas de ella. Entre las docenas de personas, y hundida en sus propias cavilaciones lucía despistada. Su rostro oscilo de un pálido a un color arrebolado y de vuelta a la tonalidad normal.

Yura: ¡Lys! *El grito venía acompañado de un ladrido de Kitsune, la cleriga giró el rostro varias veces fingiendo que no lo había visto antes, ganando tiempo para disimular la sorpresa.* Ya estas en la ciudad.

Trató de gesticular el gesto más amigable que le salía, una suerte de sonrisa torcida e incomoda... Hasta apenas ese momento notó que nervios afloraban en su interior, lo que le parecía una sencilla tarea cómo hablar con alguien conocido ya no le parecía tan sencillo. Quizá no tanto después de lo que había ocurrido ayer. Suspiro profundamente, y abordo a su compañera.






Lycoris: De hecho... Llevaba tiempo buscándolos... *Su tono de voz indicaba que bien eso podía esperar.*

Yura: T-También llevo rato sin encontrar a nadie.

La chica clavaba sus ojos verdes en sus botas, mientras sus dedos se movían profundamente con el borde de sus ropajes en la espalda. Yura, advirtiendo la incomodidad de la situación y contagiándose por esta miro en derredor. Las personas pasaban cómo sombras, e incluso las carretas eran espectros difusos sobre las grises baldosas. Yura se sostuvo sus lentes, regreso la mirada a su compañera y creyó que dijo algo cómo que caminaran un poco, si lo dijo, no se dio cuenta que su voz había salido apenas cómo un hilo.

Bajo a Kitsune al suelo, se estiro de toda la columna y luego fue a olfatear con curiosidad las botas de la pelirroja. Yura dio unos pasos y Lycoris le siguió también sin decir nada, salvo algunos cuantos sonidos desde su garganta para asentir. Los jadeos de Kitsune era el único ruido entre la incomodidad de esos dos. Aparentemente, la valentía de ayer se había dispersado cómo las nubes después de una lluvia.

Yura se dio la vuelta y comprobo que la cleriga lo seguía de cerca, se espero unos momentos y comenzaron a andar lado a lado sin un sentido aparente. Ninguno de los dos sabía a dónde ir, aunque en el parque en que se encontraban era fácil terminar dónde mismo.

Yura: Este...


Tenía ideas sobre lo que debía hablar pero había tantas cosas que no sabía cómo preguntarlos. Lycoris había muerto, y ahí estaba de nuevo. Sentía el de lentes que debía preguntar respecto a eso, pero no sabía cómo, siempre había dado por sentado que todos iban a regresar. Una gota de pena que zurcaba su frente fue barrida por una corriente de aire que sacudió los trajes y vestidos de los transeuntes. Al rededor estaban los mismos árboles de ayer y más allá en derredor estaban las sombras de casas y edificios.

Yura estaba por hablar cuando escucho la voz de Lys.

Lycoris: Y... ¿Cómo terminaron las cosas ayer?

Yura: Todo resulto bien, a mitad de la pelea sorpresivamente apareció Rene y con su ayuda... *Las palabras fluían, se sintio cómo un tonto, era tan sencillo. ¿Por qué le había costado trabajo?.* Pudimos derrotar a los del ministerio. Todavía no puedo creer que ellos se encontraran ahí ni entiendo cómo todo empezó...

Lycoris: *Asiente tenuemente.* ...

Yura: Su poder era casi igual al de nosotros *Agacha la mirada para comprobar que Kitsune los seguía y luego la dirige a la cleriga.* son personas demasiado peligrosas. *Su mente se desvía un poco a los recuerdos en Deneb. La cita, la pelea en el techo.* ... De haber sabido lo complicado de todo esto, me hubiese gustado hacer algo desde entonces. Aunque siento que seguiremos encontrándolos.

Lycoris: También lo creo. *Un leve estremecimiento sacude sus hombros, en ambos encuentros con el ministerio ella no había salido muy bien parada.* Sí...


No, eso no era un muy buen tema para conversar. Así que pronto el de Denebrys saltó a relatar la manera en la que habían superado la pelea. La aparición de Rene, el combate entre él, Vance, Zeke, William (A quien al mencionarlo lo hacía lenta y pausado, cómo si aún no comprendiera porque estaba ahí y no creyera que fuera un... Asesino), Renzo y Aiden. La difícil pelea contra el ninja y una aún más difícil contra un enemigo cuya fuerza lucía imposible de superar.

Tenía la esperanza de que contar cómo habían superado ese obstáculo infundiera en ella algún alivio o solaz. Si se sintiera parte de la victoria...

La curandera mantenía la mirada en el cielo, en el horizonte. Pasaron varios segundos desde que Yura termino de contar que ella no había respondido nada. De vez en cuando él giraba la cabeza hacia ella y a veces le respondía con una tenue sonrisa. No, el ambiente no había mejorado, el semblante de ella reflejaba pensamientos inescrutables, difícil atinar que pasaba por su mente.

Yura: No se ve triste.

Lycoris: ...

Yura: Tampoco se ve muy contenta.

Lycoris: ...

Yura: Sus manos no dejan de moverse, esta nerviosa.

Lycoris: ...

Yura: Y su mirada refleja culpa... ¿Por la pelea? ... ¿Por esto?...¿En qué estará pensando?

Lycoris: Kitsune...


Yura: ¿Eh?

Lycoris: No le paso nada... ¿Ayer?

Yura: Ah... No... Esta bien.

Kitsune: *Se para de repente. Todo su cuerpo se tensa. A contra esquina, jugando con unos niños de apariencia mugrosa había un perro gris jugando con ellos. De repente comenzó a dar agudos ladridos.*

Yura: ¿Uhmm?... *Se agacha y lo sostiene del pellejo.* Kitsune, anda, vamos.

Lycoris: *Observa unas manchas tintas en la piel de Yura, su mano sin darse cuenta se había extendido hasta alcanzar a rozarla en el momento en que Yura se alzaba de nuevo con Kitsune en brazos. Al darse cuenta que los dedos lo habían rozado, pareció que dio un respingo, y su gesto lucía más espabilado.* Eso es... ¿A-Algo te pasó?

Yura: ¿Lo de mis manos? *Lys asiente.* Suelen quedar así después de invocar al Boddhitsatva.

Lycoris: *El Boddhitsatva. Sólo una vez lo había visto, y había sido en su propia mente cuando combatieron a los caballeros espectrales contra el pilar de Unulkulahai. En ese momento no recordaba que habían quedado así.*

Yura: Aunque cuando lo invoque contigo fue en un plano espiritual, mi cuerpo ahí puede controlarlo. Aquí no... Es algo complicado.

Lycoris: Ya veo... Te entiendo... *Su mirada regreso a las manchas. Pensó en tomarlas y usar su poder de curación.* S-Si quieres podría curarlas...

Yura: Estarán bien mañana... Gracias.


Un pequeño atisbo de luz cruzó los ojos verdes de Lycoris, Yura lo había notado. Era eso o era el reflejo de las primeras estrellas tintineando ya en el cielo mortecino, aún faltandole unos cuantos minutos para oscurecerse por completo. Su caminata los había dirigido a un área con árboles mucho más secos y dónde el rumor del río llegaba con más fuerza. En el centro, dónde se cruzaban varias vias había una estatua de mediano tamaño hecha de bronce de algún personaje que no supieron distinguir, Kitsune corrió a olfatear su base de concreto. En las esquinas había unas cuantas bancas que Yura les echo el ojo, dónde podrían sentarse un momento.

En efecto había sido una buena decisión escoger esos lugares, los Bynquisterrenses sólo pasaban de largo y las conversaciones que tenían, así cómo el repiqueteo de sus pasos se las llevaba el viento que también sacudía las desnudas ramas de los árboles. Inmediatamente los dos se sentían en un entorno un poco más tranquilo, Yura lo pudo notar por parte de Lycoris quien ya no se veía tan agitada. Kitsune jugueteaba a la distancia, Yura reposaba los codos sobre sus rodillas mientras veía al rededor.

Yura: Uhmm...

Lycoris: Lo siento...

Yura: *Su espalda se vuelve recta, mientras enarca una ceja confundido.* ¿Por?

Lycoris: Disculpa si e-estoy algo callada. Es sólo que luego de todo lo de ayer... Todo... Me parece difícil no estar pensando y... Se qué usualmente no soy así, y no quisiera te sintieras ofendido o sintieras que no quisiera hablarte. *Sus manos aprietan inconscientemente su vestido.* Sólo que de un día para otro... Pasó mucho.

Yura: Oh... Si.

Lycoris: Si...

Yura: Lo entiendo.

Lycoris: A-Aunque este es un bonito lugar... *Los árboles a su alrededor estaban sin hojas, las bancas de metal eran negras recien pintadas y los caminos tenían en su contorno unos aros de metal para evitar que las personas ingresaran al pasto.* Algo diferente a dónde fuimos ayer. Las personas... Lucen bastante tranquilas, escuche que iba a haber un evento esta noche.


Yura: Ah... Después de lo de ayer no sé si sea conveniente estar en eventos así. Digo, sí, lucen más tranquilas. Han estado así desde la mañana.

Lycoris: *Pone su dedo en uno de sus mechones rojos, girándolo para que se enrollaran. Se sentía un poco más calmada.* Dijiste que estabas buscando a los demás ¿También desde en la mañana?

Yura: Si... De hecho pasé todo el día perdido, todos aún deben estar con sus cosas. Eh... ¿Estabas aquí desde la mañana?

Lycoris: *Niega con unos leves giros.* Llegamos Al y yo en la tarde, decidimos esperar a cruzar el bosque hasta en la mañana a sugerencia de Lazarus *Esboza una pequeña sonrisa, Lazarus le había agradado.* Él fue muy amable con nosotros.

Yura: Ah, sí, Lazarus.

Lycoris: Llegue aquí y después me encontré con Karee...

Las pupilas negras de Yura escrutaban el rostro de su compañera sopesando el avance de la conversación. Ciertamente esto asemejaba más a cómo ella se comportaba usualmente aunque percibio algo en el fondo. Algo que había hecho falta. ¿Sería muy rudo si preguntará? Incluso con Zeke y con Vance, nunca había hecho esa pregunta... Pero quizá porque tampoco se había sentado de esa manera a hablar con ellos.


Yura: Y... ¿Qué fue lo que viste? Ahí... Después de, tú sabes... Eso.

Lycoris: Eso...

Las nubes cruzaban lentamente el firmamento, su resplandor gris caía sobre la bruñida estatua de algún cazador o parlamentario de hace bastante tiempo, la placa que estaba en la base ya estaba algo vieja. Quizá no se había sentado a pensar mucho en eso, en que había significado todo lo que vio. El de Denebrys pensó que había sido muy directo, pero de nuevo, el tacto no era tan lo suyo. Para su sorpresa, Lycoris comenzó a describir atropelladamente lo que había visto.

Lycoris: Yo... Había visto una luz muy blanca, y después todo se sentía ligero. Y de repente estaba ahí una persona que...

Yura: Una persona... Se supone eso es lo que se encuentran.

Lycoris: Creo... Que era alguien que conocía porque, ahora que lo pienso... Comencé a hablar con ella con tanta naturalidad cómo si ya lo conociera...

Yura: Uhmm...

Lycoris: Y ella... Llevababa un vestido blanco, casi muy similar a su cabello... Era extraño, el color era casi del mismo fondo. Todo blanco. *Hace una pausa, hurgando en sus recuerdos... Pensando en lo que quería decir y quizá que no quería decir.* Pero me trataba con tanto... Cariño... Y la forma en la que hablaba, lo que me decía sonaba a que se preocupaba por mí. Mucho.

Yura no entendía bastante, el relato era muy fragmentado. Aún así escuchaba atentamente, intuyendo hacía dónde se encaminaba la conversación. Sintiendo un escalofrío en su espalda. Si él también...

Yura: ¿Crees que era...?

Lycoris: Podría ser ella... ¿Mi madre?

Yura: Uhmm...


Sabía que no era nadie para decirle si podría ser o no, incluso ella misma se veía con dudas. Cualquier tipo de conjetura no serviría de nada. Se quedo callando, asintiendo y haciendo cómo que pensaba con unos cuantos sonidos provenientes de su garganta, dejando que fuera la cleriga la que retomara el hilo de sus pensamientos.

Lycoris: No sé que pensar... *Se gira hacia Yura y le sonríe levemente.* Disculpa si esto no tiene mucho sentido. Había algo en ella, en lo que desprendía... Que no sentía en mucho tiempo, y que me pareció tan familiar... Aunque...

Yura: Creo que ella no había conocido a su madre...

Lycoris: Ella y yo hablamos...

Yura: Dijo tenía el cabello blanco. ¿Blanco?

Lycoris: Y algunas cosas que dijo... Resonaron con algunas cosas que...¿Pensaba?

Yura: Blanco ¿No sería anciana? Uhmm... Su padre ¿Recuerda a su padre?

Lycoris: Quizá todo esto no era mi lugar. ¿Sabes? Quizá no deba después de todo... Estar aquí.

Yura: ¿Eh?


La reacción de Yura vino con un retraso de unos cuantos segundos, cuando las palabras de Lycoris las proceso su cerebro ella ya estaba explicando un poco más detallado lo que ella y la persona que vio en ese limbo habían hablado. Sus labios lucían trémulos, y sus brazos bamboleaban de un lado a otro en ademanes incómodos... Las frases "Ser una carga", "No aportar nada", "Fallar", saltaban constantemente.

Al final de todo la oscuridad seguía ahí. ¿No? Él se propuso que haría algo, y por eso estaría allí.

¿Se creía capaz Yura de hacer algo?




True Feelings


Cada duda, cada falló golpea cómo una fuerte ola en un mar de oscuridad. Vislumbro un atisbo de ese océano y de repente estoy en él, sumergido. Lo que había entendido ayer, lo que descubrí ayer, todo ello se conjunta y las piezas caen dándole forma a todo este panorama que empiezo a entender más. Haber muerto fue otro balde de agua más... Ahora el agua empieza a rebasar su cause. Empieza a agitarse, furioso.


Quizá... Quizá incluso yo mismo podría empeorar toda la situación. Pero una vez que lo he visto, no me sentiría tranquilo si me quedo de brazos cruzados. No... yo mismo dije que haría algo, que trataría de ayudarla. Por el bien de todos, porque esto es lo que hacemos.





Illusionary Hero



Tanto el follaje cómo el pasto se sacudían levemente. Los encargados de encender las lamparas de la ciudad se encontraban realizando su trabajo, y las luces en el parque se encendían a lo lejos igual que las estrellas en el cielo. Los tres muy callados habían caminado casi por el mismo camino que habían tomado en el inicio, sólo que esta vez del curso contrario.

Yura no había contestado nada en todo ese rato y la cleriga había caído en la idea de que quizá tampoco debía mencionar nada más. Pese al lóbrego tema que había ella expuesto, no encontró en Yura algún indicio de algún posible regaño o alguna oposición, parecía más que se había quedado pensando en eso. Debía admitir, que al menos el no pronunciarse al respecto, el mantener el silencio y no cuestionarla, le daba algo de tranquilidad.

El Attund recordó la sensación de grandes cadenas pasando al redor de su cuerpo...


Yura: Cuando estabamos en Denebrys, yo también había pensado en dejar quedarme ahí y no seguir con esto.

Lycoris: ¿E-Eh?

Yura: Había ido a mi casa, visite mi habitación y sentí deseos de quedarme ahí cómo lo había hecho la mayor parte de mi vida. Pensaba que después de todo lo que pasará con el mundo no era problema mío, que no me necesitaban. Pero... Ya estábamos en esto ¿Sabes? Ya eramos parte de esto. Shirome había dicho...

Lycoris: Sí... Lo sé...

Estaban de frente, quizá a la misma distancia a la que se encontraban en la noche anterior en el balcón. Desde el perfil, las figuras de los dos era exactamente la misma sólo que con diferente ropa. Bien podía la escena pasar por una calca del día anterior, con ese viento sacudiendo a ambos, Kitsune corriendo por aquí y allá... Sólo que quien el que tenía la mirada de decisión era otra persona.

Yura: Respecto a lo de ayer...

Lycoris: *Siente que su corazón se encuentra apretado por un puño.* ¿L-Lo de ayer...? *Agacha la mirada.* Yo... Dije algo que quería decirte, desde hace tiempo. Yura, no es necesario que respondas nada, yo lo sé.

Yura: *Se detiene un momento, considerando si no estaba siendo demasiado cruel al no decir nada más.* Lo sé... Pero no me refería a eso *Lys parece verse confundida.* Me refería a que lo que decías ayer, que decías que... Que me admirabas. Dijiste que era porque pese a que no tenía ninguna experiencia en nada, lo seguía intentando...

Lycoris: Si... *Su rostro hace contraste con sus ojos, el color rojo tenue había vuelto a él.*


Cada día nos encontramos con nuevos enemigos, uno más fuerte que el anterior.


Yura: Lo mismo podría decirse de ti.


He visto errores, he cometido errores. He fallado bastantes veces y muchas más no resulte lo suficientemente fuerte.


Yura: Lo sigues intentando.


Pero esto es lo que somos... Somos héroes, somos los elegidos por una Diosa que trata de evitar un gran mal cierne sobre la tierra, somos aquellos que tratan de hacer el bien. Así que... ¿Por qué no seguimos intentándolo?




_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1354
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Resh_69 el Lun Jul 31, 2017 7:21 pm

[Sonido de pasos y madera crujiendo]

Brunilda:... -Subiendo por las escaleras de aquella casa "abandonada"-

[Camina lentamente hacia el cuarto el cual yace cerrado y abre la puerta]




???: [click] Quédate donde estas ahora mismo y dime que haces aquí -Se mira a una figura en las sombras apuntando con un arma a la bruja-

Brunilda: Si vas a disparar, será mejor que no falles -Dice seriamente mientras siente la mira de aquel extraño hombre en su sien-

???: Hmm... -Mira detenidamente a la mujer- Puede que tu tono se escuche diferente pero tu voz no la olvidaría tan fácilmente -Comienza a salir de las sombras y la pequeña vela lo ilumina- Sobre todo después de lo que paso en Unukalhai

Brunilda: Tu... -Lo mira detenidamente mientras que se quita su máscara-


Andalusian Rhapsody




Iluminado tenuemente por la luz de una de las velas la figura del pistolero se dejó por fin ver ante aquel lugar tan oscuro, armado con su confiable arma de fuego yacía apuntando con esta hacia la bruja quien a pesar de todo se encontraba en relativa "calma" pues no es la primera vez que trataba con aquel misterioso personaje quien en aquella ocasión la ayuda en Unukalhai contra los peligros que Hwa les había puesto en aquella región, por lo que sabía que no había porque alarmarse... Al menos de que uno lo hiciera enojar.

Kor: Veo que algunas cosas no cambian con ustedes -Le llega los recuerdos de cuando amenazo a uno de los elegidos en la región pantanosa- Siempre les he dicho que es de mala educación no tocar la puerta antes de entrar.

Brunilda: Disculpa mi osadía pero pensé que este lugar estaba abandonado cuando desperté, pero no pensé que el que me rescato de aquella calle habías sido tu... Kor -Le sonríe levemente y sube las manos en señal de rendición-

Kor:... -Guarda su pistola y la tensión se calma- que bueno que volvieras, ya que necesito que alguien me dé respuestas respecto a lo que sucedió aquí, y como el señorito héroe legendario no despierta creo que tú eres la mejor opción que tengo en este momento para saber sobre que demonios aconteció cercas de aquí.

Brunilda: ¿Eh? -Responde un poco confundida- ¿A que te refieres con lo de "héroe legendario"? ¿Aiden está aquí?




Kor: Después de que te encontré a ti desangrada y desmayada en aquel callejón te traje a mi "casa", pero poco después de que trate tus heridas escuche una explosión en las cercanías y fui a investigar que fue lo que sucedió pero lo único que encontré fueron las ruinas ardiendo de algunas casas y el cuerpo de tu compañero totalmente inconsciente a punto de ser devorado por demonios -Se comienza acercar a una de las camas y enciende la vela cercana a esta mostrando con ello al peliblanco- y entonces lo traje aquí pero para cuando llegue ya te habías ido, aun que como puedes ver no han pasado ni 5 minutos desde que llegamos.

Brunilda: Aiden... -Se acerca al cuerpo en coma de su aliado- Hmmm... ¿Y no ha despertado?

Kor: Pues por la condición en que lo encontré dudo que lo haga por un buen rato. Por cierto ¿Y tú porque te fuiste repentinamente?

Brunilda: Como me levante y no vi a nadie cercas pensé que la persona que me había ayudado ya se había ido, además no pensaba quedarme a esperar que un demonio me atacara sobre todo estando sola, aunque... -Siente como aun le duelen las heridas- Ciertamente no sigo del todo recuperada.

Kor: Claro que no, cuando te encontré las heridas de corte que llevabas no dejaban de sangrar -Saca más vendas y se las da a la bruja- Toma, será mejor que te las cambies, lo que sea que te ataco no deja que tus heridas sanen tan fácilmente... Y a todo esto ¿Por que volviste?

Brunilda: Se me olvido mi sostén... -Lo dice como si nada-




Kor:... -Se queda muy pensativo y serio por unos momentos- Tuve que quitártelo para cerciorarme de que no tuvieras más heridas.

Brunilda: No te preocupes por eso, además de no habérmelo quitado no se me hubiera olvidado y no hubiera vuelto a este lugar para encontrarme contigo, así que al final fue la mejor decisión que pudiste tomar -Se acerca a donde estaba recostada y comienza a buscarlo- te tengo -Lo guarde en su gabardina-

Kor: Hmm... Si no es molestia -Se siente junto a la cama de Aiden- quiero que me cuentes que fue lo que sucedió, para que ustedes dos terminaran en el estado en que los encontré.

Brunilda: Hmm... -Toma asiento de igual manera en su cama- Bueno en mi caso tuve una pelea con uno de mis compañeros, oh más bien el me busco la pelea por el simple hecho de que no le gustaba mis métodos de lidiar con mis enemigos.

Kor: ¿Y que clase de métodos son eso?

Brunilda: M͘a̕t͞ár̡ a todos aquellos que se atrevan a oponerse en mi misión por acabar con los inquisidores.

Kor: Yo no veo nada de malo en eso -Observa detenidamente a la bruja- "¿Le cambio por un momento su voz? Hmm a lo mejor solo lo imagine"




Brunilda: Me alegra que alguien más me entienda -Le sonríe al pistolero- y pues debido a ese choque de "ideas" pues terminamos peleando los 2, ciertamente yo no quería pero si Alistair tenía el descaro de hacerlo no me iba a contener para matarlo, después de todo me provoca repulsión su comportamiento tan hipócrita de pseudo héroe que quiere salvar a todos cuando fue el primero de nosotros en matar a un inquisidor a sangre fría y sin tentarse el corazón.

Kor: Ah el espadachín de cabellos rubios y rojos, ya recuerdo bien ¿Fue en Amagi no es así? Cuando tuvieron su primer encuentro, cercas de Tenki.

Brunilda: Así es, pero cómo pudiste ver fui derrotada y estuve a punto de morir... -Recuerda como la cubrió Alexander- Pero un extraño se lanzó para protegerme, dijo que lo hizo porque es el deber de un caballero proteger a las damas... Bueno, fuera cual fuese sus razones me alegro de que lo hiciera, tras eso me fui del grupo donde estaba Aiden, Alistair y Vincco el niño de gorro verde. Pero no pensé que mis heridas fueran tan graves como para terminar desangrada a plena calle.

Kor: ¿Entonces solo quedaron ellos 3 al momento de irte?

Brunilda: Así es, fue a medio camino cuando caí desplomada al piso y ya no pude levantarme... Aun que siento que algo paso antes pero no logro recordarlo -Se rasca la cabeza- ¿Cuándo se encontró a Aiden solo quedo el solo?

