♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Página 17 de 39. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18 ... 28 ... 39  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Mystearica el Lun Feb 27, 2017 10:31 pm


Lycoris: Mmm… ♪ No more wastin’ time ♫♩

La pelirroja daba vueltas en una salita contigua al lobby del hotel. Mientras esperaba a que su acompañante regresara, caminaba distrayéndose con lo que tuviera a la vista. Los detalles de los muebles, aparentemente tallados a mano por expertos, o los finos cuadros de paisajes o personas que adornaban las paredes. Aunque eso era una excusa para moverse mientras tarareaba la canción que ahora tenía pegada en la cabeza.

Lycoris: Hey everybody~♬ Mmmh~ Dancin’ on the planet dance ♪♬


Si bien el impacto que le había generado escuchar la canción era evidente, sólo había alcanzado para que recordara la letra en muy pocas partes, teniendo que tararear el resto. Y así lo hacía, dando una y otra vuelta a la habitación. A veces imitando a René en sus ademanes, otras dando una vuelta sobre su propio eje, haciendo volar su falda. Podía haber seguido de no haber sido por unos aplausos que la cohibieron en el momento.

Joe: -entre risas la aplaude- Eres adorable.

Lycoris: ¡AH! N-no, y-yo…-se sienta, o más bien cae en el sofá de la sorpresa- Lo siento.

Joe: ¿Por qué lo sientes? Te veías muy feliz. No tienes que disculparte por algo como eso. -se sienta a su lado-

Lycoris: Es que… seguro me veía ridícula.-se cubre la cara de la vergüenza- Soy una tonta.

El muchacho se le acercó, dejando la bebida que había traído a un lado. Apoyó sus manos sobre las de ella con la intención de separarla de sus mejillas. Pero no la forzó. Espero a que ella misma decidiera abrirse para tomarle las manos y bajárselas, descubriendo por completo su rostro. El gesto probó refrescarle un poco la cara a la muchacha, ya que compartieron el frío de la condensación del refresco.

Joe: Si eres una tonta por apasionarte con algo, entonces ambos somos unos tontos. -le sonríe una vez que puede cruzar sus ojos con los de ella-

Lycoris: Heh, supongo que sí. -levanta la mirada de pronto al cielo raso- ¿Huh? Esta canción...


Lejana se sentía ahora la guitarra de René. Dentro del edificio, que no estaba preparado estructuralmente para tener buena acústica, sólo se sentía la cacofonía del patio. Aún así, partes de la melodía se podían discernir, y si bien no era la versión más conocida de la misma, era lo suficientemente popular como para ser reconocida por la clériga.

Joe: ¿La conoces? -arquea las cejas, algo sorprendido-

Lycoris: Algo así. La letra de la canción es algo vieja. Hasta dicen que gracias a ella se ganó una guerra intergaláctica -abre los brazos y los levanta como poniendo énfasis en la leyenda- Pero sólo es un cuento.

Joe: Suena a algo tan descabellado como las múltiples teorías e historias de Aiden Cross -ríe por lo bajo-

Lycoris: -se contagia de su risa- Sí, puede ser.

Joe: ¿Y por qué no la cantas?

Lycoris: ¿Huh? ¿A-aquí?

Joe: Nadie más va a oírte, además ya me diste curiosidad.

Lycoris: B-bien. Pero es un secreto.

Joe: ...-lleva su índice a sus labios en señal de confidencia, y sin decir una palabra más se pone a beber del refresco-







Ima anata no koe ga kikoeru
"Koko ni oide" to

Right now, I hear your voice
saying "Come here to me."



Samishisa ni makesouna watashi ni
Just when it seemed loneliness had beaten me.


Ima anata no sugata ga mieru
Aruite kuru

Right now, I see you
walking over to me.


Me wo tojite matte iru watashi ni
I close my eyes and wait for you to come.


Kinou made namida de kumotteta
Kokora wa ima...

Till yesterday, it seemed filled only with tears.
But now my heart is...



Oboete imasu ka  me to me ga atta toki wo
Do you remember? The time when our eyes first met?  

Oboete imasu ka  te to te ga fureatta toki
Do you remember? The time when our hands first touched?  

Sore wa hajimete no ai no tabidachi deshita
That was the very first time I set out on the journey of love.  


I LOVE YOU SO





Joe: Sabía que no me decepcionarías.

El muchacho de cabello púrpura tuvo que acercarse a acomodarle un mechón detrás de su oreja y hablarle para sacarla del trance en el que estaba la clériga. Por unos instantes luego de haber terminado la primera parte de la canción, la joven había quedado mirando hacia la distancia, sin moverse, casi como le había sucedido en el improvisado escenario de Deneb. Sacudió su cabeza con fuerza tratando de alejar esos pensamientos de su cabeza para no ser grosera con su acompañante. El rubor de las mejillas, sin embargo, no le bajaba.

Lycoris: A-al menos esa es la "versión de Amagi". Por eso es diferente a la de René. -se acomoda sobre el asiento mientras la música de René aún suena a lo lejos.-

Joe: Sabes, si cantar te conmueve tanto, deberías intentarlo. Digo, eres bastante buena y con práctica podrías serlo aún más.

Lycoris: ¿Te refieres a…? ¿Profesionalmente? Pff, no, no podría… No puedo compararme a alguien como René.


Joe: Quizá no ahora, pero él no empezó a cantar así ayer. Además, ¿qué tienes que perder?

Esa era una muy buena pregunta. ¿Qué podría perder intentándolo? ¿Qué tenía ahora que la detuviese? Muchas responsabilidades, por supuesto. Después de todo viajaba con un grupo cuya misión era la más importante en todo el continente ¿no? Y era alguien importante en aquel grupo. ¿no? Si faltaba habría una gran diferencia, una gran desventaja. ¿...no?

Lycoris: N-no puedo ahora. Tengo una misión que cumplir.

Joe: Y esa misión… es importante para ti, ¿o para otros? ¿Acaso tú decides qué hacer? ¿dónde ir...?

Lycoris: ¿A qué te refieres? ¡Es muy importante!

Joe: Sólo digo que quizás estés postergando tu felicidad en pos de la de otros. Es como te dije esta mañana, Lycocchi. Cuando te des cuenta, llegarás a un punto donde nunca luchaste por tus metas personales. Tus sueños. Y nadie más lo hará por ti.


Lycoris: E-esto es distinto. E-esta misión es…

Joe: Quizá si pudieses ver cómo se te ilumina el rostro al cantar, como dejas salir tus emociones con la música, como brillas más que nada… Quizá ahí sí me escucharías un poco más.

Lycoris: ...N-no es así. Yo…

El muchacho no la dejó acabar. Le acarició el rostro y puso su bebida a medio acabar en las manos de la pelirroja, que se humedecieron al contacto. Se levantó del sillón que compartían y encorvó su cuerpo para estar a la altura del rostro de la clériga. Así logró plantarle el segundo beso en la mejilla de despedida del día.

Joe: Sólo piénsalo. Tú felicidad también es importante, Lycocchi.

Lycoris: ...B-buenas noches.

Joe: -se había alejado unos pasos ya, por lo que la vuelve a saludar con la mano- Espero nos veamos mañana también.

Lycoris: -asiente- Lo mismo digo.



La silueta del muchacho desapareció ni bien cruzó el marco de la puerta hacia la siguiente habitación. Su partida le había dejado la cabeza más alborotada de lo que la había sentido en un tiempo. ¿Realmente debía pensarlo? Quizá no, pero ya no podía evitarlo. Era cierto que muchos de sus compañeros aprovechaban el viaje para cumplir sus variadas metas personales. Pero esto era distinto. No se podía permitir el considerar algo así. ¿Desde cuándo había pasado a ser esto algo tan central en su vida? Un par de días. Quizá menos. Qué tontería. Tampoco la ayudaría a conocer más de sí misma. De lo que quería averiguar hace tiempo pero no se animaba.

Suficiente. Era hora de dejar de pensar en eso y regresar al lobby. Con suerte se cruzaría con alguien más que podría sacar su cabeza del lío en el que lo habían metido. Además, le había prometido al espadachín, para su tranquilidad, que estaría eperándolo allí. Distraída, y antes de levantarse, se llevó la bebida en sus manos a la boca. Había olvidado que existía y tanto canto la había dejado sedienta. Tomó un trago y luego bajó la cabeza, apenada.

Lycoris: Ah... -se toca los labios- Kansetsu kisu.


_________________

Do it for her:

avatar
Mystearica
Super Pollo
Super Pollo

Mensajes : 190
Fecha de inscripción : 10/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Mar Feb 28, 2017 12:35 am

A Good Man?



  • Caminaban entre arcos de sombras y luz de luna cortados por la estructura de los muchos edificios de la zona. El aire helado y cargado estaba acompañado de una tenue neblina que bloqueaba la vista del fondo de los callejones. Yura y Zeke iban de regreso al Dragòn Danzarin, motivados por el de lentes quien tenia que estar de vuelta para reclamar el premio de los Danzas.

    Eran dos pequeñas figuras entre la ciudad de cientos de años, iban por el empedrado alertas de cualquier demonio que osara aparecer a interrumpir su camino. La armadura de Zeke era el único ruido entre las calles y callejones silenciosos. Callaban cómo si con ese silencio quisieran alertar a los espiritistas de algo.

    El monje revisaba con la mirada cada esquina que pasaban, encontrándose con nada mas que oscuridad y la niebla que atrapaba con su manto la luz de la noche. Habia algo extraño en el ambiente, desde que derrotaron a Skullatrix no dejaba de sentirse intranquilo, cómo si alguna entidad gélida caminara muy cerca de él a sus espaldas. Su nuca estaba helada. Presentía que algo estaba cerca de ellos.

    La neblina en el horizonte se disipo, revelando que habían llegado a una pequeña plaza abierta iluminada por ninguna estrella, por ninguna luna. Sólo lamparas viejas que se extendían por ese campo abierto, en una plaza gris, azul y neblinosa. Las nubes cubrieron todo el cielo.



Yura: Zeke...

  • Juraron que los pasos se escuchaban, pero estos eran una melodía mesmerica que se te olvidaba al instante. Mientras llegaban al centro de la explanada la neblina que parecía tener vida propia los cubrió por completo. Lo que les parecía una suposición, una paranoia de sus cabezas afectadas por el ambiente ominoso de la ciudad se volvió realidad cuando luces carmesís aparecían con la misma fugacidad de una estrella en el miasma gris.


Yura: ¡Algo esta al rededor de nosotros! *Inmediatamente se coloca espalda con espalda con el mercenario, su prana sense lo siente bloqueado también por la neblina.*

Zeke: *Tomando la empuñadura de la espada transmigrada. Por un motivo desconocido, siente su corazón retumbar de miedo maximizando el sonido por lo encerrado de su armadura oscura.* ¡Estamos bien!






  • Ellos eran fantasmas, eran los susurros de las oscuras nubes de la ciudad que aparecían de forma efímera. Pasajeros entre la neblina. Era imposible decir con certeza la cantidad de entitades que eran, pero lo que se podia decir es que mientras se movìan en la explanada sus pasos no hacían el ruido que la armadura metalica se supone que haría. Sus pasos eran sosegados, avanzando cómo si caminaran en la misma oscuridad tendida bajo ellos.

    Una cosa podía afirmarse de ellos mientras brevemente aparecían ante los ojos de los espiritistas y desaparecían en el instante. Uno tras otro. Por sus espaldas, a sus costados y frente a ellos. En parejas, solitarios o 3 de ellos. Mientras caminaban, parecía que sus figuras fantasmagóricas estaba unida todos ellos por un hilo invisible.

    La oposición de Bynquisterr. La legión de Ankh cómo les gustaba llamarse, parecía entre la calígine un ente homogéneo.






  • Esos rubís en medio de la bruma se apagaron junto con la misma bruma, la cual fue barrida gentilmente por un ventarrón dejando entre ver las verdaderas figuras que los acechaban como fantasmas en un camposanto. Sus sombreros metálicos altos y picudos, capas llena de agujeros y sangre y pantalones de cuero gastado. Las huellas de la batalla en sus trajes era lo único individual en cada uno de ellos. Pues, aparte del sombrero que les cubría una parte de la cara y la capa cubriéndoles la otra, cubrían la otra mitad con una máscara plateada que iba con los cabellos del mismo color.

    No se sintieron entre amigos los espiritistas. La legiòn empuñaba sus espadas y algunos de ellos incluso dagas más cortas. Eran docenas, o al menos esa era la cantidad en la primera fila de ellos en el circulo que rodeaba esas dos figuras desemparadas.



Yura: ¿S-Són ustedes los opositores?

Zeke: *Ve que detrás de la primera linea estática, atrás seguían desplazándose de forma aleatoria. Sus movimientos sonaban cómo un soplido del viento muy cercano a su oído.*

  • La respuesta a la pregunta de Yura espero, sólo escucharon los sonidos de los desplazamientos de las figuras fantasmagóricas. Sintieron ambos espiritistas un escalofrió profundo desde lo más bajo de su espalda hasta su cuello.


Legión de Ankh:
Somos la Oposición de Bynquisterr.

Zeke: F-Fantástico.

Legión de Ankh:
Cómo el destino, tú no lo encuentras, sólo avanzan por las sendas hasta estar en el lugar indicado, dónde el destino se encontrara con ustedes.

  • Era imposible de adivinar de dónde o de quien provenía la voz. Era un susurro lejano, un eco que viene desde las profundidades que golpea a veces por un lado y despues por el otro. Se veía que alguien mecía la cabeza cómo si estuviera hablando, pero luego la frase pasaba a provenir de otro lado. Yura veía a todos los lugares que podía, y en todos notaba cómo este eco resonaba de forma misteriosa. Y el sonido de los metales siendo desenvainados mientras hacian un gesto muy particular. Todos apuntaban con sus espadas a ellos mientras se sostenían el hombro presentando así respetos... O una amenaza.



Yura: ¡Necesitábamos encontrarlos, venimos desde muy lejos para hablar con ustedes!

Zeke: Tanto tiempo lo busque...

Legión de Ankh:
Ustedes no son cazadores y sin embargo derrotaron a Skullatrix El Despiadado. Lo vimos.

Zeke: ¿L-Lo vieron?

Yura: De verdad estuvieron ahí. ¡Escuchamos historias de ustedes, ayudan a la gente y se enfrentran a la inquisición, pensamos irían contra ese demonio!

Legión de Ankh:
Hacemos lo que sea necesario. En una ciudad dónde los demonios no sólo tienen cuernos sino también forma humana hacemos lo necesario para proteger a la gente inocente. A la vida.

Zeke: *Siente los latidos de su corazón más fuerte.*

Legión de Ankh:
... ¿Quienes son ustedes?

  • Los ruidos fugaces pararon por un momento. Sólo quedo el tácito despeje de la niebla. ¿Cual era la respuesta apropiada pensaba Yura? Vio a todos los caballeros. Empezaba a sentirse más nervioso.


Yura: Somos los elegidos de Rem.


  • La respuesta de Yura resonó con la misma acústica que las voces en conjunto de los opositores. Trato de mirarlos decidido a cada uno de ellos para que vieran la verdad en los ojos de ellos dos.


Legión de Ankh:
Rem abandono estas tierras hace mucho. Esto ahora es territorio de demonios.

Zeke: ¡Lo sabemos! Eso... Eso es lo que Rem quiere cambiar ahora.

Legión de Ankh:
...De eso se trata...

  • Zeke vio dubitativo a los caballeros que lo rodeaban. Entre las nulas emocionen que se podían entrever, tampoco podia sentirse una reacción positiva a la declaración de los dos. Pareció incluso que el tumulto homogéneo de la legión comenzó a volverse más caótica. Los susurro se hicieron más fuertes y dolían los oídos, las sombras se desplazaban a increíble velocidad y murmullos imposibles de descifrar ahogo a los dos espiritistas.

    Pero entre el paroxismo de sonidos, Zeke no podía evitar que el sonido más fuerte era el de su corazón retumbando cómo si estuviera en una jaula. Su pecho dolía. Pues algo más quería salir.



Zeke: *Tomándose el pecho.* ¡VINIMOS PARA AYUDARLOS PERO... PERO... TAMBIÉN VINE EN BÚSQUEDA DE MI PADRE, XABRIEL ZALLINGER!

Legión de Ankh:
...

  • El grito de desesperación de Zeke pareció tener un efecto caótico en la Oposición, sus movimientos fueron aumentando. La neblina inicial volvió y pareciese que los dos espiritistas se encontraran en medio de un huracán gris. Las espadas de los caballeros chocaban con sus armaduras en sus desplantes. ¿Habían fallado en su cometido?




    .....





    ...



    ..





    .




    Cuando Zeke puso la vista hacia adelante, mientras un pequeño cristal se asomaba en el borde del ojo una figura parecio materializarse frente a él. Los detalles de su máscara lucían preciosos, y en el fondo de ellos se podia apreciar los verdaderos ojos de un humano. En esas cuencas cristalinas que eran el reflejo de la humanidad.



  • El mercenario se asusto, instintivamente tomando su espada. De la misma forma Yura observando a sus espaldas de soslayo, encendio sus puños de chi preparado para defender a su compañero. Pero aquella figura no atento nada ofensivo contra el de la armadura negra. En vez de eso, mientras la tormenta se calmaba y el entorno frenetico comenzaba a aplacarse siendo reemplazado por el sosiego, el hombre enmascarado fue bajando el gran cuello mientras se quitaba la máscara y posteriormente el sombrero que incluía la peluca gris.

    Revelando una barba tupida, unos cabellos oscuros azulados igual que Zeke y dos ríos de lagrimas que provenían de un par de ojos rojizos.


Xabriel: Z-Zeke... Hijo...

Zeke: Pa...Pá...


  • Zeke no lo noto, estaba tan sorprendido como para notar el momento en que su padre estaba a centímetros de él, envolviendo su cuello con sus grandes brazos y su cara en su hombro. Estrechándolo en un gran y cándido abrazo que pretendía acercarlo y eliminar toda esa distancia de los centímetros y años que se forjaron a lo largo del tiempo.


Zeke escribió:Inmediatamente recordó, cómo si regresara a la época en la que era un niño. Recordó de memoria aquellas manos rugosas por el trabajo y llena de venas de un hombre maduro como su padre. Su brazo estaba lleno de vellos a lo largo. Y aún cuando fueran manos férreas le gustaba que su pequeña mano pueril fuera tomada por esa mano. Cuando lo hacia, sentía que se llenaba de seguridad y amor.

Zeke: ... Pa... Pá... De verdad estas aquí... De verdad estas aquí.

Xabriel: Zeke... No puedo creer que hayas llegado hasta aquí. Lo siento... Lo siento mucho por irme.


  • La voz profunda del padre de Zeke se rompió mientras articulaba las palabras que las decía de forma atropellada. Era notorio que las emociones empezaban a inundar a los Zallinger. Yura pudo ver el rostro del Opositor, era un mar de lagrimas que caían en el hombro de su hijo. Sonrió ligeramente, con un nudo en la garganta contagiado por la emoción del momento. Los demás de la legión, veían como las temblorosas manos del mercenario soltaban poco a poco la espalda y se movían ligeramente hasta alcanzar la espalda de su padre.

    Aquella que había abrazado tantas veces. Por fin podía estrecharla una vez más y sentir ese paternal amor. Ambos oprimieron lo más que podían a su familiar, asegurándose de aferrarse al momento del reencuentro y que este no se disipara en la tiniebla.


Xabriel: Zeke... Lo siento mucho. No tienes idea de cuanto te extrañe a tu hermana y a ti.

Zeke: ... Yo... Yo también te extrañe mucho Papá.


  • La voz de Zeke se rompió en ese momento, hundiendo su rostro en el hombro de su padre para ocultar todo lo que lo había extrañado esos años. Y a pesar de las lagrimas y el llanto de los dos, la situación se desarrollaba en un ambiente apacible y dónde el nudo en la garganta que algunos de los espectadores desarrollaron se transformo en verdadera dicha por el tierno reencuentro. Las estrellas volvieron a aparecer, iluminando esa plazuela. Iluminando a los opositores, los lentes de Yura y a los Zallinger. Las figuras de todos ellos se hacían más pequeñas conforme el ambiente se aclaraba y los demás expectaban.

    Y Zeke podría estar tranquilo porque, finalmente, había cumplido con su promesa.








Xabriel Zallinger: Lider de los Opositores de Bynquisterr

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1363
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Mar Feb 28, 2017 4:13 pm


Tecese: Aiden... No te vuelvas aburrido -arroja una serie de cartas al cielo nocturno y con su Sonic Wind las hace chocar entre sí haciendo llover destellos de prana por todo el concierto cual si fueran estrellas-. Cambia lo que puedas cambiar y aprende a disfrutar aquello que no. Como las galletas. Esa es la manera que yo hago las cosas... la manera Tecese.

La gente que bailaba los últimos compases de René se vieron extasiadas cuando del cielo comenzó a caer lo que, según ellos, era polvo de estrellas que el vygorence había invocado con su música. Era un espectáculo maravilloso del que Aiden y Tecese tenían una vista privilegiada. Pero el primero no podía dejar de sacarse de la cabeza todo lo que su compañero le había contado. Realmente no le era difícil imaginarse a Tecese viajando por Brennevin junto a Elizabeth, viviendo aventuras tal como ahora el nuevo grupo de elegidos lo hacía. Lo que sí le era difícil era concordar con la postura del de sombrero

Aiden: "Cambia lo que puedas cambiar y aprende a disfrutar aquello que no...."


¿Pero qué quedaba para él? ¿Qué quedaba para el héroe legendario que era capaz de cualquier proeza con tal de traer paz al continente? ¿Qué pasa cuando tienes el potencial de cambiar las cosas pero el destino te quita la oportunidad de hacerlo? El clérigo se hacía todas esas preguntas tratando de entender a Tecese, quien parecía contento observando el espectáculo de luces que él mismo había creado. Aquella forma de pensar, tan individualista y ajena al "bien mayor" era algo que le costaba entender al parchado. Era la misma que alguno de sus compañeros, como Abraxas o Brunilda llevaban por delante, e incluso era la misma que Yura tenía cuando recién comenzaban su aventura como elegidos

Aiden: (Realmente puedo conformarme con aprender a disfrutar de aquello que no puedo cambiar...?)

Tecese: Las luces son bonitas. Pero se apagan rápido. Me gusta pensar que todos somos como luces, y todos tenemos una forma y una intensidad distinta

Aiden: "La luz que brilla el doble de fuerte se extingue el doble de rápido". Recuerdo haberlo leído en alguna parte

Tecese: Por eso yo prefiero disfrutar de las luces mientras sigan siendo luces. O de las galletas mientras sigan siendo galletas.

Aiden: ...


Pero a pesar de todo, Tecese tenía hasta cierto punto razón. ¿Hace cuánto tiempo que no dejaba las cosas fluir y simplemente se ponía en la cómoda posición del espectador? Durante su viaje con los espiritistas, no había habido día en que no piense en sus propios problemas, en los del grupo, en el nuevo plan a seguir, en el próximo objetivo, en el enemigo que estará esperando detrás de la próxima esquina... Ni siquiera en los días en que estuvo en el palacio de Denebrys pudo separarse realmente de su misión como espiritistas. Y si saltaba en el tiempo los tres años que estuvo en coma, se encontraba con el Aiden "héroe legendario", indestructible e incomparable por fuera, pero cargando con un peso demencial sobre sus hombros todos los días. De pronto, se dio cuenta que la última vez que se había sentido libre de toda carga era...

Aiden: ... Aquí -exclama casi sin querer el peliblanco, encontrándose rodeado de su propia infancia. Cuando sólo era un niño testarudo que disfrutaba de jugar con sus hermanos y escuchar las historias de su mamá-.

Tecese: Aquí?


Aiden: Han sido muchos años... He cargado con demasiado durante muchos años
-se abraza las rodillas, mirando el concierto desde el cielo-.

Tecese: Por eso estás todo el día acongojado y asustado del futuro, en vez de disfrutar el presente.

Aiden: Pero es inevitable. Alguien, o algo... Me dio estas habilidades, este poder, con un objetivo, no? Si me quedara sentado en un segundo plano, estaría desmereciendo a todas esas personas que día a día se esfuerzan para ser al menos un poco como el héroe legendario

Tecese: Mira
-levanta del suelo una vieja historieta, que Aiden ve y no esconde su sorpresa al tener frente a sí la figura de tres hombres de apariencia felina en la portada-.


Aiden: L-Los Cheetahmen!

Tecese: Acaso los vez a ellos preocupados por el futuro o lamentándose por el pasado?

Aiden: No realmente, pero en el capítulo 12 del tomo 7...

Tecese: Uh, me pregunto cómo será ser un hombre cheetah
-menciona de pronto, quedándose viendo él también la revista-. ¿Te saldrá pelo en todo el cuerpo o simplemente la piel se te pone amarilla?

Aiden: ...
-simplemente se queda en silencio, entendiendo que nuevamente la mente de Tecese había terminado sus lapsos de iluminación y vuelto al tipo con sombrero de siempre-. Hehe.... Hahaha!


Tecese: Te~hehehe!

Aiden: Hahahahahahahaahahaaa!!

Tecese: Tieheheheheheheheehe!!

Aiden: HAHAHAHAHAHAAAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA!

Tecese: TIEEHEEHEHEEHEHEHEHEEHEHEHEHEHEEHEHEHEHEHE!


Y rieron. Rieron al unísono y sin razón aparente, en ese lugar oculto en los más íntimos rincones de la mansión. Rieron durante minutos que parecieron horas, días enteros. Rieron no porque hubieran oído un chiste o hubieran recordado algo gracioso. Rieron porque querían reírse, quizás porque necesitaban reírse. Rieron como no lo hacían hace mucho tiempo, y las risas fueron acallando los fantasmas que ambos, a su modo, llevaban dentro. Rieron y, con su risa, fueron los dos hombres más felices del mundo. Tan efímero, pero tan importante. Rieron hasta quedar sin aire y hasta que el abdomen empezó a dolerles, quedando finalmente recostados boca arriba sin aliento, observando el techo, escuchando la cacofonía en que se transformaban las canciones de René a esa distancia.

