♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Página 31 de 34. Precedente  1 ... 17 ... 30, 31, 32, 33, 34  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Sáb Jun 03, 2017 12:54 am

Arisen Identifies Dragon


Venganza. Vaya motivo tan egoísta, tan bajo, tan denigrante... tan puramente humano. Había deshonestidad en sus palabras previas, mentira, engaño... pero esa última palabra era honesta. Cuando vives lo suficiente en los lugares que éstos dos, disciernes con facilidad verdad de mentira. El tono de voz, la mirada, ciertas pistas que da el cuerpo que con el tiempo se vuelve mucho más fácil identificar... Miriam miró a aquel hombre con cierto interés... ¿Cómo no vio a través de su máscara antes?

Karee: ... ¿Asumo que lo conoces, Miriam?

Miriam: Solo recientemente... ciertamente, no creo que esté mintiendo.

Karee: Bien... en ese caso solo tengo una cosa que decir...


Karee: Tu búsqueda de venganza termina mañana.

Se compartieron una sonrisa. La del hombre no era si no la de aquel que acaba de sellar un trato importante, la de Karee era la sonrisa de un aliado decidido. La mirada del cazador era la de un hombre que sabe lo que el pacto significa. La voluntad de morir o matar por una causa. O tal vez, solo matar, puesto que hay quienes vagan por el mundo como mortales estando muertos y podridos por dentro. Para el ladrón, su motivo era más que suficiente, y si un cazador más quería unir sus armas al ataque, así sería.

El cazador estrechó la mano de Karee, mirando como si le estuviera haciendo un favor. El ladrón, le sonrió una vez más a su mentora como despedida. Así, Karee se subió la capa y se puso el sombrero de cazador, cubriendo mayormente su rostro y dejó aquella taberna. Había logrado dos aliados, y con Logarius posiblemente había logrado más de uno, Pero aún quedaban cosas por hacer. Quedó con verse con Zeke en el dragón danzarín, pero no lo vio cuando se dirigió a ese lugar. Tal vez ya no esté allí. Su mejor apuesta por ahora era buscar a Aiden en búsca de dirección.

¿Pero donde podría encontrarlo?

Leisure Day


Random NPC Fangirl: ¡OH DIOS MÍO, AIDEN CROSS ESTÁ EN EL CENTRO DE LA CIUDAD REPARTIENDO AUTÓGRAFOS! ¡¡TENGO QUE IR!!!1111ONEONE

Karee: Eso funciona.

Siguiendo una turba furiosamente enamorada de tanto señoritas jóvenes y no tanto (Con uno que otro hombre), Karee se percató que fue tonto de pensar que sería difícil ubicar a una celebridad como era su compañero y líder Aiden. Solo suspiró mientras se introdujo al torrente de gente y levantó los pies, literalmente siendo aplastado entre las personas y llevado por la furiosa oleada de personas corriendo en estampida hacia su destino. ¡Vaya forma de hacer fast travel tan narrativamente conveniente!


Sentía su pecho casi romperse por la presión de toda la gente allí. El hecho que no tuviera que mover las piernas pues con solo levantarlas era llevado dice mucho de la estructura de la multitud. No fue mucho antes que se percatara que tal había sido una de sus peores ideas en todo este tiempo estando en Bynquister. Ni siquiera ir a aquel callejón con Brunilda y Abraxas se acercaba... bueno, tal vez un poco, pero al menos ellos tuvieron la decencia de aplastar su pecho rápidamente y no lentamente.  

Random NPC Fangirl:¡¡¡ALLÁ ESTÁ A LA DISTANCIA!!!

Karee: ¡AL FIN!.

Sin perder un segundo, Karee utilizó Cottonmaid Wings para escapar de entre la multitud y dirigirse a uno de los tejados. Su pecho le dolía por toda la presión que acababa de sobrevivir. No podía ni imaginar que su frágil clérigo con 480 cánceres aguantara tal castigo. Miró desde el techo hacia el ojo de la tormenta, un centro donde miles de personas se estaban concentrando Era imposible no poder ver a ese peliblanco destacar.


Karee:
... Bueno, esto será complicado.

La pregunta era cómo llegar allí y claramente, cómo sacarlo de allí. Ciertamente, era un problema. Por suerte, no le tomó más que unos momentos darse cuenta que tenía suficientes Spirit Skills para hacer factible un plan descabellado, que posiblemente haría que el clérigo que jamás le había visto en sus ropas de cazador se le saliera el corazón o en el peor de los casos, lo golpeara con algún spirit. Pero Karee no es conocido por pensar bien cuando piensa rápido. Como es este caso, que usa la translocalización para hacer un Dash en el aire.


Karee:
¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!




Fangirl:
¡AIDEN, FÍRME MI BUBI!

Aiden:
¡P-POR FAVOR CÚBRASE!

Fangirl:
¡NO ES JUSTO! ¡¿PORQUÉ ESA VACA PUEDE MOSTRAR SUS UBRES AL HÉROE LEGENDARIO!?

Fangirl:
¡AIDEN, MÍRAME A MÍ!

Fanboy:
¡NO SEÑOR AIDEN, MÍREME A MÍ Y BENDIGA MI BOLA DE MOCO DEL HÉROE LEGENDARIO!

Aiden:
¡ESO ES ASQUEROSO! Un momento... ¿que es eso...?

???: aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa]aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH


Aiden:
¡¿KHE VERGA?!

Antes de darse cuenta, una persona, con atuendo de cazador le tomó del brazo, arrojó algo al suelo y hubo una intensa luz. Lo último que se dio cuenta, era no solo que estaba viajando a muy alta velocidad si no que además parecía estar... ¿volando? Fuera lo que fuera que estaba pasando, alguien no estaba acostumbrado a la velocidad.


Aiden:
¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!

Finalmente se detuvo, pero no terminaba allí. Quien sea lo estaba llevando, lo estaba cargando y usando una habilidad de alta velocidad para alejarse del lugar. Aiden trató de concentrarse para usar vol lumino y ver a quien lo había salvado, pero el movimiento y el hecho que el movimiento lo estaba mareando, no pudo concentrarse hasta que al fin se detuvieron completamente, bajando de los techos que no sabía cómo habían llegado y... un momento, ¿lo estaban cargando?

Aiden:
Creo que voy a... vomitar.

Karee:
Aiden, que diablos, pesas como 30 kilos.


El ladrón se removió el sombrero y se bajó un poco la protección del rostro, mostrando así al enfermo Aiden quien era quien lo salvó. Estaría feliz de verlo, si no fuera porque siente que está por devolver todo lo que ha comido desde la noche anterior. O mejor dicho, entregarlo sin digerir a algún enfermo que quiera comerlo... ese pensamiento solo lo obliga a tragar con todas sus fuerzas, sintiendo un pequeño ardor en la garganta al hacerlo antes de responder.

Aiden:
Ugh... gracias por sacarme de allí.

Karee:
No lo menciones. ¿Todo bien...?

Aiden:
Si, solo... un segundo... ugh...


El clérigo no podía hablar bien aún. Se sentó en una caja de madera en ese callejón y trató de controlar su respiración para dejar de sentirse mal. Karee se recargó en la pared del otro extremo del callejón y esperó a que su compañero se sintiera mejor. Tuvo que verlo incluso aplicarse un Heal básico a la garganta, pues parecía que su propio cuerpo había dañado su garganta al hacer lo que sea que hizo. Realmente puso en perspectiva la vulnerabilidad de su líder.

Aiden:
... Bien... creo que estoy bien... Gracias, Karee.

Karee:
Debe ser complicado, ¿eh? Pero hey, me tienen aquí para esos escapes.

Aiden:
...Hmmh. Supongo que tienes razón.


Aiden se detuvo a pensar por un momento... No se había percatado, pero... era verdad. Karee tal vez no fuera su mejor combatiente, pero siempre podía contar con él para cosas como ésta. Y ciertamente, había demostrado su lealtad en varias ocasiones... no pudo si no sonreír un poco ante la realización tardía de que efectivamente... confiaba en él.

Aiden:
Es bueno saberlo.

Karee:
Bueno, en cualquier caso, quería hablar contigo. Parece que aseguré la ayuda de al menos unas cuantas casas de cazadores para el plan, y planeo seguir buscando, pero quería preguntar sobre si necesitas que haga algo en específico.

Aiden:
¿Disculpa?

Karee:
Bueno, somos un equipo. Y tu eres nuestro líder. Confío en lo que me pidas, y si hace falta algo, puedo encargarme de ello.

El Ladrón estaba sin saberlo expresando algo de extremada importancia. Confianza en el táctico... no como peleador, si no como líder. Sin saberlo, en unas palabras, le había expresado una confianza increíble. Aiden casi se queda sin palabras, al escuchar al ladrón, quien parecía en un inicio hace tanto tiempo en Amagi que sería el más difícil de hacer colaborar por su actitud distante, hoy estaba expresando su confianza, no como compañero si no como amigo... o al menos así lo sintió el clérigo.


Aiden:
No necesitamos nada más que lo que ya estás haciendo. De hecho es más que suficiente, Karee.
Y gracias por confiar en mí.


Karee:
Solo no me hagas volver a sacarte de un mar de gente y estamos bien.

Aiden:
No puedo prometer nada. Les atrae mi moco...


Rieron por un momento, ninguno estaba seguro porqué reía, no era divertido, simplemente se sintió apropiado, en vista que uno lo hacía de manera irónica y para no mostrar la desesperación interna de saber que tal situación es completamente inevitable, mientras que el otro lo hizo más bien por lo raro que fue lo que su compañero dijo... Antes de percatarse que no bromeaba y que la risa pronto se volviera un tanto incómoda...

Karee:
E-en cualquier caso, gracias por el scroll. Realmente me sirvió bastante esta mañana.

Aiden:
De nada.

Karee:
Por cierto, Quería preguntarte algo...


Aiden:
¿Aja?

Karee:
¿Exactamente que pasó entre tu y Brunilda? Lo último que supe, estaba con Vance. Y A todo esto, ¿que diablos estuviste haciendo en Deneb? Solo recuerdo que estabas en el palacio, pero...

Aiden:
¿Aún no recuerdas?

Karee:
Solo partes. Rem me... desbloqueó varias memorias cuando reviví... aún no las pongo todas en orden, supongo que tendré que tomarme un tiempo para pensar en ello y tratar de recuperar todo.

Aiden:
Muy bien, empecemos desde Valaflam... ¿recuerdas lo que hicimos antes de llegar a las wild wastelands...?

Y empezó el viaje en memorias al pasado.

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Sáb Jun 03, 2017 6:27 pm

It´s Him (The Majestic Tale)

En el cielo corría sangre, el mismo firmamento había sufrido de una herida terrible y ahora era hecho de un carmesí puro e intenso. Venas brillantes recorrían el cielo en forma de truenos que abrumaba el ambiente desértico de un sonido espectral. Oscuros gigantes estaban a lo lejos, montañas negras que recortaban el horizonte. Y en medio del panorama desolador, un par de ojos rojos en una sombra amenazadora. Una figura misteriosa que parecía sostener un arma y caminaba amenazadoramente hacia adelante.


Y del suelo surgieron cientos de sombras más, formando un ejercito sombrío que se extendía por el desolado paraje. La tierra temblaba de los rayos, augurando el fin del mundo, y la misma tierra se agitaba con cada paso de la figura oscura principal en un vaivén intenso. Hasta que empezó a correr hacia adelante con todo su ejercito.

Y esa figura etérea y negra aparecía ahora reflejada en los límpidos ojos azules de una persona. Su mirada parecía tallada en piedra. Shirome contemplaba impertérrito al ejercito oscuro que avanzaba hacia ellos. Una persona dio un paso hacia adelante, al lado de él, sonriendo. Los cabellos azules de Garm brincaban con el viento que había en el valle oscuro. Tras de Garm apareció un viejo veterano de mil batallas, Fargus cargaba una espada en su única mano y miraba hacia el frente despreocupado, con su bufanda verde queriendo escaparse de su cuello. Y entonces unos pasos metálicos, que llevaban en ellos y en sus viejas armaduras el cansancio de las injusticias y de vivir un mundo así. No apareció uno, sino que aparecieron cientos de Legionarios de Ankh que se unían a la avanzada Opositora.

Y detrás de ellos estaban los extremistas, los caballeros, los samurais. Cada opositor se preparaba para la guerra.


Los dos ejercitos exclamaron el grito de batalla. Shirome alzó su brazo derecho. Era un faro en la oscuridad, todo hasta su codo estaba cubierto de un destello similar al sol. La energía que irradiaba turbaba el sitio, y los cercanos a él sentían un calor abrazador. Era la justicia. Y con ello, golpeo el suelo, levantando un estallido mudo y brillante, cubriendo a todos de su manto y disolviendo ese mundo oscuro.


Y sólo quedo la luz. Un plato dorado en el centro, una espiral blanquecina. Un mundo de tranquilidad en el horizonte.

Shirome sabía el camino. Lo había soñado, soñaba cómo él recorría ese camino.







Lazarus conducía el carromato con gran diligencia. Parecía conocer el camino cómo la palma de su mano y el avanzar era suave y sin problemas. Las figuras verdes y de hojas puntiagudas estaban clavadas a sus lados y eran tan pocas las sombras que conjuraban a esas horas de la mañana que era dificil imaginar que horas más tardes, ese sitio era un sitio de demonios y de muerte.

El de cabellos morados y mirada melancólica había escuchado el relato del plan de Shirome con gran atención. El lobo, sintió la confianza en ese hombre alicaído de contarle el plan entero urdía para vincular a toda la oposición de Brennevin. Su discurso inspiraba confianza y seguridad.


Lazarus: Ya veo, ciertamente es la primera vez que escucho que la Oposición entera trate de conectarse. Siempre eran movimientos regionales con sus propias agendas. Pero me siento honrado de brindar ayuda a tan importante figura como el lider de la oposición de Valaflam.

Shirome: No soy ningún lider, Lazarus ¡Soy un heroé! Y de los grupos...*Asiente.* Ahora vamos por el penúltimo de ellos.

El de cabellos rubios noto una sombra de duda en el semblante del clérigo. Parecía que había una duda o preocupación que no quería salir a flote. Shirome le miro, dándole a entender que podía hablar sin preocupación de lo que fuera a decir.

Lazarus: Aún cuando la Oposición este conectada en todas partes ¿Aún no se encontrarían en desventaja? Las fuerzas inquisidoras son abrumadoras, y a lo largo de la historia han extinguido cualquier flama opositora por más grande que se presentara. ¿Qué lo hace diferente esta ocasión?


Naomi: *Mira con cierta consternación a Lazarus. El pesimismo de ese hombre a veces era...*

Shirome: En esta ocasión no estamos solos.

Lazarus: *Agacha la cabeza, sus mechones esconden una leve sonrisa.* Ya veo.

Shirome: *Alza la vista al cielo lleno de nubes caminantes.* ¡Veo que sabes de lo que habló! Nosotros seremos el escudo de esa guerrera que es la justicia, la espada... La espada son otras personas.


Era un trabajo de reconocer el único corcel que cargaba con ese carromato y a esas tres personas. Naomi estaba echada bajo la carpa del carromato, escondiéndose en la sombra de este del sol en la hora más brillante de Bynquisterr. Escuchaban el sonido de algunos animales en el interior de los arbustos. Insectos contemplaban el paso del vehículo posados en los troncos de los árboles. El lobo de Valaflam se rasco ese vello en su barbilla, las vendas no le permitieron ningún goce. Deseaba poder llegar pronto y quitarse todo eso que había ganado en Unulkulahai. Porque de Unulkulahai no sales sin llevarte algo de ella.

Lazarus: Creo que usted y yo pensamos en el mismo grupo de personas, se refiere a los espiritistas. ¿Estoy en lo cierto?

Shirome: Si, nuestra esperanza.

Lazarus: ¿Debo suponer que usted los conoce también?

Shirome: Fue hace tiempo, cuando apenas comenzaban sus aventuras y aprendían a dominar sus espíritus y aceptar su destino. En Valaflam. Nos pasamos un tiempo bastante divertido. Jajaja *Ríe acordándose de la pelea contra Ruhja.*

Lazarus: ...


Si, eran personas extraordinarias y tenían ayuda extraordinaria. Y la amabilidad de algunos de ellos era enorme. ¿Pero eso bastaría? Los poderes oscuros son temibles porque provienen de las profundidades, de lo desconocido, nunca sabrías a que te enfrentarías. Y la luz es tan brillante que sabes con cuanta intensidad brilla, sabes a lo que te enfrentas. ¿Sería suficiente con ellos?

Lazarus: Otro caso de Aiden Cross.

Shirome: Confió en ellos con mi vida, Lazarus. Ellos serán la fuerza que transformaran el mundo, y se puede sentir dónde sea que pasen. Puede sentirse dónde han dejado marca. La justicia ha indicado que coincida en lugares dónde sea que ellos han pasado, y en todos encuentro lo mismo: Empiezo a ver esperanza en el rostro de las personas.

Lazarus: Yo... Yo también me encontré con algunos de ellos.

Shirome: *Sonríe sintiendo que había probado su punto.*

Lazarus: Justamente hoy me despedí de dos de ellos. Hice lo que pude en serles útiles en su regreso a con el grupo pues las circunstancias en la que nos encontramos fueron... No del todo optimas. También hable con uno de ellos, un tipo de lentes que...

To Save the World


Shirome: ¿Cómo esta Yura? ¿Al fin entreno lo que le dije?

Fue una sorpresa ver al Lobo de Valaflam hablar con tanta euforia y gusto. Lo hacía un poco menos que cuando lo hacía de la Justicia. Gesticulaba y movía los brazos para hacerle preguntas sobre ese muchacho circunspecto que conocio hace días . Su entusiasmo lo tomo por sorpresa.

Shirome: Esos muchachos cargan con la esperanza de transformar el mundo. Muchos no están conscientes de su verdadero potencial, de la verdad que reposa en sus interiores. En su tiempo, cuando los conocí apenas empezaban a vislumbrar lo que eran capaces de hacer y supe que de ahí el cielo era su límite. Yura... Hace tiempo que no hablo con él, en su momento era un muchacho inútil que no sabía su sitio en todo esto. Y se negaba a ello. Pero lo que vi en él...

Lazarus: ¿...?

Shirome: *Mira por encima del hombro de Lazarus. En su mente aparece ese disco dorado de nuevo, ese camino que se extiende hasta el horizonte.* Je... Lazarus, tú no eres muy diferente a ellos. Todos nosotros tenemos un papel en esta nueva era. Y aún cuando lo dudamos, aún cuando a veces dudemos de nuestra capacidad y de lo que podamos hacer, es el tiempo de alzar la vista al enfrente y seguir esa luz que esta en nuestro horizonte. De levantarnos y dar lo mejor de nosotros. Porque podemos alcanzarla, y podemos ser como esa luz.



_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1348
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Sáb Jun 03, 2017 10:27 pm

Ressikougi ~Raikoku no Tenshi~


Su cuerpo de metal se rompía, la madera estaba siendo cortada, los golpes de los guerreros a todo su alrededor, que golpeaban sus escudos, el suelo o sus pechos mientras gritaban en la euforia de la potencial victoria. La Descendiente del viejo comandante comenzó a caminar hacia el enemigo, su lanza apuntando al suelo, mientras éste comenzaba a levantarse lentamente de aquella ráfaga interminable de ataques.

La diferencia de tamaños se había vuelto inútil. El Robot arrodillado frente a ella, como si la aceptase como su superior, pero intentando levantarse, tratando de volver a combatir con ella. Si tuviera ojos en lugar de sensores, su mirada se encontraría con la suya, pues su forma humanoide hacía a la chica mirar su cabeza. Era su oponente, no lo combatía por respeto, tampoco por una diferencia de creencias, lo hacía porque había tenido suficiente. El Agresor había cambiado.


Ellos fueron quienes fueron atacados, ellos perdieron aliados, ellos perdieron amigos para siempre, y esto es lo que genera ira. Odio... Si hubieran muerto todos, El odio se habría confundido por miedo, aplacando la región en control de quien controlase tales máquinas. Pero no contaban con la presencia de una chica, decidida a no derramar una lágrima hasta que el último de sus enemigos haya caído. Y casi lo logra. El robot comenzó a resonar... un pitido extraño y rítmico. Similar al sonido que las bombas del nobunaga mercader...

Todos retrocedieron ligeramente sin saber porqué. Sus instintos funcionales ante el peligro les advirtieron del peligro que su adversario representaba. No solo por la cercanía, ahora también era por algo que no entendían, no necesitaban entender, pero conocían el efecto, obligando sus mentes a reaccionar y retroceder. La extensa batalla previa los condicionó a reaccionar ante tales cosas. No fue hasta unos momentos que notaron la similitud entre los sonidos de las armas usadas por el mercader y el sonido que el cuerpo de este gigante transmitía.

Kyle:
Ese sonido... Es como el de...

Caballero:
¡Las explosiones! ¡Esa cosa es una bomba gigante!


Instantáneamente, la Samurai reaccionó. ¿Iba a explotar? ¿Esa cosa? Entonces debía de destruírla antes de que ocurriera eso.


Sus ataques de área, incluso con Hâten, habían hecho apenas suficiente daño. Debía acercarse. Así que así hizo, comenzó a acercarse al enemigo, usando Hâten una vez más para obtener la fuerza del enemigo, y así realizando un salto que ningún humano debería poder. Pronto se colocó en el hombro de su adversario. Bajó su Katana y con fuerza usó Kartar Strike en la articulación para que ésta cayera. El brazo restante de su adversario finalmente cayó.


Rápidamente, entonces apuntó su arma hacia la cabeza del Nobunaga, solo para ser arrojada fuera de balance con un movimiento rápido del robot. Quien comenzó a correr hacia la fortaleza. Sosteniéndose de un cable suelto del robot, Ruumi supo que debía detenerlo. Se impulsó al suelo de nuevo y levantó su arma una vez más. Se puso bajo uno de sus pies, y cuando éste pisó la punta de su lanza, fue arrojado fuertemente por el poder de aquella habilidad de la chica.

Ruumi:
Mitama de poderosos guerreros, bríndenme su poder ahora para acabar con éste enemigo...


Levantó la mano, rodeada por la energía de los Spirits que posee. Sintió su Prana entera ser drenada de golpe por aquello que estaba por hacer. La energía Eléctrica en su mano comenzaba a fluír directamente hacia la energía de viento en la punta de su lanza a través de su cuerpo. Cualquiera que sepa de spirits sabe que combinar dos al mismo tiempo es no solo difícil si no costoso. Pero no le importó, mientras cargaba de electricidad de Chidori sharp spear su ataque de Gale Stinger.

Ruumi:
¡Y QUE NO VUELVA JAMÁS!


El resultado fue un disparo de viento y electricidad de increíble poder. Ruumi cayó sobre una de sus rodillas, pero el Nobunaga aún no tocaba suelo. Y ella no lo dejaría simplemente caer entero. Apuntó su lanza, su cabeza comenzando a doler horriblemente y apuntó su lanza una vez más. Concentró tanta energía fuera posible en Gale Stinger, todo lo que le quedaba, y disparó.


Harvest

Fragmentos de metal cayeron al suelo tras el impacto. Solo partes de lo que una vez fue el gran Nobunaga Tenshin G Max... Los caballeros y Samurai finalmente aliviados miraron a su campeona caer de rodillas finalmente, cuando el último trozo del enemigo cayó al suelo. Se miraron, no hubo gritos de alavanza ni celebración, no en ese momento, al menos. Hubo silencio, como en trance de la incredulidad. Había terminado.

Taisuke:
Hiciste bien... vamos, ponte de pie.

El Daimyo samurai se acerco a la chica de rodillas, se agachó a su lado y trató de ayudarla a levantarse. Al menos esa era la intención. Pero ella siguió allí. No quería levantarse, no aún. El Daimyo miró su rostro, pero... no encontró lo que esperaba. Esperaba cansancio... pero no lágrimas. Decidió callar. Miró a las tropas que había traído y levantó la Katana para anunciar la victoria. Ella solo siguió allí, mientras escuchaba lentamente una risa, luego otra, luego otra... seguidas de varios fetejos...


Pero tales voces no eran la suya. Y muchos al igual que ella, no podían si no mirar a los que celebraban con cierto recelo. Habían perdido varias vidas hoy... pero aún así, estaban felices de seguir con vida. Cada voz a la distancia, hacía que Ruumi sintiese un ligero fragmento de su corazón roto volver a juntarse... Perdió a su líder... perdió a un viejo amigo... ¿Valió la pena...?

Caballeros:
¡Ruumi nos salvó!

Samurai:
Si Harusame la viera ahora...

Caballeros:
¡Rem no nos ha abandonado! ¡Por eso nos envió una campeona!

Samurai:
Sus ancestros deberían estar felices.

Y lentamente, escuchó a la distancia las voces de los supervivientes. Aquellos que conocía de hace muchos años atrás hablaban de su crecimiento, aquellos que no, solo hablaban de sus actos actuales... pero estaban de acuerdo en una cosa, había hecho bien... Miró hacia el cielo, lentamente llegando al crepúsculo, buscando en las estrellas algo que alguien le había dicho. "Siempre hay esperanza". Efectivamente... una parte del cielo comenzaba a oscurecer y las estrellas aparecían...


No le falló a Shinja... en el final, cree haber sentido un suave tacto sobre su cabeza... Al final, había probado ser humano... Se puso finalmente de pie, mirando hacia el atardecer a la distancia... su rostro aún manchado de lágrimas, mientras las voces a su alrededor le otorgaban un dulce anodino a su dolor. Finalmente, con su respiración aún errática, se dio la vuelta y los caballeros la vieron andar, casi arrastrando su cuerpo por el cansancio hacia la fortaleza.

Caballero:
¡Aquí viene!








En las horas que siguieron, el fuego se apagó completamente. Los Samurai se retiraron sin una palabra, solo Ruumi entró a la fortaleza de Durandal, donde los caballeros realizaron un pequeño festejo tanto en nombre de su victoria como de su proclamada campeona; la elegida de Rem. Poco después, llegó el momento de abandonar el jolgorio y dedicarse al adiós. Los caballeros reunieron las pertenencias de sus compañeros caídos, así como de su Líder y realizaron sus ritos de despedida.

Ruumi se dirigió solitaria hacia la ubicación donde Shinja había muerto y realizó lo mismo, pero en sus términos culturales... No pudo si no entristecerse de recordar que aquel amigo suyo no tenía familia de la que hablar... se llevó lo que restó de él consigo, recordando los rituales que se le habían enseñado de niña por su madre, que intentaba siempre enseñarle a ser una sacerdotisa.


Su día estaba por terminar... sabía que no había más que hacer hoy, así que regresó a casa, esperando que el día siguiente fuera mejor...







While Waiting for a Star


Allí estaba ahora, sola en aquel baño... Reflexionando... hay momentos que te obligan a detenerte a pensar... y entre estos está el baño. Estaba recordando todo lo que había ocurrido... El ataque, la muerte de Fargus y Shinja, el papeleo que no terminó... su mente era un desastre, que pasaba por mil y un cosas. Pensaba en Shinja, cómo en el último momento realmente fue humano... en Fargus, que aún sentía haberle fallado... En Kyle, cómo Taisuke le había pedido ser líder de los caballeros... En la misión que no hizo que Fargus le encomendó... En lo que hubiera pasado si no hubiera decidido ignorar tal misión... En sus compañeros en bynquister...


Tras lo que hizo aquí hoy, ver a los Samurai luchar por los caballeros... ¿Tal vez deba volver...? Pero solo han sido cuatro días... no ha sido ni una semana desde que se marchó. ¿En verdad los extraña...?
Bueno, la verdad es, por algún motivo, ahora mismo desearía estar en los brazos de Karee... O también Lycoris una buena amiga con quien llorar, reír y gritar... aunque lo que predomina ahora mismo, en esta casa es ese sentimiento de soledad... Y ahora era cuando menos quería estarlo.


Tal vez el vapor está empezando a afectarle... eso es lo que piensa cuando decide salir por fin. Se pone una ropa ligera para dormir, pues no piensa volver a salir y se dispone a por un tiempo olvidar todo. El sueño es lo que le trae consuelo, sabiendo que cuando despierte sus problemas seguirán allí, pero mientras esté dormida, podrá olvidarlos...




Drop


Inevitablemente, la mañana siguiente llegó. Ruumi se preparó como todos los días... colocó su lanza en su funda y su Katana en su cinturón. Este día portando su ropa usual de Samurai mientras toma un caballo para visitar Durandal una vez más...

Mensajera:
Disculpe, Señorita Hikami.

Ruumi:
¿Huh...? UHm... si, ¿que ocurre?

Mensajera:
La busca el señor Seigaku.

Ruumi:
Oh... gracias.

Parece que será otro día ocupado... Realiza un suspiro, mientras deja atrás su hogar para dirigirse hacia el castillo de su nuevo maestro... el largo viaje será otro de esos momentos de reflexión...
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Zhadow el Dom Jun 04, 2017 6:51 pm



Abraxas tears (ost)



Beagalltach, enorme Castillo conocido no solo porque es el lugar donde habita el pilar de Brynquister, sino porque también habitan todas sus fuerzas y demonios pasan por los corredores como si fuera algo natural…a veces, la mayoría suele estar a fuera pero otros que ya prácticamente son parte del “hogar” se la pasan tranquilamente en el sitio.

Por otro lado, en el patio del castillo se encontraban 2 personajes curiosos entrenando arduamente, uno de ellos era Abraxas que estaba mirando a los lados constantemente antes de rápidamente dar un salto para esquivar un ataque que venía de alguien invisible, ese personaje que salía de su camuflaje era Orobas quién solo asentía al ver como su ataque falló


Oribas: Niiiice, sabes esquivar sin duda eres toda una rata rastrera




Abraxas: Hey gracias, uno debe saber como moverse para sobrevivir lo que yo huehuehue

Orobas: Sin duda tienes la actitud de un ganador, es justo lo que buscaba en alguien, digo, si, Ayayay es grande y podría molerte en pedazos con solo su dedo índice y gordo, pero es…aburrido, con todo eso del honooooor ufff a veces me cansa, pero tu amigo mío, comprendes el arte de la traición de los engaños…pero la diferencia es que eres 100% actitud…tu habilidad ehh…(ve un dummy completamente limpio y la pared en la que reposaba había un montón de agujeros de bala)…no es muy buena.


Abraxas: Huehue siempre he creído que todos tienen un talento escondido

Orobas: Viejo, primero encuentras una mancha en mi armadura antes de encontrarte una habilidad nata para acabar con ejércitos de enemigos kekekek

Abraxas: Hehe oh vamos, no puedes culparme, este no es mi cuerpo, si fuera el mío estoy casi seguro que podría hacer cosas más locochonas huehue.

Orobas: Lo que tu ocupas no es un cuerpo, lo que ocupas son herramientas

Abraxas: te escucho




Orobas: Todos sabemos que el poder está en el traje, si, tienes una ropa que te da resistencia a que te escupan kek, pero eso no es suficiente, ocupas verdaderas armas que hagan el trabajo por ti.

Abraxas: Hey, me gusta que hagan las cosas por mí, por eso le di la pócima a brunilda

Ambos: kekehuehukekehuehekehuehekheue

Ambos caminaron a una puerta al jardín para entrar de vuelta al castillo, empezaron a avanzar por pasillos por donde segadores igualmente caminaban tranquilamente, incluso Orobas los saludaba y estos correspondìan aun si fuese de forma informal, Abraxas no dudó en que el nightlord ya tenía mucha reputación en él lugar

Sugam: ¿oɹǝñɐdɯoɔ oʌǝnu oɹʇsǝnu ɐ ɹnoʇ un sɐp ǝl? ¿ínbɐ soɯǝuǝʇ ǝnb oɹǝd?

Ambos voltearon a ver como Sugam salía de una puerta con una mujer atada en varios anillos dorados que la imposibilitaban moverse con un...curioso gag en la boca pues era un tomate lo que estaba incrustado entre sus labios y aun más curioso era que no la estaba cargando simplemente era como si estuviese flotando mientras se retorcía a como podía pero la fuerza invisible la hacía levitar siempre al lado del demonio de curioso hablar sin poder escapar a ningún lado



Orobas: Kekeke inche Sugam, agradece que ya me acostumbre o te ignoraría por no dejar de hablar así. Pero simon, vamos a la armería, tengo algo que darle a nuestro amiguito aquí presente

Sugam: ɐun ɹɐɔsnq ɐ ɐƃlɐs lé ǝnb ǝɹǝınb ǝıpɐu ǝnb sǝqɐs ɐʎ 'sɐqoɹo ouɐɯɹǝɥ nʇ ɐ ɐɔıɥɔ ɐl ǝlɹɐp oqǝp oɹǝd ɐíɹɐñɐdɯoɔɐ sol ɥɥɥo

Orobas: Si, nadie quiere eso kek

Sugam: ˙opuɐɹǝdsǝ éɹɐʇsǝ ǝʇ 'sǝuǝƃíɹo snʇ sǝqɐs ǝnb ɐɹoɥɐ sopɹǝnɔǝɹ souǝnq ǝʇɹɐp ǝʇɹǝɔɐɥ ǝpǝnd ǝnb uǝınƃlɐ óƃǝll ǝnb oǝɹɔ oɹǝd 'sɐsoɔ sɐɥɔnɯ ɹɐpɹoɔǝɹ sǝpǝnd ou unɐ ǝnb ío 'ozoqɐlɐɔ lǝp ɐǝɹá lǝ uǝ ǝɯɹɐɔsnq ǝp ɹoʌɐɟ lǝ ǝɯzɐɥ ollǝ uoɔ sǝqɐɔɐ opuɐnɔ 'sɐxɐɹqɐ oɹǝd˙˙˙ouıɯɐɔ ıɯ uoɔ éɹınƃǝs ǝnb ol ɹod 'sǝ ísɐ




Abraxas: …Creo que te entiendo…No mucho huehue, pero capté la palabra calabozo así que suena divertido ver como torturan gente y esas cosas huehue

Orobas. Yo te lo llevo cuando acabemos

Los 3 demonios asintieron (y la amordazada negaba intensamente con la cabeza) y siguieron con su respectivo camino. Después de un rato los 2 demonios llegaron a una puerta roja adornada con cráneos y espadas, era sin duda la entrada a la armería de la que Orobas hablaba.

Orobas: Hora de convertir a un papanatas en un papanatas peligroso

Armory (ost)


El Nightlord abrió la puerta para mostrarle a Abraxas la habitación. Era un cuarto algo amplio, lleno de vitrinas de madera con cristal de vidrio para mostrar que en su contenido, en el cual variaban muchas armas que iban de guadañas …a Guadañas grandes, guadañas chicas…Bueno, había muchas guadañas, había algunos escudos espadas y mazos colgados en la pared pero lo que màs destacaba eran las guadañas y las distintas estatuas cubiertas de armaduras de segadores




Abraxas: Hehehe si vas a enseñarme a usar guadaña es que deben quedarte muchos milenios de vida huehue

Orobas: kek che inutil, pero no te preocupes, se que lo tuyo no son las guadañas.

Abraxas: Entonces ¿que cosa buenas hay por aquí? (dice tomando una maza de picos) Porque estas me parecen algo genéricas (dice tomando otras 2 y empieza a hacer malabares con ellas)

Orobas: ¿Como es que pa esas pendejadas si tienes fuerzas y destreza?

Abraxas: Todo se trata de la técnica…(ve que ahora esta haciendo malabares con solo 2 mazos porque uno se encajó en el techo)...que aun ocupo mejorar




Orobas: Se ve kek, pero lo bueno está por aquí

Orobas apuntó a una entrada que no tenia una puerta sino algunos adornos de cuerda con figuras artesanales demoniacas pequeñas como aquellas que hay en las tiendas de películas de Vygor para indicar que son las películas de adultos donde muestran el lado de Aiden que los niños (ni mujeres embarazadas) no deben ver. Abraxas asintió y lo siguió al lugar ignorando por completo los mazos, uno cayendo al piso y otro sobre una vitrina, derrumbándola y haciendo que esta se incline a otra vitrina igualmente tumbándola. Orobas solo soltó una leve risa y prosiguieron a la siguiente sección

Orobas: Esta mi amigo, es la armería para los demonios

Este era un cuarto más pequeño con adornos más góticos y en la entrada había unos pilares con estatuas de gárgolas. En el lugar había algunas armas variadas, algunos guanteletes que emanaban maldad, un espacio vacío donde debería estar la espada de Orobas y junto a esa había igual un estuche vacío con forma de chakram y para variar había otro escuche no vacío donde reposaba un rapier que emanaba un místico poder, cabía a destacar que había una baraja de cartas al lado del arma.

Había otras cosas como garras, algunas armaduras hechas para ciertos tipos de demonios que iban de algo monstruosos a algo más humanoide, incluso había armaduras para cubrir las alas, en fin, había bastantes herramientas pero a lo que se acercó Orobas era una sección donde había algunos ataúdes de acero reforzado con nombres gravados en ellos





Escalon (ost)


Orobas: Hmmmm…veamos…Aquí esta, Shax, aquel que donde ponía el ojo ponía la baja.