Kor: Exactamente, no encontré a esos 2 que mencionas cercas pero sobre todo tampoco vi al atacante que le hizo esto al joven Cross, solo las casas dañadas y el lugar ardiendo.

Brunilda: Ya veo... -Se levanta y se acerca hacia el clérigo- Aiden...




La Lovecraft miro detenidamente al Cross quien yacía en un estado de inconsciencia tal que no parecía que despertaría por un buen tiempo, si bien a pesar de que la actitud de esta solía ser de apatía con la mayoría de sus compañeros no podía evitar sentir un poco de preocupación por el de cabellos blancos, pues a pesar de que estos últimamente no habían congeniado del todo, la bruja no podía olvidar los tiempos que pasaron "juntos" pues lo cierto es que tras aquella noche que compartieron cama bajo la misma luna, había déjalo una huella en su ser... En más de un sentido.

Brunilda: Me gustaría responderte con gusto respecto a lo que le sucedió a Aiden, sin embargo no tengo la más mínima idea de que pudo ocurrirle, aunque si me lo pregunta -Comienza a sentir un escalofrió- lo más probable es que puedo ser un demonio... Puesto que mientras tuve la pelea contra Alistair jamás llego un solo segador o aliado del pilar de este lugar.

Kor: Ya veo... -Se queda en silencio por unos momentos-

Brunilda: Por cierto -Voltea hacia el pelirrojo- Si no es molestia que le pregunte pero ¿Que fue de ti después de Unukalhai y cómo fue que llegaste aquí? Digo desapareciste después de que todos entraron al templo pues ya no volví a verte, pero lo que si estoy segura es de que vienes también por el pilar de esta región, Lord Vald-

Kor: No digas su nombre.

Brunilda: Ups es cierto hihihi.


_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4837
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 26
Localización : República Socialista de México

http://bhagavata.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Lun Jul 31, 2017 10:03 pm

>Continuar con Andalucian Rhapsody

Kor: Bueno, si realmente te interesa saber supongo puedo ponerte al tanto.


El relato del pistolero comenzó con lo sucedido justo después de la última vez que se le había visto, que fue combatiendo contra el antiguo protector ancestral de Unukalhai, el temible dragón no muerto Ninhursag. Conforme él y el escribano que había llegado como refuerzo se las arreglaban para atacar duramente a la criatura al mismo tiempo que se esforzaban por conservar el suficiente prana para que les durara lo más cercano a una eternidad, repentinamente aquel enorme ser compuesto de montones de huesos y escamas putrefactas, comenzaba a colapsar, su figura deteniendose por completo hundiendose de vuelta en las profundidades del pantano.

Flashback escribió:
Norbert: ...g-ga... ¿Ganamos? ¿No es un sueño verdad? E-enserio vencimos a Ninhursag el dragón inmortal... ha...haha... ¡Hahahaha! ¡Vencimos a un dragón inmortal! ¡Somos los mejores tu...! ¿Oye que estás haciendo tu?

En medio de su incredulidad por haber conseguido lo que podría ser el más grande triunfo que haya tenido en toda su nada extraordinaria vida, el asombro por su victoria fue interrumpido al ver a la criatura sombría invocada por el pistolero arrancar algunas escamas de la criatura antes de que esta terminara de hundirse en las pútridas aguas del pantano de Unukalhai.

Kor: Consigo dem l00t (Arranca lo que parecen ser amuletos y una especie de lanza del interior de aquella criatura) Ahhhh (Inhala profundamente y luego escupe una flema a la superficie del pantano) fresca. Ten (Mete todas sus "recompensas" a un costal y se lo arroja a Norbert). Esto es para esos mequetrefes. Que haya valido la pena su esfuerzo. Yo me largo.  


Norbert: P-pero... (El costal le pega en la cabeza y lo tumba al piso). Ni siquiera se quien eres.

Kor.

Posteriormente Kor le comentó a la bruja que luego de apartarse lo suficiente del grupo de elegidos (Posiblemente para no formar parte de su telenovela peligrosamente carente de aquelarres), decidió entonces aventurarse a la región que por instinto el consideraba sería la siguiente que visitarían los elegidos dado que era la más cercana  a Unukalhai. Hasta que recibiera noticias suyas dentro del dominio, volvería a su vieja casa donde trataría de refugiarse para no llamar la atención, aprovechando que seguramente nadie pensaría buscarlo allí... de nuevo.   

Brunilda: ¿Entonces está en verdad es tu casa?  

Kor: ¿Qué? ¿Creíste que me metí a allanar aquí solamente?  

Brunilda: N-no, digo, es solo que por la manera en que tienes tan poco iluminado y con el sigilo que...  


Kor: Como dije, simplemente no quiero atraer malos ojos, pero no por eso deja de ser mi casa.  

Brunilda: ¿Entonces eres originario de aquí?    

Kor: Sí.

Brunilda: Ya veo... cuando estabamos por salir de Unukalhai supuse que además de acabar con los inquisidores no tendría ninguna razón de venir hasta aquí. Me da gusto saber que estaba equivocada ya que resultó que si tengo familia en estas tierras, especialmente por que pensé que ya la había perdido toda.   

Kor no respondió al intento de entablar conversación de la bruja, no tanto por que no le interesara sino por que lo hizo pensar en su propia situación familiar. Pese a sus actuales esfuerzos por deslindarse de todo aquello que en alguna vez le causó dicha y felicidad por formar parte de aquel insignificante mundo creado por la Diosa Rem, su debil naturaleza humana lo hacía reinsidir de nuevo en adoptar cosas como empatía, altruismo y lo peor de todo, nostalgia. Nostalgia por una vida llena de opulencia, cariño, diversión y logros. Que patético le hacía sentir todo eso.    

Kor: Te diría lo mismo, pero ya no tengo familia a la cual visitar aquí, solo los recuerdos que dejó esta casota.  


Brunilda: Ohh... lo siento si ellos...

Kor: Solo se mudaron.  

Brunilda: Aaaahhh, es que por como lo dijiste pensé que... no, olvídalo. Tal vez debas ir a visitarlos cuando todo esto termine...  

Kor: A decir verdad, estoy pensando visitar a mi hermano pronto.  

Brunilda: Eso suena bien.

Kor: Sí... tengo una bala con su nombre escrita en ella.  

Fact of shock

Brunilda: Espera ¡¿Qué?! ¡¿A tu propio hermano?!  

El ambiente se había vuelto sumamente tenso de repente. Brunilda sabía que aquel hombre era violento e impredescible, pero jamás se hubiera imaginado que tuviera una meta tan siniestra como esa. ¿Acaso podía confiar en alguien que estuviera dispuesto a aniquilar a sangre fría a su propia sangre? ¿Acaso era igual que su tía Orianna? No, quizás estaba sacando conclusiones muy rápido. Quizás y ese hermano suyo había hecho algo que mereciera tal pena capital. Tenía la necesidad de preguntarlo.

Brunilda: Por que ¿Que te hizo?!


Kor: Hmp. Podría decir que medio matarme pero supongo que eso me lo busqué yo. No. Realmente no es lo que me hizo, sino lo que le ha hecho y hará a cientos de miles de personas.

Brunilda: Sigo sin saber a que te refieres. "Quizás y en efecto sea como mi tía"  

Kor: ... (Se levanta y se coloca frente a Brunilda) Te lo diré entonces. el nombre de mi hermano, es Valtimore Elphiron, supremo líder de la inquisición.  

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2606
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 26
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Resh_69 el Mar Ago 01, 2017 6:30 am

Talk

Brunilda: ¡¡¡¡!!!




La maga se quedó estupefacta ante aquella revelación, frente a ella yacía el hermano de quien era el máximo líder de aquella organización contra la cual había estado peleando desde que Rem la eligió como una de sus soldadas para su cruzada contra aquellos inquisidores. Pero dentro de la mente de Brunilda todo parecía volverse tan obvio, su llegada a Tenki y como sabia el pistolero sobre que serían los futuros elegidos, su constante movimiento por casi todas las regiones de Brennevin donde yacía en el poder un pilar inquisidor y el cierto "apoyo" que les brindo a los elegidos en aquellos momentos... Ciertamente esto dejaba un poco más claro la situación actual de aquel misterioso hombre.

Kor: Veo que esperabas todo menos esa respuesta -La mira detenidamente tensando su mano en caso de que la bruja intente algo osado por saber aquello-

Brunilda: N-no, y-yo... -Respira profundamente- Es solo que por un momento dude si eras capaz de matar a tu propia familia a sangre fría pero... Tratándose de él... De Valtimore... incluso si fuera mi propio hermano de igual manera haría lo mismo...

Kor: Veo que por un momento pensaste que era un fratricida a sangre fría, pero no es como que me importe tu opinión, sin embargo -Se relaja y vuelve a sentarse bien- sabía que si escuchabas su nombre bastaría para que comprendieras todo el asunto -Mira detenidamente a la bruja- Sobre todo tomando en cuenta todo lo que mi hermano a causado por sus hambre de poder, como por ejemplo; Unukalhai.




Brunilda: Tu... -Se sorprende por unos momentos- ¿Sabías sobre lo sucedía en Unukalhai y con el pilar Hwa Guhnka?

Kor: No, pero lo supuse -Dice mirando por una de las ventanas- ciertamente nunca me intereso que hacia el en aquella región pero es sorprendente como Valtimore lo mantuvo oculto de todos, incluso de las personas más cercanas a él... Como yo, su propio Hermano -Dice con una voz muy seca- No te conozco del todo y ciertamente no me interesa saber de ti o tus motivos, pero te voy a dar un consejo, todo ese odio que tengas hacia mi hermano guárdalo y libera cada gramo contra el cuando llegue el momento.

Brunilda: Eso... -Aprieta sus puños mientras por su mente pasa los momentos de la muerte de sus padres y de todas sus hermana brujas- No me lo tienes que repetir, es la principal razón por la que decidí unirme a la causa de Rem.

Kor: Pero eso si te digo, al final yo sere quien tome la vida de mi hermano con la bala que lleva su nombre -Mira con gran determinación a la de cabellos negros-

Es verdad que la noticia del pelirrojo le cayó como una cubeta de agua fría a la hechicera, y era aún más sorprendente que este se hubiera atrevido a revelar aquel "secreto" a la elegida de Rem, pero la bruja lo entendía muy bien, sobre todo ese deseo de venganza dentro en lo más profundo de su alma, el ardiente deseo de hacerles pagar a los culpables del sufrimiento de uno y de tomar cuentas por tu propia mano, pues de otra manera simplemente la "justicia" no llegaría para aquellos que la merecen. Sin embargo, dejando aquello de lado, dentro de la mente de Brunilda aun existía la duda y la curiosidad por saber sobre la vida del Líder Inquisidor y su hermano quien yace frente a ella...

Brunilda: No soy una persona que suela inmiscuirse en las cosas personales de los demás, sin embargo no puedo dejar pasar esta oportunidad ahora que se tu verdadera identidad... Eso, si es que estás de acuerdo en revelarme lo que te voy a preguntar -Mira detenidamente al pistolero-




Kor: Tu pregunta y si no sale ninguna palabra de mi boca entonces tendrás tu respuesta.

Brunilda: No pierdo nada con intentarlo... ¿Que clase de relación tenías antes con Valtimore? Si son de Bynquisterr me atrevería a decir que eran cazadores o algo por el estilo...

Kor:... -Se queda callado por unos momentos y cierra sus ojos-

Brunilda:... -Se queda en suspenso por saber si le responderá o no-

Kor: Mentiría si te dijera que como hermanos no nos llevábamos muy bien, éramos muy unidos y nos estimábamos como cualquier familiar lo haría con las personas que ama al punto de que hacíamos casi todo junto... Como ser un dúo invencible de cazadores.

Brunilda: Entonces mi intuición fue correcta -Sonríe mientras se pone la mano sobre su boca-

Kor: No me interrumpas.

Brunilda: P-perdón...

Kor: Éramos imparables cuando se trataba de cazar demonios, pues no había presa que se nos escapara con vida y si llegaba a hacerlo no vivía lo suficiente para contarlo, toda la gente de Bynquisterr nos respetaba e incluso nos alababan por las proezas que lográbamos, incluso hasta los Cross llegaron a mostrarnos su admiración hacia nuestras personas -Comienza a caminar hacia lo que parece un estante y toma una vieja fotografía maltratada que estaba en uno de los cajones- pero el que principalmente se llevaba el mérito de todo era mi hermano Valtimore.... ¿Y sabes porque?




Brunilda: No... Al menos no tengo una idea exacta... -Se queda pensando unos momentos- ¿Tiene algún espíritu sumamente poderoso?

Kor: Cercas, pero no... Él tenía muchos espíritus poderosos y habilidades que sobrepasaban los límites de su clase...

Brunilda: ¿Su... Clase? -Por su cabeza comienza a recordar sus peleas contra los pilares y como estos podían usar cualquier habilidad aun que estuviera fuera de su clase base... All for One- ¡El poder aprender cualquier habilidad sin restricción de clase!

Kor: Veo que has prestado atención a tus peleas contra los pilares de la inquisición, pero a diferencia de ellos mi Hermano nació con esa habilidad por lo que siempre fue innata para su persona... -Deja la foto que estaba viendo y camina un poco más hacia el reloj de su cuarto-


Descripción escribió:Como te imaginaras el nacer con esa habilidad te convierte en alguien muy especial, pues Valtimore podía hacerse de cualquier poder, de cualquier clase, de cualquier espíritu que el deseara... Invocar a criaturas o sanar a otros como si fuera un clérigo, pelear con habilidades cuerpo a cuerpo como si se tratara de un gran maestro marcial, empuñar armas con una gran destreza como si fueran otra extensión de su cuerpo, lanzar los hechizos más destructivos y tener la precisión mortal y el sigilo de un rogue. Para el no existían limites que lo contuvieran.



Brunilda:... -Continua escuchando atentamente la historia-

Kor: Pero para mi hermano nunca fue suficiente, pues día tras día se volvía mas poderoso y con ello sobrepasaba a todos los que yacían en su camino fueran enemigos o amigos... Lo que provocó que una obsesión creciera dentro de él, pues ser un gran cazador ya no le era suficiente.

Brunilda: ¿Comenzó a corromperse por el poder?

Kor: No... Aun que te parezca difícil de creer, el comenzó con las mejores intenciones del mundo sin embargo como bien dice aquella frase "El Camino al Infierno esta Pavimentado de Buenas Intenciones" -Se acerca hacia lo que parece ser un closet y saca lo que parece un rosario de Rem bastante dañado-


Remembranza escribió:Mi Hermano y yo siempre buscábamos la forma de hacer el mayor bien posible, ya fuese defendiendo a los demás de los demonios, los rufianes u otros seres malignos en esta región, sin embargo, por más esfuerzos que hiciéramos nunca era suficiente pues no podíamos estar en todos lados al mismo tiempo. Ciertamente yo lo tomaba como una limitante a nuestra condición como seres humanos, pero Valtimore lo tomo de una forma totalmente diferente. Ante sus ojos los culpables no éramos nosotros, pues no somos dioses omnipresentes capaces de llevar la salvación a la gente de Brennevin, pero Rem si lo era, la diosa podía manifestarse en cualquier lugar si así lo deseaba y tomar forma material dentro de este plano existencial, y si las leyendas eran ciertas ella era capaz de incluso hacerle frente al propio Rey Demonio y mantenerlo a raya... Sin embargo, a pesar de su omnipotencia ella nunca hacia nada para evitar que el mal se siguiera esparciendo por sus dominios, permitía que las injusticias siguieran existiendo aun frente a sus ojos y dejaba que los seres demoníacos invadieran sus "sagradas" tierras sin el más mínimo esfuerzo... Por lo que solo existía una razón para todo esto, Rem no era más que una diosa inútil que se alimentaba de la fe de las personas, engañándolos con falsas promesas de salvación si rezaban en su nombre y con ello imponiendo su dominio sobre todo el mundo al dejar que sus palabras fueran la ley.



Kor: Al menos eso es lo que sigue pensando mi Hermano y lo cual también llegue a pensar yo, pues en aquel momento sus palabras resonaban con gran fuerza en mi interior y parecía lo más lógico puesto que por más que peleábamos por el bien de todos, las cosas nunca cambiaban... -Tira el rosario en el cajón del closet y lo cierra- Así que estuve de acuerdo con él y lo seguí en sus ideas por querer cambiar a Brennevin, pues Valtimore era mi familia, mi Hermano con quien compartía la sangre... Por lo que creí que él no podía estar en lo erróneo...

Brunilda: Familia... -Se queda un poco pensativa mientras continua el relato del pelirrojo-

Kor: Pero me di cuenta ya tarde que la ambición de mi hermano nunca se iba a detener, el ya no iba a estar satisfecho simplemente con tener el control de todo Brennevin... -Se acerca de nueva cuenta a la silla cercana a la cama de Aiden y toma asiento- Por lo que intente detenerlo, pero como puedes ver por los acontecimientos de esta época, falle miserablemente.




Brunilda: Y yo que pensé que era la única con familiares locos... -Dice seriamente tras ver como el pistolero parecía terminar su relato-

Kor: Siempre pasa incluso en las mejores familias.

Brunilda: Y gracias por responderme la pregunta, me sirvió para conocer un poco a Valtimore y con ello tener aún más ganas de hacerlo pagar por todo el sufrimiento que me causo en mi vida y a la gente de Unukalhai.

Kor: Tómalo como quieras, simplemente tuve ganas de contestar tu pregunta nada más.

Brunilda: Hehe -Sonríe levemente por la actitud apática del pistolero- ¿De casualidad tendrás agua? De repente me dio mucha sed.

Kor: Esta la jarra sobre la mesilla cercana a la cama de tu compañero, sírvete.

Brunilda: Bueno con tu permiso entonces.




La bruja tras terminar de escuchar la historia del pelirrojo no puedo sino pensar que tenía muchas cosas en común con aquel ex-cazador, pues los dos fueron víctimas del abuso de sus familiares provocando con ello un gran cambio en sus vidas ya fuese para bien o para mal, sin mencionar que muy dentro de ellos existe la flama de la venganza la cual no se apagara hasta que lleven a cabo su meta la cual irónicamente los lleva hacia el mismo punto... La muerte de Valtimore. Dentro del corazón de la hechicera no podía sino pensar que de tener más compañeros como Kor, ella se sentiría más cómoda en su viaje por "salvar" a Brennevin.

Brunilda:... -Se sirve el agua y comienza a tomarla- *Gulp*Gulp*

Kor: Hmm... -Se queda observando el pecho de la bruja el cual se encontraba descubierto al levantar su brazo para tomar su vaso de agua-

Brunilda:... -Termina de consumir y se da cuenta que lo observa el pistolero- ¿Sucede algo?

Kor: Lovecraft, el emblema del pecho que llevas en tu traje es de los Lovecraft ¿No es así?

Brunilda: Ah... -Muestra su emblema completamente- Así es.


Moonlight Melody


Kor: Así que a esa casa es donde perteneces -Dice algo intrigado-

Brunilda: Según mi tío y por la marca que llevo de nacimiento soy parte de esa familia por el lado de mi difunto padre.

Kor: Supongo que te refieres al bonachón de Logarius Lovecraft, hombre rubio de alta estatura y que usa una de las armas más extrañas de todo Brennevin... Una rueda.

Brunilda: Creo que no debe de sorprenderme que conozcas a mi familia paterna, sobre todo tomando en cuenta que también fuiste un cazador.

Kor: Mentiría si te dijera que no, pero no los recuerdo por ser buenos cazadores si esa es tu duda, de hecho los Lovecraft siempre han hecho un trabajo mediocre... En lo que a mí respecta.




Brunilda:... -Se sorprende por lo brusco del comentario del pelirrojo- Ya veo...

Kor: Pero en lo que tu familia destaca mucho es en la música, de hecho según su historia ustedes fueron primero compositores y después cazadores. Por lo que no hay vergüenza en destacar para lo que nacieron, primeramente. Pues incluso mi Hermano y Yo llegamos a escuchar algunas de las sinfonías de tus familiares.

Brunilda: ¿Gracias?... Supongo, aunque yo nunca aprendí a tocar un instrumento...

Por unos momentos la atmósfera se puso un poco tensa por los comentarios del Hermano menor de Valtimore, aunque ciertamente Kor era brusco y seco al momento de hablar y dar su opinión lo cierto es que su deseo no era ofender, simplemente se trataba de su actitud apática que provocaba que dijera las cosas con tan poco ánimo. Sin embargo, la bruja no dejo que eso la molestara, en cambio decidió aprovechar esa información para saber si el pistolero tenía conocimiento respecto algo sobre su padre.

Brunilda: Perdona si te pregunto esto tan repentinamente pero ¿De casualidad llegaste a conocer a mi padre?

Kor: Debo de suponer que tu padre era el hermano mayor de Logarius ¿No? Aquel lunático llamado Howard Lovecraft.

Brunilda: ¿L-lunático? -Dice un tanto confundida-




Kor:... -Se queda en silencio unos momentos tras notar la reacción de la mujer- ¿Que tanto te han contado tus familiares sobre tu padre?

Brunilda: No Mucho... -Se queda pensando unos momentos- De hecho, cuando le pregunto a mi abuelo o a mi tío lo único que me responden siempre es lo mismo... Que fue un buen hijo a pesar de solía ser un poco rebelde...

Kor: No soy el tipo de persona que se preocupa por los sentimientos de otros, sin embargo incluso alguien como yo sabe respetar y no habla de más al menos que me lo pregunte, así que te digo esto ¿Realmente quieres que te responda lo que llegue a conocer sobre tu padre Howard? Ten en cuenta que no me contendré respecto a las cosas que llegue a escuchar sobre el en aquellos tiempos.

Brunilda: Y-yo... -Se agarra el pecho en señal de nervios-

"¿Por que Kor sonaba como si estuviera a punto de hablar mal de alguien?" Era lo que pensaba la de cabellos negros tras escuchar la advertencia que este le dio al ser cuestionado sobre si llego a conocer a la figura paterna de la bruja. Las ansias por saber la carcomían sin embargo tenía miedo de romper aquella imagen que tenía sobre su padre, aquella figura que la cuido y amo durante su infancia y la cual extrañaba tras haberla perdido en aquel fatídico día. A pesar de la duda que la invadió, al final la hechicera no pudo sino aceptar lo que tuviera que decir aquel hombre.

Brunilda: Está bien... Cuéntame lo que sabes sobre mi padre...





Continuara

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4837
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 26
Localización : República Socialista de México

http://bhagavata.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Mystearica el Miér Ago 02, 2017 10:05 pm

~ Goodnight, Lycoris ~


“Intentar”


La pelirroja solo atinó a entrecerrar sus ojos. Sus labios se torcieron inconscientemente en una sonrisa. No fingía. No podía. No frente a quien tenía delante. Podía huir pero no mentir. No, ni siquiera huir podía. Ya había borrado esa posibilidad un rato atrás. Sus pies se habían clavado al suelo en esta ocasión. Se había puesto a sí misma en una situación en la que no se dio otra opción más que tratar de externalizar la maraña que llevaba dentro. Entonces ¿qué podía hacer ahora? ¿Que quería? Fijó sus grandes ojos verdes hacia adelante y nada más quiso que guardar ese paisaje para siempre. Tenerlo plasmado en un lugar donde pudiese apreciarlo siempre, ya que vivirlo de nuevo no podría.


“Ah, claro. Ahí está de nuevo.”


La muchedumbre se movía detrás del muchacho cuál borroso espejismo. No había nada más nítido para ella que la sonrisa con la que había coronado sus palabras y que había desatado su corazón nuevamente. No había hecho más que confirmar aquello que sentía y había puesto en palabras hacía apenas una noche. El muchacho era ignorante de cuán fuerte era lo que él causaba dentro de ella. Dolía, pero se sentía bien.