Pasó el tiempo, y desde un lugar invisible en cierta pared del Dragón Danzarín, un hombre con traje de cirquero y un extraño sujeto enmascarado aparecían de la nada cuando al concierto apenas y le quedaban un par de canciones para terminar.


Tecese: Me duele la barriguita -se soba el abdomen con una de sus manos-.

Aiden: Gracias por lo de hoy, Tecese -dice el clérigo abriendo los brazos y rodeando el cuerpo del antiguo elegido-. No sé si alguien te lo había dicho antes, pero eres un buen compañero... Y un buen amigo


_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1270
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Jue Mar 02, 2017 12:06 am

  • Las notas musicales flotaban en el ambiente, yendo lentamente a su inminente fin. Rene había dejado de lado su enorme gabardina, quedando sólo en una camisa ajustada sin mangas revelando sus brazos llenos de pequeños cristales gracias al sudor de estar en el escenario bajo esas luces por tanto tiempo. Los asistentes habían pasado ya el momento cumbre del concierto, las emociones más fuertes las habían vivido, gritaron y cantaron todo lo que podían. Dejaron su voz en las canciones y ahora conforme las notas se atenuaban y las luces disminuían su identidad, juntos caminaban al final del concierto.

    Quizá no fueron una gran cantidad de personas, pero para muchos de ellos seria una noche inolvidable. Rene pronunciaba las últimas palabras de la canción, terminando en un susurro. Los vítores volvieron a aparecer, y las luces se enfocaron en el pelirrojo nuevamente.



Rene: ¡Esta ha sido una noche de pelos, amigos de Mehruntosh! ¡Apoco no se han divertido!... *Apunta el microfono hacia la múltitud para escuchar su respuesta, recibiendo un clamor positivo en general. Asintió con la cabeza y regreso a dónde las luces enfocaban* Para mi última canción, esta ira en honor a la persona que me inspiro a iniciar mi carrera como cantante. Verán que, existían las leyendas de una cantante que era capaz de mover montañas con su voz y yo... ¡Voy a hacer eso!

  • Las luces empezaron a parpadear, iluminando de forma aleatoria y caotica el escenario y el aforo. Las personas en el escenario recobraron las energías momentáneamente, pues era tanto el efecto que provocaba Rene que él les brindaba esas energías. Un tambor empezó a escucharse dando golpes lentamente.


Rene: *Toma el micrófono mientras inclina el cuerpo a la izquierda dándoles al público su perfil.* Una clásica tonada trasciende el pasado a través de todas las edades, sean hombres y mujeres. Dura por siempre y continua sonando. Quiero que mis sonidos perduren así. ¡Y ESTO DICE!

RAGE OF DUST



  • El cansino golpe del tambor acelero de forma abrupta y pronto fue acompañado por los sonidos de la guitarra. El músico colocaba sus dedos en los trastes correspondientes, mientras utilizaba sus dedos para rascar esas cuerdas y crear sonidos maravillosos que llenaran de emoción a sus espectadores. Esos 5 dedos llenos de anillos negros avanzaban rápidamente por todas las cuerdas. Sus largos cabellos rojos se mecían de un lado hacia otro mientras gotas de sudor volaban y caían al escenario.


Rene: (Growing desperate, to keep from getting swallowed
By the deep darkness of night,
We seem just like
A shining, magnitude-six star.
)


  • Una vez más el público se estremecía, la voz del de Vygor electrizaba el ambiente e invitaba a los presentes de nuevo a contagiarse de ese fervor que sólo puede generar la música. Cantaba lo mejor que podía, tratando de llegar a cada persona que estuviera presente y poder retumbar cada fibra de su ser cómo si fueran las cuerdas de un instrumento.

    Desde fuera del Dragón Danzarin, las luces se veían cómo un verdadero espectáculo y la canción en vez de ir perdiendo intensidad parecía que se mantenía inalterable. La música en ese momento llegaba a todos los rincones.




Los Greattroters utilizando sus dispositivos daban la iluminación para que el show continuara. Quizás no entendían el significados de la letra o la intrincado de las notas musicales, pero podían sentir. Sentían cada nota en su piel.

So to keep from being broken
By days stuck on repeat...


Carlos Danzas tomaba con una mano a Kitsune Danzas mientras con la otra sostenía muchos billetes y los besaba. Se sentía tan feliz en ese momento.

You'll never become an apathetic fool
Without a goal in mind.
You're fine just the way you are!
Living life on the edge,
You have something you're willing to die for,
So shove it in the face of this era!


Karee caminaba en el extremo de la multitud, parecía que tomaría la salida. Esperaba que las mismas estrellas sobre él fueran las mismas estrellas que estuvieran viendo alguien en Amagi.

It doesn't matter either way;
It's not like worrying about it will give you a fresh start in life.
Disliking group mentality, your sense of self seems about to fade away,


Logarius cerca de la barra de bebidas sonríe esperando prosperidad en los días que se avecinan. Las cosas habían cambiado tanto en poco tiempo.

So to keep from giving in
To a world filled with absurdity...


Incluso cuando sus dos elementos era la oscuridad, el aura que desprendían Brunilda y Adreus mientras se miraban a los ojos se sentía tan serena y prístina.

Vance vale verga.

You can't let things end while you're still powerless,
Having nothing to lose -
That's why you have to go!
But if you'll eventually end up as dust,
You may as well live like stardust,
Bearing someone else's dream!


La guerrera Syldra miraba a Alistair con la ternura del reencuentro de dos amigos despues de mucho tiempo, aquellos que tienen tanto para contarse y la noche no les seria suficiente.

Rue escuchaba con atención los últimos detalles del concierto, a pesar de que había estado poco tiempo le gusto lo que escuchaba. Esperaba no encontrarse a nadie conocido.

Lycoris cerca del lobby sentía que su corazón y su cabeza eran una tempestad. Se detuvo un momento, escuchando la música y dejo que esa tempestad fuera llevada por la canción.

You'll never become an apathetic fool
Without a goal in mind.
You're fine just the way you are!
Living life on the edge,
You have something you're willing to die for,
So shove it in the face of this era!


Xabriel veía a la cara a su hijo preguntándose cuanto tiempo había pasado, todo lo que él había crecido. Zeke noto las canas en el cabello de su padre mientras poco a poco se separaban del abrazo. Las emociones se habían calmado y con la calma predominando, ambos estaban conscientes de que no podían exponerse tanto tiempo en ese sitio sin que llamaran la atención de un demonio o algo peor. El padre se coloco el casco de nuevo, escondiendo su rostro y pareciendo uno más entre toda la Legión. Aún pese a los restos de las lágrimas, el mercenario sonreía con júbilo. Él y Yura fueron exhortados a pasar la noche en la guarida de ellos para ponerse al tanto de la situación general. El espadachín acepto. Yura menciono que tenia que recoger algo antes de que terminara el concierto.

Ese frenesí llego hasta dos amigos en lo más alto del Dragón Danzarín, quien la presencia del otro resultaba tan apacible que ese enardecimiento se sentía diferente en la presencia del amigo.

You can't let things end while you're still powerless -
That's why you have to go!





¿Sabes Rene? Te están buscando seriamente allá en Vygor. Tu esposa, tu agente, tu disquera, realmente están desesperados buscándote luego de que desapareciste en Costa de Marfil.

... *Enciende un cigarillo.*

Necesitas regresar, que se están volviendo locos sin ti.

Que mala onda. *Sonríe mientras la ceniza cae lentamente al suelo.*



Rene: ¡VAMOS TODO EL MUNDO!

But if you'll eventually end up as dust,
You may as well live like stardust,
Bearing someone else's dream!



  • Y tras ese último coro, Rene alcanzaba las notas más altas con su voz. Su cuello reflejaba la fuerza que utilizaba para alcanzar a cuantos más oídos podían. Las luces se volvieron locas en un último frenesí, quedando apagadas secamente al igual que de golpe la guitarra y todos los instrumentos se callaron. La canción había llegado a su fin y se escucharon pasos alejándose del escenario. Aún cuando no pudieron verlo por la oscuridad que inundo de repente al Dragón Danzarin, sabían que el artista se había retirado del escenario. Pero el público aún no se sentía satisfecho del todo, aún necesitaban algo más. Y al principio lo que fue el grito de una solitaria voz en medio de las docenas de personas, se le fueron uniendo al coro el sentimiento de el resto. Pronto en todo el escenario se escucho un clamor general.


¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA! ¡OTRA!





...


...




...



...

  • Una única luz se encendió nuevamente, con su brillo amarillo y tenue revelo en el centro de la pista a Rene cargando una sencilla guitarra acústica frente al micrófono. El resto del teatro seguía a oscuras, los aplausos continuaron. El aforo se sentía satisfecho una vez más.



Rene: Todos se han portado de poca chancla, obviamente les voy a cumplir lo que piden. De hecho, tengo la canción perfecta para este momento pues esta va por cierto héroe a quien todos le guardamos afecto especial... *Al reconocer algunos del público de quien hablaba el de Vygor, muchos gritaron emocionados. Otros le siguieron la corriente al resto sólo por seguir el grito de todos.* Full Moon Sway... *La guitarra suena lentamente. La gente parece prestar atención a la letra de la última canción que evocaba en sus mentes la figura de una luz retornante.* Gentle in the night of one fine day...

Moon on the Water


  • Contrario a la última canción, esta vez el ritmo era lento y la guitarra, el único instrumento presente, llevaba ese ritmo gentilmente. La luna, las estrellas y las nubes que yacían sobre el escenario cobraban vida con la música. A lo largo de los pasajes, las personas silbaban de emoción o gritaban. Al igual que el paso del día, las luces se van apagando lentamente.






  • Cuando arribo a dónde fue el concierto se encontró con montones de dummys con escobas recogiendo envases de refresco y basura diversa en todo el jardín. El viento era helado y no ayudaba a quitar ese sentimiento de soledad que daba el escenario, pues de toda la vida que hubo hay hace momentos no quedaba más que un eco lejano que pareciese aún escucharse tímidamente.

    Yura miro a los alrededores, temeroso de que en efecto había llegado demasiado tarde como para recoger a Kitsune y cumplir con el trato de Carlos Danzas. Temía lo peor, que si se le paso el tiempo el avaricioso decidiera quedarse con el zorro por incumplimiento de contrato.

    Corrió hacia el escenario, llego tras bambalinas y se encontró con el mismo panorama de desolación que había más atrás. Estaba en un pasillo con iluminación suficiente, se reclino contra una pared mientras se sostenía la cabeza.



Yura: Maldita sea, llegue demasiado tarde. No puedo creer que me haya perdido de todo esto... Supongo no se le puede hacer nada.

  • Suspiro ante lo inevitable de las cosas. Quizá sus esfuerzos no fueron tan fructíferos del todo pero al menos su compañero se reencontró finalmente con su padre. Algunos ganan, otros no tanto. Cuando se reincorporo su nariz distinguió primero ese olor a nicotina que golpea el sentido, seguido del alcohol.


Rene: ¿Buscas algo chico?

Yura: ¿Ren-

Rene: Quiza sea esto.

  • Tomado del pellejo del cuello (Y parecia no molestarle en absoluto), el músico sostenía al zorro blanco por el cual Yura había trabajado todo el día en comprar. Cuando el canino lo vio dio un tierno ladrido seguido de agitarse en las manos que lo sostenían. El de lentes incrédulo lo tomo en sus brazos, sosteniéndolo, no le encontraba sentido a lo que estaba pasando.



Kitsune: *Se acomoda en el pecho de Yura.*

Yura: *Abrazando al cachorro incomodamente.* Kitsune... Pero... Pero... ¿Rene? ¿Cómo?

Rene: Esta de pelos ese animal. ¿Eh? Muy bonito. Quizá me inspire para una canción *Sigue su camino a través del pasillo*

Yura: Pero... ... ... ... ... Gracias Rene.


Rene: Je, no hay de que. Quizá esto podría ser mi agradecimiento por haber organizado un concierto en tan fabuloso lugar. Estuvo tan de buena onda *Se va alejando.* Aunque también quizás... Feliz Crossvidad. *Alza levemente un brazo, mientras suelta un papelito que estaba entre sus dedos. El papel cae como una pluma al suelo mientras sólo queda el rastro de cenizas del cigarro mientras Rene se pierde en el fondo del pasillo.*

Yura: ...

  • Cuando se alejaba, lo único que sonaba en el lugar aparte de los pasos de Rene era un eco que quedo grabado en las paredes del hotel junto con la música...






¡GRACIAS MEHRUNTOSH!

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1363
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Mystearica el Jue Mar 02, 2017 9:42 pm

-Insertar luego del rol de Kusa-

Cuando se quiso dar cuenta, la pelirroja estaba a solas con el silencio. O más bien, con el lejano repiqueteo de los platinos que había juntado el dueño del hotel de noche. Supuso que, como todo el resto de su jornada diurna, estaría contando y recontando las ganancias. El “hasta mañana” con el espadachín había sido el último que había dado esa noche, y ahora sólo quedaba ir a la cama y esperar al nuevo día.

Pero no pudo. Tenía tantas ideas dándole vueltas por la cabeza que decidió hacer lo mismo que éstas, y dar vuelta por las instalaciones habilitadas a los huéspedes del Dragón Danzarín. Se vio a sí misma atraída, sin embargo, al patio interno del hotel. La diferencia del estado en el que estaba respecto a unas docenas de minutos antes era abismal. Se sentía no sólo más grande y vacío, sino más frío también. René realmente había hecho un buen trabajo llenando no sólo el lugar sino el interior de las personas que habían llegado a verlo.


Lycoris: René…

Su reciente fascinación por el cantante la hacía preguntarse dónde estaría ahora, si estaría satisfecho. Cómo se sentiría luego del concierto. Qué se siente estar ahí arriba. Cómo se ve el público. Qué se siente el clamor de la gente, la emoción. Nunca se había percatado de todas las cosas que quería preguntarle. Sus pasos la llevaron inconscientemente a sentarse en el borde del escenario que había ayudado a armar por la tarde. Lo tocó con la palma de su mano como esperando que se desvaneciese ni bien hiciera contacto. Pero no, allí seguía, estoico aunque improvisado. Increíblemente cómodo.

Lycoris: Me pregunto… qué hubiesen opinado Eli o Ruumi del concierto.


(Humming)

Lycoris cerró sus ojos y casi pudo ver sus expresiones. Eli estaba lejos de estar contenta, aunque por algún motivo imaginó que no sería eso todo lo que pensara del asunto, y que escondería lo que realmente pensaba. ¿Le gustaría este tipo de música? ¿Tanta gente apretujada? A Ruumi la vio confundida, ante el inminente choque cultural, pero quizá hasta dándole una oportunidad para sorprenderse. Era estricta, sí, pero también se permitiría el divertirse ¿no?

Lycoris: Me pregunto que pensarían de…


"City of stars, there's so much that I can't see."

Pero preguntarse fue lo único que pudo hacer. Preguntarse a sí misma las mismas preguntas de siempre, sin oportunidad de tener una devolución. Quizá ese momento, bajo el manto de la noche, en la penumbra del patio de hotel, sentada sobre el escenario, fue donde se dio cuenta. Se dio cuenta de que se había despedido de sus confidentes. De las personas que la escucharían y apoyarían con una opinión, un consejo. Donde se dio cuenta también que, por más de que quisiera hacerlo con alguien más del grupo, se encontraban tan desperdigados en ese momento que le costaría encontrar a alguno.

“It’s love.”
“Yes, all we’re looking for is love, from someone else.”


Tampoco podría sincerarse y esa culpa era enteramente de ella. Sin quererlo se había alienado de sus compañeros. A pesar de ser ellos todo lo que tenía, se había relacionado con ellos de una manera en la que nunca se había abierto por completo. Con intenciones buenas, claro, pero que la habían dejado sola ahora, haciéndose preguntas sin respuesta. O con respuestas que sola no podía alcanzar. Sacó al cómplice de ello de su bolso y lo apretujó en sus manos mientras tarareaba para distraerse.

“A voice that says ‘I’ll be here’,”
“And ‘you’ll be alright’.”


De pronto se puso de pie y observó el paisaje desde aquella ficticia cumbre. Le pareció increíble como desde abajo la tarima se vía alcanzable, pero una vez arriba la altura se sentía mucho mayor. Todo el espacio se había ampliado. La sensación le resultó tan extraña que por unos momentos se quedó anonadada. No quería imaginarse cómo se veía lleno de gente o si las emociones se verían igual de amplificadas que la altura.

Mas no tuvo mucho tiempo para pensarlo o siquiera imaginarlo porque un sonoro crack se sintió antes de que la base de la estructura se viniera abajo. Momentos después los dummies que se estaban encargando de la limpieza hicieron presencia y comenzaron a desmantelar lo que quedaba de la tarima. Pedazo a pedazo, aquello que había armado, brillado, y encantado, ahora era basura lista para ser deshecha.

Lycoris: …

En cuestión de minutos ya no quedaba rastro, ni de que había habido un gran caudal de gente hacía no más de una hora, ni del escenario, ni del concierto. Aquellos muñecos eran muy eficientes en lo que hacían y no se demoraron en limpiar el patio y dejarlo pulcro para el día siguiente. Indirectamente la joven lo tomó como una señal. Ya era tarde después de todo, y quizá hasta el dueño la regañaría si la veía deambulando a tan altas horas de la noche. Era el momento para ponerle una pausa a lo que la inquietaba, y dejarlo para después. Mañana sería un nuevo día después de todo. Ya tendría tiempo después para tomar decisiones.


"You never shined so brightly."

_________________

Do it for her:

avatar
Mystearica
Super Pollo
Super Pollo

Mensajes : 190
Fecha de inscripción : 10/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kusanagi Dark el Jue Mar 02, 2017 10:29 pm

The Fabulous Attention Seeking Warrior: Alistair



Alistair se encontraba junto con Syldra escuchando el concierto desde un lugar un poco mas apartado del ruido y en donde ambos pudieran conversar. Y es que habia tantas cosas que el quería decirle en ese momento que no sabia siquiera por donde comenzar. Al menos hasta que ella le pregunto que habia sido de el luego de abandonar el gremio y comenzó a contarle sobre como empezó a hacerse pasar por un noble cazador de Brynquisteerr en un esfuerzo por ser tomado mas en serio. Hasta que un día, despertó en aquel barranco y dio inicio su aventura al lado de los otros espiritistas. Si embargo, apenas y pudo llegar hasta lo ocurrido en Valaflam cuando el concierto estaba ya llegando a su fin.

Casi no puedo creerlo. ¿Tu, elegido por la misma Diosa Rem? Suena como algo salido de un cuento de Hadas. —Rie por lo bajo tras escuchar el relato de Alistair acerca de todo lo que habia vivido desde aquel entonces.— Pero parece que al final tuviste razón en que la próxima vez que te viéramos serias todo un héroe..

No lo se... —Levanta su mirada hacia las estrellas— La verdad es que yo no me siento como un héroe.

¿Por que no? —Lo mira con curiosidad—Lo que hiciste por esos huérfanos en Valaflam fue algo muy noble y estoy casi segura de que a Gregorio le alegrara mucho saber que las cosas allí han cambiado para bien.

Es solo que...Sigo sin ser ni la sombra de lo que fue Aiden. —Baja la mirada con tristeza.— La única razón por la que yo he logrado hacer todas las cosas que te dije es por que mis amigos me han ayudado a hacerlo.

Y ahí vas de nuevo... —Suspira—Aiden es Aiden y tu eres tu. Tienes que dejar de compararte siempre con otras personas. No tiene nada de malo recibir ayuda, pensé que ya habrías aprendido eso...Pero supongo que al final algunas cosas no han cambiado.

Lo siento... —Dice avergonzado.—

No te disculpes Alistar, vas por buen camino. Solo, sigue trabajando en ello ¿De acuerdo? —Pone su mano en su hombro y sonríe para animarlo.—Ya tendremos tiempo de hablar con mas calma mañana, que aun me tienes que contar de ese torneo en Deneb.

¡Claro! —Asiente contagiándose de la sonrisa de su vieja amiga—

Te estaré esperando en el gremio entonces. Mas te vale no faltar o entonces de verdad me enojare contigo. —Le da un ligero puñetazo en el brazo antes de despedirse.—¿Sabes? Me alegra haber decidido venir al concierto después de todo. Realmente lo pase muy bien. Buenas noches Alistair.

El espadachín simplemente levanto la mano en señal de despedida y vio como la pelirosa se alejaba para recoger a sus compañeros de gremio que habían terminado tirados en el suelo agotados después del concierto...Y entonces recordó que se suponía que debía reunirse con Lycoris en el Lobby por lo que se apresuro en ir hasta allá esperando todavía encontrarla.

¡Soy un grandisimo tonto! ¿¡Como pude olvidarme de Lycoris!? —Se decía a si mismo mientras corría hasta llegar al Lobby y, al no verla ahí...Suspira entristecido pensando que lo mas seguro es que se hubiera ido con ese tal Joe.— Debí imaginarlo...

Sintiéndose terrible consigo mismo por no haber regresado antes a buscarla, Alistair se dio la vuelta resignado y fue entonces cuando la vio...Ahí estaba ella, sentada justo detrás de el en uno de los sillones del lobby con los ojos cerrados tras haberse quedado dormida esperándolo tal y como le prometió que lo haría.




Lycoris... —Dice enternecido.—

El espadachín casi no poda creerlo, cualquier otra persona probablemente hubiera terminado por irse...Pero no Lycoris. No sabia que decir en ese momento, estaba realmente agradecido con ella y eso se reflejaba en su rostro con una sonrisa, pues eran justamente esta clase de cosas por las que el habia terminado por enamorarse de ella. Su amabilidad, la forma en la que siempre se esforzaba por ser mejor y como siempre veía por los demás antes que ella misma...Así era ella.

Lycoris...Hey, Lycoris. —La toma por el hombro y la mueve con suavidad—Despierta...

No parecía haber respuesta por parte de la cleriga. Pero no podía culparla, seguramente estaba muy cansada por lo que decidió dejarla dormir, inclinándose ligeramente para cargarla y llevarla a su habitación para que estuviera mas cómoda...Sin embargo, al darse cuenta de que estaba a solo escasos centímetros de su rostro, se queda completamente congelado mirándola...Pudiendo sentir su corazón latiendo de prisa y, casi por instinto...Comienza a acercar sus labios a los de ella.

¿Al...? —Abre lentamente sus ojos y se encuentra con el rostro enrojecido del guerrero sin siquiera sospechar que estaba a punto de besarla.—]


¡L-LYCORIS! —Exclamo bastante exhalado y avergonzado—Yo...Yo...¡P-Puedo explicarlo!

No te preocupes... —Niega con la cabeza pensando que se refería a su retraso para luego bostezar y frotarse un ojo— ¿Como te fue con Syldra?

C-Creo que bien... —Suspira aliviado al sentir como el alma le regresa al cuerpo luego del susto tras lo cual procede a contarle torpemente sobre su reencuentro con su vieja amiga.—

¿Lo ves Al? Te dije que todo saldría bien. —Una sincera sonrisa se dibuja en su rostro.— ¿Iras a verlos mañana verdad?

¡Pero por supuesto que lo hare! —Responde con determinación— Es lo menos que puedo hacer.

Me alegra mucho oír eso. —Una vez mas vuelve a obsequiarle una sonrisa que lo hace sentir como si su corazón fuese atravesado por una flecha.—

G-Gracias... —Desvia la mirada intentando ocultar su nerviosismo— Y...¿Q-Que hay de ti? ¿Como te fue con...Joe...?—Hace una ligera mueca de disgusto al decir su nombre—

Uhmm...Bien, bien. —Se queda callada por un momento al recordar de lo que hablo con el.—

¿Pasa algo Lys...? —La observa preocupado—

Al...¿Tu que pensarías si...? N-No, es muy tonto. Mejor vamos a dormir. —Se ríe algo nerviosa—

¡No, esta bien! puedes decirme. Yo jamas pensaría que es algo tonto... —La mira a los ojos con genuino interés—

No te preocupes, puede esperar. En serio. —Niega con la cabeza— Mejor vamos a dormir que ya es tarde.

Sobre eso... —Se frota la nuca— Creo que yo no dormiré aquí esta noche.

¿Ah no? —Se le queda viendo con curiosidad—

Veras, cuando Renzo y yo fuimos a buscar a Aiden nos enteramos de que...Bueno, resulta que el Dragon Danzarin solía ser la mansion Cross antes de que Carlos Danzas la comprara...Por eso Aiden se fue tan súbitamente esta mañana. —Explico Al— Después de eso el nos llevo a la casa donde ahora vive su familia y nos invitaron a ambos a quedarnos ahí...Y creo que, con todo lo que ha pasado, a Aiden no le vendría mal algo de compañía.

Eso suena muy bien. Me alegro mucho por ambos...¿Aiden esta bien, cierto? —Pregunto sorprendida al escuchar el origen del hotel y preocupada por su compañero.—

Si, el esta bien, no te preocupes solo no le agrada la idea de que su antigua casa sea ahora prácticamente una atracción turística. —Respondo el guerrero— Por eso creo que lo mejor es que Renzo y yo nos quedemos con el por solidaridad.

Si...Entiendo. —Baja la mirada por un segundo—

¿Estarás bien sola...? —Nuevamente no puede evitar preocuparse por ella.—

¿Por que no? Nos veremos de nuevo mañana ¿Cierto? —Levanta con la cabeza y le sonríe— No te preocupes por mi y ve con ellos. Creo que les hará bien a los tres pasar tiempo juntos.

De acuerdo...Entonces...Creo que ire a buscarlos. —No lo convence del todo la idea de dejarla, por lo que decide abrazarla con fuerza, aferrándose a ella como si temiera perderla antes de irse— Tu...Cuídate mucho ¿Esta bien?

Lycoris asiente en silencio y, tras separarse del abrazo del espadachín, este abandona el Lobby para ir en busca de Renzo y Aiden y regresar los tres juntos a la casa cross...Dejando a la cleriga una vez mas sola con sus propios pensamientos.