Abraxas: ¿Shax? ¿es una marca de ropa? hehe

Orobas: Nope, en estos ataúdes guardamos el equipamiento de demonios que murieron y alcanzamos a recogerlo o en el caso de Shax, un equipamiento que nunca logró ponerse .

Abraxas: Supongo que le hizo falta hehe

Orobas: Kek, y si, era un excelente pistolero, algo amargado pero hacía muy bien su trabajo, era un mercenario que incluso mataba a los de su especie si se lo encargaban. Humanos, demonios, animales mutantes, para el todo era su presa con el pago necesario, un demonio de sus habilidades iba a sernos muy útil, nuestro propio mercenario que no le importaba salir a tirotear por el día o por la noche, era un bastardo sigiloso que conseguía su objetivo no importaba como, muchos trataron de darle caza, muchos fallaron aun a plena luz del día, incluso el bastardo consiguió una canción popular entre los demonios después de que mató a un cazador cuyos padres eran de Valaflam pero se vinieron a vivir aquí y le enseñaron un estilo mixto de cacería combinado con el arte de tiro de esas tierras, era de los mejores pero…Bueno, Shax fue mucho mejor kek.

Abraxas: ¿Y si era tan bueno porque se murió?


Orobas: Bueno, se metió en una misión complicada, se le solicitó acabar con algo con lo que nunca se había enfrentado, Wyverns. El bastardo lo intentó pero estaban cuidados por todo un gremio, y aun así logró matar algunos miembros y se llevó uno de esos Wyverns a la tumba con él, irónicamente lo mató otro cazador que también venía de Valaflam, me pregunto si habrá conocido al primero (abre la tumba y saca una máscara) esto fue todo lo que quedó de él y estoy seguro que muchos cazadores no podrían olvidar esta máscara.

Abraxas: Huhuhu (toma la máscara) Así que un pistolero ¿Eh? Creo que sé a dónde quieres llegar

Orobas: Entiendes rápido, ese cuerpo tuyo parece que entra en la medida de Shax, así que ¿por qué no te pruebas la armadura? Es de muy buena calidad y tiene algunas…propiedades especiales sin mencionar que viene con esta hermosura

Dijo sacando de la tumba una arma de fuego completamente personalizada, era un especie de rifle pero emanaba un aura demoníaca señal de que estaba hecho especial para la raza. Se veía sumamente estilizado y tenía algunas ranuras en señal de que no era una arma ordinaria

Orobas: Con estas preciosuras seguro aumentamos tu poder mucho más kekeke, si te chingas a tus amiguitos de unos buenos plomazos de este bebé

Abraxas: Hehe ¿Pues qué estamos esperando? (dijo mientras tomaba la máscara y se la ponían encima de la suya) Creo que me hace falta un nuevo look para demostrarle a mis buenos amigos quién es el que manda en este cuerpo huehuehue!



________________________________________________________________________________


Shax:


Big Iron (ost)


To the town of Ozden rode a stranger one fine day
Hardly spoke to folks around him, didn't have too much to say,
No one dared to ask his business, no one dared to make a slip
The stranger there among them had a big iron on his hip,
Big iron on his hip

It was early in the morning when he rode into the town
He came riding from the south side, slowly lookin' all around
"He's a hunter loose and runnin'", came the whisper from each lip
And he's here to do some business with a big iron on his hip,
Big iron on his hip

In this town there lived a hunter by the name of Valaflam Red
Many demon had tried to take him and that many demon were dead
He was vicious and a killer, though a youth of twenty four
And the notches on his pistol numbered one and nineteen more,
One and nineteen more

Now the stranger started talkin' made it plain to folks around
Was a Demon mercenary, wouldn't be too long in town
He came here to take a hunter back alive or maybe dead
And he said it didn't matter that he was after Valaflam Red,
After Valaflam Red

Wasn't long before this story was relayed to Valaflam Red
But the hunter didn't worry, demon that tried before were dead
Two hundred demon had tried to take him, two hundred demon had made a slip,
Two hundred one would be the demon with the big iron on his hip,
Big iron on his hip

The morning passed so quickly and it was time for them to meet
It was twenty past eleven when they walked out in the street
Folks were watchin' from their windows,
Every body held their breath,
They knew this gruesome demon was about to meet his death,
About to meet his death

There was forty feet between them
When they stopped to make their play
And the swiftness of the Demon is still talked about today
Valaflam Red had not cleared leather fore a bullet fairly ripped
And the demon's aim was deadly, with the big iron on his hip,
Big iron on his hip

It was over in a moment and the folks had gathered 'round
There before them lay the body of the hunter on the ground
Oh, he might have went on livin' but he made one fatal slip
When he tried to match the demon with the big iron on his hip,
Big iron on his hip

Big iron, big iron,
Oh he tried to match the demon with the big iron on his hip,
Big iron on his hip



_________________
avatar
Zhadow
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 1650
Fecha de inscripción : 20/12/2010
Edad : 22
Localización : Spagonia

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Mar Jun 06, 2017 9:14 pm

Memories of a Journey

Antes, cuando era joven y su cuerpo desbordaba energía por cada uno de sus poros, moverse entre la gentuza y admiradores era realmente fácil. Un Pulse era suficiente para desaparecer del lugar y esquivar a cualquier fanática/o o turba. Pero en su condición actual, el solo hecho de caminar por una calle concurrida era un riesgo del cual no podía escapar. Sus únicas opciones eran rápidamente inventar una excusa, y si todo fallaba, quick-summonear a Mara para un Marin Karin. Pero cuando la turba pasaba de decenas a cientos, las posibilidades se acababan, y Aiden ya estaba preparado para perder todo su día y tarde allí de no haber sido por la oportuna intervención de uno de sus compañeros. Aun mareado por el viaje, Karee aparecía frente a él, reportándole las buenas nuevas con respecto al reclutamiento y posteriormente consultándole sobre el pasado


Aiden: Muy bien, empecemos desde Valaflam... ¿recuerdas lo que hicimos antes de llegar a las Wild Wastelands...?

Karee:
-asiente- Valam, infierno, el viaje en carreta, Draco y Malfoy. Tengo una buena memoria cuando estoy realmente consciente de mí mismo

Aiden:
-sonríe-. Eso me ahorra mucho

Había llegado el momento de sincerarse. Karee se lo merecía, después de todo, él mismo le había dado una muestra de confianza no sólo haciéndose partícipe de su plan sin regañadientes, sino que aceptándolo como un líder. Un líder... Aiden nunca lo había sido hasta entonces. Como joven, era despreocupado, arriesgado y testarudo, pero su inconmensurable poder lo amparaba, y siempre salía victorioso. Ahora, sin ese poder, había comenzado a entender y hacer suyos esos conceptos que antes le eran esquivos. El peso de un grupo de personas sobre sus hombros, preocuparse por el bienestar del resto por sobre el suyo, tomar las decisiones importantes, levantarlos cuando estén caídos... Pequeños detalles que poco a poco lo habían ido formando como persona. Como una nueva persona.

Aiden: ("Si el resto te ve deprimido, ellos tenderán a deprimirse también", fue lo que me dijo ella...)

Karee: Aiden?
-exclama al ver que el parchado se había quedado en blanco-. Estás bien?


Aiden:
-asiente-. Sólo recordaba a la abuelita de Yura

Karee: ...?

Aiden:
-carraspea la garganta, que por suerte ya no le dolía-. En ese caso, creo que si nos vamos a la noche justo después de haber salido de Valaflam, podré responderte más de una pregunta al mismo tiempo

Karee: La noche después de haber salido de Valaflam...
-se sonroja levemente, gesto que Aiden percibe-. S-Sí, la recuerdo bien

Aiden: ¿Oh? ¿Por qué parece como si la recordaras más "bien" de lo normal?

Karee: Esa noche, yo y Ruumi... Tú sabes

Aiden: Esa misma noche?!

Karee: Qué? Algo más ocurrió?

Aiden: Querías te contara lo que pasó entre yo y Brunilda, no?

Karee: No me digas que...


Aiden asintió sin decir una palabra. El prospecto a cazador lo miró detenidamente tratando de encontrar un deje de mentira o burla en su expresión, pero no. Entonces realmente, ¿esa noche Aiden se le había declarado a Brunilda, como lo había hecho él con Ruumi? pensó el pelirrojo, sin saber aun que las cosas habían escalado mucho más rápido en el caso del peliblanco. Este, por su parte, aun sentía cosas cuando recordaba aquella noche. No sólo porque aquella fue su primera experiencia sexual en mucho tiempo (y también la última que ha tenido), sino porque significó un montón de cosas, cosas que, nuevamente, creyó que debía sincerar con el ladrón

Aiden: Realmente yo y Brunilda habíamos comenzado a acercarnos desde antes -exclama el clérigo, llevándose las manos a los bolsillos mientras comienza a caminar a las afueras del callejón. Karee lo mira como preguntándose si está bien salir luego de lo de la turba, a lo que el clérigo lo miró de reojo y asintió-. Desde mucho antes, te estoy hablando de Amagi


Karee: Je... Las cosas han cambiado mucho desde aquella primera visita a Amagi

Aiden: Demasiado. Algunas han cambiado mucho más de lo que me gustaría, para serte sincero

Karee: Creo que concuerdo
-ambos se movían, esta vez, subiendo unas largas escaleras-.

Aiden: Pero bueno, el caso es que desde ahí comencé a sentir algo hacia ella. Y ese algo fue intensificándose a medida que pasaba el tiempo, llegando a su climax en los días posteriores al asalto a Infierno

Karee: Curioso, si pensamos que no estuviste en aquel asalto

Aiden:
-asiente-. Eso me valió una patada en mis partes pudendas, pero posteriormente, esa misma noche, la consumación de lo que, en ese entonces, creí que era amor.... La verdad, creo que al menos por un momento ambos creímos que estábamos enamorados uno del otro


Karee: Hasta cierto punto suena tierno, aunque raro conociéndolos a ambos... ESPERA, a qué te refieres con "consumación"?!
-esta vez el joven no pudo ocultar el rubor-.

Aiden: Consumación, coito, sexo... Los románticos le llaman hacer el amor, los ebrios, revolcarse

Karee: O-Oh! Eso!

Aiden: Karee...
-no era primera vez que veía esa reacción. De hecho, la había visto en otro de sus compañeros, Yura, hacía ya mucho tiempo, en Amagi-. Nunca lo has hecho, verdad?

Karee: Yo...
-suspira-. No, nunca -el ladrón baja la cabeza. Quería ser sincero, sí, pero los recuerdos de las burlas de Brunilda la noche anterior seguían incomodándole un poco. Por eso, no pudo evitar sorprenderse al ver una reacción totalmente diferente en el antiguo héroe-.


Aiden: Está bien, ya llegará tu momento Karee. Hazlo con una persona que ames... No importa si no es la definitiva, pero cuando vayas a dar ese paso, que sea junto a alguien que de verdad quieras desde lo más profundo de tu ser

Karee: ...
-recuerda lo que ocurrió ayer con Ellie. No esperaba encontrar en Aiden un refuerzo a aquella postura que muchos pudieran considerar cobarde o hasta marica-. Je... Gracias, Aiden. Lo tendré en cuenta, pero no esperes que te cuente cuando lo haga

Aiden: Descuida, podré verlo
-exclama mientras su ojo comienza a brillar, pero rápidamente lo apaga-. Es broma

Karee: Aunque, entonces era cierto...
-dice para sí mismo el pelirrojo, aunque Aiden consigue escucharlo-.

Aiden: Si sabías para qué me haces decirlo? -lo mira de reojo levemente indignado-.

Karee: -niega con la cabeza-. No es que lo supiera, pero hay ciertos... Fragmentos de mi mente, que ahora que los uno con tu versión, me hacen percatarme de aquello.

Aiden: Bueno, si no mal recuerdo, fuiste tú mismo el que les reveló a todos que yo y Brunilda lo hicimos...
-suspira-. No muy buenas memorias, si me lo preguntas

Karee: Oh... Lo lamento. Supongo que tiene sentido, todos esos recuerdos de cuando fui poseído por la oscuridad están rotos e inconexos. Incluso aquellas cosas que dije sin querer... Y todas esas cosas que hice o traté de hacer

Aiden: Comprendo. A fin de cuentas todos tenemos un lado malvado después de todo, la única diferencia es que el tuyo salió en un mal momento
-ríe para sí mismo el clérigo, mientras llegan finalmente a destino: El mirador de la ciudad, un lugar enclavado en un cerro que dejaba ver gran parte de Mehruntosh-.


Karee: Vaya, realmente tuve que haberme dado el tiempo de recorrer este lugar... Es completamente diferente a Denebrys, Parcelyte, o cualquier pueblo en el que hemos estado

Aiden: Hay una fábula popular que dice que Bynquisterr era la región preferida de la diosa Rem en el momento en que creó el continente. El Rey Demonio, molesto del paraíso en la tierra que había creado Rem, maldijo la región con la llegada de demonios que azotaran y azotaran Bynquisterr hasta perecer. Desde ese momento, hay una pugna constante entre los hijos de Rem, es decir, nosotros, los humanos; y los hijos del Rey Demonio, vale decir, los demonios. Es una historia que se les cuenta a los niños en las escuelas de la ciudad, para explicar este caso "especial" que tiene Bynquisterr y su estrecha relación con las criaturas demoníacas.

Karee: Será para niños, pero explica mejor que muchos libros y atlas la realidad de este lugar
-ambos se quedan en silencio, observando el paisaje, sintiendo el viento mover sus cabellos-.

Aiden: ... Entonces, al mismo tiempo que ustedes se declaraban, yo y Brunilda estábamos en medio del bosque haciéndolo

Karee: Pffffftt
-el rogue deja salir una risa aguanta ante lo hilarante de la situación-. Creo que desde ahora aquella noche, que tenía en tanta estima, la recordaré desde una perspectiva completamente diferente

Aiden:
-suspira-. Sea como sea, luego de las Wild Wastelands y Denport, las cosas fueron de mal en peor. Tu presencia como una amenaza para el grupo nos puso en tensión, y poco a poco yo y Brunilda nos fuimos distanciando. El resto es historia

Karee: Ya veo... Luego de eso, en Unukalhai ella comenzó a salir con Vance, y allí es donde sí recuerdo las cosas con claridad

Aiden: Pues ahí lo tienes
-le sonríe-. Primera pregunta resuelta. Aunque, hay algo que llevo pensando desde hace mucho con respecto a esa relación que tuvimos -exclama el parchado llevándose la mano a la barbilla-.

Something Inside


Karee: El qué?

Aiden: Que eso no era... Normal
-el saboteador lo mira extrañado. Aiden trata de pensar en las mejores palabras para darse a entender-. Cómo te lo explico... Cuando vez a Ruumi, qué es lo primero que sientes dentro de tu cuerpo?

Karee: Lo primero? Pues, está la respiración que entra por mis pulmones, también la sangre que recorre mi cuerpo. Mis músculos se irritan, trago saliva, bajo unos dos centímetros el hombro izquierdo y por algún motivo me relamo el segundo molar izquierdo
-comienza a decir el joven, casi como si estuviera recitando todas las reacciones del cuerpo humano que se sabe al detalle gracias a su entrenamiento de la aguja-.

Aiden: No, no! Hablo de, lo primero que sientes, qué cosa diferente sientes cuando la vez

Karee: Hmp...
-lo piensa unos segundos, tomándose muy enserio la pregunta-. Mi corazón. Mi corazón se acelera y comienza a latir el doble de rápido

Aiden: Exacto. Cuando vez a "esa" persona, inevitablemente tu corazón se agita, tus pupilas se dilatan, entre otras cosas. Es algo que proviene directamente de aquí
-se apunta al corazón-. Pero, meditándolo, la atracción que sentía por Brunilda venía... De aquí -se apunta con ambas manos al vientre-.

Karee: Eso no es una reacción común cuando un hombre ve a una mujer bien desarrollada como ella?


Aiden:
-niega con la cabeza-. La excitación viene después, yo hablo de... Algo en mi interior, un deseo que me sobrepasa, que me decía que debía estar cerca de ella, que debía poseerla... -se toma la frente-. Debo parecer un loco, diciéndote todas estas tonterías sin fundamento

Karee:
-asiente-. Definitivamente. Pero digamos que ya me acostumbré a confiar en ese loco.

Aiden: Je...
-el clérigo comienza a moverse, preparándose para bajar del mirador-. Hay muchas cosas que aun no entiendo sobre eso, pero planeo seguir averiguando. Creo que las respuestas, como ocurre con la mayoría de las preguntas, están en mi interior

Los compañeros y amigos bajaron finalmente del mirador. Podría decirse que caminaban sin rumbo, aunque realmente era Aiden quien se movía mientras Karee le seguía esperando ver a dónde terminaban. Durante el trayecto, la conversación fue un poco más amena, hablando de sus primeros días como elegidos. Aiden le contó que estuvo apunto de matar a Abraxas, mientras Karee le contaba lo mucho que buscaba mantener una imagen seria y hasta cierto punto "badass" frente al resto. Con el tiempo, el clérigo había terminado apreciando mucho a la mitad de ese androide, por lo que matarlo habría sido un tremendo error, mientras que el rogue se había abierto primero con Alistair y posteriormente, luego de Deneb, con todos los demás

Gentle Wind

Karee: Es increíble lo errada que puede ser una primera impresión. La primera vez que te vi y supe de tu historia, no pude evitar pensar que o eras un charlatán o un ególatra a niveles estratosféricos

Aiden: Y yo pensaba que bateabas para el otro lado cuando te veía pasar día y noche con Al
-respondió el parchado en broma... O quizás no tan en broma-.


Karee: Dónde estamos?

Aiden: En una de las ferias del festival.


Puestos de comida tradicional, juegos varios, una casita del terror y mucha gente dando vueltas era el panorama que se presentaba frente a Karee. La mera idea de que, como esa, hubieran otras cuatro o cinco ferias iguales funcionando al mismo tiempo en Mehruntosh hablaba de lo enorme que era aquella capital. El peliblanco invitó al rogue asentarse en una mesa y probar una de las especialidades de la región: El pudín de arándano. Aiden se había ido por lo fácil, y es que nada mejor para mantener contento a su compañero que un dulce, y más si es uno exótico como aquel


Karee: -llevándose una cucharada a la boca-. Realmente está muy bueno

Aiden: Sabía que te gustaría
-haciendo lo propio con su cuchara-. Aquí se da mucho el arándano. Además de pudines, hay jugos, pays, paletas, bombones, y un montón de cosas que aun no he probado

Karee: Ojalá pudiéramos tener más tiempo para quedarnos

Aiden: Sí...
-baja la mirada, mientras apoya su cabeza en una de sus manos-. Antes, sentía que teníamos tiempo de sobra, pero luego de Denebrys, y el pacto que hicimos con Kristya... Cada día vale su peso en oro, me temo, literalmente

Karee: Sabes, siempre me he preguntado por qué hablas con tanta confianza de la reina. Digo, después de todo para mí, como denebrense, es mi "soberana". E incluso gente ajena a Deneb la admira o al menos la nombra con el respeto que merece su cargo. Pero en tu caso... Desde que tengo memoria, siempre la has mencionado por su nombre a secas

Aiden: Kristya... Bueno, querías saber "qué demonios estaba haciendo en Deneb", no?

Karee:
-asiente-.

Aiden: Pues Kristya es un factor clave para entenderlo...

One Form of Love

Para Aiden era difícil hablar de ella. En primer lugar, porque habían hecho un acuerdo mutuo de mantener en secreto todo lo que había entre ambos. Y en segundo lugar, quizás lo más importante, porque hablar de ella era recordarla, y recordarla significaba sentir el peso de no haberla visto hace ya semanas. La carta aun sin respuesta que le había enviado hacía casi 5 días sólo empeoraba la situación. Por eso y mucho más, eran realmente pocos a los que el clérigo les había hablado abiertamente de la reina. Y prácticamente a nadie, sobre los lazos que los unían desde hace mucho antes. Karee sería el primero.


Aiden: A Kristya la conocía desde antes, cuando todavía no era una reina y yo estaba en boca de todos como un héroe -dice el clérigo mientras se termina el flan-. De casualidad has escuchado sobre la invasión de los hombres pez a Denebrys?

Karee: Cómo no escucharlo
-exclama a su vez el ladrón, raspando el plato en busca de aprovechar cualquier indicio de flan que le queda-. Todos por allí lo supieron. Antes de eso, el nombre de Aiden sólo era el de "un tipo de Bynquisterr que mataba demonios, un cazador invencible". Pero luego de eso pasaste a ser considerado un héroe en Deneb. Si me lo preguntas, realmente nunca me creí esa historia del todo. Pensaba que era de esos mecanismos que utilizan las figuras de poder para fabricar un ídolo y darle esperanzas falsas a su pueblo

Aiden: (Realmente, está mucho más hablador que de costumbre. Espero no planee hacer alguna locura y esta sea su despedida o algo por el estilo)
-ambos se levantan de la mesa y comienzan a caminar por la feria-.

Karee: Yo estaba en Denport ese día, iba constantemente a repartir mi botín y a reunirme con Miriam y el resto de la oposición. De todas formas, si ahora eres tú mismo el que me lo dice, supongo que no tengo más razones para desconfiar

Aiden: Fue ese día donde la conocí, hace ya largos cinco años. Me sorprendió que una princesa estuviera en el campo de batalla defendiendo a su pueblo en vez de escondida en el palacio, y las buenas migas que hice con ella me permitieron hospedarme ahí mismo en los días posteriores

Karee: Y durante esos días posteriores...
-"click", la mente de Karee parece dar con algo-. Fue una de las veces que intenté entrar al castillo, ese día en que nos vimos!

¿¿??: Debo reconocerlo, eres el primero que logra atraparme


Aiden: Quién... *pant* Quién eres? Por qué haces esto?

¿¿??: Yo sólo soy una sombra que hace lo que cree que es correcto. Batallo para terminar con la desigualdad que existe entre Denebrys y Denport, provocada por esos inquisidores...

Aiden: Pero eso no te da derecho a hacerle daño a personas inocentes, a la princesa y sus guardias!



¿¿??: Oh, ahí estás equivocado. Yo jamás asesino, y trato de hacer el menor daño posible en cada operación. Podrías llamarme un...saboteador.

Aiden: -asiente-. Fue una petición de ella, de hecho. "Le llaman el saboteador y ha estado generando problemas con los suministros. Por favor atrápalo", o algo así me dijo

Karee: Me estás diciendo que fui el objetivo de una misión del héroe legendario?

Aiden: Más bien un favor
-se rasca la nuca, mientras deja caer su cuerpo en una banquita. Karee hace lo propio-. Pero sí, efectivamente fuiste mi objetivo

Karee: Nunca nadie había logrado atraparme después de todo
-sonríe, recordando el pasado- Quien lo diría, que volveríamos a encontrarnos, esta vez como aliados.

Aiden: El caso es que yo y ella nos hicimos amigos desde esa vez. Fueron unos días en los que aprendí montón de cosas y pasé mucho tiempo con ella, pero todo se vio truncado por una llamada de emergencia de Bynquisterr que requería de forma urgente mis servicios

Karee: Así que las vacaciones terminaron abruptamente, eh?

Aiden: Básicamente, sí. Cuando me despedí de ella, le di uno de estos...
-busca de entre sus ropas y extrae el medallón de Calixto Cross-. El mío, ni más ni menos. Era mucho más pequeño, por lo que lo usaba de colgante, y desde ese día pasó a manos de Kristya


Karee: Ya veo... Nunca me había fijado
-exclama el pelirrojo, cruzándose de brazos-. Tampoco es que sea de buena educación estar mirando esa zona después de todo

Aiden: Ese colgante era una promesa de que volvería apenas terminara mis asuntos en Bynquisterr. Pero yo... Nunca volví

Karee: Creo que ya entiendo...
-el ladrón, inteligente, comenzaba a ver claro el panorama-.

Aiden: Poco después de eso comencé a sufrir esta maldición -suspira el clérigo, bajando la mirada visiblemente afectado-. Y nunca pude cumplir mi promesa. Por eso volver a Denebrys acabó volviéndose tan importante para mí, y por eso, fue que me alejé de ustedes durante ese tiempo.

Karee: Entonces, la amistad que tenías con la reina te permitió hospedarte en el castillo mientras el resto lo hacíamos en el Dragón

Aiden: Tú lo has dicho

Karee: ... Vaya suerte tienes


Aiden: Hm?

Karee: De que te perdonara, digo. Le hiciste una promesa que jamás cumpliste, y de pronto vuelves años después para nada más y nada menos que pedirle ayuda. Si le hiciera eso a Ruumi o a Miriam... Lo mínimo que me ganaría sería una paliza

Aiden: Haha! Supongo que tienes razón. Kristya es una buena persona, quizás demasiado...
-se sonroja, evitándole la mirada a su compañero-. Recuerdas cuando te dije sobre la sensación de ver a la persona que amas?

Karee: Oh...

Aiden: Los momentos que pasé con ella en nuestra última visita los atesoro en lo más profundo de mi corazón
-sonríe, sujetándose el pecho y mirando el suelo. Karee no sabía si miraba las baldosas o sus recuerdos-. Y sólo necesité de ellos para darme cuenta que la amo


Kristya: Hasta pronto, Aiden. No lo olvides... Los héroes nunca mueren

Karee: Woah, hablando de cosas inesperadas
-menciona sorprendido el saboteador-. Digo, habían rumores, con todo eso de que fuiste su toyboy, pero nunca imaginé que fuera algo... Así de serio. ¿Se lo dijiste?

Aiden: ¿A Kristya? No... Pero tampoco creo que fuese necesario. La verdad, Karee, y quiero que me prometas mantener esto en extremo secreto

Karee:
-asiente-.

Aiden: El sentimiento que hay entre ella y yo está completamente claro y correspondido. Yo... Creo que es la mujer de mi vida -se sonroja ante el peso de lo que acaba de decir-.

Karee: Pues si lo dices con esa cara de tonto, te creo

Aiden: Me hubiera gustado estar con ustedes durante el período del torneo, más teniendo en cuenta que tu presencia causaba resquemores en el grupo. Pero me mantuve junto a ella y no me arrepiento, la verdad. Creo que esas largas conversaciones a la larga ablandaron su postura y consiguieron que finalmente aceptara el trato que le hicimos, después de todo

Karee: O-Oye Aiden, sé que quizás es extremadamente intruso lo que te voy a preguntar, y si quieres no me lo respondes, de verdad. Pero tú y ella, como pasaron tantas noches juntos en el castillo...

Aiden: Eh? No, no, claro que no. Realmente ella y yo, aun sabiendo lo que sentía el otro, nunca llegamos a hacer nada. No es culpa de ella... Sino mía. Yo fui quien le dijo que no era digno de los sentimientos que sentía por mí


Karee: Enserio?

Aiden:
-asiente-. Le prometí que volvería como un héroe digno de ella, y aquí me tienes

Karee: Vaya... Hay que tener mucha fortaleza para eso. ¿Sabes? Me... Recuerda un poco a lo que ocurrió con Ruumi cuando volvimos a Amagi. Nuestros sentimientos eran claros, pero aun así nos separamos


Ruumi: ... Quiero que te quedes... no ahora... pero... dime que nos veremos de nuevo... quiero que estés allí en mi futuro... Y quiero estar allí en el tuyo.

Aiden: Crees que volverás a verla?

Karee: Sí, no hay duda. Pero cada día que pasa pienso en ella, en si le estará yendo bien o si necesite mi ayuda...
-se ríe para sus adentros-. Aunque bueno, al final de todo siempre era ella la que me ayudaba y no al revés. Quizás deba hacer lo mismo que tú y "volver a ella cuando sea digno de sus sentimientos".

Aiden: No te lo recomiendo
-deja caer su cabeza hacia atrás, tapándose la cara para evitar los rayos del sol-. Hay días en que me pregunto qué hubiera pasado si hubiera dejado que nuestros sentimientos fluyeran. Qué hubiera pasado si hubiera aceptado lo que conversamos muchas veces, y me hubiera quedado allí en el castillo, para verla todos los días.

Karee: Estoy seguro que ella entendió tu decisión

Aiden: Espero que sí... Le mandé una carta, ¿sabes? Han pasado varios días y aun no he tenido respuesta. Espero eso no signifique nada malo

Karee: Las mujeres son complicadas


Aiden: El amor es complicado...


-Fin del OST-

Había sido reconfortante poder hablar, por fin, de todas esas cosas con alguien. Era información que tenía que ver directamente con lo más profundo de sus sentimientos, pero confiaba lo suficiente en Karee como para revelarse. No como antiguo héroe, ni como estratega, ni siquiera como líder, sino como persona, que siente y que ama. El par de elegidos se levantó de la banca y se acercó a lo que parecía ser una obra circense en vivo. Se quedaron viéndola durante unos minutos, disfrutándola, cada uno pensando en la conversación previamente acontecida. De pronto, la voz de Karee resuena entre el bullicio

Coma

Karee: Oye, me quedó una duda más al respecto

Aiden: ¿Sí?

Karee: Si realmente amas tanto a la reina y querías tanto llegar a Denebrys... ¿Por qué pasó todo lo de Brunilda? No es un poco incongruente de tu parte?

Aiden: La verdad es que.... No la recordaba

Karee: Eh?
-la obra había terminado, los aplausos comenzaban, pero ellos se mantenían conversando-. A qué te refieres?

Aiden: Cuando uno se encuentra en coma, tu cuerpo roza constantemente la muerte. Se podría decir que es un largo sueño, en el cual, a veces, estás lo suficientemente consciente de lo que ocurre afuera como para escuchar voces, o más bien, murmullos... Incluso el tacto de otras personas


Karee: Enserio? Vaya, a veces olvido que pasaste varios años en ese estado. No recuerdas nada?

Aiden: Recuerdo voces, pero no sé de quien. También toques, el roce de una mano sobre la mía. Lágrimas... También creo recordar el tacto de lágrimas en mi cuello, y agua... Mucha agua, en determinadas ocasiones. Cuando desperté, tuve que volver a recordar, lentamente, lo que era moverse. Lo que era comer, hablar, leer, todas esas cosas básicas que tu cuerpo olvida ahí postrado en una cama

Karee: Tuvo que haber sido difícil

Aiden: Imagínatelo, cierras los ojos como un héroe invencible y te despiertas como el ser más frágil del planeta, con dolores constantes y habiendo olvidado gran parte de lo que te hace un ser humano
-Karee se mantiene en silencio, respetando el propio silencio del clérigo-. Cuando uno despierta del coma, tu cerebro es quizás el órgano más afectado de todos, y por eso, genera barreras. Barreras impenetrables que evitan que te vuelvas loco, o que simple y llanamente mueras por recordar cosas dañinas para el psiquis.

Karee: Entonces Kristya...

Aiden:
-Asiente-. Mi cerebro bloqueó a Kristya como mecanismo de defensa, para no hacerme sufrir por haberla abandonado. Se podría decir que me engañé a mí mismo para olvidar que alguna vez hice una promesa que no pude cumplir


Karee: Es más complicado de lo que pensé. Aunque interesante, pensar que tu cerebro hizo todo lo posible para protegerte

Aiden: La primera vez que recordé a Kristya, y todo lo ocurrido en Denebrys durante esa época, fue cuando íbamos en el barco de Mao. Recordé la promesa que le había hecho, estaba desesperado por saber si seguía viva, si seguía esperándome... Y el resto ya te lo conté

Karee: Suena abrumador, recibir toda esa información de golpe

Aiden:
-asiente-. Lo fue. Y pues, esa es la razón del por qué ocurrió lo de Brunilda. De haber tenido toda la información desde un principio, probablemente ni siquiera hubiera aceptado pasar por Valaflam y me hubiera ido directo a Denebrys, aunque hubiera tenido que hacerlo solo. De cierta forma, creo que fue lo mejor... Para mi integridad mental y por el bien de la misión

Muchas veces Aiden se ha preguntado si, así como lo ocurrido con Kristya, hay otros recuerdos bloqueados que su mente aun le tiene escondidos en lo más profundo de su ser. Miedo le da la posibilidad de no recordar algo todavía más importante, algo crucial.

Clérigo y ladrón continuaron su camino y ahora se encontraban en un puesto de juegos, en el cual, utilizando unas rudimentarias pistolas, debían disparar dardos a unos objetivos con forma de demonio que se movían de aquí para allá, como un tiro al blanco. Mientras disparaban, continuó la conversación



Father

Karee: Por cierto, ayer nunca te dije cuál era mi verdadero nombre -dice mientras le acierta a prácticamente todos los objetivos-.

Aiden: Hmp... No, no lo hiciste, ahora que recuerdo. Sólo mencionaste que "Karee" no era tu nombre original -dice mientras falla prácticamente todos sus tiros-.

Karee: Keith... Ese es mi verdadero nombre. Keith Fellner

Aiden: Es un buen nombre, me agrada. ¿Alguna razón en particular que te hiciera tomar el nombre de Karee?

Karee: Mi padre...
-vacila un momento, pero luego procede. Aiden le había confiado lo más profundo de sus sentimientos, y él, como mínimo, debía hacer lo mismo-. Karee era el nombre de mi padre. Servía a las fuerzas de guardia de Deneb

Aiden: Era un guardia real?

Karee:
-niega con la cabeza-. Era sólo un simple solado. Uno que fue ejecutado por tener piedad con un rebelde

Aiden:
-el ojo del clérigo se abre de golpe-. (Con que ambos, de cierta forma, perdimos a nuestros padres...) Eso es terrible

Karee: Fue tratado como una basura por los suyos, como un traidor... Por eso tomé su nombre, para limpiarlo. Quiero que todos recuerden el nombre de Karee como el de un buen hombre. Todas mis acciones, cada uno de mis movimientos, han sido impulsados por esa idea. No quiero ser recordado como un héroe, sólo quiero limpiar ese nombre... Con eso me basta


Aiden: Eso es realmente noble, Karee... Je, la verdad es que suena raro decirte así sabiendo el trasfondo, pero tampoco me veo llamándote Keith

Karee: Qué bueno, porque pocos lo saben, y la idea es que eso siga siendo así

Aiden:
-Asiente-. Dalo por hecho. Pero, ¿cómo lograste transformarte en Karee así de fácil? Digo, es como si realmente nadie supiera de la existencia de Keith

Karee: Eso fue porque yo mismo me encargué de deshacerme de él. Le di la "muerte" necesaria para resurgir como Karee el saboteador, rodeado en las sombras, un desconocido total

Aiden: Ya veo
-decía el clérigo, con una mano en la barbilla-. Es realmente un buen plan. Hacerse pasar por muerto, resurgir como otra persona, asumiendo un nombre diferente y llevarlo por delante para darle el honor que se merece. Ni a mí se me hubiera ocurrido mejor

Karee: Je... Realmente no es un plan tan premeditado, simplemente las cosas fueron sucediendo y yo adaptándome a la situación


Finalmente, Karee consiguió un score de 49 y Aiden de apenas 11 en el juego del tiro al blanco, dándole al pelirrojo un pequeño peluche con forma de oso. "Puede ser un bonito regalo para cuando vuelvas a ver a Ruumi", comentó el clérigo al ver que el saboteador estaba apunto de lanzar el premio a un bote de basura.


Looking for a Blacksmith

Karee: Realmente crees que le guste? Digo, no es precisamente una chica de ese estilo...

Aiden: Puede que no, pero si Ruumi es como creo que es, el regalo dará igual. Lo que le importará será tu intención de darle algo y demostrarle que pensabas en ella aun a la distancia

Karee: Supongo...

Aiden: Me pregunto si el parche que lleva se lo pusieron para asemejar mi imagen. Si ese es el caso, se equivocaron de ojo como siempre


Ambos rieron. Realmente se sentían cómodos el uno con el otro, de una forma completamente heterosexual. Quizás tenía que ver con que ambos tenían experiencia. Sabían lo que era la vida y, ya sea como héroe legendario o como parte de la resistencia, llevaban una lucha desde mucho antes que la diosa Rem los volviera formalmente elegidos. Habían pasado poco más de una hora juntos y ya tocaba separarse, no obstante, aun habían cosas que el pelirrojo ocupaba saber

Karee: Por cierto, ¿conoces a un buen herrero por aquí? Estuve revisando mis armas, y la verdad es que, por más que me preocupo por ellas, la mayoría ha perdido el filo o presenta signos de desgaste. No quiero ni imaginar qué ocurriría si es que se me rompen en medio del ataque de mañana.


Aiden: .... Sí, casualmente conozco a un buen herrero
-el joven mira al cielo, suspirando-.

Karee: Enserio? Puedes decirme dónde encontrarlo?