Lycoris: Es cierto, eso dije.



“Al menos eso pensaba. Eso fue lo que me hizo admirarte en un principio. Lo que luego se transformó en…”


Lycoris: Tienes razón. Yo… seguiré…


“Pero ya a esta altura ¿es suficiente solo seguir intentándolo? Yura… tú está más lejos que eso. No solo lo…’intentas’. Lo logras.”


El joven de lentes tenía su mirada en ella, como esperando a que terminase de cerrar su idea. Ella se demoraba, sin embargo. Quizá porque cuidaba que salieran de ella las palabras justas y no todo lo que su mente construía. Quizá porque se tomaba su tiempo en apreciar cada detalle de quién la escuchaba; la forma en la que su cabello caía sobre su frente y se mecía en la brisa, como acomodaba sus anteojos cuando los sentía bajar por su nariz, como resaltaba él por sobre todas las cosas. Imperfectamente perfecto. Pequeños tesoros a los que le dedicaba tiempo en apreciar, pues no sabía cuándo volvería a tener la oportunidad de hacerlo. ¿...La tendría?


“¿En qué momento es el punto de inflexión? Donde ya admites que por más de que intentes…”


Lycoris: No te preocupes. No planeaba… Al menos estaré… Es decir. -suspira con la intención de ordenar las palabras que se atiborraban en su boca por salir- Nos veremos mañana, en el asalto.


Yura: -asiente con firmeza- Contaba con ello.

Kitsune también pareció aseverar con un sonoro pero agudo ladrido. Rodeaba a ambos por debajo, con pasos cortos y constantes, olfateaba y cada tanto levantaba la cabeza buscando algo más en la altura que no tenía allí debajo. La pelirroja se agachó y le regaló una caricia, quizá como en señal de despedida. Él jadeaba, balanceando su peluda cola de un lado al otro.

Yura: -la sigue con la mirada, haciendo una dubitativa pausa antes de continuar- ¿Y…?

Lycoris: ¿...Luego? -sonríe un poco sin levantar la mirada al de cabello azabache-

Era una buena pregunta. ¿Luego qué? El monje había elegido las palabras adecuadas para que ella volviese a replantearlo. Cruel, pensarían algunos. Cruel porque luego de haber tomado una decisión tan difícil la volvía a hacer retroceder varios casilleros. Y eso era porque él tenía ese efecto. ¿Lo sabía? ¿Tomaba ventaja de ello?

Lycoris: Lo he pensado bastante también. No… no es como si quisiera… abandonar la misión tampoco. Pensé en… de qué otra forma…

Yura: ...Elizabeth.





“Heh, eres increíble, Yura.”


Lycoris: -levanta su mirada ahora sí- Sí, así es. Es mi… mejor opción. Además quizá hasta no solo… pueda ayudar más sino también me ayude a mí. Quién sabe.



“No podría abandonarlo todo. No con todo lo que me han dado. Además así… Quizá… en un futuro… pueda volver a encontrarte.”

“Nada me haría más feliz que veas que he crecido. Aunque sea solo un poco.”



Lycoris: -habla en un susurro, con su mirada ahora sobre el cachorro- Cuídalo por mí ¿si?

Yura: ¿Cómo?

Lycoris: -se levanta de un brinco, justo cuando el cachorro había comenzado a devolverle el cariño lamiendo su mano- No es nada.


“Yura…”



La clériga se había movido tan rápido que no le había dado tiempo al muchacho de reaccionar. En un arrebato de valentía que no había sentido desde la noche anterior, había acabado apoyando su frente y luego todo su rostro casi sobre pecho de su compañero. A penas y rebasaba su hombro. La diferencia entre ambos era perfecta, encajaban. Ni un centímetro más o menos los podría haber encastrado mejor.

El joven se congeló donde estaba. No estaba preparado, estaba claro. No supo si lo que debía hacer era llevar una mano a su cabeza. O rodearla con sus brazos. Todo se le hacía tan poco natural que terminó por no moverse, dejando que ella descansara su cabeza sobre él.


La pelirroja, por su lado, se dio el lujo de tomarse aunque sea unos segundos para ser egoísta. Para animarse. A los ojos del de lentes no había hecho nada más, solo acortar distancia. Ella sabía que el tiempo era escaso. Que tenía poco para, una última vez, familiarizarse con aquella tibieza. Recordar su forma. Apreciar su aroma. Poco, porque sabía que de ahora en más se iba a obligar a sí misma a olvidarlo. Por su bien. Por el de él también.

Lycoris: -se separa de él con una sonrisa aún en sus labios- Lo siento. Sólo quise…

Yura: Lys--

Un pequeño reloj que adornaba un comercio a unos metros donde estaban los tres comenzó con su ritual, cortando la frase del monje. Marcaba puntualmente con su gong algún horario vespertino que la ninguno llegó a discernir. Nadie se molestó en contar los campanazos distantes del Big Ben tampoco. La certeza del tiempo se había perdido, pero aquel había sido un buen quiebre. No era medianoche, y aún estaba lejos, pero aquel sonido que cortaba el tiempo volvía a la clériga a una realidad que había ignorado adrede. Tenía un compromiso, y estaba casi segura de que estaba demorada. Miró una última vez al muchacho. Ella no se quería mover de donde estaba.


Lycoris: Gracias… -da un paso hacia atrás, luego dos, luego tres- Gracias por pasar el rato conmigo y…

Joe: Lycocchi, aquí estás.

Una sensación de vértigo recorrió toda su espalda, siendo ahora ella la que había sido tomada por sorpresa. Era imposible no reconocer esa voz. Aun en la multitud, el ajetreo de las ocupadas calles del último día de festival, y el repiqueteo del transporte de los más adinerados, aquella voz se alzaba fuerte, clara y repentina. La pelirroja volteó violentamente, tratando de disimular su inquietud. ¿De que podía sorprenderse, si había hecho una promesa de encontrarse con él? Y aún así el momento no podría haber sido el peor.

Lycoris: Oh, ¡ah! Ya es hora, ¿verdad?

Joe: Hace un rato -mueve sus ojos hacia el de lentes, asintiendo como en un silencioso saludo-¿vamos?

Lycoris: S-sí, ya me estaba yendo. -voltea una vez más a ver a su anterior acompañante. Por alguna razón le faltaba el aire- Nos vemos… mañana ¿no?

Yura: -ladea su cabeza antes de asentir- Sí, no te preocupes. Nos vemos.

Kitsune también había respondido al saludo con un ladrido, mas en la cabeza de la clériga resonaba como un eco lejano. Sintió una tibia mano tomar la suya con firmeza, y como sus pies se movían lejos de donde quería estar. Contaba en su mente los pasos que había dado, y su propia voz era lo único que llegaba a oír. Contaba para distraer sus impulsos. Contaba porque no atinaba a hacer otra cosa. A penas había pasado la tercera docena cuando su cabeza se giró, casi por instinto. Fue un giro corto. Leve. Imperceptible. Una última mirada atrás. Allí estaba todavía. El último cruce de miradas antes de que la distancia y la multitud desdibujara su silueta.



_________________

Do it for her:

avatar
Mystearica
Super Pollo
Super Pollo

Mensajes : 188
Fecha de inscripción : 10/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Jue Ago 03, 2017 5:35 am

Deathly Presentiment

Las cosas habían estado agitadas en Deneb en los últimos días, y si bien las aguas comenzaban poco a poco a calmarse, todavía había mucho que hacer, especialmente quienes estaban a la cabeza del dominio. Por ello, esta vez Kristya no cenaba sola o con sus cercanos de la guardia, sino con el mismísimo canciller Tokisada, quien entre bocados le comentaba la serie de pasos que se estaban haciendo para la reconstrucción de Denebrys. Casas destruidas, calles alborotadas, bajas entre los soldados de los hielos perpetuos y muchas más de alborotadores de Denport. La lista era larga y ya llevaban allí cerca de una hora.

Tokisada: Las casas en el distrito norte se encuentran sin luz eléctrica, y... -da un sorbo a su té-. El puerto aun presenta severos daños estructurales, necesitaremos al menos un par de semanas para volver a ponerlo en operación... Su alteza?


Distante. La reina había escuchado atentamente a su canciller desde el comienzo de la cena, había entregado su opinión y dado el visto bueno a la mayoría de las sugerencias del discípulo de Zen, no obstante, desde hace unos minutos, parecía totalmente ida. Su rostro, pálido, contrastaba con sus ojos rojo carmesí que miraban detenidamente las pequeñas olas que se formaban en su taza de té. Al oír la pregunta del canciller, levantó rápidamente la vista.

Kristya: Lo lamento, Tokisada. Seguiremos mañana, te parece? No tengo apetito... -la joven se levanta, dejando la mayoría de los platos sin probar-. Iré a la habitación real, buenas noches


Tokisada: ...


Tokisada no dijo nada, su trabajo como canciller algunas veces era simplemente mantener el silencio. No obstante, siguió con la mirada a la reina mientras se retiraba del comedor, cuestionándose su actitud. ¿Era acaso que la revolución la tenía más agotada que de costumbre? ¿Comenzaba a sentir el peso de quienes no la aceptaban como reina? Lo cierto es que Kristya Holdrege era una mujer fuerte, y ese tipo de cosas no mermarían sus ánimos y ganas de hacer de Deneb un lugar mejor para todos. El origen de ese estado de ánimo tenía su origen lejos, más allá de la frontera. Era un sentimiento agobiante, un pesar en el pecho acompañado de una grieta en la taza. Un mal augurio.

Kristya: (Este presentimiento... De nuevo no...) -se detiene en uno de los balcones del castillo. Desde ahí podía mirarse gran parte de la ciudad, hacia el oeste-. No puede ser...

Se dice que cuando el lazo entre dos personas es tan fuerte, puede incluso sobrepasar las barreras de lo físico. Sea eso o una simple coincidencia, Kristya sentía en carnes el dolor de haber perdido a su ser amado a cientos de kilómetros de distancia, justo cuando el Diablo apagaba la vida del clérigo con su mortal ataque. Con los ojos llorosos, la reina apretaba el collar que él le había dado, con tanta fuerza que comenzaba a hacerse daño en la palma. Como si quisiera asegurarse de que seguía allí, de que mientras lo tuviera entre sus manos, la promesa continuaba y volverían a verse.

Kristya: Aiden...





Remember Your Humanity

Definitivamente eran sus padres. Si bien la lluvia era tan fuerte que cualquier imagen se difuminaba a la distancia, las voces que pudo escuchar entre los relámpagos y las gotas eran definitivamente las mismas que lo habían criado. Comprobó si podía moverse, y para su suerte, así era. Caminaba, aunque de forma extraña, como flotando, como si hubiera perdido aún más peso, o como si la gravedad hubiera dejado de ser una limitante. El lugar al que habían entrado sus progenitores era verdaderamente pequeño. Con suerte era un establo, donde no había nada aparte de paja y comida para animales de granja. Y sobre esto el clérigo vio a su madre siendo recostada por su padre. Un deje de nostalgia pasó por su cabeza viendo a Frederick Cross en gloria y majestad, imponente, bondadoso, pero sobre todo, cuerdo.

Frederick: Estás segura?! No estamos tan lejos de Mehruntosh, aun--


Margareth: Fred, no... Por favor... Si vuelvo a levantarme, no sé si podré contarlo. Sólo déjame... Descansar...
-la mujer hace el ademán de cerrar los ojos y descansar, pero de golpe los abre, sujetándose el vientre y poniendo una mueca de dolor que aterra a su pareja-. Aaaaaahhhh!!! Mmmm!!

Frederick: Realmente llegó la hora, maldita sea...

Margareth: Sólo... Mírate... Estás asustado como un perrito... Aah... Aah... Ya estuvimos así... Hace unos años.... No?

Frederick: Pero nunca habíamos estado solos en ello!

Aiden: (Mamá... Papá... Entonces esto es...)


No cabía duda. La corta conversación de sus padres había bastado para contextualizar al peliblanco. Aquel no era nada más y nada menos que el día en que había nacido. En precarias condiciones y con un inusual diluvio, había llegado al mundo con la única compañía de sus progenitores. Frederick era un hombre de mundo, un viajero, no era la primera vez que veía o asistía un parto, pero tener que hacerlo con su propia esposa en una situación tan delicada le asustaba. Tenía miedo de que un error complicara ya no sólo el nacimiento de su hijo, sino la salud de la mujer que amaba. Aiden, perplejo pero sobretodo cuestionándose su propia presencia en ese lugar, vio la escena completa. Los gritos, la sangre, los gemidos, el sudor cubriendo los cuerpos, la paja manchándose de líquidos lubricantes. La lluvia se volvió una aliada para conseguir agua, y una vez hizo su trabajo, empezó a amainar.


Aiden: -siente el sonido característico de un llanto, primero débil, y luego fuerte-. (Ahí está!)

El primer llanto del niño pareció una orden real que provocó no sólo el término del diluvio, sino también el amanecer. Desde las rendijas de la madera, Aiden observó cómo poco a poco la lluvia se calmaba, y el cielo nocturno daba paso a los primeros rayos del sol, al mismo tiempo que Margareth daba a luz y un nuevo ser llegaba a Brennevin. Frederick procedió a cortar el cordón, limpiar a la madre y posteriormente al bebé, abrigándolo con la única manta limpia que les quedaba. Con cuidado lo sostuvo entre sus brazos, observando el rostro de su segundo hijo. Una debilitada Margareth observaba con una sonrisa a su pareja y al recién nacido.

Frederick: Es un niño... -con lágrimas en los ojos-. Y está sano, de verdad lo lograste

Margareth: No fue nada...

Frederick: Ya pensaste en un nombre?

Margareth: Aiden... Él tiene que llamarse... Aiden...

Frederick: Aiden Cross, sí, me gusta como suena

Aiden: (¿Tiene que llamarse Aiden?)


Aun debilitada, la mujer alcanza a estirar una de sus manos, muy lentamente, hacia su hijo. Frederick entiende las intenciones de su esposa y acerca al bebé. Madre e hijo, por fin, están juntos. Ni ella ni el padre lo sabían, pero el viento, la tierra y el sol lo daban por hecho: Un ser humano excepcional había nacido.







Interlude

En la vieja casa de Kor la conversación entre él y Brunilda continuaba, siendo el pelirrojo quien entregaba la información más jugosa a través de la revelación sobre su hermano, el mismísimo líder inquisidor Valtimore. La bruja no sólo no podía esconder su sorpresa, sino que conseguía empatizar con el deseo de venganza del ex-cazador. El tópico cambió con el paso de los minutos, esta vez centrándose en la familia de la pelinegra. Kor estaba apunto de revelarle lo que sabía sobre su misterioso padre, cuando lo impensable ocurrió: Aiden comenzó a moverse.

Brunilda: Está bien... Cuéntame lo que sabes sobre mi padre...

Kor: Verás...
-nota como el cuerpo inerte del clérigo a su lado comienza a agitarse. Tanto su respiración como su expresión facial eran las de un hombre en pena-.

Brunilda: Está despertando?

Kor: No. Su conciencia sigue tan muerta como antes, lo que vez son sólo actos reflejos de su cuerpo
-nota cómo los vendajes que le había puesto se humedecen, señal de que las heridas se habían abierto-.


Brunilda: Parece estar... Sufriendo -dice la joven, acercándose a la cama-.

Kor: Quién sabe, luego se lo preguntas si quieres -de un ademán y sin importarle en lo más mínimo la presencia de la bruja, saca las mantas que cubrían a Aiden, revelando su cuerpo totalmente desnudo a excepción de una tela que cubría muy ligeramente sus partes pudendas-.

Brunilda: !!

Kor: Oh, lo siento. Si quieres puedes girarte

Brunilda: No... Está bien así



De esta forma, Kor comenzó a retirar los vendajes que le había puesto al cuerpo del clérigo para luego reemplazarlos por otros. Haciendo esto, poco a poco los espasmos cesaron y trabajar fue más fácil. Realmente estaba en paupérrimas condiciones. Entre fracturas, cortes, magulladoras y perforaciones, era hasta lógico que Aiden no despertara. Brunilda por otro lado, en parte por ayudar a su compañero y en parte para volver a la conversación, asistía a Kor en las labores de curación, volteando a ratos muy disimuladamente para observar el cuerpo del parchado, recorriéndolo de arriba a abajo...

Kor: Por cierto -menciona el pelirrojo una vez había terminado de cambiar los vendajes y comenzaba a revestir a Aiden-.

Brunilda: Hm?

Kor: Él siempre tuvo esa... Cosa en el pecho?
-en el pecho del clérigo, una marca negra poco más grande que un puño adornaba su pálida piel-. Si no sabes no importa, a fin de cuentas tendrías que haberle visto el torso desnudo con anterioridad para estar segura


Brunilda: No... No lo tenía antes. Estoy segura


Kor no dijo nada más, pero su mirada fue suficiente para denotar que algo no estaba bien. La bruja por otro lado también miró con extrañeza esa marca que en un principio creyó era un tatuaje o algo así, pero que viéndola de cerca definitivamente parecía tener otros orígenes... Unos muchos más oscuros y mortales. Kor terminó de cubrir de nuevo el cuerpo del peliblanco para luego sentarse en la misma silla de antes, listo para continuar la conversación donde la habían dejado.



A Power to Destroy the World

La visión de su nacimiento de pronto comenzó a deformarse, al punto de que ya nada era perceptible. De golpe se encontraba de nuevo en la oscuridad absoluta, aunque sólo se trató de unos segundos. Una nueva realidad se formó a su alrededor, aunque esta vez no se encontraba en la misma choza, sino en una lujosa habitación. O eso sería para cualquiera, pues para él se trataba de nada más y nada menos que uno de los tantos cuartos de su antiguo hogar, la mansión Cross, antes de que fuera vendida a Carlos Danzas. Fue entonces que escuchó una conversación a la distancia. Débil, pero lo suficiente para ser inteligible.


"¿Quién eres tu?"

"Perdone mi intromisión, señora. Mi nombre es... Tansa. Soy un viajero, y noté que las puertas estaban abiertas al igual que salía una gran cantidad de personas. ¿Ese es su niño?"

"Lo es. Ha estado así desde hace días... Creíamos que se trataba de una fiebre, pero no ha hecho más que empeorar"

Aiden: (Esa voz, definitivamente es la voz de mamá... Con quién está hablando?)
-el parchado comienza a acercarse a la habitación en donde se llevaba a cabo la conversación-.


Tansa: Da la casualidad de que también soy médico, tengo amplios conocimientos, si me permite, podría revisarlo

Margareth: Está seguro? Muchos clérigos han venido

Tansa: Le aseguro que ninguno tiene tanta experiencia como yo

...

¿Cuál es su nombre, señora?


Margareth: Margareth---

Tansa: Disculpe, hablaba del niño

Margareth: Oh, es Aiden Cross

Tansa: ... ¿Cómo dijo?

Margareth: Aiden... Cross. ¿Realmente sabe lo que hace?


Tansa: Con que Aiden Cross... ¡Aiden Cross!

...

Discúlpeme. Su hijo estará bien


Margareth: Pero si no ha hecho nada

Tansa: Exactamente, y no necesito hacerlo. Señora, me temo que usted no se ha dado cuenta aún del hijo que tiene.

Margareth: No sé de qué me habla, y si no va a hacer nada, lo invito a retirarse

Tansa: Hablo enserio. Su hijo se volverá un ser de fuerza incalculable, la obra maestra de la diosa

Margareth: Usted está demente? Tiene un año, es apenas un bebé... ¡¿Cómo puede decir todo eso?!

Tansa: Está en usted creerme o no, pero por favor, al menos oiga lo que tengo que decir: Este niño se volverá el hombre más fuerte de todos, y ninguna enfermedad humana podrá doblegarlo. Su poder será tan grande, que con sus propias manos podrá salvar al mundo entero... O destruirlo


Margareth: Qué... Qué Diablos dice?! Destruir el mundo?!


Las palabras entraban una a una a la mente de Aiden sin parar. Estaba hablando de él, pero de alguna forma aquella voz sabía demasiado, incluso más que su propia madre. ¿Era un adivino capaz de ver el futuro? ¿Un idiota con mucha suerte? Las puertas se abrían a su paso y finalmente llegó a la habitación colindante al origen de la conversación, abriendo con cuidado la puerta que las dividía. Lo primero que vio fue a su madre, de espaldas. En sus brazos, sobresalía la cabeza de un pequeño bebé, él mismo. Pero quien se robó rápidamente su atención fue el visitante. No sólo por su presencia abrumadora ni por su característica piel oscura, sino porque lo miraba. No a la mujer ni a su bebé, sino a él, como si fuera consciente de que lo estuvieran espiando. Lo miraba con esos mismos ojos de muerte que había visto antes.


Tansa: Bueno, le deseo suerte con su hijo estimada Margareth. Estaré... Ansioso de verlo en el futuro

El hombre salió por la misma puerta con que había entrado, dejando más dudas que respuestas, y al niño prácticamente en las mismas condiciones que antes. No obstante, el hecho de estar allí como adulto era prueba suficiente para Aiden de que, efectivamente, aquella enfermedad no le había matado. De hecho, no recordaba haberse enfermado gravemente desde que tenía memoria. Tampoco recordaba esa escena, ni el rostro de ese hombre... Un sentimiento terrible lo abrumó, pensando en la posibilidad de que El Diablo lo haya estado siguiendo todo este tiempo. Todos sus triunfos, sus aventuras, su crecimiento, con dos ojos demoníacos a la espalda, vigilándolo... La mera idea de aquello le dio escalofríos a su espalda, mientras la ilusión comenzaba a deformarse nuevamente y no quedó nada a su alrededor.

The Broken Manas and My One and Only

¿Por qué estaba viendo todo esto? Pensaba para sí el clérigo, uniendo poco a poco las piezas de su pasado. Su primera conclusión fue que El Diablo se refería a ese encuentro cuando le preguntó, durante la pelea, si recordaba su rostro. También eso explicaría por qué parecía que llevaba años siguiéndole la pista. El poder de salvar al mundo... O destruirlo. ¿Realmente llegaban a eso sus capacidades? Y aún de ser así, ¿cómo es posible que el enviado del inframundo supiera eso, si es que él mismo sólo despertó sus poderes a la edad de 12 años? Demasiadas preguntas, y ninguna respuesta... Quizás todo era una mentira, y no eran recuerdos lo que veía, sino elaboradas ilusiones del Diablo.

Aiden: (El Diablo... Es cierto, él me hizo algo y terminé aquí. ¿Cuánto tiempo habrá pasado? Si no salgo pronto... Los chicos, el asalto... Todo podría venirse abajo... Debo encontrar una forma de escapar. ¡Debo volver al mundo real!)

Comenzó a sentirse mareado, la cabeza le dolía y la oscuridad que lo rodeaba pareció tragárselo. ¿Estaba volviendo? ¿Acaso su deseo de regresar era tan grande que ni el mismísimo Diablo podría detenerlo? Esas fueron las primeras conjeturas del clérigo cuando efectivamente comenzó a volver en sí, en un cuerpo físico, y definitivamente, en el mundo real. Sintió el aire, el olor de la bruma y el polvo, la consciencia de un cuerpo físico. Cuando sus ojos se acostumbraron a la luz, pudo ver con claridad una figura humana al frente. Una mujer de angelical rostro lo observaba fijamente.



_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1265
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Jue Ago 03, 2017 1:04 pm

Yura Attund





共有意識の認識



Yura se había dado cuenta de los sonidos del exterior en el momento en que las dos siluetas se perdieron a lo lejos. El rozar de las hojas de los árboles, Kitsune jadeando y las personas pasando a su al rededor. De repente se dio cuenta de lo tonto que debía verse si se quedaba ahí parado así que le hizo un aspavimiento a Kitsune para que emprendieran marcha de nuevo.