_________________
" Dazzling the stage! Ginga Bishounen! Tauburn!"

avatar
Kusanagi Dark
Motionero destacado
Motionero destacado

Mensajes : 593
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Resh_69 el Vie Mar 03, 2017 9:51 am


El concierto por fin se había dado por terminado, Rene demostró porque le llamaban la voz de Vygor con su gran actuación sobre aquel escenario improvisado, en los últimos minutos de su presentación logro no solo alcanzar el corazon de las personas con su canción sino también logro crear un bello recuerdo para todos los que estuvieron presentes. No paso mucho tiempo para que de repente toda la gente comenzara a retirarse, por lo que rapidamente el momento entre Adreus y Brunilda parecía darse por terminado...

Adreus: Realmente valió la pena venir a este concierto -Dice mientras mira con una gran sonrisa el ahora vació escenario-

Brunilda: ¿Realmente tanto te gusta la música de Rene Phunk? -Dice algo confundida por ver el rostro tan feliz del hombre-

Adreus: Así es, pero no solo fue su música lo que me puse feliz -Voltea a ver a Brunilda- también gracias a el pude conocerla, señorita Brunilda.




Brunilda: L-lo mismo digo -Se comienza a sonrojar- también me alegra haberme topado con usted en este concierto -Sonríe- realmente fue una noche muy agradable.

Pero mientras que Brunilda y Adreus conversaban se podía ver como poco a poco toda la gente continuaba saliendo del lugar y con ello el dragón danzarín volvía a sentirse una vez mas con aquel vació habitual mas allá del que suele haber con sus pocos hospedados, pero de entre la multitud se pudo divisar al cazador de cabellos rubios y justo detrás de el esta Karee.

Logarius: Ya nos vamos Brunilda -Se mira como el hombre esta un poco rojo de la cara-

Brunilda: ¿Te encuentras bien tío? -Dice algo preocupada-

Logarius: Claro que me encuentro bien, solo tome unas cuantas bebidas en la barra del bar -Apunta hacia el lugar- igual no te preocupes unas cuantas copas no son oponente para mi fuerte constitucion -Mira de reojo al hombre de cabello morado- por cierto le agradezco que pasara el rato con mi sobrina -Le sonríe amablemente-

Adreus: Para nada señor... ¿?

Logarius: Ah discúlpeme ¿Donde quedaron mis modales? -Le da la mano a Adreus- Logarius, Logarius Lovecraft de la casa de cazadores y músicos Lovecraft, un placer conocerlo.

Adreus: El gusto es mio -Le regresa el saludo muy cordialmente- y yo soy Adreus... -Piensa en un apellido inventado- Camelo, por cierto señorita Brunilda -Voltea a ver a la bruja- pensaba irme a mi hogar terminando el evento pero me gustaría que conversáramos un poco mas en una caminata bajo la noche de Meruntosh ¿Aceptaría mi invitacion señorita Brunilda?




Brunilda: yo con gusto le acepto, pero... -Voltea a ver a Logarius- ¿Tu que dices tío?

Logarius: Claro sobrina -Viéndola borroso- hay que aprovechar mientras se es joven. Aunque te diré un secreto, los Lovecraft nunca dejamos de serlo, hahahahaha *Hiccup* solo no llegues tarde que mañana tienen entrenamiento por la mañana junto con Karee.

Karee: ¿Enserio?

Logarius: Si... -Comienzan a retirarse- ¡Cuídeme a mi sobrina bien!

Adreus: No se preocupe, ella esta en muy buenas manos.

Brunilda: Hihihi -Ríe delicadamente-


Detener Ambientación


Tras eso el hombre de cabellos rubios se retiro y con ello quedaron solos la bruja y el clérigo, quienes vieron una ultima vez aquel aquel lugar donde fue el concierto para así dar por fin finalizado el evento. Brunilda tomo camino guiada por Adreus quien le sugirió una caminata por un parque cercano al lugar donde se encontraban.




Brunilda: ¿Que bella es la noche, no lo crees? -Dice mientras mira hacia el cielo oscuro junto al clérigo-

Adreus: Muchas personas en Bynquisterr le temen a la oscuridad de la noche, pues en ella acechan aquellas criaturas demoniacas, sin embargo yo no siento lo mimo pues en mi singular gusto encuentro una belleza muy particular en la noche sobre todo cuando existe una sutil penumbra agraciada por la bella luz de la luna.

Brunilda: Yo siento lo mismo cuando me encuentro rodeada bajo este firmamento oscuro -Dice volteando al cielo- lleno de todas aquellas estrellas pero sobre todo de la propia luna que nos mira desde lo mas alto...




Adreus: Como si esta...

Brunilda: Velara por nosotros...

-Se voltean a ver al mismo tiempo-

Adreus y Brunilda: Hahahaha -Ríen gustosamente-

Adreus: Cada vez que la conozco un poco mas me parece mas interesante señorita Brunilda.

Brunilda: Lo mismo de mi parte sir Adreus -Le sonríe al hombre- no solo me enseño un lado que jamas conocí de los milagros, sino también me muestra un lado en el cual compartimos muchos gustos... Ufufu~ realmente esta caminata nocturna me es muy grata.

Adreus: Le dije que no la decepcionara -Le sonríe a Brunilda- pero aun no ha visto lo mejor de este lugar.

Brunilda: ¿Enserio? -Se pone al lado del hombre- Entonces muestremelo

Adreus: Entonces -comienza a tomar un paso mas rápido- ¡Aun tenemos tiempo de ver el reflejo de la luna sobre la gran fuente! -Le toma muy delicadamente el brazo a Brunilda- ¡Venga!

Brunilda: ¿A donde vamos sir Adreus? -Dice con una sonrisa en su rostro-

Adreus: !Es un lugar muy bello en este parque¡ -En ese momento se detiene- Este es el lugar que queria mostrarle...

Brunilda: Que... Bello...




El reflejo majestuoso del astro se hizo ver ante los ojos de la bruja al ver como el agua reflejaba con una gran belleza a la gran luna que ahora hacia ante ellos sino también el bello resplandor de millones de estrellas rodeando toda la fuente de aquel parte, Brunilda no pudo evitar dejarse llevar por ese momento pues así había algo a lo que ella realmente apreciaba era la luna.

Brunilda: Este lugar es muy hermoso... -Se agarra el pecho-

Adreus: Le dije que le gustaría señorita -Pone su mano en la espalda de la bruja- vamos, acérquese mas sin miedo para que mire con mas detalle el bello reflejo.

Brunilda: Esto es tan majestuoso... -Dice al acercarse- El agua esta tan cristalina que incluso mi reflejo se puede ver -toca el agua y se hacen pequeñas ondas- Hihihi... Sabe sir Adreus quisiera contarle algo.

Adreus: ¿Que sucede señorita Brunilda?

Brunilda: Esta es mi primera vez en Meruntosh -Se levanta y se pone frente al hombre- todo lo que miro aquí es tan distinto a como son las cosas de la región de donde vengo, Unukalhai... -Le sonríe al hombre- para mi guarda un lindo lugar en mi corazon sin embargo, debo de admitir que Meruntosh es una de las ciudades mas hermosas en las que he estado, incluso me atrevería a decir que ya me enamore de ella... Adreus -Le sonríe bellamente-




Priscilla: Esta es mi primera vez en Meruntosh -Se levanta y se pone frente al hombre- todo lo que miro aquí es tan distinto a como son las cosas de la región de Unukalhai... la cual para mi guarda un lindo lugar en mi corazon sin embargo, debo de admitir que Meruntosh es una de las ciudades mas hermosas en las que he estado, incluso me atrevería a decir que ya me enamore de ella... Howard -Le sonríe bellamente-



El momento era bello pero efímero, pues así como llego de igual manera así se fue pues entre charlas y demostraciones de sus habilidades oscuras el tiempo se les termino saliendo de las manos y con ello llego la hora para que estos 2 partieran a sus respectivos destinos, Adreus de vuelta a su verdadera vida que Brunilda desconocía totalmente y por el otro lado la bruja quien debía de volver de vuelta a la casa en la que por ahora residía.

Brunilda: Disfrute mucho esta noche con usted sir Adreus -Le da la mano al hombre- espero que nos volvamos a encontrar en otra oportunidad.

Adreus: Para mi sera un placer volver a encontrarme con usted -Le toma la mano y la besa-

Brunilda: De igual manera, si algún día quiere buscarme solo busque la casa de los Lovecraft -Le sonríe y comienza a despedirse-

Adreus: ¿No va a tener ningún problema al volver a su casa? -Le sonríe a la bruja- Por tanta despedida se me olvido preguntarle.




Brunilda: Le aceptaría su ayuda sin embargo creo que usted también ya tiene el tiempo contado y para serle sincera no quisiera molestarlo con tan gran desviación, de igual manera -Le sonríe muy segura de ella- se defenderme por mi sola.

Adreus: Entonces es un hasta pronto mi bella señorita Brunilda -Le hace un reverencia y comienza a alejarse- que la bendición de la oscuridad siempre la acompañe.

Tras esos bellos momentos que compartieron los 2 por fin tomaron rumbo hacia sus destinos que ahora les esperaban. Por primera vez Brunilda se sintió con una gran confianza pues no hubo ni titubeos ni incomodidades pues la bruja había encontrado la aguja de la oscuridad en un pajar de luz, un clérigo que compartía mas en común cosas con ella que con los de su misma clase. No paso mucho tiempo para que Brunilda diera de nueva cuenta a su casa, pues los cazadores habían limpiado los caminos cercanos a su casa y con ello esta llego sana y salva donde ya todos se encontraban descansando y con ello esta se dejo arrullar por las suaves cobijas de su cama.

Brunilda: Hoy fue una linda noche -Sonríe mientras cierra sus ojos para dormir-

_________________
⌠ Resh ⌡

avatar
Resh_69
Moderador

Mensajes : 4846
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 26
Localización : República Socialista de México

http://bhagavata.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Lun Mar 06, 2017 10:20 am


La mañana había llegado a Bynquisterr. El primer día del Festival de la Luz había sido tan intenso que más de uno creía que todas las festividades habían terminado, cuando en realidad lo mejor estaba por venir. Esta vez podía verse mucha más gente por las calles, viajeros y gente del dominio que había llegado a Mehruntosh ya sea como tradición o curioso de comprobar si eran verdad los dichos sobre el retorno del héroe. La tiendas del centro especializadas en ropa elegante estaban prácticamente repletas, principalmente de mujeres que a última hora seguían buscando el vestido ideal para el gran Baile de Máscaras, el evento más importante del segundo día.


Pero lejos de allí, en los barrios periféricos de la ciudad, específicamente en la casa de la familia Cross, se vivía un agradable desayuno al cual Aiden llegaba algo tarde. Recién vestido entraba al salón comedor, donde pudo ver a su madre, a Renzo, a Al, y una silla vacía que evocaba su nombre. Disculpándose por haberse quedado dormido, el clérigo se sienta


Renzo: Señora Cross, segura que no quiere sentarse a comer con nosotros?

Margareth:
-Niega con la cabeza-. Yo desayuné más temprano, junto a Frederick.

Renzo: (Grr, espero que no la haya tratado mal otra vez)


Margareth: Ayer los tres llegaron muy entrada la noche, por lo que les preparé el desayuno algo más tarde de la habitual

Al: Está delicioso señora
-decía el guerrero abotargándose de comida-. De verdad, muy bueno

Aiden: *Suspira* Me duele un poco la cabeza... Quizás no debimos devolvernos tan tarde
-toma un poco de té de arándano-. Aahhh mucho mejor

Para los tres espiritistas era un agrado comer comida casera. Y es que por motivos diversos, ninguno de ellos se había podido dar ese lujo en mucho, mucho tiempo. Renzo pasó más años de los que le gustaría recordar en la prisión de Infierno comiendo sobras; Al era huérfano y nunca se había hospedado en una casa con una familia, por lo que sólo vivía de provisiones, lo que podía comer con Remi o luego junto al gremio de los Nightwings, que no era siempre comida de calidad; finalmente estaba Aiden, quien luego del coma efectivamente había pasado algunos meses junto a su madre en rehabilitación, pero una inclemente depresión le había impedido disfrutar de los gustos del comer. Debía retroceder unos 4 años para recordar una cálida comida hecha en casa, la misma que ahora se echaba a la boca. En resumidas cuentas, eran tres espiritistas felices, al menos en ese corto intervalo de tiempo

Al: Y qué hiciste ayer, Renzo? No te vi prácticamente durante toda la noche

Aiden: Cierto, cuando llegamos te perdí de vista. ¿Dónde estabas?


Renzo: Yo...
-se queda pensando con una rebanada de pan en la boca-. No lo recuerdo. Trato de rememorar lo que hice, pero no se me viene nada

Margareth: Eso es un claro caso de resaca Renzito

Renzo: R-Resaca? No, no, no creo que sea--

Margareth: Conozco una receta perfecta para combatir la resaca, una sopa especial de Margareth

Renzo: "Sopa especial de Margareth"... Sí, creo que me vendría bien eso

Aiden y Al:
-se miran mútuamente confundidos-.

Aiden: Por cierto Al, finalmente cómo te fue con Syldra?

Al: Mejor de lo que creí. Me aceptó tal como soy e incluso estaba orgullosa de en lo que me había transformado


Aiden: Genial!

Renzo: Este Al, quedando con chicas a todo lugar al que va

Al: N-No se trata de eso
-se sonroja y baja la mirada-.

Aiden: Y pudiste hablar con Lycoris?

Al: E-Eh... Sí, pude encontrarme con ella luego de que ese sujeto se alejara de ella. Pero aun no sé nada de su relación o qué diablos hay entre ellos
-exclama el de cabello bicolor visiblemente molesto, empuñando la mano-.

Aiden: Bueno, si pudiste hablar con ella al menos ya es algo. Seguro a la larga te contará todo al respecto

Renzo: Uuyy, así que no sólo te contentas con una vieja amiga, sino que buscas a Lycoris. Este Al, no hay remedio contigo


Al: Que no se trata de eso!
-exclama el espadachín levantándose de la silla y apuntando al monje con su tenedor-.

Margareth: Calma, calma -la voz de la madre aparece para poner paños fríos a la situación-. Está bien, es normal que las jovencitas se acerquen a hombrecitos como tú, Al. Con Aiden prácticamente llegaba una nueva cada día y debía sacarlas a patadas de la mansión

Aiden: M-mamá!


Todos, menos Aiden, rieron al unísono. Sentarse a una mesa a comer comida recién hecha, hablar sobre su vida, bromear, sonreír. Era una actividad demasiado básica que muchas veces no se valora para quienes tienen la dicha de vivirla a diario. Pero para ellos, era un momento de paz que estaban seguros no duraría más que un par de días. Debían aprovechar esos lapsos, y en el fondo no dejaba de ser agradable sentir que de alguna forma eran parte de la misma "familia"

Al: Y tú qué hiciste Aiden? Te la pasaste toda la noche hablando con Tecese?

Aiden: Mmm
-el joven piensa y descubre con sorpresa que efectivamente eso había ocurrido-. Sí, ahora que lo dices, pasé gran parte de la noche con Tecese, aunque igual alcancé a escuchar parte del concierto

Renzo: Y cómo está ese sujeto? A veces incluso se me olvida su presencia

Aiden: Pues está bien, siguiendo su "manera Tecese". Aunque creo que aun hay cosas que no nos ha contado

Renzo: *Suspira* Y pensar que ese es nuestro guía

Al: Saben? Hasta ahora no habíamos visto a René hacer lo que sabe aparte de sus escasas participaciones en combate. El tipo lo hace realmente bien!

Aiden: Sí, ahora entiendo todo el revuelo que genera su nombre, de verdad que te hace vibrar con sus notas
-se queda mirando unos segundos el vaso de jugo que tenía en la mano, perdiéndose en el líquido-. Además, me alegra que tocara esa última canción


Al: Esa lenta con la que finalizó el concierto?

Aiden: *Asiente* Fue lo que le regalé en el Crossmass, no creí que la aprendiera tan pronto, y terminó tocándola mejor de lo que yo nunca lo he hecho hehe

Margareth: No seas tan humilde Aiden, no se te daba nada mal la guitarra

Aiden: S-Supongo que no
-rascándose la nuca-. Me gustaría volver a tocar otra vez, quizás cuando todo esto termine -si bien parecía que la frase del parchado hacía alusión a su aventura con los demás elegidos, realmente a lo que se refería era a cuando termine la maldición que lo afectaba-.

Margareth: Ojalá le hubieras puesto tanta atención a las clases de matemáticas o historia como le ponías a las de música


En un ambiente agradable siguió el desayuno, cada uno contando sus vivencias de la noche anterior o compartiendo sentimientos o teorías respecto a los temas más diversos. Poco después, Margareth se retiró de la sala dejando a los jóvenes solos, con la chance, quizás, de hablar temas más complejos como la misión contra la inquisición de Bynquisterr o la ya confirmada presencia de prácticamente todo el Ministerio del Mal en la ciudad, grupo que tenía que ver con ellos tres más que nadie. Y así pasaron los minutos, y luego las horas




Mucho más temprano, un hombre de músculos prominentes y humilde ropa caminaba por las calles de Mehruntosh, ciudad que se despertaba con el alba a un nuevo día de festival. Los primeros puestos ya se habían ubicado y las primeras tiendas ya estaban listas para recibir al público. La gente estaba todavía más animada que la noche anterior, ya sea por el espléndido concierto de René, por la noticia del retorno del héroe legendario o porque ese día se llevaría a cabo el popular baile de máscaras. Pero él, él estaba completamente ajeno a toda esas cosas, y simplemente caminaba por la calle, saco colgándole del hombro. Entonces un hombre se le acercó y le ofrece una paleta de cortesía, era una "paleta de Aiden", con el rostro de La Luz de Brennevin en ella. Quizás ese vendedor esperaba que la imagen de su hijo despertara en el herrero ciertas emociones, pero...

Frederick: -se la come toda de un solo bocado, sin siquiera verla, para posteriormente botar el palito al suelo-. ...


En cosa de minutos, llegaba finalmente a su destino: La herrería que regentaba. Dentro, todo estaba tal cual lo había dejado el día anterior, y como siempre, antes de abrir al público, se tomó las primeras hora del día para trabajar en aquellos encargos que le habían quedado pendientes. Dejó caer sobre un largo mesón todas esas armas que le habían pedido refinar, mientras en una libretita tenía anotadas aquellas que debía crear desde cero, con especificaciones detalladas de cómo debía ser cada espada, cada látigo o cada escudo

Frederick: Hmpf.... Creo que empezaré con este -exclama el que era conocido como El Brazo, sujetando con esta misma extremidad un largo palo-.






El desayuno en la casa Cross había dejado a todos contentos y, además, con el estómago lleno. Ahora Aiden se encontraba solo en la sala de estar, leyendo las teorías locas que estaban escritas en el Tome of Arms. No eran precisamente una maravilla, pero le gustaba saber más sobre aquel hombre que decía y juraba a los cuatro vientos que los magos podían usar espadas. Fue en ese estado de pacífica lectura que Margareth cruzó el umbral de la puerta. Traía varias bolsas, probablemente de la feria, que dejó en la mesita para posteriormente ponerse a ordenar todo lo que había traído. El del parche sigue leyendo sin prestarle demasiada importancia, hasta que...

Margareth: Oye, Aiden

Aiden: Mm?
-sin despejar los ojos de su libro-.

Margareth: Quiero que veas algo

El parchado sólo entonces levanta la vista, encontrándose con su madre a escasos metros dejando caer sobre la mesa un amplio papel. Rápidamente Aiden se levanta para descubrir que se trataba en realidad de un periódico, uno que hablaba directamente de él, mostrando imágenes del discurso de ayer, extractos de este, y una narración que contaba con lujo de detalles la situación y dejaba preguntas claras como "¿cuál será el próximo movimiento del héroe?" "volverá a desaparecer o esta vez se quedará con nosotros?", entre otras. El clérigo no podía decir que no se lo esperaba


Aiden: Bueno, no es primera vez que aparezco en una de esas cosas

Margareth: Estás en todos, hijo, desde los más importantes a los más rosas. A este punto todo Bynquisterr ya debe saber sobre tu regreso. Y en cuestión de días, probablemente todo el continente...

Aiden: *Aisente* Lo sé, era algo que tenía contemplado
-menciona firme el joven, cerrando el periódico y dejándolo en la mesa-.

Margareth: Espero también tengas contemplado que la noticia no sólo llegará a oídos de tus antiguos amigos, sino también...

Aiden: De mis enemigos, sí. Pero mamá, debes estar tranquila, estoy preparado para todas las consecuencias que conlleven mi regreso. Además, mi mera presencia ya ha hecho que la esperanza vuelva a los corazones de la gente, eso ya es suficiente por ahora


Margareth: Sí, sí, lo que digas. Créeme que soy la más feliz de ver cómo has afrontado tus miedos y decidido regresar para ser la figura que todos aclaman. Pero, Aidencito, no olvides tu condición... Eso es lo único que te pido

Aiden: *Suspira* Lo tengo claro, madre, tendré cuidado.
-habla más bajito-. Y si todo falla, siempre podré intentarlo de nuevo cuando reviva

Margareth: ... Perdón?


En todas las cartas que le había mandado Aiden a su madre, le había contado gran parte de su aventura y de sus compañeros, obviando ciertas ocurrencias que podrían preocuparla demás. Pero había un detalle del que nunca le había hablado, y era ese pequeño dato extra que tenía que ver con que la diosa Rem había dotado a sus elegidos del don de la inmortalidad. El parchado no encontró mejor situación para contárselo a su progenitora, que escuchó la verdad de una vez por todas. Normalmente cuando las personas oían sobre la bendición de la diosa su expresión era de sorpresa, de curiosidad o de cierto alivio al saber que su ser querido no podría, al menos por lo pronto, morir. Pero Margareth no, ella estaba enojada, y mientras el clérigo le hablaba, ya podía ver como la mujer fruncía el ceño

Aiden: Y esa es la verdad, así que puedes quedarte tranquila

Margareth: ...


Aiden: Mamá? Estás bien?

Margareth: Y esperas que me relaje sabiendo que eres inmortal?!

Aiden: S-Sí? (mala respuesta)

Margareth: Pero si no lo eres! Simplemente tienes el lujo de volver a la vida si es que te ocurre algo, pero en el fondo habrás muerto de todas formas!

Aiden: Aun así--

Margareth: Es que no lo entiendes?! El mayor miedo de una madre es que su hijo... Que su hijo muera. Y tú me dices que me quede tranquila sólo porque ahora puedes morirte 10, 100, 1000 veces? Qué clase de inmortalidad es esa?

Aiden: Bueno, como te he comentado, Rem no es precisamente la mejor deidad de todas...

Margareth: Sólo no vuelvas a decirme que me quede tranquila, Aiden!
-exclama la mujer, usando el mismo tono que hace años usaba con el joven para regañarlo-. Te prohíbo que no valores tu vida por lo que es, aunque me digas que mil dioses te bendijeron!

Aiden: Como sea...

Margareth: Qué dijiste?!

Aiden: Q-Que está bien mamá, te prometo que tendré cuidado y seré consciente de mi condición. Te prometo que no moriré, de verdad, confía en mí


Margareth: Mucho mejor, jovencito


Ni el famoso héroe legendario era inmune a los regaños de su madre, aunque hasta cierto punto podía entender lo difícil que era para ella aceptar la realidad de la bendición de Rem y lo poco que significaba la muerte al respecto. Era una visión realmente bizarra la que tenían los elegidos, que podían ver su corazón dejar de latir y al segundo después regresar prácticamente intactos en un templo. La sobre confianza del clérigo acabó irritando a Margareth, y el peliblanco no tuvo más que aceptar que nada le aseguraba que podría revivir para siempre (menos él, teniendo la influencia del mismísimo Rey Demonio en su interior). Al parecer, Aiden aun tenía mucho que aprender




El bastón que tenía entre sus manos se veía viejo y gastado, probablemente su portador actual no lo había tratado bien, pero los anteriores tampoco. Se trataba, no obstante, de un arma noble y resistente, hecha de madera antigua y pulida por un muy buen herrero, pensaba Frederick mientras analizaba el palo que el día anterior Yura le había dejado. Un arma como esa no le era ajena, y en otras condiciones muy distintas, quizás hubiera tenido gratos recuerdos de amigos practicando con ella en el monasterio, pero no... Lo único que se le venía a la mente al peliblanco era cómo rayos fortalecer un arma tan delicada sin romperla en el proceso

Frederick: Tornillos, necesito tornillos... Un poco de metal... Pero también debe ser aerodinámica... Quizás si pongo un poco de ese raro material... -el monje hablaba consigo mismo yendo de aquí para allá, buscando en cajas que convenientemente llevaban un letrero afuera que le recordaba qué había dentro de cada una-. Un arma como esta... Sólo puede ser tratada por las mejores manos... Aunque quizás pueda arriesgarme un poco... Sí... -saca un soplete y está apunto de incinerar el palo, pero se detiene justo a tiempo dándose cuenta que lo que tenía en mano no era un martillo-. Una vez más...


Todos los materiales estaban reunidos y el bastón yacía recostado sobre la mesa de trabajo, que había sido despejada para la ocasión. Había llegado el momento de trabajar enserio, y con un poco de sudor bajando por su frente, el hombre se preparó para dar el primer martillazo. Frederick era un herrero de excepción, pero también un hombre perturbado y completamente ajeno a casi todo lo que le rodeaba. ¿Primará su habilidad motriz para crear una versión superior del bastón o se dejará llevar los demonios en su interior y acabará destrozándolo?

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1270
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Lun Mar 06, 2017 10:20 am

El miembro 'Caco' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de celtic' :

Resultados : 7

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5267
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Malvark el Vie Mar 10, 2017 4:23 pm

Welcome to the Red Light District

Valiendo verga es su estado natural, motivado de a ratitos y deprimido el resto del tiempo. Pasos pesados y molestos se escuchaban en aquel callejón, la travesti prostituta disfrazada de Aiden le volvía a hacer ese gesto, lejos de cumplir la perversa fantasía con su hermano de “leche” prefirió seguir caminando, tenía una reunión con el pasado.