Aiden:
-Asiente-. En el área comercial, muy cerca de hecho de donde me rescataste. Es una herrería pequeña, pero la encontrarás fácil pues siempre hay gente hasta reventar

Karee: Diablos... Si tiene mucha clientela, seguro los precios son altos. Te seré sincero Aiden, estoy en la ruina

Aiden: No, no te preocupes por eso. Esa persona... El herrero, digamos que sé que te atenderá de todas formas


Karee miró extrañado a su amigo. Sabía que algo ocurría, que ese "herrero" no era simplemente un tipo estándar que supiera arreglar armas. No obstante, no quizo jugar con fuego y prefirió dejar la pregunta para una próxima ocasión. Al menos, ya tenía un lugar decidido al que ir, y definitivamente, si conseguía mejorar sus equipos, podría aumentar la chance de éxito en la importante misión que le esperaba

Aiden: Y qué planeas arreglar exactamente? -inquiere el clérigo, mientras ambos salían de la feria y tomaban una de las calles-.


Karee: Pues, algunas de las cosas que he ido recogiendo durante el viaje. Mi capa está vieja, este traje también podría mejorarse, y mi daga... -comienza a revisarse cada uno de sus bolsillos-. Oh, no puede ser!

Aiden: Qué? Qué ocurre?

Karee: Se me quedó la daga en casa
-se lleva la palma al rostro-. Tendré que ir a buscarla más tarde, qué fastidio...

Mientras Karee seguía despotricando contra sí mismo por haber olvidado algo tan básico como su daga, el par continuó llegando hasta el final de la calle. Se encontró frente a frente con el río Gnisis, el único que pasaba por Mehruntosh. A lo lejos, se podía ver el parlamento, al igual que los banderines y el bullicio del área comercial. Había llegado el momento de separarse, por lo que ambos se quedaron allí de pie, frente a frente, con el río de fondo.

Aiden: He estado pensando...

Karee: En qué?

Aiden: En todo. Esta conversación me hizo replantearme muchas cosas, y por eso te estoy agradecido


Karee:
-Sonríe-. Creo que podría decir lo mismo

Future

Aiden: Hey, Karee...
-su rostro se pone serio un momento, o quizás, melancólico-. Qué planeas hacer cuando todo esto termine?

Karee: Uh? La verdad, nunca me lo había planteado
-el ladrón se cruza de brazos, pensando-. Sí, definitivamente no tengo idea

Aiden: Vaya, esa es una respuesta inesperada. ¿Es que acaso la misión te tiene completamente centrado en ello?

Karee: Podría decirse...
-Mira al cielo, luego al río y a su relajante corriente-. Supongo que volvería con mi familia en Deneb. Tengo una madre y una hermanita que me esperan, no sé si te lo dije

Aiden: No, pero me alegra oírlo. Tener a alguien querido a la distancia siempre es un buen combustible

Karee: No obstante, a fin de cuentas soy un criminal, mis opciones están limitadas. Je... Pensándolo bien, aparte de robar y matar no sé hacer muchas otras cosas. Así que me imagino que seguiré haciéndolas, el trabajo nunca termina. Creo que en Brennevin hay mucha gente que necesita la misma "muerte" que yo tuve en su día, y me gustaría darles ese privilegio, de ser posible


Aiden: Es un objetivo noble (con que un criminal, eh? Quizás, con toda la influencia que tengo, eso pueda cambiar en un futuro...)

Karee: Y tú, Aiden? Qué planeas hacer cuando termine todo?

Aiden: Yo? Pues...
-una sonrisa se forma en su rostro. Al parecer, contrario a su compañero, él ya había pensado en eso-. Me gustaría tomarme una vacaciones

Karee: Unas... Vacaciones? Enserio? Ja! Eso no lo vi venir

Aiden: Sí, me gustaría tomarme unos meses... No, con unas semanas bastarían. Me imagino yéndome solo... o con Kristya ,a una isla desierta, o a un lugar muy, muy lejano, donde nadie sepa quienes somos, donde podamos ser sólo nosotros durante unos días. Dar un paseo por la playa, comiendo pays de foca... El paraíso no debe ser muy diferente a eso


Karee:
-el saboteador lo miraba en silencio, legítimamente sorprendido. Muchas veces, no son las historias del pasado las que demuestran que una persona te tiene confianza, sino esos momentos, cuando te dicen sus pensamientos más ingenuos, sus deseos más genuinos-.

Aiden: Si te soy sincero, con todo esto del "Héroe Legendario", no he parado de hacer cosas desde que tenía 12 años. Día tras día, el peso de esas cientos de miles de personas que esperan todo de mí acaba siendo más agotador de lo que te imaginas.

Karee: Yo vivo en las sombras, por lo que me salvo aquello. Pero sí, me imagino que es molesto tener mil ojos encima tuyo todo el tiempo

Aiden: Y después de esas vacaciones...
-el rostro de Aiden borra la sonrisa que tenía y se endurece, mirando fijamente al ladrón-. Me gustaría volver a las andadas, y terminar de una vez por todas con... Esto -se mira las palmas abiertas de sus manos-.

Karee: Aiden...

Aiden: Aunque derrotemos a la inquisición, seguiré preso de este cuerpo maldito hasta que confronte de una vez por todas al Rey Demonio y reclame lo que es mío
-suspira, mira al suelo, y luego nuevamente al denebrense-. Sé que es muy egoísta de mi parte, pues es algo que tiene que ver sólo conmigo. Pero, Karee... Me gustaría contar con tu ayuda, para cuando llegue ese momento


_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1261
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Jue Jun 08, 2017 5:30 pm

The Fabulous Attention Seeking Warrior: Alistair


~City ~ Lives of People~


Antes de la llegada del bicolor a la mansión de los Lovecraft, tenía que caminar. Su naturaleza impaciente no hacía que ésto fuera más simple. Si no fuera porque Sydra iba a su lado, seguramente hubiera empezado a correr hace mucho. Los viajes largos siempre fueron lo más odiado por Alistair. Sobre todo porque le obligan a pensar, cosa que en este momento es lo último que necesita.

Alistair: Estúpido Yura... —Dice, tras lo que empieza a murmullar de manera inintelegible.—

Sydra: ¿Yura? —Levanta una ceja, confundida por la falta de contexto de tal expresión.—  Alistair, habla claro. No entiendo lo que dices.—Sydra lo mira, notablemente irritada por la forma de expresarse espontáneamente del guerrero de rem.—

Alistair: No es nada. —Continúa murmullando, esta vez más fuerte, hasta que finalmente no puede más.— PERO ya que preguntaste...

La Nightwing... no hizo si no suspirar ligeramente. En el momento que le hizo la pregunta, sabía que sería bombardeada de mil y un quejas del joven guerrero. Por un segundo pensó que sería piadosamente excluida de tal destino, pensamiento que fue rápidamente eliminado por una exclamación. Aún así, escuchar a otros es de sus placeres culpables. Y Alistair siempre fue aquel joven que tenía mil problemas. Con gusto escucharía... o al menos pretendería hacerlo, si resulta muy pesado.


Alistair: ¡ES QUE NO ENTIENDO! —Habla, subiendo la voz.— ¿Que tiene ese pelmazo de especial? Yo soy mejor que él. Es lento, es seco, es aburrido, Y SIN MENCIONAR que tiene mal gusto de ropa. ¿Quien lo viste, su abuela? ¡Esa ropa ya no se usa! ¿Y fuerza? ¡HA! Tal vez entrene con Aiden, ¡pero YO estuve en el coliseo y sobreviví! ¿Quien derrotó a Kazan? YO, ¿quien quedó en semifinales del torneo? ¡YO!

Sydra: Oh, ¿el torneo de Denebrys? Ah, es verdad, había una chica llamada Yo'Ajna... No me enteré que llegó a semifinales, pero... ¿Pero eso que tiene que ver contigo?


Bajo otra circunstancia, tal vez hubiera respondido molesto. Tal vez si fuera otra persona. En cambio, solo externalizó la molestia del comentario de la desinformada con una mirada. No estaba bromeando, no era algo de lo qué reír, era una queja honesta. ¿Que diablos pasaba? ¿Celos? ¿DE YURA? No, no podía ser, no de alguien tan... normal como él. Pero... Lycoris... el amor, más que una emoción por si sola, parece ser un amplificador de todas las emociones... miedo, felicidad, odio, tristeza... todas se intensifican cuando añades ese simple concepto.

Y para el rubio, si bien tal pensamiento estaba muy por encima de su mente racional, parecía entenderlo a un punto subconsciente. Estaba perdiendo control... y no le gustaba. Miedo, convertido en ira hacia su "competencia". No se daba cuenta de ello, pero estaba empezando a molestarse. Sydra, notando ésto, le pone una mano en el hombro. Alistair parece calmarse un poco.

Alistair: Es solo que... La quiero, maldita sea... —Habla, subiendo la voz.— Me hace sentir bien...


No era tristeza, era molestia y miedo lo que lo hacían apretar los puños y crujir los dientes con fuerza. Estaba desesperándose. Le tomó demasiado darse cuenta de lo que sentía. Demasiado tiempo perdido sin saber lo que estaba haciendo. Sin saber lo que deseaba. Sydra observaba, analizando lo que le decía y pensando en una respuesta... Problemas del corazón no son algo que pueda resolver con solo palabras, pero...

Sydra: Siempre has sido un impaciente de primera. No sabes medir el tiempo, no sabes esperar y no eres ni de lejos tan habilidoso para hacer las cosas rápido. Eres un desastre.

Alistair: E-en serio eso piensas de mí... —Su tono de voz baja repentinamente.—

Sydra: Pero...


Sydra: ...

Alistair: —Se mantiene en silencio, esperando que prosiga su oración por aproximadamente 5 segundos.— ¿Pero... QUÉ? —Levanta la voz, que ahora suena agitada y un tanto violenta— ¿¡PERO QUÉ!?

Sydra: Deja de gritar, Alistair.


Y en ese momento, su poca paciencia se terminó de agotar.




Sad Seeing


—Sé que es muy egoísta de mi parte, pues es algo que tiene que ver sólo conmigo. Pero, Karee... Me gustaría contar con tu ayuda, para cuando llegue ese momento—


Karee:
Aiden, me gustaría decirte que sí, ¿pero combatir al rey demonio...? No sé si mi habilidad sea para tanto.

Aiden:
¿Te falta confianza? ¿A tí?

Karee:
No es eso... es solo que...

El rey demonio... Karee no era del tipo que rompiese sus promesas. Decir que sí, era hacer un contrato con Aiden, probablemente morir en combate de una forma horrible y si para entonces la bendición ya no existe, sería para siempre... No, estaba seguro que moriría en su estado actual. Por más fuerte que fuera, su poder era demasiado poco aún. No estaba listo... pero si fuera en un futuro...

Karee:
Bueno, no puedo dejar que un amigo muera porque se aventó solo contra algo como el rey demonio...


Aiden:
¿Es eso un sí?


Karee:
... Es un "Aiden, estás loco y nos vas a matar a todos algún día..."

Aiden:
...

Hubo silencio entre los dos elegidos, mientras Karee procesaba lo que le proponía Aiden. No enfrentaría al rey demonio ahora. No podía. Moriría... pero no pensaba seguir así. No era por él realmente. Quería ser fuerte, lo suficiente para nunca volver a caer de la misma forma. Lo suficiente para poder proteger a su amada. Lo suficiente para que nadie de los que ama nunca más sufran. Y si para eso debía combatir contra el mismísimo rey demonio... entonces solo le quedaba empezar a entrenar más duro.


Karee:
Y no me lo perdería por nada.


Aiden y Karee compartieron una silenciosa sonrisa, mientras la mano del táctico colgaba en el aire. Karee le miró y lentamente levantó su propia mano, hasta estrecharla. En este apretón, al igual que Logarius, sintió la consolidación de algo... no era una simple alianza ya. Aquel "niño" que fue el primero en alcanzarlo en su vida ahora estaba frente a él, rico en mente y lleno de cicatrices... ambos por igual. Ambos estaban hartos de la lucha... pero ambos seguían.

Así, su sonrisa mutua consolidó no solo una promesa, si no una amistad. ¿Duradera? ¿Beneficiosa? Quien sabe. El futuro depara infinidad de posibilidades. Ningún humano puede predecir con exactitud lo que pasará al día siguiente. Pero eso no los detiene de tener esperanza...


Aiden:
Me alegra contar contigo... "Keith"

Karee:
¿Quien...?

Aiden:
Disculpe, saboteador.

Karee:
Así me gusta.

Karee se dio la vuelta y comenzó a retirarse, dejando atrás a Aiden. Éste por un momento se preguntó a donde se dirigía, y sin decir nada, Karee se detuvo. Se giró y con la mano, le hizo una señal. "Te vigilo" le estaba diciendo. Aunque para Aiden, se sintió más como una forma de decir "Te estaré cuidando desde las sombras." Juntando eso a su sonrisa seguida de su movimiento de mano, le estaba diciendo que se tenía que retirar. Y así hizo.


Se encaminó hacia la mansión Lovecraft, con la esperanza de recuperar su daga y dirigirse a la herrería que Aiden le mencionó. En serio esperaba no tener que pagar, Tal vez si mencionaba que venía de parte de Logarius... no, solo esperaría poder cobrar más... ¿en serio estaría bien sin dinero? Tal vez debería ir a aquel lugar que Logarius mencionó Efímeramente en una ocasión donde pagan por cazar demonios... ganar un poco de dinero, honestamente, para variar.

Su conversación con Aiden le dio mucho que pensar, por suerte. No esperaba escuchar confirmar sus pensamientos y sentimientos con él. Lo ocurrido anoche con Ellie aún pesaba su mente. No se arrepentía, claro que no. Estaba claro para él que hizo lo correcto. Pero estaba seguro que de alguna forma, sería juzgado de idiota por esa acción... fue un alivio ver que no. Y mientras tanto, con él pudo confirmar una cosa... las palabras de Miriam. Efectivamente... había empezado a fortalecerse no por solo su fracaso anterior, si no por ella.

El ladrón siguió caminando, ignorando sus alrededores por un momento, hasta que sintió algo... una mirada sobre él. Se detuvo sobre su marcha y miró a sus alrededores... intentó sentir la luz del lugar, buscando emociones conocidas... extrañamente, no era conocida en sí, si no familiar... siguió este rastro hasta una figura muy conocida.

Karee:
Es de buena educación decir hola.




_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por StrifeEH el Vie Jun 09, 2017 1:18 am

Hall of the Relentless


La permuta de información entre los tres había acabado y el saboteador había dejado la escena dejando solos a su tutora y a su ahora nuevo aliado, a pesar de que muchos de los que se encontraban dentro del bar no escucharon gran parte de la conversación, unos pocos pudieron entender algunos detalles y los susurros comenzaron a correr, "¿Un ataque a los inquisidores?" "¿Los cazadores se van a unir?, quizás en cualquier otro lugar era símbolo de preocupación después de todo se perdía la "sorpresa" del ataque, pero aquel lugar era diferente, la taberna ademas de ser el lugar de nacimiento de todos los rumores que pueda tener una ciudad también es su lugar de muerte, los que van a cuchichear lo hacen y no vuelven a hablar de eso y solo aquellos que abiertamente van a buscar información salen de ahí con ella.

Alexander:
¿Así que ese es tu chico? Me agrada.


Miriam:
Karee... Confió en ti pero en que piensas... Sabes que el estilo directo no es el nuestro y una guerra frontal...


Alexander:
Parece que el chico sabe muy bien lo que hace.—El pistolero puso su mano sobre el hombro de la mujer—


Miriam:
Si lo hace.... Por ahora deberíamos mantener un perfil bajo, no podemos llamar la atención más hasta el ataque.


Alexander:
¿Yo? ¿Llamar la atención? Soy el cazador mas rápido y sigiloso que conocerás.


Miriam:
¿Y lo que paso hace rato en la multitud que?


Alexander:
.....¡SILENCIO MUJER!


Theo:
¡Lord Alexander!


Alexander:
Maldición...


Night of Tears


La voz del enojado y preocupado bartender resonaba en toda la taberna, ambos voltearon para ver como este llamaba al pistolero, quien resignado acepto el llamado y se acerco a él, la mujer en cambio decidió sigilosamente moverse entre la multitud y acercarse a ambos para tratar de escuchar que iban a conversar.

Theo:
Lord Alexander he tratado de entender, enserio he tratado pero una cosa son sus acciones autodestructivas y otra muy diferente es querer suicidarse.


Alexander:
¿De que estas hablando viejo? ¿Enserio crees que voy a morir así de fácil?


Theo:
Le prometí a la Señorita Sophia que lo cuidaría, me hizo jurar que en caso de que algo le pasara yo me encargaría de usted y eso he estado tratando de hacer, la única razón por que la que financio su adicción autodestructiva es por que se que no puede hacerle daño, incluso acepte cuando se volvió cazador, siempre fue buen tirador y pensaba que lo ayudaría a superarla ¿Pero esto?


Alexander:
Theo....


Theo:
Ninguna venganza vale la pena si significa perder la vida debe parar ya esto y debe seguir adelante.


Alexander:
Theo me conoces... ¿Crees que no se que si me lanzo en batalla con la sangre caliente en la cabeza moriré como un tonto? Mi ira desapareció hace mucho tiempo, solo queda el odio y el odio es frió y calculador... Así que haré esto y no sera solo por venganza por mi sino venganza por todos.


Theo:
¿No hay nada que pueda hacer para cambiar su mente no? Al menos prométame una cosa, prométame que no morirá y que por fin cerrara el ciclo con esto


Alexander:
¿Crees que el mejor cazador de demonios morirá en un conflictucho cualquiera? Ademas el viejo Logarius estará ahí y no planeo perder ante él.


Theo:
Amo Alexander... — El bartender se lanza sobre el pistolero—



Alexander:
¿Qué demonios viejo? ¡SUELTAME! ¡DEJAME IR! ¡COMO DEMONIOS ERES TAN FUERTE SI ERES TAN VIEJO!


Theo:
—Aclarándose la garganta—En ese caso Amo Alexander tengo algo para usted.


El pistolero dirigido por el bartender se dirigió a un cuarto el pistolero en la parte de atrás del bar, la mujer trato de seguirlos dejando una buena distancia para no ser descubierta, los siguió por entre varias puertas y pasillos hasta que llego a un callejón sin salida.

Miriam:
Que de..... ¿Una puerta secreta?


Fue lo que ella asumió después de todo no podían desvanecerse de la nada así que comenzó a buscar botones o palancas escondidos que pudieran abrir algún escondrijo o pasillo secreto tras varios minutos intentando se rindió y decidió volver al bar a esperar al hombre.

Alexander:
¿Que demonios es esto Theo?


Luego de haber abierto una especie de pasadizo secreto en la parte mas profunda de la posada un muro se movió dejando lugar a lo que parecía ser unas escaleras que se adentraban en la profunda oscuridad, ambos hombres se pusieron en marcha bajando lentamente, la agobiante oscuridad y el pesado ambiente que los rodeaba se hizo notar, entre la capa del cazador la pequeña hada estaba comenzando a ponerse inquieta tratando de esconderse de lo que sea estaba al final de este profundo pasaje.

Theo:
Este pasaje conduce a una serie de vías y túneles por los cuales los cazadores de antaño se movían para poder llegar rápidamente a diferentes partes de la ciudad.


Alexander:
Entonces esta sensación...


Theo:
Hechizos puestos hace mucho tiempo para tratar de disuadir a los demonios de entrar aquí.


Lentamente se adentraban más en la tierra y tras un par de minutos de seguir bajando llegaron a un pasillo más ancho el cual conectaba a otros pasillos y más escaleras que posiblemente llegaban a salidas ocultas en la ciudad, el bartender cruzo a la derecha en el primer pasaje y ambos terminaron frente a una gran puerta con marcas rúnicas a lo largo de su marco, tras abrirlas apareció ante ellos un gran cuarto lleno de cajas, armas y armaduras, algunas oxidadas y otras aun resplandecientes como el primer día que fueron creadas, al entrar al cuarto el hada comenzó a inquietarse aún mas esta vez tratando de esconderse aún más profundo dentro de las ropas del pistolero.



Alexander:
¿Armas anti-demonios?


Theo:
Muchas dejadas por cazadores ahora muertos otras olvidadas por el tiempo mismo.


Alexander:
¿Por que nunca las tomaste y las vendiste o algo asi?


Theo:
No hubiese sido correcto amo Alexander.


El bartender camino hasta el fondo del cuarto y tomo un cofre de tamaño mediano con incrustaciones doradas en las esquinas y un cerrojo que parecía estar hecho de alguna gema verde, tras pasar una llave y abrirlo mostró ante el pistolero un arma extremadamente decorada y con ciertas marcas que parecían emitir brillo propio.


Theo:
Esta fue encargada por el amo Luchiano.


Alexander:
¿¡El padre de Sophia!?


Theo:
Si, la señorita Sophia me lo trajo hace muchos años y me pidió que lo guardara, no me comento mucho referente a su historia solo que el amo Luchiano encargo la producción de un arma extremadamente potente.


Alexander:
¿Pero quien la fabrico?


Theo:
No tengo ni idea, pero tras su creación el amo Luchiano se dio cuenta que el arma era tan potente que ninguna persona normal iba a poder usarla... Al menos sin que su mano saliera volando por el rebote.


Alexander:
¿Y que hace aquí? ¿Por que Sophia te la trajo? Y ¿Por que su padre se la envió?


Theo:
La señorita siempre quiso mantenerlo alejado de este tipo de cosas amo y mas por que esta arma no era un regalo para ella sino para usted. Como dije esta arma no puede ser usada por una persona normal por lo que el amo Luchiano pensó que alguien como usted, de su estatura y su habilidad podría usarla sin problemas.


El pistolero tomo el arma y pudo sentirlo, existen armas que al ser creadas están destinadas a un usuario y esto es especialmente fuerte con las pistolas, como decía el dicho cada pistolero es hijo de una bala y esa bala viene de una pistola y al parecer este pistolero había encontrado esa pistola.


Alexander:
¡Jaja! ¡Luchiano maldito viejo loco! ¡No sé qué carajo planeabas hacer con esto, pero agradezco tu regalo! Yo te bautizo.... ¡¡"María"!!


Ambos hombres se dispusieron a salir de aquel cuarto a pesar de que probablemente más equipamiento de ese lugar le seria de utilidad al pistolero, pero sintió que no era buena idea tomarlo... Al menos por ahora, como un niño al que se le compra un juguete nuevo este estaba feliz y siguió feliz por los minutos que les tomo salir de aquel laberinto de pasadizos antes de volver a la posada, en ella la mujer estaba, aunque un poco impaciente esperando, con unos tragos de más que los que tenía antes de que se dividieran.

Theo:
Alexander...


Alexander:
Si, si, viejo prometo volver... Y destruir media ciudad si puedo en el camino.


Theo:
—Entre risas—No esperaría menos de ti.


Miriam:
Entonces ¿Cual es el plan?


Tras esto dieron sus respectivas despedidas y junto a la mujer el pistolero salió de la taberna, el sol estaba en su auge y las sombras que proyectaba en los objetos de la calle eran casi nulas.
Alexander:
Creo que es hora de pagar otra visita al gremio y entregar una misión, quizás buscar otra para tener algo que hacer.


Miriam:
Tratemos de evadir las calles principales, no creo que sea buena idea volver a pasar por lo mismo de hace rato.


Alexander:
¿Sabes? Hay algo que me llevo preguntando desde hace rato, ¿Por que sigues aquí? Digo ya encontraste a tu chico, imaginaba que luego de esto te irías.


Miriam:
Si te molesta me puedo ir.


Alexander:
No me refiero a eso mujer.


Miriam:
Si te soy sincera no tengo nada mejor que hacer y no conozco a mas nadie en la ciudad.


Alexander:
Excelente por que iras conmigo al festival esta noche y ¡te pondrás un lindo vestido!... Al menos antes de ir a cazar.


Miriam:
...¿Que?



Les tomo un rato al pistolero y a la mujer llegar al gremio, en especial por que decidieron tomar vías menos pobladas para evitar "problemas" como los que habían tenido más temprano, los callejones a diferencia de las calles principales estaban casi completamente exentos de las decoraciones y los eventos del festival, lo que para la mujer era una bendición en especial por que podía concentrarse fácilmente, tras varios escondrijos y vías estrechas ambos llegaron al centro de misiones de los cazadores donde estos conseguían sus misiones y reclamaban sus recompensas.

Alexander:
Esta bien se que dijiste que no deberíamos llamar la atención... Discúlpame por adelantado.


Miriam:
No montes una escena dentro.


Alexander:
Je.... No me refiero a eso.—El pistolero abre la puerta de un golpe—


A Second Home?


La mirada de todos voltea inmediatamente a la puerta, algunas expresiones cambian de curiosidad por ver quien está entrando a horror, otras a admiración y algunas a un tipo muy bizarro de morbo, como si en el momento en el que se dieron cuenta quien estaba ahí esperaban que algo pasara.

Miriam:
Alexander que demonios, por que donde vamos todos se te quedan mirando.


El pistolero no pudo hacer otra cosa que levantar sus hombros en símbolo de desconocimiento y la mujer se limitó a suspirar en desesperación, estaba comenzando a creer que si quería pasar desapercibida no iba a poder conseguirlo con aquel hombre. El pistolero se dirigió primero a un tabloide donde había una serie de papeles puesto, misiones probablemente y decidió aplicar su buen juicio y tomar al azar uno de los papeles que se veía que llevaban ahí más tiempo, acercándose a hablar con la recepcionista.

Recepcionista:
Oh vaya misión cumplida señor Alexander y al parecer esta vez no destruyo ninguna edificación importante, aquí tiene—La dependienta saco de debajo del mostrador una bolsa que parecía estar llena de monedas y se la extendió al cazador—Y con respecto a esta.... Vaya parece que varios cazadores han tratado de darle caza a este, pero no han podido y se han tenido que retirar, tenían pensado pedirle a los Lovecraft que se encargaran, pero si quiere tomarla.... Ya le doy la información



Sesgador 33:
Y entonces uno de los tipos levanto un pilar brillante gigante y el otro una cosa dorada de muchas manos y se agarraron a.... Oh ya llegamos


Sesgador 41:
¿Solo tenemos que ver que misiones hay disponibles y ya no?


Sesgador 33:
Exactamente y en caso de que veamos algo que la Legión pueda tomar lo reportamos.


Sesgador 41:
¿Oye ese del mostrador no es el tipo de la otra vez? La de los cerdos....


Sesgador 33:
....Volvamos mas tarde.


Recepcionista:
Y aquí esta—Le entrega una pequeña carta— Aquí esta toda la información que necesita la ultima vez que se le vio fue al norte de la ciudad, aunque probablemente se encuentre mas a la periferia esta noche con toda la seguridad del festival y eso... Hablando de eso señor Alexander no quiere unirse al comité de seguridad...


Ficha del Demonio:




Streggor


Demonio capaz de usar artes mágicas para atraer y confinar a sus presas. Los captura vivos y remueve lentamente sus partes, congelando sus cuerpos para consumirlos a gusto y a su tiempo. Sus víctimas sufren muertes horriblemente lentas, y sienten cada uno de sus extremos ser removidos en orden de importancia hasta que finalmente devora el corazón.

Skills:



El pistolero no dejo a la recepcionista terminar antes de retirarse, por lo que esta asumió que la respuesta era un rotundo no, prosiguió a guardar la bolsa de monedas dentro de su capa donde unas pequeñas manos salieron a tomarla.

Alexander:
Ahora nos encargamos de ti, conozco una tienda de vestidos cerca de acá que podemos visitar.


Miriam:
¡No estoy de acuerdo con esto!


A pesar de las ignoradas replicas, el pistolero se lleva a la mujer a una tienda no muy lejana del gremio, unas palabras en un idioma inentendible que probablemente fueron colocadas ahí para simular un aire "sofisticado" estaban sobre la puerta, las replicas aumentaron al menos hasta que esta fue forzada dentro de la tienda.

Alexander:
Tienes dos opciones o aceptas entrar en el probador voluntariamente con Nyuh o yo entrare contigo a la fuerza y no quieres la segunda


Ya la mujer resignada a su destino entro al probador llevándose una serie de vestidos que la dependienta le dijo que se verían asombrosos en ella, junto a la pequeña pixie, muchos de ellos le quedaban apretados en el área del pecho, además de ser incómodos y obviamente imposibles para usar en una pelea.

Nyuh:
Ponte este estoy seguro que a Alex le gustara.


Miriam:
¿Este? Me queda apretado ¿Estas segura?


Nyuh:
Si, ahora sube un poco...Espera déjame jalar para que entre.... Listo te ves adorable OwO ven tenemos que mostrarselo a Alex.


Miriam:
E-espera.


Miriam salio del probador portando un largo vestido negro elegante, no tanto para ser usado en una fiesta pero si apropiado para el festival nocturno, la mirada de varias mujeres que estaban buscando vestidos para la noche y de sus esposos quienes las acompañaban voltearon a verla quedando algunos sorprendidos y otros estupefactos.

Alexander:
Te ves... Bien.



Miriam:
E-enserio.... —"Era la primera vez que la había halagado" penso—¡No planeo usar esto esta noche! ¿¡Estas loco!?


Alexander:
No puedes hacer nada al respecto ya esta pagado.


El pistolero señalo tras de la mujer quien al voltear vio como la pixie sacaba de la bolsa que había tomado en el gremio mas temprano varias monedas de oro y se la entregaba a la dependiente por el vestido.

Alexander:
Ya que esto esta listo solo queda esperar al festival, vamonos.


Miriam:
¡Espera! ¡Déjame cambiarme de ropa al menos!


De ahí ambos fueron a la modesta mansión, no sin antes detenerse en el camino en unos cuantos negocios donde vendían regalos y otros arreglos para el festival, el pistolero compro algunas linternas de papel para usar luego durante el festival y se dirigieron a la mansión, en ella conversaron un rato y la mujer le enseño algunas técnicas para forzar cerraduras, después de todo ella era la mejor en eso y ningún rogue estaría completo sin esta habilidad.

Alexander:
Bueno ya es hora, Nyuh encárgate de ella.


El pistolero decidió retirarse a uno de los cuartos interiores a prepararse, recordó que debía tener algunos trajes que usaba hace mucho tiempo para las reuniones sociales entre nobles y que seguro aun le quedaban bien, mientras que la mujer con la ayuda del hada se retiro a un cuarto interno a tratar de ponerse el vestido que le compraron mas temprano y a "maquillarse" lo que se traduce a Nyuh intentando maquillara varias veces tratando de hacer un desastre, tras casi media hora de intentos fallidos la mujer estaba lista y reuniéndose con el aburrido hombre que llevaba rato esperándola se dispusieron a salir.


Alexander:
Finalmente mujer.


Nyuh:
owo Te vez bien Alex.


Alexander:
Creo que debería mandarte a hacer algún vestidito a ti también...


Nyuh:
UwU yey...


Starry Night


Las calles estaban ahora iluminadas con decoraciones y llenas de vida, contrario al resto de las noches en las que los demonios tenían la libertad de correr por las calles, el tercer día del festival era diferente, ya sea por respeto de los demonios a esta noche o por la cantidad exacerbada de cazadores en las calles la cantidad de ataques disminuía masivamente y la gente podría disfrutar una noche de paz en un año lleno de sufrimiento y ataques.

Miriam:
Entonces ¿Que se celebra en el festival?


Alexander:
No se, un pobre idiota que se murió creo.


Miriam:
Oh.....


Alexander:
¿Sabes? No me haz dicho nada de ti y eso que llevamos un largo rato juntos, ¿De donde eres?, ¿Como conociste al chico?


Miriam:
—Suspirando—Soy de Denport... la cloaca de Deneb... crecí por mi cuenta. Aprendí a leer y escribir gracias a unos viajeros, desde entonces escribo. El padre de Karee fue quien me sacó de las calles, por un tiempo... hasta que un grupo ajeno me dio una educación especial—Cuando dijo educación especial toco el lugar donde se encontraba su daga—Cuando volví, su padre y yo volvimos a vernos y... bueno, larga historia. Lo básico es eso. Antes de venir, enseñaba a otros a sobrevivir..


El pistolero seguía cada palabra que la mujer decía, en algunos detalles no quería ahondar pero las señales eran suficientes para pudiera adivinar de que hablaba y a que se refería, luego de escuchar su historia solo asintió y continuaron paseando por las calles, hasta que llegaron a una especie de juego de tiro al blanco, el encargado al ver a Alexander suspiro y le entrego un peluche antes de que destruyera el juego quien se lo entrega a la pixie dentro de su traje, este gesto hizo sonreír a la mujer.

Alexander:
Sabes hay algo que me ha estado molestando desde hace horas, mas temprano cuando hablaste con tu chico note... algo extraño, digo su reacción fue rara y la tuya también, ¿Enserio viajaste desde Deneb solo para entregarle la noticia de que ganaron?


Miriam:
Eh... Pues si solo fue eso


Alexander:
¿Enserio? Por que estoy comenzando a creer que no le contaste algo, algo muy importante que tenias que decirle.


Miriam:
¡No tenia mas nada que decirle!


Alexander:
¿Sabes que es curioso de los seres humanos? Cuando mienten se ponen a la defensiva pero cuando dicen la verdad cuestionan las razones del otro, estas mintiendo y los dos lo sabemos, no vale la pena continuar así que dime.


Miriam:
Ugh... Esta bien, pero vamos a un lugar mas privado.



Ambos tomaron camino entre las calles a un parque cercano, específicamente en un muelle, en la orilla de un lago que desembocaba en el Gnisis, lamparas bailaban sobre la superficie creando un matiz que superaba incluso al cielo estrellado, a la distancia las luces del evento cubrían el horizonte, creando un ambiente que seria romántico... Para la mayoría de las personas, el enmascarado se sento en el borde y saco de un bolso unas pequeñas lamparas de papel y comenzó a armarlas.

Alexander:
Antes venia todos los años aquí a hacer esto, hacíamos pequeñas lamparas y escribíamos nuestros deseos en un papel dentro de ellas, y dejábamos que el rió se las llevase al mar.


Miriam:
¿Haciamos?


El pistolero armo tres lamparas, dos de tamaño normal y una muy muy pequeña para el hada, saco unos pequeños papeles y le entrego uno a cada uno, por unos segundos los tres se quedaron mirando el papel en blanco, Miriam primero escribió algo y Nyuh se dio cuenta que no sabia escribir así que le dio el papel a Alex y le dijo que pusiera muchos dulces y comida, luego se le acerco y susurro para que escribiera algo mas y puso el papel en su lampara, el pistolero en cambio se quedo mirando su hoja en blanco.

5 años atrás escribió:


¿¿¿???
Pápa, máma, escriban sus deseos rápido, las linternas se van.


Alexander:
Jaja... Con sinceridad no se que escribir.


Sophia:
Vamos se que debe haber algo que un hombre tan egoísta como tu quiera—Dijo entre risas—.


¿¿¿???
¡No digas eso máma! Pápa es uno de los hombres mas amables que hay.


Alexander:
Je.... Quizás debería pedir algo como dinero.


¿¿¿???
No pápa eso es aburrido pide algo mejor.


Alexander:
¡Ah! ¡Ya se!


Sophia:
Dejame ver.... ¿Que nada cambie?


¿¿¿???
Buuuuuu ese es un deseo muy aburrido pápa.


Sophia:
En realidad creo que es un muy buen deseo.


Los deseos fueron puestos en las lamparas y estas comenzaron a alejarse con la corriente hasta que se perdieron de vista

El papel en blanco seguía en sus manos y otra vez no sabia que colocar, pero ahora por los motivos diferentes, sabia que sin importar que colocara todo lo que quería era imposible incluso si el deseo llegaba a la misma diosa Rem no lo iba a cumplir, sus manos apretaron el pedazo de carbón y con un largo trazo escribió una palabra "Respuestas" y la coloco en una lampara, las 3 lamparas se dejaron ir y comenzaron a alejarse con la corriente

Alexander:
Así que... ¿Que escribiste?


Miriam:
"No lo diré."



Alexander:
Ok....Y entonces ¿que le querías decir a tu pupilo?


Miriam:
Vine a informarle dos cosas... uno... que su madre murió a culpa de nuestra ineptitud... Su hermana está en estado crítico y no saben si sobrevivirá... y por otro lado... le tengo que informar que...


Ambos quedaron un minuto en silencio, la noticia sonaba horrible tanto para quien lo decía como para quien lo escuchaba, ambos se quedaron mirando un rato entre ellos y luego al lago azul frente a ellos.

Alexander:
¿Que....?


Miriam:
Conoces el concepto de... el "Yo"? lo estoy perdiendo... es... digamos una enfermedad. Crónica... que empeora cada día. ¿Cómo dices algo así, de la nada...? Estoy acostumbrada a tomar vidas, pero no a... lidiar con lo que es la consecuencia.