Kitsune: *Mira con añoranza el parque, haciéndole ojos a su amo para que no se fueran.* ... *Al ver que su amo tenía un gesto distraído agacho la cabeza y lo siguió resignado.*

Sus mismos pasos los sentía lentos y sin sentido, hundido en sus pensamientos, recordó que no tenía mucho que hacer ahora. Se sentía algo... Nimio. Aunque no reparo en cómo en su pecho aún estribaba una sutil calidez en el mismo lugar dónde habían descansado los mechones de la cleriga. El tacto permanecía ahí, palpitante, cómo una pequeña vela que de igual manera, sientes cómo esta apagándose poco a poco. Le hubiese gustado mantenerse con esa agradable sensación un poco más.

Por su mente cruzaba la pregunta si toda la conversación había funcionado, pero eran preguntas pesadas. Preguntas cuya respuesta no estaba muy seguro de saber o de poder adivinar. Suspiro apesadumbrado, algo de él se sentía inquieto. Alzó la mirada y se encontró con el viejo escenario de siempre, con los vetustos edificios y las mismas nubes grises y atemorizantes.

Aún no era capaz de procesar sentimientos y pensamientos tan complicados así que dejaba se hundieran en su mente, cómo pesas en un río. De repente ahí estaban de nuevo los mismos pobladores asustados, el mismo hedor lóbrego en el ambiente, Kitsune caminando en los bordes olfateando cada cosa que podría.


Yura: Kitsune. *El zorrito levantó la cabeza y dejo un poste de luz para correr hasta él. Se agacha para poder acercar su mano a él.* Eh... ¿No crees que se nos olvido preguntar si tenía alguna idea de cuál es el plan para hacer aquí?

Kitsune: *Procesa unos momentos y después da un respingo perplejo. Era verdad.*

Yura: ¿Qué dices si nos regresamos temprano y... Eh... No sé, podemos jugar ahí en el hotel. O practico un poco, me perdí el entrenamiento de la mañana.

Kitsune: *Jadea un poco, echa la mirada hacía atrás a lo que para él eran las grandes llanuras del parque. Abandonarlo ciertamente no era lo que a él le gustaría hacer, pero era su amo quien mandaba así que le trata de lamer la mano para indicarle que estaba a gusto con lo que fuera.*

Yura: Ok...


Levanto de nuevo la mirada. Los grandes edificios de la ciudad lucían impávidos al venir de la noche, con la luz de la luna se veían cómo los guardianes de esta ciudad. No había muchos cazadores entre las personas... Suponía que por quizá todo estaría bien esa noche, que nada iba a pasar. Quizá por una vez en la vida las cosas se quedarían tranquilas una noche. La idea de eso era reconfortante.

Pero naturalmente, en el destino de los espiritistas esa posibilidad no es más que una exigua esperanza.

Yura: *Siente un fuerte golpe en el hombro, cómo si le hubieran hundido un martillo.* !!!

Zeke: ¡Hey Yura! ¿Quieres quemar un parlamento?

Yura: ... ¿Quemar qué?

Zeke: No tienes nada que hacer ¿Verdad? *Interpreta la mirada confundida de Yura cómo una negativa.* Bien, unas manos extras no nos vendrían mal.

Karee: *Unos pasos más adelante de ellos, Yura apenas reparo en él.* Sólo ven, tenemos prisa de llegar a un lugar.

Yura: ¡Sólo asumieron que si iba a ir con ellos! Ah, esta bién. ¿A qué lugar vamos?

Karee: Un gremio de zapadores. Zeke, cuéntale.

Zeke: *Comienza a reír.* Excelente, otra aventura Yura. ¿Listo para que te cargue de nuevo? Ja. ¿No has visto a Vance por ahí? Seguro también le gustaría venir, podría ser nuestro extintor en caso de emergencia.



_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1354
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Jue Ago 03, 2017 1:32 pm

Legión de Ankh





Steel Myself for Battle


Yura: Si Xavier quería convencer al líder de la casa ¿Por qué no vino él?

Zeke: *Se encoje de hombros.* Probablemente este ocupado con los otros preparativos, seguro confía en nosotros y nuestra fama.

Karee: *Mientras termina con una paleta, le echa una mirada a Yura quien lo ve de la misma forma. Por la cabeza de ambos cruza la idea de que en efecto es algo extraño.* Gran edificio en forma de torre. Esa parece ser ¿No?

Zeke: Eso parece.

Recortando su figura en el manto nocturno, la torre se antojaba grande cómo si hubiesen clavado una gran lanza en medio de la ciudad, de ladrillo negro y de grandes ventanales en lo que parecía cada piso acababa en un gran pico de colores dorados. Su figura era imponente y contrastaba con los edificios chatos a su alrededor. Había una gran puerta en su base que desprendía una luz cálida dónde muchas figuras vestidas de cuero y armaduras iban de salida. Por encima de la puerta estaba el gran estandarte de la casa de los zapadores, de la casa Davar: Un gran circulo con picos, con 5 espadas atravesando su centro desde cada ángulo.

Se adentraron a la luz, y los 3 espiritistas se vieron impresionados por su interior. Más que una casa o un gremio era un híbrido entre tienda armamentista, biblioteca y guilda. En el centro de la amplia zona había un enorme pilar del que colgaban distintos tipos de artefactos: Trampas para osos, cadenas, ballestas y sus virotes, esferas metálicas y muchos otros objetos que Yura y Zeke no podrían nombrar pero que Karee oteaba con un brillo pueril en sus pupilas. En el mismo mostrador reposaba una extensa gama de pociones de distintos colores y tamaños.


En las paredes colgaban los afiches de algunos demonios que habían cazado así cómo viejos artefactos y algunas armas. De hecho, había una cantidad decente de espadas y escudos distribuidos por allí, cómo si también estuvieran a la venta. Unas escaleras parecían llevar a unos pisos superiores dónde había mesas y sillas, algunos caballeros y zapadores yacían ahí conversando. Las conversaciones llegaban junto con el de las suelas de las botas de los cazadores que estaban viendo los productos.

Yura miro en derredor, viendo cómo la mayoría de las personas ya iban de salida. Genial, sólo esperaba el líder o el dueño no se hubiese ido ya. Los grandes ventanales filtraban la poca luz lunar que llegaba al recinto que hacía que las armas resplandecieran con gran brillo plateado, de algo nuevo.


Zeke: Uh... ¿Vamos al mostrador y pedimos que nos traigan al gerente?

Karee: Perfecto, quizás incluso me haga de unas cosas de aquí.

Yura: ¿Esto de verdad es una casa de Cazadores? Me parece más cómo si a Carlos Danzas le diera por entrar en el negocio de la caza... En la parte en la que le vende todo lo que ocupan.






????: *Se retira unas gruesas gafas protectoras y se masajea un incesante dolor en las sienes.* Este compuesto no llega a ser tan flamable...

????: *Sentada en un taburete a unas zancadas de distancia de la otra mujer, tenía sus piernas cruzadas y frente a ella, en una mesa reposaban gruesos libros abiertos a la mitad. Su mirada saltaba de un lado a otro.* ... *Da un gran suspiro y se talla los ojos con sus manos enguantados en guantes de cuero. De repente del otro lado de la mesa escucha un tronido y ella da un respingo.* ¡¿I-Ixil?!

Ixil: Y a la basura ahí va.

La pálida piel de su rostro estaba recubierta de unas cuantas manchas oscuras. Debajo de su barbilla, en una tabla estaba una plasta amorfa y de color verde que expedía un humo bastante negro aún cuando sólo tuviera una pequeña flama de unos centimetros de alto. La mujer se puso de pie y clavo sus ojos en la chica, quien sintio el peso de la mirada de ella y le hizo regresar la mirada a los libros.

????: Son estos los momentos que nadie llega a ver de Ixil, los momentos de fracaso. *Baja la mirada más disimulando que seguía leyendo alguno de los tomos desparramados.* Cómo si el fracaso e Ixil fueran desconocidos.

Ixil: Jaznah.

Jaznah: *Levanta la mirada sin dilación.* ¡Mande honorable!

Ixil: *Toma un pañuelo de la mesa y con ella se limpia gentilmente los manchones que tenía en el rostro.* ¿Ha sido fructuoso tus estudios de Jābir ibn Hayyan, Johann Grüninger y del Codex Alchimae?

Jaznah: Si, honorable. Me ayuda bastante que sus experimentos actuales sigan sus premisas *Ve cómo la mujer pasa de esa mesa llena de frascos, sustancias y polvos extraños a una llena de artilugios metálicos.* ¿No cree que la sustancia debería llevar un poco menos de benceno?

Ixil: Buena propuesta *La chica le sonríe.* aunque no es una acertada, Jaznah. Te explicaría porqué, pero creo que va siendo hora que te regreses a tu casa. ¿No?


La chica hecho la vista a un reloj colgado en la pared. Esa noche sería la culminación del festival de las luces y se realizaría un agradable evento en el río tamesis. Era una opción para pasar las horas nocturnas pero con tantos encargos por leer que Ixil le había dejado dudaba poder estar fuera si no fuera con un pesado libro de compañía. No se le podía hacer nada, para eso había rogado que la aceptaran...

Jaznah: Sí, creo que iré llendome. Me espera una larga noche de químicos Valafleños y libros en latín. *Va guardando algunos tomos en su zurrón. Le sonríe a la mujer quien le regresa un atisbo de sonrisa.* No vaya a incendiar el laboratorio en mi ausencia.

Ixil: Pfff. *Susurra para sí.* Cada vez salen más impertinentes.


La chica se acerco a un perchero que estaba de la puerta, recogió una gabardina blanca como el marmol y se cubrió con ella con el zurrón cruzando su torso, tomo también un ceñidor el cual llevaba tres espadas de diferente tamaño y Hecho una última mirada los aposentos, una suerte de híbrido de taller y laboratorio.

Ya se había acercado a la puerta cuando escucho un constante eco seco a lo lejos, una serie de pasos que venían por las escaleras al otro lado del marco. Giró el pomo de la puerta, y del otro lado avanzaba uno de los encargados de la tienda bastante agitado y con una pelicula de sudor cruzando por su frente.


Encargado: Disculpe, disculpe *Jaznah se hace a un lado y deja pasar al muchacho.* Honorable Ixil.

Ixil: Diga.

Encargado: Hay unos tipos ahí abajo... *La mujer aprieta el entrecejo, intimidando al agitado muchacho.* Dicen que quieren hablar con usted y es urgente.

Jaznah: *Mira al pobre individuo siendo fulminado por la mirada de Ixil.* Todos dicen que es urgente.

Encargado: Dicen ser amigos del heroe legendario, de Aiden... Y señora, creo que lo son.

Jaznah: Oh.

Ixil: *Sus labios se curvan en una sonrisa de interes.* Oh, vaya. Bueno... *Se acerca a una silla dónde reposaba una chaqueta negra de bordes dorados y con un ademan la lleva a sus hombros.* La casa Davar no los hará esperar. Jaznah, vienes conmigo.


Jaznah: ¡Si, honorable! Las horas extra nadie me las devolverá.

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1354
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Resh_69 el Jue Ago 10, 2017 5:52 am

Suspense

Kor: Puede que ya hayan pasado varios años, sin embargo los rumores que en su momento circulaban cuando tu padre vivía en esta ciudad quedaron muy grabados en mis recuerdos, pero no porque fuesen importantes o tuvieran un significado especial... No, los recuerdo muy bien porque era algo que no solías escuchar todo los días.


Relato escribió:
"Tus familiares no mentían cuando decían que tu padre Howard era una persona muy rebelde, pues sin duda alguna nunca se tomaba muy en serio su papel de cazador llegando incluso al punto que ponía en "riesgo" las misiones a las que solía participar. Parecía como si nunca le hubiera importado lo más mínimo el ser un cazador, sin mencionar que nunca se tomó la molestia de ser parte de la herencia musical de tu familia, cosa que avergonzaba y a la vez enfurecía a su padre Theodore quien era conocido por ser una persona muy estricta con unos valores conservadores muy arraigados respecto al papel que una familia debe de llevar y lo cual al parecer provocaba que tu padre se opusiera siempre a las ideas de tu abuelo."


Brunilda: Eso... No me parece para nada extraño, de hecho creo que eso explica de quien saque la terquedad de no querer seguir las ordenes de ciertas personas.

Kor: No te desesperes -Sonríe presumidamente- esto es solo la parte que la gente común y corriente conocían de tu padre. Hay ciertas cosas de las cuales solo cierto grupo de personas solían enterarse en esta ciudad y yo era uno de ellos a pesar de mi corta edad...


Relato escribió:
"Existían rumores de que tu padre era una persona demente, cuyas facultades mentales estaban por mucho fuera de lo que muchos solían escuchar en estas tierras, y créeme cuando te digo que uno suele escuchar de todo en esta ciudad. Se dice que durante las misiones el mayor de los Lovecraft tenía la costumbre de ponerse a hablar hacia el cielo oscuro, dirigiendo siempre sus palabras hacia el astro que rodea a este mundo, La Luna. En más de una ocasión puso en problemas a su "grupo" pues debido a lo anterior se distraía tan fácilmente de manera que provocaba que los demonios los atacaran, pues nunca se ponía en alerta o tan si quiera se molestaba en avisar del peligro de la situación a sus compañeros. Debido a que solía hablar de manera tan extraña hacia la luna lo apodaron [El Lunático] entre el circulo de cazadores de Meruntosh."


Brunilda:... -Se queda en silencio escuchando al pelirrojo y recuerda vagamente las visiones de sus sueños-

Kor: Pareces tomarlo de manera muy serena esto que te estoy contando ¿No me digas que no te parece extraño? Hablarle a la luna como si fuera una persona, entiendo si se dirigiera a Rem pues de cierta manera ella todo lo "escucha" pero... ¿Hacia esa simple roca luminosa que adorna las noches?

Brunilda: Yo... -Dice bastante seria- No tengo comentarios al respecto, por favor continua con tu relato -Le sonríe al pistolero-

Kor: Hmm... Bueno, como te estaba relatando, ciertamente era una molestia para su grupo el hacer equipo con tu padre sin embargo no tenían otra opción ya que el aún era menor de edad por lo que no podía elegir sus misiones sin su licencia de cazador, por suerte para mi pues solo me toco congeniar con él una sola vez y solo fue para seleccionar las zonas que nos tocaban patrullar en ese entonces con nuestros respectivos grupos.


Relato escribió:
"Conforme pasaron los años y al obtener su licencia de cazador, tu padre ya se daba el lujo de elegir las misiones que él quisiera. Fue ahí cuando escuche que dejo de tomarle atención a esta ciudad y solo tomaba las misiones o tareas que tuvieran como zona de objetivo la frontera entre Bynquisterr y Unukalhai, al parecer simplemente porque en aquella zona las cosas solían ser más fáciles. Por mi parte no había problema que escogiera esa área como cazador después de todos eran menos molestias para mí en las cacerías, pero por otro lado en la frontera jamás ocurrían cosas importante pues eran pocos los demonios que se aparecían y lo único que uno suele ver constantemente son revenants los cuales no representan un peligro a diferencia de esas criaturas infernales... O eso es lo que yo pensaba en ese entonces, no fue sino hasta que llegaron unos rumores en una ocasión los cuales contaban que supuestamente tu padre asesino a todos sus compañeros de grupo con los cuales salía a cazar en aquella frontera."


Brunilda: Hmmm... -Mira algo perturbada al pistolero- No sé que pensar, por un lado no me molesta saber que mi padre era un asesino pero por el otro lado no me puedo imaginar a mi papa haciendo eso... -Le llega a su memoria la imagen de su padre cuando era niña- O al menos no como yo lo recuerdo...

Kor: Solo te estoy relatando lo que escuche en ese entonces, que por cierto nunca se investigó más allá de ese rumor por lo que nunca se consideró como verdadero aquel hecho sin mencionar de que tuvo suerte de que aquellas personas nunca tuvieron un clan como tal, simplemente solo obtuvieron su licencia de cazador y tenían su base de operaciones en Ozden.

Brunilda: ¿Y quiénes eran esas personas? Si es que lo sabes.

Kor: Solo por curiosidad cuando supe aquel rumor investigue y al parecer fueron un par de personas, un Valafleño y una mujer nativa de Bynquisterr. Uno tenía por nombre Ringo Rodríguez y la otra se llamaba Rudella Van Buren.


Ringo Rodriguez escribió:

Rudella Van Buren escribió:


Kor: Nunca se supo mucho de los hechos de como murieron, oh que razón hubo tras ese asesinato sin embargo se dejó que los años se olvidaran de ellos... Hasta el día en tu padre volvió de una misión de varios días acompañado de lo que parecía ser una mujer de cabellos blancos y bastante pálida.

Brunilda: Mi madre...

Kor: Después de eso nunca supe sobre mas rumores respecto a tu padre o de otras personas que no tuvieran algo que ver con mi hermano, pues para ese entonces ya la influencia de la inquisición se había esparcido por todo Brennevin y con ello no me importaba ninguna otra cosa más que matar a mi hermano.


Diabolical Box


Brunilda:...

La bruja solo se quedó sin palabras al escuchar el relato que Kor le había hecho saber, sin embargo, no fue tan impactante a como ella lo esperaba al principio pues salvo una que otra cuestión que simplemente había quedado al aire, sobre porque su padre había decidido de repente ir a la frontera entre Unukalhai y Bynquisterr durante tanto tiempo, así como ese supuesto "asesinato" de aquellas personas por parte de la mano de su figura paterna. Era obvio que no se encontraba satisfecha con la información que recibió, sin embargo, no podía hacer nada más al respecto fue al final de cuentas todo lo que le contó el pistolero no fueron más que rumores y vivencias que a él le toco presenciar.

Kor: No me digas que estas molesta por lo que escuchaste -Levanta una ceja-




Brunilda: No, no del todo -Se rasca la cabeza- lo cierto es que algunas cosas respecto a su actitud no me sorprende del todo, si bien es verdad que es raro lo que hacía y ese apodo que le pusieron... Sin embargo lo que más me cuestiono es porque de repente tuvo tanto interés por trabajar en aquella zona.

Kor: No tengo la menor idea y no es como que me importe... Aunque ¿Tu padre no dejo alguna bitácora? Usualmente todos los cazadores suenen tener una para registrar todas sus cacerías así como sus presas.

Brunilda: Una... ¿Bitácora? -Rápidamente le llega a la mente aquel objeto- ¡Ah si! Dejo un diario, pero no tiene nada escrito en el.

Kor: No es que no tenga nada escrito, sino que ese libro tiene una hechizo que oculta todo lo escrito en el.

Brunilda: ¿Es enserio? -Pregunta algo confundida- ¿Y cómo sabes eso?

Kor: Es una antigua técnica usada por los escribanos para ocultar sus secretos más importantes, solo necesitas la clave correcta para deshacer esa magia y así aparecerá toda la información.

Brunilda: Pero no tengo idea que palabras sean esas...




Kor: Estas de suerte, porque en la gran biblioteca de esta ciudad yace una ex-escribana que probablemente sepa como deshacer el hechizo -Se levanta para servirse un vaso de agua- pero te advierto que no es una persona fácil de tratar, eso debido a su edad ya que lo único que sabe hacer es ser una anciana amargada y quejosa -Comienza a tomar su agua-

Brunilda: ¿Y cómo se llama esa persona?

Kor:... -Termina de tomar el líquido- Búscala por el nombre de Sedia.

Brunilda: Supongo que no pierdo nada con buscarla pero... -Se levanta y se acerca a una de las ventanas desde donde mira la gran ciudad- Sera después de que terminemos el asalto y liberemos a Bynquisterr de las garras de la inquisición -Se voltea hacia el pelirrojo con una sonrisa mientras que la luz de la luna ilumina su rostro- Dime ¿Nos ofrecerías tu ayuda una vez más contra el enemigo que yace frente a nosotros?

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4837
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 26
Localización : República Socialista de México

http://bhagavata.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Jue Ago 10, 2017 6:07 pm

Yura Attund






Steel Me


Los pasillos por los que eran conducidos eran estrechos, de unas baldosas que habían perdido el color característico de la primera sala y con un techo imposible de ver a simple vista. Avanzaban por unas escaleras circulares, siendo guiados por un hombre de sencillo uniforme frente a ellos. Yura cargaba en sus brazos a Kitsune, quien no lucía nada emocionado. Frente a él iba Zeke, su espalda ancha tapándole casi toda la vista. A la cabeza del grupo estaba Karee, repasando con la mirada toda puerta que pasaban y cada detalle de la arquitectura.

El guía se detuvo frente a una puerta de casi 3 metros de alto y 2 de ancho, la tomo de los dos pomos y la abrió, la madera abriéndose cómo quien abre un closet. Frente a ellos se extendía un extenso y alto despacho cuya pared constituía de una gran ventanal que dejaba pasar la mortecina luz nocturna. Había repisas que guardaban frascos extraños, libros desperdiciados por ahí, artefactos y munición para ballestas colgadas en la pared, el escudo de la casa Davar estampado en las losas del suelo y un gran pizarrón con dibujos de varios esquemas. Pero lo que más les sorprendido a los espiritistas era que no había nadie ahí.

Zeke: *Silba impresionado.* ¿Todos los líderes de una casa tienen algo así?

Karee: Algo así.

Yura: ¿Y... La líder?

Encargado: La honorable Ixil llegará enseguida, por el momento necesito que dejen todas sus armas en las mesas de ahí.

Zeke: ¿Por qué?

Encargado: Protocolo.

Los tres echaron fugaces miradas el uno al otro, cómo si no estuvieran muy seguros de si hacer caso a la petición. Zeke fue el primero en acercarse a la mesa y dejar las tres grandes espadas que cargaba con él. El siguiente fue Karee, quien desenfundo sus dagas del cinto y las dejo ahí. Yura depositó a Kitsune en el suelo, quien pronto empezó a olfatear el lugar. Olía a polvo y libros viejos. El encargado lo seguía con la mirada, incomodo, sin saber si tenía permitido dejar entrar a las mascotas al despacho de su jefa.

Con un eco metálico, Yura había terminado de depositar sus guantes sobre las demás espadas.

Yura: ¿Podemos confiar en estos tipos? *Trata de que no mostrar preocupación en su tono de voz, ya que Kitsune estaba agazapado bajo él.*

Zeke: Mi padre sólo dijo que nos anduviéramos con cuidado.

Karee: Y que la líder podía ser... Algo dura.

Cómo si el simple mencionarlo hubiese servido como un hechizo de convocación, detrás de las puertas escucharon el traqueteo de unos tacones sobre la dura piedra de la escalera. Pero eran más pasos, los oídos expertos de los espiritistas notaron otro par de pasos. Los goznes de las puertas rechinaron, y se abrió con pasó seguro una mujer ya madura pero cuya belleza no se había perdido. Sus largos cabellos blancos caían en curvas sobre el saco que también llevaba sin ponerselo enteramente. Lucía impoluta, y con gestos verdaderamente augustos. Ixil Davar, Jefa de la casa Davar, Líder del gremio de los Zapadores y otras tantas cosas más.

Sus manos enguantadas en fina tela blanca, cómo si sus dedos fueran demasiado para estar tocando esas cosas se deslizaron gentilmente por las hojas de las espadas y dagas que Zeke y Karee estribaron en la mesa.



Zeke: Buenas... *Contiene el aliento.* Noches.

La líder de los zapadores se quedo contemplando los objetos durante unos segundos, luego levanto la mirada a los espiritistas quienes aguardaron en silencio. Su presencia opacaba la de la muchacha de cabellos castaños y cortos que entro detrás de ella. Cerró las puertas con mucho silencio y montó guardia por encima de ella, viendo con ojos algo avergonzados a los tres invitados y a la de los cabellos blancos. La chica llevaba en su ceñidero tres espadas, dos largas y una corta.