Los oídos aun retumbaban con la última canción de su compañero pelirrojo, le dolía el pie, prefería estar en su casa viendo la foto de su madre, o recostado sobre las suaves rodillas de su ahora pareja. Es verdad, tenía una relación seria con una chica nueva, se repetía al dar la vuelta a la esquina. Las chicas ya no estaban enjauladas, sus cuerpos habían sido reemplazados por extrañas bananas enormes. Vance miró a la esquina y vio que estaba en la dirección correcta, una enorme banana antropomórfica tocó su hombro, era el mismo guardia de la tarde, ahora vistiendo un plátano.



Vance: Este…



Guardia banano: Bienvenido a las Bananas en Pijamas, donde el plátano macho es pelado completamente.

Vance: *completamente confundido saca la tarjeta VIP para darse cuenta que efectivamente, este era el lugar* Pues…*levanta el dedo índice* tengo esta tarjeta

Guardia Banano: Se quién eres. En las noches usamos estos trajes por que el jefe tiene ciertos gustos…digamos…

Jefe a la distancia: OH BANANA



¿?: *Llegando a la puerta vistiendo también un traje de plátano pero ajustado al cuerpo* Déjalo pasar, viene conmigo



Ambientacion (click derecho al video, seleccionar bucle o loop)

La chica tomó de la mano al mago y con fuerza lo guio por los pasillos del extraño lugar. Por fuera el tugurio se veía como una antigua casa colonial descuidada, pero por dentro…digamos que el papel tapiz multicolor con los sillones y cojines en tela pastel ofrecía un delicioso contraste. Lo surrealista de la situación había hecho olvidar a Vance que aquella chica que lo tomaba de la mano no era la vieja que le ofreció la tarjeta.



Ambos entraron a una habitación espaciosa. Se sentía un ambiente extraño en ese lugar, desde el papel tapiz carmesí tradicional en un prostíbulo hasta la cama en forma de corazón. Cuadros y fotografías adornaban las paredes con imágenes de mujeres hermosas en una especie de salón de la fama. Los ojos del mago se hicieron pequeños cuando la vio. No había duda, era más joven pero tenía las mismas facciones. Mientras tanto la chica se quitaba “La cascara”, quedándose en paños menores mejor descritos como dos pezoneras y una tanga.

Velvet: Odio este fetiche, es como si el dueña fuera un mendigo gorila *observa como Vance se queda mirando los cuadros y comienza a caminar hasta estar hombro a hombro, con sus dedos indicando los cuadros* Esa, la de tez oscura fue la primera dueña, Madmoiselle Fifi. Fue una santa para nosotras, fui de las primeras y la recuerdo tan bien. Falleció defendiéndonos. Aquella otra…

Vance: *rompe el trance momentáneamente* Espera un segundo, una viejita me dio el cupón VIP, una tal Velvet. No sé quién seas tú pero creo que debería ir a buscarla.



Velvet: ehem. Mi nombre artístico es Velvet.

Vance: Pero…

Velvet: No todas las prostitutas aquí son chicas pobres sin chiste *un aló rosa empieza a envolver su mano rápidamente, mientras pasa la mano de la chica comienza a arrugarse y mostrar manchas y estrías* Llevo aquí mucho tiempo, fui de las primeras, en esas fechas no necesitaba estos poderes para mantener esta apariencia. Y *apunta al cuadro de Arine* sé quién es ella, o por lo menos quien fue. Este era su cuarto donde trabajaba, aquella cama fue su trono…*el dedo recorre el aire y termina apuntando a Vance* Creo saber quién eres tú: Su hijo.
Oh no, malditos. *susurrándole al oído* has lo que te digo y actúa, que nos están observando. OH SI PAPI. HOY TE PELARE LA BANANA BIEN SABROZO.




Era demasiada información por procesar, la búsqueda había sido exitosa (salvo por la patada) y no solo había conseguido un testimonio, sino que también se encontraba en el mismísimo cuarto. Aunque en estos momentos la situación se volvía sumamente incomoda. La chica del fleco (abuela prácticamente) empezaba a explorar el cuerpo del mago con sus manos, empujándolo hasta la cama. Por el hombro de ella Vance observaba que la puerta tenía una mirilla, abierta completamente y en la rendija se veían dos cuencas blancas

Vance: Espera un momento Velvet!

Velvet: Sígueme el juego o nos ira peor, las tarjeta VIP no son para clientes nuevos. OH SI, TIRATE AHÍ

El escuálido mago volaba tras el empujón, suspendido en el aire por lo que le parecía una eternidad. Las paredes, los muebles, todo era un lugar prohibido. Su mente lo traicionaba de las peores maneras, pensando en lo que había acontecido en ese lugar… y peor aún, en esa cama donde acababa de aterrizar. A pesar de lo suave Vance la sentía como una cama de metal, la tela hecha de roca y las almohadas de obsidiana. Solo quería pararse. Se sentía sucio. La chica se acostó sobre él, negándole el escape.



Velvet: que te pasa? No forcejees tanto. SOY TUYA

Vance: *la piel se le hacía de gallina, la cama se lo tragaba y lo que en esa cama había pasado solo hacia peor la situacion* Yo…Karen. Esto está mal! Esto está mal! Esto Estaaaaaaaa

Para silenciarlo antes de que se tumbara la coartada Velvet no tuvo más remedio que utilizar su propio cuerpo, llenándole la boca. A pesar de todo el mago seguía forcejeando, en el fondo sintiéndose como la más grande basura perversa, un traidor de primera, aprovechándose de la confianza de…




soundtrack y video papu

A miles de kilómetros de distancia, en el agujero sin nombre cerca del pantano cientos de magos y magas se reunían en una hermosa canción. La clase trabajadora celebraba el triunfo del proletariado mientras ampliaban su tunel para la recuperación de la superficie. Hwa estaba muerto y Unukalhai se reconstruía. La operación era observada por una chica algo distraída, su cabeza cubierta por el gorro de aquel que consideraba su amado. Dedos moviéndose al compas cantaba alegremente con los magos tuneleros.

Karen Attund: Has un túnel has uno más grande! Has un tunes ESCUCHE! Que los Revennants rondando están!

Mensajero: Disculpe…Karen Attund? Tiene correspondencia desde Denport, de parte de Van

Karen: QUE Deme deme deme deme.*le arrebata el sobre* Él dijo que lo iba a triangular con su amigo el perro que tiene mucho dinero.

La chica dejo de cantar, agradeció al mensajero y tomó asiento. Desacomodo el gorro, dejando unos cuantos cabellos en el suelo y comenzó a leer, para las dos.

sexo.recuerdo escribió:Vance: Brunilda, hay algo que quisiera hacer

*SHUT*

Detengan la Vida, quiero bajarme

Velvet: Listo, ya se divirtieron *cae en la cama mojada, Vance había usado su Waveform para escapar* Estas nuevas generaciones…

El la miraba con una mirada entre la confusión y el enojo, su cuerpo húmedo con el sudor y con su propia técnica. Se odiaba a sí mismo, al mundo, y a la serpiente que se dibujaba en sus prendas bajas. Era una pesadilla, una de la que quería salir de inmediato. Pero vio la foto, de su madre como un joven, y el misterio que ello significaba. Las palabras de la vieja del primer pueblo resonaron otra vez, el misterio de los varios Jostar que habitaban en Brynquisterr. Trago saliva y sus propios demonios, y se sentó junto a la tipa que lo miraba con desprecio. Ella saco un cigarro, de esos que dan risa por la forma. Vance le ofreció fuego con aquella técnica que Brunilda le dio, en sus manos temblorosas un sello que detonó en una chispa.



Vance: Perdona…espero comprendas lo traumático de esto.

Morphogenetic Meme

Velvet: Esa Karen no se tiene que enterar. Pero bueno, no estás aquí para tus problemas maritales, Jostar. La idea de que Arine tuviera un hijo…hahahaha. Ella tenía un espíritu, una más bien. La habilidad más estúpida de todas, curar y gobernar sobre todo lo sexual, principalmente la fertilidad. Supongo que fuiste un error.


Skilldex escribió:Summon Spirit: Sill Plain

Vance:…quizá si fui un error, pero no de esa índole. Cuando mi madre me tuvo ella ya estaba casada, en Denport.

Velvet: Entonces cuando se dio la destrucción de ese prostíbulo solo falleció Fifi…No sabes nada de tu madre entonces? No necesitas decirme, puedo verlo en tus ojos. Lo cierto es que casi nadie sabe mucho, desde muy joven esta en este negocio. Fue…mi amiga, cuando comenzamos bajo la tutela de Madmoiselle Fifi, aunque ya nos conocíamos desde antes, trabajábamos con otro tipo. Chistoso no? Fui lo más parecido a una amiga para ella, y para mi ella lo fue, y no se mucho.

recuerdos escribió:

Vance: Entonces…desde muy joven? Que tanto…

Velvet: No quisiera pensarlo y no te creo que sea bueno que lo sepas, tus ojos son los de un loco en estos momentos. Dudo tampoco que quieras saber lo que hacíamos cada día, como nos ganábamos el pan. Pero te puedo decir que fue la persona más maravillosa que he tenido la dicha de conocer en mi vida. Acaso sigue con vida?

recuerdos escribió:

Vance: (Le digo?)…Si, pero está perdida. Me la arrebataron y la estoy buscando.

Velvet: Cuando la encuentres, dile que la vieja Marina aun le debe un tarro de jugo de manzana. A las afuera de la ciudad, casi en la frontera con Vygor…viven aquellos que se hacen llamar Jostar.

Vance: *la llama de sus ojos comienza a brillar*



Velvet: Sé que son por lo menos dos. Arine nunca quiso hablar de ellos, decía que no era nada suyo, pero te aseguro que lo decía con temor, no era con su voz habitual.

Vance: Velvet. Muchisimas Gracias!. Yo *le cierran la boca con un dedo índice que comienza a hacerse arrugado*

Velvet: Dime Marina…sobrino hehehehehe. Si eres el hijo de mi amiga es lo justo. Mi prana se agota y tengo que retirarme, a menos que lo que si te prenda sean carnes de anciana. Este cuarto es tuyo temporalmente, máximo dos días, si no tienes algún otro lugar donde dormir. Mucha suerte.






Tras una larga noche de sueño Vance regresó al dragon por ahí de las 11 de la mañana. Ahora con más respuestas…pero con una enorme duda.

Vance: Oigan…y Vincco?



_________________


avatar
Malvark
Hyper Motionero
Hyper Motionero

Mensajes : 1027
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Localización : Long Island, NY

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Sáb Mar 11, 2017 3:16 pm


  • Cuando por dos noches consecutivas dejas de dormir lo apropiado a la tercera noche caes rendido y duermes como un tronco. Yura sintió la cama y las colchas de la habitación Vip-No-tan-vip del Dragon Danzarin cómo la cama más cómoda en la que alguna vez había reposado en su vida, y prácticamente se durmió al instante. Sólo vio una pantalla negra y olvido todo lo que había pasado en el día anterior o por qué estaba ahí. Ni siquiera tuvo un sueño.

    Así, a la mañana siguiente cuando fue despertado sintiendo algo mojado y cálido en su cara tardo varios segundos en darse cuenta de que era lo que sucedía.


Kitsune: *Se inclina hacia adelante mientras mueve la cola de un lado a otro.*

Yura: *Dando manotazos al aire.* ¿Quéqué?... *Abre los ojos y ve a Kitsune a metros de su cara.* ... ?


  • La habitación estaba llena de luz, gracias a las grandes ventanas que abarcaban casi un cuarto de la pared. El resto lucia sencillo, una mesita, una alfombra que cubría todo el suelo y unas cuantas repisas. La claridad del día hacia que el pelaje blanquecino del cachorro brillara con más intensidad. A Yura le entró de golpe todos los recuerdos del último día. Sintió sus ojos lagañosos y los músculos engarrotados. Si no fuera por la intensidad con la que el cachorro se movía, quizá no se hubiera levantado. Extendió una mano y la acerco a detrás de las orejas del canino.


The meal


Kitsune: :3

Yura: Ok, ok, entiendo que tengo que levantarme... Espero esto no ocurra siempre. *Aparta las sabanas, a lo que la mascota se baja de la cama y empieza a ladrar hacia Yura.* ¿Eh?... Eh... Nunca había tenido una mascota en mi vida Aunque con las focas bebé... ¿Qué debería hacer?

The Tamagotchi Experience escribió:¡Tener una mascota es dificil! ¡No sólo es admirar a esas bellas criaturas hacer monerías y ya! Las mascotas necesitan comer, prestarles atención, darles cariño y sacarlas a pasear ¡Justo como las personas! Tu mascota es una persona más.


Yura: Cierto, cierto, creo debería alimentarlo. Ven, vamos Kitsune.

Kitsune: *Empieza a dar vueltas bajo las piernas de Yura.*

Yura: ¡No tan rápido! No quiero pisarte.

The Tamagotchi Experience escribió:Pisar a a tu mascota es lo peor que puedes hacer en la vida. Las mascotas, como las personas necesitan alimento ¡Y es tu deber como dueño darles de comer!. Tu apreciada criatura te demostrara que tiene hambre comportándose inquieto, ladrandote, buscando comida por su cuenta o con una maravillosa barra que indica cuanta hambre tiene.

Hambre
6/12

Felicidad
10/50

¡Oh! Kitsune en el transcurso de la noche quedo con hambre y ahora tiene la mitad de la barra. Cada hora in-rols Kitsune pierde .5 de la barra de Hambre. ¡Así que hay que tener cuidado de no dejar que padezca hambre la pobre criatura!

  • Yura se rascaba la nunca tratando de recordar dónde había puesto la comida que le dio Carlos Danzas para Kitsune. Barrio la habitación con la mirada y la encontró en una esquina. Era un pequeño costal amarillo y con una leyenda que decía "Pedegree". Se acercó a ella acompañado del canino, la abrió y encontró un pequeño tazón en el cual podía poner la comida.


Kitsune: *Comienza a ladrar tratando de apurar a Yura.*

Yura: Espera, espera. ¿Cuanto te debería de dar...?


The Tamagotchi Experience escribió:¡Excelente pregunta nuevo dueño! ¿Cuanta comida deberíamos darle a nuestra mascota? No queremos darle ni muy poca ni mucha, así que obviamente ¡Le dejaremos esa decisión a los dados!

La barra de Hambre consiste en 12 puntos, la cual incrementara en puntos dependiendo de tu tirada con los dados. ¿Pero que dados utilizaremos? ¡Todos ellos obviamente! De esta manera, un dado de Celtic puede dar de 1 a 12 puntos de comida y uno de Rika de 1 a 6 puntos de comida.

Yura: Quizá debería ponerle mucha comida así no vaya a tener hamb-

The Tamagotchi Experience escribió:¡Mala decisión! Tú cómo dueño no querrás que tu mascota se sobrealimente y termine como una ardilla obesa de Malfoy y tampoco querrás que muera de hambre. Porque obviamente ambas son igual de malas.

Y es que si sobrealimentas a tu mascota, esto repercutirá en la felicidad de tu mascota. ¡Una mascota sana es una mascota feliz! ¿Pero a que felicidad nos referimos? Eso lo veremos más adelante.


Yura: Creo mejor sólo le doy un puño de comida, con eso debería de tener suficiente.

  • Tomando con su mano algunas puños de comida, los iba poniendo en el plato. Kitsune inmediatamente se acerco a comer las croquetas. El sonido del animal hurgando entre las croquetas y estas chocando con el plato de plástico era un sonido increíblemente relajante y entretenido que el de lentes describió. Su mascota tiernamente agachaba la cabeza para tomar croquetas y de vez en cuando la levantaba para ver a su dueño y luego seguía comiendo.


Yura: ¿Me pregunto cuanto me durara la comida?

The Tamagotchi Experience escribió:Naturalmemente todos los recursos son limitados, así como la comida. Carlos Danzas sólo entrego una bolsa de comida con 50 puñados de croquetas. Cada vez que alimentes a tu mascota, la tirada en el dado sera la cantidad que disminuya tus reservas de comida. ¡Mucho cuidado con la administración de comida! ¡No se te vaya a acabar!

El re-abastecimiento de comida se incluirá en el siguiente DLC


  • El cachorro blanco habiendo acabado su comida, fue olfateando el suelo mientras Yura lo observaba con curiosidad. Únicamente viéndolo podría aprender que era lo que quería y "su personalidad", y de alguna forma pudo interpretar cuando el cachorro se acerco a la puerta y con su patita comenzó a rasgar el borde de ella y a hacer como si cavara un hoyo debajo de ella.


Yura: ¡Hey, cuidado, cuidado! No quiero que me cobren si llega a hacer algún desorden. ¿Quieres ir a pasear Kitsune? Yo tengo que entrenar.

Kitsune: *Al escuchar la palabra "Paseo" empezó a correr de un lado a otro, cómo si quisiera ser atrapado*


The Tamagotchi Experience escribió:Mirenlo que feliz, awwww. ¡Las mascotas también pueden sentir alegría! Y es tu deber como dueño contentarlos. Sólo piénsalo, una persona si no es feliz no puede hacer cosas maravillosas. La felicidad de tu mascota la puedes identificar por la trayectoria en la que mueve la cola o por otra maravillosa barra. ¡Como esta!

Hambre
6/12

Felicidad
10/50

La barra de felicidad es un cumulo de puntos de cuanta felicidad les has dado a tu mascota por el momento. Observamos que Kitsune ya se siente cómodo con Yura, así que tiene ¡10 puntos en su barra!

¿Y ese 50? Es el número máximo de felicidad, y cuando el dueño alcance ese número ¡Cosas mágicas pasaran! La relación al alcanzar un nuevo nivel hará que la mascota aprenda habilidades sorprendentes y nuevas. ¡Y esto pasa cada vez que se pase un nivel! Claramente, al pasar cada nivel sera más difícil hacer feliz a tu mascota, puesto que ocuparas 10 puntos más para pasar al siguiente nivel. ¡No dejes que se aburra de ti!

Y ahora ¿Cómo se aumenta esta barra? Cada vez que juegues con tu mascota, un dado de Celtic decidirá que tanto la actividad hizo feliz a tu mascota. Así, si tiras un 8 ¡La barra de felicidad aumentara en 8 puntos!


Yura: Supongo será todo lo que tenga que tener en cuen-

The Tamagotchi Experience escribió:¿Es todo? ¡No!

La felicidad de tu mascota esta altamente ligada al hambre que tenga. Y aquí reside la importancia de ambas barras. El nivel de hambre de tu mascota afectara directamente la tirada de felicidad.

Si tu mascota tiene su barra de hambre en 10-12 puntos ¡Tu tirada de felicidad es el doble de efectiva!
Si tu mascota tiene de 7-9 puntos, tu tirada se calcula normalmente.
Si la barra tiene de 4-6 puntos, tu tirada sólo es la mitad de efectiva.
Y si la barra tiene sólo 1-3 puntos... Ten cuidado ¡Aliméntalo ya!

Por rol que hagas y no has alimentado a tu mascota cuando tiene hambre (De 1-3) tu mascota ira perdiendo 3 puntos de felicidad, luego 6, luego 9... ¡Así que cuidado!

Yura: ¿A dón-

The Tamagotchi Experience escribió:¡Y no se te olvide la sobre alimentación, nuevo dueño!

Y es que si lo sobrealimentas, harás que tu mascota se sienta insatisfecha ¡Justo como en las Curvas de Utilidad Económica!... Si lo sobrealimentas se le resta 1 punto a la felicidad, y si ocurre consecutivamente serán 2 puntos, luego 3. Y así sucesivamente. ¡No seas mal dueño y di no a la engorda de mascotas!


Yura: ¡Kitsune! ¡Espera, no vayas tan rápido! Bueno, supongo que también podría jugar por su cuen-

The Tamagotchi Experience escribió:JAMÁS IGNORES A TU MASCOTA.

Esto podría afectar su felicidad. Si no mencionas a tu mascota en un rol, disminuirá su felicidad en 3 puntos.

  • La mascota había salido corriendo de la habitación como un verdadero misil. Era pequeña, pero era veloz. Los demás huéspedes hubiesen podido ver a Yura corriendo entre los pasillos detrás de esa pequeña criatura blanca, desesperado en atraparlo. Las aventuras de Yura con Kitsune empezaban, un extraño y pequeño nuevo integrante para los Espiritistas. La efusividad con la que corría, queriendo deliberadamente escapar de Yura a manera de juego le hacia sentir una felicidad y emoción nueva, que nunca había sentido desde que nació.


The Tamagotchi Experience escribió:Tener una mascota implica sus responsabilidades ¡Pero al final del día, los dos serán demasiado felices!

Mientras no te olvides de lo esencial, ambos crecerán en conjunto y mantendrán una sana relación de mascota-dueño. Así que ¡Felicidades nuevo dueño, disfruta tu nueva experiencia!





Tutorial agregado a la Skillopedia

Hambre
6/12

Felicidad
10/50


Última edición por Lunar el Sáb Mar 11, 2017 8:24 pm, editado 2 veces

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1363
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Sáb Mar 11, 2017 3:16 pm

El miembro 'Lunar' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de Rika' :

Resultados : 3

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5267
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Lun Mar 13, 2017 9:16 pm


El sol de a poco comenzaba a caer en Mehruntosh, y con él, las actividades del segundo día se acercaban a su climax con el baile de máscaras pactado a comenzar a las 9 de la noche. No obstante, no todos estaban preocupados por tal magnánimo evento, ese era el caso de Aiden, quien descansaba en el sofá de su casa, con los ojos cerrados luego de lo que había sido una larga jornada. Después de acompañar a Renzo al lugar de trabajo de su padre, había aprovechado el tiempo para dar unas vueltas por la ciudad, tomando el camino largo de regreso. Quería simplemente caminar un poco y empaparse de las calles que una vez lo vieron como un niño

Aiden: *Suspira* Supongo que un paseo tranquilo no está dentro de mis posibilidades aquí...


Hace unas horas escribió:Ya estaba llegando a su casa, y la mejor forma de notarlo era que las calles se volvían más angostas, las ferias y las ornamentaciones desaparecían y el aire en sí se había vuelto más denso. Los barrios de Mehruntosh eran un área complicada, y si bien la casa Cross no estaba precisamente en la peor zona, seguía estando muy lejos de la pomposidad y relativa seguridad que sí tenía la clase alta o el centro de la capital. Por esos terrenos andaba Aiden, en completa soledad.

En su corto paseo había sido interceptado por cuatro abuelitos, dos grupos de niños, tres periodistas, un par de mujeres y seis cazadores. La mayoría sólo iba para saludarlo, otros, para hacerle preguntas, y unos cuantos, en busca de un autógrafo. Probablemente hubieran sido más, pero el hecho de que no todos aun le creían y el que anduviera por zonas no muy transitadas de la ciudad lo habían salvado de tumultos y estampidas humanas, como fue el caso de ayer en la zona comercial


Aiden: Quizás sí debí tomar una carroza, ya empiezan a dolerme las piernas... Uh?


De pronto, el clérigo nota algo raro. No había absolutamente nadie más en toda la calle. Las casas a los lados también parecían vacías. ¿Se habría equivocado de camino? No, imposible... Así que siguió caminando restándole importancia a su alrededor, cuando del otro extremo de la calle aparece la figura de un hombre. El parchado no detiene su paso hasta que el recién llegado abrió la boca para llamar su atención

¿¿??: Aiden Cross?

Aiden: Sí?

¿¿??: Por fin te tenemos... Jejeje
-el hombre comienza a acercarse. Aiden se detiene en seco para observarlo y encontrarse con un sujeto de malas pintas, portando un filoso cuchillo en mano-. Te tenemos, y no vamos a soltarte


Aiden: De qué se trata esto?
-se gira para ver sus opciones de huída, sólo para ver como dos hombres más bloquean el otro extremo de la calle-.

¿¿??: Somos los Bowws, la pandilla más grande de todo Mehruntosh. Deberías saberlo, no, "héroe legendario"? O es que tus sagrados piecesitos nunca han pasado por los barrios de los pobres?

Aiden: No sé de qué hablas, ni qué quieres... Pero ya no tiene caso seguir con esta conversación

Almirante Boww: Claro que no tiene caso, si nosotros no vinimos hasta aquí precisamente a hablar
-muestra amenazante su cuchillo-. Sabes que en el mercado negro de Brennevin ofrecen más de 1.000 platinos por tu cabeza o una muestra que ratifique que fuiste asesinado?

Aiden: Mil platinos?! Siquiera esa cifra existe?


Almirante Boww: No te hagas el imbécil... Hemos venido aquí a hacernos millonarios a costa tuya, héroe. Puedo ver a leguas como no eres ni la sombra de lo que eras. Es el momento ideal para aprovecharse y acabar de una buena vez contigo

Aiden: Mi muerte le haría daño a muchísima gente, ¿enserio estás dispuesto a eso con tal de tu beneficio propio?

Almirante Boww: Pregúntale a mi cuchillo si estoy dispuesto!


Parlamentar no había funcionado. Aiden activó velozmente su byakugan para mejorar la percepción de los movimientos de su oponente, el cual salía despedido a toda velocidad en su contra dispuesto a apuñalarlo. ¿Tan débil se veía? Se preguntó el clérigo a sí mismo, mientras invocaba el muro de Artorias frente a sí que bloqueó sin dificultad alguna al hombre y lo mandó de rebote contra el suelo. Al ver al jefe caído, los dos que estaban a su espalda se lanzaron también al ataque, llevando ambos armas punzocortantes

Aiden: Bowws... Nunca había escuchado de ellos, ¿realmente descuidé tanto estas zonas de la ciudad cuando era más joven? -voltea para encontrarse a los maleantes a escasos metros. Velozmente activa el mecanismo creado por Lycoris en su túnica y despierta el poder del Glyph para formar dos esferas de luz, una en cada mano-. Vol Luminatio!