"Tomar vidas" pensó el pistolero, eso era algo que no había dicho antes, ¿Con que una asesina eh?, pero no eral el momento de preguntarle y el lo sabia, la tensión estaba creciendo y tenia que hacer algo para que no se sintiera tan mal de lo que hablaba, pensó por unos segundo que hacer antes de que acercara su mano lentamente a la de ella antes de tratar de tomarla, ella en cambio respondió saltando sacando su daga y poniéndola contra su cuello, ña expresión del pistolero cambio de preocupación a molestia.

Miriam:
Lo siento... Son mis reflejos....



La mujer retira su daga del cuello del pistolero y este responde poniendo su mano en su espalda y empujándola fuertemente contra el lago haciendo que se resbalara y cayera.

Alexander:
Lo siento "reflejos".


Obviamente esta broma no lo había hecho gracia a la mujer quien se metió bajo el agua desapareciendo de la vista del pistolero, solo para reaparecer unos segundos después a sus espaldas preparándose para darle un buen empujón, justamente cuando sus manos iban a tocar al hombre estas lo atravesaron, en cambio una neblina rojiza la rodeo y la atravesó, y del impulso tropezó y volvió a caer al agua, al levantar la mirada se dio cuenta que la neblina se reformaba sobre el puente y volvían a formar al pistolero, quien tras mirarla un par de segundos, estiro la pierna dejándola flotando sobre el agua, la mujer aprovecho la oportunidad y lo jalo para que cayera junto a ella, ambos ya mojados dentro del agua no pudieron hacer otra cosa más que reír, por diferentes motivos pero reír al fin.

La cálida mansión era una bienvenida agradable luego de caminar por varias calles mojados, el frió comenzaba a calar en los huesos y las risas de mas temprano se habían convertido en pequeños clickeos, que hacia la boca de la mujer por el frió, la pixie busco unas toallas y se las entrego a ambos, quien procedieron a secarse inmediatamente y a tomar calor frente a la chimenea.

Alexander:
Le diría a Nyuh que preparara un baño caliente pero considerando la misión que tenemos frente a nosotros, es mejor guardarlo para cuando volvamos.


No les tomo mucho entrar en calor y cambiarse de ropa, ahora con su equipo y sus armas encimas ambos se prepararon para la caza, el pistolero saco la tarjeta que había recibido mas temprano y comenzó a examinarla.

Alexander:
Aparentemente este demonio tiene dos habilidades, la criokinesis y la creación de ilusiones por lo que el ataque directo no sera una buena idea... Hmmm...






The Hunt Begins






Los callejones abandonados del norte de la ciudad se extendían como un laberinto de pasadizos estrechos, llenos de ruinas de casas y construcciones nunca completadas, regiones como estas aunque escondidas dentro de la ciudad no escarceaban zonas tan propensas a los ataques que con el tiempo fueron abandonadas para evitar males mayores, el gélido frió rodeaba a ambos el cazador y la asesina, pero estos lo ignoraban estaban concentrados en su presa, tras entrar en un callejón la temperatura bajo aun mas lo suficiente para que el frió fuera mas fuerte que su concentración, al menos hasta que sintió la mano del cazador y se dio cuenta que de un segundo a otro ya no estaban donde habían pisado hace un par de segundos, estaban sobre los techos.

Miriam:
¿Un Spirit? No.... Fue su velocidad natural.


Unas calles mas adelante estaba la presa, caminando entre las calles dejando un camino de escarcha por donde pasaba y bajando tanto la temperatura que hacia posible ver el aire caliente que exhalaban, instintivamente la mujer volteo a ver al cazador para poder discutir la estrategia y en sus ojos vio un brillo rojo.

Blizzard


Alexander:
Mark


El cuerpo del demonio comenzó a esclarecerse y varios puntos de su cuerpo comenzaron a brillar de color rojo, al menos eso aparentaba ya que la criatura parecía no percatarse, era como si solo ellos pudieran verlo.

Alexander:
No tengo que decírtelo, esos son sus puntos débiles.


La mujer asintió y se abalanzo sobre el demonio activando su stealth para poder atinarle el primer golpe en sigilo, acercarse sin ser descubierta fue fácil y el primer golpe fue atinado en la espalda baja del demonio, quien en respuesta retrocedió en dirección contraria.

Miriam:
¡Backwards Leap!


Gracias a su habilidad de skirmisher y a la bomba de luz la mujer pudo desaparecer casi inmediatamente de la vista del demonio, y se escondió tras una viga en una construcción cercana, respiro profundamente y se dio cuenta que su pecho le dolía, al bajar la mirada vio que su cuerpo entero estaba cubierto en escarcha y se sentía extremadamente pesado.

Miriam:
No puedo contenerme, tengo que acabar con esto rapido.


Otra vez con stealth la mujer se abalanzo sobre el demonio, su daga volvió a atravesar el costado del demonio... Luego su empuñadura y luego su mano, mientras el demonio se desvanecía en el aire.

Miriam:
¿¡Una ilusión!?




Volteando rápidamente pudo ver como una docena de grandes cristales de hielo volaban en su dirección, uno incrustándose en su brazo empujándola hacia atrás, mientras que los demás los esquivo gracias a su velocidad.

Streggor:
¿Otro cazador mas? Pense que se habían rendido luego de arrancarle el brazo al ultimo—Se relame los labios con su lengua viperina—

La mujer volvió a esconderse, esta vez dentro de una casa abandonada, era fácil escapar de la vista del demonio cuando este ni siquiera se molestaba en perseguirla.

Streggor:
Huye cuanto quieras pequeño aperitivo pero no duraras mucho tiempo en el estado que estas.

La asesina comenzó a sentir el peso de la pelea, el peso del frió mejor dicho su cuerpo se cubría cada vez mas de escarcha y cada segundo que pasaba su respiración se había mas pesada, la habilidad del demonio era desgastar a sus enemigos y comenzar a manipular sus sentidos.

Miriam:
Alex... Donde estas maldición pensé que estarías atacando conmigo, no pensé que tendría que usar esto.


Respirando profundamente activo su estilo de la aguja, con su katar en una mano y la daga en la otra se preparo para aplicar todos los ataques posibles al enemigo para acabar la pelea inmediatamente, asomándose por el borde de una ventana la mujer busco con la vista al demonio y trato de sentir su "Oscuridad" para poder diferenciar si es una ilusión.

Miriam:
No es ese... ¿Donde esta?—Susurro la mujer—...¡Ahí estas!


Rápidamente y con su sigilo la mujer se acerco por detrás al demonio y esta vez propino tantos ataques a su espalda baja como pudo, cada golpe desprendía un mar de sangre que bañaba a la asesina, los gritos de dolor comenzaron a crecer y luego decrecer hasta que la criatura dejo de moverse.


Miriam:
Uf... ja...


El demonio yacía muerto frente a la mujer, y ella sonreía había ganado la pelea y ya podía descansar... Su pecho se sentía pesado y el sueño comenzaba a dominarla, quizás podría cerrar los ojos un mome..... ¿Que?.

Miriam:
Esto... ¿El frió me apreta el pecho? yo no....

Streggor:
¿Esto es lo mejor que pueden mandar los cazadores? Que decepción

La garra del demonio se comprimía sobre el pecho de la asesina, quien había roto la ilusión justamente antes de desmayarse por el frió.

Streggor:
Al menos seras un buen aperitivo. ¡Toque Gel¡do!

Miriam:
Debo escapar....Backward Leap...


Con sus ultimas fuerzas la asesina rompió el agarre del demonio y dio un salto hacia tras y comenzó a tambalear lentamente en dirección de un edificio, sus piernas están casi congeladas por lo que solo puede arrastrarlas en un intento desesperado de huir.

Streggor:
Oh vaya aun tienes fuerzas, disfrutare quitártelas lentamente

Alexander:
Esto ya se volvió aburrido.






Alexander:
—El pistolero en menos de un segundo se movió varias calles y termino frente al demonio—¡Judgement! ¡Balas de los Condenados!


Un disparo sonó y una onda de energía salio de la pistola, el demonio apenas tuvo tiempo de interceptarla y con su toque gélido la congelo en el aire, destruyéndola.






Streggor:
¿Enserio otro mas? Son como cucarachas sin importar cuantas aplaste siempre hay mas.

Alexander:
¿Oh? Espera... ¿Solo contaste un disparo?







Abriendo el revolver de la pistola 8 cartuchos vacíos cayeron de esta, que como campanas sonaban uno tras otro al tocar el suelo, sobre ellos la sonrisa inhumana del pistolero y frente a el la cara impasible del demonio quien poco a poco se daba cuenta de que había pasado, uno tras otro varias explosiones de prana sagrado ocurrieron en el cuerpo del demonio generando grandes protuberancias en diferentes partes de su cuerpo.






Streggor:
¿C-como?

Alexander:
De verdad fuiste un fastidio, si no hubieses agarrado a la mujer con tu ilusión hubiese podido exterminarte hace un buen rato... Pero tengo que agradecerle fue una buena distracción.







Prey Slayed





Alexander:
Eso pudo salir mucho mejor....


El cazador se acerco a la asesina, quien aun tiritaba por el frió, quitándose su gabardina de cazador la rodeo con ella y la levanto en brazos para llevarla devuelta.

Miriam:
¿Por que no interferiste antes?


Alexander:
Tenia que esperar al momento indicado o probablemente fallaría y podrías terminar muriendo.


Miriam:
¿Solo me usaste de distracción no?


Alexander:
Eras una distracción eso es cierto, pero no esperaba que terminaras en sus garras.... ¿Estas molesta?


Miriam:
Con sinceridad no me importa.


Alexander:
Bueno Nyuh seguro ya preparo un baño caliente y la cena, creo que es una buena recompensa después de esto.



El silencio de la noche fue interrumpido por un estruendoso ruido seguido de una onda expansiva y una gran luz que venia de la dirección del ministerio, el suelo comenzó a vibrar mientras fragmentos de piedra de las ruinas cercanas colapsaban.

Alexander:
Eso vino del.... ¿Ministerio? ¿Que demonios esta pasando?


Alexander Von Lindorf:

Ex-Médico retirado que perdió a su esposa e hija hace mucho tiempo, desde entonces busca olvido en el combate y en la bebida, a pesar de que esta última le disguste.  Por las noches es cazador de demonios y por el día vigilante lo que le llevó forjarse una reputación como alguien a quien muchos no querían acercarse y otros acercarse demasiado.


Equipment:


Revolver x2
Hunter´s Cloak.
Hunter´s Hat.
Maria(+1 no stackeable contra demonios)
Nyuh the Pixie.


Skills


-Stealth
-Cross Raven (Trails of Cold Steel ): Una serie de balas disparadas desde los revólveres en todas direcciones se infunden de energía oscura, rastrean a los enemigos e impactan produciendo una explosión de pura energía de sombras.
(Trait: Multi-hit)
-Seeker Rope (Dragon’s Dogma Online): Garfio que puedes lanzar hacia los enemigos para deslizarte entre ellos, se puede lanzar a las paredes y permite un movimiento rapido.
-Mist Form (Castlevania): El usuario puede tomar la forma de una nube gaseosa de neblina y pasar a través de ciertos obstáculos o evitar ataques enemigos.
-Judgement (D. Gray man): Dispara tan rápido que vacía los cargadores en menos de un segundo, cuando las balas impactan producen un efecto de cruz de luz la cual hace daño extra a las criaturas de la noche.
(Trait: +1 a las tiradas contra Demonios si se usa esta skill)
-Black Hole Gun (Enter the Gungeon): Un disparo de energía concentrada que deforma la realidad a su alrededor causando una singularidad gravitatoria que atrae todo a su centro y luego emite una explosión masiva de energía pura en todas direcciones.
-Bullet Crafting (God Eater): puede crear balas modificadas y especializadas con diferentes capacidades.
-ShadowSnare (Dragon’s Dogma): Crea una trampa de sombras que al ser detonada crea un vórtice de sombras el cual absorbe y mantiene dentro de sí a todos los enemigos en los alrededores por 45 segundos.
(Trait: Se puede tirar un dado de Celtic cuando se activa esta skill. Si un enemigo que realice una tirada obtiene un resultado idéntico al obtenido por el dado tirado por Shadow Snare, la acción del enemigo es cancelada. Unidades aliadas también pueden ser afectadas por shadow Snare si el usuario no les avisa en su rol respecto a la presencia de su trampa)
-Mark (Darkest Dungeon): Un enemigo marcado recibe daño extra de todas las fuentes.


Última edición por StrifeEH el Vie Jun 16, 2017 6:02 pm, editado 1 vez
avatar
StrifeEH
Saliendo del cascarón
Saliendo del cascarón

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Dom Jun 11, 2017 1:59 pm

???: Maldición, creo que nunca me había tocado uno como este... No importa cuanto lo herimos, no parece que vayamos a derrotarlo...

???: ¿Qué pasa mocoso? ¿Eres puro ladrido y poca mordida como los demás mozalbetes?

???: ¡No vuelvas a compararme con ellos vejete! Además, se nota que te dará un infarto antes de que este espíritu acabe contigo.

???: Hey, hey, venga ya, no se peleen chicos. No cuando hay tanto de mi contra el que pueden combatir agusto. Además, ya les dije que prefiero que no me llamen espíritu. Pueden llamarme (Da una vuelta de 360º a la vez que retrocede, empuña un revolver en cada una de sus manos y dispara contra los dos encapuchados)

The eye can see

???: Dante.


Era la noche del tercer día del festival, alrededor de las 9 de la noche en la ciudad de Mehruntosh. Aunque normalmente era considerada el día más tranquilo del festival, era normal que en algunas zonas de la localidad se desataran combates entre cazadores contra demonios o en casos más remotos, uno de los cada vez más frecuentes encuentros entre segadores y legionarios. No obstante, parecía que esta ocasión sería la mayor excepción a la regla con distintos conflictos de gran intensidad suscitándose casi simultáneamente y distintos puntos de Mehrtuntosh, algunos provocando más pánico y conmoción que otros.

Pero uno de ellos ocurrìa en un punto del tiempo y el espacio prácticamente ajeno a los demás, y eso se debía que era una de las ya conocidas peleas contra espíritus que abundan en todo Brennevin, con la diferencia que quienes participaban en ella no eran ni elegidos, ni cazadores, ni demonios. Eran los miembros de una sociedad diseñada únicamente para atrapar a dichos espíritus y obtener sus poderes y conocimientos, con el fin de entender los demás mundos con los que pudiera estar conectado el suyo. Estos eran, los escribanos de la real academia escribana.


???: ¡Cállate! ¡Tu ya deberías estar muerto! (Corre en dirección al joven de cabello blanco y casaca roja)


???: ¡Lowell Espera!  

El joven escriba de cabello morado y túnica que fallaba en cubrir su marcado torso, se avalanzó sobre el espíritu que compartía su sentido de la moda de exponer partes de su cuerpo al público general, para intentar asestarle una serie de golpes y patadas, que si bien impedía que Dante atacara con sus pistolas o espada, tampoco era capaz de causarle un daño verdadero, puesto que bloqueaba o evadía la mayoría de sus ataques sin perder la sonrisa confiada en su rostro, cosa que enloquecía a aquel que respondía al nombre de Lowell.

Lowell: ¡Ven aquí! (Intenta tomar del cuello al espíritu pero este hace aparecer un solido guante de acero en su mano, el cual es acompañado por dos botas y otro guante del mismo material) ¡¿PERO QUE?!

Dante: Deja te muestro como se hace chaval (Aprieta con fuerza la muñeca de Lowell).

Lowell: ¡AAAGGGG!

Antes de que el joven escribano pudiera librarse del agarre del cazador de demonios, este lo soltó un momento para levantar su pierna y asestar una tremenda patada que no solo dio de lleno en el hombro del escribano, sino que además proyectó una deslumbrante energía blanca de la greba que ahora tenía equipada en los pies y con la que había asestado su ataque.


Lowell salió disparado contra una casa demoliendo la pared. Tras levantarse de sus escombros, notó frustrado que su brazo se había dislocado, un dolor tremendo le exigía al peleado que se detuviera, que no tenía oportunidad contra aquel adversario, quien justo en ese momento veía divertido la escena, disculpándose cínicamente por habérsele pasado la mano. Pero contrario a lo que esperaba el cazador, su oponente no estaba sumido en la desesperación, comenzaba a reírse.  

Lowell: !Hehehe! (El mismo se acomoda el brazo con el otro, provocando un feo tronido) si, así... (Las puas de su collar comienzan a dilatarse de tal modo que crecen y perforan parte de la piel de su cuello, cubriéndolo de sangre) ¡ESA ES LA UNICA MANERA DE DISFRUTAR UN COMBATE!

Dante: ¿Acaso te golpee demasiado en la cabeza? Por que estás diciendo puros disparates viejo. "Puedo sentir que su fuerza se incrementó en estos momentos. Parece que peleará en serio". Anda, anda, ¿por que no admites que ganó el mejor y vas a casita por una siesta? Igual los chavales como tu ya deberían irse a dormir.

Lowell: ¡Púdrete! ¡PSYCHO CRUSHER!

Dante: ¿Eh?  

El cuerpo del escribano se cubrió de un aura violeta que se manifestaba como llamas a sus alrededor, el poder siniestro que desprendía era igual de siniestro que muchos demonios poderosos que había exterminado. En ese momento, Lowell avanzó hacia adelante lanzándose al aire, comenzando a girar como taladro aún cubierto por tan peculiar energía, un proyectil humano bañado en fuerza diabólica.   


???: N-no... no puede ser... l-l... ¡L-lo DETUVO! 

Lowell: ¡¿NANI?!

Con sus dos nuevos guantes, el cazador de demonios colocó sus manos al frente y afianzando sus pies reforzados por las grebas de beowulf al piso, aparte de derrapar algunos metros, detuvo por completo el Pyscho crusher deteniendo a su usuario de los hombros. Le sorprendió ciertamente al de casaca roja que sus guantes se hubieran visto dañados por el contacto con el ataque, definitivamente era intenso, pero ahora que tenía al escribano a su merced, le asestó un rodillazo que le rompió la nariz.     

Dante: Tranquilo viejo, vamos, refréscate un poco. (Sus guantes desaparecen y aparecen unos chacos que proyectaban un aura gélida a su alrededor)  


Castigando más el cuerpo del estudiante más bravucon en la academia, Dante golpeaba con rapidez y precisión con sus nueva arma contundente, dejando restos de escarcha en cada zona que golpeaba; a la velocidad con la que ejecutaba sus combos, el cuerpo de Lowell en pocos segundos quedaría completamente congelado.    

Lowell: Ggggggggg....¡GENOCIDE CUTTER!

Las piernas del escribano se rodearon de prana y ejecuto una serie de patadas al mismo tiempo que se elevaba en el aire, manifestando ráfagas de energía cortante que destruyeron el hielo y le hicieron una fea rajada en el torso al oponente. Pero como había pasado minutos antes de la batalla. El daño que había provocado Lowell comenzaba a regenerarse con velocidad, mientras que el sentía que no tenía prana para más de 2 ataques más.     

Lowell: Ufff... ufff...

Dante: Veo que te vas a hacer el difícil. Ok, ok, puedo seguirte el juego así también (Sus chacos desaparecen y en sus manos regresa su icónica espada con mango de huesos y gruesa hoja). Fue una tontería enfrentarme solo. ¿Por que no le pediste ayuda a tu amigo eh? ¿O el ya entendió que es imposible vencerme? 

Lowell: Viejo cobarde... solo sabe hacer una cosa bien... mantenerse bajo perfil.

Dante: ¡¿Eh?!  

???: Se acabo tu suerte... Dante.   


???: Siente las llamas del mismo infierno ¡REXFLAME!  

Dante: ¿Otro de tus hechizos de fuego? por favor, lo evadiré como todos los... ¿Oh?

Se hubiera seguido mofando del profesor de la academia de no haber sido por que había desaparecido de su rango de visión. No solo el, sino también Lowell o cualquier rastro de la bella ciudad con tintes gótico-barrocos en la que estaba. En vez de eso, solo penumbra acompañado de una sofocante niebla anaranjada que desprendía un calor insoportable. Su cuerpo comenzó a sudar y se preguntó que clase de truco era este, sin poder obtener una respuesta. Lo único que dedujo, es que la parte buena de aquel conjuro estaba por suceder.      

???: ¡Que las llamas del infierno te devoren! ¡Siente la fuerza de Darren el maestro escribano!  


Infundiendo una gran cantidad de prana en sus manos, Darren dio un salto con maroma para estrellar sus manos en el suelo y entonces dar por concluido su ataque. El resultado una enorme marejada de fuego y lava, pareciendo casi como si Dante estuviera parado en la superficie del mismo sol, antes de estallar en una tremenda explosión que haría cenizas a quien sea.  

Darren: Uff... Si me hubieras escuchado Lowell, te hubieran apabullado menos.   

Lowell: Cállate... Igual yo hice todo tu trabajo y no hubiera tenido oportunidad de hacer ese pinche hechizo de 10 horas si yo no hubiera... n...n...N-no...

Darren: ... ¿Acaso nuestra hora ha llegado a final de cuentas?    

Ultra violet

De los escombros donde no debería quedar nada más que ceniza, una figura se hacía presente. El poder que emanaba era más allá del que podían comprender aquellos escribanos. Si aquel adversario había resultado ser su mayor reto hasta ahora, lo que estaba frente a sus ojos era un ser de otra dimensión, uno al que no podrían vencer. Habían escuchado de ellos antes de venir a Bynquisterr puesto que se les advirtió que populaban la región, pero jamás esperaron hallarse uno en forma de un espíritu. Un demonio.  


En unos instantes el demonio hizo una incisión en uno de los costados del maestro escribano mas no lo suficientemente profunda para cortar nada vital, aunque quizás pudo haber roto alguna costilla. En cuanto al estudiante, este solo miró como de la nada el demonio aparecía frente a él y le daba otra patada en el plexo solar derribándolo.   

Darren: Nggg... D-dante... ¿Cierto? ¿Acaso siempre fuiste un demonio con apariencia humana?     

Dante: Nah, soy lo que llamarían un "Mitad demonio".

Darren: Es un poder extraordinario... Lo que daríamos por poseer algo así.  

Dante: No importa cuanto lo intentes, no hay manera que puedas dominar este poder.

Darren: ... Entiendo... Entonces creo que este es nuestro fin. Con esa habilidad tuya, no hay manera que te derrotemos.   

Dante: ¿Qué pasó viejo? ¿Ya te apagaste? Mira que es triste acabar con alguien que ya no tiene fuego para luchar... (Suspira) ¿Saben que? Les dejare ganar esta. Por que no hay manera que debiluchos como ustedes logren igualar mi poder. Pero si llegan a lograrlo, con suerte nos volvamos a encontrar y les diga que tanto les faltó para llegar a mi nivel.

La forma demoníaca de Dante se apagó y volvió a aparecer el mismo muchacho de cabello blanco y casaca roja, con sus energías completamente restauradas. ¿Acaso era un adversario invencible? En cualquier modo, para Darren era una victoria puesto que al menos podría obtener los conocimientos de ese espíritu, mientras que Lowell solo se sentía humillado que hubiera un oponente tan fuerte allá afuera al que sentía jamás alcanzaría.  


Dante: Adiós entonces... Se da la vuelta y comienza a caminar hasta desaparecer. Y cuidado con eso. Si llegan a poder usar mis habilidades pero se les salen de las manos, me aseguraré de volver a este mundo tan raro y deshacerme de ustedes.

Marble Gallery

Y con eso había concluido. La posiblemente spirit battle más difícil que habían tenido en sus vidas contra un adversario con resistencia casi ilimitada y fuerza extraordinaria. Pero afortunadamente, el conocimiento había pasado a sus manos. Y como era de costumbre, no se quedarían con él, lo plasmarían en pergaminos y sería de aquel más digno de tenerlo. Ese era el modo en que trabajaban los escribanos.   

Darren: Tienes suerte que la diplomacia sea uno de mis fuertes muchacho (Saca una botellita con un líquido azul brillante de su túnica y la abre para echarse la sustancia en las manos y comenzar a frotar el cuerpo del joven). De haber sido por ti, nos hubiera matado.  

Lowell: ... Silencio.

Darren: ¿El bravucon recibió una cucharada de su propia medicina? Creo que ahora sabes lo que sentían estudiantes como Laurent, Norbert o Herrington.  

Lowell: Papanatas todos ellos. Solo yo estoy calificado para volverme el próximo rector de la academia escribana.  

Darren: ¡Ha! Tendrías que ser el único escribano con vida si quisieras llegar a ese puesto.  

Lowell: Es una opción...  

Darren: En cualquier caso parece que ese individuo tenía razón... Este pergamino es muy distinto a casi todos los que he visto...  


Señaló el escribano al ver que el pergamino no parecía tener ninguna limitante respecto a quien pudiera usarlo en cuestión de talento, sino que había otra condición secreta para obtener aquel poder y no parecía ser que ninguno de ellos 2 tuviera la respuesta de que se ameritaba. Quizás sería algo que el mismo rector tendría que ver. Si el no podía descifrarlo, nadie más lo haría.  

Lowell: Tsch, el mío salió regular. Creo que es para Rogues. En fin, con ese elixir ya estoy mejor. Veamos si encontramos algún otro.   

Darren: ¡Hey! ¿No estás olvidando algo mozalbete? (Le arroja el frasquito con medio elixir que le quedó) A mi también me lastimó ese espíritu.   

Lowell: ... Un día de estos te daré de beber una de estas cosas.

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2601
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 26
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Mar Jun 13, 2017 12:31 am

No Profit for Missing Children

Habían llegado hace ya un par de horas, ubicándose en un área preferencial del área comercial. Debían llamar la atención, y no es que no estuvieran acostumbrados a ello, no obstante, en esa ocasión ser visibles y notorios era vital para conseguir su cometido. 15 niños, ese había sido el "botín" de la noche anterior, en la que, por cierto, no pudieron ir al famoso baile de máscaras ni probar bocado alguno del delicioso buffet que llevaban horas deseando. Ahora, los cazarrecompensas hermosos pasaban el día en medio de las festividades de la ciudad, junto a un gran letrero que anunciaba "NIÑOS BUSCADOS".


Shokunetsu: -con dos niños colgados a sus hombros, el monje se veía aun debilitado por el día anterior. Sus brazos cubiertos en vendas eran la evidencia del combate pasado-. Realmente tenemos que hacer esto?

Johnny: No tenemos mucha opción
-le dice el reptil, quien en cuatro patas, llevaba a cinco niños encima puestos en fila-.

Niño: Arre arre caballito!

Johnny: Que soy un caimán, ¡un caimán!

Qamill: Esto definitivamente no es el desenlace hermoso que tenía pensado... Pero no se preocupen, las tornas cambiarán una vez reclamemos las recompensas


Sahasrara: Me temo que será algo difícil
-la anacoreta se encontraba vigilando a sólo uno de los niños, uno con sombrero que además era el único que dormía. No porque tuviera sueño, sino por una habilidad de la monje que evitaba que aquel "niño problemático de sombrero enorme" se escapara-. De alguna forma, esos tipos consiguieron llevarse precisamente a los que tenían las recompensas más caras...

Qamill: Cuántos hemos devuelto hasta ahora?

Sahasrara: Cuatro

Qamill: Y cuánto dinero hemos hecho?

Sahasrara: ... Diez oros
-la mujer mira al cielo despejado. El brillo del sol difumina el paisaje y la traslada a la noche anterior, al momento en que las cosas dejaron de salirles tan bien-.

La noche de ayer escribió:
We Are Finally Beautiful



Imaginar que hay un caimán allí pls

La pelea era cruenta y salvaje. Explosiones, golpes, cuchilladas, sudor, sangre, todo se unía en una única obra de teatro trágico en el cual los Cazarrecompensas Hermosos y la Legión de Ankh actuaban como sus protagonistas. Las noches en Bynquisterr eran agitadas, especialmente las del Festival, pero el combate de estas potencias sobresalía incluso por sobre los demonios y cazadores que se peleaban en aquella lucha infinita que apenas pareció detenerse durante unos años con la aparición del héroe legendario, pero volvió con el doble de fuerza con su posterior caída.

Shokunetsu: HMP! -choca los cráneos de ambos legionarios, uno en cada mano, noqueándolos al instante. Pero un tercero, por la espalda, consigue darle un corte por la espalda-. Aagghh! Maldición, aun no me recupero del combate anterior...

Legión de Ankh: Los rebeldes como ustedes merecen perecer

Legión de Ankh: No habernos entregado a los niños fue un error

Legión de Ankh: Pero habernos difamado fue aun peor


Parte de la oposición no tenía por misión luchar contra los hermosos, sino ir directo a los niños que seguían durmiendo inocentes, como si nada pasara. El encargado de preservar su sueño era nada más y nada menos que Johnny, hombre caimán que luchaba fiero contra las tropas de la legión que se movían como uno solo. El experimento vygorence conseguía mantenerlos a raya aumentando el tamaño de su cola o sus extremidades para derribarlos, pero cada vez se le hacía más difícil


Johnny: Aléjense de ellos! Scale Missile! -de sus pectorales, escamas verdes salen como balas, golpeando a los de peluca blanca-.

Legion de Ankh: Ignition Break -cinco soldados rodean a Johnny, cada uno con su espada al borde de explotar-.

Johnny: Ay mamá -se hace bolita-.

Sin duda, el combate contra Giorgior había mermado en demasía el poder de los hermosos, quienes cada vez dejaban de luchar como iguales y pasaban a ser castigados por los ágiles movimientos de la Legión. Quizás el único combate que estaba realmente parejo era el de los líderes de ambos bandos. Xabriel y Qamill luchaban con violencia, el hacha del pelinegro chocaba contra los biceps de acero del cazarrecompensas.

Xabriel: -salta con hacha en mano y comienza a girar-.


Qamill: Grand Whipping... -salta de igual forma y comienza a girar sobre su propio eje-.


Xabriel: ETERNAL DEVASTATION!

Qamill: REMINISCE OF WINTER NIGHTS!


Ambos dejaron de girar e impulsados por la energía cinética lanzaron sus ataques, que chocaron uno contra el otro causando una tremenda explosión de prana, que al despejarse, los mostró a ambos aun luchando, uno por defender a los suyos, el otro, para meter en la cárcel a esas sabandijas alborotadoras. Qamill usa entonces su sudor como aceite para propulsarse con Oil Rocket, mientras Xabriel contraataca con Hell Fire, creando una cruz de fuego frente a sí. Pero los capitanes no eran los únicos en cruenta lucha, pues al otro extremo del campo de batalla, el segundo hombre de la legión tenía sus propios problemas

Karius: Por qué no puedo... Moverme... Tsk...

Sahasrara: Eres un jovencito guapo, eso no lo dudo
-la mujer se acercaba lentamente al legionario, que arrodillado, sentía como la fuerza se le iba del cuerpo-. Pero mi Draining Kiss ha vencido a cientos como tú

Karius: No creas que... Estoy derrotado!
-antes de que la pelirosa se acercara lo suficiente, Karius consigue lanzarle la daga que llevaba en la mano, causándole un corte en el abdomen-.

Saharara: P-Pero como?! Creí que había chupado todo lo que tenías~

Karius: Grr... Cállate!
-se reincorpora, agarrando su enorme espada esta vez con ambas manos-. Dead Spike!


Karius lanzó un corte de abajo hacia arriba, creando con él un monstruo de energía oscura que iba dispuesto a comerse a la monje. Sorpresivamente, la cabeza de la bestia consiguió su cometido, engullendo a Sahas... O al menos eso parecía, hasta que el cuerpo de la mujer se envolvió en una nube de humo, y a quien impactaba la técnica de Karius era uno de sus legionarios. Los ojos del segundo al mando se abrieron como platos, mientras Sahasrara aparecía desde arriba, cayendo con una patada en forma de gillotina dispuesta a impactar de lleno la cabeza del opositor.

Karius: Sucios trucos... -rueda para esquivar el inminente ataque-. No te servirán!

Legión de Ankh: Sólo estás extendiendo lo inevitable

Legión de Ankh: Pagarás por perturbar la paz de Mehruntosh


Dos legionarios habían venido en ayuda de Karius, cada uno por un lado, ambos con la espada en llamas y apuntando al cuello de la anacoreta. Esta miró a uno, luego la otro, suspiró y pareció calmarse, juntando las palmas de las manos, y posteriormente lanzando un preciso golpe con apenas sus dedos en el pecho de uno de ellos, para luego desbalancear al otro de una patada y darle un preciso golpe con el codo en la boca del estómago. Ambos caían inconscientes de golpe, dejando sorprendido a Karius

Karius: Qué se supone que fue eso...?

Sahasrara: Oh? Acaso te interesó el sat-chakra-nirupana? Quizás tú seas el candidato que he estado buscando para ser mi discípulo. Pero te lo advierto, soy una maestra muuuuy estricta~


Karius: Deja de jugar conmigo!


El combate continuaba por todas partes, pero por cuestión de números, la Legión parecía tener la ventaja. Eso, hasta que en el cielo comenzaron a pasar figuras extrañas... Siluetas, o más bien, entes oscuros. Los cazarrecompensas hermosos no comprendían de qué se trataba, pero la presencia de esos seres fue suficiente para preocupar a la Legion, que comenzó a replegarse. Eran sus archienemigos, los segadores, quienes de no ser por el titánico combate de los espiritistas contra el ministerio, probablemente habrían volteado a verlos y transformado la pelea en un terrible 1 vs 2 para los de Ankh

Karius: Qué hacemos, continuamos?! -exclama el de la espada a su lider, mientras con su enorme espada bloqueaba las escamas misil de Johnny-.

Xabriel: Hmp... Los niños son importantes, y estos ya están en sus últimas. Sólo míralos -ve a Shokunetsu recuperando el aire, bloqueando con mucha dificultad a un trio de legionarios que trataban de cortarle-.

Johnny: QAMIIILL!!! Si esto sigue así...

Qamill: *Jadea* Lo sé, Johnny... Atacarnos así, a pesar de toda la diplomacia que traté de dar, es sin duda muy poco hermoso.


Sahasrara: No sean idiotas, ustedes dos, esto es huir o morir!

Shokunetsu: Con cuerdo con la joven
-los cuatro hermosos estaban ahora espalda con espalda. En medio de ellos, los niños-.

Qamill: Johnny... Puedes hacerlo?

Johnny: Estaba esperando que me dejaras.... MULTI-SIZE TECHNIQUE


Lo siguiente fue una visión que hubiera sido considerada extraña y digna de portada en todos los medios en cualquier otra ciudad que no sea Mehruntosh, que ya estaba acostumbrada. Un enorme lagarto de quince metros de alto emergía de entre las calles, en una mano, tres personas se encontraban de pie, mientras en la otra, un grupo de niños se mecían dormidos, como si la mano del lagarto gigante fuera una cuna. La Legión había conseguido provocar la huída de los hermosos, y debido al método poco ortodoxo con el que los cazarrecompensas escaparon, los opositores habían conseguido quedarse con cinco de los veinte niños.


Shokunetsu: Y ahora qué haremos?

Qamill: Primero, descansar nuestros hermosos cuerpos... Segundo, buscar un refugio por la noche. ¿Cómo están esos críos?

Sahasrara: Bien, todos están sanos y salvos, pero...
-comienza a contarlos-. Hay quince, perdimos a algunos

Johnny: Lo siento, no fui lo suficientemente rápido transformándome y esos sujetos consiguieron arrebatarnos algunos

Qamill: No importa, Johnny
-le toca una de sus enormes escamas en señal de consuelo-. Lo hiciste bien.... Lo hicimos bien


We can be heroes

El sol de la tarde de Mehruntosh comenzaba a acalorarlos, y a volver más difícil el control de esos niños que, jugando, llorando o intentando escapar, se habían vuelto todo un dolor de cabeza para el cuarteto. Ninguno de ellos sabía mucho de paternidad, después de todo, hablamos de un hombre hermoso el cual por familia sólo tenía a sus hermanos gemelos; un experimento vygorence separado de sus padres al nacer; un hombre que por "padre" tenía a un ejemplo tan malo como lo era Zen; y una mujer independiente que había abandonado su hogar hace ya varios años, en busca de sus hermanas.

Señora adulta: Oh, muchísimas gracias señor cocodrilo, estaba muy preocupada por mi hijita! -una señora que parecía rondar los cincuenta años llevaba ahora a una de las niñas que los hermosos tenían de la mano-.


Johnny: Pero soy un cai... Bah, da igual

Señora adulta: Me alegra que el festival siga trayendo nuevos héroes a nuestra ciudad que tanto los necesita

Johnny: He-héroes?!

Shokunetsu:
-se le acerca a Sahas para consultarle si aquella menor que estaban entregando poseía recompensa, a lo que la anacoreta lo niega con un rostro de tristeza-.