Jaznah: Esas armas tienen pinta de ser Fredericks... El único impedimento que Ixil tiene de incursarse en el mercado de la refinería y armas. Los Bynquisterrenses somos seres muy nostalgicos, no es de sorprenderse con tantas muertes que debemos afrontar.

Zeke: Señora *Karee lo fulmina con la mirada. Quizá lo pertinente no fuera dirigirse así a las mujeres independientemente de la edad.*... Davar, gracias por recibirnos.

Yura: Nos observa con desconfianza...

Ixil: Bienvenidos sean amigos del heroe Aiden Cross. *Empieza a cruzar la sala.* Es un honor recibirlos cómo a cualquier otro. No esperen que por ser conocidos de una figura especial recibiran más tiempo del que dispuse para esta cita.

Karee: Honorable *Había escuchado del encargado que solía anteponer esa palabra antes de mencionar a Ixil.* Venimos con una petición de gran importancia es para usted.

La mujer de cabellos blancos seguía de brazos cruzados, analizando con la mirada a los tres espiritistas. Algunos cómo Yura la apartaron cuando sintieron el peso de sus ojos verdes. Había algo en esa mujer que daba algo de temor. Finalmente tanto Zeke cómo Karee repararon en la presencia de la chica con las espadas y por un momento se hundieron en un corto silencio.


Zeke: Este... Ya que la petición es algo muy... Serio ¿Sería posible hacerle la petición a solas?

Jaznah: *Se revuelve en su lugar un tanto incómoda.* Si, lo dudo mucho, me contratan para esto.

Ixil: Imposible, la honorable Jaznah Maltus es mi guardaespaldas así que cualquier asunto conmigo su presencia es imperativa. *Deja una breve pausa, cómo si implicara que constantemente ya ha habido atentados contra su vida.*

Jaznah: M-Mucho gusto. *Da una leve inclinación.* No me sorprende que tampoco haya mencionado lo de aprendiz.

Zeke: *Echa una mirada a Karee y Yura, tratando de ver si eso podría ser impedimento. No tenían de otra, seguirían así.* Ah, sí *Se rasca la nuca apenado mientras sonríe en forma de disculpa.* Lo siento. Soy Zeke Zallinger. Mucho gusto. Él es Karee Fellner y el callado de allá es Yura Attund, ambos de Denebrys.

Yura: Mucho gusto. *Kitsune se escondía en medio de sus piernas.*

Karee: Honorable, no hay manera sencilla de decir esto. Más que en nombre de Aiden venimos en nombre de la Oposición de Bynquisterr. Ocupamos explosivos. Muchos.

Yura: Demasiado directo.

Jaznah: ¿Explosivos? ¿La legión?

Ixil: *Cierra los ojos.* La legión... Y bien ¿En que podemos ayudarle a la legión ahora?

Karee: Nuestro plan es incendiar el parlamento.


El saboteador aposto por el ataque directo. Inmediatamente una gota de sudor se formo en su frente así como en la de los demás espiritistas. Incluso la misma escolta Maltus su gesto se torció por un instante, tratando de resguardar lo desconcertada que se sentía en ese instante de la insólita situación. La luna se asomó brevemente tras los grandes ventanales, iluminando los plateados rostros de la líder de los zapadores y con ellos iluminando los grandes frascos que había. De repente los libros, el globo terraqueo, los ornamentos, todo se sintió más grande y viejo. La percepción del ambiente se enturbio, en espera de la respuesta de la líder quien ciertamente se tardó varios segundos en responder algo.

Ixil: ¿Y qué si los entrego a la Inquisición?

Todos: !!!

Jaznah vio cómo casi suprepticiamente el muchacho de los cabellos naranjas había deslizado uno de sus brazos buscando algo en los interiores de su ropa. Su propia mano busco también el mango de una de sus espadas cortas. Yura veía de reojo a la guardaespalda, asegurandose con su visor de Prana que no fuera a hacer algún movimiento repentino. Zeke río nerviosamente.

Zeke: No creo vaya a hacer eso. ¿Verdad?

Ixil: Eso dependerá de ustedes. *Dice mientras va bajando la pequeña escalinata de su despacho.* Y del plan que tengan.

Yura: Todo calmado de nuevo.

Ixil: Jaznah, acércales una silla, y a mi también, por favor.

Jaznah: S-Si, honorable. *Mira en derredor buscando unos cuantos banquillos y presurosa va acercándolos.*

Ixil: *Se sienta en una gran silla con respaldo y descansabrazos, cruzando sus manos por los dedos.*

Karee: Primero es necesario que entienda lo que esta por pasar, Honorable. Mañana nuestro grupo, liderados por Aiden Cross y varias casas de cazadores más atacaremos el Castillo de Bagalltach. Un ataque sin cuartel.

Jaznah: *Colocandose de nuevo bajo el marco de la puerta.* ¿¡Un ataque?! ¿¡De verdad?!

Zeke: De hecho... Si quiere ayudarnos con eso...

Karee: Pero antes de eso, estamos conscientes de que si llegamos a triunfar en el ataque sería sólo una victoria parcial... por eso planeábamos cambios más grandes y drásticos. Xavier mencionaba que una total renovación del parlamento desde las cenizas.

Ixil: Ya...

Karee: Con ayuda de sus explosivos, de sus recursos, podríamos quemar ese edificio esta noche misma. Tenemos el personal para infiltrarnos y huir de ahí sin ningún problema. Una vez destruido y con los líderes desorientados atacamos al Castillo.

Zeke: Un K.O. de dos golpes.


La líder se revolvió en su silla, cruzo las piernas y se quedo contemplando a sus estantes con gesto pensativo. Que no hubiese protestado por el momento era una buena señal.

Ixil: Desde las cenizas... Clásico de Xavier Zallinger. Entiendo que aún se niegue a hacer tratos directamente conmigo y a su cambio haya mandado a... Su hijo.

Yura: ¿Qué pasó entre ustedes?

Los otros dos espiritistas no se esperaron la pregunta, sus cuellos giraron velozmente hacia Yura cuya mirada recaía en los ojos verdes de la honorable. Ella suspiro levemente y se puso un guante en su mejillas mientras les hablaba con la cabeza inclinada.

Condition Omega



Ixil: No me extrañaba porque a veces mis artefactos no sólo cazan demonios, sino también a sus hombres.

Zeke: ...

Ixil: Sin embargo, su grupo de Opositores me sigue necesitando. Muchos de sus trabajos se llevan a cabo con mis productos. Soy un mal necesario, según Xavier.

Yura: Vendiendo municiones a ambos bandos en una guerra...

Jaznah: Esta es la casa Davar.

Karee: Nosotros no tenemos ningún problema al respecto, y confiamos en que usted tampoco.

Zeke trataba de no mostrarse molesto, pero ciertamente había quedado algo desconcertado luego de la confesión de la líder. Ixil Davar esgrimió una media sonrisa que inquieto a la misma Jaznah.

Ixil: No, tampoco tenemos problemas. Aunque el único problema que yo veo es que todo esto parece una formalidad, su plan es totalmente dependiente de mis explosivos, sin ellos, no podrían llevarlo acabo. ¿Cual era su plan en caso de que me rehusara?

Karee: ... Sólo digamos mañana faltaría bastante en su inventario.

Ixil: Que considerados.

La mujer se puso de pie y dio unos cuantos pasos acercandosé a uno de los muebles que contenían varios frascos. Sus pasos resonaban con el ruido de sus tacones y su sacó había quedado en la silla. Tomo uno de los frascos con un liquido verde y viscoso y lo puso a contraluz, mostrándoselo a los presentes.


Jaznah: Eso es...

Ixil: Este frasco contiene cierto tipo de ácido de demonio el cual desprenden algunos de ellos. Bastante tóxico y corrosivo, pero he encontrado que en conjunción con ciertos químicos podría llegar a formar un explosivo cómo ningún otro. Mi mejor creación hasta ahora.

Zeke: ¿Usted los hace? Creí que se dedicaba más a hacer virotes para ballestas, trampas y-

Ixil: Algunos de los miembros de la casa, sí, y aunque algunos de los diseños y creaciones son mías yo me especializo en la Química.

Yura notó que la chica guardaespaldas veía con un dejo de incomodidad el frasco que Ixil sostenía. Sin embargo, Karee lucía más tranquilo. Su amenaza de que el plan se llevaría a cabo con la aprobación de la líder o sin ella había funcionado. El ruido del vidrio chocando con la madera resonó en el momento en que dejo el frasco de nuevo en la vitrina. Y su voz augusta volvió a sonar en la gran habitación.

Ixil: Reconozco tus agallas, muchacho. Pero dado el tamaño de lo que ocupan para volar ese edificio no creo les fuera tan fácil simplemente robarlo. Ni el mismo Saboteador de Denebrys podría contra tal empresa. *Karee sonríe tenuemente de la ironía.* Pero los ayudare. Mientras se ciñan a mis condiciones. Podré proporcionarles los explosivos, de todas maneras quiero probar su funcionalidad en un verdadero entorno. Municiones, trampas, podrían tener también para mañana.

Yura: Todo eso suena demasiado bueno.

Ixil: Utilizaran nuestros productos y comprobaran que la casa Davar es la mejor en lo que hace. Y cuando establezcan el nuevo gobierno... Quiero absoluta preferencia en todo tipo de contrato militar. Para proporcionar armamento y las municiones a los cazadores y lo que sea que vayan a establecer luego de los Segadores.

Karee: ...

Zeke: ...

Karee: Seguro.

Zeke: Fierro.

Yura: ¿¡Simplemente se lo están dando sin pensarlo?!


Ixil: Quiero a mi gente sentada en los asientos del nuevo parlamento.

Karee: ¿Es todo? Me suena razonable todo eso.

Ixil: Con que confianza hablas, muchacho, cómo si ya hubieses hecho este tipo de tratos.

Karee: Le sorprendería, honorable.

Fue la primera vez que Jaznah vio a Ixil esbozar una sonrisa de ese tamaño, era la curva misma cómo de una luna. En sus ojos reflejaba ambición y seguridad. Extendio su mano al fortachon del grupo, el que decía ser hijo de Xavier y este le devolvió el gesto. Con eso aparentemente el pacto había quedado hecho. La inquietud de la muchacha iba en aumento.

Ixil: Respecto a su petición de que los acompañaramos en el asalto mañana temo rechazar la invitación. No quiero perder a mis hombres en un conflicto así. Se las podrán apañar sin nosotros.

Zeke: Lo entendemos, h-honorable.

Jaznah: Q-Quizá yo pueda ayudarlos.


Se sorprendió diciendo eso. Su voz se escapó cómo un fino hilo que desgraciadamente capto la atención de los tres invitados y de la misma Líder. Las miradas cayeron sobre ella y se sintió azorada. ¿Estaba segura de lo que estaba diciendo? Todavía no sabía cómo sentirse respecto a la idea de que Ixil había hecho tratos con unos rebeldes y estaban por encursar la historia de Bynquisterr a un nuevo capitulo. Pero tenía una corazonada.

Jaznah: M-Mi casa. *Dice al principio temerosa, pero luego se cuestiono a si misma de que no debía sentirse así de nerviosa.* La casa Maltus. En verdad somos pocos pero podría convencerlos de ayudarlos en su asalto. *Ixil levanta una ceja.* Quizá este sea el primer pasó para levantar la Casa. Yo misma me encargaré de conseguir su aprobación.

Zeke: Oh, bien. Entre más mejor ¿No?

Yura: Supongo. *Había algo desconcertante en la guardaespaldas...*

Ixil: Uhmm... Bien. Creo que con eso queda zanjado todo. Acordemos el punto de entrega para los explosivos.

Karee: Bien.

Con la luna cómo testigo a través de las ventanas había quedado sellado el pacto entre los legionarios y el gremio de los Zapadores. Un pacto en apariencia sencillo... Aún así, mientras la de los cabellos plateados se acercaba a convencer con Fellner Jaznah pudo sentir cómo clavaba sus ojos sobre ella. Los compañeros de Yura se encargaron de lo último, mientras él miraba con el rabillo del ojo cómo la inquietud de la guardaespaldas se transformaba en gesto de desafío que ella misma no pudo controlar.

Tomó a Kitsune entre sus brazos, dormido ya luego de tanto tiempo de conversación. Aún tenía sus dudas del plan de los Legionarios, pero Yura estaba ahí para ayudar. Su mente se enfocaba en eso.





Game Over



La oscuridad se cernía en lo más alto del techo, aguardando ahí agazapada cómo una criatura. Caminaban con cuidado las dos asegurandose de pisar cada escalón bien. Lo habían hecho de esta manera en silencio, sin cruzar ninguna palabra desde que habían dejado a esos representantes de la Oposición y de Aiden Cross. Ambas llevaban en su pecho la consciencia de que algo grande se estaba cocinando en ese momento, esa inquietud y nerviosismo de que las cosas pueden cambiar en cualquier instante.

Ixil iba por delante. Jaznah sabía que pese a su aspecto segura, no dejaba de pensar en la situación de la que ahora formaba parte.

Ixil: Debo reconocer que me sorprendió que quisieras ser parte de ese asalto. *Jaznah dio un respingo tan pronto las primeras silabas sonaron.* Casi me condicionas en lo que debo decidir.

Jaznah: Naturalmente lo que prometió no era algo definitivo. ¿No ibas a ayudarlos con el plan del parlamento?

Ixil: Quizá... Quizá... Debo pensar bien que hará que la Casa este más segura. Si entregar una posible revolución o si ser parte de ella... Claro que con la decisión que tomaste de ayudarlos...


Jaznah: Igual no dudaría sería capaz de entregarme si fuera necesario, si con eso pudiera asegurar la supervivencia de la casa Davar... Lo siento, Honorable.

Ixil: No te disculpes, por ahora vuelve a tu casa a descansar. Quizá más en la noche podrás ver cual fue mi decisión.

Jaznah: Entendido... *La chica se paró en el escalón dónde estaba, viendo con sus ojos cristalinos la espalda de su Maestra y a la vez Jefe. La oscuridad la fue cubriendo, perdiéndose en el fondo de las escaleras.* Ixil... *Siente cómo una de sus manos tiembla.* Espero ser capaz de despejar todas las dudas de mi mente. Llegue aquí con un plan... Y este parece ser el momento.



_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1354
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Vie Ago 11, 2017 12:22 am

Brunilda: Dime ¿Nos ofrecerías tu ayuda una vez más contra el enemigo que yace frente a nosotros?

Andalucian Rhapsody

El pistolero emitió una pequeña risilla sardónica ante la petición, ya que de cierto modo, ese grupo de elegidos eran quienes le estaban ayudando a él, distrayendo cualquier atención que la inquisición pudiera tener sobre su persona y centrándola en ellos mismos al ser el peligro número uno para aquel grupo tan poderoso, al que nadie ma´s se atrevía a encarar y tener éxito en el proceso. No obstante, y aunque compartieran el mismo objetivo, el tenía su propia manera de hacer las cosas y sus propias metas dentro de lo que era su misión, cosa que iba a dejar en claro desde ahora, aún si el representante del movimiento fuera el joven maltrecho que se encontraba inconsciente sobre su cama.

Kor: Supongo que no les vendrían mal mis servicios viendo que están batallando demasiado para liberar este dominio de las fuerzas de Valtimore.

Brunilda: Temo que este sea un enemigo mucho más preparado a comparación de los que hemos tenido antes.


Kor: Pues que remedio. Acepto ayudarles.  

Brunilda: ¿Enserio?

Kor: Ah, ah, ah (Mueve su pistola de un lado a otro) Tendrán que seguir mis términos y condiciones. El primero y el más sencillo, yo acabo con quien se pone en mi camino. Si mis ojos apuntan a un enemigo y mi revolver está cargado, es alguien cuya vida no podrán salvar. Interponganse en mis métodos y seré yo mismo quien los mande de regreso con la Diosa.

Brunilda: Sabes que por mí no habrá ningún problema. El resto... creo que la mayoría respetará tu decisión, y ya depende de ellos si no.  

Kor: Bien. Segunda entonces. No espero que nadie cuide mi espalda, así que mi prioridad es cuidarla yo mismo. Llegue mi supervivencia estar en juego en cualquier momento, usaré los medios necesarios para conservarla, no importa a cuantos de ustedes deba usar como escudo para mantenerla. Después de todo, yo no tengo esa "bendición" suya.  

Brunilda: Ya veo... pero si te mantuvieramos a salvo... no habría razón para que hicieras algo como eso ¿cierto?  

Kor: Ya lo entendiste.  


Aunque Brunilda sabía que no podía opinar por todo el grupo (Especialmente por personas que contrariaban tanto con ella), definitivamente no podía negar que tener a alguien como Kor en el grupo sería ventajoso. Pese a que no lo había visto combatir a Ninhursag en Unukalhai, aquel individuo ya imponía cierta aura amenazante con la que no quería meterse, y estaba segura que la inquisición tampoco querría. Además, le había salvado la vida a él y a Aiden y tenía una vendetta personal contra el líder de sus enemigos. Parecía haber muchas razones para incluirlo en el movimiento y el precio, para ella, era relativamente bajo.  

Kor: Si están de acuerdo con esas 2 condiciones, Balore diezmará a todos sus enemigos.  

_________________________________________________________________________________________________

Kor (Freelancer): Un enigmático pistolero que viaja por Brennevin tratando de mantener un pérfil bajo y en caso de tener que llevar a cabo ejecuciones a los hombres de la inquisición, procura hacerlo con el menor foco de atención posible, atacando rápido, preciso y sin sobrevivientes que puedan denunciar su paradero. Es en realidad el hermano menor de Valtimore, el líder de la inquisición, a quien ya no reconoce como tal y ahora es movido solo por la venganza, pues tiene poco interés en Rem o en el mundo que ha creado, viéndola como una deidad inútil y que solo el esfuerzo propio de las personas es aquello que puede determinar el destino del mundo.

Equipment:
-Broken sunglasses:
-Wanderer Robes.
-Leather Armor.
-Short sword.
-Balore: El arma principal de Kor, es un intimidante revolver dorado capaz de volverse un sólido guante que cubre todo su brazo. Originario de una reliquia legendaria de hace cientos de años y que fue modificado por el propio profesor de Vygor para darle mayor versatilidad y poder convirtiéndola también en un arma de fuego. En manos de alguien que puede utilizar el poder de todas las clases, brinda el trait Overpower, el cual permite tirar un dado de Celtic y un dado de Rika por tirada.
Skills:
-All for one: El usuario puede aprender habilidades de todas las clases y su clase se vuelve "Freelancer".
-Psychic (Pokemon): El usuario puede utilizar solo el poder de su mente para manipular objetos o seres vivos, provocando movimiento involuntario, levitación, o hasta rompimiento de huesos y órganos. Dependiendo el grado de concentración y energía utilizados en la técnica, será el nivel de daños provocados con ella. Al perder la concentración, la técnica se debilita o se anula.
-Dark illusion (Ragnarok):El usuario se cubre de energía oscura para trasladarse hacia un objetivo y acortar su distancia entre ellos, por lo general dejándolo en un rango suficientemente cerca para asestar un ataque de naturaleza melee. Trait: Permite seleccionar como objetivo a cualquier adversario ignorando cualquier habilidad que pudiera impedirlo, además de ignorar adversarios que pudieran bloquear a ese objetivo.
-Fallen Angel (Ragnarok): El usuario da un gran salto y conforme desciende, hasta unos segundos después de que aterriza, todas sus armas de fuego disparan incontables veces alrededor del usuario, proyectando cientos de proyectiles alrededor suyo pero que desaparecen luego de alcanzar los 8 metros de distancia, haciéndola más efectiva contra enemigos a corto rango. Trait: Cuando el usuario sea objetivo de una tirada enemiga y esta falle, el usuario puede en ese momento hacer una tirada para atacar que no contará como turno.
-Rapid Destruction - Distorted Breeze: El usuario da una serie de 3 patadas, pero justo al terminar la tercera, la figura del usuario se desvanece y reaparece justo detrás del enemigo listo para ejecutar otra técnica si el oponente no se percata a tiempo de la posición de su adversario.
-Kookujin Yukikaze (Blaz Blue): Requiere un arma de fillo. El usuario manifiesta un escudo de energía durante unos segundos enfrente de él. Si este escudo es atacado por el enemigo, el usuario inmediatamente puede contraatacar con un corte de su arma cubierto de energía espiritual que causa daño físico e interno. Trait: Si en el rol de la activación de esta skill el usuario recibe penalización, el causante de la misma recibirá la mitad de la penalización causada en el usuario como daño fijo.
-Triumphant Grasp (Final Fantasy): El usuario carga en contra de un enemigo cubriendo su puño con energía térmica haciendo que empiece a resplandecer de un lustre anaranjado. Al llegar al adversario, si el usuario golpea con su puño al enemigo, causa un estallido que lo manda volar varios metros. Si el usuario logra sujetar al enemigo, la energía términa pasa a la zona tocada por el usuario y es esta la que sufre el estallido.
-Final Fury (Tales of): El usuario es rodeado de un aura dorada de energía y comienza a realizar un feroz combo de golpes y patadas que causan tanto daño físico como mágico, además de que el rango de cada ataque se ve incrementado por las ondas de energía que se liberan en cada uno de ellos. Para concluir el ataque, el usuario termina con un atronador golpe que libera toda la energía del aura que le rodeaba, arrastrando al adversario en una vorágine de energía.
-Summon Thanatos: El usuario puede usar su prana para hacer aparecer a Thanatos, la personificación de la muerte y la mortalidad. Cuando es invocado, Thanatos puede utilizar sus habilidades Tempest Slash, Evil Smile y Megidola, además de su habilidad única Door of Hades, con la cual invoca orbes de energía completamente negros que disparan ráfagas de energía que pueden parecer de oscuridad, pero son de naturaleza divina, las cuales descienden sobre el enemigo causando un daño inmesurable, además de tener probabilidad de acabar instantaneamente con enemigos débiles.
-???: X 4
???:

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2606
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 26
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Resh_69 el Vie Ago 11, 2017 8:31 am

No Regresar

Brunilda: Y por cierto -Se acerca hacia su cama y comienza a desbotonarse su playera- Si Alistair, el papanatas de cabello rojo y rubio que ahora es rubio se interpone en tus condiciones -Se quita su playera revelando con ello su cuerpo vendado- tienes mi aceptación de meterle un balazo en la cabeza.




Kor:... -Mira de reojo a la bruja y trata como puede de mantener su mirada fija en el rostro de ella- De igual manera lo haría aunque ninguno de ustedes lo aceptara.

Brunilda: Y claro -Sonríe brevemente- Lo mismo va para mí, solo permite que mi verdugo se encargue del golpe final -Toma los vendajes limpios de la cama- Por cierto ¿Dónde tienes el baño?

Kor: Al fondo a la derecho... -Dice apuntando hacia fuera el cuarto-

Brunilda: Bueno, iré a cambiar mis vendajes y a limpiarme un poco el cuerpo -Sale del cuarto caminando lentamente con su torso descubierto-

Kor: Hmm... -Se sienta junto a Aiden y solo se queda pensando- "¿Que quiso decir con eso ultimo? Bueno, supongo que cuando llegue el momento lo sabré" -Observa hacia el peliblanco inconsciente- ¿Y tú bello durmiente, hasta cuando piensas despertar?

Aiden:...

Estaba demás decir que la plática con el pistolero fue hasta cierta manera amena para la bruja, pues a pesar de la actitud apática del hombre de cabellos rojos y de su manía por querer matar a su hermano no podía sino sentirse hasta cierto punto identificada con él, pues era alguien que no se detendría ante nada por llevar acabo su venganza sin mencionar que se notaba en sus ojos que no dejaba que ningún tipo de sentimiento se interpusiera entre su objetivo y el, ciertamente se podía incluso decir que ella lo admiraba de una manera extraña y retorcida. Tras aquello y dejar en claro que brindaría su ayuda a los espiritistas la hechicera se dirigió al baño donde lentamente comenzó a quitarse sus vendajes y ropas.