Las esferas salieron disparadas de las manos del estratega, impactando en los pandilleros que soltaron sus armas y fueron mandados lejos por la potencia del hechizo ofensivo del clérigo. De golpe con su visión de 360º cortesía del byakugan observa al hombre que previamente había bloqueado con Artorias' Greatshield reincorporarse

Almirante Boww: Desaparece maldito! -se lanza al ataque a toda la velocidad que puede, apuntando al cuello del héroe que seguía dándole la espalda-.

Ifrit: ORA!


Un golpe directo lleno de ira se clavó en la cara del maleante, quien sintió como su rostro no sólo era desfigurado, sino también incinerado por la fuerza del espíritu de Aiden que se había manifestado desde su espalda. El almirante Bowws terminó completamente incapacitado, dejando al clérigo listo para continuar con su camino... O al menos eso pensaba este, pues desde los lados emergieron dos siluetas más, miembros de la banda que habían esperado el momento oportuno a que la luz de Bynquisterr bajara la guardia. Cuando Aiden se percató de su presencia, ya los tenía a apenas un metro de distancia. Se maldijo a sí mismo no haber sido más precavido y no haber analizado su entorno con su byakugan, pero ya era demasiado tarde... Debía hacer algo para esquivarlos o bloquear el embate mortal que se le venía, pero alguien, o algo, se le adelanta

Miembro de los Bowws: Estás perdid---

Aiden: ?!


Aiden ve frente a sus ojos como en la frente de uno de los dos atacantes aparece un tremendo orificio, cayendo su cuerpo de bruces al suelo empapado en sangre. Por el sonido a sus espaldas, no tardó en darse cuenta que el otro habría sufrido el mismo destino. La sangre de los bandidos cubría el suelo mientras sus cuerpos se hacían brillitos, y un escalofrío recorrió su garganta al pensar que un nuevo enemigo, esta vez poderoso, aparecería para hacerle frente. Pero al sentir unos pasos acercándose y voltear hacia su origen, lo que se encontró fue el rostro de un hombre. Uno conocido



Aiden: Tú eres...

¿¿??: Ha pasado mucho tiempo
-menciona el extraño, con sus pistolas aun humeando. Cuando queda a escasos metros, se arrodilla frente a Aiden-. Señor Aiden

Aiden: Simon... Eres Simon Corwin, no? De la casa de los Corwin

Simon: Me alegra sobremanera que recuerde mi nombre, señor


Simon Corwin, hijo único de la familia Corwin, casa de cazadores de demonios especializada en el uso de armas de fuego. Los Corwin eran una familia relativamente joven en la ciudad, con apenas un par de décadas a sus espaldas, pero lo que les faltaba en historia lo tenían en habilidad, lo que les valió para convertirse en una de las casas más populares con los últimos años. El padre de Simon y fundador de la casa, Severus Corwin, trabajó en su día con Frederick Cross, poco antes de que este se "retirara". Por esto, era natural que los hijos de cada uno acabaran conociéndose, siendo Aiden el Cross con el que más tuvo afinidad Simon. Con el tiempo, esta relación de igual a igual comenzó a transformarse a una de respeto y posteriormente de absoluta admiración de parte del pistolero al Cross

Aiden: Sin duda ha pasado mucho tiempo, Simon... Será un lustro de no verte. Has cambiado

Simon: Usted también. De verdad, cuando supe que había vuelto, no hallaba la hora de poder volver a verlo en persona

Aiden: Por cierto, puedes levantarte. Enserio, no es necesario ese tipo de formalidad, después de todo tenemos casi la misma edad


Simon: Le ruego me perdone señor! Digo, Aiden
-exclama el joven, reincorporándose-.

Aiden: *Suspira* (Me pregunto si Kristya se sentirá así también cuando sale a la calle?) Tú... Los mataste, estás bien con eso?

Simon: Eran miembros de la pandilla Boww. Todos y cada uno tienen carteles de se busca vivo o muerto en la ciudad. Aterran a los barrios bajos, roban el poco dinero de la gente humilde e incluso se dice venden personas a los demonios a cambio de protección y otros lujos. Son repugnantes

Aiden: Comprendo... Me alegra que me encontraras, Simon. Rápido y efectivo como siempre

Simon: No es nada, enserio. "Cada bala es una extensión de mi cuerpo. Una bala que no de en el blanco es una dehonra para mi y todos mis antepasados".


Aiden: Ajá... Y qué tal van las cosas en el gremio?

Simon: En la casa Corwin? Excelente señor, digo, Aiden. Tenemos muchos aprendices y... Promete conservar el secreto?

Aiden: Sí?

Simon: Al parecer voy a tener una prometida. Así como lo oye, papá se ha reunido con importantes líderes de otras familias de cazadores, y quizás lleguen a un acuerdo.

Aiden: Woah, eso es... Inesperado
-nota que el sol poco a poco comenzaba a bajar-. Diablos, me gustaría quedarme a charlar, Simon, pero debo regresar a casa. De nuevo, muchas gracias

Simon: Señor Aiden
-se arrodilla de nuevo, a pesar de que le habían dicho que no lo hiciera-. Usted es un ejemplo para todos los cazadores de Bynquisterr. No lo olvide, cuenta con el apoyo de todos los gremios y familias de la ciudad para cualquier cosa que necesite! No dejaremos que la luz de Bynquisterr vuelva a apagarse!

Aiden: Lo tendré en cuenta, Simon. Mándale saludos a tu padre



Era bueno ver viejas caras después de tanto tiempo, y Aiden se alegró sinceramente por el buen destino que hasta ahora había tenido Simon, quien ahora se mostraba como todo un cazador de una importante familia como los Corwin. El ataque de la pandilla le había hecho darse cuenta además que debía irse con ojo a partir de ahora, ya no para evitar tumultos de gente, sino también enemigos con el suficiente descaro para atacarlo al aire libre. Y con estos pensamientos, el clérigo había vuelto a casa


Aiden: Me pregunto si Simon también irá hoy a la noche al baile... -exclamaba el clérigo al aire, mirando el techo de madera, cuando entonces algo se le viene a la mente-. Es cierto!

Llevaba días cargando con un conocimiento al cual no podía sacarle provecho. Era una sensación extraña, pero también molesta, que tenía sus orígenes en aquel cruento combate contra Ryu en el bosque previo a llegar a la ciudad. Al parecer el ninja le había dejado la capacidad de realizar una técnica de la que no podía hacer uso, razón por la cual había optado por transformarla en un scroll que quizás alguien, quizás cierto saboteador, podría darle mejor uso. Y ahora que por fin andaba con algo de tiempo libre, se puso a trabajar en ello tomando pluma y pergamino


Aiden: Debería ser fácil, si gente como él -piensa en Laurent-. O él -piensa en Ronwe-. Pueden hacerlo

De esta forma el parchado se concentró y su mano fue movida casi de forma automática, siguiendo ya no los comandos de la mente del clérigo sino los comandos del propio Ryu, plasmando una de sus skills en aquel papel en blanco que poco a poco fue llenándose, hasta que el trabajo fue terminado y Aiden procedió a cerrarlo, esperando darle un buen uso en e futuro


Aiden: Sé que me lo agradecerá

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1270
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Kusanagi Dark el Mar Mar 14, 2017 7:21 pm

The Fabulous Attention Seeking Warrior: Alistair



El primer día del festival al fin habia concluido y ahora mismo Alistair le daba la bienvenida al segundo día mientras disfrutaba junto con Renzo de un delicioso y ameno desayuno en casa de Aiden cortesía de su madre. A quien no dejaba de agradecerle por su hospitalidad y por la oportunidad de sentirse como parte de una familia. Ofreciéndose a levantar la mesa una vez que todos habían terminado de comer.

Y...¿Que es lo que van a hacer ahora? —Pregunto el de cabello bicolor a sus compañeros al verlos levantarse de la mesa.—

Creo que yo me quedare en casa por ahora. —Respondió Aiden—No quiero llamar demasiado la atención después de todo lo que paso ayer. Ademas, eso me dará tiempo para terminar de leer mi libro.

¿Que me dices tu Renzo? —Voltea hacia el Ex-Convicto mientras lava los platos—

Supongo que ire a echar un vistazo a la herrería del padre de Aiden. —Dijo Renzo para después dirigirle una mirada picara.— ¿Y que hay de ti...No piensas ir a visitar a Syldra?

Bueno, si, supongo que debería, digo...Se lo prometí después de todo. Pero, creo que primero ire al Dragon Danzarin a ver como esta Lycoris. —Tanto Renzo como Aiden sonríen en complicidad ante esa respuesta...Lo que lo hace avergonzarse.— ¿¡Q-Que!? ¿¡Por que me miran así!?


Buena suerte Don Juan. —Renzo levanta el pulgar al igual que Aiden—

¡Hey! No es lo que creen. Yo solo... —Suspira y se cubre el rostro dándose cuenta de lo inútil que era tratar de seguir alegando— ¿Saben que? ¡Olvidenlo! piensen lo que quieran. No tengo por que darles explicaciones ¡Yo me voy!

Prefiriendo evitar mas comentarios incómodos de parte de ambos, Alistair salio de la residencia Cross y fue a buscar a Epona que seguía justo donde la dejo atada la noche anterior para montarla y así llegar mas rápido al hotel...Solo para enterarse de que ella no estaba allí.

¿¡Que!?¿¡En serio!? ¿¡Y eso hace cuanto fue!? —Exclamo Alistair al escuchar de parte de Carlos Danzas como Lycoris dejo el Dragon Danzarin desde la mañana—

Prácticamente desde el amanecer. —Respondió Carlos— Ni siquiera fue a desayunar al buffet. Solo tomo un pan y se fue...Ya se lo cobrare después.

Pero...¿Que no las tarjetas platino también cubren la comida? —Mira confundido su propia tarjeta—

¡DEJAME VER ESO! —Se la arrebata y confirma que, en efecto, las tarjetas platino también incluyen comida y bebida gratis por lo que en un arranque de ira intenta romperla...Pero el enmicado no se lo permite ni siquiera cuando intenta morderla.— ¡TE MALDIGO HECTOR! ¡TE MALDIGO A TI Y A TUS MALDITAS TARJETAS DEL INFIERNO!

¿Puede al menos darle un mensaje a Lycoris de mi parte cuando regrese...? —Pregunto Alistair una vez que el berrinche de Carlos Danzas terminara.—

Por supuesto. Pero serán 10 Platinos por palabra. —Lo mira mientras extiende su mano esperando que pague.—

¿¡QUE!? ¡USTED ESTA LOCO! ¡NO PIENSO PAGAR ESA CANTIDAD! Simplemente vendré a buscarla mas tarde... —Dijo Alistair indignado mientras abandonaba e Lobby...Y una alarma acompañada de una luz roja sonaba justo detrás de Carlos Danzas.—

Parece ser que alguien intenta pedir servicio a la Habitacion...No en mi Hotel. ¡Volad mis pequeños, volad! —Retira una manta blanca y abre una jaula de la que salen varios monos alados los cuales saltan por la ventana...Y se estrellan fuertemente contra en el piso causando que Carlos Danzas suspire y se dirija a uno de sus Dolls— Dile a los de Vygor que sigan investigando...


Pero en tanto que Carlos Danzas buscaba como lidiar con esa alarma de servicio a la habitación después de otro fracaso con sus monos voladores. Alistair cruza la puerta del hotel y una vez afuera se encuentra con Rene sentado en la escalera fumando uno de sus cigarrillos y, al darse cuenta de que no tuvo la oportunidad de decírselo la noche anterior, decide acercarse a el para felicitarlo por su concierto.

Hey...Gran concierto el de anoche. —Dice mientras se sienta a su lado.— Lo disfrute bastante.

Vaya, gracias Al. Me alegra que te lo hayas pasado buena onda. —Sonríe—

Tambien quería darte las gracias por...Algo. —A su mente viene el recuerdo de cuando se dio cuenta de sus sentimientos por Lycoris.— No te aburriré con detalles pero, hubo una de tus canciones que realmente me llego y...Me ayudo a darme cuenta de algo..

¿En serio? ¡Que buena onda! —Le da una palmada en la espalda y mira hacia el cielo— Eso me pone un paso mas cerca de algún día llegar a mover esa montaña

No se exactamente a que te refieres con eso. —Rie un tanto nervioso e incomodo.— Pero...Igual e deseo suerte. ¡Oh! Por cierto. Antes de que lo olvide...¿Crees que podría pedirte un gran favor? Quisiera llevarles un autógrafo tuyo a unos amigos.

Seguro. —Asiente mientras apaga la colilla de su cigarrillo y enciende otro.— ¿Para quienes es el autógrafo?


Sus nombres son Biggs y Wedge. —Respondió Al mientras le entregaba un par de camisetas que repartieron anoche en el concierto.—

Muy bien...Para mis fans Biggs y Wedge...Sigan siendo buena onda. —Saca una pluma y escribe en cada una de las camisetas.— Aquí lo tienes Al.

Gracias Rene. —Sonríe y guarda de nuevo las camisetas.— Bueno, ya debo irme...Aun tengo cosas que hacer el día de hoy. Supongo que te veré después.

Ni lo menciones viejo. —Niega con la cabeza y levanta la mano para despedirse.— Nos vemos.

Tras despedirse de Rene, Alistair volvió a montar a Epona esta vez para dirigirse al centro de la ciudad, mas específicamente a donde se habia llevado a cabo la justa para disculparse con el encargado por todo lo que habia ocurrido con Walter, devolver a la yegua como le prometió a Syldra e incluso darle algo de dinero para pagar los daños a los establos.

En serio estoy muy apenado por lo que paso ayer...Y espero que esto sea suficiente para pagar los daños. —Dice mientras le ofrece algunos platinos.—

No te preocupes por eso muchacho. Dado que no se declaro un ganador en la justa no se reclamaron los 15 Platinos de premio, así que digamos que con eso estamos a mano. —Le devuelve sus platinos y guía a la yegua de vuelta  los establos— Por cierto, veo que Epona se encariño bastante contigo...¿Sabes? Podría ofrecerte un buen precio por ella si estas interesado.

No lo se...Creo que tendría que pensarlo un poco —Respondió el espadachín.—

Como quieras. Pero si cambias de opinion aquí estaré. —Dijo el encargado—

Gracias...Lo tendré en cuenta. —Asiente y acaricia una ultima vez la cabeza de Epona para despedirse.— Cuídate...


Tras abandonar los establos, Al continuo su camino por el pueblo el cual estaba lleno de vida debido a que todos se apresuraban con los preparativos para el segundo día del festival. Eventualmente pasando cerca de la herrería donde habia escuchado que trabajaba el padre de Aiden y sobre quien habia leído el día anterior y,  no pudiendo evitar sentir cierta curiosidad sobre si todo lo que decía el libro era cierto, decidió hacerle una pequeña visita.

Hola... —Dice un tanto nervioso entrando a la herrería.—

... —Frederick no responde, simplemente sigue con su trabajo.—

Mi nombre es Alistair y...Bueno...S-Soy un amigo de su hijo. —Continuo— Lei sobre sus aventuras cuando era joven y lo conocían como el brazo de Brynquisterr...¡Debió haber sido genial viajar por todo el continente y tener todas esas aventuras! Realmente lo admiro por eso. Yo también rate de hacer algo similar y recorrer Brennevin tratando de hacerme un nombre pero...N-No me fue muy bien, jeje...

... —El padre de Aiden continua en golpeando en silencio el yunque con su martillo. Finalmente levantando la mirada hacia el como si apenas hubiera notado que esa ahí— ¿Tienes algo que quieras reforzar?

¿Reforzar...? —Recuerda que aun tiene consigo una armadura Samurai así como 2 Katanas, una de las cuales solía pertenecer a Kazan.— Si...Creo que algunas cosas.

... —Frederick recibe la armadura Samurai y las 2 Katanas de Alistair...Para posteriormente arrojarlas sobre una enorme pila de otras armas y armaduras, algunas de ellas bastante dañadas y otras incluso rotas luego de lo cual continua martillando.—


¿Gracias...? —Dice confundido...Pero Frederick de nuevo no responde.— C-Creo que mejor me voy...

Ciertamente el padre de Aiden habia resultado ser muy diferente a lo que habia leído...Por lo que Alistair decidió dejarlo trabajar y salio de la herrería todavía un poco incomodo por su interacción y finalmente dirigirse hacia donde tenia que ir desde el principio...El Gremio de los Nightwings.

Bueno...Aquí estoy. —Se detiene frente a la puerta.— Pues...Aquí voy.

Luego de unos segundos de preparación mental durante los cuales respira profundamente...Alistair finalmente se armo de valor para tocar la puerta del gremio esperando lo mejor...Y, luego de solo unos minutos, vio como esta se abría de golpe y de ella salían ni mas ni menos que Biggs y Wedge...


¡ALISTAIR! —Gritaron ambos al unisono mientras corrían a abrazarlo.—

¡SYLDRA NOS LO CONTO TODO! —Dijo Biggs casi con lagrimas en los ojos—

¡NO PUEDO CREER QUE SEAS TU DESPUES DE TANO TIEMPO! —Agrego Wedge.—¡NOS TENIAS PREOCUPADO!

S-Si...A mi también me alegra verlos de nuevo chicos —Rie algo nervioso mientras que trata de quitarse de encima a Wedge debido a que prácticamente le estaba rompiendo la espalda con su abrazo.— Por cierto...Traje algo para ustedes.


¡NO MAMES! —Exclamaron los dos sorprendidos al ver las camisetas autografiadas por Rene y no perdieron tiempo en probárselas. — ¡ESTAN BIEN CHINGONAS! ¡GRACIAS ALISTAIR!

No me agradezcan. Supongo que se los debía por o haberles dicho quien era desde el principio. —Sonríe ligeramente al ver lo emocionados que estaban por las camisetas para posteriormente asomarse al interior del gremio por la puerta.— Y...¿Donde están Syldra y los demás?

Esta adentro esperándote. —Le informo Biggs—

Cuando Syldra le dijo a Gregorio que vendrías dijo que tenia que verlo para creerlo. —Continuo Wedge— ¿Y bien? ¿¡Que esperas!? ¡Vamos, vamos! ¡Tienes que contarnos todo lo que hiciste desde que te fuiste!

Antes de que Alistair pudiera decir cualquier otra cosa, Biggs y Wedge prácticamente lo metieron a la fuerza al gremio, cerrando la puerta detrás de ellos. Ya no habia marcha atrás...Finalmente el guerrero tendría que enfrentarse a su antiguo gremio...Pero ¿Como reaccionarían exactamente a su presencia luego de tanto tiempo?


Última edición por Kusanagi Dark el Mar Mar 14, 2017 9:19 pm, editado 1 vez

_________________
" Dazzling the stage! Ginga Bishounen! Tauburn!"

avatar
Kusanagi Dark
Motionero destacado
Motionero destacado

Mensajes : 593
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Mar Mar 14, 2017 7:21 pm

El miembro 'Kusanagi Dark' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de celtic' :

Resultados : 2, 8, 5

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5267
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Mystearica el Mar Mar 14, 2017 9:16 pm

La mañana del segundo día del festival se hacía presente con todo su esplendor. Los primeros rayos del sol comenzaban a escabullirse entre las ventanas a medio cerrar, y se colaban en pequeños haces aunque iguales de potentes. Esto claro, despertaría a cualquiera quien los recibiera de lleno en el rostro, como lo era la clériga espiritista. O al menos lo habría hecho de no ser porque hacía ya un rato que se encontraba despierta. Sus ojos seguían los detalles de las molduras de los muebles y los dibujos del tapizado de la pared. Hilaban, o intentaban hilar, todos aquellos pensamientos que tenía esparcidos en su mente y que hacía días que no podía poner en orden. Cada vez eran más y más distintos. Un cuento de nunca acabar.

Lycoris: Hora de levantarse.




Se susurró a sí misma como buscando en la aparición del sol una excusa para hacer otra cosa. Se lavó la cara, aunque ya bastante despierta estaba, y no se demoró en bajar las escaleras al lobby. En la habitación contigua recién se comenzaba a sentir el olor de pan tostado y el tintineo de la vajilla al ser preparada. Cuando la pelirroja se asomó, vio el desayuno a medio armar, y su estómago se encargó de recordarle cuánto hacía que no había probado bocado.

Lycoris: Supongo que…

Siendo una clienta VIP del hotel, supuso que podría llevarse algo para el camino, y que esto estaría incluido en la tarifa que el dueño no había podido cobrar. Tomó un par de panes con jalea, puso uno en su boca, y salió por la puerta principal con la velocidad de una gacela, cuál colegiala apurada. No podía esperar a sentarse y desayunar con calma, pues eso podría implicar que su mente comenzará a hacer de las suyas de nuevo. No podía permitírselo. Había mejores maneras de aprovechar el tiempo.


Lycoris: (Por alguna razón… las calles se sienten distintas a ayer.)

Era cierto, quizá por costumbre, que los habitantes de Mehruntosh parecían no perder el tiempo. Todo momento en el que la luz del sol los bendijera con mayor seguridad, implicaba un momento que se debía aprovechar. Un momento para ponerse a trabajar. Y así lo habían hecho, acompañando la temática del festival. Las calles parecían haberse vestido de un aura más formal y la joven que trotaba por ellas veía cómo terminaban de colocar los últimos detalles. Todavía no dejaba de asombrarse.

Lycoris: (Oh, hasta el distrito comercial…)

Su corrida matutina la había llevado por lugares familiares y había acabado en el distrito comercial de la capital. Los negocios más importantes, sin embargo, parecían ser los que se llevaban los elogios por sus esfuerzos en esa mañana. Llovían los adornos en sus entradas, y carteles escritos a mano invitaban al comprador con tentadoras ofertas. Lycoris se preguntaba, sin embargo, por qué no todos los locales parecían poner tanto énfasis en sus ventas.

Lycoris: Uh… -recorre con la vista las entradas de los locales-

Señora: ¡Disculpe, señorita!

Lycoris: ¡Ah! -se para en seco evitando llevarse puesta a la mujer que se le cruzó en el camino- ¿Si? ¿Qué ocurre?


Señora: ¡Hoy es el último día! ¡Aproveche nuestras ofertas antes de que sea tarde! Estaremos hasta la última hora atendiendo.

La mujer regordeta le ofreció un papel con muchos escritos, números y dibujos que la clériga no alcanzó a leer, ya que no podía seguirle el ritmo a la charla unilateral en la que se encontraba. Mas una vez que aceptó el papel, la señora no perdió el tiempo y buscó a otro potencial cliente entre la gente que comenzaba a colmar las calles.

Lycoris: Eso fue…¡no! -Dobla el papel y lo guarda en su bolso-... no hay tiempo que perder.

Con un último suspiro, Lycoris se alejó de las ajetreadas calles que le imposibilitaban maniobrar en su trote, hasta dar con una plaza aparentemente céntrica. Un banco libre fue su herramienta para elongar sus músculos, para luego desplomarse sobre este. El plan era recuperar un poco el aliento, y luego continuar con su habitual entrenamiento con los espíritus.

Lycoris: Pero primero…

Envuelto cuidadosamente en una servilleta se encontraba el otro pan que había tomado de la mesa de desayuno. El almíbar en el que había sido bañado parecía resplandecer ahora bajo la luz del sol, y eso solo lo hacía más apetecible. Al partirlo al medio para poder racionarlo, se encontró con la sorpresa de que estaba relleno por dentro de una especie de mermelada. Parecía que iba a tener que bajar semejante manjar con su fuerza de voluntad hasta que recordó que llevaba consigo una bebida, regalo de un buen compañero.


Lycoris: ¡Cierto, Vance!

La bebida no había sido abierta desde que la había recibido, por lo que, a pesar de estar a temperatura natural, conservaba la frescura de sus ingredientes en su sabor. No podía agradecerle lo suficiente por aquel acto, ya lejano, pero que le había salvado el desayuno. Tomó un sorbo, y notó como el papel que había guardado minutos atrás se había salido de su bolso y ahora yacía en su falda.

Lycoris: Me pregunto cómo estará Vance -abre los pliegues que le había hecho simétricamente al volante- No recuerdo haberlo visto regresar al Dragón Danzarín. Espero esté bien. Le agradeceré ni bien lo vea.


Luego de terminar de abrir el papel dio otro sorbo al jugo de naranja. Las palabras “gran baile” y “vestido” se repetían tantas veces que hasta parecían innecesarias. Dibujos de vestidos de gala impregnaban el papel y flechas con números tachados hacían referencia a la supuesta rebaja. Lycoris bebía mientras lo leía para sus adentros. ¿Una gala? ¿Vestidos elegantes? ¿Baile de extraños enmascarados? Era la primera vez que veía algo así. Se hubiese seguido haciendo preguntas de no ser porque un aullido agudo se escuchó frente a ella. Cuando bajó el papel que leía se encontró con un pequeño animal blanco que se rascaba detrás de la oreja.

Lycoris: -se agacha al ver que la mira curioso y le rasca bajo el hocico- (Oh, es el cachorro que… Un momento si tú estás aquí entonces…)

Yura: ¡Ah! ¡Te alcancé!



Lycoris: …-se atraganta con el jugo y comienza a toser de la sorpresa- Y-Yur *cof*... *cof* ¡Yura!

Yura: ¿Lys? -el cachorro se acerca a su dueño y comienza a correr en círculos alrededor de él- Vaya, que sorpresa encontrarte tan temprano.

Lycovisión®


Lycoris: Bueno, yo…-arruga el panfleto entre sus manos-

La inusual mañana era ahora una buena mañana. Una estupenda mañana. El no haberse encontrado con el muchacho la noche anterior la había hecho sentirse relativamente inconclusa. Pero ahora ya no importaba, estaba frente a ella, impecable como siempre. Eran en momentos como esos que el tiempo parecía ir más lento para la pelirroja, lo que la ayudaba a admirar distintas aristas del joven. El sudor cristalino en su frente, que parecía hacerlo resplandecer. Sus ojos somnolientos enmarcados por sus lentes. Su respiración profunda y entrecortada, producto de la persecución del canino. Su cabello de un negro profundo que estaba entre desalineado por una buena noche de sueño y empapado por sudor. Todo ese conjunto de detalles imperceptibles para otro, armaban dentro de Lycoris una obra de arte que no podía poner en palabras.