Señora adulta: En fin, me voy señor cocodrilo y sus amigos. No tengo nada que darles, pero... Ustedes son héroes, de verdad. Despídete jovencita

Niña: Adiós señor héroe cocodrilo :3



La niña y la mujer se perdieron con la multitud, y con ellas, una nueva chance de reclamar alguna recompensa y mejorar la catastrófica situación económica en la que estaban. Al menos, viéndolo desde un punto positivo, esa era una niña menos a la que tenían en cuidar, y es que desde temprano, cuando comenzaron a despertar los infantes, los cazarrecompensas hermosos se habían transformado en verdaderas niñeras y prometido prácticamente a todos que volverían sanos y salvos con sus padres. La idea era "cuidar la mercancía"... Aunque realmente era bien poco el dinero que habían reunido hasta ahora

Johnny: Qamill, esa señora me llamó un héroe! No soy un maldito héroe, maldita sea! Ni tampoco un cocodrilo!

Qamill: Aun nos quedan ocho niños, estoy seguro que al menos uno nos dejará una jugosa recompensa. Es lo mínimo que merecemos por nuestra contribución a la justicia de este lugar

Shokunetsu: (¿Justicia, eh? Después de todo este tiempo, nunca creí volver a escuchar esa palabra)



_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1261
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Malvark el Miér Jun 14, 2017 10:19 pm

Anime Mom en Google imagenes.plot



La luz del amanecer despertó al mago como un golpe un poco más fuerte que los que había recibido el día anterior. No recordaba como había regresado a la casa de su “tía”, ni el paradero de aquella señora de edad dudosa. Pero de lo que no tenía duda era que la cama le había dado una buena noche reparadora de sueño, aunque aquel dolor del pie seguía terco en su misión de molestar.

Marina: *en el suelo junto a la cama, bajo 3 sabanas de diferentes grosores y con lo que parece vomito a un lado* Ve por el desayuno cabrón, agarra…mi monedero *cae profundamente dormida, su magia la vuelve a hacer una viejita*



Recollection

El mago obedeció sin objetar, el olor de ese vomito ya lo estaba molestando demasiado y solo esperaba una excusa para salir de cuarto. Tomó sus prendas habituales y comenzó a vestirse mientras caminaba a la puerta. Junto a esta una mesita detenía el monedero de la ahora anciana, junto a un extraño libro de apariencia antigua en color café. “Diario” se leia en letras doradas. Aprovechando la situación y con ganas de jugarle al vergas, tomó “prestado” el libro y buscó entre las calles un puesto de tacos.

Vance: *Mientras se ajusta el gorro con Uptown Funk comienza a pasar las hojas del libro* Clientes, recetas de pastel que me dio Mary, tiendas en Vygor bien chidas, Cosas de mi amiga Arine, diario y más diario, Mapa de Meh…COSAS DE ARINE



El nombre de su madre lo llamó como una mosca a la basura. La sección que tanto le llamaba era diferente, hojas sobre hojas grapadas con una pinza de metal, una caligrafía diferente en color rosa, estas eran hojas que su madre había escrito siendo joven. Miles de dudas marchaban por la mente del chico, desde como habían terminado estas hojas en el diario de la prostituta, hasta el porqué de su letra tan culera si la de su madre era angelical.

Vance: Mierda, no estoy seguro de querer leer esto, digo, es lo que necesito…pero siento que me va a doler. Ooooh dios, que demonios son estos nervios.

[img][/img]

Frederick: Buenos días, se te ofrece algo?

Walk the Dinosaur

Sin advertirlo el mago había dado una vuelta equivocada en Albuquerque y no habia terminado en los tacos de la merced. Alrededor de él armas por todos lados, armaduras en el suelo y los lamentos de melancolía marital en el aire, no había duda, era el taller que había escuchado de Renzo y los demás la noche anterior, antes del desmadre. Frederick lo observaba algo molesto debido a su llegada sin siquiera tocar la puerta.

Vance: Este! Yo…estos no son tacos.

Frederick: Tienes algo que hacer aquí?

Vance: (Se escucha muy enojado y no quiero que me dé una putiza tan temprano, más aun cuando tengo que leer esto ya) Este…herrería…yo…Abrí la puerta, entre sin querer porque quería leer eso y caminar el dinosaurio *su equipamiento comienza a salírsele de los bolsillos, específicamente la vara magica que originalmente era de vincco y su espada tenedor mágico.*



Frederick: *Las levanta pero debido a la posición de su rostro el mago no podía ver si estaba enojado o algo así* No tomara mucho

Vance: Seh…déjeme lo espero aquí

Ante la realidad de que en el taller pasaría mucho tiempo, el mago se armó de valor y sus ojos comenzaron el descenso al último acto personal de su aventura en Brynquister.

Ardaga: Pequeño es el mundo! Te acuerdas de mi forastero?











La primer tirada es para la espada, la segunda para el palito

_________________


avatar
Malvark
Hyper Motionero
Hyper Motionero

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Localización : Long Island, NY

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Miér Jun 14, 2017 10:19 pm

El miembro 'Malvark' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dado de celtic' :

#1 Resultados : 1

--------------------------------

#2 'Dado de celtic' :

#2 Resultados : 9

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5220
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Mystearica el Jue Jun 15, 2017 9:55 pm

Karee: Es de buena educación decir “hola”.

El brinco que pegó la clériga fue tal, que la capucha que cubría sus cabellos rojizos se hizo para atrás. Su expresión de sorpresa ahora estaba descubierta por completo para el ladrón, que frente a ella, la observaba extrañado. Hubiese jurado que ella era quien había sido la primera en ponerle la mirada encima, pero al parecer sólo lo había hecho divagando. Y el muchacho la había vuelto a traer de aquel viaje que había tomado su mente.


Karee: Yo -levanta una de sus manos en señal de saludo-

Lycoris: ¡K-Karee…! ¡eres tú!

Karee: Claro que soy yo, ¿por qué estás tan sorprendida?


~ Mizukusitairo ~


Explicarle que ya estaba alborotada antes de que él llegara y el por qué se le hizo un despropósito. Era algo largo de contar y no sintió que fuese algo importante. Llevó como única respuesta su mano a su mejilla. Aún la sentía tibia y con un leve cosquilleo. Suspiró.

Lycoris: Sólo… eh… pensaba.

Karee: Pensabas eh, ¿y qué haces aquí sola? ¿Cómo es que el bobo de Alistair no está revoloteando alrededor tuyo?

Lycoris: Nos separamos hace un rato. Él dijo que iba a ir con su viejo gremio y luego nos encontraríamos de nuevo.

Karee: ¿Y tú?

Lycoris: Bueno yo… Buscaba al... resto. -hace una pausa antes de continuar, esbozando una tranquila sonrisa- Pero por alguna razón no puedo encontrarlos.

Karee: -se sienta junto a ella- Qué curioso, yo acabo de encontrarme a Aiden. Bueno, como si fuese difícil de encontrarlo en esta ciudad. Solo sigue a la turba.

Lycoris: ¿¡Aiden!? Ah… ¿c-cómo está él?

La voz de la pelirroja se entrecortó varias veces antes de terminar de hacer la pregunta. Sus manos comenzaron a jugar inquietamente con el dobladillo de su vestido y a recorrer el patrón que lo adornaba. Karee lo notó, por supuesto. Siempre había sido bueno en notar pequeños detalles en las actitudes de otros. En sentir emociones ocultas. Decidió no indagar en aquello, sin embargo. Sintió que se toparía con la respuesta tarde o temprano.

Karee: Flaco, débil y escuálido, como siempre.-alza la vista como rememorando- Escapando de sus fans ahora que todos saben que ha regresado. Ahora que lo pienso, espero no le complique aquello el conseguir aliados para el asalto.




El saboteador hablaba en un susurro, aunque lo suficientemente cerca de la clériga para que solo ésta lo oyera. Su mirada se clavó en él al terminarlo de oír. Para sorpresa del pelirrojo, su compañera lo miraba extrañada. No quería seguir con el tema dado lo delicado que era hablar de él en público, pero no vio otra opción. La mirada inquiriente de la muchacha lo hizo ceder.

Karee: Al castillo. Se suponía que Aiden iba a aprovechar que estábamos todos, o casi todos, en el baile ayer por la noche para comentarlo. ¿No te dijo nada nadie?

Lycoris: No, nada. Aunque… ayer por la noche…

Karee: Realmente fue una noche…

Lycoris y Karee: ...complicada.

Aquella inusual coordinación hizo que ambos cruzaran sus miradas antes de romper en una suave carcajada. Si bien no eran los únicos dos que habían pasado una noche con muchos eventos desafortunados, el hecho de ser tan diferentes ellos y haber acabado diciendo lo mismo en coro, los había tomado por sorpresa. Se diluyó el hecho de que ambos habían luchado, perdido y muerto. Ninguno de los dos se lo mencionó al otro. No era necesario aguar el momento. Suspiraron también al unísono.




Karee: Heh, sabes, ahora que lo pienso… Ha pasado bastante desde que hablamos así los dos solos.

Lycoris: Ahora que lo mencionas… Desde Amagi creo.

Karee: Creo que… tienes razón. Uf, sí es mucho tiempo.

Lycoris: Han pasado muchas cosas después de todo.

Karee: Lo sé. Pero no me gustaría seguir así ¿sabes? -busca la línea del horizonte antes de seguir hablando- Eres una buena persona, Lyco. Heh, aún recuerdo allá por Amagi, antes del asalto a Durandal. Cuando me diste esto.

La muchacha lo vio hurgar entre sus pertenencias. Esperaba verlo sacar dulces entre tanto compartimiento que tenía en sus ropajes. Se sorprendió al ver un pequeño frasco de vidrio. Más bien, era una lámpara. Dentro de esta habían unas hebras y semillas color marrón caoba, reposando en el fondo. Lycoris lo reconoció al instante, y sonrió al hacerlo.

Karee: Este gesto… Aunque no lo creas, significó mucho para mí. Al menos, me hizo darme cuenta de muchas cosas.

Lycoris: ¿Eh? ¿Por qué? Es decir… en ese tiempo no tenía muchas otras habilidades, yo…

Karee: Quizá no. Pero me entregaste algo que como mayor daño paralizaría a nuestros enemigos. No tengo duda de que en tu vasto conocimiento de herbología, conoces formas de hacer más daño. Y no elegiste hacerlo. -hace una pausa, girando el recipiente en su mano- Fue refrescante… Saber que había alguien más en el equipo que fuese sensato. Que no actuara con sus impulsos. Que respetara la vida aún de sus enemigos. A diferencia de… por ejemplo Brunilda. Ella me dejó en claro su posición desde el principio.

Lycoris: Brunilda…




Lycoris frunció un poco su ceño. No era disgusto la emoción que poblaba su semblante, sino una leve tristeza. Pensó en las veces que se había acercado a ella, en las veces que sentía que había logrado algún progreso, y se vio a sí misma ahora. ¿Donde estaba? ¿De vuelta en el inicio? ¿Acaso no había forma para ella de ayudarla? Quizá eran como polos iguales de un imán, condenadas a repelerse sin importar la fuerza que hiciese para lograr lo contrario.

Lycoris: Hubiese querido al menos que fuésemos un poco más amigas...

Karee: Es cierto.

Lycoris: ¿Eh? ¿Qué es?

Karee: Ahora que lo mencionas, jamás te he agradecido por ser tan buena amiga con Ruumi. Especialmente en los momentos en los que no he podido estar para ella. No sé cómo haya sido con Brunilda, que de hecho es una persona complicada, pero con Ruumi…--

Lycoris: Oh, pero, no hay nada que agradecer. Ella también es muy buena conmigo.

Karee: Me refiero a que… Me pone feliz que tenga a alguien como tú de amiga. Salir en este viaje nos ha cambiado a todos, pero especialmente a Ruumi. Su estilo de vida de antes jamás la hubiese permitido conocer a alguien como tú, tener la relación que tienen. Creo que era algo que realmente necesitaba. Y creo también que la ha ayudado a crecer mucho, crecer para bien. Por eso -se gira hacia ella esbozando una sonrisa- gracias.

Lycoris: ¡Ah! -sus mejillas se tornan levemente más rosadas- N-no es para tanto. De hecho, Ruumi también es mi primer amiga.




Karee: Bromeas. -arquea sus cejas-

La pelirroja negó con su cabeza agitando suavemente los mechones de su cabello. Le contó además como recordaba el momento en el que lo habían dicho, su emoción y la pena de la samurai. La recordaron con cariño. Ambos tenían recuerdos especiales con ella. Un lugar especial en sus corazones. Algunos de sus “primeros”, también. La tarde caía sobre ellos lentamente, mientras tejían un agradable momento con sus memorias compartidas.

Karee: Lyco, gracias de nuevo. Quizá suene un poco egoísta de mi parte pero… Espero puedas seguir apoyando a Ruumi.

Aquellas palabras la hicieron tragar pesadamente. Ruumi no estaba allí, pero había una promesa entre ellas en la que se volverían a ver. En que ella iba, en algún momento, a regresar. El recordarlo hizo que a la clériga le corriese una sensación de vértigo, de temor. Ruumi era muy preciada para ella, y temía no cumplir con esas expectativas. Después de todo, su racha era innegablemente desfavorable, y odiaría perjudicarla a su amiga también. Impulsados por ese temor, todos los caminos de la clériga comenzaban a converger en una única decisión.




Lycoris: Seguir… No sé si… Si Ruumi siga necesitando a alguien… (tan inútil) como yo.

Karee: -frunce el ceño, como con extrañeza- Pero si tú--

Lycoris: Yo… Quizá… Deba ser sincera contigo, Karee. Aún no me he animado a decírselo a nadie más del grupo pero…

Apretó sus manos con fuerza para calmar el temblor que se empezaba a notar en éstas. Su cabeza era una nebulosa. El nerviosismo que empezó a surgir en ella era cada vez más evidente. Su compañero, aún cuidando los silencios, no la interrumpió. A pesar de cualquier señal, la respetó y esperó a que se armara de valor para terminar lo que quería decir. Detrás de ella, el sol recortaba su silueta y oscurecía su rostro. Apenas y se podía ver la temblorosa sonrisa que mantenía, aunque con dificultad, al volver a hablar.


~ Rainy Song ~


Lycoris: He estado pensándolo… bastante. Incluso antes de llegar aquí, a Mehruntosh. Últimamente no siento que aporte en nada al grupo. He estado fallando en todo lo que hago, y me supera cualquiera con creces en cualquier aspecto que pueda desempeñarme. Ayer… me quedó claro que lo único que hago es causar problemas, y ser una carga. -inhala luego de una pausa, aunque no tan profundamente, puesto que su pecho punzaba con fuerza- Por eso… pensaba dejar el grupo.




Karee: -sus ojos se abren un poco, denotando sorpresa, pero casi manteniendo la misma expresión- ¿Estás segura de que eso es lo que quieres? ¿Y dónde irás de ser así?

El ladrón intentó mantener la compostura aunque por dentro se hacía mil preguntas.¿Qué habría sido tan grave para hacerla tomar esa decisión? ¿Era algo particular o una acumulación de muchas cosas? Parecía hablar en serio. Todas las señales indicaban que lo hacía. Pero no tanto que quisiese hacerlo. La tela de su falda se arrugaba entre los puños de la pelirroja de la fuerza con la que ahora la apretaba. De alguna forma tenía que sacar las fuerzas para sincerarse. No era sencillo, pero algo dentro de ella le indicaba que el momento era aquel, y no otro. Que tenía en frente a quien podría ser su confidente.

Lycoris: Yo… Honestamente no lo sé. P-por alguna razón he sentido que no es aquí donde debería estar. Que… no es aquí donde me necesitan. (Q-quizá regresar con Eli…)

Karee: Mira, Lyco, si esta es una decisión de la que estás completamente segura, no voy a detenerte.

Lycoris: Entonces…(entonces sí…)

Karee: Pero…

Lycoris: ¿Pero…?

Karee: Creo que hay algo que no estás viendo.




Los ojos del saboteador estaban sobre ella. No lejos, como hasta hacía un rato, buscando en el pasado, sino en ese instante. Junto a la clériga. Con el sol poniéndose cada vez más rápido, pero aún con tiempo para echarle de su luz dorada a un rato más. Cuando finalmente su compañera levantó la mirada, el pelirrojo continuó hablando. Sus palabras tenían como coro el susurro de las hojas de los árboles que se mecían con la brisa.

Karee: Somos muy distintos en el grupo y eso lo sabes. La forma en la que cada uno aporta su granito de arena es, naturalmente, distinta también.

Lycoris: …

Karee: Aiden será mejor estratega, Alistair es tenaz como él solo, Renzo es pura fuerza, hasta yo mismo diría que estoy más especializado para otro tipo de misiones, y quizá no batallas directas.

Lycoris: Pero yo… ni siquiera.

Karee: Un par de tropiezos no te hace menos valiosa para el grupo. Todos nos equivocamos, y debemos aprender de ello. Son incontables las cosas que puedo destacar de ti, pero…

Lycoris: ¿Sí?

Karee: Yo creo que, además de tu fuerza, de tu esfuerzo constante y tus conocimientos… diría que destacas en el grupo porque es más diferente que eso. Una función más específica. No como clériga.

Lycoris: ¿Entonces? ¿En… qué sentido?

Karee: Diría que si Aiden es alguien que previene los errores, tú eres alguien que los corrige. Te ocupas de ellos como secuelas del combate.




Lycoris no le despegó la mirada de encima. Trató de descifrar a qué se refería con aquello que decía. ¿Realmente así la veía? Si así era ¿por qué sentía, entonces, que contribuía a los errores más que a solucionarlos? ¿Por qué se sentía en medio de un lugar que no era suyo? ¿Acaso cargaba en sus hombros no solo lo suyo, sino que se llenaba de carga adicional? ¿Acaso no cualquiera podría tomar ese rol? No supo responderse, pero no pudo indagarse más, que el ladrón levantó la voz nuevamente.

Karee: Es porque todos cometen errores que nos necesitamos los unos a los otros. Y tú deberías entender eso... así que si te quieres ir, al menos deja que sigamos contigo en otra forma. Creo que Al estaría muy feliz si pudiera seguir en contacto contigo... le preocupas bastante. Los tres somos tus amigos.

Lycoris: Al... (justamente a él… no me animaría a decirle)-sonríe levemente y luego suspira-...Amigos.

Karee: Bueno, al menos estás sonriendo. -esboza otra sonrisa antes de meterse una paleta en la boca- Honestamente, odiaría que te fueras. Creo que nos harías mucha falta. A algunos más que a otros.

El saboteador se puso de pie acomodando la golosina en su boca como buscando algo con lo que mantenerse ocupado. No sabía si sus palabras le habrían llegado, al menos lo suficiente para hacerla cambiar de opinión, pero un paso estaba dado. Los cristalinos ojos de la clériga parecían mostrar la deliberación que nuevamente se gestaba dentro de ella. Quizá ahora tendría al menos un par de respuestas a sus tantas preguntas. O quizá aún más preguntas. Mas, el hecho de que su rostro parecía mostrar una expresión más sincera y pacífica de alguna manera corroboró las dudas de su compañero. La noche estaba a la vuelta de la esquina.

Lycoris: Gracias, Karee. -también le sonríe-



_________________

Do it for her:

avatar
Mystearica
Super Pollo
Super Pollo

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 10/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Rikarudo el Miér Jun 21, 2017 1:06 am

[♪ BGM ♫]「 Confession / Secret 」 [♭ BGM ♬]
Persona 5 OST


Un ambiente de tranquilidad se podía respirar en el hogar de los Cross, con el conflicto concluido la noche anterior, en especial Renzo quien finalmente había podido cobrársela a Kaine por todo el mal que le había ocasionado, y no solo eso, también había terminado la vida de esclavitud y explotación de Nicole, quien era tratada como princesa a primera vista, pero detrás de esa superficie no era más que un objeto entre la nobleza de todo Bynquisterr.

El único “pero” vendría siendo Walter… al menos desde la perspectiva del monje, ¿qué más puedes pensar de que alguien que era un enemigo hace varias horas este durmiendo en la habitación de al lado?


Sin embargo optó en no darle más vueltas al asunto luego de que su hermana insistiera repetidas veces que confiara en ella, y que el manco no causaría daño alguno. Además su cuerpo estaba maltrecho, tanto en el exterior como en el interior, sus conductos de prana estaban inestables y tenía heridas no graves pero que necesitaría reposar. Tal como la última vez, no obstante en esta ocasión el Guttuso pudo y reducir los efectos posteriores.

Ahí estaba, recostado en la cama que originalmente pertenecía a Spencer, durmiendo plácidamente pese a su condición; los rayos del sol lo despertarían, abriendo los ojos lentamente. Nicole se hallaba sentada al lado.


Nicole: ¡Buenos días hermano!


Renzo: … Nicole… no fue un sueño *intenta levantarse pero un excruciante dolor se lo impide* Aayyyaayay… definitivamente no lo soñé.

Nicole: *ríe un poco* es real, aunque también me cuesta trabajo creerlo, tanto tiempo tuve el anhelo de ser libre…

Renzo: Hermana…

Nicole: Estar encerrada siempre… también debes saber qué se siente ¿verdad?

Renzo: Sí… pero yo pagué por mis actos. Tu eras una niña inocente que sufrió por mi culpa…

Nicole: No tienes la culpa Ren, los verdaderos culpables son la Inquisición, Kaine y todos esos sucios cerdos de la nobleza y quienes tienen poder… *se tapa la boca mientras recuerda su pasado*


Renzo: … Te lastimaron…

Nicole: … *asiente mientras lágrimas recorren sus mejillas*

Renzo: … *cierra su puño con toda la fuerza que puede*


Nicole: M-mi cuerpo… mi dignidad… lo profanaron y me la arrebataron… aún cuando yo no entendía que estaba pasando. Me usaron a su conveniencia… no era mas que su moneda de cambio…

Renzo: … Esos… desgraciados…

Nicole: … Pero… con el tiempo aprendí a sobrellevar la situación y aprovechar las circunstancias… pude ver lo que era la Inquisición y entonces entendí por que hiciste lo que hiciste.

Renzo: Perdóname Nicole… te hice pasar un sufrimiento peor de lo que yo pasé…

Nicole: Ya te dije, no tienes que disculparte por nada. Nuestros padres estaban corrompidos, podridos. Descubrí que planeaban “venderme”.

Renzo: ¿C-cómo?

Nicole: Es más… ya tenían un prometido para mi cuando creciera, mi destino estaba sellado desde entonces. Siempre quise… un abrazo… un “te amo” de mi madre, de mi padre…


Renzo: Nunca dieron muestras de afecto, jamás. Solo nos veían como peldaños y no como familia…

Nicole: Pero ahí estabas tú Ren… protegiéndonos, brindándonos el cariño que necesitábamos. Gracias por eso…

Renzo: A pesar de… ¿exponerte a los horrores de este mundo?

Nicole: Ambos tuvimos que confrontar nuestros obstáculos, soportar hasta ver la oportunidad de escapar y de hacer una diferencia.

Renzo: Eres muy valiente. Estoy orgulloso de ti *sonríe*


Nicole: Heheh, y yo de ti Ren… si tan solo Faust estuviera aquí…

Renzo: Lo rescataremos, te doy mi palabra.

Nicole: *asiente con mirada determinada* Yo también ayudaré en lo que pueda a los elegidos.

*Tocan la puerta*

Margareth: ¡Renzito! ¡Vienen a verte!


Nicole: ¿quien podría ser?

Margareth: ¡Es una linda chica! ¡Dice que se llama Aria!

[♪ BGM ♫]「 Run Away/Arrest 」 [♭ BGM ♬]
Persona 5 OST


Renzo: *comienza a sudar*

Nicole: ¿La conoces hermano?

Margareth: ¡Es enfermera! ¡La dejaré pasar!


En el siguiente minuto todo fue silencio, Renzo no dejaba de sudar, su familiar seguía expectante. Se abre la puerta y lentamente, saludando cortésmente haciendo una reverencia. Deja sus cosas y se para frente a los Guttuso.

Aria: Buen día, me llamo Aria.


Nicole: Mucho gusto, soy Nicole, el es mi hermano.

Aria: Ya nos conocemos, ¿verdad Riku?

Nicole: ¿R-Riku?

Renzo: *suda más y traga saliva*


Aria: O debería decir… *saca un póster de “Se Busca” del monje*

Renzo: ¡¡Eeek!!

Nicole: Oh por Rem…

Margareth: *asomada por la puerta* cielos...

Aria: Renzo Guttuso, “El Traidor”, prófugo de la justicia. La recompensa por ti es muy alta…


Nicole: ¿L-lo vas a denunciar? Mi hermano no es malo…

Aria: …

Renzo: …

Nicole: Por favor señorita…


Aria: *rompe el afiche en varios pedazos*

[♪ BGM ♫]「 Melancholia 」 [♭ BGM ♬]
FFXV OST


Hermanos: !!!

Aria: Claro que no.

Renzo: Uff… *suspira*

Aria: Pero, ¿por qué mentirme? Yo fui sincera…

Nicole: Le debes una disculpa a la dama Ren.

Renzo: L-lo siento… pero también me gustaría que me entendieras. Ahora que sabes que soy un criminal…


Aria: Lo se, debías mantener tu identidad oculta, solo… pensaba que podias confiar en mi.

Renzo: Bueno, entonces creo estamos en buenos térmi-- *siente una cachetada*


Nicole: !!!

Margareth: Oh vaya…

Renzo: ¡Ouch! ¡¿Y eso por que fue?!

Aria: ¡Eso fue por abandonarme ayer en el baile!

Nicole: Creo que le debes otra disculpa.

Renzo: Uhh… no fue mi intención, verás…

Aria: Lo vi.

Renzo: ¿?

Aria: Tu combate con aquel sujeto, y luego… esa cosa.


Aria: Me salvaste… y no solo a mi, también a todas las personas que asistieron. Tu eres un héroe para mi, no eres ningún criminal *sonríe*


Renzo: la bofetada fue innecesaria…


Todos empezaron a reír. Por un instante pensaron lo peor, los hermanos siendo separados otra vez. Sin embargo, la clériga confirmó que era una aliada de confianza; entonces ofreció su apoyo, los familiares se voltearon a ver, pensando en la misma pregunta.

Renzo: El día que te conocí me comentaste que antes perteneciste a una casa, un gremio, ¿cierto?

Aria: Correcto, pero ahora trabajo como enfermera.

Nicole: ¿existe alguna forma en que puedas presentarnos?


Renzo: Necesitamos toda la ayuda posible.


Los Guttuso procedieron a explicarle la situación y el plan que había armado Aiden y que ocupaba el apoyo de muchas personas: Un ataque masivo al Castillo Beagalltach. Le reveló también que era un elegido de Rem y que su hermano Faust estaba “captivo”.

Aria: Entiendo… pero, será complicado.

Renzo: ¿Es porqué ya no eres miembro?

Aria: No… *muestra un tatuaje de un símbolo* nunca dejé de ser parte de. Les contaré…


La fémina de coleta comenzó con su relato. Hace dos años vivía en el guild, llamado Pegasus Wing. Todo iba bien, tenían buena reputación, cumplían con misiones de rango alto y eran conocidos por ayudar a todo el que lo necesitara y no le daban la espalda a nadie. No sabrían que eso causaría su caída.

Un año antes se unió un chico, tímido en un inicio, cuya torpeza pero persistencia lo hacían resaltar, y que no tuvo problemas en hacer amigos, siendo sus compañeros más cercanos Aria y otros dos integrantes.


En ese lapso vivieron muchas aventuras y grandes batallas que los unieron más, al punto que el chico se codeaba con el maestro de la organización; confiaban totalmente en el, a pesar de no ser el más fuerte.

Solo que si lo era. Una noche, en el marco del Festival de la Luz, el guild había sido invitado. Todos se fueron, excepto el líder, quien saldría más tarde para verificar unas cosas, en ese momento apareció aquel chico tímido y botó su máscara.

Buscaba el tesoro más valioso y resguardado del guild, el cual era buscado por mercenarios, cazadores foráneos e incluso sedientos nobles. Ese tesoro estaba en poder del maestro, quien fue traicionado por su propia familia (el gremio significaba eso para el).

Una enorme disputa aconteció, destruyendo Pegasus Wing en el transcurso de la pelea. El traidor resultó no ser un chico torpe y debilucho, si no muy astuto y con tremendo poder, el cual mantuvo escondido. Desafortunadamente, el líder sucumbió, tras perder la oportunidad de salir vencedor debido a que no se atrevió a matar a su “familia”.

Aria y otro amigo llegaron al ver las llamas a lo lejos, solo para atestiguar el golpe final a su maestro. La cólera se apoderó del guerrero que acompañaba a la chica, y otra batalla tuvo lugar. Ese guerrero era de los miembros más poderosos y luego de un increíble combate, pudo derrotar al traidor y recuperar el tesoro.



Aria: Nadie miembro de Pegasus Wing pudo superar ese evento, incluyéndome, y sin líder, el guild desapareció y todos se fueron a distintas partes del continente. Aún puedes encontrar sus ruinas al este de Bynquisterr.

Nicole: Eso fue muy trágico…

Renzo: Al menos lo intenté…

Aria: Pero… aún creo poder ayudarles. Yo no quería que Pegasus Wind, mi hogar, desapareciera así sin más. Es por eso que me di a la tarea de buscarlos, con la ayuda de una amiga logré contactarlos a todos.

Renzo: Pero, si están en otras partes de Brennevin…


Aria: Los invité a todos a venir al Festival de la Luz de este año… Sólo espero que acepten, y si es así, estoy segura que también me escucharán para ayudarles… como Pegasus Wing.

Nicole: ¿Realmente crees que ayudarían en algo así sin más?

Aria: *asiente* Descubrí que aquel traidor tenía lazos con el pilar, gracias a la investigación que nuestro maestro llevaba a cabo. Y algo me dice que no sólo buscaba el tesoro…

Renzo: Tu líder sabía mucho, más de lo que debería… eso lo convirtió en un blanco.

Aria: Eso me temo… por eso no cabe duda que todos mis amigos no dudarán en apoyarlos. ¡Cuenten conmigo!



Con la promesa de que Pegasus Wing arribaría a tiempo para el asalto, la pelipúrpura se retiró. Habían ganado un poderoso aliado… eso esperaban. El reloj seguía avanzando y se acercaba la hora del ataque, sería una noche que Bynquisterr jamás olvidaría.


_________________
...
Ninty ID: Ricke_Evans



Status FE: Bonded Souls (Arcadia)
Spoiler:
Ethan LV: 5



HP: 20
Str: 8
Spd: 13
Def: 5
Hit: 13



[-E-] Bronze Sword:
39/50
+4 Str
+10 Hit
+1 def

Iron Sword:
45/45
+6 Str
+8 Hit
+1 Def
-1 Spd


Wind Edge:
20/20
Nivel requerido: 5
+6 Str
+6 Hit
+1 Def
Rango: 1-2


Vulnerary x1

EXP: 70/120


M A L F O Y:


「 ¿Qué es la razón? La locura de todos 」
· Devil Survivor ·

「 ¿Qué es la locura? La razón de uno 」
avatar
Rikarudo
Hyper Motionero
Hyper Motionero

Mensajes : 1064
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 26
Localización : D.F.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Zhadow el Vie Jun 23, 2017 12:46 am



Ghostly Thatre (ost)


Todo se veía de una perspectiva de primera persona través de los ojos de Abraxas, avanzaba por el castillo lleno de confianza mientras segadores lo miraban algo sorprendidos, ¿Por su poder? Probablemente no, era la máscara, la máscara que muchos conocieron de un demonio sumamente fuerte que había fallecido hace algo de tiempo…¿Había vuelto? Tal vez, pero nadie quería entablar una pregunta con aquel que podría ser Shax.

El enmascarado se siguió desplazando hasta llegar a la entrada de los calabozos donde ahí estaba Sugam quién lo había consultado. El demonio antes de dirigirle la palabra a Abraxas le entregó un sobre cuyo contenido era una hoja de papel donde estaban escritas algunas cosas.


Sugam: ˙sǝɹǝ uéınb oʇǝldɯoɔ ɹod sǝpɹǝnɔǝɹ ǝnb ɐɹɐd ǝʌɐlɔ oʇund un sǝ 'uóıɔɐnʇıs nʇ ɐpoʇ sɐpuǝıʇuǝ ǝnb ǝʇuɐʇɹodɯı sǝ 'oʇsǝ ǝǝl ɹoɾǝɯ ǝnb ísɐ ǝɯɹǝpuǝʇuǝ ǝp ɹɐʇɐɹʇ ǝʇopuéıɔɐɥ ǝɯɹɐɔıldɯoɔ oɹǝınb ou

Abraxas como siempre no le entendió mucho pero tomó el sobre y sacó la carta para leerla detenidamente, fue escrita por Sugam y claro, estaba completamente al revés por lo que bastó un giro a la hoja para leer tranquilamente.


Carta de Sugam escribió:Abraxas, siempre respeté tu trabajo y en su momento fuiste un gran candidato para venir a las tierras de Brynquister para formar parte de esta comunidad de humanos y demonios en Mehruntosh, no me cabía duda que pudiste haber llegado a ser un Nightlord y se que lo hubieras disfrutado, sin embargo cuando te busqué nunca pude encontrarte…desapareciste, así sin más y cuando le pregunté a Lilieth por ti…

En ese momento Abraxas colocó una mano en su rostro (tapando por complete la pantalla cuz primera persona) mientras sentía un agudo sonido en sus oídos y la imagen se ponía borrosa…ese nombre, el contenido de la carta…poco a poco memorias llegaban como un torrencial a su cerebro…Lilieth…Lilieth, ese nombre resonaba más y más en su cabeza…por un momento vio la imagen de Kasaj y como la de esa chica se iba deformando en imagen de una demonio con un casco de cráneo y piel morada… el enmascarado se controló un poco y siguió leyendo el resto…


Carta de Sugam escribió:…ella me dijo que no te había visto, que estabas ocupado tratando de hacerle un contrato al mismísimo Spencer Cross aprovechando la debilidad de su hermano…Desde entonces tanto tu como él cazador se perdieron, pero ese hombre debe ser la respuesta a tu pasado Abraxas, es la clave para que sepas que te pasó y que le pasó a tu cuerpo…Y esa misma llave esta justamente en el cuarto de interrogatorio del calabozo esperándote Abraxas, estaré expectante al desenlace...Y por cierto, en cuanto bajes esta carta de tu rostro estaré entregándote otra, viene de Deneb, de la realeza de hecho y al parecer iba con destino al prisionero para que él se la entregara a Aiden Cross, eres libre de hacer lo que quieras con todo ese tema huhuhu .

Abraxas lentamente bajó la nota y ahí estaba Sugam extendiendo su mano hacia Abraxas para que tomara el sobre que cargaba en esta, el enmascarado la tomó lentamente pues no podía reaccionar muy bien pues más y más recuerdos llegaron a él…lentamente tocó su máscara mientras con su otra mano apretaba con fuerza del primer papel y se lo entregaba de vuelta a Sugam, quién solo asintió mientras le abría la puerta y lo acompañaba para indicarle donde era el cuarto para la interrogación, así en el camino Sugam le habló un poco del contexto en el que estaba Spencer por lo que pasó ayer y Abraxas para variar esta vez se dispuso a entenderle a lo que decía el demonio ilusionista porque era un tema de su incumbencia

Sugam: ɥnɥnɥ ǝʇǝʇɹéıʌıp 'sǝdnɔo ǝnb ǝnb ol ɐɹɐd ɐɹǝnɟɐ éɹɐʇsǝ

Cambiando un poco la perspectiva del rol, ahora nos enfocamos en el interior del cuarto donde hay 2 Segadores recargados en la pared con sus guadañas preparadas para cualquier ataque, una mesa en el centro cuya mitad estaba iluminada por una intensa luz, allí estaba Spencer en una silla del lado iluminado de la mesa, sobraba decir que su cuerpo estaba atado a la silla con cadenas por seguridad.


Spencer: No se que clase de interrogación es esta, no hay nada que decir y el supuesto interrogador no ha llegado y ya ha pasado al menos media hora.

Segador: Silencio, nosotros obedecemos por lo que tu también lo harás, tu te quedas hasta las 4 en este cuarto incluso si es necesario

Spencer solo colocó una mueca de disgusto mientras siguió esperando, hasta que notó como la puerta lentamente comenzó a abrirse pero por lo oscuro de la habitación y porque la persona que entró al cuarto lo hizo con la habilidad de Stealth no podía reconocer quién había llegado. Solo escuchó un salgan mientras los segadores asintieron y salieron del cuarto rápidamente.

Your precious secret (ost)


Abraxas: Bueno, Bueno, ¿Que tenemos aquí? Hehe, el grandísimo Spencer Cross encerrado sin poder defenderse, que triste, que humillante, que tragedia

Unos delicados pasos se escuchaban en la habitación…la voz, la voz se le hizo familiar al Cross…¿Era posible? No sacó conclusiones hasta no ver nada con sus propios ojos, miraba a los lados pero esa persona caminaba en círculos por la oscuridad de la habitación pues la única zona iluminada en el cuarto era donde estaba él bajo la lámpara de interrogación

Spencer: Si tu concepto de interrogatorio es dar vueltas en círculos mejor no nos hagas perder el tiempo ¿te parece?