Brunilda: Esa estúpida espada maestra -Prende una de las velas del baño y lentamente abre la llave del lavamanos- Increíble, a pesar de los años esta agua esta mucho más limpia que la de Unukalhai.




Mientras que la maga dejaba correr el agua del lavamanos para que esta se limpiara, lentamente se descubría sus heridas causadas por la última pelea que tuvo contra el espadachín, mostrando con ello los cortes que había recibido en su cuerpo y como estos tardaban más en sanar de lo esperado debido a la clara vulnerabilidad que Brunilda tenía ante esa arma. Con mucho cuidado agarro un trapo percudido el cual remojo en la ahora agua limpia del lavamanos, y con ello comenzó a limpiarse lentamente la sangre seca cercana a sus heridas.

Brunilda: Auch... A pesar de que lo estoy haciendo con cuidado siento aun dolor...

Kor: ¿Con quién hablas? -Dice la voz del pistolero justo detrás de la puerta del baño-

Brunilda: Conmigo misma -Dirigiéndose al hombre- Es una mala costumbre que tengo, supongo que lo hacía desde niña para no sentirme todo el tiempo sola tras la muerte de mis padres.

Kor: Como sea, vine a dejarte unas toallas -Las deja en un pequeño mueble de afuera- porque estoy seguro de que no hay nada con que limpiarte en ese baño.

Brunilda: Vaya gracias -Le da la espalda a la puerta del baño- ¿porque no pasas a dejarlas? Aún estoy cambiada~

Kor: Hmm... -Le parece extraño el tono de la bruja, sin embargo, decide hacerle caso- Está bien aquí están -Abre la puerta-




Kor:... -Se queda observando por un momento la figura de Brunilda- Te los dejare en el mueble de afuera... -Cierra la puerta lentamente-

Brunilda: Hihihi -Deja salir una risa picara- Perdón por mentir, pero aun así no tengo problemas si me las dejas dentro mientras me termino de limpiar las heridas... ¿O acaso quieres ayudarme?

Kor: Temo que tendré que rechazar el darte mi ayuda respecto a eso... Tengo que cuidar a Aiden -Deja las cosas y se dirige de nueva cuenta a su cuarto con un rostro medio sonrojado-





Brunilda: ¿Kor?... -Abre la puerta y se da cuenta que ya no está el pelirrojo- Bueno, gracias por las toallas.

La mujer de cabellos negros tomo las telas que le dejo el hermano menor de Valtimore, quien a pesar del coqueteo de esta él siguió manteniendo su semblante serio y apático, sin duda alguna un hombre que realmente tiene su mente fijada en lo más importante y la cual no se deja distraer ni por el más mínimo estimulo externo... Como el cuerpo desnudo de Brunilda ante sus ojos.

Brunilda: Cuando terminemos nuestra misión y si es que sigues vivo para ese entonces -Se mira al espejo mientras murmura hacia ella misma- Prometo que te dejare ver uno de nuestros aquelarres por la ayuda que nos estas brindando. Después de todo siento que te lo mereces... -Sonríe levemente-

La noche continuaba y en el baño solo se escuchan los sonidos de la Lovecraft quien estaba terminando de aplicarse los últimos vendajes limpios mientras que miraba ante ella su cuerpo completamente desnudo, contemplando como es que hasta este momento se daba cuenta de lo mucho que había cambiado tanto físicamente como mentalmente desde que era aquella niña traumada, pero al mismo tiempo no podía evitar sino sentir un cierto tajo de ironía en si misma pues a pesar de todo seguía siendo la misma persona de siempre...




Brunilda:... -Se sienta aun con su cuerpo semi desnudo y de sus ropas saca lo que parece ser un pergamino- Me pregunto que clase de habilidad será...

Lentamente la hechicera abrió aquel papiro, notando con ello como es que las letras escritas en este brillaban con un tenue color verdoso. Fue ahí cuando pudo notar el nombre de aquella habilidad inscrita en él; "Life Tap". Mientras continuaba leyendo lo inscrito en aquel pergamino una visión de otra dimensión se hacía presente ante la bruja, quien podía notar como todo se convertía en oscuridad mientras que su mundo alrededor parecía envolverse en llamas verdes de las cuales justo frente a ella emergía la figura de una criatura encapuchada.


Guldan's Entrance


?????: Que extraño que una criatura inferior como un humano venga en busca de mi poder -Una flama verde aparece en su mano-




Brunilda: ¿¡Que demonios eres tú?!

????: He he he... -Ríe perversamente- Mi nombre es Gul'dan y soy un Brujo Orco.

Brunilda: ¿Brujo... Orco? -Pregunta algo confundida por la figura tan extraña de aquel espíritu-

Gul'dan: Veo que en tu mundo no existe mi raza... Excelente... -Comienza a dar vueltas lentamente alrededor de la bruja- Veras humana, un Orco es una criatura muy especial el cual puedes ver ante ti, usualmente somos una raza de gran musculatura y fuerza, nuestras pieles suelen ser verdosas o naranjas y de nuestra boca salen grandes colmillos, somos nativos de Draenor, un mundo muy distinto al tuyo -Comienza a observar el cuerpo etéreo semi desnudo de la maga- Aunque debo de admitir, ustedes los humanos son extrañamente peculiares he he he....

Brunilda: Entonces Gul'dan ¿Que clase de brujo eres? -Nota los ojos penetrantes del orco que se posan sobre ella-

Gul'dan: !Ah¡ veo que tienes curiosidad por saber quién soy, después de todo por algo vienes a buscar mi poder -Se para frente a ella- pero primero, dime tu nombre humana.

Brunilda: Mi nombre es Brunilda... Brunilda Lovecraft.

Gul'dan: Brunilda... Que nombre tan... Extraño... Aun debo de decir, es unico y suena mejor que los sucios nombres de los humanos de mi mundo... Como Anduin, Llane o Aiden...

Brunilda: ¿Aiden...? -Se sorprende al escuchar el nombre-

Gul'dan: Si, Aiden Perenolde -Pone un rostro de disgusto- Un asqueroso humano, rey de la nación de Alterac... Pero, no entremos en detalles de mi "mundo"... Ya que después de todo... Tu vienes por mi -Levanta su capucha- ¿No es así?




Frente al orco comenzó a aparecer una extraña piedra con forma de fuente desde la cual se podía notar como un extraño liquido verde se materializaba lentamente en el interior de este, llenándolo casi hasta el tope. De esta extraña fuente se podía sentir una extraña presencia, la cual inmediatamente intrigo a Brunilda quien miraba ante ella fascinada al espíritu de Gul'dan.

Brunilda: Me pareces un espíritu muy peculiar, pero... Aun no me dices quien eres realmente.

Gul'dan: Ten paciencia Brunilda, apenas estoy por comenzar... -Saca un vaso de madera- Soy conocido como Gul'dan el Brujo, me considero, o más bien, soy el más poderoso hechicero que haya existido sobre los orcos en toda la historia de la Horda.

Brunilda: ¿Y que clase de magia es la que utilizas?

Gul'dan: ¿También sientes mi poder no es así? Me preguntas pero veo que sabes que tipo de magia es la que utilizo.

Brunilda: Es solo que tus flamas... No parecen ser de fuego, a pesar de que a simple vista lo aparentan... Llevan consigo una gran energía oscura.




Gul'dan: Sabes, retiro lo dicho... No eres tan inferior como aparentas he he he... Puedo sentir en ti el poder de los No-Muertos, pero a la vez cuentas con una presencia demoníaca que... No... Creo que solo estoy imaginándolo... ¿Eres una Nigromante?

Brunilda: Soy una bruja con la capacidad de la Necromancia, lamentablemente por ciertos eventos que pasaron en mi vida no tuve la oportunidad hasta hace poco de comenzar aprenderla...

Gul'dan: Hmm... Entonces con más razón es que buscas mi poder... Entonces ven... Acércate más -Llena el vaso con el extraño liquido verde- Ven y toma de la fuente de la "vida" de mi gente.


Gul'dan




Brunilda: No se mira muy llena de vida que digamos...

La hechicera se acercó hacia la figura del brujo orco quien yacía postrado sobre esa extraña fuente llena del insípido líquido, humeante y con cierto olor repugnante no pudo evitar sino recordar sus tierras pantanosas pues extrañamente sentía emanar de este el mismo tipo de energía mágica que rodea casi toda la región de Unukalhai pero sobre todo la zona más cercana a donde yace dormido Ninhursag.




Gul'dan: Cuando tomes de este vaso todo mi poder se traspasara a ti y con ello seras digna de llevar una de mis mejores habilidades... "Life Tab" -Le entrega el vaso a la bruja- Con el tu Prana nunca se agotara, aunque claro con el pequeño costo de sacrificar un poco de tu energía vital.

Brunilda:... -Recibe el vaso y lo mira detenidamente-

Gul'dan: Pero después de todo ¿Que es un poco de vida? ¡Nada! -Se mira como se emociona- ¡Sobre todo comparado con la fuerza que nos hace poderoso a nosotros los brujos... El prana!

Brunilda: Gul'dan... -Mira a los ojos al Orco- ¿No me estarás maldiciendo, verdad? -Sonríe levemente-

Gul'dan: Para nada... Después de todo no soy más que un simple e indefenso espíritu he... he... he...

Brunilda: Bueno... En ese caso -Comienza a tomar la sangre de Mannoroth-

Gul'dan: He... he... hehe... he... he... ha... hahaha




Brunilda:... -Tira el vaso de repente- Gah... Me siento... Rara....

Gul'dan: Felicidades Brunilda, ahora tendrás mi poder y con ello llevaras en alto el nombre de la Legión Ardiente.

Brunilda: ¡¿L-legion A-a-ardiente...?! -Cae de rodillas-

Gul'dan: Así como Arthas Menethil lo fue, tu destino será convertirte en la Reina Lich de tu mundo... -Se agacha y toma el doliente rostro de Brunilda- Pero no te preocupes, yo me encargare de que continúes por el buen camino... Mi Reina.

Brunilda: ¡GAAAAAAAAH! -Comienza a sentir un fuerte dolor en su pecho- ¡Siento como si todo dentro de mí se quemara!

Gul'dan: Que la Legión Ardiente sea ahora parte de ti...

Brunilda:.... -Siente como todo comienza a desvanecerse mientras que de su cuerpo sale una gran cantidad de prana-




Las flamas verdes de Gul'dan comenzaban a envolver todo el cuerpo de la bruja, y podía sentir como un extraño poder la comenzaba invadir mientras que lentamente su conciencia de desvanecía hacia la oscuridad misma los planos entre su realidad y la del espíritu. No fue sino cuando pudo sentir de golpe que algo se estampo contra ella, sin embargo, no fue más que el simple impacto de su alma al chocar de nueva cuenta con su cuerpo tras haber "vivido" aquella visión del espíritu. Rápidamente se levantó solo para darse cuenta de que se encontraba de nueva cuenta en el aquel baño, parecía ser que el flujo del tiempo no había avanzado ni un solo segundo desde que leyó el pergamino.


Arcane Echoes


Brunilda:... -Comienza revisarse todo el cuerpo- Al parecer no fue nada... -Abre la palma de su mano y de esta aparece una flama verde- No... Si aprendí una nueva habilidad; "Life Tap" pero... ¿Legión Ardiente?.... ¿Reina Lich?... No entendí nada de lo que me dijo el espíritu de Gul'dan, aun que si lo que dijo es cierto y esta habilidad me permite no quedarme sin prana a costa de mi energía vital entonces debo de tener cuidado al usarla... -Toma sus ropas y termina de cambiarse-

............................................................................................................................
...............................................................................................................
.................................................................................................
......................................................................................
..............................................................................
.....................................................................
.............................................................
.....................................................
..........................................


En un universo totalmente diferente al de Spirit Bringers




????: ¿Con que eso fue lo que apareció en tu visión, Gul'dan? -Dice una voz demoníaca-

Gul'dan: Así es mi señor... -Yace la figura del orco en un extraño monte meditando- Es un mundo totalmente diferente, uno que nunca fue tocado por la Legión Ardiente... Incluso me atrevería a decir que es un universo completamente nuevo.

????: ¿Entonces encontraste a alguien más para darle nuestro regalo? -Se comienza a sentir el temblor de unas enormes pisadas-

Gul'dan: En mi visión mire como le daba su sangre a esa humana y como su gran poder comenzaba a corromperla, oh gran Mannoroth el Destructor... Justo como sucedió con mis visiones con aquel mago llamado Medivh en Azeroth -Comienza a hacerle una reverencia al demonio mientras que se acerca hacia el brujo-

Mannoroth: Entonces... -Se termina de acercar y se pone frente a Gul'dan- Iremos preparando el camino, para que ese otro mundo también conozca el caos de la Legión Ardiente aun que nos tome muchos años.




Habilidad Aprendida


Life tap (heroes of the storm) scroll - Mage: El usuario intercambia su energía vital para incrementar su prana y poder utilizar habilidades para las que normalmente no tendría acceso debido al agotamiento de haberlas usado previamente. El usuario puede provocarse un punto de penalización para disminuir 4 horas al tiempo de recarga de una skill no MA en cooldown.

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4837
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 26
Localización : República Socialista de México

http://bhagavata.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Dom Ago 13, 2017 4:57 am


Beginning

Lo primero que vio fue el rostro de una mujer. Estaba a escasos metros de distancia y lo observaba fijamente. Un par de ojos verdes, dos luceros en medio de una tez blanquecina como la nieve. Su cabello era rubio platinado y caía con gracia detrás de sus hombros, en forma de ondas. Por su contextura debía ser una mujer joven. Destacaba, además de su belleza natural, un traje blanco y azul de elegantes detalles y finos acabados.


Pero lo que más le extrañaba a Aiden era que la mujer no despegaba la vista de sus ojos, y su rostro estaba tan sorprendido como el suyo. Su rostro... Pronto al clérigo se le heló la sangre al tocarse la mejilla, pues vio a la mujer frente a sí haciendo lo mismo, como un espejo. Sus labios se entreabrieron al darse cuenta que aquella no era una mujer mirándolo, sino su reflejo. El reflejo de su propia persona en un espejo en medio de lo que parecían ser unas ruinas antiguas, que proyectaban a través de su techo roto tenues rayos de sol. Se miró las manos, eran finas y enguantadas. Pasmada, la joven extendió el brazo hacia el espejo, y tanto ella como su reflejo unieron las yemas de sus dedos. Su mente comenzó a hacer decenas, cientos de conjeturas, que de pronto se vieron acalladas por una voz que la llamaba a la distancia.

¿¿??: Eithne! Eithne!

Eithne: (Eithne... Ese debe ser mi nombre)


La joven mira con sorpresa acercarse al recién llegado. Se trataba de un varón, probablemente de una edad similar a la suya. Su cabello también era rubio claro y sus ojos verdes. Llevaba un traje similar al de ella, blanco, azul y dorado. Una capa colgaba de sus hombros y una espada al cinto. Aquel joven, de alguna u otra forma, era cercano a ella, pensó Aiden, observando fijamente al recién llegado.


¿¿??: Te encuentras bien? Estás aún más pálida que de costumbre. Andando, el capitán nos está esperando afuera

Eithne: (Capitán?) V-Voy enseguida...

¿¿??: Eso espero
-dijo el joven, girándose y rascándose la nuca, mirándola de reojo mientras comenzaba a moverse hacia la salida-. Pero enserio, estás rara hermanita, sabes bien que este no es el mejor momento precisamente para ponerse "raros"

Hermanita... Entonces ese joven era su hermano. Pero no era Spencer, ni mucho menos Charlotte... Ni él Aiden, en primer lugar. ¿Dónde estaba? ¿Por qué estaba dentro del cuerpo de otra persona? ¿Acaso murió en algún momento de la ilusión y hubo un problema en el proceso de la resurrección? Demasiadas preguntas que el clérigo no quería verbalizar para no parecer una demente. Pasar desapercibido, por lo pronto, era la mejor opción... Y saber como regresar cuanto antes a Mehruntosh, su objetivo central. Impulsado por este deseo, antes de que su hermano cruzara el umbral, la joven alzó la voz en busca de respuestas, intentando parecer lo más centrada posible.

Eithne: Hermano! -ve que el joven se detiene y la mira-. Esto... Estamos en Bynquisterr?


¿¿??: Bynquisterr? Qué es eso?

Eithne:
-el corazón se le detiene unos segundos, la sangre se le hiela y siente una gota de sudor bajar por su espalda-. Cómo que... D-Dónde estamos?

¿¿??: A qué te refieres con dónde estamos? Al norte de la región de Bolgester, en Brennevin, obviamente. Hump, realmente estás rara hoy


Mientras su hermano se perdía en el exterior, la joven se quedó en silencio. Su respiración era agitada y las dudas no paraban de llegar una tras otra. Aiden había tenido la suerte de, como héroe legendario, recorrer los cuatro rincones de Brennevin. Conocía cada ruta, había estado en cada ciudad importante, hablado con gente de todas las culturas. Se sabía como la palma de la mano los dominios, sus fronteras y límites. Y Bolgester no era algo que tuviera en la memoria. No obstante, el rubio se lo había dicho como si nada, como si siempre hubiera existido una región con ese nombre en algún lugar de Brennevin. Mucho más acongojada de lo que aparentaba en el exterior, Eithne comenzó a caminar por primera vez.


Eithne: (La dulce sensación de un cuerpo sano... Al menos esto no está tan mal)

Desde su cambio de cuerpos con Yura, Aiden no sentía lo que era caminar sin sentir mil dolores y hemorragias en su cuerpo. La sensación era dulce, emocionante y hasta cierto punto nostálgica. Las ruinas a su alrededor parecían viejas, de civilizaciones que, nuevamente, nunca había visto rastro alguno. El que era conocido como el héroe de Brennevin era un completo novel en aquel extraño lugar, en aquel extraño cuerpo y sobre todo en aquella extraña dimensión. La idea de un mundo paralelo, de un Brennevin similar al suyo pero con ciertas diferencias, al cual había ido a parar por un error en el proceso de resurrección de la Diosa (inducido, quizás, por la influencia del Diablo) cobraba cada vez más fuerza a medida que Eithne salía y se encontraba con un páramo verde. Había cierta neblina, por lo que lo único que pudo ver fue a su propio hermano, que la esperaba.

¿¿??: Aquí estás

Eithne: Lo siento... Hermano
-qué raro era volver a decir esa palabra sin que hubiera una pelea de por medio-. Entonces, nos vamos?

¿¿??: Sí, debemos partir ahora


The Old Chosen Ones

Una voz se hizo presente, mas no era la de su hermano. Era más grave, más imponente, y al girarse, Aiden descubrió a su poseedor. Se trataba de un hombre alto, de armadura negra azabache y una melena roja que se movía con el viento. Su capa era larga y desgastada, había vivido mejores tiempos, al igual que su espada, que cargaba sin funda alguna. El hombre los miraba a ambos. Eithne apenas le llegaba al hombro, por lo que para mirarlo debía levantar la vista. El hombre pasó por entre los dos, clavando la espada en el suelo y mirando a una dirección determinada. Sus rasgos eran finos pero maltratados, identificando a un hombre con experiencia. Aiden se quedó varios segundos sólo observando esa ancha espalda y esas mechas color sangre.


Eithne: -Se sonroja, pero rápidamente mueve la cabeza de un lado a otro-. (Qué pasa contigo Aiden, qué clase de reacción biológica es esa!?)

¿¿??: Capitán, te estábamos esperando

Eithne: (Capitán... Entonces este es el "capitán". ¿Pero capitán de qué?)

¿¿??: Irónico que lo digas, Caleb, pues fui yo quien te mandó a buscar a tu hermana porque tardaba demasiado en primer lugar

Eithne: (Caleb, ese es su nombre!)

Caleb: Sí, sí, lo sé
-el joven parece recordar algo-. Que por cierto, creí que Elena estaba contigo

¿¿??: Lo estaba, sí. Fue a buscar algunas hierbas para preparar medicinas para el viaje. Será más largo de lo que pensábamos en un principio...


Caleb y el hombre al que llamaba capitán conversaban como si se conocieran hace ya tiempo. Eithne, no obstante, se mantenía en silencio, asintiendo a veces para no parecer demasiado perdida. Aunque realmente lo estaba. Buscaba por todas partes algún enlace, lo que sea, cualquier cosa que uniera esa realidad con la suya, pero hasta ahora lo único que tenía era "Brennevin". No tardó en aparecer la mujer de quien hablaban, que en realidad era una menor rubia, de ojos grandes y azules, llevaba un traje de clérigo, un báculo en una mano y en la otra una cesta de la que sobresalían varias flores y hiervas. El capitán y especialmente Caleb la recibieron de buen grado.


Elena: Disculpeen! -junta las manos en señal de disculpa-. De verdad pensé que sería fácil, pero gran parte del territorio ya estaba podrido, me costó mucho conseguir esto, y aun así creo que es poco, no sé si sea suficiente

Caleb: Te preocupas demasiado, Elena. Eres demasiado buena para este grupo

Elena: L-Lo soy? Usted lo cree, capitán?

¿¿??: Basta con eso de capitán, les he dicho miles de veces que me llamen por mi nombre, Dalgren

Eithne: (Elena... Y Dalgren. Estas personas parecen ser buenos amigos de Eithne)

Dalgren: Ahora que estamos todos, es momento de partir.

Caleb: Es una verdadera molestia que dividieran al grupo en dos

Dalgren:
-asiente-. Lo es, pero he conseguido contactarme con Maotelus, al parecer ya consiguió reunirse con la otra mitad del grupo. También los acompaña Alasdair, así que deberían estar bien

Elena: Entonces sólo debemos ir hacia el norte, donde quedamos de encontrarnos, no?

Dalgren: Así es, la batalla final está cada vez más cerca. Esos demonios... Pagarán por todo lo que han hecho. Esa es nuestra misión como los elegidos de la diosa Rem



El primer impacto. Poco a poco Aiden comenzó a entender dónde estaba, o al menos, en qué situación estaba. Aquel no era un grupo común y corriente, por el contrario, las personas que tenía frente a sí eran nada más y nada menos que los elegidos de la diosa Rem. Otros elegidos. Y el hombre que los lideraba, aquel en quien todos depositaban su confianza era Dalgren, el "capitán" de esos elegidos. Su misión, no obstante, no tenía que ver con alguna especie de inquisición, sino de algo que él conocía perfectamente: Demonios, ni más ni menos. Se maldijo a sí mismo haber puesto tan poca atención a las clases de historia, pues de ese modo al menos sabría si estaba en una dimensión alterna o en alguna especie de salto o retroceso temporal. Para su suerte, la respuesta le llegó de forma indirecta.

Elena: -Caminando junto al grupo-. Pero... ¿Realmente lo lograremos? Con el nacimiento del Rey de los Demonios... Realmente estamos preparados para enfrentarnos a un ser tan poderoso?

Caleb: Claro que lo estamos!
-dice el joven intentando animar a su compañera-. Somos los elegidos, no lo olvides! Tenemos la bendición de la diosa de nuestro lado, con eso, ningún demonio puede maldecirnos como le ha pasado a todos quienes se han atrevido a enfrentárselos

Eithne: (La llegada del rey demonio... No puede ser, entonces es eso)



No se tienen datos exactos del momento en que aparecieron los demonios en Brennevin. Se estima que fue hace 600 o 700 años, en una época de la que apenas y quedaron registros. La leyenda dice que el primero de todos ellos, quien se alzó como su líder, fue llamado el "Rey Demonio", una entidad tan poderosa que sólo la diosa Rem era capaz de rivalizar con él. Después de eso, todo se vuelve difuso e inexacto, pero al menos, Aiden había descubierto parte del misterio: No era otra realidad, se encontraba en su mundo después de todo, pero hace muchos, muchos años. Le gente que lo rodeaba eran los "antiguos elegidos", quienes, cientos de años después, tendrían su relevo en el grupo actual de elegidos (sin contar a unos cuantos próceres, como Elizabeth o... Tecese). Por qué estaba allí, quién era Eithne, hacia dónde se dirigían y quienes componían el resto de las personas del grupo que se habían separado eran cosas que escapaban de su conocimiento.