Lycoris: (Q-quizá en un mejor momento… El baile...)-le da un último vistazo al volante apachurrado en sus manos antes de seguir contestando- Salí a correr, a calentar. Estaba descansando antes de seguir.

Kitsune: -pega un sonoro ladrido seguido de un brinco-

Yura: Creo que lo que quiere decir es que nosotros también.

Lycoris: Ah… Entonces…


El rostro de la chica pareció encenderse en llamas. Sintió como si decenas de reflectores la apuntaran, esperando un discurso. La lengua se le hizo un nudo y entre eso y el escozor de la garganta por la repentina tos, le fue imposible hablar. Era el momento ¿no? Era aquella situación que debía tomar o se arrepentiría para siempre. Era el momento de ignorar el vértigo y lanzarse al vacío. De dejarse de imaginar la situaciones. Era momento de vivirlas.

Lycoris: ¿Te molestaría… que te acompañara? Quizá pueda ayudarte también.

Levantó la mirada haciendo que ambos pares de ojos verdes se encontrasen. Los de la clériga, sin embargo, brillaban con una intensidad nunca antes vista. Tanto, que hasta opacaban el evidente rubor que cruzaba todo su rostro hasta llegar a sus orejas. Expectante por la respuesta, le sonrió con énfasis. Había dado un paso que, aunque pequeño, era más de lo que podría semanas atrás haber soñado.

_________________

Do it for her:

avatar
Mystearica
Super Pollo
Super Pollo

Mensajes : 190
Fecha de inscripción : 10/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Celtic el Miér Mar 15, 2017 11:54 pm


Ser el líder de un prestigioso gremio de cazadores en Mehruntosh no era nada fácil. Las responsabilidades que eso conllevaba podían aplastar el espíritu y paz mental de cualquier persona si esta no estaba preparada para grandes desafíos y cambios en su vida. Trámites tras trámites para aceptación y resolución de misiones, tomar responsabilidad por los actos de cada uno de los miembros registrados en ese gremio, pasar auditorías de calidad de personal e instalaciones y arriesgarse a perder toda la fama y gloria ante el menor descuido. Pero claro, eso implicando que se tiene interés por sobresalir, por que si no...

???: "Hmp... el techo esta goteando esa cosa rara otra vez. Le diré a Syldra que llame al plomero." (Brinda el charco de la desconocida sustancia que escurría por el piso y se adentra a lo que parece ser una cocina).

Cuando se leía el mínimo requerido para conformar un gremio de cazadores en Mehruntosh, no era realmente la gran cosa cumplir con los estándares, lo difícil era cuando se quería que dicha organización ganara renombre y por ende interesados en unirse. "Así es como te engañan", "No hace falta así la armados" y "Uuuy si, pues si no te gusta vete" eran los 3 enunciados de persuasión favoritos del individuo que buscaba un plato limpio entre un montón de cajones a medio cerrar, con la esperanza de servirse lo que fuera que hubiera sobrado de la comida de ayer como desayuno.

???: "Hmmm, ravioli ravioli, dame la formuoli. "


Tomo la lata con alimento rico en carbohidratos y rápidamente busco algún instrumento con el cual abrirla, pero por más que buscaba no podía dar con el esquivo abrelatas. Pensó en usar la hacha que colgaba en su cintura mas temía que si no hacía bien el cálculo, los últimos raviolis terminarían bañando el piso... No obstante, una idea genial pasó por su cabeza en ese momento de desesperación.  

???: "Pero si aprieto suficiente la lata cerca de mi boca... los ravioles solo tendrán una dirección a donde ir. Eres un genio Greguini.  "

Pero mientras el jefe del gremio de los Nightwings se preparaba para su tardado desayuno, el revoloteo de 2 de sus subordinados afuera de su base le hizo pensar que la visita que estaba esperando había arribado. Debía darse prisa. La lata comenzaba a doblegarse ante la fuerza del fornido individuo de tez morena conforme su mano rodeaba la lata con brusquedad apretándola. La miró fijamente con su único ojo descubierto y entonces...  

???: "Pero si aprieto suficiente la lata cerca de mi boca... los ravioles solo tendrán una dirección a donde ir. Eres un genio Greguini.  "

Syldra: Sir Gregor ya llegó Alis...tair...


Syldra: ... Le diré que espere un momento.

Gregor: Noo, noo (Traga el bocado de raviolis que es visible recorriendo su garganta)  Quiero saludarlo (Se limpia con la manga de su atuendo la salsa de Raviolis) tengo tiempo sin ver a ese mequetrefe. Si logró mantenerse vivo todo este tiempo quizás no era tan papanatas como pensé ¡Ajajajaja!

Syldra: ... Está a solo unas cuantas habitaciones sir Gregor, seguro puede escucharlo.

Gregor: Bieeeen, no tendré que repetirlo.

Aventó la lata al bote de basura (No viendo cuando esta rebotó con el borde y se salió como por arte de magia del interior) y se dirigió hacia donde Biggs y Wedge le seguían mostrando al ex nightwing las cosas que habían cambiado y las cosas que seguían igual. A decir verdad, las cosas nuevas comprendían únicamente aspectos como manchas, grietas o descomposturas en la fachada del edificio del gremio.  

Alistair: Vaya, este lugar no ha cambiado casi nada.

Gregor: Contrario a ti ¿verdad escuincle?


Alistair: Tu tampoco has cambiado ¿Eh Gregor?

Gregor: ¡JA! ¿Qué es esa forma de saludar tan casual? Es como si nunca te hubieras ido escuincle. Anda, ya han sido varios años, saludame bien cabrón (Lo toma del brazo y lo atrapá en un fuerte abrazo).  

Independientemente si el gesto de Gregorio había sido para fastidiarlo o una legitima forma en la que el mostraba su afecto, Alistair no lo sabía. Estaba demasiado aturdido con la fuerza que ejercía su ex líder con esos fuertes brazos como de oso con los cuales no hacía esfuerzo en limitar su agarre. A eso se le sumaron algunas fuertes palmadas en la espalda que de no haber sido por la ropa de Al, seguramente hubieran dejado la mano del jefe de los nightwings tatuada en su espalda.  

Syldra: No tan brusco Sir Gregor.  

Gregor: Ohh vamos Syldra, el chico ya es un hombre, puede aguantar un poco de presión. Digo, salió por su cuenta y no terminó muerto en un par de días, eso merece respeto.  

Pese al toque despectivo del comentario, en toda su estancia con los Nightwings Alistair sentía que ese era el comentario con mayor aceptación hacia su persona que había escuchado por parte de aquel hombre. Un sujeto que no le importaba lo que la gente opinara de él y que se conformaba con tener pan y una bebida para el día siguiente, con eso tenía para reír y sentir que tenía el control sobre su vida, menospreciando a aquellos que quisieran hacerle sentir que necesitaba más.  

Alistair: Emmm Gracias...

Gregor: Ya, ya, no te achicopales ahora muchacho, estás entre compas. Digo sí, nos abandonaste y todo eso pero (Nota un gesto de entre incomodidad y culpa cuando le dice eso)




Pero yo fui el que te dijo donde estaba la puerta y tu simplemente la abriste. No hay nada malo con tomar decisiones mientras uno esté seguro de tomarlas.  


Alistair: Je... vaya, yo sinceramente pensé que sería mucho más incómodo volver y...

Gregor: Bah, desde que llegaste aquí sabía que tu ambicionabas más. No que pensaba que lograrías lo que te proponías, pero sabía que apuntabas alto. Y dime ¿Cómo te ha ido con eso? ¿Ya vas camino a ser un héroe tipo Aiden Cross?   

Alistair: Bueno... no puedo decir que lo sea pero... definitivamente he aprendido una o dos cosas nuevas en todo este tiempo.

Era una rara combinación entre legítima preocupación y ganas de burlarse de él lo que sentía por parte del jefe de los Nightwings. Cuando fue parte de ellos era esa forma de ser una de las cosas que más le molestaba de permanecer allí, independientemente que tanto les debiera. Pero aunque la forma de ser de Gregorio le recordaba mucho aquellos días, sabía que no era el mismo de antes y podía reaccionar de una manera más serena para responder, reconociendo que en efecto pudo haber hablado de más en ese entonces pero, si reflexionaba en su trayecto como elegido, tampoco iba tan mal en su camino de ser un héroe como el quería serlo.  

Gregor: Suena interesante ¿Por que no me cuentas más sobre eso? Es más, iré a darle comida a Glotón y Tragón ¿Por que no me cuentas mientras lo hago? Además, seguro ellos también querrán verte jajajaja.  

Alistair: Espera ¿Entonces Zane salió sin Cyrus?  

Syldra: Ohh sí, no te había comentado. Últimamente Zane ha sentido que a Cyrus se siente más relajado quedándose aquí, por lo que ya solo lo saca cuando es absolutamente necesario. De otro modo el va por su cuenta y deja que Cyrus se quede aquí.  


Gregor: No andarás preocupado por ese patán ¿verdad? Yo me preocupo más por quien le de razones para enfurecerse de verdad. Igual en un rato viene, seguro le fascinará escuchar tu historia.  

Alistair: Claro...  

Gregor: En fin, andando entonces... por cierto Syldra, hablale al plomero.  

Syldra: No me digas que el techo está chorreando otra vez.

Gregor: Para que te digo que no si sí.  


__________________________________________________________________________________________

*Mientras tanto cientos de metros lejos de allí*


Herman: ... Se que estás allí hombre pollo, y voy a encontrarte.


A que no....

Herman: ¡¡¡... A que sí.  


¡Que no!

_________________
2sp00ky4m3






Niveles Mario Maker::

Parkour Havoc: B702-0000-0029-E147

MMX - Flame mammoth: 56D0-0000-005E-A225

Wild Ride: E9CB-0000-0034-AFF3

MMX - Boomer Kuwanger: 9F2E-0000-0094-E21F

MMX - Central Highway: 0C38-0000-004C-0CCD

MMX - Sigma Stage 1: 515D-0000-0067-8C22

Mario Hotel Stuff - 1: A4F6-0000-0078-E0CE

Propeller Knight: 4A87-0000-008A-930B

Polar Knight: 0964-0000-00A0-BCD4
avatar
Celtic
Guardia Celta
Guardia Celta

Mensajes : 2619
Fecha de inscripción : 07/01/2011
Edad : 27
Localización : Brennevin, being everyone else.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Sáb Mar 18, 2017 1:56 pm

Yura: *Asiente.* Claro Lycoris. Sólo espero puedas seguirle el paso a Kitsune que parece un corredor nato. *Lleva su mano a su nuca, con una media risa de la vergüenza porque no podía alcanzar al cachorro.*

Kitsune: *Empieza a brincar emocionado.*

Lys: ¡M-Muchas gracias! ¡Prometo no estorba-

Kitsune: *Parece tomar lo que dice cómo la señal para empezar a correr y así sale como un proyectil, alejándose prontamente.*

Yura: ¡No salgas corriendo, Kitsune! *Suspira.* Vamos, Lys.

Lys: *Ve al de lentes empezar a correr también.* ¡Ah, voy!

Next Notice



  • Así una extraña fila de 3 individuos recorría el distrito comercial bajo los curiosos ojos de los pobladores. A la cabeza, Kitsune, corría con la lengua de fuera disfrutando de la libertad y la diversión de vivir con su nuevo dueño quien definitivamente le dedicaba más tiempo que el anterior. Yura, quien le desesperaba que el cachorro corriera como un demonio lo que le forzaba a aumentar su velocidad a comparación de como lo hacia normalmente y finalmente Lycoris, quien poco a poco iba alcanzando a su similar espiritista, aunque deliberadamente se quedaba a veces atrás porque sentía cierta alegría de observar su espalda ancha y sus cabellos negros mecerse mientras corría.

    Carretas con bebidas locales, puestos de frutas y verduras, artesanías, a nada de eso se detenían a mirar los tres. Un viento casi estival les golpeaba el rostro y sentían refrescante los rayos del sol en sus rostros.  La pelirroja se posiciono al lado de Yura, no lucía bañada en sudor en comparación con el de lentes. Siempre que corría, el de Deneb se sumergía en cualquier tipo de pensamiento para ignorar el cansancio de correr. Lo primero que le vino a la mente cuando vio a Lys fue en la formalidad para pedirle entrenar con él, raro considerando su estatus de compañeros. Pudo haber simplemente unido y ya.


Kitsune: BARK BARK *Dobla espontáneamente en una esquina.*

Yura: ¡Detente!

  • El callejón al que se había metido el cachorro pintaba oscuro, pero en cuanto doblaron en él vieron una luz en el fondo incandescente. Los trazos en el fondo se fueron dibujando, revelando a lo lejos un espacio amplio y verde, lleno de árboles de mediano tamaño y algunos sin hojas, muchas personas caminando por los caminos grises o sentados en bancas arrojando al suelo semillas a las que acudían palomas a comer. Al parecer el zorro blanquecino había descubierto un viejo parque.


    Tanto el cachorro como la espiritista se alegraron del casual descubrimiento, uno porque prontamente fue a olfatear a los árboles para marcar territorio y la otra porque era agradable ver un gran pedazo verde en toda la ciudad. Lucía lleno de vida, un espacio en su propio tiempo en el que difícilmente pudieras imaginar en la noche, lleno de demonios, y cuyo resplandor y naturalidad podría uno pensar que duraba las 24 horas.

    Contagiada de la emoción, la espiritista la sonrió a su compañero para animarlo a que se detuvieran en ese lugar a seguir con sus entrenamientos. Este, bañado en sudor, sólo asintió y siguió hasta detenerse en un espacio llano dónde pudieran seguir con lo demás.

    Estiramientos, abdominales, planchas, lagartijas. Tímidamente habían comenzado cada uno con su propia rutina personal, a la que ya estaban acostumbrados, notando a veces que hacían los mismos ejercicios o sorprendiéndose de que el otro llegaba a hacer más series o mayor cantidad de repeticiones en una misma serie. Al menos, tener un compañero les hacia sentir motivación en hacerlo de mejor manera. Taciturnos, ocasionalmente emulaban algún ejercicio nuevo que el otro estaba haciendo para no verse cómo alguien que no sabía lo que hacia.


    Aún cuando no hablaban entre ellos, sólo contaba cada uno sus repeticiones o a veces uno lo hacía por los dos, el simple hecho de tener a alguien al lado que también trabajara en superarse a si mismo generaba un vinculo de unión y entendimiento. Y no sólo por la compañía de la cleriga, si no también su primera mañana con el cachorro quien olfateaba por todas partes y a veces se perdía de la vista de ellos para despues aparecer cuando su dueño le gritaba, Yura sentía un extraño sosiego. Al menos se detenía a pensar menos en el cansancio o en los recuerdos de la noche pasada contra el demonio.

    Sus energías se fueron perdiendo junto con la risa inocente de los niños jugando a los alrededores, junto con los pájaros que partían vuelo, las hojas que se desprendían de sus ramas y las figuras trajeadas de personas que caminaban a su trabajo y utilizaban la senda como vía más corta. Eventualmente habían acabado.
 

A new Day



Yura: Ciiieeeeen. *Cae rendido al suelo tras completar una última lagartija. Se da la vuelta para ver el cielo.* Ah.. Ah... Ah... *Su pecho va de arriba a abajo en un vaivén agitado.* ¿Lys?

Lys: *Sosteniéndose las rodillas, flexionada mientras toma bocanadas de aire. Lucia con bastante sudor pero no respiraba agitadamente como Yura.* ¿S-Si?

Yura: ¡¿Cómo es que no se ve tan cansada?! N-Nada. Quería ver como estabas.

Lys: *Aunque Yura se refería en el sentido más inocuo de la frase, no puede evitar sonrojarse un poco.* ¡Todo bien! Fue un poco más de lo que hago usualmente pero no fue tan pesado.

Yura: Ah... *Gira la cabeza, viendo a Kitsune acurrucado bajo la sombra de un árbol.* Hace tiempo no entrenaba con alguien. Aiden sólo me ordena que hacer y... Un momento, creo que había olvidado algo. ... Eh... Por cierto ¿Hace tiempo no te había prometido que entrenaríamos?

  • El recuerdo era tan vago que Yura no estaba seguro de la veracidad de este, quizá había ocurrido hace tanto tiempo que ni valía la pena mencionarlo. La cleriga se quedo viendo por unos instantes al muchacho de lentes, buscando en su rostro la respuesta en vez de en sus recuerdos.


Lys: Creo que sí... Pero con lo ocupado que hemos estado todos, cada quien haciendo nuestras cosas a veces nos olvidamos de pequeñeces como eso.

Yura: De hecho. Incluso ahorita, Aiden esta en su propia búsqueda al igual que Zeke y Vance. Los demás... Están dispersados por todas partes buscando lo suyo.

  • Hubo una pequeña pausa en la conversación. Era cierto que desde ese momento muchas cosas habían pasado, y siempre algo nuevo o peligroso ocurría cada día. Su vida era un ferrocarril con muy pocas paradas. Cada uno de los dos miraba en retrospectiva lo que habían pasado hasta llegar a ese momento y cómo incluso algunos de sus compañeros aún no se detenían en su propio viaje. Hoy y ayer habían sido de los últimos días de verdadera paz que habían tenido.


Lys: Pero gracias por haber aceptado hoy.

Yura: *La misma formalidad lo mantiene consternado.* Siempre podemos repetirlo mañana.

Lys: ¡¿M-Mañana?!


  • La cleriga de la sorpresa no cuido su propia voz y termino exclamando un grito que incluso despertó a Kitsune de su letargo. Yura se reincorporo, apenado de su compañera espiritista y cómo últimamente parecía siempre muy nerviosa.


Lys: ... Digo ¿Mañana también?

Yura: Si, despues de todo ¿Es lo que habíamos acordado hace tiempo, no?... Aunque no recuerdo bien.

Lys: N-No es necesario, si no tienes tiempo o si a veces tienes ganas de estar solo...

Yura: ... *Parece que la pelirroja sigue hablando pero el sentido o la claridad de sus palabras se va perdiendo conforme avanza.* ¿Deberíamos regresar al Dragón Danzarín ahorita o paso por las cosas con el padre de Aiden... O busco a Aiden o a Zeke...? No, creo que debo aprovechar que alguien me acompaña ahorita. Quizás ella... Hey Lys ¿Puedo pedirte un favor?

Lys: ¡Ah!... ¿Si, dime?

Yura: ¿Podrías golpearme?






Hambre
8/12

Felicidad
10/50




On the Nature of Daylihght


Con toda la experiencia de mis años, jamás imagine que me encontraría con mi hijo cómo lo acabo de hacer. Utilizando esta máscara y este traje, combatía contra demonios e inquisidores, la manche de sangre y sudor de los demás. Viví entre la oscuridad y en lo cruento de la vida, pero jamás espere que en esta ciudad, en medio de este conflicto interminable fuera mi hijo el que llegara en medio de la oscuridad y se plantara ahí, para encontrarme. Soy un mal padre, pero no puedo evitar sentirme orgulloso y de una felicidad desbordante al verlo a él, tan crecido, tan maduro, tan lleno de decisión.

El sol esta saliendo, iluminando vagamente algunas de los corredores y salones de nuestra base subterránea hecho de viejos ladrillos y pilares que con dificultad se mantienen de pie. Arriba de nosotros están erguidas las ruinas de una de los santuarios más viejos de la ciudad, destruida por los demonios, la guerra y el tiempo. Escucho a algunos de los Opositores que viven aquí caminar para encender las antorchas que nos traen la luz en nuestro oscuro y vació hogar.


Algunos hombres terminando la cacería (Por que eso es lo que hacemos, cazamos cada noche sean demonios, inquisidores o alguna buena acción) se regresan a sus hogares, con su familia. Viven un día más, pueden ver el rostro de sus hijos y amadas una vez más olvidando la incertidumbre si seguirán vivos el siguiente día. Hoy, puedo volver a la base y sentir una felicidad muy grande.

En alguna de las habitaciones de la base, mi hijo se encuentra reposando tras una larga noche. Le recomendé al llegar que fuera a dormir, que hoy en esta mañana podíamos hablar. Aún le hace caso a su padre. De las emociones que me inundaban, yo no pude dormir. Muchas veces me pare en medio de la noche, cruce los pasillos oscuros y me asome a la habitación para asegurarme que lo que estaba pasando era real. Y lo era.

Jamás en mi vida había estado tan agradecido a Rem. Siento que fue un pequeño agradecimiento de su parte por esta fútil lucha que hacemos en su nombre, que hacemos en tierras perdidas.

Es hora de empezar el día, acortar todos esos años en los que yo me separe de ellos. Borrar aquellas equivocaciones que hice.





INDICACIONES @ZEKE:
Vas a despertar en la base de los Opositores la cual es una serie de cámaras y corredores subterráneos bajo una iglesia en la ciudad. Hay unos cuantos hombres los cuales, la mayoría, te observara con desconfianza. Salvo una persona de nombre Karius, a quien te resultara vagamente familiar de haberlo encontrado en otros lugares antes.
-Habla con ese hombre para aprender del estatus actual de la Oposición en Bynquisterr.
-Puedes hablar con tu padre para hacerle todas las preguntas que tengas.



Última edición por Lunar el Sáb Mar 18, 2017 3:04 pm, editado 2 veces

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1363
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Rikarudo el Sáb Mar 18, 2017 2:52 pm


Al: Y qué hiciste ayer, Renzo? No te vi prácticamente durante toda la noche

Aiden: Cierto, cuando llegamos te perdí de vista. ¿Dónde estabas?

Renzo: Yo... -se queda pensando con una rebanada de pan en la boca-. No lo recuerdo. Trato de rememorar lo que hice, pero no se me viene nada. *en realidad si recordaba, pero los sucesos de esa noche prefirió guardárselos...*



Noche del concierto escribió:

Ese día había estado lleno de emociones, y no parecían detenerse las sorpresas. Frederick Cross, el mismísimo padre de Aiden había hecho acto de presencia, aunque no de la forma en que lo esperaba: una actitud distante, hasta grosera se podría decir, pero a la vez… Vacía. Parecía no reconocer a su esposa y ni siquiera el nombrar al clérigo prendía el foco en alguna parte, parecía no importarle… Nada.

Luego de esa escena extraña y sumamente triste, el hombre subió a lo que él pensaba era su cuarto. Renzo se sentía extraño, impotente, por ver como trataba a Margareth, incluso le pasó la idea por la mente de que quizás podría reconocerlo… Pero si ni siquiera recordaba a su familia sería imposible ubicar al hijo de colaboradores del pasado.


Renzo: ¿así es todos los días?

Margareth: … Me temo que si…

Renzo: ya veo… “Debería subir y decirle un par de cosas” *pone un pie en el primer escalón*

Margareth: por favor no Renzo… Por favor.


Renzo: … esta bien.


Ambos siguieron charlando de otras cosas para diluir el trago amargo de hace instantes, hasta que Aiden arribó y salió acompañado del monje con dirección al concierto. El el trayecto, el Guttuso pensó en contarle lo sucedido, pero no sabía como iba a reaccionar, aun así optó por comentarle.


[♪ BGM ♫]「 Spirit Inspiration 」 [♭ BGM ♬]
Zetsuen no Tempest OP


Aiden: ¿Llegó mi papá como perdido dices?

Renzo: así es… Tu madre parecía soportarlo apenas.

Aiden: sigh… Nada ha cambiado entonces.

Renzo: ¿a que te refieres? ¿ya estabas al tanto de ello?

Aiden: correcto… Tiene así unos… 12 años creo.

Renzo: eso no lo sabía, debe ser duro.

Aiden: Trato de no pensar mucho en ello… Tampoco me gusta hablar mucho del tema… Por lo mismo nunca he comentado nada relacionado a mi padre.


Renzo: Entiendo…


Continuaron hablando hasta llegar al concierto, cuya atmósfera estaba llena de adrenalina y emoción. Rene cantaba con toda su energía y su pasión se transmitía al público. Mientras se acercaban, Renzo creyó haber visto a alguien en particular.

Renzo: ¿Será?... oye Aiden… *voltea y ya no está* ¿en qué momento--?

Al parecer los dos espiritistas de cabellos plateados se separaron al intentar abrirse paso entre la multitud. Decidió entonces seguir la pista de esa persona. Arribó a una de las calles aledañas, un tanto alejado del evento pero lo suficientemente cerca para que la música se escuche claramente.

Dicha calle se encontraba vacía, sólo la niebla y uno que otro animal pasaba cerca del ex-caballero. Estaba seguro de haberlo visto pasar, no dejaría pasar esta oportunidad, así que siguió avanzando, aun sabiendo del peligro de transitar por las noches en la ciudad.


Renzo: “¿Donde está? Estoy seguro de haberlo visto”


Conforme avanzaba, se percató de que había cuerpos femeninos tirados en el camino, 3 en total, tras acercarse a una de las mujeres alcanzó a ver dos agujeros en sus cuellos. El hombre la levantó tratando de que reaccionara, temiendo que en algunos segundos más confirmaran su deceso al volverse polvo de estrellas que se llevaría el viento.

Renzo: ¡Vamos, despierta! *la sacude*

Mujer: Nghhh…


Renzo: Está viva… Es un alivio. Debo buscar ayuda cuanto ant-- *pasa una sombra que ve de reojo* !!! ¡Debe ser el!



[♪ BGM ♫]「 Out of Control 」 [♭ BGM ♬]
Psycho Pass OP2


El monje persiguió a la misteriosa figura, cruzando varias calles y callejones, no obstante su velocidad era bastante y Renzo no lograba alcanzarlo, por lo que intentaba ubicarlo el tiempo suficiente como para darle oportunidad de interceptarlo con su puño de fuego. Eventualmente conseguiría su objetivo, apareciendo frente suyo para luego sujetarlo de su ropa y enfrentarlo.

Renzo: ¡Te tengo Kaine!