Abraxas: No…No, no, es que solo…recordaba, ¿cómo voy a preguntarte si mi mente no tiene preguntas que hacerte? Pero poco a poco fluyen las respuestas…¿Respuestas?...Si (dijo mientras se acercaba a la mesa revelándose por fin a Spencer, pero con un nuevo look, tenía una máscara sobre la suya y esta tenía unos cuernos, vestía su traje de Rain pero estaba encima de una armadura carmesí con adornos dorados y que resaltaba la parte de sus brazos por el diseño espinoso que tenían )


Abraxas: Respuestas sin ni si quiera hacer una pregunta…vaya que soy el maldito mejor interrogador del mundo huehuehue

Spencer: …Alpha-003, no te reconocí con esa mascara, por más redundante que se me hace decirlo

Abraxas: Hehehe mientras más máscaras ¿Mejor no?

Spencer: Como digas, ve al grano Alpha-003, si vas a preguntar algo solo hazlo

Abraxas: Claro, claro…hehe, después de todo el señorito es el que está en posición de exigir…No no, ambos sabemos que no lo estás, como prisionero no tienes poder alguno…como mi prisionero, eres solo un autobús que yo conduzco de forma remota directito al abismo…Y claro, tiene muchos pasajeros ¿No?

Spencer: …No sabes nad…

En ese momento Abrazas le brillo un ojo azul mientras se abalanzó a la mesa velozmente golpeándola con fuerza con sus brazos y manos cerradas como puño mientras ponía su rostro frente al de Spencer

Abraxas: Sé más de lo que crees…te va a doler mucho…pero desde que descubrí que soy un demonio los recuerdos no dejan de fluir…y gracias a que te vi a ti empiezo a recordar muy bien la noche que cambió mi vida para siempre, esa vez que peleamos ferozmente porque te negaste a aceptar mi contrato para curar a tu hermano…Si…te corroen las entrañas por el hecho que empiezo a tener memoria de lo sucedido Hehehe te duele que sepa la verdad amiguito, porque tu sabes porque estoy confundido teniéndote aquí frente a mí


Spencer: …Alpha-003 si quieres conservar tu…

Abraxas: Tus amenazas no sirven aquí, pronto serás exiliado de estas tierras y yo me quedaré, no volveré a verte jamás así que disfrutemos nuestro tiempo juntos huehuehue…y para disfrutarlo quiero que digas mi nombre porque sabes muy bien que yo no me llamo Alphis…di mi nombre, vamos

Spencer: …

Spencer se veía agitado, estresado y preocupado, algo en las palabras del enmascarado lo hacían desear que ese hombre se fuera…pero si se fuera en estos momentos solo se sentiría peor, apretaba con fuerza sus manos mientras sudaba más de lo normal, alguien que siempre se mantenía fuerte en carácter y principios se veía roto y agitado

Abraxas: No es difícil, es sencillo, ya deberías sabértelo

Spencer: …Solo eres Alph…

Abraxas: Sabes muy bien que ese no es…Dilo…o acaso quieres ¿Qué yo lo diga? Porque sé muy bien cómo me llamo, pero tú no quieres hacerme decirlo ¿Verdad? Huehuehuehu!

Spencer: (abre los ojos de golpe) ¡¡¡Abraxas!!!


Spencer quiso levantarse de su silla pero las cadenas que lo mantenían atado eran un impedimento, podría romperlas con su prana pero solo sería empeorar las cosas, después de varias y rápidas respiraciones para calmarse solo sintió unas suaves palmaditas en la cabeza por parte de Abraxas

Abraxas: Hehehe… ¿Era tan difícil? Hasta empieza con las primeras 2 letras del abecedario…Lo mejor de todo es que tu miedo confirma mis sospechas, ya me respondiste muchas preguntas con solo decir eso…No te gusta tu pasado, no te enorgullece lo que hiciste… No te enorgullece lo que ahora eres, los daños que le has hecho a otros para llegar a donde estás…Hehehehehe hAHAHAHAHAHA y pensar que tengo el más grande de tus secretos bajo mi poder…sino te exiliaran podría considerar divertirme contigo un buen rato pero el tiempo es corto

Spencer:…Que quieres carajo…¿QUE DIABLOS QUIERES?

Abraxas: Hmmmm…Ese sonido de escuchar como alguien como tú se rompe en pedazos …Ahh como lo digo sin sonar barbaján…Ah que importa, es como si me excitara huehuehue…Así es amigo mío, tus secretos ya no están a salvo pero no te preocupes…no me beneficia en nada hacer que salgan a luz. Digo podría hacerlo, pero te dejaré ir con la idea de que en cualquier momento cuando menos lo esperes…todo tu mundito puede desmoronarse si me diera por hablar hehe y tu ni si quiera lo sabrías, el miedo a algo que sabes que llegará pero no sabes cuándo…esa es una sensación que amo tanto en otras personas huehuehue.

Spencer: Maldito demonio…

Abraxas: Diría que debiste aceptar mi contrato cuando te lo comenté pero veo que no te hubiera convenido hehe…Ahora la pregunta del millón (empieza a caminar tranquilamente al rededor del cuarto) ¿Dónde estoy?


Spencer: …Que clase de pregunta es esa, es obvio que estamos en el castill…

Abraxas: No, no, sabes que no me refiero a eso…dime donde estoy y tal vez pueda darte seguridad de que en ningún momento diré nada de lo que escondes

Spencer: …Muy bien, lo que buscas está en Vygor en el material defectuoso, resguardado en los cuartos de “la arena” en el bloque C, la parte más profunda del sitio…pregúntale del lugar a quién sea que sacó a Alpha-002 de su prisión, no diré nada más al respecto…

Abraxas: Y yo no necesito más Despenser...¿Puedo llamarte así? no suena mal….Hehehe y pensar que después de tanto tiempo podría tenerte comiendo maní de mi mano sin ni si quiera un contrato...Heheh una pena, una desgracia para toda tu familia, aunque bueno, con Aiden me doy cuenta que los Cross ya están acostumbrados a decepciones hehe.

Spencer: Voy a matarte…

Abraxas: Nah, no lo harás, sabes que debes hacerlo pero de momento está fuera de tus manos, y no solo por mí, también ocupas deshacerte de Alphis hehe, que si a mi me preguntas, es mucho más peligroso que yo para tu persona, pero no te preocupes amigo, esa tonta hojalata no vendrá a jugar jamás…no mientras yo esté aquí, así que espero que me estés dando porra con tus mejores pompones cuando la gran pelea de Mehruntosh se ocasione hehe

Spencer: ...¿Ya acabaste?

Abraxas: Si…creo que es todo hehe, disfruta el resto de tu estadía aquí amigo mío

Spencer: …Lo haré mientras cumplas tu palabra de no decir nada


i SAW what you did there (ost)


Abraxas: …¿mi palabra?

Spencer: Tu lo dijiste, te di la información que necesitabas para asegurar tu silencio.

Abraxas: Huehuehue…que cosas, que cosas… Juraría que yo dije que tal vez…¿Acaso en algún momento te ofrecí un contrato o algo de palabra?

Spencer: …No te atrevas a irte de aquí sin…

Abraxas: ¿Sin antes prometerte que no destruiré tu pequeño mundito si me da la gana hacerlo? Hehehe, eso te encantaría ¿no crees? Pero yo no hago contratos que le encantan a la gente, esos son taaaan aburridos, yo hago contratos que me diviertan…y no hacerte uno a ti, es lo más divertido que puedo hacer

En ese momento los ojos de Spencer se abrieron casi dilatándose…su cuerpo empezaba a temblar mientras apretaba con fuerza los costados de la silla…ese hombre…no, ese no era un hombre, era un maldito experimento…ese tremendo fallo ahora estaba frente a él mofándose como nunca…

Spencer: …No…No puedes…

Flashazo escribió:En ese momento imágenes empezaban a llegar…imágenes mentales de como un Spencer sumamente herido y agotado le disparaba con sus ultimas fuerzas a un demonio de tamaño humanoide mientras empezaba a retroceder y unas luces a lo lejos empezaban a acercarse…
Spencer: No puedes…no así…
Flashazo escribió:
Se ve a Spencer en Vygor entrenando con robots de combate, y justo al acabar victorioso aunque algo agitado su sparring contra ellos, sonriendo toma su llavero con la foto de Dianne junto a él

Spencer: Promételo…
Flashazo escribió:
Se ve ese momento donde Aiden rechazó por completo cuando lo invitó a la inquisición y sintió como parte de su mundo se desmoronó
Spencer: …¡Promételo!


Flashazo escribió:Por un momento se ve la silueta de un hombre con cyber traje peleando contra Frederick mientras un asustado Spencer ve el combate.
Spencer: ¡No ganas nada de esto, da tu maldito juramento que no arruinarás todo por lo que he luchado!

Flashazo escribió:Se ve una vez más a Spencer tumbando todas las cosas sobre una mesa de un laboratorio en Vygor para después patearla pues fue el momento donde se enteró que su hermano murió

Spencer: ¡Lo que te condenó fue que tu contrato no fue aceptado, necesitas tus malditos contratos, si ocupas más información la tendrás pero ACEPTA UN MALDITO CONTRATO PARA QUE NO DIGAS NADA!

Flashazo escribió:Todas esas imágenes entre otros recuerdos de Spencer empiezan a desplazarse en rápidos flashes que apenas pueden ser seguidos por el ojo humano, así hasta que recupera su ritmo normal de imágenes con Spencer arrojando a una mujer dentro de una habitación oscura y rápidamente presiona un botón para que una enorme puerta se cierre dejándolos en habitaciones opuestas

Abraxas: Lo siento, pero el interrogatorio se acabó...Y una cosa más, deberías decirle a Aiden que llegó un correo de Deneb, al parecer de la realeza que iba dirigido a ti para que tu se lo entregaras (dijo riéndose mientras se acercaba a la puerta de salida) hazme el favor de informarle que está en mis manos, dile que si no se apura a pedírmelo a la carta podría pasarle lo mismo que a Alpha, desaparecer huehuehue, (se voltea a verlo de reojo mientras abría la puerta) te haría un trato sobre ello pero creo que si aprecias a tu hermano igual se lo dirás hehe


Spencer: ¡Déjate de juegos maldito y dame tu maldito contrato!

Abraxas: Desear un contrato mío…confiar en mi palabra…Sin duda eres el Cross más estúpido que he tenido la desgracia de conocer…y solo conozco 2 huehuehue, hasta casi me dan ganas de darte ese contrato pero…Eso no sería divertido, no necesitaré verte para poder dormir por las noches imaginando el frío sudor recorriendo tu nuca mientras tu mente no puede dejar de pensar en mí, adoro cuando piensan en mí…(dijo mientras sacaba su revolver para dispararle al foco del cuarto, de forma que la única iluminación ahora era la que daba la puerta abierta)

Spencer: ¡MALDITO, VUELVE AQUÍ!

Abraxas: Este es el epilogo de nuestra historia Spencer, yo ya no te necesito más en esta hermosa obra que estoy creando, tu papel ya no da para más ¡Fin del juego!


Abraxas rápidamente tomó la puerta mientras gritos de enojo e indignación del Cross se escuchaban aun de fondo por la desesperación de lo que sea que sabía Abraxas, pero en el momento que la cerró con fuerza el sonido se acabó y toda la imagen se volvió negra.



_________________
avatar
Zhadow
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 1650
Fecha de inscripción : 20/12/2010
Edad : 22
Localización : Spagonia

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Sáb Jun 24, 2017 2:11 pm

El interrogatorio había finalizado. El cuestionante salía de la lúgubre cara con una sonrisa triunfante transparente al doble juego de máscaras que ahora usaba para ocultar más su ya desconocida identidad. Sus pasos llenos de algarabía, sus manos incapaces de resistir el estímulo de aplaudir, su mente repleta de ideas, recuerdos, emoción y principalmente regocijo. Aparentemente el primogénito de la familia de leyenda había jugado un papel importante en su situación actual pero sentía que había logrado cobrárselas de una vez por todas. Pese a que apenas se había enterado, sentía que era algo que había necesitado hacer desde hace toda la vida. Una nueva fuerza y confianza surgía dentro de él al punto de, por unos momentos, disfrutar de una sensación que rara vez podía obtener más que mediante contratos. Poder.


Pero era importante que no olvidara aquello que para este punto ya debía ser natural para aquel diabólico ser, especialmente ahora que sus memorias regresaban. Sin importar a donde fuera o para quien trabajara (La diosa, la inquisición, los demonios o para él mismo), su camino siempre lo cruzaría con individuos mucho más fuertes que él, por lo que su voluntad no era absoluta y debía trabajar para salirse con la suya.

Orobas: Me gusta tu estilo. Cruel, sarcástico, un tanto neurótico y más enfocado en romper que conseguir respuestas. No tan útil por estos medios pero si más...

Abraxas: Aaaayyyy ¿estabas oyendo?

Ghosts with guitars

Orobas: Kek, pues claro que iba a escuchar. Allí estaba yo ¿No me viste?

Abraxas: Huehuehue, pinche mitotero.  

Si bien la risa de Abraxas era genuina, en lo más recóndito de su persona cierto espanto y ansiedad emergían por la habilidad de su ahora nuevo compañero en el crimen. ¿Era acaso así como se sentía Aiden cuando era espiado por su contraparte androide? No era que no le gustara tener público en su mejor momento hasta ahora de su nueva vida, sino que simplemente pensó en todos esos momentos donde podría ser inconveniente que Orobas estuviera allí, especialmente por que ya había presenciado lo peligroso que puede ser cuando se lo propone.

Orobas: Uuuy, sí, yo soy el mitotero. Tu eres el que tiene una pinche carta ajena. Y de la realeza para que más te guste.  

Abraxas: Pues para que te lo sepas, yo si tengo "clase" y no ando por allí metiéndome en asuntos de otras personas. Ahora, con tu permiso.  

Actuando sumamente digno y ofendido, Abraxas se dio media vuelta y comenzó a alejarse soberbio de su compañero, quien solo se quedó mirándolo conforme se alejaba, aún intrigado de aquel arrebato de honradez que se había apoderado de su maquiavélico compañero, suponiendo rápidamente que debía ser algo relacionado con su carrera como actor telenovelero vygorense.  

Abraxas: "Mmm..." (Voltea hacia atrás y ve que no hay nadie) "Aún si se hizo invisible, debo tener como 4.5 segundos para leer esta cosa antes de que me vea" (Comienza a abrir la carta)  

Orobas: ¡HONRADO MIS DORADOS TANATES!   


Abraxas: ¡AAAAAAAAYYYYYYY!

Usando su inhumana velocidad gracias a su habilidad "Godspeed", Orobas simplemente se había ocultado de la vista de Abraxas y cuando lo vio detenerse, en ese momento salió del cloaking para activar su habilidad de velocidad de movimiento y en poco menos de un segundo, ya estaba colocado en el espacio creado entre sus brazos, y la carta, invadiendo como nadie más su espacio personal.  

Abraxas: Bien, bien, la leeremos ambos. Pero ¿puedes moverte? Es difícil leer esta cosa así. (Señala el poco espacio que hay entre ambos).

Orobas: Igual no hay de que preocuparse, tenemos protección (Se da unos golpecitos en su armadura Midas) Pero como quieras (Se aparta con una maroma hacia atrás cuyo eco al aterrizar en el suelo se extiende por varios corredores).  

Con algo de cuidado para no arruinar la carta y dejarla ilegible, Abraxas abrió el sobre, quitó el sello que mantenía enrollado el documento y se preparó para leer. Lo cierto era ¿Qué de divertido podría tener una carta de la realeza para Aiden? ¿Qué podrían decirle? ¿Gracias por no destruirnos como a los demás pilares? ¿Sabes que, siempre si te vamos a encerrar si vuelves? o mejor ¿Dejaste tu dignidad en el palacio? En el peor de los casos, serían simplemente cosas aburridas de acuerdos políticos que no iban a...  

Abraxas: ... (empieza a olfatear) ... Hey...

Orobas: Esa fragancia... es como la comida recién conseguida de mi carnal... pero... de calidad.

Abraxas: Si, sí, es como un perfume. Hmp... ¿Todas las cartas de las reinas serán así?

Orobas: Léela, léela.


Abraxas comenzó a leer el documento, cosa que era fácil notar que hacía correctamente por que las luces de su mascara iban de izquierda a derecha rápidamente, conforme risotadas contenidas en su diafragma comenzaban a salir estruendosamente de su boca, acompañadas de las risas un poco más apagadas de su compañero por que no conocía realmente a la versión más actual de Aiden Cross ni su relación con la reina, pero la euforia del demonio contratista lo contagiaba.

Abraxas: Vaya, vaya, así que ese pillín de Aiden no era solo un juguete...Más bien el era el que estaba jugando. Huehuehue. A ver que más, que más.


Las palabras que tanto empeño había puesto la reina para expresar a la única persona digna de sus sentimientos ahora eran solo la burla para el par de demonios (Principalmente Abraxas) que atestiguaban su privado escrito. El empeño que había puesto por preocuparse a alguien que debía ser su enemigo y que aparentemente esto le estaba generando dificultades que era obvio no iban a mancillar aquel comunicado era solo una fuente de drama para el enmascarado, especialmente con todo lo que sabía que había pasado previo a la llegada de Deneb con Aiden y Brunilda.

Abraxas: HNNNNNG. Nooooo, esto es demasiado. Debo, debo... (Comienza a respirar) A ver, primero Aiden, a quien tu conoces como el héroe legendario solo que ahora tiene la fuerza y postura de un calcetín viejo, se echó al plato a Brunilda, la bruja que ahora me ama solamente a mí... Por lo que dure la pócima. Luego, el muy descarado va y engatusa a la reina de Denebrys, aunque por lo que veo ya se conocían desde antes, y creo que por eso la muy mensa no nos mató y nos dio ese acuerdo de neutralidad. Y ahora está batallando para que el ingrato de Aiden haga lo que quiera con sus miles de fans aquí en Bynquisterr. Huehuehue, yo me creía ruin, pero ese Aiden Cross enserio es un rival formidable. Digo ¿No quedarse a apoyar a su chica y venirse de vago a divertirse aquí? ese es mi tipo de héroe hue hue hue.  

Orobas: Eso es divertido para ti por que convives con esas personas. Pero lo divertido para mí es ¿Será acaso que ese acuerdo del que he escuchado habrá sido solo por un romance adolescente?  

Abraxas: Emmm, estoy seguro que ya es una adulta.  

Orobas: Viejo, tengo como 4 siglos de edad, para mi todos son adolescentes kek.  

Obviamente el festejo del par de demonios no pasó inadvertido y varios de los residentes del castillo, entre demonios y segadores, pudieron escuchar un poco su platica y del contenido de la carta, aunque ninguno realmente se animó a quedarse demasiado por temor a que esa fuera una especie de reunión privada y se metieran en problemas. Pero con lo que alcanzaban a escuchar, diversas preguntas alzaban vuelo.
-¿Por que esa carta había sido enviada a Beagalltach?
-¿El verdadero Aiden en efecto estaba por aquí?
-¿Ese flacucho tuerto sería enserio el verdadero Aiden?
-¿La reina en efecto dejaría de aliarse a la inquisición o inclusive ponerse en contra de la misma?


Orobas: ¿Sabes Braxy?

Abraxas: Mi primer apodo.  


Orobas: Conozco a alguien que seguro le gustaría leer esta carta tanto como a ti, es más, apuesto a que más.  

Abraxas: ... ¿Aiden?   

Orobas: No baboso, el gran queso de este lugar. Piénsalo. El tipo odia, pero ODIA a Aiden. Si le diéramos esta carta, no solo sabría que Aiden debe estar cerca por que de otro modo no hubieran traído la carta aquí, sino además que alguien de su equipo lo ama en secreto. ¿Cómo le llamarías a eso?    

Abraxas: ¡DRAAAAMAAAA!  

Orobas: Seeeeh. Vayamos a buscarlo, debe estar en su cuarto.     

???: Temo que tendré que sugerir que no procedan con ese plan.

Top Floor

El ameno y relajado ambiente que ambos demonios compartían hacía algunos momentos comenzó a volverse más denso y pesado, una sensación de autoridad opresiva comenzaba a manifestarse, aparentemente con la intención de arruinar su diversión. Abraxas no estaba seguro de que era mientras que Orobas hizo un gesto de hastío y cansancio al saber precisamente de quien se trataba, pues no era la primera vez que intentaba echarle a perder su juego.

Orobas: Dem, llegó el aguafiestas.   

Al guardar silencio, el duo de buscapleitos fue capaz de escuchar los callados pasos del individuo que había alcanzado a escuchar la última parte de sus intenciones, dirigiéndose hacia ellos conforme su larga y raída túnica danzaba a pocos centímetros del suelo conforme se movía. Pero no fue solo por su sonido o su apariencia por lo que distinguieron que estaba allí, su amenazante proyección de energía oscura era bastante hostil, lo cual por experiencia Orobas sabía que sucedía cuando no aprobaba algo, especialmente si era algo que pudiera alterar al pilar.  


Adreus: Disculpa que no comparta tu sentido de la diversión, pero simplemente no veo por que perturbar a mi hermano.

Orobas: ... (Voltea a ver a Abraxas y luego le guiñe el ojo a Adreus) Claro.  

Adreus: Tsch... en cualquier caso, nada bueno vendrá de un asunto que vaya no solo a causarle un arrebato donde buscará a Aiden Cross por todo Mehruntosh, Bynquisterr si es necesario, sino que además lo pondría en contra de sus aliados.

Orobas: Hey, hey, hey, si lo que dice esta cosa es correcta, tal vez realmente no tiene tantos aliados como pensaba.  

Adreus: Eres un... (Aprieta su guadaña con las manos).

Orobas: Además ¿Realmente debes estar aquí perdiendo el tiempo conmigo? Al menos soy uno de los Nightlords que se queda en su puesto y sale solo a sus horas. En cambio esta ese otro que creo que tiene como 3 días sin volver.   

Adreus: Su ausencia no causará ningún problema. Divulgar esa carta en cambio...  

Orobas: Mira Adreus, debemos recordar algo. Los nightlords no servimos a nadie. Pero ene l hipotético caso que lo hiciéramos, no te rendiríamos cuentas a ti, sino directamente al pilar. Y como su valioso socio, creo que querrá saber esto.  

Perdiendo un poco la paciencia, el encapotado tomó su guadaña y asestó un rápido movimiento para raspar la armadura de Orobas con la herencia de su padre, pero este a tiempo detuvo el bastón del arma con su mano. Notó rápidamente que en su otra mano cargaba una especie de orbe negruzco del que se desprendían pequeños relámpagos negros, además de emanar lo que parecían risas y susurros espeluznantes.  


Orobas: ¡Oye! ¡Aún no tengo sueño!  

Adreus: Es tu toque de queda Orobas.   

Arrojó su orbe contra el demonio dorado, pero antes de que este diera en el blanco, este fue absorbido por lo que parecía ser un escudo cristalino el cual sujetaba el compañero de Orobas, que si bien consideraba de mal juicio hacer enojar a quien parecía ser la mano derecha del pilar, en este momento prefería estar del lado de los demonios que de los humanos.  

Adreus: ¡No te entrometas! Orobas es un Nightlord, al final del día es un aliado del que requerimos todavía. Tu por el contrario eres prescindible y te acabaré si te metes en mi camino.  

Abraxas: Perdón, no sabía.   

Adreus: En cuanto a ti orobas...

Orobas: ...  


Adreus: Grrrr. Pero tu...  

Abraxas: ... (Activa Adjustment)


Adreus: Tsch.... "Tengo que sacar a Spencer y a sus amigos de aquí cuanto antes. No tengo ni idea como reaccionará al leer la carta y si sabe que iba para Spencer, no creo que pueda contenerse al interrogarlo. Ese par ya me las pagará luego, pero lamentablemente si ese grupo de elegidos en efecto está cerca, los necesitaremos otro poco".

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2601
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 26
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Dom Jun 25, 2017 4:12 pm

Las cosas le estaban yendo bien a Aiden. Quizás demasiado bien. Luego de su conversación con Karee las horas habían pasado con él moviéndose de un lado para otro dentro de la ciudad, ubicando a todos los gremios que conocía y dejando recados a aquellos que no tenía el gusto. Realmente era una labor fácil, ya que la gran mayoría le debía favores, y los que no, o estaban enojados con el trato de la inquisición o simplemente sabían que su gremio ganaría mucha fama participando en una misión importante junto al héroe legendario. Héroe que, por cierto, ahora caminaba por una calle algo vacía siendo ya cerca de las cuatro de la tarde.

Aiden: -tachando en una larga lista un par de nombres más-. Este es el último... -dice para sí. Frente a él, se imponía enorme el edificio de la casa Corwin-.


Gunslingers

La casa Corwin era relativamente nueva, teniendo apenas poco más de veinte años de historia. El primer líder de la casa era un fuerte guerrero, específicamente un pistolero del desierto que fue a parar a Bynquisterr buscando nuevos derroteros. Tuvo la suerte de lucirse entre los cazadores de la época y contraer nupcias con una adinerada mujer. La habilidad innata del tipo y los recursos de la dama les permitieron surgir y crear su propio gremio, que con el tiempo se volvió una respetable casa experta en el arte del disparo. El actual líder de la familia es Simon Corwin, hijo del pistolero del desierto y amigo de la infancia de Aiden. El clérigo atravesaba los pasillos observando los lujosos ornamentos, la enorme cantidad de placas y trofeos y muchas cabezas de monstruos, clavadas a la pared como recordatorio del pasado en las Wild Wastelands del "padre" del gremio, ya retirado.

Aiden: Gracias por recibirme, Simon -menciona haciendo una leve reverencia al trigueño, que apenas vio entrar al parchado se levantó de su escritorio para recibirlo-.

Simon: Por favor, seño... Aiden, el gusto es mío, hace muchos años que no venías a mi casa -dice, estrechándole la mano al peliblanco-. Y por lo mismo, me imagino que vienes por algo importante.


Aiden:
-Asiente-. Deduces bien, estimado

El elegido comenzó a contarle entonces a Simon sus planes con respecto al ataque en contra del castillo Beagalltach, cómo él y sus amigos habían venido aquí con la intención de derrotar a la inquisición, y que ya muchas casas y gremios se habían unido a la causa. El pistolero escuchaba atentamente, sin despegar los ojos del rostro de su interlocutor. El hecho de haber nacido casi al mismo tiempo, pero haber crecido de forma tan distinta, siempre le pareció raro. ¿Realmente Aiden era tan especial? ¿O es que él nunca fue lo suficientemente fuerte como para seguirle el paso? Sea como sea, el discurso del clérigo terminaba y Simon ya tenía una respuesta clara.

Simon: No podremos ayudarte

Aiden: No...?

Simon:
-Niega con la cabeza-. Sabes perfectamente que si esto dependiera de mí, no dudaría ni un segundo en seguirte a donde me pidas. Pero ahora soy la cabeza de este gremio, y no puedo arriesgarme más de la cuenta

Aiden: Ni siquiera alguno de tus hombres? La casa Corwin ha crecido exponencialmente en los últimos años...

Simon:
-Asiente-. Gracias por el cumplido, pero la mayoría de mis hombres se encuentran fuera de Bynquisterr, realizando encargos en Valaflam y las Wild Wastelands. Aquí sólo tenemos a unos cuantos rango A y a los aprendices

Aiden: Tsch... Ya veo...


Simon: Además, hay una razón más
-Simon camina por la habitación. Aiden lo sigue con la mirada y pronto entiende cuál era dicha razón: A un lado de Simon, una pintura colgaba en la pared, retratándolo a él y a una joven mujer-. Te lo dije, no? Me caso en unas semanas.

Aiden: Sí, recuerdo que me lo dijiste

Simon: De verdad lo lamento, Aiden
-dice mientras vuelve a su posición frente al clérigo-. Lo único que podemos hacer por ti es vigilar el perímetro de Mehruntosh y cuidar la ciudad en lo que todos los cazadores están afuera haciendo el trabajo sucio. Espero que lo entiendas


Aiden:
-Asiente-. Aprecio tu sinceridad, Simon. Y creo entender tus sentimientos, cargando el peso de tanta gente, el de tu padre y tu prometida... No puedo obligarte a seguirme, pero te encargo la ciudad hasta que todo termine

Simon: Dalo por hecho


La visita había sido infructuosa, y si bien Aiden comprendía la postura de su amigo, no podía evitar sentir un aire de decepción al saber que una casa tan fuerte como la de los Corwin no participaría en el asalto. Sin más, le deseó toda la suerte del mundo y éxito con su prometida, a lo que Simon le indicó que estaba invitado desde ya a la boda que se realizaría el próximo mes. Minutos después Aiden salía del edificio tachando el último nombre de la lista, guardando el papel entre sus ropas y volviendo a la caminata, una que ya comenzaba a afectar sus piernas y a generar dolores en la planta de sus débiles pies.

Aiden: Con que una boda... -suspira-. Bueno, aun con esto, creo que pude conseguir una cantidad importante de aliados


-Fin del OST-

Efectivamente. En los cálculos previos del clérigo, el asalto al castillo contaría con unas trescientas personas, incluyendo a los elegidos, pero sus esfuerzos habían conseguido que ahora se proyectara el doble, quizás el triple de participantes. Y eso sólo en su caso, pues sabía que varios de sus compañeros también conseguirían el apoyo de más cazadores. Podrían ser miles de personas, todas luchando con un único fin: Derrotar de una vez por todas a la inquisición de Bynquisterr, esta vez para siempre. Un deje de nerviosismo, pero también de ansiedad, recorrió el pecho del peliblanco mientras se encaminaba de regreso a casa. Y quizás por ese sentimiento fue que no se dio cuenta cómo la calle por la que transitaba poco a poco dejaba de tener gente, hasta quedar completamente desierta. En los barrios bajos eso no era tan extraño, pero Aiden se encontraba en la zona de gremios, donde siempre transitaban cazadores y gente de alta alcurnia. El hecho de que no hubiera nadie, sólo podía significar que...

Aiden: !! -pudo sentirlo, no sabía cómo, pero pudo sentir una energía brutal al otro lado de la calle. Una que se acercaba, lentamente, devorando todo a su paso-. (Byakugan...)

Depression of Heaven & Earth

Cuando el ojo de Aiden se volvió blanco como la nieve y estaba dispuesto a observar en detalle el origen de esa energía tan extraña, ocurrió lo impensado. Fue como haber visto al mismo sol a escasos metros, un flash tan fuerte que no sólo le hizo llorar por la irritación, sino que anuló por completo su técnica ocular. Para bien o para mal, cuando recuperó la vista, el origen de esa energía ya se encontraba lo suficientemente cerca para verlo sin necesidad de su byakugan. Pero no era un demonio ni una bestia, sino un hombre común y corriente, llevando un traje clásico, negro y elegante, con sombrero de copa y tez oscura. Caminaba a paso firme, generando temblores cada vez que tocaba el suelo, o al menos, eso era lo que sentía el clérigo. Finalmente, el hombre se detuvo frente a él.


¿¿??: Tanto tiempo sin verte, Cross Aiden

Aiden: Quién... Qué eres tú?
-temblaba. No podía evitarlo, trataba de contenerse, pero sus piernas parecían volverse gelatina ante ese hombre. Su mente rápidamente comenzó a mover los engranajes para generar una estrategia, no de ataque, sino de escape-.

¿¿??: Ya veo. Realmente no recuerdas nada -una maquiavélica sonrisa aparece en su rostro-. Con que era cierto... Bueno, supongo que eso me ahorra unas cuantas cosas.


Aiden: No hagas como que no oíste mi pregunta. Quién eres y qué quieres?!


El plan era claro. Trataría de llamar su atención cuanto fuera posible, sacarlo de sus casillas, y cuando toda su atención esté en él, invocaría a Phantom Knight desde su espalda. Probablemente entonces lo esquivaría saltando o rodando, momento que aprovecharía para quicks-summonear a Mara y realizar un Hades Blast, cegándolo con aquella neblina de absoluta oscuridad y dándole chances de escapar. Un plan simple, pero efectivo... O al menos, todo eso pensaba Aiden mientras articulaba palabras y se esforzaba a sobremanera para que no le temblara la quijada.

¿¿??: ... -con un movimiento rápido, prácticamente invisible, extiende su brazo y clava su dedo en nada más y nada menos que el parche de Aiden-.

Aiden: !!!

¿¿??: Je...


El extraño sujeto se había movido demasiado rápido, sin tiempo de reaccionar, Aiden sintió cómo aquel dedo empujaba a través de su parche hacia adentro, entrando por completo en la cuenca y jugando en sus interiores, provocando secreciones y una gran cantidad de sangre que manchó por completo su mejilla derecha al igual que el guante impoluto del extraño. El dolor era infernal. Aiden cayó de rodillas, gritando de sufrimiento, sintiendo aquel dedo hurgando dentro de sí.

Aiden: AAAAAAAAHHHHHHH!!!

¿¿??: Tranquilo, no voy a matarte. Realmente no puedo hacerlo
-dice mientras extrae su dedo bañado en sangre, dejando el parche arrugado e igualmente rojo, como la mitad del rostro del clérigo- Sólo venía a ver cómo iba tu... "rehabilitación". Llámalo una inspección, si quieres.


Aiden: (Ifrit!)
-aun consciente a pesar del dolor, consigue comunicarse con su summon spirit, quien aparece en forma de un enorme y musculoso brazo a su costado-.

Ifrit: ORA!

El puño de la bestia flamígera salió con fuerza dispuesto a machacar el rostro del moreno, no obstante, y para sorpresa de Aiden, justo antes de que el puño pudiera llegar a destino, este se rompió en mil pedazos, brillos de prana rojizos que ahora se reflejaban en el único ojo del clérigo. No se trataba de un bloqueo... Literalmente el brazo de Ifrit se había destruido antes de siquiera poder impactar en el hombre, quien sonríe ante el vano intento de defensa del peliblanco. Este, debilitado, estuvo apunto de caer de bruces al suelo de no ser porque alcanzó a poner las manos. Jadeaba con violencia, como quien ve de cara a la muerte.

¿¿??: -se agacha, para quedar a la altura de su interlocutor-. Nos volveremos a ver, Cross Aiden, y quizás entonces, recuerdes quien soy


-el hombre se levanta, deja caer su guante manchado al suelo y se pone uno nuevo y reluciente que saca del bolsillo-. Un placer -el moreno se gira y comienza a caminar, dejando al antiguo héroe en el suelo-.

Aiden: E... Espera! -grita el parchado, con una mano en el rostro, cubriéndose la zona derecha, y la otra extendida hacia el hombre-. Eres.... Eres un miembro de la inquisición? Eres... Un secuaz de Archibald?!

¿¿??: Hm?
-se detiene y gira, mirando con extrañeza al clérigo-. Estás hablando de este perdedor? -con un grácil movimiento de manos, el hombre hace aparecer a su lado la imagen de un temible hombre que portaba una guadaña-.


No me hagas reír -con un nuevo movimiento, la imagen desaparece, el hombre se lleva las manos a los bolsillos y retoma su retirada, no sin antes, decir unas últimas palabras-. Crece, Cross, y cumple tu destino...

Una grieta en el espacio apareció frente al hombre, y en cuestión de segundos desaparecía junto a este. Por otro lado, Aiden comenzó a levantarse con dificultad. La sola presencia del extraño lo había debilitado, pero al irse, sintió volver parte de su fuerza. Activó su byakugan en un intento fallido por encontrarlo... Pero no vio nada. Ni a él, ni a nadie. ¿Cómo no iba a haber nadie en una ciudad tan grande como Mehruntosh? Se preguntó el estratega, mas la duda duró poco, ya que de golpe sintió su cuerpo translocarse y reaparecer en el mismo punto en el que estaba, pero ahora podía oír el gentío a lo lejos, la vida... Como si de alguna forma hubiera estado los últimos minutos en otro plano de la realidad


Aiden: (De alguna forma, en algún momento, consiguió moverme a otro espacio... Y con su ausencia, regresé al Mehruntosh de verdad... Pero, qué diablos era él... Y qué es... Este terrible dolor...)

El peliblanco se recargó apenas pudo en una pared cercana para recuperar el aire y limpiar el desastre que había quedado en su cara. Se preguntó qué había ocurrido, pero realmente no había explicación. Lo único que sabía era que aquel hombre era un "Inspector", y que no tenía nada que ver con Archibald... Por el contrario, parecía muy seguro de estar por encima de la inquisición en general. Y luego estaba eso otro....

Aiden: (Él... Conocía mi secreto) -traga saliva, mientras un escalofrío recorre su espalda y se sujeta el parche manchado en sangre-. No, de hecho parecía saber aún más que yo al respecto...