Caleb: Cómo odio los pantanos al sur de Bolgester, hasta cierto punto me alegra por fin salir de este lugar...

Elena: Pero aun queda un largo trecho para salir de Bolgester. Además, nuestra situación es mucho mejor que la de los demás, que fueron a parar a las heladas tierras de Øystæin

Caleb: Te imaginas, en Øystæin? Nos mataría el frío en vez de los demonios

Eithne: De casualidad... Øystæin queda hacia el este?
-pregunta la joven, siguiendo con sus pesquisas-.


Elena: Mm-hm, gran parte del este de Brennevin está lleno de nieve y hielo, con temperaturas muy, muuuy heladas. Es raro que lo preguntes, normalmente eres tú la que más sabe de ese tipo de cosas

Eithne: S-Sí, es sólo que... Los estaba probando! Jaja...

Elena:
-cuchicheando con Caleb-. Tu hermana está bien?

Caleb: No lo sé, desde que llegamos a esas ruinas ha estado algo extraña. Quizás tiene fiebre

Eithne: No, de verdad, estoy completamente sano!... Sana

Caleb: Ah sí? Porque yo veo que tu mechón está especialmente deprimido hoy
-dice el rubio usando su dedo para jugar con el mechón que sobresalía del cabello de la joven-.

Ethna: -sonrojándose-. B-Basta!

Elena: Capiii!
-la niña se acerca a Dalgren, quien caminaba un poco más adelante del trio-. Los hermanitos Cross están peleando de nuevo!

Eithne: !!!!

Dalgren: Pues eso es una buena señal, los Cross tienen eso de pelearse en la sangre


Brothers

Ahí estaba. El enlace. Todo este tiempo estuvo allí, en su propia sangre. No había sido puesto en un cuerpo al azar en un momento al azar de la historia. Estaba dentro de una persona con la que compartía linaje, un familiar, podía ser incluso su tataratatarabuela. ¿Realmente podía creerlo? La noticia la sorprendió de tal modo que Eithne se acercó al líder y lo sostuvo del brazo, mirándolo con rostro de súplica y sorpresa. Debía saberlo, debía asegurarse de que no había escuchado mal.

Eithne: Dalgren... Qué fue lo que dijiste?

Dalgren: Eh? Nada especial realmente, sólo que tu familia lleva el combate en los genes. ¿Qué ocurre? ¿Acaso olvidaste eso también, Eithne Cross?


Eithne: (Entonces sí...)
-no cabía duda, ahí estaba, el mismo apellido, en un cuerpo diferente. El grupo continuó conversando, pero Aiden ya no les prestaba atención. Estaba envuelto en sus propios pensamientos-.

"Se los dije, está realmente extraña"

"¿Deberíamos llevarla a un sanador?"

"No, seguro se le pasa. Además se supone que tú eres nuestro sanador!"

"No será que simplemente se está haciendo la desentendida para que el capi la noticee?"

"Ya basta, ustedes dos! Tenemos un largo trecho aun por recorrer"


...


Desde que llegó esperaba encontrar alguna conexión con su mundo, algo que le dijera que no se había vuelto loco. Todo era demasiado real como para ser una entramada ilusión ficticia creada por El Diablo, por lo que de alguna forma lo que sus ojos veían ahora tuvo que haber pasado en algún momento de la historia. Lo que no esperaba, es que la identidad con que aparecería en aquella visión sería de nada más y nada menos que una de sus antepasados. Ella, y no su hermano. Pero lo que realmente intranquilizaba a Aiden es que ni el nombre de Eithne ni el nombre de Caleb aparecían en los registros de la familia. Decenas, cientos de nombres habían sido parte de la historia de la prestigiosa familia Cross. Muchos, incluso, databan desde hace más de mil años. No obstante, nunca en su vida había leído o escuchado el nombre de esos dos hermanos.


La historia, por algún motivo, se los había tragado. A ellos, y a sus compañeros, a esos "antiguos elegidos" de los que ahora él era parte.







Continuará

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1265
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Mar Ago 15, 2017 5:20 pm

The time has come



"Bueno, ¿que esperamos?"

Eso era lo que pensaban ambos, el saboteador y el guerrero. Sin embargo el de lentes tenía una preocupación todavía. Seguramente el parlamento no sería tan sencillo de destruir... La misma mujer con quien trataron lo había dicho "Ni el saboteador de Deneb podía lograr esto". Karee por su parte se veía bastante confiado mientras introducía explosivo tras explosivo en su saco. En sus ojos había no solo familiaridad con el acto sino un cierto anticipo. Mirar sus ojos era notar que estaba haciendo cálculos en su mente. Cuando Yura hizo contacto visual, notó que su mente estaba ausente, no por alguna emoción, si no por algo que le era difícil entender a alguien como él.

Karee repasaba en su mente los posibles escenarios y planeaba acorde a éstos. En su mente visualizaba una ruta de escape, una ruta de respaldo, que hacer en caso de ser rodeado, que hacer en caso de emergencia, para él era un trabajo más, pero que no podía permitirse "Retirarse e intentar de nuevo". Aún así, estaba tratando esta misión como cualquier misión que hubiera tenido hasta hoy: con cuidadosa planificación y premeditación sobre sus opciones. Yura notó el foco de su compañero, pero aún no podía si no sentirse nervioso. Zeke quizá lo sintiera también, pero no lo mostraba. En cambio, Karee era el único que uno podía estar seguro se encontraba relajado.
Karee:
No pregunté la fuerza exacta de la explosión... Tal vez tengamos que probarlo antes...

Zeke:
Neta?

Karee:
Aunque eso llamaría mucho la atención... supongo que tendré que tratarlo como si fuera una explosión débil.

Yura:
¿Débil? ¿no harán falta más entonces?

Karee:
No he entrado nunca al parlamento, pero por el estilo general de la arquitectura, puedo estar seguro que es poco probable que tenga un techo con bóveda, así que solo basta encontrar los puntos débiles. Es fácil encontrarlos. Gracias a los Spirits, tengo la opción de usar Ransenshuriken para deshacerme de algo que haga falta, pero habrá que explorar primero.

Zeke:
Va... ¿y cuando los fuegos artificiales?

Karee:
Bueno, eso lo veremos sobre la marcha. Estoy seguro que habrá algunos guardias, habrá que incapacitarlos y sacarlos antes de poner los explosivos. Si hay problemas, contaré con ustedes dos para encargarse. ¿Entendido?

Zeke:
¿Solo incapacitarlos?

Karee:
Están haciendo su trabajo. No tienen porqué morir en la explosión. Matar es el último recurso, ¿entendido?

Yura:
...


Aún inseguro, Yura no tuvo otra que aceptar estos términos. Estaba claro que el saboteador sabía lo que hacía. En sus palabras sonaba seguridad, y para él, nativo de Denebrys que había escuchado sobre sus trabajos, era fácil imaginar que una misión como ésta sería justo su tipo. Asintió resignado, pero determinado y apoyando la noción de la reducción en letalidad, sabía que estando con Zeke no había mucho de que preocuparse. Si llegasen a encontrar seguridad, él era más que suficiente para hacerse cargo. Y con las capacidades de infiltrador de Karee no había de que preocuparse. De hecho, en cierto modo, sentía que no iba a aportar mucho, pero si Karee mismo le dijo que viniera... bueno, esa mirada de seguridad le hacía creer que tal vez estuviese planeando algo.

Una vez recogidos los explosivos, se dirigieron al parlamento acompañados de varios miembros de la legión.

Road to Gran Soren

Finalmente, delante suyo la estructura que representaba el gobierno actual de la región. Karee realizó un silbido e inmediatamente comenzó a evaluar la estructura. Definitivamente la arquitectura Bynquisterence era bonita, había visto dos estilos que no eran muy comúnes donde vivía, El Barroco y el Roco eran fuertes en la región, mientras que él estaba más acostumbrado a arquitecturas simples. Hasta cierto punto, le parecía una lástima tener que destruir esa bonita estructura, hasta que miró a su alrededor y se percató que no era más sorprendente que otros edificios de la ciudad. Ciertamente había escuchado del estilo barroco y para su suerte, el estilo era bueno, pero no era con el que se hacían castillos. Era un palacio, no castillo, eso le hacía el trabajo mucho más fácil.
Karee:
Muy bien, hora de entrar.

Yura:
¿Así sin más?

Karee:
¿Prefieres que les avisemos?

Yura:
...


Karee:
Además, no vamos así como así. Te pedí que vinieras por una razón. Se me ocurrió tan pronto te ví.

Yura:
... No me gusta donde va esto.

Karee:
Sé que tienes un spirit que nos puede ayudar... una técnica... ¿spinning throw? Quiero que me arrojes al techo, yo entraré y me desharé de los guardias más inmediatos para abrirles la puerta.

Yura:
¿Estás loco? Esa cosa te deja aturdido, Y Seguramente mareado. Sin mencionar que si fallo y golpeas la estructura-.

Karee:
No vas a fallar.

Yura:
¿...? Aja ¿y la seguridad es por...?

Karee:
Eres uno de nosotros. Y si fallas y muero solo tendré que ir al templo. No perdemos nada... bueno, aparte de yo un skill.


Era difícil no darse cuenta ahora. Su interacción con el ladrón había sido mínima, pero estaba claro que desde Deneb y su última interacción, el ladrón había cambiado. Lo recordaba cuando se apartaba del grupo en Amagi, cuando en Valaflam intentaba ocuparse de las cosas a su manera... era difícil imaginar a Karee pedir ayuda en ese entonces, verle tener tanta fe en él era a la vez extraño, espeluznante y conmovedor. ¿Era este el verdadero Karee?
Yura miró el parlamento, hacia el alto techo... ¿era siquiera posible que Karee alcanzara el techo? Ni siquiera sabía si podía arrojarlo tan lejos, o tan alto... Pero...
Zeke:
Vamos, Yura, solo es tener confianza.


Karee:
No lo pienses tanto, solo calcula en tu mente. No pienses si vas a fallar, piensa en cómo lo vas a lograr.

No es que le faltase confianza, es que simplemente le parecía ilógico que fuese a lograr tal acto. Había límites de lo que era posible y lo que no, y la actitud de sus compañeros parecía emocional, no racional, en este momento que exigía pensar antes de actuar... pero no, su mirada, Karee estaba seguro. El saboteador mismo tenía en mente ya un plan y él estaba involucrado. Karee tenía razón, tenía que confiar en él así como Karee confió en él. Yura decidió hacer caso, eliminó de su mente los pensamientos lógicos, en cambio, dejando paso a solo los calculos mentales... se puso de pie y alzó la mano. Karee sin dudar se la tomó y le mostró una sonrisa confiada.

Yura:
Te recomiendo tomarte un momento cuando aterrices antes de moverte, o de lo contrario te puedes caer.

Karee:
Lo tendré en cuenta. Estén preparados, no debería tomar más de 15 minutos. 20 si la cosa se complica demasiado.

Zeke:
Si, si, tu adelante.

Karee:
... ¿Listo, Yura?

Yura:
Eso te pregunto yo a tí...

Karee:
*Asciente* Los legionarios y ustedes entrarán cuando abra la puerta. Arrójame.


Sin perder un segundo más, Yura hizo como instruído. Concentró su Prana y comenzó a girar, Karee sostenido en sus manos, quien por un segundo parecía perder esa seguridad que hace poco parecía tan firme. Zeke miraba un tanto humorísticamente la escena, pues si no fuera algo serio, seguramente estaría riendo a carcajadas de la imagen frente a sus ojos. Cuando la fuerza centrífuga llegó a su máximo, Yura soltó a Karee, dejándole volar hacia el parlamento. Por un momento, la trayectoria parecía correcta, pero entonces fue obvio que no llegaría, faltaban unos metros...
Yura:
Diablos...

Karee:
¡EIJI!

Por un momento el monje creyó haber fallado, pero al darse cuenta en el ladrón en el aire, éste parecía controlar no solo su dirección, si no que tan lejos llegaría. Cuando quedó claro que no llegaría, su prana se concentró un segundo y su cuerpo fue impulsado hacia adelante por el poder de una de sus Skills más viejas, si no que la más antigua que aún contiene su repertorio: La Translocalización.
Karee:
¡Khh...!


Casi... Karee sostuvo el borde con fuerza y se impulsó hacia arriba, dejando su cuerpo descansar,
estaba aturdido, y tal como Yura advirtió, Mareado... sentía que demasiada sangre se le había ido de la cabeza a los pies, y por un segundo está seguro que perdió la consciencia, pero para su suerte, se recuperó lo suficientemente rápido para reaccionar. Escuchó voces debajo suyo, en el edificio. Pero él siguió recostado en el tejado.
Guardia:
¿Escuchaste algo? Sono como un nombre... o algo.

Guardia:
Será un gato. O una señora molesta. Sea cual sea el caso, mejor no involucrarnos. Ahora, como te decía[...].

Suspiró aliviado. Su mano subió hasta su rostro, se cubrió la cara por un momento mientras trataba de recuperarse de tal acrobacia. Lentamente estaba recuperando su destreza, por lo que se sentó allí. Miró desde este techo hacia la ciudad... era un punto de vista distinto, pero no necesariamente mejor que los demás techos. A lo lejos, el salón donde había sido el baile tan solo un día antes era visible. Más cerca, la torre de la casa Davar. Todavía más cerca, Yura y Zeke observando desde un lugar relativamente seguro. Karee realizó un saludo casual hacia su dirección, el que Zeke responde con un pulgar arriba y Yura solamente levantando la mano ligeramente.

Karee:
Muy bien... a trabajar.

Una vez sintió todas sus facultades regresar, se puso la capucha y subió la bufanda para cubrir su rostro completo, tras lo que se deslizó hacia abajo hasta colgar del techo una vez más, entonces se balanceó y saltó a una ventana. Estaba cerrada... Karee se sostuvo tan bien como pudo y comenzó a golpear la ventana con su dedo, tratando de llamar la atención de cualquiera esté del otro lado... tras unos segundos sin respuesta, se asomó por la ventana de al lado, y al no ver a nadie, tomó con su mano izquierda la daga en su cinto, introduciéndola con cuidado para intentar abrirla. No fueron más de diez segundos que la puerta se abrió y Karee devolvió el cuchillo a su funda, se balanceó una vez más y así se encontró dentro.

Era tan pomposo como lo imaginaba por dentro. Se preguntaba para que servían las habitaciones que había, pero no tenía realmente tiempo de cuestionarse, no ahora mismo. Estaba muy expuesto aquí, si pasaba un guardia, había que enfrentarlo directamente. Sus piernas comenzaron a desvanecerse como espejismos y el poder de Cottonmaid Wings lo llevó rápidamente al final del pasillo. Abrió lentamente la puerta, para encontrar detrás un guardia, para su suerte, mirando por la ventana. Caminando sigilosamente, Karee se acerca por detrás, su cuchillo apuntando a la garganta del guardia.

Karee:
Shhhh... el silencio es tu mejor herramienta ahora mismo para no morir. Y la segunda mejor, es responder.

Guardia:
Ghh... ¡S-Soy un profesional... no voy a-! *Siente el cuchillo lentamente deslizarse por su cuello* ¡*grito apagado*!... Está bien... ¿que quieres...?

Karee:
Números y de ser posible, detalles. ¿Cuántos guardias hay aquí esta noche?.

Guardia:
S-somos... alrededor de treinta solamente... la mayoría se tomó el día por el festival y... p-por favor no me mates, tengo que cuidar a mi madre y-

Karee:
Eso lo decides tu. Siguiente pregunta, ¿dónde están los que faltan?.

Guardia:
N-no estoy seguro pero- *Karee introduce ligeramente el cuchillo en un nervio sensible* ¡AGH! Dispersados, por toda la estructura, cinco en la entrada principal... el resto no sé, están por los pasillos y las demás entradas... Respondí, ¿puedes dejarme?

Karee:
Bien... pero necesito asegurarme que no interfieras. Cuando despiertes tendrás un ligero dolor de cabeza.

Karee aprieta su agarre del guardia por unos segundos y tras una pequeña respuesta del guardia para evitar esto, finalmente su cuerpo queda inerte. Karee le pone una mano en la nariz y se percata que está respirando como esperado. Entonces, lo coloca en el suelo junto a su arma, en una postura que parece estar dormido solamente. Entonces comienza a revisar sus bolsillos... en éstos encuentra una llave, no sabe para qué aún, pero decide llevarla consigo. Entonces se concentra, dejando su cuerpo absorber oscuridad por un momento... tratando de discernir las ubicaciones de los demás guardias... pero sin éxito.
Karee:
... (diablos, habrá que hacerlo a la vieja...)

Sus piernas se desvanecen una vez más. Con este poder, ciertamente espera poder hacer esto más rápido...

Zeke:
... ya me aburrí..

Yura:
penas han pasado cinco minutos, dijo que serían veinte máximo.

Zeke:
Lo mío no es esperar... ¿Y si rompo la puerta alv?

Yura:
No creo que sea buena idea, no sabemos cuantos guardias haya...

Zeke:
Los que haya, yo me los chingo. Nos puteamos a 3 pilares ya, ¿que son unos pinches guardias piteros?

Yura:
Bueno, si... Pero deberíamos esperar a Karee... Dijo que nos iba a abrir la puerta.

Zeke:
... pues ya está abierta.

Yura:
... Nani?


Entonces vio lo que su compañero anunció y, efectivamente, la puerta principal estaba a bierta, recargado sobre la puerta, una figura encapuchada que solo podía ser una persona. Zeke comienza a moverse, Yura aún un tanto confundido lo sigue hacia la puerta. Acercarse hizo que notara que había algunas personas en el suelo, portando uniformes de seguridad. Estaban completamente inconscientes, como si estuviesen dormidos. Y no parecía que hubiera sido con combate tampoco, pues no parecía que hubieran alcanzado sus armas. Cuando pasaron al lado del encapuchado, éste les dirigió la palabra.
Karee:
Tres aquí en la puerta, dos más adentro, otros dos más adentro. Deberíamos ponerlos en un lugar que un demonio no los encuentre y los coma. Escondidos, de preferencia. O de lo contrario, uno de ustedes tendrá que hacerles guardia.

Zeke:
... Ugh... ya, entiendo, pásame los dormidos, yo los llevo.

Karee:
Una vez tengamos donde ponerlos, usemos ese lugar para los que restan. No deberían quedar más de 23, pero preferiría que revisáramos para estar seguros. (Si tan solo tuviéramos vol lúmino...)

Yura:
Entendido.

Karee:
Recuerden, no letal y manos a la obra. Aprovecharé que estemos dentro para buscar las debilidades. Vamos.

Del suelo levantó el saco con los explosivos y comenzó a caminar junto a sus compañeros, detrás de él varios legionarios cargando consigo cajas con el explosivo. La zona del parlamento usualmente no veía demonios. Como es común, el dinero resolvió ese problema, casas de cazadores se dedicaban exclusivamente a vigilar esa zona. Irónicamente, éso es lo que más facilitó la entrada. Si hubiese demonios, posiblemente hubieran tenido que encargarse de ellos antes de intentar entrar. Pero aún así, sin demonios, Karee no parecía dispuesto a arriesgarlos. ¿Admirable o tonto? Una de las dos, tal vez las dos al mismo tiempo.

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 348
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Mar Ago 15, 2017 9:33 pm

El saboteador hacía de las suyas una vez más para infiltrarse a otra importante estructura que quizás ningún otro ladrón se hubiera animado a invadir aún bajo el peor de los juicios. Una vez más demostraba que cuando estropear cosas se trataban, no había imposibles (salvo sabotear a Renzo). Pero la misión no terminaba. Si así fuera, cualquier hijo de legionario podría hacer volar un parlamento. El sigilo, los reflejos, y un rápido pensamiento serían clave vital para llevar a cabo este trabajo, aunque algo de músculo no salía sobrando.
¿Podrían las defensas del parlamento impedir el elaborado plan de 3 elegidos apoyados por 2 grandes clanes que operan en la ciudad?

Stealth Dice: El próximo de los 3 elegidos involucrados que rolee como continua su misión en el parlamento, debe tirar el Stealth dice, que es un dado de Rika. Este determinará que tan silenciosos son.
-1,2: Sumamente silenciosos. Nadie se percata de su presencia.
-3,4: Moderadamente silenciosos, pero logran ser avistados. Deben tirar un Brawl dice y superar 5.
-5,6: El sigilo definitivamente no es lo suyo. Deben tirar un Brawl dice y superar 8.

Brawl Dice: Junto con el stealth dice, tirarán el Brawl Dice cuyos efectos solo aplicarán si el resultado del Stealth dice les exige usar este dado, el cual es de Celtic. Determinará que tan rápido noquean a un guardia antes de que haga escándalo o pida refuerzos.
-Resultado menor a Requerido: Sus golpecitos de nena no le hacen nada a los guardias. Estos logra empujarlos y buscar refuerzos.
-Resultado igual a Requerido: Noquean al guardia, pero el alboroto de la batalla ha puesto en alerta a quienes se encuentran en el parlamento.
-Resultado mayor a requerido pero menos de 12: Derriban al guardia. No podrá decir nada inconsciente
-12: se les pasa la mano y eliminan al guardia. Si esto se llega a saber, podría significar problemas en el futuro para su reputación

Statistics:
-Karee: -1 al stealth dice, -2 al Brawl dice.
-Zeke: +1 al Stealth dice, +2 al Brawl dice
-Yura: Sin bonos.

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2606
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 26
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar Ayer a las 8:53 pm

Rue Dönnitz






*Rol ocurre en medio del de Karee




N-No quiero hacerlo, padre.

Los Dönnitz tenemos un compromiso con esta ciudad, mi niña, y ahora que cumples 6 años, deberás entrenarte para cumplirlo.

No seas una miedosa, Rue, la cresta no duele.


Su corazón latía con fuerzas y todos sus sentidos le gritaban que debía salirse de ese circulo brillante con varias líneas trazadas en complicadas formas. Pero sólo la voz de su familia le decía que debía quedarse allí, y su pequeña mente de niña sabía que era lo que tenía que hacer. Sus pequeñas piernas debajo del manto rojo temblaban cómo si hubiese sido capturada en las intrincadas formas debajo de ella. Las sombras de las paredes en la habitación desaparecían con el fulgor verdoso, consumidas con la magia que emanaba el circulo, con ese resplandor que se intensificaba. Sintió en su piel la carga de la energía a su alrededor, el entramado de repente ya no se sentía sólo en el suelo sino también se había levantado y ahora era algo palpable en el aire formando líneas casi imposibles en un plano tridimensional.

La niña observo con miedo su mano derecha. Sentía que algo la apretaba y se cerraba sobre ella. Unas líneas verdes se envolvían en su muñeca como el abrazo de una serpiente. Sus ojos reflejaban el intenso brillo verde de las runas.


Esa misma mano sostenía ahora una daga de su mango. De apenas un brazo de largo, la hoja era de plata y el mango purporeo estaba grabado con unas inscripciones. Rue podía ver sus ojos verdemar reflejados en la hoja. Un reloj estilo de torre acusaba a lo lejos el pasar de los minutos, y con un eco que se perdía en el vació marcaba una nueva hora. La mitad del vidrio del reloj reflejaba una tela carmesí, profunda cómo una mancha de sangre.