???: … Como te atreves… *se gira y la luz de un faro le ilumina el rostro*


Renzo: espera un momento…”ese rostro… Me parece familiar” ¿quién eres tú?

???: Tu atrevimiento hacia el señor de las noche merece un castigo ejemplar. ¡vengan a mí, mis fieles sirvientas!

Renzo: ¿de que estas hablan--?


Súbitamente tres figuras rodearon al elegido antes preso, cada una con un arma punzo cortante y su objetivo era acabar con la vida de su presa. Empero, el Guttuso estaba alerta desde que empezó su búsqueda, por tanto pudo evadir el intento de homicidio y contra atacar.


Renzo: ¡No se met--! *a punto de golpear a su enemigo se percata de que son chicas y se detiene* ¿tan?

Mujer A: ¡Te mataremos!

Mujer B: ¡Por faltarle al respeto!

Mujer C: ¡a nuestro amo!

Todas: ¡¡EL CONDE DRACULA!!

Renzo: “Estas mujeres… Son las que encontré inconscientes hace rato…”

Dracula (?): ¡Asi es mis doncellas! ¡Acaben con la vida de este mortal y su incompetencia!


Nuevamente el elegido se vio en peligro de ser agujereado por las cuchillas que cargaban las féminas, reaccionó rápidamente agachándose para esquivar una, luego saltó para evitar otra y tras caer rodó a un lado para ponerse a salvo de un tercer embate. No contra atacaba porque algo le decía que esta situación estaba mal.

Renzo: “no parecen estar… ¿lúcidas? Como si estuvieran siendo controladas” *bloquea a las tres con su espada de madera* “y el que las controla sin duda es… *voltea a ver al denominado conde* “no puedo hacerles daño” ¡Uaah!

El monje empujó a las chicas, quienes perdieron el equilibrio, entonces rápidamente dio un pisotón en el suelo, activando su habilidad Ice Raid, levantando una capa de hielo que congeló los alrededores. El “amo” de las féminas ejecutó un salto que lo puso a salvo, al igual que dos de las chicas hipnotizadas, una quedó atrapada al sentir sus piernas inmóviles.


Renzo: Disculpame por esto. *le da un golpe en el cuello con suficiente fuerza para noquearla pero sin hacerle daño, luego la carga y la pone fuera de peligro con su teletransportación* faltan dos.


[♪ BGM ♫]「 One Reasonl 」 [♭ BGM ♬]
Deadman Wonderland OP


Mujer B: ¡SUCIO MORTAL! *le avienta varias cuchillas*

Renzo: ¡Hmph! *con Kinetic Reflection bloquea los proyectiles, reflejando uno que hace un corte en la pierna derecha de la chica* ¡Hellfire! *se transporta detrás de ella y con cuidado de no golpearla muy fuerte la pone fuera de combate* Falta una.

Mujer C: Nghhh… ¡desgraciado blasfemo! *avienta su navaja a una de las lámparas y la rompe, cayendo el vidrio sobre el monje*


Renzo: ¡Ugh! *se cubre con los brazos que sufren varios cortes, en su distracción siente un dolor punzante en el hombro izquierdo* demonios…

Mujer C: ¡MUERE! * Encaja más profundo su daga en el cuerpo de Renzo, cuya sangre comienza a salir*

Renzo: Nghh… ¡no me dejas alternativa! *la toma de los hombros y activa sus guantes, propinándole una descarga eléctrica que la deja inconsciente* no se rendían… Ahora tú *voltea a ver al hombre de capa mientras se saca la cuchilla y la arroja* Me debes algunas respuestas.

Dracula (?): Hmph, mis sirvientes evidentemente inútiles ya lo dijeron. Soy… ¡El conde Dracula! ¡Amo de la noche! ¡Señor de las tinieblas!

Renzo: ¿Dracula? … “Recuerdo haber leído una novela con ese nombre en la biblioteca de la academia…” ¿cuál es el motivo de tu ataque? ¿sirves a la inquisición?

Dracula (?): ¿Servir yo? ¡Hahahahah! ¡Yo soy quien los usa! Algún día subyugaré a la humanidad, la guiaré a su destrucción, ¡Me vengaré de los humanos y de su sucia diosa!


Renzo: Eso suena muy ambicioso. Seas quien seas eso te convierte en mi enemigo.

Dracula (?): ¿te opones a los designios del rey de los vampiros? ¡Te arrepentirás de tus palabras cuando te envíe al infierno!


El monje se abalanzó contra el ente aspirando a hundir su puño en su rostro, sin embargo este desapareció dejando un rastro de energía con forma de murciélagos, reapareciendo detrás de Renzo para tomarlo del cuello y azotarlo a una pared cercana, rompiendo el concreto. El enemigo reunió energía en su mano derecha con la cual dejaría caer un poderoso castigo sobre el elegido, empero este utilizó Hellfire Punch para teletransportarse arriba de él.

Renzo: ¡Eso dolió! ¡Te lo regresaré con creces! *al caer intenta pegarle pero el “vampiro” lo esquiva dando un salto hacia atrás, golpeando el suelo*

Drácula (?): No lograrás dañarme de esa for--

Renzo: ¡Demon Fist! *al impactar su puño con el pavimento, la ráfaga de energía que se creó viajó velozmente en dirección de su objetivo, yendo más rápido y adoptando una forma de mayor escala conforme avanzaba*


[♪ BGM ♫]「 We are not Alone 」 [♭ BGM ♬]
Rainbow Nisha Rokubou no Shichinin OP



Dracula (?): it cant--! *cuando se dio cuenta ya tenia el ataque frente suyo por lo que optó por solo cubrirse con su capa* Ngghh… ¡Suficiente! ¡Te destruiré de una vez!

Renzo: ¿que hará?...


El autodenominado señor de las tinieblas comenzó a reunir una impresionante energia en todo su cuerpo, evidentemente cargando alguna habilidad destructora. Por su parte Renzo juntó las palmas de sus manos e hizo lo mismo, preparándose para disparar un Denjin Hadouken.

Podía sentirse como el aire se tornaba pesado y el cielo se arremolinaba encima de esa área. La tensión se hallaba en su ápice, para soltarse en cualquier momento; faltaban pocos segundos para el choque entre bien y mal, pero entonces…


???: ¡¡Renzo no lo hagas!!

Renzo: ¿quien--? *se percata apenas que ya no tenía su máscara* ¡¿Nicole?!


Nicole: ¡De verdad estás vivo! *sacude la cabeza*¡¡El es Fa--!! ¡Mhhhnn! *una mano le tapa la boca*

Kaine: no hables de más mujer… Sigh, me distraigo tantito y andas gritando cosas que no te corresponden. En efecto sigues vivo, es claro que Guido no pudo derrotarte... *observa al otro peliblanco*, no esperaba que lo encontraras antes que yo… me demoré.


Renzo: Kaine… *voltea a ver al conde, quien ya no estaba cargando su poder y se agarraba la cabeza*

Dracula: … R-Ren… ¿zo? … Ni… Nico… Le… ¡¡NGGHHH!! *se arrodilla en evidente dolor*


Renzo: ¿que demonios? ¿que haces aquí Kaine? ¡Suelta a mi hermana!


[♪ BGM ♫]「 Funny Sunny Day 」 [♭ BGM ♬]
Katekyo Hitman Reborn OP7


Kaine: No te concierne… Aún. Y lo siento pero no puedo dejar ir a Nicole pues tengo que-- *siente una mordida en su mano que lo obliga a soltar a la chica* ¡¡Arrghh!!

Nicole: Desgraciado… ¡¡Ese hombre es Faust!! ¡¡Nuestro hermano menor!!

Renzo: … ¿C-Como?... ¡¿El es Faust?!


Kaine: Tch… ¡ESTÚPIDA! *le da un golpe que la tira*

Nicole: ¡¡Kyaa!!

Renzo: ¡¡Maldito!! *se aproxima a su rival con un golpe*

Kaine: ¡Hmph! *lo detiene con la funda de su katana* No tenías que saber eso… Aunque bueno, de todas formas lo ibas a descubrir tarde o temprano. *usa sombras para alejar a Renzo*

Renzo: ¿Tú eres el responsable de esto? ¿¡Que le hiciste a Faust!?

Kaine: El ya no es Faust… Ahora es el señor de las tinieblas… exagerado pero así salió el experimento. Es un soldado potenciado mediante el Oversoul artificial, mezclando el poder de un espíritu de alto rango con el suyo permanentemente gracias a la tecnología de Vygor.


Renzo: Lo despojaste de su cuerpo y personalidad…

Kaine: Es un efecto secundario, si. Aunque… *ve como sigue sufriendo Faust* parece que necesita mantenimiento y algunas mejoras... Tendré que llevármelo por el momento *genera una sombra que atrapa al conde y empieza a desaparecer*

Renzo: ¡No! ¡Faust! *usa Hellfire Punch para transportarse cerca e intenta tomarlo de la mano*

Faust: … Ren… zo… *levanta el brazo para recibir la ayuda pero otro dolor cabeza lo evita y es tragado por las sombras*

Kaine: Me gustaría quedarme para ver cuánto más pelas Renzo, pero tengo una agenda apretada y debo ver que alguien no esté causando problemas. Y tu vienes conmigo *toma del brazo a Nicole y los dos se hunden en tinieblas* Hasta pronto “elegido”.

Nicole: ¡No te rindas hermano! *avienta una bola de papel antes de desaparecer*



Unos segundos más y los hubiera alcanzado, pero Renzo aún seguía detrás de Kaine Shiavone. Nuevamente la frustración y la ira se adentraban en su cabeza, finalmente había hallado a su hermano y supo que Nicole estaba bien, pero así como los tuvo cerca, así los perdió de nueva cuenta. Las intenciones de su antiguo amigo no eran claras, pero de su boca supo que él fue el responsable de lo ocurrido a Faust y que planeaba algo usando a su hermana. Necesitaba respuestas, pero no las encontraría ahí por el momento, entonces vio el papel que dejó la chica.

Renzo: ¿que me quisiste decir Nicole? *desarruga el papel y descubre que es un mapa de Bynquisterr con un círculo marcando al Castillo Beagaltach* Ese castillo… Espera… ¡Es el lugar que me dijo Rem, donde estaría mi hermano!


Una nueva esperanza, ahora estaba seguro de donde ir a buscar… pero primero tendría que pensar en un plan para inmiscuirse en Beagaltach, que encima servía de aposento para el pilar de la región; eso lo vería con los demás espiritistas pronto.

Un ruido le sacó del pseudo trance de sus pensamientos, poniéndolo alerta con el peligro de que lo asaltara un demonio.



[♪ BGM ♫]「 Kiri 」 [♭ BGM ♬]
Ergo Proxy OP


Mujer C: Ugghhh… ¿q-qué pasó? ¿donde estoy?


Renzo: Phew *suspira* “… Solo son ellas, debo llevarlas a un lugar seguro” Disculpa, ¿recuerdas algo?

Mujer C: uhh… *Se frota la frente* no, lo último que supe es que estaba en la clínica, luego salí, y ese hombre… De ahí todo en blanco.

Renzo: Ya veo, “efectivamente usó algún tipo de hipnosis” No te preocupes, están a salvo * se agacha a ayudar a la doncella pero la herida de su hombro le reclama* Ouch…

Mujer C: ¡diosa mía! Esa es una herida profunda, ¿como se la hizo?

Renzo: Pues…

Mujer C: … *observa sus manos ensangrentadas por su ataque anterior y el cuchillo a pocos metros de ella* no me diga… F-fui yo ¿verdad? ¡L-lo siento muchísimo!


Renzo: no es tu culpa… Estabas siendo manipulada.

Mujer C: al menos permítame ayudarlo *busca un maletín que traía* ahí está

Renzo: ¿que es lo que…?

Mujer C: Soy enfermera en una clínica de Mehruntosh, a veces trabajo en el hospital ayudando a cazadores que han sido heridos por demonios. *descubre el hombro de Guttuso removiendo su ropa* con su permiso… *de sus manos resplandece una luz verdosa*


Renzo: ¿Tambien eres clériga?

Mujer C: Así es, intenté ir a misiones con cazadores como apoyo, pero…Digamos que no estoy hecha para el campo de batalla, bien, con esto los primeros auxilios están hechos, ahora *saca unas vendas para cubrir su herida* y… Listo.

Renzo: este es… ¡Un excelente trabajo, gracias!

Mujer C: ¡N-no, de que! A usted le debo agradecer por salvar mi vida.

Renzo: Las llevaré a un lugar seguro, es demasiado peligroso quedarnos aquí *levanta su máscara del suelo*

Mujer C: ¡De acuerdo! Podemos ir a la clínica, no está muy lejos de aquí.

Renzo: Entendido… *se pone a las otras dos chicas en su hombros ignorando sus heridas*

Mujer C: Por cierto, me llamo Aria, ¡mucho gusto!



La fémina cuyo nombre era Aria, le indicó el camino, siguiéndola de cerca el monje. Ya fuera por el concierto que en ese momento estaba terminando o porque había sido un día productivo para los cazadores, ningún demonio tuvo la cobardía de atacar a 3 mujeres y un monje indefenso (mientras las cargaba), por lo que no tuvieron problemas para llegar a su destino. La Clínica “Sperare” abría sus puertas, Aria y Renzo junto con las mujeres inconscientes aún se adentraron al establecimiento, donde les dieron tratamiento. Renzo por su parte, había hecho lo prometido y estaba por irse.

Aria: ¡Espera! ¿Cómo te llamas?

Renzo: Uh… Re-- Riku.


Aria: ¡Muchas gracias Riku!



Para evitar posibles problemas con su nombre, utilizó un seudónimo que lo mantendría anónimo. Emprendió el regreso a casa de Aiden, ya concluido el concierto de Rene. Igualmente no se encontró con ningún altercado y fue recibido por Margareth, quien notó inmediatamente que Renzo se había metido en algún altercado, pero a petición de él no ahondó más en el tema. En su habitación (la de Spencer) se dispuso a descansar después de un buen baño, pensando en sus familiares.

Renzo: Nicole… Faust… *ve el mapa* juro que los salvaré.




_________________
...
Ninty ID: Ricke_Evans



Status FE: Bonded Souls (Arcadia)
Spoiler:
Ethan LV: 5



HP: 20
Str: 8
Spd: 13
Def: 5
Hit: 13



[-E-] Bronze Sword:
39/50
+4 Str
+10 Hit
+1 def

Iron Sword:
45/45
+6 Str
+8 Hit
+1 Def
-1 Spd


Wind Edge:
20/20
Nivel requerido: 5
+6 Str
+6 Hit
+1 Def
Rango: 1-2


Vulnerary x1

EXP: 70/120


M A L F O Y:


「 ¿Qué es la razón? La locura de todos 」
· Devil Survivor ·

「 ¿Qué es la locura? La razón de uno 」
avatar
Rikarudo
Hyper Motionero
Hyper Motionero

Mensajes : 1066
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 26
Localización : D.F.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Lun Mar 20, 2017 1:40 am

Bei Bang-Wen


Incluso durante su joventud
Bei Ban-Wen era considerado
usualmente como la persona más
inteligente en la sala.

Y lo era.



La mayoria de las veces, al menos.
No fue una sorpresa que al convertirse
en el inmortal Iron Fist, Bei Ban-Wen
encontrara metodos de usar el chi dorado
the Shou-Lao el eterno en formas...

Más... Cerebrales... Que sus antecesores.

Esto era la mente estrategica perfecta.
Y lo acompañaba en cada una de las
batallas que él combatió.



No es dificil para él encontrar batallas.
Es 1860, y los ingleses quieren que los
chinos cumplan con el tratado de 1858.
No esta yendo bien.

El resultado es lo que se le conoceria
como "La segunda guerra del Opio".
Los navios ingleses y franceses capturaron
los puertos de Yantai y Dalian. El Golfo de Bohai
esta sellado. Esto resulta terrible para los Chinos
y el final empieza aquí...



La mente estrategica perfecta orquesto
un asalto de 10,000 piezas moviendose
en perfecta armonia al mismo tiempo.

Cada hombre en el fuerte fue coreografeado
con gran precisión. Cada soldado sabe en su
corazón cuando disparar, cuando moverse, cuando correr.

Bei Bang-Wen cree en la mente estratégica perfecta.

Bei Bang-Wen cree en la muerte perfecta.

Una sin miedo. Una que haga honor como tributo
inmortal a una vida bien vivida.
Bei Bang-Wen cree que este momento -Este arriba
de la sangre y el lodo que el fuerte Taku se construyo-
es el momento de su muerte.



Bei Bang esta listo.

Pero por primera vez en su vida.

Bei Bang-Wen se equivoco.




Aspiration



Era como una bruma su aura, aún cuando estuviera a metros de distancia percibir ese prana era cómo pararse en medio de una ventisca. El prana sense le dio a Yura la oportunidad de ver con detalle el proceso de metamorfosis de los trajes espirituales de Lycoris, pareciendo casi que el prana se ponía un vestido nuevo que le cambiaba la apariencia.

Yura trataba de no preocuparse de la peculiaridad de la petición para no sentirse incomodo, y despues de todo la espiritista tampoco pareció poner algún pero, aunque lucia notablemente apenada en el inicio. Seguramente era por la escena de golpear a alguien en medio de un parque.


Lys: B-Bien. ¡Aquí voy!

Yura: No te contengas.

Aiden y yo creemos que esta habilidad puede lograr más de lo que aparenta.
De hecho dice que es muy similar a una técnica que él usaba antes cuando tenia sus poderes.
Así que me ha dado sugerencias de que podría intentar, aparte de que a veces tengo ciertas... Corazonadas.


Sus puños desprendían escarcha, lo que le hizo sentir cierta familiaridad a su chi. Los pies descalzos de la pelirroja parecían dejar un tramo de pasto azul con cada pisada. -Con el prana sense puedo observar cómo la energía va juntándose en su puño. La temperatura del ambiente ha disminuido, y su puño se pinta del mismo color que su cabello.- Conforme la cleriga acortaba distancia y veía fijamente al de lentes, fue dejando la pena y alzó genuinamente su puño sin titubeos. El monje tragó saliva.

No te contengas, por favor.


Yura: ¡Demonios, perdí la concentración!


Lys: ¡HYAAAA!


De su pecho no sintió brotar ninguna clase de energía, y cuando quiso gritar que se detuviera ya era demasiado tarde. El puño brillante de la ahora peliazul le golpeo de lleno en el pecho, descargando el poder de una ráfaga aterido que le hizo sentir como sus pulmones se enfriaban en un instante. Kitsune levanto la cabeza para ver a su dueño. Yura fue empujado tristemente unos metros hasta caer en el pasto.

Lycoris veía el extremo de su puño, veía la nieve caer como si su mano fuera una nube. Cayo en cuenta de la realidad, no noto lo rojo que se puso su cara al darse cuenta que había golpeado genuinamente al de lentes. Qué lucía algo dólido mientras estaba tirado en el suelo.

Lys: ¡¿Y-YURA PERDÓN ESTAS BIEN?! *Corre hacia el de lentes y se arrodilla a su lado, en seguida tratando de hacer heal dónde su puño dio.*

Yura: Ughhh... Tus manos están muy frías, Lys.

Lys: *Las retira inmediatamente mientras Yura se va reincorporando.* ¡Perdón!

Yura: *Niega con la cabeza.* Fue mi culpa. ¿Podríamos intentarlo de nuevo?

Pareció sentirse convencida de ver ese par de ojos verdes con tal decisión, o al menos, le hizo a ella sentir el deber de dejar la pena de lado y continuar por él. Yura se reincorporo por su cuenta, ignorando el dolor que sentía en su pecho y tomando distancia para prepararse para otro golpe. -Sólo tengo que recordar cómo se sintió aquella noche. Era algo que surgía desde mi interior.- Parecía muy seguro de seguir adelante, o al menos no parecía importarle la cantidad de golpes que recibiera. Lycoris se puso de pie, dispuesta a continuar.

Lys: *Se pone en posición de combate, era increíble notar como las posturas le surgían de forma natural. Parecía casi una monje nata.* Voy de nuevo.

Sentí que algo me protegió del golpe de esa noche.
Algo que venía del mismo chi.

Yura: *Asiente.*



Los dos dieron al mismo tiempo un paso hacia adelante. Lys para iniciar su ataque y Yura para activar el prana sense que le ayudara a concentrarse. -El chi esta vinculado de mis puños a mi interior, puedo sentir su flujo surgir desde una fuente desconocida, pero cercana. Sólo... Tengo que dirigir ese flujo no a mis manos, si no a otra parte.- La ventisca volvía a concentrarse en la extremidad de la chica con poderes místicos. Pese a todas las dudas que tenia en su mente, la frialdad de su aura le ayudaba a sentirse más segura. Yura... Sintió cómo una pequeña chispa, cómo si encendieran un cerillo se encendió en su interior.




Yura: Creo que ya casi lo entiendo.


Con cada golpe nuevo Yura sentía cómo la llama de ese cerillo crecía en algo de mayor tamaño, iba convirtiéndose lentamente en una hoguera en su pecho. Lycoris escuchaba a Yura pedirle que repitiera el entrenamiento una y otra vez, que el mismo de lentes pareció no darse cuenta de cuentas veces lo estaban haciendo. El dolor punzante en dónde recibía los golpes parecía pasar imperceptible para el de los lentes. O era tal el efecto de su técnica de chi que le hacia ignorar el dolor.

Y es que con cada golpe nuevo. Cada puñetazo de la clériga que amablemente se prestaba al crecimiento de su compañero, enfrentando ese brillo azulado del puño cargado de energía gélida se formaba poco a poco un escudo dorado. Al menos, la piel de Yura en esa área se tornaba brillante cómo si iluminaran un poco desde su interior. Golpe tras golpe. Los dos sentían la diferencia. Impacto tras impacto. Sentían como se completaba.

Sobre la piel del de lentes, o al menos en otro plano dimensional que sólo los afortunados de ver ese mundo diferente que es el de prana, un dragón se dibujaba en su pecho.

Lys: ¡SWALLOW... DANCE!

Yura: !!!!


El prana que desprendía el talón de la de cabellos azules era una estela de escarcha en su movimiento de guillotina. Apretó los dientes y manipulo su chi para que se concentrara en su piel, liberando un destello a como normalmente ocurría cuando lo concentraba en sus puños con forma de dragón marcado en su turso el cual había adquirido la dura consistencia de un metal. Del acero. Principalmente en el momento en que el pie de Lycoris se detuvo en seco cuando golpeo los pectorales del joven.





Chi Manipulation Update:


Chi Manipulation: El usuario manipula su Chi/Prana en su interior, concentrando la energía natural y extrayendo el poder de la serpiente mística Shou-Lao para canalizarlo en sus puños. Dependiendo del control de la técnica y la cantidad de prana utilizado, puede aumentar su tamaño o forma. Puede canalizar esta energía natural en proyectiles de Chi o rayos de prana. El usuario podrá generar un aura de chi que irradie su cuerpo y lo proteja medianamente de ataques de energía y lo vuelvan más resistente a golpes fisicos. La manifestación de Chi se desvanece cuando el usuario se quede sin Prana, cancele la técnica o pierda la concentración sobre el flujo de energía.




Yura: ¡Lo... Lo conseguí!

Lys: ... *Baja la pierna e inmediatamente se da media vuelta.*


_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1363
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Lunar el Jue Mar 23, 2017 2:01 am



La sensación de victoria siempre viene acompañada de dolor o cansancio, al menos para mí. ¿Me pregunto cuando fue la última vez que no fue así? Olvidó que estoy tirado en el pasto, respiro con la boca agitado y esto opaca cualquier otro sonido del exterior. Al menos pude aprender algo.

No mucho en el exterior había cambiado. La sombra de las hojas se entretejían para cubrir del sol a los dos espiritistas y la mascota. Lycoris igualmente se encontraba recostada con los brazos extendidos, el cansancio también le había llegado. Kitsune, lleno de hojitas y ramas en su pelaje saltaba entre los dos.

Lycoris: ...

Yura: ...

Kitsune: *Muerde uno de los pliegos de la camisa de Yura y lo empieza a jalar.*

-Después de terminar de entrenar pienso en los entrenamientos de los demás. Imagino a Aiden en sus tiempos de héroe legendario, practicando para descubrir cientos de técnicas más. Recuerdo a Shirome y sus consejos, pienso en su técnica, todos lo movimientos que debió practicar durante varios años. Frosty, Yo´Ajna, el espíritu que me habla por las noches... Tuvo que pasar mucho tiempo para llegar a ser cómo son.- Y mientras el de lentes se preguntaba en que parte del camino se encontraba, el cachorro parecía tener sus propios planes de traerlo de nuevo a este plano. Por los ojos cerrados no noto cuando Kitsune tiernamente le lamia el rostro, forzandolo a reincorporarse.


Yura: ¡Hey, hey! ¡Para! *Lo toma del cuello.* Ya, ya, sólo estaba muy cansado.

Kitsune: *Ladra.*

Lycoris: *Se queda viendo la interacción entre el amo y dueño. El de lentes había formado un vinculo con el zorro blanco tan rapido que le resultaba intrigante y a la vez agradable de ver.*

Yura: ¿Deberíamos buscar a Aiden o vamos a la herrería o...?

Kitsune: *Ladra.*

Yura: *Se rasca la cabeza.* Supongo.

Se volteo y observo unos segundos a la cleriga, que para ella bien pudo pasar más tiempo del verdadero. La verdad es que él se detenía para tratar de pensar cómo agradecer, pero para Lycoris, incluso esos pequeños segundos en que sus ojos se encontraban y con el verdor de la naturaleza en el fondo todo se volvía importante.

Yura: Gracias por ayudarme con lo del Chi.

Lycoris: N-No hay de qué.

Kitsune: *Sigue ladrando, esta vez al exterior. De vuelta a las calles de Bynquisterr.*

Yura: Supongo sería razonable ir a tomar algo y luego regresar cada uno a nuestras cosas.