_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1261
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Miér Jun 28, 2017 1:06 am

Sad Seeing


A decir verdad, ni siquiera él sabía porqué decía lo que decía. Iba contra su naturaleza... contra su vida como saboteador, con la que hace tanto decidió no confiar en nadie y trabajar solo. ¿Cuando cambió eso...? ¿Por qué no es hasta ahora que se percata de todos estos cambios en él...? Hace mucho tiempo, un chico llamado Keith pensaba como él ahora mismo, que creía que debía de estar allí para otros, pero ese chico murió... o al menos eso pensaba. No, no era altruismo... era reconocimiento de sus límites.

A todos les gustaría pensar que son los mejores en todo. Que pueden con trabajo duro lograr cualquier cosa que quieran... pero a decir verdad, no importa cuanto te esfuerces, si eres humano, estás destinado a errar. Es gracias a otros que podemos cubrir esta falla.

Karee:
Sabes... No me había percatado lo mucho que nos influenciamos entre nosotros... Alistair por un tiempo me impulsó a ser más determinado, Hod me forzó a adaptarme, Ruumi me enseñó a confiar de nuevo, incluso Brunilda me ha hecho crecer en cierto modo...


Había aprendido bastante. Y ahora mismo, por algún motivo, no podía si no imaginar a Ruumi sentada allí, sonriendo al ver su avance. Tal vez si no la hubiera conocido no hubiera aprendido a volver a confiar... Realmente le debía bastante. Miró a la clériga, pensando en lo mucho que había llegado a depender sin darse cuenta de ellos. No eran su familia, pero al menos por estos meses, había aprendido a verlos como compañeros en los que depender. Amigos en quienes recargarse... Obviamente, más con unos que otros.

Karee:
Así que... Gracias. Y recuerda que también puedes confiar en mí si necesitas cualquier cosa. Es lo que hacen los amigos.

Lycoris:
Los amigos... *asciente* si...

Karee:
No lo olvides.


¿Se iría, así como Ruumi? No estaba seguro... pero sí sabía que si iba a marcharse, no quería quedarse sin decirle al menos eso. Siempre que resultaba herido en combate, sentía que estaría bien, porque Lycoris estaría allí para cuidarlos. Siempre que entraba en una escaramuza en equipo, en una parte de su mente, sabía que si algo salía mal, podría confiar en ella para corregir su error y curarlo. En un pasado, se conformaría con cauterizarse y tal vez coserse su propia herida, como varias veces hizo...

No era óptimo... pero por alguna razón, desde que ella estaba con el equipo, había dejado de depender de sí mismo para ello. Y desde que se prometió proteger a Ruumi, dejó de depender de solo su fuerza. ¿Pero era acaso suficiente...? Debía ser fuerte por sí solo. No solo depender de ellos. Y eso era lo que ahora estaba intentando lograr... llegar a tener la fuerza para poder agradecerles a todos por ayudarlo. Tener la fuerza para colaborar más y más... lo que lo llevaba a su misión... conseguir apoyo.

Karee:
Bueno... Fue agradable esta conversación, pero tengo que seguir con lo mío. Considera lo que te dije. ¿Va...?

Lycoris:
... Muy bien... Uhm... Gracias por escucharme.


No le respondió verbalmente. Solo le sonrió y levantó la mano una vez más para decir adiós.
¿No es curioso cómo el mismo gesto se usa para decir adiós y Hola al mismo tiempo? La ironía de esto no le había realmente importado al ladrón hasta hoy, que había hecho el gesto en varias ocasiones. Realmente era un día de avance. Pero aún tenía cosas que hacer. La noche se acercaba, debía de ponerse a buscar sus aliados... luego de ir por su daga a la mansión, claro.


Los colores de la ciudad estaban empezando a cambiar del amarillento de la tarde al anaranjado del atardecer, brindando un tono y sentimiento de calidez a Mehruntosh. Pero Karee no estaba realmente prestando atención a lo que le rodeaba, no visualmente al menos. Siempre estaba al tanto de sus alrededores, pero no estaba observando los colores, si no la atmósfera. Hoy había sido un día importante. Y todavía no acababa. Aún había cosas por hacer.

Cuando llegó a la mansión, le informaron que Logarius y Brunilda se habían retirado, probablemente fueron a reclutar cazadores... no había nada más que hacer. Realmente iban a realizar un asalto al castillo... era la segunda vez desde Durandal que era parte de algo tan masivo como ésto, y aquella ocasión, recordando el destino de Harusame, no hubo un resultado óptimo... aunque en retrospectiva, tal vez no cambiaría nada... ¿Es eso egoísta...? ¿Saber que si las cosas hubieran sido diferentes este momento de tranquilidad y este día tan cálido no habría ocurrido?

Hundido en estos pensamientos llegó a su habitación, tomó la daga que se encontraba finamente colocada sobre el buró, posiblemente puesta allí por la mucama posterior a su partida, y sin perder otro momento, se retiró sin decir una palabra o interactuar con alguien. Pensó que sería así hasta llegar a la herrería donde dejaría sus armas, sin embargo, el destino le tenía otro evento en mente que aún debía solucionar.

@Kusanagi Dark escribió:
The Fabulous Attention Seeking Warrior: Alistair


~Clock Town Day 3~

Syldra guiaba a Alistair hacia la mansion Lovecraft al mismo tiempo que mientras caminaban escuchaba el relato de su viejo amigo sobre lo todo lo que ocurrió la noche anterior en el baile luego de que se separaran. Sin poder evitar sentirse algo frustrada consigo misma por no haber estado allí cuando se dio la pelea contra El Ministerio del Mal...Aun cuando ella no tenia forma de saber que eso pasaría. Pero, aun así, no dejaba de pensar de quizás su presencia pudo haber hecho una diferencia...Sin embargo, nada podría prepararla para escuchar de boca del espadachín como este habia muerto durante la batalla.

Espera...¿¡QUE!? —Exclamo incrédula— ¿¡QUE QUIERES DECIR CON QUE MURIERON!?

Pues...Eso... —Mira hacia abajo.— Durante la pelea vi como una especie de demonio que habitaba dentro del hermano de Aiden devoraba a Lycoris...Y entonces perdí completamente el control. Estaba furioso por no haber sido capaz de protegerla y solo podía pensar en hacerlos pagar...Mi ira me cegó y eso me costo la vida.

¿¡Como pudiste ser tan irresponsable!? —Levanto la voz enfadada—

No te preocupes Syldra, recuerda que gracias a la bendición de Rem... —Intenta calmarla pero ella lo interrumpe—

¿Y que tal si no hubieras estad bendecido? —Continuo regañándolo— ¿Alguna vez te has puesto a pensar en eso? Tal vez para ti y tus amigos elegidos la muerte no signifique ya nada...Pero no todos tenemos la suerte de contar con la bendición de una Diosa...Se que el ver morir a Lycoris debio haberte afectado mucho pero, Bendición o no, no puedes andar por ahí restandole valor a tu vida y tirándola a la basura...¡Tienes que pensar en las consecuencias de tus acciones!


¡Ya lo se...! —Suspira— No eres la única que me ha dicho que no puedo seguir cometiendo los mismos errores...Me he confiado demasiado de la Bendicion de Rem.

¿Y que es lo que piensas hacer ahora? —Pregunto Syldra ahora un poco mas calmada—

Yo...No estoy seguro. —Respondió Alistair— Cuando estuve en el Limbo tuve la oportunidad de hablar con mi padre...Me dijo que tengo que controlar mis emociones y no entregarme a ellas. Pero a decir verdad no tengo idea de como hacerlo...

No tiene nada de malo ser alguien emocional...Siempre y cuando sepas como canalizarlo. —Dijo Syldra— Yo por ejemplo intento convertir mi frustración y mi enojo por sentirme insuficiente en energía para cosas mas productivas como mi entrenamiento o cuidar de Dekkar.

Canalizar mis emociones... —Se queda pensativo por un momento, recordando también las palabras de su padre acerca de hacer suyo el poder de sus espíritus—

Por cierto, ya llegamos a la mansion Lovecraft. —Anuncio Syldra deteniéndose frente a una enorme y ostentosa mansion cuyas puertas se abrían para dejar salir al ladrón.—


¡Karee! —Exclamo Alistair sin perder el tiempo y corriendo hacia su amigo— Me alegra encontrarte.

Me gustaría decir lo mismo... —Murmuro con una mueca de desagrado—

¿Huh...? —Se le queda mirando confundido—

Olvídalo... —Suspira y lo mira de vuelta— ¿Que es lo que quieres?

Necesito tu ayuda para encontrar al resto... —Le respondió— Temo que hubo un...Incidente anoche en el baile.

¿Que clase de "Incidente"? —Le pregunto.—

Al igual que habia hecho con Syldra, Alistair le contó rápidamente todo lo que habia ocurrido la noche anterior...Causando que el ladrón se cubriera el rostro con una mano y negara con la cabeza conforme lo escuchaba, no pudiendo creer lo increíblemente estúpidos que habían sido todos pues prácticamente habían arruinado completamente el plan de causarle una buena impresión a los cazadores para que estos a su vez los ayudaran con el asalto al castillo.

Y eso fue lo que paso... —Concluyo Alistair su relato— Lycoris y yo acabamos de llegar esta mañana y no sabemos aun nada de lo que paso con el resto...Pero según Syldra, al parecer los cegadores se involucraron y hubieron arrestos...

¿Quieres decirme que Aiden espió a Lycoris, Lycoirs lo golpeó, Spencer la quiso matar, Tu te metiste, Causando que Walter se metiera, Causando que Renzo se metiera, Causando que Kaine se metiera, Causando que llegara un asesino, causando que el resto peleara, causando una puta escaramuza en la que no solo murieron ustedes dos si no que prácticamente aplastaron cualquier esperanza de pasar desapercibidos ante los cegadores y al mismo tiempo haciendo que el enemigo conozca nuestras habilidades, lo que nos quita cualquier elemento sorpresa y solamente Brunilda y yo nos salvamos por estar fuera, todo por un puto lío de faldas?" —Dijo Karee rápidamente tratando de asimilar todo lo que habia escuchado y haciendo un esfuerzo sobrehumano por no estallar en ese preciso momento.—


Pues...Si...Básicamente eso. —Asiente nervioso para luego recibir una fuerte palmada en la nuca de parte de Karee—¡OUCH! ¿¡POR QUE FUE ESO!?

Por idiotas... —Dice seriamente para posteriormente mirar a Syldra— Tu ¿Eres de los amigos voladores que menciono este imbécil, cierto?

Así es... —Asintió— Lo soy.

Bien, por que vamos a necesitar de tu ayuda y el resto de tu gremio si queremos tener una mínima una oportunidad de atacar ese castillo... —Se da a si mismo un masaje en la frete con los dedos— Maldición...Como si las cosas no pudieran ponerse peor.

¿Que hay de Aiden y los otros? —Pregunto Al—

No tengo idea...Pero sera mejor que los encontremos pronto. Tengo que hablar muy seriamente con Aiden... —Suspira—De todas formas me dirigía al Dragon Danzarin...Supongo que puedo investigar un poco por ahí. En cuanto a ti...Ya sea que sigas buscando al resto o que decidas hacer algo de provecho y reclutar a tanta gente como puedas...Trata de no hacer nada que llame la atención. Y tu, por favor asegúrate de que el NO haga nada estúpido...

Eso no me lo tienes que decir... —Dijo Syldra regañando de nuevo a Alistair con la mirada.—

Bien. En ese caso no tengo nada mas que discutir con ustedes por el momento. —Dicho esto, el Ladrón comenzó a alejarse caminando de ambos para continuar con su camino.—

¿Que pasa con Karee...? —Se dice un poco preocupado mientras mira la espalda de su amigo
perdiéndose lentamente a lo lejos entre la multitud—Últimamente ha estado actuando muy extraño...


Probablemente sea solo el estrés por todo lo que paso. —Le dijo Syldra— Y la verdad No lo culpo...

Espero tengas razón... —Suspira cabizbajo.—Pero, supongo que por ahora debo concentrarme en tratar de encontrar al resto...

Una vez que Karee ya habia sido informado de lo que ocurrió la noche anterior, y sin ninguna otra pista sobre el paradero de sus compañeros de momento. Alistair no tuvo mas remedio que continuar buscándolos a ciegasjunto con Syldra. Ambos prácticamente revisando en cada rincón de la ciudad esperando poder dar con cualquiera de ellos entre la multitud que continuaba con los preparativos para el ultimo día del festival.


ALTINA


Confundida, con más dudas que nunca en su vida, Ruumi dejó la fortaleza del clan seigaku, haciendo una especie de peregrinaje en búsqueda de respuestas de la diosa. Avanzó con sus pasos haciendo Eco, el templo tan vacío como siempre, aún si un tanto más acomodado que nunca. Este lugar que por años le trajo tanto misterio, que por años deseó ver por dentro, queriendo conocer el lugar que su madre tanto tiempo buscó acceder...
y hoy, caminaba segura hacia ese altar, convencida de que la diosa aparecería ante ella. Que curiosa es la vida...
que una inseguridad, al poco tiempo, se vuelve una realidad constante.


Cargaba la espada de su padre, las creencias y el conocimiento de su madre, una bolsa con pergaminos que ella no escribió, pero una postura propia. Aplaudió dos veces para anunciar su presencia a la diosa e hizo una reverencia ante el altar, tal como su madre le enseñó. Entonces se arrodilló como un Samurai ante su maestro. Estaba convocando a la diosa. Requería respuestas. Sabía que por ella, Rem vendría. Un privilegio que seguramente su madre soñaba con tener. Pero no era momento de imaginar las hipotéticas reacciones de alguien hace mucho en brazos de dicha diosa... ahora mismo su misión era lo más importante.


Rem:
Ruumi, estás aquí...




Drop


Karee: ¿Buenas tardes...?

El calor de la forja se sintió tan pronto cruzó la puerta. Escuchó el sonido del metal caliente ser refrescado en agua. Ese sonido cuando el agua se evapora. Karee miró con un poco de curiosidad el lugar. Había visitado varias herrerías en su vida, pero esta era la primera fuera de Deneb. No era tan distinta... si a caso el acomodo de las herramientas difería. Usualmente solo llegaría, soltaría un saco de armas y una bolsa con unos cuantos oros, antes de irse sin decir nada más. Anonimato. Sin embargo, esta vez...

Frederick: ¿Que se le ofrece, cazador?


Karee por un segundo pensó que hablaba con alguien más, antes de recordar que tenía aún traje de Cazador. Sin mencionar que la ballesta en su espalda daba la imagen de un cazador casi sin margen de error. Karee suspiró para si mismo antes de exponer su caso.

Karee: Me dijeron que podía venir aquí si necesitaba un poco de mantenimiento en mi armamento.

Frederick: Así es.

Karee bajó el saco que cargaba consigo, abriéndolo y sacando varias de sus pertenencias. Frederick pudo ver porqué Karee buscaba su asistencia. El filo de su espada estaba increíblemente dañado, sus dagas habían perdido filo... estaba claro que previo a esto, esas armas no veían mucho uso. Su espada tenía eso que los herreros conocen, degradación debido a la edad. Estaba claro que era una vieja espada. Pero aún servible.

Karee: Solo necesitan mantenimiento.

Frederick: ¿Y su ballesta?

Karee: ¿Hmm?

Frederick: Puede dejarla también. Le daré un vistazo.

Karee: Supongo que no hay problema...

Frederick: Si quiere dejar también parte de su traje de cazador.

Karee: Uh... ¿No es... mucho? Además, está en buen estado.

Frederick: Puede estar mejor. Estará todo listo para mañana.

Karee: Okay... *se quita el abrigo de cazador*

Karee's Sword (Espada corta)

Una Vieja espada de acero que puede ser blandida con dos o una sola mano.
Es la espada que la milicia denebrense usaba hace años. Perteneciente a Karee Fellner.
Parrying Dagger

Una daga especializada en el bloqueo. Permite al usuario defenderse de algunos golpes directos y usar la mano libre para un contraataque.
Samurai Armor

La armadura que usan los Rouges samurai (AKA: shinobi).
Saint's Crossbow

Una ballesta de cazador. Utilizada en conjunto a virotes con punta de plata.
Demon hunter outfit

Nada más y nada menos que ropa de un cazador.

(en ese orden van los dados)

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Miér Jun 28, 2017 1:06 am

El miembro 'Kida' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de celtic' :

Resultados : 2, 9, 1, 3, 4

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5220
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Jue Jun 29, 2017 6:59 pm

Confused

Recuperar el aliento es relativamente fácil cuando te obligan a hacerlo los fanáticos que no pierden oportunidad de saludarte, buscar un tacto o una palabra de ánimo. Con el rostro limpio (gracias a una turbo limpieza utilizando los poderes de Undine) y la mente aun descompuesta, Aiden correspondía lo mejor que podía a los saludos y a los vítores, aunque por dentro llegar a casa era lo único que pensaba. A ratos se tocaba el parche, como asegurándose de que estuviera bien puesto, firme, cubriendo aquello que se suponía sólo él, su madre y Kristya sabían.

Pero nada más lejos de la realidad, y ahora, se sentía vulnerable ante lo que pudiera ocurrir. Su principal foco era el ataque a la inquisición, y nada debía desviarlo, al menos no por ahora. En su paso por la zona comercial, y ya siendo bastante tarde, no notó al principio cierto puesto improvisado que devolvía niños perdidos a sus dueños. De hecho, como iba mirando hacia el frente pasó de largo, mientras los que atendían se le quedaron mirando.


Johnny: Ese no es...


Qamill: Es uno de los elegidos!!1
-exclama el de bigote, mientras cargaba a una niña sobre sus hombros-. Aunque como no participó en el torneo, creí que se había separado del resto...

Shokunetsu: Yo no lo había visto en mi vida

Sahasrara: Sí saben que ese es Aiden Cross, cierto?


Habían pasado las últimas horas devolviendo a los niños perdidos, con resultados dispares. Si bien la mayoría de ellos habían tenido que entregárselos a sus padres de forma gratuita (pues estos no tenían ni un duro), uno efectivamente era hijo de una importante familia que había puesto recompensa por el hijo primogénito, y los cazarecompensas pasaron de tener 50 oros a 50 platinos, ni más ni menos. Quizás por eso aún no se iban, pues esperaban que al menos uno de esos tres niños que quedaban les dejara más dinero.

Aiden: (Espera un segundo...) -retrocede sus pasos como si estuvieran devolviendo una cinta, hasta regresar al stand de los hermosos, que se le quedan mirando al verlo regresar-. Ustedes


Johnny: Tú...

Vincco: SEÑOR AIDEN!


A Child Returns

Aiden: Qué?!

Qamill: Cómo?

Sahasrara: (Cuándo despertó?)


El niño de sombrero había despertado hace escasos minutos, pero en parte por flojera y en parte porque seguía confundido, no había movido ni un músculo hasta ver a su maestro llegar a la tienda. No perdió el tiempo y de un salto se agarró de sus piernas, contento de ver una cara conocida luego de casi tres días en total soledad. Aiden le hizo unos pat pat, confundido al principio pero, byakugan mediante, comprobando que ese era efectivamente el Vincco que todos quieren y aman. No obstante, la pregunta era clara... ¿Qué diablos estaba haciendo ahí?

Vincco: Cuando salió corriendo del Dragón Danzarín fui a buscarlo, pero la ciudad era tan, tan grande, que terminé perdiéndome señor Aiden, y luego conocí a un hombre gordito que tocaba un instrumento raro

Aiden: ...?
-le pone una mano en la frente-. Definitivamente no tienes fiebre... Pero, cómo terminaste con ellos?


Vincco: N-No lo sé! De pronto desperté y estaba aquí

Aiden:
-mira de reojo a los hermosos-. No pensé que volvería a verlos -dice, refiriéndose claramente al hombre lagarto y al musculoso-. Y veo que tienen consigo caras desconocidas

Sahasrara: (Tsch, no sabía que estos sujetos tenían malas migas con Aiden Cross, espero no hagan alguna locura como--)

Johnny: QUIERES PELEA DELGADITO?!


Qamill: No, Johnny!
-exclama poniendo su musculoso brazo entre el reptil y el elegido-. Qué clase de actitud poco hermosa es esa?!

Johnny: L-Lo siento Qamill...

Qamill: Escucha
-mirando esta vez al clérigo-. Para tu información, tu amiguito ese estaba junto a muchos otros niños, siendo poseído por un demonio. Quien sabe qué atrocidades hubieran pasado de no haberle pateado el trasero

Aiden: Esperan que me crea algo como eso?

Shokunetsu: No realmente. No te conozco, pero te vez un tipo inteligente
-dice el monje, sacando de entre sus ropas el trozo de acordeón demoníaco que la Legión no había aceptado ayer-. Quizás entiendas lo que es esto


Aiden: Hmp...
-activando su byakugan, comienza a inspeccionar el objeto y comprueba, para su sorpresa, que posee prana demoníaco y materiales que conocía desde su época como cazador legendario-. Vaya, esto es una sorpresa. Entonces ahora están... -levanta la vista y observa el letrero que tenían-. Devolviendo niños perdidos? Se volvieron buenas personas?

Johnny: JAMÁS!

Sahasrara: No somos "buenas" ni "malas" personas, sólo tenemos ciertos objetivos

Qamill: Y cultivamos la hermosa por sobre todas las cosas
-dice mostrando sus imponentes biceps-.

Shokunetsu: Pero la hermosura no deja dinero

Aiden: Oh... Ya, creo que entiendo
-como siempre, y especialmente luego de los últimos acontecimientos, el clérigo se mantenía desconfiado-. Ellos no te hicieron absolutamente nada, Vincco?

Vincco: No
-niega con la cabeza-. De hecho, cuando desperté tenía algunas marcas de heridas cicatrizadas, creo que ellos me curaron... -el niño parece recordar algo-. Oh! A ustedes dos los he visto, estaban en el torneo de Deneb! El verde luchó contra Vance y el calvo contra Yura-neesan

Qamill: (Yura...)


Johnny: (Yura...)


Sahasrara: (Yura...)


Shokunetsu: (Yura...)


Aiden:
-suspira aliviado-. Bueno, sea como sea creo que me llevaré a este chico

Qamill: Es un niño aborigen, podríamos venderlo a cualquier coleccionista y sacarle muchos platinos

Johnny: Nosotros lo rescatamos después de tod---
-los interrumpe Sahas, antes de que la cosa escale a peor-.

Sahasrara: Claro, claro, señor Aiden Cross, puede llevárselo... Oh~, no sabía lo guapo que era en persona, he escuchado taaaaanto sobre usted.... Que es muy generoso con la gente como nosotros que no tiene dinero.... hihihi -con cada palabra, la mujer se acercaba más y más al clérigo, poniendo su abultado busto entre él y ella-.


Aiden: B-Bien, ya entendí -saca de su zurrón unas cuantas monedas-. Después de todo realmente salvaron a mi amigo... Quédense con el cambio

No vio realmente cuánto había sacado, pero dejó caer en la mano de la anacoreta un total de 10 brillantes platinos que los cazarecompensas miraron con sorpresa y alegría. Realmente habían podido conseguir algo gracias al niño aborigen, pensaban. Niño que, por otro lado, ajeno totalmente a los negocios sobre su persona, miraba a todos lados la emoción del festival luego de no haber podido disfrutar prácticamente nada durante los últimos días. Los ojos del niño brillaban observando los dulces, los globos, los disfraces, entre otros.

Vincco: Señor Aiden, vamos a ver esa tienda de dulces! -exclama el de sombrero gigante, tironeando la túnica de su maestro-.


Aiden: -Asiente-. Vamos

Ya sea por el ambiente festivo, porque cada uno respetaba la fuerza del otro o simplemente porque el día había sido muy agotador para todos, los cazarecompensas hermosos y Aiden junto a Vincco habían terminado en "buenos" términos. Ahora, había muchísimo que contarle al pequeño de sombrero, y pasar tiempo con él sin duda ayudaría al clérigo a despejarse de todo lo que tenía en mente. Seguro todos se alegrarían de verlo, pensaba Aiden, mientras comenzaba a caminar... Pero se detuvo de golpe, miró al cielo y luego a los hermosos que se mantenían en su puesto, esperando devolver a los últimos niños.

Aiden: Por cierto...

Johnny: Eh?

Aiden: Estoy reclutando gente para un ataque el día de mañana. Habrán jugosas recompensas.... Incluyendo cientos de platinos. Piénsenlo
-el clérigo junto a su pupilo pasaron a retirarse, mientras tanto, los cazarecompensas se miraron entre sí en silencio-.


Regresa un compañero y… ¿Aliados inesperados?

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1261
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Jue Jul 06, 2017 9:23 pm

Action


La herrería estaba vacía por ahora. Karee se aseguró que fuera todo antes de darse media vuelta y prepararse para salir, cuando frente a él se abrió la puerta de ésta de golpe. Lo niegue o no, saltó y se aferró al techo por un segundo cuando ésto pasó, una figura masculina con su guapura robada cruzando imponente a la vez que cargaba consigo una bolsa con contenidos dudosos y negros.


Frederick: ¿Que tienes allí...?

Zeke: Mi armadura. ¿Me la repara?

Frederick: *ve los polvitos* nel prro, no puedes repararla.

Karee: ¿Zeke?

Zeke: Ahorita te atiendo, Diabetico. ¿Cómo de que no?

Frederick: No se puede. *esparce el polvo*



Zeke: k thx

Se preparó para salir, dejando su bolsa de polvo atrás como basura para Frederick. Karee, con una ceja levantada preguntándose sobre lo que acababa de pasar, lo siguió. Zeke parecía no tener prisa, de hecho no parecía estar para nada centrado. Eso sí, esto era medianamente común para él. Karee lo siguió unos momentos antes que se detuviera.

Zeke: ¿Y que ocupabas?

Karee: Ibas a llevarme con la legión.

Zeke: ... ¿a sí?

Karee: Si, lo hablamos ayer...

Zeke: A bueno, ven, te llevo.


_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Dom Jul 09, 2017 7:59 pm

The silence of daylight

Mehruntosh. La esplendorosa capital de Bynquisterr donde los grandes avances en el campo de las artes y la arquitectura son visibles a la vuelta de cada esquina; aún las viviendas más humildes gozaban de un diseño que hiciera juego con todo el entorno, como si un mismo artista hubiera visto desde los cielos cada casa y edificio de la ciudad y los acomodara de tal modo que hicieran juego y ninguno se sintiera fuera de lugar, pero que al mismo tiempo fuera único a su manera. Eso era parte del encanto de tan bella localidad.  


Lamentablemente su belleza por lo general era opacada por el elefante en el cuarto al que muchos ya se habían acostumbrado durante su estancia en aquel poblado. La presencia de terribles criaturas nacidas en los oscuros rincones del averno y que encontraban goce en alimentarse de los buenos ciudadanos de Mehruntosh durante las noches. Por generaciones esto orilló a gran parte de sus habitantes a tomar armas no solo en defensa de los suyos, sino en el completo exterminio de aquellos monstruos de pesadilla. El eterno deber de aquellos que se hacían llamar "cazadores".

Pocos se aventuran a estas tierras sin saber al menos el peligro que representan las noches, mas aquellos que lo hagan seguro y pagarían con sangre su descuido. Para evitar que ese fuera el destino de los viajeros con los que viajaba. Lazarus no perdió tiempo en contarles todas las precauciones necesarias, poniendo en alerta a la joven pelirroja de la posición del sol en el cielo, mientras que el monje de rubios cabellos solo miraba en su alrededor una ciudad que anhelaba su presencia, su ayuda, su justicia.

Naomi: Está por anochecer... ¿Seguro fue buena idea dejarle el carromato a ese amigo tuyo?  

Lazarus:Es propiedad del dragón danzarín de Ozden, tomarlo más de lo requerido sería un abuso de la confianza hacia Víctor... En cuanto a nosotros, seguro encontraremos hospedaje antes de que anochezca.   

Naomi: ¿Te refieres a un dragón danzarín?  

Lazarus: Hmp... salvo que cuenten con una gran fortuna a su disposición, lo cual dudo ya que necesitaron que yo les ofreciera de forma gratuita transporte... 

Naomi: ¿Alguna vez te han dicho que eres algo pesado para expre...? (Quiere terminar su frase, pero Lazarus concluye la suya primero) 


Lazarus: Les aconsejo no se dirijan a ese lugar. Víctor me ha contado muchas historias respecto a la manera en que su hermano administra ese lugar. Ninguna ha tenido comentarios alentadores.

Shirome: No te preocupes Lazarus, solo requiero contactar a los opositores del lugar y ellos nos ofrecerán cobijo como buenos partidarios de la justicia que son.  

Lazarus: ¿Entonces sabes como localizarlos?  

Shirome: En lo absoluto, pero la justicia me guiará a ellos.  

Naomi: ... 

Lazarus: ... Ejem... ¿Les molesta si sugiero un plan alternativo?  

Naomi: Por favor.

Lazarus: Síganme entonces. Lo bueno es que estamos cerca.  

Si bien el curandero tenía las mejores intenciones de apoyar a los dos viajeros que habían lograrlo sacar de su monótona rutina, lo cierto es que había cierto grado de egoísmo en sus acciones, puesto que había un asunto personal que necesitaba resolver antes de si quiera poder continuar. Tenía que saber de una vez por todas que había sido de su antigua vivienda y de los recuerdos que había dejado atrás en ella.




Varias miradas se posaban en los 2 monjes (Quizás por su indumentaria más ligera de lo que se suele ver allí y que era un deleite visual para ciertas personas), pero también en el curandero, cargando una concentración similar a cuando miran a alguien que les resulta de algún modo familiar, un fantasma de un pasado que bien y pudo haber sido un sueño o una ilusión. O al menos así las sentía él último heredero de la casa Kurom mientras caminaba por las calles en las que alguna vez se sintió tan cómodo saludando a los extraños como si fueran viejos amigos. Ahora solo un fantasma invisible a todos y que solo comprobaba que tanto habían cambiado las cosas en su ausencia.


Lazarus: Hmp... (Detiene el paso frente a una enorme casa de aparentes lujos pero ya algo desaliñada comparándolas con otras del sector).   

Naomi: ¿Por que nos detenemos? ¿Vive alguien aquí que pueda ayudarnos?

Lazarus: Es lo que pretendo averiguar.


Aunque era de los lugares más grandes y lujosos que tanto el monje como su estudiante habían atestiguado, también desprendía una esencia de soledad y abandono, además de cierto suspenso de que pudiera morar dentro de esos muros. Por su parte, Lazarus, muy por debajo de su rostro melancólico, una pequeña muestra de satisfacción por el estado actual de aquella mansión parecía iluminar en breves instantes sus ojos. Fue evidente luego de que tocara la puerta y nadie la respondiera, que una especie de alivio comenzaba a incrementar en su persona. Finalmente, luego de que de su bolsillo sacara una pequeña llave dorada y la introdujera en la cerradura, y dicha acción provocara un sonido de "click" al darle vuelta, supieron de que se trataba todo.   

Lazarus: Ufff... "Está tal y como la dejé. Supongo no estaba listo para ver que alguien más ocupara este lugar" Adelante, les doy la bienvenida a la casa Kurom.

Lost Painting

Shirome entró agradecido a la residencia de inmediato, seguido de Naomi quien se veía un tanto abrumada por lo enorme que era para ella aquel lugar. El aire estaba algo enrarecido y parecía haber una gran cantidad de polvo y telarañas producto de un largo abandono. De hecho, si no fuera por que hacía solo pocos días se habían detenido en Unukalhai, se opondría bastante a la idea de dormir en un lugar que es más territorio de arácnidos que de hombres. Actualmente podía tolerarlo aún si no estaba cómoda con la idea.    

Shirome: Así que solías vivir aquí...   

Lazarus: Así es... Reconozco que se ve algo tétrico ahora, pero me encargaré de limpiar lo más posible. Comenzando con las habitaciones para que tengan donde pasar la noche.

Shirome: Excelente. Espero no estemos siendo una carga para ti Lazarus, pero enserio agradecemos el apoyo.  


Lazarus: Al contrario, es en cierto modo agradable para mi poder volver aquí... con personas...  

Naomi: ... Supongo que podríamos ayudarte a limpiar. Igual y este podría ser un buen lugar para mantenernos refugiados mientras contactamos a la oposición, o a los mismos elegidos inclusive "Y con suerte pueda encontrarlo luego de tanto tiempo..."

Shirome: Suena bien. Pueden limpiar nuestra nueva base secreta temporal mientras yo limpio las calles de injus... 

Naomi: No, no irás solo Shirome. Ya no hablamos solo de marinos, inquisidores o revenants, sino de los mismos demonios.

Lazarus: Una vez más quisiera solicitar su paciencia. Se que su misión es importante, pero sin una buena coordinación, estamos condenados a andar por mal camino, independientemente que tan preparado crea estar uno por su cuenta...  

Si bien el apoyo de Lázarus era algo con lo que el lobo de Valaflam no contaba y que realmente le venía bien a su encomienda, su actitud precavida lo hacía sentirse un tanto limitado. Pero bastaba una mirada a sus brazos para darse cuenta que la prudencia no estaba de más. Aún así, su misión era clara. Debía encontrar a los legionarios y juntos poner fin a la maldad de Bynquisterr. Y la única forma de localizarlos... era saliendo a buscarlos por la noche.   

_________________________________________________________________________________________________

Estructura de la mansión Kurom:
-Lobby principal (Primer piso).
-4 baños. (2 en planta baja y 2 en segundo piso. Solo los de abajo tienen ducha).
-Cocina (Primer piso).
-Comedor (Primer piso)
-Sala de estar (Primer piso).
-Librería (Segundo piso).
-Cuarto de Lazarus (Segundo piso).
-Cuarto de Adbleck (Segundo piso).
-Observatorio (Tercer piso).
-Cuarto de Goguro (Tercer piso).

Lazarus Kurom: Curandero perteneciente a la renombrada pero ya olvidada casa de cazadores Kurom, la cual se mantuvo siempre exclusiva a miembros directos de la familia pero por su versatilidad y disposición para trabajar en conjunto con otras familias de cazadores, ganándose la estima de varias personas en la región. Tras la muerte de su padre y hermano, Lazarus se retiró a Ozden donde mantuvo una vida tranquila siguiendo su nueva rutina como asistente de Víctor Danzas, pero los sentimientos de rencor, tristeza y culpa jamás se fueron, solo se embotellaron en lo más profundo de su ser.
Pese a su carácter pasivo y su a veces no tan sutil de recalcar aquello que lo molesta, es una persona noble y bondadosa que quiere ayudar a las personas a mantenerse a salvo de los horrores que el mismo ha atestiguado o peor aún, sufrido él mismo.


Equipment:
-Old Kurom Robe.
-Kurom's  Vestment.
-Holy Circlet: Diádema que permite al usuario utilizar menos prana para realizar habilidades curativas.  
Skills:
-Heal.
-Magnificat (Ragnarok): Incrementa la regeneración de vitalidad y prana natural del usuario, provocando que el tiempo que tome recuperar sus fuerzas de modo natural disminuya. El tiempo para que se recuperen penalizaciones y cooldowns de habilidades fuera de combate disminuye en proporción al resultado de la técnica multiplicado por 1 hora.  
-Libra (Final Fantasy): Permite al usuario obtener información general del adversario, así como conocimiento adelantado de algunas de sus habilidades así como fuerzas y resistencias.
-Sacred Oath (Dark souls): El usuario o un aliado recibe un incremento de fuerza y absorción de daño durante 60 segundos.
-Elder Woods (Golden sun): El usuario invoca temporalmente a los espíritus del bosque para hacer aparecer árboles y plantas temporalmente en el campo de batalla, las cuales liberan una energía que sana a múltiples aliados a la vez (máximo 4).
-Dazzling Light (Darkest dungeon): El usuario invoca una intensa luz cegadora por sobre encima de un enemigo, además de iluminar momentáneamente el área en la que se encuentren si esta se encontrara oscurecida. Esta habilidad no puede hacer daño crítico, pero en una tirada de 10 o mayor, puede detener el turno de un enemigo con turno.
-Divine Stimga (Tree of Savior): El usuario hace aparecer una marca sagrada en un enemigo provocándole un terrible escozor durante unos instantes, antes de que esta aparentemente desaparezca, pero lo cierto es que permanecerá en el interior del enemigo indefinidamente. La unidad que elimine al enemigo marcado con Divine Stigma, obtendrá un bonus de +2 y podrá remover el cooldown de una skill que no sea MA para la siguiente batalla. El bonus dura el resultado de la tirada de Divine Stigma dividido entre 2.

-??? (Final Fantasy): ???


Última edición por Celtic el Lun Jul 10, 2017 12:54 am, editado 1 vez

_________________
Time to blow up the scene






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2601
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 26
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Lun Jul 10, 2017 12:15 am

Legión de Ankh





Kill Them All


Era en los tiempos en que su vestimenta consistía de un gastado chaleco de cuero y sus confiables pantalones cafés, en el cinto, su mandoble colgaba desnuda repiqueteando en cada paso porque chocaba con la protección metálica en sus muslos. Ese sonido le gustaba a Karius. Igual de alto, pero de músculos menos prominentes. Era los tiempos en que Karius entraba en la adultez, y cuando recién comenzaba a trazar lo que sería su futuro. Pero en Bynquisterr, tu futuro muchas veces no se encuentra en tus manos, a veces algunos seres la toman en sus garras y les dan un giro que nunca esperaste.