Las luces en la mansión de la casa Dönnitz iluminaban con gran intensidad todas las habitaciones. Los sirvientes iban de allá para acá, ignorando a la contemplativa joven. Su padre seguro hacía una ronda en la última noche del festival, buscando seguramente al elusivo hombre pollo mientras que su hermana debía estar disfrutando de odiar el festival en alguna parte.

Una vez más el inexorable ruido del reloj resono en la Casona Dönnitz. Rue le dio vuelta a la daga percibiendo una parte de la frase grabada: "Y las tinieblas, y la corrupción,...". La joven se dirigía a la salida.





Mysterious Guest


A veces es fácil olvidar lo que uno puede disfrutar de una noche en Bynquisterr. Muy de vez en cuando el frío que recorre los cabellos y piel esa una agradable sensación fresca que hace olvidar el olor a peste y demonio que suele predominar. El ruido del Tamesis es un rumor cercano. Las calles que recorro marcaban un claro paseo de luces que se extendía varios metros a lo lejos. Las sombras de los edificios estaban en el horizonte, y la bruma de la noche estaba disuelta gracias a los montones de luces que volaban en el aire.


Rue: ¿Cuando fue la última vez que encendí una de esas lamparas? ¿Hace 5, 6 años?

Por la lejanía las luces eran pequeñas bolas de fuego danzantes pero aún así tanto la calidez como los murmullos se sentían cercanos. Detrás de mi se escuchaban los pasos de las muchas personas que se dirigían hacía allá. Por una vez al año somos nosotros los humanos los que salimos en vez de los demonios.

Listo. Esto era todo el momento de nostalgia que me iba a permitir esta noche y satisfecha mi necesidad de despejar la mente contemplando la superficie del Tamesis era momento de partir. Tenía que encaminarme a otro lugar y pronto. La luna tenia la figura de una hoz y estaba escondida detrás de varias nubes.

Esto era todo el sosiego que necesitaba, tenía que...


Rue: !!!!

Sólo fue una repentina sensación incomoda a mis espaldas y el sosiego que encontré se esfumo cómo si hubieran echado una piedra al agua. Sentía a alguien parado a varios metros detrás, aunque percibía la aura de 3 figuras sólo que los murmullos nada silenciosos de uno de ellos eran los que predominaban sobre todo. No parecía darse cuenta que alcanzaba a escuchar la mayoría de lo que decía.

Oh, no, no podía ser quien creía que era. No tenía ganas de darme la vuelta.



Zeke: ¡Rue!

Rue: *Se da media vuelta con el entrecejo fruncido.* ...

Zeke: E-Estaba pasando por aquí nomas, y ayer te había dicho que nos íbamos a ver luego *Avanza hacia ella rascándose penosamente la nuca y con una sonrisa de disculpa. Atrás de él dos figuras se alejan entre los árboles.* Pero es que me hablaron y-

Rue: ¡HICIERON UN DESASTRE DEL BAILE!


!!! Mi voz salio con mayor fuerza de la que de verdad quería. Maldición, mis oídos se sienten que queman. Volteo a mi alrededor y afortunadamente no había muchas personas. El chico que buscaba a su padre me miraba con el gesto sorprendido y apenado. Quizá me había pasado con lo que dije, aunque era inexcusable lo que había pasado. Cruce mis brazos contrariada aparentando más enojo de lo que de verdad sentía.

Zeke: Sí... *Sus ojos igual se clavan sobre la superficie del río.* Lo siento.

Rue: *Cerrando los ojos.* Al menos nadie salio herido. *Uno de ellos se abre, viendo a Zeke recelosamente.* Mi padre se encargó de que nadie terminara afectado por lo que ustedes causaron.

Zeke: ¡Te juro que no fue nuestra culpa! Es... Difícil de explicar.

Rue: Uhmm...

El viento pasó cómo un fantasma en medio de nosotros dos, sacudiendo mis mechones de cabello y los de él mientras escuchaba cómo pronunciaba disculpas que para mí se escuchaban vacías. Tenia frío, de repente esa sensación me invadió. Los recuerdos del baile de máscaras, al menos los que no tenían nada que ver con una pelea se sentían lejanos, como si hubiesen ocurrido hace meses. Pero lo que contemple desde el balcón, las cosas que sucedieron en el jardín predominaba aún fuertemente...

Recordaba sus brazos sangrantes, una armadura negra de repente echa trizas... Una sensación inescapable de peligro. Y estuve a nada de tratar de intervenir... Suspire profundamente, relajando con ello mis brazos. Él me seguía viendo con un gesto de disculpa.



Rue: Ese tipo de conflictos era los que te había dicho evitaran... Ahh. *Se masajea las sienes.*

Zeke: *Apunta con ambos brazos a ella y luego al río.* ¡Si! ¡Ok! ¡Lo siento, ya entendí que lo arruinamos! ¡Ya me disculpe muchas veces!

Rue: Y después de todo eso, todos ustedes desaparecen de la escena cómo... Cómo... ¡Criminales!

Zeke: Hey, cuando escuchas el sonido de las patrullas más vale echar a correr.

Rue: ... ¡¿Qué clase de razonamiento es ese?!


Era del mismo río dónde venía el frío, o era de la noche o lo traía el mismo viento. No sé, de repente había bajado la temperatura de todo y sentía mi corazón avanzaba más lento. Me movía impulsivamente, pero cada movimiento dolía un poco. No me sentía como yo enteramente.

Zeke: Mira, yo sólo estaba de pasó. De hecho tenía algo que hacer ahorita con... Con respecto a mi Padre. T-Te había visto y quería pasar a saludar. El semblante que tenías ahorita no era muy diferente al de ayer y sólo quería pasar...

Rue: Estoy bien. Sólo miraba el río.

Zeke: Bueno...

Rue: Sólo...

Zeke: ¿Sólo...?

Rue: Promete que ya no se meterán en más problemas.

Zeke: ¿Mande? ¿Qué dijiste?


¿Qué fue lo que dije? Lo había dicho casi sin pensarlo. Me detuve un momento a contemplar la persona frente a mí. Había llegado hace días buscando a las personas más peligrosas de todo Bynquisterr. Llego acompañando a otras de las figuras más importantes de la historia moderna y la simple noticia de su regreso tenía un impacto incalculable. Desde entonces todo había dado vueltas, todo en la ciudad estaba patas arriba.

¿Qué no se daban cuenta que Bynquisterr estaba bien cómo estaba? ¿De que no necesitaba cambio alguno? Somos fuertes nosotros... Podemos proteger a las personas sin necesidad de ellos... Podemos protegerlas.


Rue: Dije que prometieran que ya no se meterían en más problemas...

Zeke: Este... Bueno...

Rue: O los Estigias volverán a aparecer.


Un susurro del viento se llevo las palabras de Rue, estremeciéndose por el mismo contenido de estas. Un silencio sepulcral invadió a los dos. Rue lo miraba con los ojos bastante cristalinos... Zeke, con la cabeza agachada hurgaba en su memoria, las palabras negándose a salir.

Zeke: ¿Estigias? Yura me había dicho que ellos... Eran de los Segadores de más alto rango...

Rue: De verdad no estaban conscientes del peligro que pasaron... Cuando ustedes desaparecieron del Salón, uno de ellos llego. Lord Ziul.


Zeke: *Traga saliva.* Oh.

Rue: ¿Sabes cuantos líderes de Oposición ha asesinado sin piedad? ¿Sabes cuantos opositores han caído por su magia? Demasiados.

Zeke: ¿Varios líderes...?

Rue: ¿Sabes cuantas personas han caído por las garras de Lord Ziul en su afán de defender la Inquisición? Y ese sólo es uno de ellos. Ni siquiera tienes idea de lo que se dice de los demás.

Zeke: E-Entiendo. Pero nosotros no tenemos nada que ver con-

Rue: Pudieron correr suerte ayer, por algún motivo su participación en el conflicto fue omitida y por ende Ziul ni se fijo. Pero no pueden contar con eso siempre.

Rue cerro los ojos y se dio media vuelta. El frío que sentía y la inquietud, siempre supo de dónde provenía. No tenía caso ocultarlo, cómo no tenía caso muchas otras cosas. Dio unos pasos más adelante dándole la espalda al espadachín. Era momento de irse.

Zeke muy confundido contemplo la espalda roja de ella, preocupado un poco por las palabras tan fatídicas y algo que seguramente tenía que advertir a sus compañeros. Pero no sólo era eso, era también por lo que él sabía y tenía ganas de advertir... Las palabras hacían falta.

La vio dar otros pasos, sintiéndose derrotado de ser incapaz de decir nada más.


Zeke: Espera... lo que dijiste sonó a que eran varios Estigias. ¿Cuantos son? ¿Quienes son?

Rue: ¿Los otros? Ja ¿Me pregunto quienes serán?



_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1354
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kusanagi Dark Hoy a las 7:06 am

The Fabulous Attention Seeking Warrior: Alistair


~Serious~

Gracias a Aiden, Vincco y Alistair habían conseguido escapar exitosamente de quien se hacia llamar a si mismo "El Diablo" Sin embargo, este habia dejado un pequeño recordatorio en ambos haciendo aparecer de forma extremadamente dolorosa una marca en sus manos, las cuales ambos miraban conforme caminaban por los callejones de los barrios bajos de Mehruntosh...Aun lamentando el haber tenido que dejar atrás a su compañero.

¿Crees...Crees que el señor Aiden este bien...? —Pregunto un visiblemente preocupado Vincco, levantando la cabeza hacia Alistair—

Yo...No lo se.—Fue lo único que pudo responderle— En verdad espero que así sea...

Todo lo acontecido durante su encuentro con el diablo no dejaba de darle vueltas en la cabeza...La revelación de que en sus venas corría sangre de demonio así como las visiones que este le mostró al respecto...Todavía se negaba a creerlo...Mas sin embargo, no solo estaba esa técnica que vio en aquel pergamino que parecía solo reaccionar ante el. Sino que ademas, esa marca que habia aparecido en su mano le provocaba una sensación perturbadoramente familiar...

Por ahora solo nos queda esperar...—Suspira— Por cierto...Trata de no mencionarle a su madre lo que paso ¿De acuerdo? No quiero preocuparla...



Vincco simplemente asintió en silencio y, una vez que ambos llegaron finalmente a la residencia Cross, Alistair miro la puerta un tanto dudoso por unos segundos antes de tocarla, esperando algunos minutos hasta que la madre de Aiden fue a atenderla, sonriendo aliviada al abrir la puerta y encontrarse una vez mas con el joven rubio.

¡Oh, eres tu Al! No sabes el gusto que me da verte sano y salvo después de que Renzo y Aiden me contaran de la pelea en la que se involucraron...—Dijo preocupada— ¿Donde estuviste toda la noche?

Después me encontré con alguien y...Ambos pasamos la noche en otra parte.—Respondió con lo que era técnicamente cierto.— Lamento mucho haberla preocupado.

Esta bien...Lo importante es que estas bien.—Suspira para luego quedarsele viendo a Vincco— ¿Vincco...? ¿Eres tu...? Justo le preguntaba a Aiden por ti hace unos días. Me alegra verte de nuevo...Espero tu no te hayas metido en problemas anoche.

A mi también me alegra verla señora Cross...—Respondió Vincco al tiempo que trataba de recordar
lo ocurrido durante la noche anterior, pero todo estaba algo borroso— Y sobre anoche...Ni yo mismo estoy muy seguro de lo que estuve haciendo...


¿Renzo esta en casa...?—Pregunto Alistair.—

Así es. —Asiente mientras los lleva adentro.— Esta en su habitación aun reponiéndose de la pelea...Se veía realmente mal. Pero, probablemente ya este un poco mejor ahora.

Tal y como dijo la señora Cross, Renzo se encontraba acostado en su habitación tratando de recuperar sus fuerzas luego de haber tenido que abrir todas las puertas durante la pelea contra el ministerio la noche anterior. Una vista que el guerrero ya habia tenido la oportunidad de ver en el templo de Rem hace solo unos cuantos días...Y que no esperaba tener que volver a ver de nuevo tan pronto.

¿Renzo...? —Dijo Margaret tras abrir la puerta de su habitación—¿Como te sientes?


Supongo que mejor... —Respondió el Ex convicto.—

Es bueno saber eso. —Dice con alivio—Alistair esta de vuelta y preguntaba por ti.

Hey...—Entra también a la habitación.— Me alegra verte finalmente después de todo lo que paso anoche...

Lo mismo digo... —Asintió Renzo notando como el guerrero venia acompañado por el joven mago.— Y por lo que veo lograron encontrar finalmente a Vincco.

Por cierto Al... —La madre de Aiden lo mira un tanto preocupada—¿Has sabido algo de mi Aiden?
Salio esta mañana desde temprano pero aun no vuelve y ya es algo tarde...


Aiden...No creo que vuelva esta noche.—Dijo Alistair tratando de pensar como decircelo sin preocupara.— El...Se encontró con un viejo amigo hace poco y probablemente pase la noche en su casa.

Ya veo...Solo espero que no se meta en ninguna otra pelea. —Suspia y camina hacia la puerta.—Los dejo por ahora chicos. Ire con Nicole a ver como sigue su amigo. El pobre estaba aun mas grave que Renzo...

Si tu estas aquí eso significa que Lycoris también se encuentra bien...¿Cierto? —Pregunto Renzo—

Así es...—Alistair asintió.— Ambos llegamos juntos esta misma tarde y los he estado buscando a todos desde entonces.

Me da gusto oír eso...Ahora. Ese "Amigo" con el que se encontró Aiden que mencionaste... —Pregunto una vez mas, pero esta vez con un poco mas de seriedad y preocupación en su voz.—

Es justo lo que estas pensando...—Respondió Alistair.— Y temo que esta vez se trata de un enemigo aun peor de lo que nos enfrentamos anoche.

No puedo ni imaginarlo considerando que fue prácticamente un milagro que salieramos victoriosos anoche —Dice sorprendido.—

Aun así...¡Yo tengo fe en el señor Aiden! Estoy seguro de que el estará bien... —Dijo Vincco negándose a perder la esperanza.—



Tienes razón... —Sonríe ligeramente.— El no se hubiera quedado atrás para que nosotros escapáramos si no tuviera un plan. Ademas...Ese sujeto no parecía querer matarlo...Mas bien...Estaba interesado en el de alguna forma...

Espero que así sea... —Fue lo único que pudo decir Renzo al respecto.—

Por cierto Renzo...Escuche a tu madre mencionar que tu hermana esta aquí ¿No es así? —Sonríe, poniendo su mano sobre su hombro.— Lamento no haber podido ayudarte como te lo prometí en el orneo de Deneb...Pero...Parece que Al final lograste salvarla por ti mismo.

Gracias Al...En serio. —Le Devuelve la sonrisa pero después se pone serio de nuevo— Pero...Sobre eso...Creo que hay algo que debo decirte...Anoche, después de que tu y Lycoris...Bueno...

Alistair no podía creer lo que escuchaba de boca de Renzo...Tenia que verlo con sus propios ojos por lo que de inmediato salio de la habitación y se dirigió directamente al cuarto de Spencer que el mismo habia estado ocupando hace un par de noches, abriendo de golpe la puerta y confirmando lo que el Ex-Convicto acababa de decirle...Pues justo en la cama que se encontraba frente a el Yacia un aun muy gravemente herido Walter...


Que...¿¡QUE HACE EL AQUI!? —Exclamo Alistair, sorprendiendo tanto a Nicole como a Margaret.—

¡Al por favor trata de calmarte! —Dijo Renzo siguiendo con dificultad al guerrero pues aun le costaba bastante moverse—

¿Calmarme...? ¿¡CALMARME!? —Se gira indignado hacia Renzo.— ¿¡Como esperas que me calme después de que que acabas de decirme que ustedes no solo decidieron salvar al responsable de haber hecho mi vida un infierno sino que ademas lo trajeron con ustedes!? ¡Aun después de lo que lo vieron hacerme anoche!

Se como debes sentirte... —Respondió Renzo— Pero...Nicole nos pidio que lo ayudaramos.
Y no podíamos solo simplemente dejarlo morir...


Al escuchar esas ultimas palabras de parte de Renzo Alistair no sabia que pensar...Hace poco menos de una hora el tuvo una pelea con Brunilda por la forma en la que ella mataba de forma tan innecesaria a todos sus oponentes...Haciéndolo darse cuenta de lo hipócrita que sonó hace solo unos segundos...Pero...¿Como no odiarlo...? ¿Como no odiar a Walter luego de todos eso años de abuso, luego de que el matara a Remi frente a sus propios ojos...? ¿Luego de lo que el y sus compañeros le hicieron a Lycoris...? No podía evitar sentirse indignado en esos momentos pues la situación actual le creaba un gran conflicto interno entre sus ideales como héroe y su propio odio hacia Walter los cuales no le era fácil reconciliar.

Aun así... —Aparta la mirada— ¿Era necesario traerlo aquí...? ¡Pudieron haberlo entregado a las autoridades!

Lo lamento...Pero estaba en condición critica. No habia tiempo y no tuvimos otra opcion... —Se disculpo Nicole— Walter fue el único de ellos que se preocupo por mi...Quería ayudarlo como el me ayudo a mi.


Ademas...La única razón por la que pudimos escapar de los segadores fue gracias a Spencer... —Agrego Renzo— Dijo que lo hizo por Aiden...Y supongo que para estar a mano Aiden decidió ayudar a Walter, después de todo, Spencer era quien mas preocupado se veía por el después de su pelea.

Créeme que la idea de encontrarte aquí tampoco es precisamente de mi agrado... —Esta vez fue el propio Walter quien hablo, finalmente recuperando el conocimiento.—

Walter... —Se desenfunda sus espadas y pone en guardia de inmediato casi por instinto—

¿Que...Acaso piensas pelear contra un hombre indefenso? —Rie con ironía.— Se como debes sentirte de ver a alguien que odias en un estado tan...Deplorable

Y-Yo... —Frunce el ceño bajando sus armas, dándose media vuelta y recogiendo sus pertenencias del cuarto...— ¡Ya he escuchado suficiente!

Alistair decide abandonar no solo la habitación...Sino la residencia Cross. Pues la idea de que alguien como Walter, a quien siempre habia visto como un monstruo que solo existía para atormentarlo y hacer de su vida una pesadilla aun pudiera albergar aunque fuese solo un poco de bondad en su corazón era demasiado contradictoria para el. Era algo que simplemente no podía aceptar...No por que eso fuera completamente contra sus creencias...Todo lo contrario, pues el mismo habia admitido que todos merecían una segunda oportunidad y nunca era tarde para cambiar de camino...Pero...Jamas se hubiera imaginado que alguien como Walter pudiera siquiera considerar esa opción...No tenia idea de como tomarlo o como reaccionar...¿Realmente podía perdonar a alguien como el aun después e todo lo que lo hizo sufrir? eso era algo con lo que no quería lidiar en ese momento...Sin mencionar que se sentía traicionado por sus propios compañeros aun a pesar de que el probablemente hubiese hecho lo mismo en su situación...


¡Al espera! —Grito Vincco corriendo detrás de el.— ¿Que te ocurre...? ¿Por que te fuiste?

No lo entenderías niño rata... —Dice aun enfadado.— Ni siquiera yo mismo lo entiendo...

Se un poco como te sientes...Aun recuerdo lo que el me hizo durante el torneo de Deneb. —Dijo el
pequeño mago— Pero...Ahora se veía diferente...Incluso hasta...Triste. Tal vez el este arrepentido.


¡Y eso es justamente lo que me molesta! —Grito el guerrero— Después de todo lo que me hizo pasar...¿Ahora se arrepiente? ¿¡Justo ahora!? ¿¡POR QUE!? ¡NO LO ENTIENDO!

Yo tampoco lo se... —Baja a mirada— Pero...Tal vez así puedas dejar todo lo que paso atrás...¿No?

Detesto admitirlo...Pero...No se si pueda...Todavía me duele y simplemente no puedo dejar de odiarlo. —Suspira con frustración— Y siento como si todos estuvieran ignorando todas las cosas horribles que hizo antes...Como si a nadie le importara todo lo que yo sufrí por culpa de el...

Entonces...¿No vas a volver? —Le pregunto Vincco obviamente preocupado por el—

Temo que no... —Responde suspirando con pesadez.— No quiero estar cerca de Walter y no puedo evitar sentirme molesto con Renzo y el resto por lo que paso...Creo que lo mejor es que pase la noche en otra parte.

En ese caso yo ire contigo. —Anuncio el pequeño.— No quiero que estés solo...

Como gustes... —Dijo con indiferencia mientras continuaba caminando.—

El primer pensamiento de Alistair fue pasar la noche con los Nightwings, pues el día anterior lo habían aceptado de vuelta...Sin embargo, lo mas seguro es que ellos estuvieran ocupados organizándose para el asalto el día de mañana y sentía como que ya le habia causado demasiadas molestias a Syldra por tener que ayudarlo a lidiar con sus problemas personales...Y esto era algo que, según el, tenia que resolver por si mismo por lo que en vez de dirigirse al gremio...Decidió volver al Dragon Danzarin...Y al parecer no fue el único que decidió hacerlo.


_________________
" Dazzling the stage! Ginga Bishounen! Tauburn!"

avatar
Kusanagi Dark
Motionero destacado
Motionero destacado

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Nube Hoy a las 11:56 am

~ Exploring the City ~


La mision seguia, la tension en el area se mantenia puesto que un error podria hacer que la tarea se acabara en ese mismo lugar. El trio de tres seguia sus pasos por el lugar, tratando de no llamar la atención de los que se ubicaban ahi.
Con pasos un poco silenciosos seguian avanzando, pero uno de ellos, Zeke, de pasar a estar tranquilo, empezo a sentirse un poco nervioso. Quiza podria ser el hecho de que de los tres, posiblemente era el menos indicado para una mision asi de silenciosa.
Gotas frias de sudor bajaban por su frente, a las cuales rapidamente trataba de quitarse con su antebrazo.


Zeke: Se me hace raro que no nos hemos topado con nada peligroso todavia.* Mira hacia atrás* ¿No creen?

Karee: Solo hay que seguir con el plan y nada saldra mal. En el momento en el que veamos a alguien, hay que derribarlo lo mas eficiente posible.

Zeke: Como digas. *Voltea nuevamente hacia atras* Solo espero no hacer el ridiculo frente a él.

Sonidos de pasos muy tenues se escuchaban constantemente, pero de repente, una pausa indico que podria haber algo delante de ellos. Karee, siendo el que estaba mas adelantado, dio una señal de que alguien se podria estar acercando.
Alertando de forma inmediata al grupo, estos se detuvieron. Al parecer eran un par de guardias que se encontraban por un pasillo, platicando.


???: Your appointment with FEMA should be finalized within the week. I've already discussed the matter with the Senator.


Karee: Aprovechen que estan platicando para que pasen desapercibidos.

Siguiendo las ordenes de Karee, Zeke fue el primero en intentar pasar, tratando de no alertar a los guardias que yacian en el pasillo.

Zeke:




+1 a Stealth
+2 a Brawl

_________________
Zeke's Skills:
Weapon mastery (Giant Sword/Glaive).
-Blade Beam.
-Cross Slash.
-Berserk.
-Ravage.
-Hirensou.
-Warlock Blade.
-Zeke's Beam
-Megiddo Flame
-Friggid Moon
-Omnislash


Equipment:

-Cowboy Hat
-Mercenary Outfit


avatar
Nube
Spammer
Spammer

Mensajes : 713
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso Hoy a las 11:56 am

El miembro 'Nube' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de Rika' :

#1 Resultados : 5

--------------------------------

#2 'Dado de celtic' :

#2 Resultados : 12

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5221
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 35 de 35. Precedente  1 ... 19 ... 33, 34, 35

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.