Y mientras los rayos del sol se colaban entre las ramas y le golpeaban, sintiendo el fuerte calor del mediodía al igual que a los andariegos y los pájaros en la copa de los árboles, Yura extendió su mano para ayudar a incorporarse a la espiritista, quien dubitativa le costo unos segundos contestar el gesto. Su mano estaba tibia.





A veces podías encontrar adelantos tecnológicos en Bynquisterr y otras veces encontrabas lo mismo que podrías encontrar en Amagi. En el caso de una maquina expendedora, por supuesto que no iban a encontrar ninguna en las cercanías a menos que regresaran al hotel dónde se alojaron. Afortunadamente para ellos, es muy común que en ese tipo de zonas en las esquinas o entradas se encuentren con personas que con astucia ponen un puesto sea para vender algún tipo de snack o bebidas. Ahí aprovecharon los dos para comprar bebidas con que refrescarse.

Ya era pasado de mediodía, Yura se agachaba un poco para darle un poco de agua al cachorro que cómo podía tomaba con su lengua algo del liquido el cual era vertido en un chorro.

Yura: Quizás vaya al Dragón a buscar a Aiden o a buscar a Zeke.

Lycoris: ¿Necesitas a Aiden? Y de hecho ¿Dónde esta Zeke? No lo vi en el concierto de ayer...

Yura: Quisiera ver a Aiden para preguntarle algo sobre un herrero *Trata de no hacer alusión al problema de su padre.* Y Zeke, ayer él y yo salimos en búsqueda de los Opositores. De hecho nos encontramos con un demonio y...


Conforme le iba dando detalles de lo que el mercenario y él hicieron el día anterior ella al menos sentía esa etapa de la noche más completa. Se sentía tanto impresionada porque los dos fueron en búsqueda de la oposición, la cual no había escuchado nada antes cómo de que...

Lycoris: ¿Zeke encontró a su padre?

Yura: *Asiente.*

Lycoris: Me alegro mucho por él...

Yura: Al menos tendremos ayuda en estas tierras. Quizá incluso ya tengan un plan como en Durandal.

Yura pudo notar cómo la espiritista parecía tener un rostro de preocupación, cómo si se enfrentara un dilema dentro de ella. -Es cierto, cuando estábamos en el bosque ella no se encontraba nada bien, y ayer andaba con un sujeto desconocido...- Y antes de se decidiera por increpar en algo, la de cabellos carmesis hizo lo que siempre solía hacer, puso esa sonrisa típica de ella, mostrando que estaba perfectamente bien.

Lycoris: Y lo más importante es que Zeke pudo reencontrarse con su padre, como con su hermana.


El de lentes asintió, viendo de soslayo el rostro de ella mientras le daba sorbos a la botella de agua. Estaba algo intrigado. Refrescados los tres, era el momento de partir. Caminaron retomando las calles por las que los habia conducido el cachorro, y regresando por dónde habían hecho su trote matutino. Entre las voces de vendedores y pobladores, no hubo mucho intercambio de palabras entre ellos. Y Lycoris parecía muy ocupada con algo en su bolso, pues llevaba la mano una y otra vez a su interior. Parecía tomar algo y luego lo ponía de vuelta, como si no se decidiera.

Yura no se fijo que la había dejado unos cuantos centímetros atrás, escucho cómo lo llamaron cohibidamente.

Lycoris: P-Por cierto Yura. *Le extiende el papel que hacia alusión al baile de mascaras con ambos brazos.* ¿H-Habra un baile de m-máscaras en la noche... Suena b-bonito y la verdad nunca he ido a uno... Así que por eso quería ir a este y ver cómo es... I-Iras?

Yura: ¿Eh... Ir a un... Baile de Máscaras?


La idea de Baile y Máscaras sonaba a Yura tan descabellado que tomo el volante un instante y lo estuvo leyendo. Aún cuando era principalmente un volante para vender ropa, se detuvo a ver las muestras que venían ahí de algunos artículos que ofrecían. Esos segundos bien pudieron ser punzantes para Lycoris, sentía algo en su garganta que no le dejaba respirar tranquilamente.

Acabado de leer la información, Yura observo a Kitsune quien estaba sentado tranquilamente a su lado, él pareció regresarle la mirada. Luego la volvió a levantar hacia su compañera espiritista.

Yura: Nunca había escuchado que seguían haciendo este tipo de eventos en la actualidad. No sé... ¿Iremos todos? ¿No sería desviarse mucho de la mi- Bueno, hice un concierto, supongo esto sería igual. Eh... Creo que despues de ayudarme hoy estoy en deuda con ella, sería grosero... Supongo que si quieres que vaya esta bien. *Levanta el pulgar.*

Kitsune: *Agita la cola con gran velocidad.*

Yura: ¿Aunque que haría contigo? ¿Podre ponerte una mascara? Uhmm...

Quizá era porque creía que su respuesta no iba a influir en el estado del animo de Lycoris, pero él simplemente se mantuvo agachado rascando las orejas de Kitsune. Pero al menos, quizá por un breve momento había hecho feliz a alguien. Cuando momentos despues cada quien partió hacia su rumbo, aún con el sol en lo más alto y el día en su apogeo, él podría asegurar que esos últimos minutos se sintieron extraños.






Hambre
7/12

Felicidad
10/50

_________________


Skills:


-Yura Atund. (Monk).

-Martial Artist(???).
-Shoryuken.
-Dragon Blast
-Shakunetsu Hadouken
-Flaming Crush.
-Chi Manipulation.
-Rasengan
-Spinning Throw
-Frosty Slide
-Jinxed

Equipment:
-Samurai Armor.
-Steel Protection Gauntlets
-Ling-Sheng Su Bo
avatar
Lunar
LiveMotion Fan
LiveMotion Fan

Mensajes : 1363
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 21
Localización : Wheatley Laboratories.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Rikarudo el Jue Mar 23, 2017 6:55 pm


[♪ BGM ♫]「 In Full Bloom ~ Urpina Theme 」 [♭ BGM ♬]
SaGa Scarlet Grace


La mañana siguiente comenzó tranquila, con los elegidos disfrutando la comida más importante del día, de la mano de la madre de Aiden. Después de la agitada noche anterior, el segundo día del festival daba inicio. Renzo rememoró los acontecimientos que tenían como involucrados a sus dos hermanos menores y su nemesis, así como una chica que curó sus heridas.


Luego de terminar el desayuno ( y molestar a Alphonse) decidió ir a ver al papá de Aiden, no para reclamarle (que también se le cruzó por la mente) sino para ver si podía mejorar alguno de sus objetos, pues había escuchado que era un respetado herrero y su trabajo no tiene comparación. Pero no sabia la ubicación de su negocio, por lo que le preguntó a Aiden.


Renzo: Oye Aiden, ¿te puedo preguntar algo?

Aiden: Claro “que no sea sobre mi mamá ofg” de que se trata?

Renzo: Escuché que tu papá lleva una herrería, ¿sabes donde puedo encontrarlo?

Aiden: Ya veo, ¿para que requieres ir? “Que no le eche pleito”


Renzo: Para ver si me ayuda a mejorar alguna de estas cosas que traigo. En especial estas botas, son medio incomodas.

Aiden: … Heh. *suspira* Por supuesto, mira, sales de aquí, caminas unas 4 cuadras hasta llegar a la avenida principal, de ahí sigues hasta ver el centro de la ciudad, giras a la derecha, después a la izquierda *sigue diciendo indicaciones cual robot por un minuto* ... y la vas a ver, enfrente hay un… *habla a su oído en voz baja* Un prostíbulo *habla normal* ¿entendiste?

Renzo: … E-eso creo. ¿ese negocio es el que… Lleva tu nombre?

Aiden: ¡Shh! Habla más bajo.

Renzo: Lo siento viejo… Debería irme entonces.

Aiden: Espera, te acompaño, tengo la ligera sensación de que te perderás.

Renzo: “yo también ofg” De acuerdo, gracias. ¿no tendrás problema con… Bueno, ¿cosas con tu padre?


Aiden: N-no te preocupes, puedo esperar afuera.

Así ambos se pusieron en marcha, despidiéndose de la sra. Cross, no sin antes ocultar sus identidades para evadir ya sea a fanáticos de Aiden o a la fuerza policiaca de Mehruntosh. El el camino charlaron más, pero se notaba que el clérigo estaba un poco nervioso por tener que ir al negocio de su progenitor

Al cabo de un rato el dúo arribó al sitio, donde les aguardaba una larga fila de gente, por lo que tuvieron que esperar un poco más.



Ciudadano 1: ¿que no sabe don Fred que Aiden regreso?

Ciudadano: Hmm, es cierto, se ve igual de apático que siempre.

Aiden: Uhm…

Renzo: no los escuches, es mi turno.

Aiden: Ok, te veo acá.


El ex-convicto de máscara de zorro entró al establecimiento, observó a Frederick etiquetando armas y equipo de clientes para trabajar en ello al dejar de recibir clientela. Renzo se acercó con su enigmática apariencia, cosa que ni siquiera llamó la atención del herrero, optó por quitársela para hablar con el.

Renzo: Señor Frederick…

Frederick: … ¿Si? ¿Vienes a dejar tu equipo? ¿necesitas que arregle o mejore algo?


Renzo: “no sabe ni quien soy a pesar de habernos topado varias veces” … Este, si… *pone sus botas de dinosaurio en el mostrador* ¿puede trabajar con esto?

Frederick: Hmm… *lo ve de cerca* definitivamente *le pone una etiqueta que dice “escudo” y lo avienta a la pila de trabajo*

Renzo: “No estoy taaan seguro…” oiga… ¿de verdad no se acuerda de Margareth ni de… Aiden?

Frederick: … *se queda como ido por unos segundos* no se de que me hablas chico.

Renzo: Hmph… “debe ser amnesia o algo similar” … descuide, vendré luego por mis botas. *sale del lugar*

Aiden: ¿todo listo?

Renzo: Eso espero, andando.

Aiden; ¿puedes regresar solo Renzo? Tengo que ir a otro lado.

Renzo: No hay problema viejo, yo también necesito verificar algunas cosas.



De esta manera, los espiritistas ambos de cabello níveo se separaron. En su caso, Renzo aún debía obtener pistas que lo pudieran llevar a sus hermanos, tenía la sensación de que sería una tarea difícil, y algo le decía que aún no ha visto lo último de Kaine. Quizás en el evento nocturno podría hallar algo.

Item escribió:Ítem dejado con Frederick: · Gigasaur Boots


_________________
...
Ninty ID: Ricke_Evans



Status FE: Bonded Souls (Arcadia)
Spoiler:
Ethan LV: 5



HP: 20
Str: 8
Spd: 13
Def: 5
Hit: 13



[-E-] Bronze Sword:
39/50
+4 Str
+10 Hit
+1 def

Iron Sword:
45/45
+6 Str
+8 Hit
+1 Def
-1 Spd


Wind Edge:
20/20
Nivel requerido: 5
+6 Str
+6 Hit
+1 Def
Rango: 1-2


Vulnerary x1

EXP: 70/120


M A L F O Y:


「 ¿Qué es la razón? La locura de todos 」
· Devil Survivor ·

「 ¿Qué es la locura? La razón de uno 」
avatar
Rikarudo
Hyper Motionero
Hyper Motionero

Mensajes : 1066
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 26
Localización : D.F.

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Caco el Jue Mar 23, 2017 11:53 pm


Frederick no se había dado cuenta a pesar de la obviedad del asunto, pero el festival de la luz había traído un montón de clientes a su tienda. Muchos con reales intenciones de comprar o arreglar su equipo, otros buscando ver si el famoso padre del héroe legendario habría cambiado ahora que su hijo había regresado, y unos cuantos curiosos que buscaban verlo a él, al Brazo de Bynquisterr, por más que ya fuera un cazador retirado

Frederick: Hmp... -pule lo que parece ser un báculo, aprovechando un pequeño espacio en el que no atendía a nadie-.

Pero la mente del peliblanco estaba muy lejos de cualquier razonamiento lógico....


Mente de Frederick.gif

Frederick: (Creo que tendré que trabajar más de la cuenta o no alcanzaré a entregar todo lo que me piden)

Cazador: Señor? Disculpe, señor?

Frederick: Hmm?
-nota que un joven cazador se encuentra del otro lado del mesón hace quien sabe cuanto tiempo, con un casco entre las manos-. Qué se le ofrece?

Cazador: Mi casco señor Fred, se me dañó en un combate la noche anterior

Frederick: Sí, sí, claro, te lo tendré listo mañana a primera hora
-le pone una nota que dice "lanza" y lo deja en la bodega junto al resto de encargos-.

Decidido a adelantar trabajo, apenas el herrero encontró tiempo libre en su ocupada agenda se dispuso a realizar algunos de sus encargos pendientes, levantando de entre un montón de armas y equipos lo que parecía ser un par de espadas. Una era simple y estaba sumamente gastada, mientras que la otra brillaba con un fulgor verdoso que la hacía fácilmente reconocible. Frederick entonces procedió a trabajar en la primera de las espadas de Al

Frederick: Es una espada ligera, dura, pero corroída por el tiempo... Su dueño no es un espadachín experto. Le falta técnica -comienza a quemar el acero de la espada, para posteriormente reforzarla-. Sí, creo que con esto bastará.


Reinforced Steel Katana has been reinforced to...

Spoiler:

Nightly Katana

Una katana reforzada con un antiguo material de color negro azabache, volviéndola un arma elegante y sumamente filosa.
Si bien no es especialmente larga, lo compensa con una ligereza que le permite al portador moverla con mucha facilidad y a velocidades considerablemente altas




Frederick: Por otro lado, está esta cosa de aquí... -toma con ambas manos la maltrecha armadura samurai que Al le había entregado-. Al parecer ni siquiera está completa, veamos si al menos puedo darle algo de forma

Samurai Armor has been reinforced to...

Spoiler:

A bunch of scrap

Los restos de lo que en su día fue una armadura samurai de Durandal. Gran parte de ella quedó inservible, y actualmente sólo son trozos amorfos de chatarra que con suerte pueden servir como arma contundente o para lanzárselos al enemigo.




Frente a Frederick ahora se encontraba la famosa arma brillante. Esta sin duda era especialmente singular, por lo que el herrero se quedó un rato pensando en cómo afrontarla. Su primer plan fue volverla un brillante pisapapeles, pero finalmente prefirió simplemente pulirla y dotarla de una que otra característica interesante

Frederick: Este brillo... Me recuerda al brillo de las luciérnagas

Katana brillosa has been reinforced to...

Spoiler:

Kusanagi Sword

Una espada brillante inspirada en un arma legendaria de la mitología amaguense. Delgada, letal y de azulado color, tiene la capacidad de, según la cantidad de prana que ponga en ella el portador, brillar con tal fuerza que su luz puede cegar a los oponentes cercanos durante unos segundos.




Junto a las armas recién reforzadas, Frederick fijó la vista en algunos de sus trabajos ya realizados y que aun no habían venido a buscar. Quizás, si esa situación no cambiaba, aquellas tan bonitas creaciones terminarían en manos de cualquier vagabundo bynquisterrence que, ebrio, viniera a reclamarlas

Frederick: Esta arma... -se le queda mirando fijamente. Por un segundo, un pequeño faro parece iluminarse dentro de su brumosa mente-. Daichi....

El palo de Yura has been reinforced to...

Spoiler:

Red Iron Bō

Un bō de estilo tradicional amaguense, revestido con un desconocido material que, aparte de teñir el arma de un color rojizo, le brinda tremenda resistencia a golpes y cortes. El arma tiene ambos extremos reforzados de tal forma que, sin perder su ligereza, pueda servir para realizar golpes contundentes. Además, si bien a simple vista el arma ha disminuido su tamaño, posee un mecanismo que permite estirarla hasta casi el doble de su largo inicial (quedando un poco más larga que el arma original). Finalmente, el herrero dotó al arma de una cómoda funda que puede cargarse a la espalda, todo al mismo precio.




Frederick: Y también esta, esta cosa. Me pregunto si podría rascarme la espalda con ella

Highlander Sword has been reinforced to...

Spoiler:

Monster's Howl

Una espada pesada y de gran tamaño, reforzada con materiales extraídos de un terrible monstruo marino de la costa este de Brennevin. No sólo posee un área con filo, sino que del otro lado sobresalen dientes rojizos y mortales, por lo que se ruega al portador manejar con cuidado su arma para no herirse a sí mismo. Además, la forma y materiales con que fueron construida le permiten al arma generar el mismo sonido que el rugido de un monstruo cada vez que es blandida,
motivo por el cual recibió su nombre.




Frederick: Uff... -Suspira el monje secándose el sudor, luego de varias horas de atender personas y trabajar en los diversos pedidos que le habían asignado. Al menos, todo ese ajetreo le había dejado unas ganancias más que considerables... Ganancias que él no administraría, obviamente-. Creo que puedo hacer un par más antes de cerrar... Sí, estas, estas serán perfectas


Y ahí estaban, frente a él, las mentadas botas de dinosaurio

_________________


Aiden:
Equip:
-Retribution Staff.
-Lycoris Potion.
-Atund's Stick.
-Mysterious Scroll.
-Tome of Arms.
-Holdrege Royal Earrings.
-Vol Luminatio Glyph.
-"Vale por una acostada por despecho".
-Soul Devourer.

Skills:
-Heal.
-Lumino heal.
-Sharpness.
-Lumino Sharpness.
-Greatshield of Artorias.
-Phantom Knight.
-Phaselock.
-Vol Luminatio.
-Byakugan.
-Vol Byakugan.
-¡ENORMIZAR!
-Quicksummon.
-Summon Spirit: Ifrit.
-Summon Spirit: Mara.
-Summon Spirit: Undine.
-Summon Spirit: Odin.
-Blue Earth.

Pet:
-Paloma mensajera.
avatar
Caco
Motionero legendario
Motionero legendario

Mensajes : 1270
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 23
Localización : Shile

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Cuenta sin uso el Jue Mar 23, 2017 11:53 pm

El miembro 'Caco' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de celtic' :

Resultados : 12

Cuenta sin uso
A personalizar
A personalizar

Mensajes : 5267
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Mystearica el Vie Mar 24, 2017 12:17 am


Las últimas horas de la mañana se habían pasado volando y ya había llegado el momento de despedirse de su compañero de lentes. Lo siguió con la mirada hasta perderlo completamente de vista, mientras él bajaba la mirada hacia un costado de a ratos verificando que su peludo compañero lo siguiera. Así, la clériga que había salido a correr para evitar pensar, no sólo se había llenado de más pensamientos, sino que éstos habían sido cubiertos por una dulce pero superficial capa de felicidad.


Sonreía entre los mares de gente porque jamás se hubiese imaginado capaz de hacer la invitación que había hecho. Porque quizá la respuesta que recibió, y los sucesos que acontecieron luego no los hubiese esperado. No al menos con todo lo que venía ocurriendo. Era un bonito contraste. Era un confuso contraste. Hasta había llegado al punto en el que, pasados varios minutos, no se había movido del lugar donde había acontecido la despedida. La gente no parecía prestarle atención, sumida cada quién en su caótico y ajetreado mundo.



“Supongo que si quieres que vaya esta bien.”


Lycovisión®


Cuando comenzó a rememorar las palabras del joven fue el momento en el que dio los primeros pasos lejos de donde había estado parada. Otra respuesta que no esperaba. Otro grato momento. Su voz era nítida en su cabeza. Sus expresiones vistas en la mañana también lo eran. Se las repetía una y otra vez. Eran aquellos pequeños detalles los que la anestesiaban y la permitían ser feliz aunque sea de a ratos. Era lo que le permitía evadir todo aquello que tan profundo tenía arraigado, y con lo que no quería lidiar.

Lycoris: Supongo que ahora sí -saca el panfleto de su bolso nuevamente- ...debería.

Su vista hizo un paneo de la zona. Estaba rodeada de vidrieras que lucían trajes delicados, con perfectas terminaciones y que invitaban al público comprados a hacerse de uno. De no ser por el precio, claro está. Para la clériga eso no era un problema, llevaba consigo la pequeña bolsa de terciopelo con sus “ahorros” que le permitiría hacerse de uno fácilmente. El problema era otro. ¿Qué debía comprar? ¿Qué color? ¿Y el estilo? Se metió en una tienda casi por instinto. No era de aquellas personas acostumbrada a pensar en este tipo de compras. En su calidad de campesina jamás había pasado por una situación tal.


Lycoris: (Excepto cuando…)




Lycoris: ¡A… a… atchoo!

Elizabeth: Se acabó, Lycoris, vienes conmigo de compras.

Lycoris: ¡P-pero estoy bien! Es sólo un estornudo. En serio. No deberíamos perder tiempo en…


Elizabeth: ¿Banalidades? ¿Tonterías? Pues ahí estás equivocada. No puedes pasar más tiempo con esas ropas en un lugar como Deneb. Estar preparada es parte de tu entrenamiento.

Lycoris: Eh… Con una capa abrigada estaré bien.

El comercio textil en el área de Deneb estaba especializado en abrigos buenos y resistentes. El clima gélido hostil, especialmente en invierno, no podía ser aguantado de otra manera. Especialmente, para aquellos cuya labor se daba al aire libre. Era por ese motivo que tenían su propia línea de trajes invernales, que comprendían trajes cómodos y prácticos así como también vestidos de pieles más elegantes. La clériga rubia se movía por entre los percheros buscando algo adecuado para su alumna, que desde la mañana no había parado de estornudar. Sacaba prendas de sus perchas y las volvía a colocar. Lycoris la miraba tímidamente por detrás, preguntándose qué era lo que la hacía volver a colocar en su lugar prendas de las cuales no veía la falla. Cualquier cosa para ella estaría bien.

Lycoris: ¿Qué tal este? -le muestra una capita con cuello y forro de piel- Se ve abrigado.

Elizabeth: ¿En ese color? No, no te favorecería. Además ¿qué hay del resto de tu cuerpo? Necesitas algo ligero para el entrenamiento a las 4 de la mañana. La nieve fresca restringe el movimiento.


Lycoris: …(¿¡Cuatro de la mañana!?) Oh, ya veo.

Y esa no había sido la única tienda que visitaron. Ningún lugar era perfecto para Elizabeth, quien se aseguró de haber recorrido todo el distrito comercial para poder evaluar todas las posibilidades. Increpó a todos los vendedores que pudo y verificó la calidad de las costuras y materiales. Ahí fue cuando la pelirroja se convenció de lo estricta que era su maestra y admiró el carácter que tenía que a ella le faltaba. Así siguieron hasta que comenzó a caer el día.

Elizabeth: ¡Ajá! Este es perfecto, mira este conjunto. Las botas son térmicas, tiene el interior recubierto por una tela especial y… ¡Mira el gorrito! -se lo pone en la cabeza a su alumna- ...Ah~ (Q-Qué bonita)

Lycoris: Ah, se siente calentito.


La sensación era agradable. No sólo la suavidad del material del gorro, o la tibieza en su cabeza. Era la escena en su totalidad la que la hacía sentirse cálida. La sonrisa de satisfacción de su maestra, el día completo dedicado a su bienestar, las interacciones que compartieron durante la jornada. El haberse podido acercar un poco a la persona que no hacía mucho era la encargada de su desarrollo la hacía feliz. Cada vez la quería más.

Elizabeth: -se voltea y le pone una mano en la frente- ...Estás bien. Menos mal, viendo tu rostro tan colorado pensé que tendrías algo de fiebre.

Lycoris: -niega con la cabeza- No es eso. Estoy feliz, fue un lindo día. Gracias por preocuparte por mí, Eli.

Elizabeth: ¿¡E-Eli!?


Lycoris: ¡Ah! P-perdón, qué grosero de mi parte. Yo--

Elizabeth: Eli está bien -sonríe y le toma la mano- Ahora vamos a pagar esto.

Lycoris: -se le ensancha la sonrisa- ¡Sí, Eli!



Lycoris: -ríe por lo bajo- Eli… Me pregunto qué me dirías si estuvieras aquí.


Los dedos de la pelirroja recorrían la seda de los vestidos que estaban colgados. Nada en particular llamaba su atención, porque realmente no estaba mirando las prendas. El tacto de diferentes telas le traía a su mente memorias con su querida maestra. Se preguntó, al igual que la noche anterior, cómo estaría. Qué estaría haciendo. Si estaría de acuerdo con que participara en el baile o creería que era una pérdida de tiempo. Sonrió de nuevo imaginándosela. No fue hasta que alguien detrás de ella la distrajo que dejó de pensar en ello.




Joe: ¡Bu!

Lycoris: ¡Uwa! ¿Joe? ¿Qué haces aquí…?

Joe: Traté de llamar tu atención antes de que entraras a la tienda, pero parecías algo distraída. Te llamè y no me oíste ¿te encuentras bien? -le lleva una mano a la frente-

Lycoris: ¿Eh? ¿Yo? Claro, muy bien, muy bien.

Joe: Si estás de compras por aquí supongo que irás al baile está noche.

Lycoris: S-sí bueno… No sé, no siento que esto sea muy yo. Todo esto...

Joe: Siempre hay una primera vez para todo ¿no? Ven -le toma la mano- Quizá pueda ayudarte. Conozco mejor la zona que tú, aunque…

Lycoris: ¿Sí?

Joe: No sé, quizá no podamos encontrar algo que le haga justicia a lo bonita que eres.


Lycoris: A-AH… ¿¡D-De qué hablas!? Yo n--

Las vendedoras del local no pudieron evitar acompañar la situación con sus risitas en el fondo. Lycoris no supo si se reían porque consideraban que el comentario fuese un chiste, o por la forma en la que se había sobresaltado. Ahí estaba de nuevo el muchacho, irrumpiendo en su tranquilidad como era usual. Él también rió al final, antes de sacarla de la tienda de la mano. Tenían toda la tarde para encontrar algo para la fiesta.

_________________

Do it for her:

avatar
Mystearica
Super Pollo
Super Pollo

Mensajes : 190
Fecha de inscripción : 10/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ♕ SPIRIT BRINGERS: EMPYREAN REALM. (SAGA DE BYNQUISTERR)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 17 de 39. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18 ... 28 ... 39  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.