El firmamento averdolado se encontraba con las manchas azules invasoras de la noche. Las personas al finalizar el atardecer cerraban sus puertas y se escondían en las gruesas paredes de sus mansiones y casas, sabiendo de la desidia de los demonios de atravesar paredes para buscar presas, sólo iban por aquellos tontos que aún se encontraban afuera.

Y aún así, la llegada del anochecer resultaba agradable para los jóvenes intrépidos cómo él, podía caminar sosegado de vuelta a su casa mientras las calles se vaciaban. Los demonios no salían hasta más noche. Se iba alejando del centro, caminando en medio de los edificios y casas altas que pintadas de sombras conforme la luna se iba levantando. Veía uno que otro encargado de encender las lamparas de aceite de la ciudad. Un trabajo de alto riesgo en Mehruntosh porque usualmente terminabas fuera de tu casa a altas horas de la noche si no te apresurabas a encender las lamparas de tu zona.


Su historia comenzó como la de muchos otros. Su cuerpo repitiendo que era imposible. Una manada de personas profiriendo agudos gritos y corriendo desde una dirección. Y cómo era típico, esa dirección solía provenir de un lugar conocido.

Era imposible. Un demonio atacando tan temprano. Pero lo que verdaderamente era un evento improbable la ilusión lo escondía con algo imposible.

Sintió la sangre corriendo helada en su interior. Y se apresuro a correr en sentido contrario a la demás gente. En su marcha vio caras familiares de vecinos rápido entrando a sus casas o escaparse por algunos callejones. La mayoría llevaba huellas de sangre en su cara o en sus ropas.

Los trozos de cuerpos formaban una fila hacia la criatura.

Una figura de 3 metros y medio de alto color azabache y cara aplastada con largas orejas. Su piel parecía dura, como una armadura natural. Y sus brazos, esos eran casi tan grandes cómo él con garras de las cuales goteaban sangre. Sus ojos amarillos eran cómo los de un insecto cuando sus dos manos tomaban a su madre de los dos extremos y con gran fuerza la partía a la mitad mientras el demonio se bañaba con su sangre.


Su mano instintivamente tomo la espada. El caer de la sangre es un eco fantasmal que se queda ahí por mucho tiempo.





Se habían agazapado todos para cubrir a los pocos niños que les quedaban. Algunos habían despertado solo para encontrarse con la sorpresa que los dejo mudos de una figura condenadamente enorme alejándose del lugar, cada paso levantando polvo y sacudiendo el suelo.

Algunos de los legionarios maldicieron, otros miraban aliviados cómo las siluetas voladoras pegadas en las nubes iban en una dirección totalmente diferente a su ubicación. Xavier suspiro de alivio, dando gracias a la Diosa por la suerte.

La calma se sentía a forma de una brisa fría que transportaba neblinas. La luz azul de la noche iluminaba el horadado sitio por las pisadas del lagarto y el silencio nocturno de Mehruntosh volvía, llevandose al olvido el sonido del choque de espadas. Los legionarios de Ankh pasaron a comprobar el estado de ellos y de los niños, algunos asustados por las fantasmagóricas armaduras de ellos. Su conversación que sonaba como una voz única y lejana volvió.


Legión de Ankh:
¿Eso fue... Un demonio lagarto?

Lo dudo mucho. No se sentía cómo tal.

Estuvimos así de cerca de atraer a los segadores.

Y también así de cerca de darle una tunda a esos bravucones, vaya manera de escapar.


Xabriel con un gesto contemplativo bajo el disfraz de legionario contemplaba a sus hombres. Sabía que dos de ellos no habían regresado en toda la noche y que probablemente no los volvería a ver. No iba a mencionar inmediatamente eso, quería que sus hombres disfrutaran el no salir tan mal librados de una situación así. Con su voz autoritaria dijo que podían dar el día por terminado, aunque necesitaba de algunos voluntarios que estuvieran dispuestos a resguardar a los niños toda la noche hasta que amaneciera y pudieran ser llevados a su casa. Algunos hombres levantaron las manos, otros simplemente tomaron de las manos a los asustados niños y fueron a discutir con él los detalles de en que sitio podían mantenerlos a salvo.

Volverían a la base y sólo confrontarían a aquellos demonios que se encontraran en el camino. Sus hombres fueron encaminándose, algunos con movimientos atolondrados y adoloridos. Se iban yendo mientras él los contemplaba, y cuando los últimos ya también emprendieron marcha aprovecho el momento para acercarse al segundo al mando. (Aún pese a todos vestir igual, Xavier podía distinguir a cada uno de ellos.)



Xavier: Nos provocaste una pelea, muchacho. *Pone su mano la hombrera de Karius.*

Karius: Sabes que no iban a entregar a todos los niños viejin. *Lo último lo decía con algo de cariño, no tratando de insultar. Xavier asienta.* Llevamos unos cuantos días con la caza siendo exigua, los muchachos se empiezan a desmotivar y una victoria hoy aunque sea con unos pandilleros podría encender el animo.

Xavier: Quizás debamos mandarlos a disfrutar del Festival de la luz, un día de descanso. *Sabía que Karius alzaba una ceja, y luego comenzó a reirse.* Los demonios temibles parecen mantenerse al margen y los importantes de la inquisición no se aparecen más que en eventos muy públicos... Pero a partir de hoy tenemos algo más importante en que concentrarnos.

Karius: Ojalá tuvieras esa iniciativa todos los días.

Xavier: *Le permitía rayar en la impertinencia a veces. Así era él.* Vamos Karius, tus deseos de empezar con cosas más grandes se vio realizado.

Karius: Hum...

Xavier: Te voy a necesitar para lo que viene. A todos.



_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1348
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Resh_69 el Lun Jul 10, 2017 3:28 am

Meruntosh Streets


Las calles de Meruntosh siempre bulliciosas por donde se le pudieran ver, eran el símbolo de la abundancia para la región de Bynquisterr pues yace adornada con estructuras arquitectónicas dignas de una gran nación, culturalmente no había nada que se le pareciera en todo Brennevin, y artísticamente estaba tan avanzada que incluso los edificios más tecnológicos de Vygor solo podían aspirar a ser la sombra de estas edificaciones. El gran reloj del parlamento, La torre de Meruntosh, El palacio de Buckingham, La Abadía de Westminster y por supuesto, el Parlamento de Meruntosh, no son más que partes de un legado que su gente ha dejado para esta región, la cual a pesar de los constantes ataques demoníacos, la creciente corrupción de la elite y el sofocante intervencionismo de la inquisición ha logrado mantenerse en pie.

Brunilda: ¿Ahora a quien iremos a ver? -Dice mientras mira a través de la ventana del carruaje-

Logarius: Con alguien que seguramente aceptara con gran animo nuestra propuesta -Sonríe-

Brunilda: ¿Conozco a esa persona?

Logarius: Por supuesto, solo espero que la encontremos en sus aposentos.

Brunilda: Creo que ya me doy una idea de quién es.

Mientras que Brunilda disfrutaba de la placida vista de las calles a través de su ventana, se podía ver cómo las personas de esta gran urbe se movían con gran prisa de un lado a otro, ya fuesen personas de la nobleza que manejaban los distintos distritos comerciales o los ciudadanos quienes compraban todo aquello que necesitaban para sobrevivir, como comida y vestimentas. Para la bruja ciertamente era mucha vida la que se reflejaba en las calles, pues ni si quiera Rasheet el cual era la "ciudad" más poblada de Unukalhai se le podía comparar a Meruntosh.

Brunilda: ¿Es normal que siempre haya tanta gente en el día?

Logarius: ¿Se te hace que es mucha? -Se fija por la ventana- Créeme, esto no es nada comparado con los días más movidos de esta ciudad.

Brunilda: Ya estoy sintiendo ansiedad de solo ver a tantas personas...

Logarius: No te preocupes, que solo es durante el día, además... -Se detiene lentamente la carreta- Ya llegamos a nuestro destino.

Brunilda: ¿Esta es...?

La bruja y el cazador bajaron de la carreta, y ante ellos se encontraba un pequeño edificio algo desatendido, pues tenía algunas partes del portón tiradas y una que otra ventana floja, mientras que algunas de las paredes tenían signos de que fueron objeto de ataques de demonios y guadañas. Ciertamente era un lugar un poco más desdichado que el de los Nightwings, sin embargo, para Logarius este lugar lleva consigo a una persona muy estimada por lo que no le importaba la apariencia del lugar.




¡Hoy se están mirando algo lentos!

*SMAAAAAASH*

Brunilda: Esa es la voz de...

¡P-por favor señorita Federika no me arroje tan fuerte!

El fuerte sonido de algo siendo arrojado se podía escuchar dentro de aquella casa, la cual se trataba del lugar donde yacía el clan de cazadores al que pertenecía la vieja conocida de Logarius, se trataba de más ni menos que de Federika quien después de la muerte de su padre y de perder todo en su vida encontró en este lugar un hogar que la recibió a ella y a su madre, y quien seguramente estaría encantada de ayudar a los espiritistas en su misión contra los inquisidores.

Federika: ¿Tan rápido se dan por vencido? -Dice vestida con un traje de entrenamiento-




Cazador: N-no es que nos demos por vencido, es que realmente te has vuelto muy fuerte Federika...

Federika: Ahora que lo mencionas, últimamente siento que mis fuerzas son aun mayores ¿Supongo que es lo que le sucede a uno cuando entrena todos los días?

Logarius: Excelente entrenamiento -Comienza aplaudir al ver la escena- Siempre me ha agradado tu estilo de combate, Federika.

Federika: ¡Logarius! -Dice con un tono de felicidad-

Brunilda: Hola Federika -Le sonríe a la rubia-

Federika: ¡Tu también Brunilda! -Se acerca y los saluda-

Cazadores: ¡Es el señor Logarius! -Comienzan a saludarlo de lejos-

Logarius: ¡gracias por sus saludos mis camaradas cazadores! -Les regresa el saludo-

Brunilda:...

Federika: ¿Y ese milagro que vienen para mis rumbos? Se me hace raro verte visitando los aposentos del clan, Logarius.




Logarius: De hecho, venimos a darte una noticia que probablemente te ponga muy feliz -Le agarra el hombro a su sobrina en señal-

Federika: ¿Huh?

Brunilda: Yo y mis compañeros planeamos destruir la influencia de la inquisición, pero para ello necesitaremos la ayuda de los cazadores de esta ciu-

Federika: Acepto -Sonríe presumidamente-

Brunilda: Vaya eso fue... Rápido.

Federika: No necesitas decirme nada más, con el simple hecho de decir que planeas acabar con la influencia de esos bastardos es más que suficiente para que yo te pueda brindar mi ayuda -Se voltea con los otros cazadores- ¿No es así chicos?

Cazadores: ¡Si! -Gritan muy animados-

Logarius: Sabia que nos brindarías tu fuerza, después de todo tienes cuentas que cobrarles a esos desgraciados.

Federika: Oh no sabes cuantas ganas tengo de hacerlo -Se truena sus puños- sabes Brunilda.

Brunilda: ¿Huh?

Federika: Siempre tuve un buen presentimiento hacia ti, el hecho que aparecieras de repente en la vida de tu familia paterna quienes pensaban que estabas muerta y les brindaras una vez más la esperanza que habían perdido me hizo darme cuenta de que las cosas estaban por mejoras -Se acerca y abraza a la bruja- ¡Mi fuerza será tuya en esta próxima pelea!




Brunilda: Gracias por aceptar Federika -Sonríe- Yo y mis compañeros nos encargaremos de erradicar de una vez por todas con el mal que la inquisición trae a estas tierras, por lo que cuando llegue el momento lo sabrás.

Federika: Lo estaré esperando con ansias.

Logarius: Muy bien, hora de partir que aún nos faltan reclutar más aliados -Le da una palmada a la bruja-

Brunilda: Claro tío.

Tras haber reclutado la ayuda de Federika y sus compañeros cazadores, los 2 parientes tomaron camino de nueva cuenta hacia la carroza quien los esperaba justo afuera del edificio, tras abordar su transporte los 2 familiares se dispusieron a continuar con su meta por reclutar a más personas en su misión por acabar con la influencia de la inquisición.

Brunilda: ¿Ahora adonde iremos? -Pregunta un tanto curiosa-

Logarius: Tenia pensando ir directamente al gremio principal donde todos los cazadores se reúnen para buscar misiones que llevar acabo -Saca un pequeño mapa- sin embargo un cierto grupo de personas que sin lugar a dudas nos podrían prestar su ayuda -Abre una pequeña ventanilla y le dirige la palabra al conductor- llévanos a la catedral de Rem... O lo poco que quede de él.

Conductor: ¡Enseguida amo Logarius!

Brunilda: ¿Catedral?




La bruja preguntaba curiosa sobre aquello que había escuchado mientras que el carruaje tomaba su camino, perpleja por el hecho de saber que existían otras estructuras que hacían reverencia a la imagen de Rem aparte de los templos a los que ellos usualmente llegaban, pero sobre todo se preguntaba que clase de persona había en ese lugar y cuya fuerza podía prestar a los elegidos ante la misión que deben de llevar en esta región.

Logarius: Hace mucho tiempo antes de que los inquisidores tomaran el control de esta región, la imagen de Rem era reverenciada como un símbolo de lo bendito, usado sobre todo en contra de los demonios que acechan este lugar sin embargo -Pausa por unos momentos- al caer Bynquisterr en sus manos los inquisidores rápidamente se deshicieron de todo símbolo de la diosa y con ello de su influencia en la gente de este lugar, solo algunos vestigios de su religión quedan en Meruntosh, entre ellos el lugar que iremos a visitar.

Brunilda: No me sorprende, después de todo esa fue una de las principales razones por la que Rem nos eligió -Se mira sus manos- para que nosotros seamos sus soldados en contra de quienes buscan acabar con ella.

Logarius: Por lo mismo aún hay personas que no quieren perder su fe por Rem, por lo que aún se aferran a las pocas imágenes que veneración que quedan de ella en este lugar.

Tras pasar unos momentos de platica, el carruaje lentamente comenzó a detenerse y con ello el conductor que los guiaba les hizo saber que ya habían llegado al destino que le habían encomendado, una vieja catedral un poco descuidada y cuya fachada hacía notar que había sido víctima de asaltos, quitando todo símbolo que pudiera representar a Rem.


Church on the Hill


Logarius: Llegamos... -Baja del carruaje junto con su sobrina-




Brunilda: Increíble que aun con mucha de su fachada dañada este lugar emane la esencia de Rem -Comienza a caminar junto con su tío-

Logarius: Entremos...

Tras pasar el gran portón, el rubio y la pelinegra se acercaron a las grandes puertas de madera de la "catedral" las cuales yacían entre abiertas por lo que solo basto un pequeño empujón por parte del cazador para que estas se abrieran y dejaran con ello ver la humilde morada de la diosa, la cual yacía un poco descuidado y vació, pues solo se podía ver la figura de una persona en lo más lejano de la entrada, con solo un asistente rezando cerca de una de las bancas de esta catedral.

????: Bienvenidos a la morada de la diosa Rem -Dice mientras prende algunas velas- En la casa de nuestra diosa siempre hay lugar para sus hijos e hijas que buscan su salvaguarda -Se comienza a voltear- Pues Rem es misericordiosa.




La persona se trataba de ni más ni menos que de un sacerdote, alguien que consagra su vida hacia Rem y que tiene como tarea dirigir los ritos religiosos y ofrecer los sacrificios a la divinidad de la diosa. Vestido con unas ropas que representaban su devoción hacia la diosa, así como un crucifijo que adornaba su cuello, la figura de este hombre era alta y llevaba consigo una voz calmada y grave que ciertamente hacia calmar los oídos de las personas.

Logarius: Gracias por recibirnos, Padre Aloisius -Se mira como el sacerdote se acerca a ellos-

Brunilda:... -Solo se queda callada observando al hombre-

Aloisius: Puede que hayan pasado años, pero aun conservas tu imagen tan pulcra, con tu traje blanco e impecable así como tu resplandeciente cabello rubio -Termina de acercarse- Logarius ¿Cuantos años han pasado desde la última vez que nos vimos?




Logarius: Probablemente 12 años, desde que fue el sepulcro y entierro de mi hermano y su familia... -Dice con una voz algo quebrada-

Brunilda: Entierro... -exclama en voz baja-

Aloisius: Vaya que a pasado el tiempo -Voltea hacia la bruja- ¿Y esta señorita quién es? ¿Una de tus hijas?

Logarius: Es mi sobrina Brunilda, hija de mi hermano Howard.

Aloisius:... -Solo se le queda viendo a Logarius con un semblante amable- No se aceptan devoluciones después de pasado 1 año desde el funeral.

Logarius: No te preocupes Aloisius no vine a cobrarte por el entierro que les diste a mi hermano y su familia, pero como puedes ver no perdimos a todos como lo habíamos pensado -Toma a Brunilda del hombro- el recuerdo de mi hermano aún vive en su hija aun después de estos años.

Brunilda: ¿Pero cómo nos pudo haber enterrado si mis padres nunca salieron de Unukalhai?




Logarius: Tu abuelo quiso que les diéramos un sepulcro espiritual, aun sin sus cuerpos quería al menos que existiera algo en memoria de ustedes...

Aloisius: Ustedes no son los más creyentes de Rem, sin embargo en esa ocasión el señor Theodore me encargo llevar acabo el funeral y el entierro, aunque en ese entonces no era más que apenas un cura.

Brunilda: Ya veo... ¿Y dónde se encuentran esas tumbas?

Logarius: Se encuentras cerca de la casa, Brunilda -Comienza a dirigirse hacia el padre- te prometo que te llevare después de esto, sin embargo antes tengo algo que hablar con la persona que se encuentra en las bancas de este sagrado lugar.

Aloisius: Ah ya veo, vienes a buscarlo -Le da el paso hacia el interior de la iglesia- y yo que ya me estaba preguntando el porqué de tu visita... Pasen, están la casa de la diosa.

Lentamente la bruja y el cazador caminaron hacia donde se encontraba una sola persona en aquel sagrado lugar, hincado sobre las butacas de madera, sosteniéndose de una espada y agarrando en su mano un bello rosario con la imagen de la cruz de Rem. Parecía como si se encontrara llevando alguna clase de oración hacia la diosa.

Cruzado: Mater Noster, qui es in caelis -Reza mientras sostiene su espada- sanctificétur nomen Tuum




Cruzado: Adveniat Regnum Tuum -Su voz comienza a escucharse un poco mas- fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra.

Logarius y Brunilda:.... -Solo se quedan viendo el rezo del hombre-

Cruzado: Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie, et dimitte nobis débita nostra -Una aura blanca de prana comienza a rodearlo- sicut et nos dimittímus debitóribus nostris; et ne nos indúcas in tentationem, sed libera nos a malo... AMEN -Comienza a levantarse lentamente y mira hacia el rubio y la bruja- Que Rem este con ustedes y con su espíritu.


March of the Templars


Logarius: Cruzado, sé que pocas han sido las veces que nos hemos encontrado y que no somos las personas más unidas del mundo sin embargo hoy vengo a pedir tu ayuda, no como cazador de Bynquisterr sino como hijo de Rem que busca llevar su palabra hacia aquellos que lo necesitan.

Cruzado: Esas son palabras fuertes Logarius, pero el hecho de que hayas venido a buscarme habla mucho sobre lo que quieres pedirme ¿Cuál es tu petición mi buen prójimo?

Logarius: Brinda tu fuerza para deshacernos de una vez por todas de la influencia de la inquisición en estas tierras...

Aloisius:... -Se queda escuchando en la distancia-

Brunilda: Por favor señor Cruzado, yo soy parte de los elegidos de Rem, fuimos escogidos para oponernos a la fuerza de los inquisidores que buscan acabar con toda influencia de Rem... -Hace una reverencia ante el caballero teutónico- llevaremos a cabo un gran asalto contra el castillo del pilar, pero para ello necesitamos la fuerza de la gente buena de Bynquisterr.

Cruzado:... -Se queda callado unos momentos tras escuchar la petición de la bruja- Hmm

Brunilda:... -Solo se queda en espera de su respuesta-

Cruzado: Señora nuestra que estas en los cielos -Se inca por unos momentos- ¿Esa es la petición que buscas de mí? oh noble pastora, dame una señal para saber que en efecto este es el deber que nosotros tus siervos debemos de llevar acabo.




Sorprendentemente el rosario que llevaba el hombre en armadura comenzó a brillar con una tenue luz verde, y de ella se podía sentir un extraño sentimiento de paz, el cual para Brunilda era muy familiar pues es la sensación que Rem hacía sentir a las personas dentro de su templo, denotando con ello que la débil presencia de la diosa se había hecho presente por unos momentos en este lugar.

Brunilda: ¿Y bien?

Cruzado: La diosa misericordiosa ha hablado -Se levanta y pone su espada frente a el- es designio de Rem que he de prestar mi espada para esta encomienda -Dice en un tono decidido- es hora de liberar a nuestra señora del yugo que estos herejes ejercen sobre ella, de igual modo ya estaba hartado de que estos paganos siempre me mirasen con ojos de odio por llevar el nombre de mi diosa en alto.

Aloisius: No es que busque entrometerme en su charla ¿Pero realmente tienen pensado asaltar el castillo del que no puede ser nombrado?

Brunilda: En pocas palabras, si... Soy una de los elegidos de Rem y es nuestra tarea liberar a todo Brennevin del mal que los inquisidores han traído consigo.

Logarius: No me digas que también planeas unirte a la causa.

Aloisius: Si con eso podremos volver a llevar la palabra de Rem libremente por todo Bynquisterr sin que seamos víctimas de acoso y violencia, entonces no me queda más que brindarles mi ayuda -Saca un par de cuchillas de su mano- ¿Dígame, usted que piensa sacerdotisa Magdalena?




De repente todos voltearon hacia donde se encontraba el órgano de aquel lugar, siendo tocado por lo que parecía ser una bella mujer de cabellos blancos y de ojos color de oro, llevando consigo de igual manera el uniforme que todos los sirvientes de la diosa llevan en aquellas iglesias de la figura divina. La mujer volteo hacia Brunilda y Logarius, tras haber escuchado lo que aquellos habían mencionado.

Magdalena: Es nuestro deber como los hijos de Rem de llevar acabo la obra de nuestra señora -Se levanta y un gran prana comienza a salir de ella- esta tierra ya a sufrido demasiado el acoso de estas personas, por lo que esta iglesia o lo poco que queda de ella les brindara su ayuda aquellos que fueron elegidos por nuestra señora santa.




Reclutados:
-Nightwings
-Federika and his pussycats
-Los Cruzados de Rem

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 26
Localización : República Socialista de México

http://bhagavata.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Lun Jul 10, 2017 1:26 pm

Recita esta frase tres veces en tu mente

hīrō kenzan

hīrō kenzan

HĪRŌ KENZAN

¡Si lo haces, iré a ti!





The Leaf


Su cara estaba remojada y de su rubia barba brotaba abundante jabón, el espejo el cual reflejaba de su pecho hacia arriba estaba empañado. Incluso con las capas de polvo que había en estantes y tinas, el baño de la familia de Lazarus no estaba nada mal si se le comparaba con su estadía en Unulkulahai. Aún cuando se había acostumbrado al sudor y la suciedad en Valaflam, retirarse esa capa de suciedad en su piel fue agradable.

Los azulejos eran rojos y habían amplios detalles dorados en todas las cosas. incluso el marco del espejo que usaba seguía intrincadas formas. Los viejos vendajes fueron abandonados en un bote de basura y sus manos desnudas tenían pliegos de piel rojizos y se movían temblando. Tomo con parsimonia la navaja que estaba a su lado y trémula se la fue acercando al cuello.


Shirome: No me traiciones ahorita, manos. *Levanta la barbilla.*


Sus ojos azules veían en el espejo la disparidad de lo que realmente deseaba, a dónde quería dirigir sus manos con lo que realmente quería. Vio cómo la hoja pasaba inconsistentemente por los lugares dónde quería rasurar y por más que ordenaba a sus manos no temblar, estas no dejaban de agitarse. Despejo su mente de la ansiedad que brotaba subrepticiamente, no debía desesperar hasta qué...

Shirome: *La navaja pasa por el pomulo dejando un corte en él.* ¡Ah!

Lazarus: *Desde el otro lado* ¿Se encuentra bien, Shirome?

Shirome: *Toma torpemente agua mientras acerca su rostro al lavabo para limpiarse.* ¡Si! ¡Todo bien! ¡Quiza sólo me tarde un poco más aquí. *Alza el rostro, se contempla en el espejo y decidido vuelve a emprender la batalla con la navaja.*




Paredes amplias, macetas suntuosas, jirones de la tapicería cayendo y un apagado brillo de lo poco que quedaba de la majestuosidad de una prestigiosa casa en la antigüedad. Naomi mientras limpiaba pensaba en lo distinto que era la vida de los Amaguenses comparada de los Bynquisterrenses. Se le antojo la casa más ostentosa que la misma fortaleza, e incluso los señores feudales no tenían tantos adornos...

Aunque hoy en día los adornos eran telarañas y polvos. Una suciedad que conforme el atardecer iba terminando, hacia que el interior se viera muchísimo más oscuro. En cuestión de una hora, ella sola había limpiado gran parte del primer piso mientras Lazarus se encargaba de los pisos de arriba, su ritmo era el mejor. Shirome era incapaz de sostener cualquier cosa para ayudar.


Naomi: Mmm *Lazarus estaba muy silencioso arriba y Shirome se había tardado demasiado en el baño. Quedarse sola ahí le causaba un poco de inquietud.* Quien hubiese dicho que esta técnica también sirviese para aspirar. *Sus manos estaban cubiertos de dos tornados, con ellos barría las paredes y aspiraba el polvo que las cubría. Se fue acercando a algunos recuadros.* La familia de Lazarus... Se ve bastante niño en estas pinturas. Mmm, un hombre mayor... Otro jovén... *Suspira.* No dudo porque abandono este lugar.

Desde el otro lado del recinto escucho una puerta abrirse seguida de vapor saliendo a borbotones. Ya era hora. Escucho los seguros pasos del monje y una exclamación de alivio. Luego un grito hacia ella.

Shirome: ¿Y bien? ¿Cómo me veo? *Mueve el rostro para posar con su mano sobre la barbilla. En sus cachetes había uno que otro corte y llevaba muy mal recortada la barba, pues en algunas partes aún se notaban pequeños pero notables vellos rubios.* No entiendo cómo alguien cómo él podría llevar una barba tan grande.


Naomi: ¿Quién?... Eh... Creo que hará falta que vuelvas al baño despues. *Shirome rie.* Pero no te preocupes, yo te ayudare la siguiente vez.

Shirome: No, no, eso no será necesario. Tenemos muchas cosas diferentes en que preocuparnos, tenemos que pasar la navaja de la justicia en las barbas de esta ciudad para eliminarla de ese vello que es la maldad.

Naomi: ... *Apunta el tornado en sus brazos cubierto de polvo hacia un montículo dónde iba reuniendo todo esto.* Ey.

Lazarus: Las habitaciones de arriba están listas. *Dice mientras aparece bajando las escaleras. Llevaba un mandil y una bandana que ataba su cabello, sus manos guantes y cargaba de un limpiapolvos. Pese a su aspecto risible, su cara volvió algo más melancólica.* Veo que todo este primer piso también se encuentra limpio, muchas gracias Naomi por el arduo trabajo. Arriba sólo falta la librería y el observatorio, aunque no siento sea necesario para nuestros propósitos.


Naomi: No te preocupes, yo podría encargarme de esos dos lugares. *Dice mientras el aire se arremolinaba en sus brazos.*

Lazarus: En su caso, Shirome, puede tomar en las habitaciones ropas si es que llega a necesitar y se ajustan a usted. Para mí ya no son... Necesarias.

Shirome: *Notando lo mohíno de Lazarus, se fue acercando hacía él. Su cuerpo aún conservaba la calidez del baño.* Gracias por todo esto, Lazarus. No tengo duda de que nuestro encuentro fue guiado por algo mayor, para que juntos nos encaminemos hacia el traer Justicia a este nido de maldad y demonios.

Lazarus: Bendita sea Rem.

La armadura psicológica de Lazarus a veces era demasiado grande. Y ni la sonrisa y muestra de afecto más grande del Lobo podía sacarlo a veces de sus melancólicas cavilaciones. Bueno, quizá tampoco debía intentar animar a alguien cuando sólo llevaba una toalla como vestimenta. Shirome se quedo unos segundos con la mano sobre el hombro de Lazarus, hasta que este le indico dónde quedaba la habitación que podía usar para cambiarse.

Shirome: Iré a vestirme. Esperare a que se encuentren listos para salir, lamento no poder ayudarlos con la limpia. *Shirome pasó la vista por toda la mansión. Ni por más que fuera limpiada regresaría a lo que era antes. ¿Igual que el curandero?* Somos tus invitados, hombre, estamos a tus ordenes.


_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1348
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kida el Lun Jul 10, 2017 4:19 pm

Forest


Su silente avance por el oscuro bosque solo es evidenciado por el suave sonido de sus pasos romper las ojas secas bajo sus pies y el rítmico sonido del metal de sus armas golpear entre sí, cuando su Katana en su cinto golpea la lanza en su espalda. La temperatura del bosque en la noche le resulta fría, y sin embargo no muy diferente al clima de su tierra. Estos factores crean una extraña atmósfera, haciéndola sentir lo suficientemente cómoda para no desesperar, pero la diferencia haciéndole mantener la guardia necesaria para cruzar este bosque por la noche.

Cada paso trata de recordar las palabras que la diosa le dio antes de partir. No, las palabras que Keith le dejó. ¿Una advertencia? ¿Una petición? No era necesaria. Esta vez, marchaba por estos caminos por voluntad propia, con determinación a lograr un objetivo. Una mezcla de sentido del propósito y necesidad de hacer algo que según ella debió haber hecho hace tanto. Su voluntad era débil, siempre lo había sido, al menos de acuerdo a ella, pero nunca antes había sentido esta necesidad, esta definición tan grande en su propósito. Y mientras hablaba consigo misma en silencio a cada paso, se repetía lo mismo. Tenía no uno, si no dos objetivos, algo que previo a su regreso a Amagi nunca habría podido decir.

Con los ojos cerrados, su mente divaga una y otra vez a esos recuerdos. Esas palabras que la guiaron a este camino.
A few hours Ago escribió: Ruumi:
Rem, vengo ante usted con dudas en mi mente, pero con el corazón decidido... solo requiero respuestas para tomar dirección... he de saber si lo que Seigaku Taisuke me ha revelado es verdad.

Rem:
Seigaku te ha hablado con la verdad. Todo lo que mencionó es cierto.

Ruumi:
... ¿Entonces el resto está en peligro...?

Rem:
Ruumi, como elegidos, han enfrentado muchas calamidades... esta es solo una más que estoy segura superarán. Pero pesa en tu corazón el saber lo que enfrentarán...

Ruumi:
... Vine aquí para proteger lo que deseo porque sentí que estaba alejada de la misión, que no tenía un motivo real para estar allí... lo que he visto aquí me ha hecho darme cuenta que no puedo lograr mi verdadera misión mientras los inquisidores sigan en el poder. Incluso si liberamos esta región, su poder aún oprime y causa dolor...


Ruumi:
Ahora veo lo que Keith quería que viera. Quiero mantenerlos seguros, pero además, quiero ver nuestra victoria. Tengo un motivo para luchar, ajeno a su seguridad. Una parte de mí quiere venganza... otra, quiere evitar que el dolor que sentí se propague todavía más... y la otra, quiere evitar que vuelva a sufrir eso jamás. Todo lo que quiero me señala a un punto... nuestra victoria sobre los inquisidores.

Los ojos de la diosa eran difíciles de leer, no porque no hablaran un mensaje conciso, si no porque su estatus hacía que uno no pudiera garantizar la fidelidad de su lectura. Si pudiera adivinar, Ruumi creía que en los ojos de la deidad había un gramo de admiración. Y tal vez así era... hablaba con completa decisión. Meditó cada uno de estos pensamientos en su traslado, repitiendo lo que diría una y otra vez. Nunca había sido la mejor oradora, pero por una vez, la idea de lo que tenía en mente era increíblemente clara al punto que ponerlo en palabras no se dificultó tras las horas del traslado entre el castillo, la fortaleza y el templo. Ahora mismo, solo enunciaba esos pensamientos como si fuese plegaria ante la diosa, quien respondió en un tono que podría interpretarse como orgulloso.
Rem:
Tienes la firmeza de tu padre, pero la emoción de tu madre... ciertamente te criaron bien.
Tal es tu deseo, tal es el deseo que Karee rezaba encontraras, tal como has dicho... Pero no peregrinaste hasta acá solo para decirme algo que ya has decidido.

Ruumi:
... Rem... tengo más dudas de las que mi habla puede expresar y que mi mente puede organizar... y sin embargo, solo hay una cosa más que deseo preguntar... ¿Podré algún día compararme con Nakano...?

Rem:
No deberías dudarlo. Una parte de ella vive en todo miembro de tu linaje, nunca olvides eso.

Ruumi:
Ya veo... en ese caso, no tengo más preguntas. Por favor lléveme a Bynquister.

Rem:
Antes de hacerlo debo advertirte algo... Karee pidió que te dejara un mensaje, la última vez que visitó el templo ayer.

Ruumi:
¿Karee...? ¿Ocurrió algo?

La diosa le contó sobre Abraxas. Cómo Karee había terminado en el templo tras su traición. Y al final, le explicó sobre la conclusión que el ladrón había llegado. Que en ella estaba el poder de salvar a su compañero y al verdadero elegido. La samurai, cansada de revelaciones por un día, no pudo si no reaccionar de manera molesta. Siempre supo que Abraxas no era de fiar, pero ahora estaba claro que era un bandido... y sin embargo, más le molestaba que hubiera deshecho de Alpha. No le reveló más que esto, que el ladrón le rezó comunicase tan pronto la Samurai viniera. ¿Acaso estaba seguro que en algún punto volvería al templo...?
Ruumi:
Ahora tengo todavía más motivos para ir... he informado de mi partida, Rem. Por favor, mándeme hacia Bynquister... Hice mis paces con mi tierra.

Rem asintió. Ruumi apretó con fuerza su mano en la que sostenía su espada... el ocaso se acercaba, y con él el final del día, pero eso no la detendría. Alzó la mirada para ver la luz del viaje. Su cuerpo se desvaneció de este templo para llevarle a su próximo destino. Un souvenir que recogió de su rápida parada en durandal colgando de su cinturón. Lo usaría después.

La luz anaranjada del ocaso entraba por los vitrales viejos y decolorados del templo, iluminando lo suficiente para que fueran divisibles las sutiles diferencias entre los dos templos. La samurai se levantó de su postura de plegaria y realizó una reverencia al altar, antes de darse media vuelta y dirigirse a la salida, deteniéndose en la puerta para mirar atrás... fue en este templo que se separó del resto la otra vez. Aquí fue el último lugar que vio a Renzo, Vincco, Salem, Abraxas... y posiblemente el último lugar donde vio a éste último como algo análogo a un aliado. Un suspiro un tanto nostálgico escapo su boca antes que se diera la vuelta y dejase atrás el templo.

Con la posición del sol determinó los puntos cardinales, recordó el mapa que examinó previo a su partida y comenzó a caminar camino a Ozden. Si tenía suerte, llegaría antes que la luz de la luna. Si no... bueno...

No por nada viajaba armada.



Tras pedir indicaciones, y varias advertencias de los locales de "no dirigirse al bosque en la noche" a las cuales estaba decidida a hacer caso omiso, comenzó su viaje hacia Mehruntosh, donde empezaría el verdadero desafío... encontrar a sus compañeros. Pero por ahora, apretaba fuertemente la espada enfundada, lista para usarla contra la primera cosa que saltase de las sombras. Extrañamente, su pulso era calmo... aún si estaba segura que estaba siendo observada. No miraba a sus alrededores, en cambio, agudizó el oído, diciéndose a sí misma que a estas horas, y en un lugar como es el bosque, no puede confiar en sus ojos. Los Spirits en su interior, específicamente el espíritu de la cazadora Ôka le aplaudían y a la vez repudiaban por su valentía y estupidez. Sabía que no pasaría la noche en paz...  pero no iba a detenerse por nada.

_________________
NPCs:
-Miriam (Mentora)
-Ariane Adair (Madre)
-Garm Adair (Padrastro)
-Hod Mistilteinn (...)
-Karee Fellner (Padre)
-Jolie Adair (Hermana)
avatar
Kida
Super forero
Super forero

I would Die to know what's beyond life.

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 06/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 31 de 34. Precedente  1 ... 17 ... 30, 31, 32, 33, 34  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.